Martes con mi viejo profesor; Mitch Albom

Literatura universal contemporánea. Siglo XX. Novela. Narrativa de autoayuda. Argumento. Vocabulario. Citas. Bestseller

  • Enviado por: Cristina
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


  • Ficha técnica del libro

- El autor de este libro es Mitch Albom, la persona que entrevista a su “entrenador” Morrie durante cada martes para que le imparta clases sobre la vida y sus experiencias.

- La editorial es Maeva y la fecha de esta 2ª edición es del octubre de 2005.

- Consta de un número total de 215 páginas compuestas por: Agradecimientos del autor, su historia en la universidad con su viejo profesor, entrevistas de un programa de televisión a Morrie y todos los martes numerados donde se habla de un tema distinto, amor, lástima, perdón, familia, dinero…Así hasta un total de catorce martes hasta que Morrie fallece, y finalmente el entierro o como llama Mitch, su graduación y una conclusión.

- El coste del libro ha sido económico ya que sólo me costó 7 €.

- Reseña -> “Libro que nació de los encuentros de cada martes entre el periodista Mitch Albom y su antiguo profesor de la universidad, Morrie Schwartz. Ya se ha convertido en un extraordinario bestseller, no sólo en España, sino en todo el mundo.

“Se trata de un libro sencillo e intenso, a la vez que nos lleva a reflexionar por las profundas verdades que encierra y porque constituye un extraordinario testamento espiritual y una formidable lección de vida para todos”.

Más abajo hay escritos una serie de comentarios y opiniones de diversos periódicos sobre este libro. Todos ellos están de acuerdo en que es una historia muy humana y un gran bestseller.

  • Introducción

  • Este trabajo ha sido realizado por la alumna Cristina Sánchez Lemos.

- Consiste en realizar un trabajo a partir de la lectura del libro titulado “Martes con mi viejo profesor” y una serie de pautas dadas por los profesores como son un índice, una ficha técnica del libro, una introducción, un cronograma, un resumen, etc. Para ello he tenido que leer el libro obviamente, además de recurrir a tener que informarme sobre la enfermedad de la ELA y valorar mis experiencias personales tras la lectura del libro.

- La valoración de este trabajo es para mí buena ya que he tenido en cuenta todas las pautas impuestas y que tenga un buen contenido e interesante, aparte que realizar trabajos de lectura de un libro es algo que me agrada y eso siempre queda reflejado en ellos, por eso intento hacerlo lo mejor que puedo. Por estos motivos, la nota con la que puntuaría este trabajo sería de un 8.5.

- He realizado este trabajo por la recomendación de la profesora Mercé Conangla ya que ella nos comentó que nos resultaría muy interesante y emotivo y así fue.

  • Los objetivos del trabajo son básicamente ajustarme a las pautas que

nos han dado y recurrir a citas del libro que me resulten importantes o interesantes, poder informarme sobre la enfermedad de la ELA y valorar personalmente el libro.

  • Cronograma

! 30/3/ 06: Compro el libro y comienzo a leerlo (desde la pág. 13 hasta la pág. 39). El principio del libro no me resulta muy interesante pero a medida que sigo leyendo se hace más ameno.

! 1/4/06: Leo desde la página 41 hasta la 55.

! 2/4/06: Leo desde la página 57 hasta la 87. Comienzo a leer los tres primeros martes de la entrevista de Mitch con Morrie. Las entrevistas son la parte más interesante del libro, sin duda.

! 5/4/06: Leo desde la página 86 hasta la 92.

! 7/4/06: Leo desde la página 93 hasta la 124.

! 8/4/06: Leo desde la página 125 hasta la 161.

! 11/4/06: Leo desde la página 163 hasta la 184. El profesor comienza a empeorar cada vez más.

!12/4/06: Leo desde la página 185 hasta la 215, el final del libro. El final del libro me resultó muy emotivo. Comienzo el trabajo de lectura.

! 13/4/06: Continúo el trabajo de lectura.

! 14/4/06: Finalizo el trabajo de lectura.

  • Resumen del libro

El libro nos narra una serie de entrevistas en las que el viejo profesor de universidad Morrie Schwartz nos da su opinión sobre los aspectos de la vida, la amistad y el amor gracias a su entrevistador y antiguo alumno Mitch Albom. Es una historia verídica en la que a la vez que el profesor nos ofrece su propia visión sobre la vida, podemos comprobar como se va deteriorando debido a una terrible enfermedad como es la ELA, que lo va matando poco a poco.

El libro comienza con la graduación de Mitch en la Universidad donde estaba su profesor y la historia y vida de Morrie y el momento en que recibe la noticia que tiene la enfermedad de la ELA: - “¿Y ahora, qué, pensó?

Durante la graduación de Mitch, éste le prometió que seguiría viendo a su profesor. Se habían llevado muy bien durante el curso y no querían perder su amistad. Pero esto no ocurrió y pasaron años y años y Mitch no fue a visitarle.

Mitch obtuvo un trabajo como columnista deportivo en un periódico. Más tarde conoció a su actual mujer Janine, con quien se casó tras siete años de noviazgo.

Un día algo inesperado pudo contemplar Mitch en su televisor. Vio como entrevistaban su “entrenador”. Por lo visto sufría de una enfermedad llamada ELA, que lo estaba comenzando a inmovilizar poco a poco y que llegaría a su muerte en el momento en que llegase a sus pulmones. Aún así su profesor comentaba a su entrevistador de una manera filosófica que quería aprovechar su vida en la medida de lo posible y no hundirse por este hecho: -“Algunas mañanas estoy muy enfadado y muy amargado. Pero no dura demasiado. Después, me levanto y digo: «quiero vivir…». “Tras ver esta entrevista, decidió ir a hacerle una visita. Llevaba dieciséis años sin verle. Se contaron lo que había ocurrido en sus vidas en estos años. Tras ese día, Mitch le prometió seguir viéndolo y verse cada martes. Y así fue, cada martes venía cargado de bolsas con comida preparada y se quedaban charlando durante horas y horas sobre todo aquello que Mitch tenía apuntado en una lista: “Pregúntame cualquier cosa -decía siempre Morrie. Así que yo escribí esta lista: -la muerte -el miedo -la vejez -la codicia -el matrimonio -la familia -la sociedad -el perdón -una vida con sentido.” Debido a que había sido profesor de psicología en la Universidad, Morrie tenía una visión única a la hora de valorar la vida y el amor y eso hacía que su manera de hablar conmoviera a todo el mundo que estaba a su alrededor.

Hubo otro día en que la cadena de televisión entrevistó de nuevo a Morrie. Él iba contando sus emociones a medida que iba pasando el tiempo: -Cuando hay aquí gente y amigos, estoy muy animado. Las relaciones de amor me sostienen.”

A medida que iba pasando cada martes, Mitch iba comprobando poco a poco como su entrenador iba consumiéndose cada vez más y a medida que iba pasando el tiempo iba necesitando más la ayuda de su mujer y enfermera para realizar sus necesidades físicas como moverse, limpiarse, ir al baño, etc. A la vez, Mitch iba cogiéndole más cariño y veía la vida de otra manera. Ya no le importaba tanto el dinero, ni cosas materiales…Su entrenador le había hecho comprender que existían cosas mucho más importantes que esas y que debía de aprovecharlas antes de que fuera demasiado tarde: “- El dinero no sirve de sucedáneo de la ternura, y el poder no sirve de sucedáneo de la ternura.”

Además de Mitch, mucha más gente solía ir a ver a Morrie, sobretodo tras su aparición en el programa de televisión, incluso le llegaban cartas de todo el mundo, personas que se había conmovido tras verle en la pantalla o que sufría su misma enfermedad y necesitaba sus ánimos o alguna frase que le alentara.

Los días se acababan en la vida de Morrie, había cancelado sus visitas… todas menos una, la de su querido alumno. En el último martes no se realizó ninguna entrevista, sólo se dijeron adiós porque ambos sabían lo que iba a pasar dentro de poco… Esto ocurrió en un sábado. Toda su familia estaba en casa, sus hijos habían venido desde lejos para pasar los últimos días con su padre.

El entierro se hizo un martes, un día especial para el jugador y su entrenador, un día en que habían compartido tantos momentos inolvidables y que seguro que ninguno de los dos lo iba a olvidar...

  • Terminología específica (vocabulario)

  • Hibisco (Pág.13): Planta de la familia de las Malváceas, muy apreciada por su valor ornamental y por sus grandes flores, generalmente rojas, aunque existen numerosas variedades de diversos colores. Se cultiva en los países cálidos.

  • Ralo (Pág.15): Dicho de una cosa: Cuyos componentes, partes o elementos están separados más de lo regular en su clase.

  • Secoya (Pág. 24): Género de árboles pertenecientes a las coníferas de la familia de las Taxodiáceas, con dos especies de América del Norte, bastante difundidas en nuestros parques y arboretos. Ambas son célebres por sus grandes dimensiones y majestuoso porte.

  • Polio (Pág.95): Grupo de enfermedades, agudas o crónicas, producidas por la lesión de las astas anteriores o motoras de la médula. Sus síntomas principales son la atrofia y parálisis de los músculos correspondientes a las lesiones medulares.

  • Lóbrego (Pág.95): Oscuro, tenebroso.

  • Bocha (Pág.96): Juego entre dos o más personas, que consiste en tirar a cierta distancia unas bolas medianas y otra más pequeña, y gana quien se arrima más a esta con las otras.

  • Ecléctico (Pág.103): Dicho de una persona que juzga u obra adoptando una manera intermedia.

  • Alféizar (Pág.143): Vuelta o derrame que hace la pared en el corte de una puerta o ventana, tanto por la parte de adentro como por la de afuera, dejando al descubierto el grueso del muro.

  • Alabastro (Pág.173): Blancura propia del alabastro más con referencia a la piel o al cuerpo humano.

  • Señuelo (Pág.213): Cosa que sirve para atraer, persuadir o inducir, con alguna falacia.

  • Aspectos de la vida que el libro contempla

Cada martes se hablaba de un tema distinto. Así hasta catorce martes en los que se exponían los siguientes temas:

  • Primer martes: Hablamos del mundo.

  • Segundo martes: Hablamos del sentimiento de lástima por uno mismo.

  • Tercer martes: Hablamos de los arrepentimientos.

  • Cuarto martes: Hablamos de la muerte.

  • Quinto martes: Hablamos de la familia.

  • Sexto martes: Hablamos de las emociones.

  • Séptimo martes: Hablamos del miedo a la vejez.

  • Octavo martes: Hablamos del dinero.

  • Noveno martes: Hablamos de cómo perdura el amor.

  • Décimo martes: Hablamos del matrimonio.

  • Undécimo martes: Hablamos de nuestra cultura.

  • Duodécimo martes: Hablamos del perdón.

  • Decimotercer martes: Hablamos del día perfecto.

  • Decimocuarto martes: Nos decimos adiós.

  • 15 citas textuales

  • “-Escucha, tengo que mear. ¿Te importaría ayudarme? ¿No te molesta?” (Pág.23): Morrie hablaba de una manera muy natural aunque fueran visitas de personas de fuera. Éstas se quedaban sorprendidas por su normalidad pero le ayudaban si problemas.

  • “-Voy a ahogarme. Sí. Mis pulmones no son capaces de afrontar la enfermedad, debido a mi asma. Esta ELA me va subiendo por el cuerpo.” (Pág. 51): El viejo profesor era muy consciente de qué se trataba su enfermedad y como le iba apoderando de su cuerpo poco a poco.

  • “-La cultura que tenemos no hace que las personas se sientan contentas de sí mismas. Y uno ha de tener la fuerza suficiente para decir que si la cultura no funciona no hay que tragársela” (Pág.58): Según él, la cultura no hace hacer feliz a las personas y si uno no se siente bien en ella no hay porqué seguirla.

  • “-Sin amor, somos pájaros con las alas rotas” (Pág.113): El amor es algo imprescindible para Morrie, sin él, dice que no podríamos vivir.

  • “-Cuando aprendes a morir, aprendes a vivir” (Pág.125): Cuando una persona sabe que va a morir y lo acepta, es cuando aprende a saber vivir, a valorar y aprovechar las cosas realmente importantes de la vida.

  • “-En nuestro país estamos practicando el lavado de cerebro en cierto modo” (Pág.144): Según dice, la gente vive a partir de una sociedad que sólo piensa en el dinero y en cosas materiales.

  • “-Dedícate a amar a los demás, dedícate a la comunidad que te rodea y dedícate a crear algo que te aporte un norte y un sentido” (Pág147): Debemos tener una vida con sentido y rumbo y amando a la gente que nos rodea y ayudando a los demás si es necesario.

  • “-Maestro hasta el fin” (Pág155): Esta es la frase que Morrie pensó en poner en su lápida ya que hasta sus últimos días ejerció como maestro con su querido alumno.

  • “-Amaos los unos a los otros o pereceréis” (Pág.184): Sin el amor, no existiríamos, no seríamos personas.

  • “Procura que no me tuesten demasiado” (Pág.193): Esa es la frase que dijo para cuando le incineraran, impactante y con humor negro.

  • “-La muerte es tan natural como la vida” (Pág.194): Debemos de aceptar la muerte como aceptamos la vida.

  • “-Al morir se pone fin a una vida, no a una relación personal” (Pág196): Cuando morimos no hay porqué romper relaciones personales, en cierta manera la podemos llevar con nosotros y en nuestros corazones.

  • “-Tu hablarás y yo te escucharé” (Pág.210): Esto le dijo Morrie a Mitch si quería charlar cuando él ya estuviera muerto.

  • “-Tengo ardor de estómago y diarrea en estos momentos. La vida es una perra. ¿Charlamos más tarde? [firmado] Trasero dolorido” (Pág.214): Esta es una de las frases que el hermano de Mitch desde España le había escrito en una carta. Sufría de poliomielitis.

  • “-¿Has tenido realmente alguna vez un profesor así? (Pág.215): Esta pregunta nos la hace Morrie, porque para él su profesor era único y el mejor.

    • Las pérdidas de Morrie

    A medida que iban transcurriendo capítulos comprobábamos como iba empeorando su estado de salud hasta llegar a un punto en que necesitaba la ayuda de su mujer o enfermeras para hacer cualquier cosa:

    Una de las primeras cosas que le ocurrió fue en el coche. Intentó sacarlo del garaje pero apenas pudo pisar el freno. Así dejó de conducir. Tropezaba constantemente y se tuvo que comprar un bastón. Acudía a un centro deportivo para nadar pero le costaba desvestirse, así que contrató a un asistente a domicilio. El número de pastillas iba aumentando. A su casa iban enfermeros para trabajar sus piernas, para trabajar los músculos, flexionándolas hacia delante y hacia atrás. También acudían masajistas. El bastón fue sustituido por un andador y más tarde por una silla de ruedas. Comenzó a orinar en un recipiente.

    Más tarde tuvo que utilizar un aparato de oxígeno ya que le comenzaban a afectar los pulmones y le costaba respirar. Las manos comenzaban a temblarle.

    Pasaba malas noches sin dormir por su tos. La mesa se llenaba cada vez más de pastillas: Selestone para el asma, Ativan para ayudarle a dormir, Naproxen para las infecciones, además de un preparado de leche en polvo y de laxantes.

    Comenzaba a toser más de lo habitual, con una tos seca y purulenta que le sacudía el pecho y que le hacía mover bruscamente la cabeza hacia delante. Sentía el pecho bloqueado con ataques de tos.

    Otra de las cosas que le pasó fue que otra persona le limpiaba el trasero, algo que no le gustaba nada pero no había otro remedio. También le acompañaban al baño, le sonaban la nariz y le lavaban las partes íntimas. Necesitaba que le colocasen el cuerpo constantemente para estar cómodo.

    Su enfermera tuvo que insertarle un catéter en el pene para extraer la orina. Sus piernas sentían dolor pero no se podían mover. Las comidas comenzaron a ser líquidas.

    Un día la fisioterapeuta enseñó a Morrie a aflojar a golpes el veneno que tenía en los pulmones. Poco a poco iba notando como ni siquiera era capaz de mover los dedos de los pies, pero todavía podía sentir el dolor, y los masajes contribuían a aliviárselo. La tos ya era constante. Ahora tenía un tubo de oxígeno en la nariz.

    En sus últimos días tomaba morfina para aliviarse la respiración. Su cuerpo estaba consumido, tenía la piel pálida y contraída sobre los pómulos. Cuatro días después murió.

    Respecto a sus emociones y sentimientos que iba teniendo podemos decir que:

    Lo que le hundía no era hablar de su enfermedad, sino la enfermedad misma. Él hablaba mucho de su enfermedad de una manera natural con la gente que lo envolvía. Algunas mañanas lloraba un rato, se sentía amargado. Pero no le duraba mucho. Luego se levantaba diciendo que quería vivir. Uno de sus grandes apoyos durante su último tiempo de vida era Mitch, le confortaba poder verle cada martes y explicarle cosas de la vida.

    • 10 aprendizajes vitales y 10 recomendaciones de Morrie

  • Sin amor no podríamos vivir

  • El dinero no nos hace felices.

  • Haz las paces con alguien antes de que sea demasiado tarde.

  • Hay que saber aceptar la muerte.

  • La familia es un bien que se ha de valorar y apreciar.

  • Hay que aprender a desligarte de todo

  • No hay porqué tener miedo a la vejez

  • Las relaciones personales no acaban nunca.

  • Hay que aprender a llevar un matrimonio.

  • Debemos perdonar a los demás y a nosotros mismos.

  • -Amaos los unos a los otros o pereceréis.

  • -El dinero no sirve de sucedáneo de la ternura, y el poder no sirve de sucedáneo de la ternura.

  • -En el matrimonio, se debe respetar a la otra persona, transigir, hablar abiertamente de lo que pasa entre ellos y tener un catálogo común de valores en la vida.

  • -No puedes dejar que nadie, ni que ninguna sociedad determine tus propios valores.

  • -Debes hacer las paces contigo mismo y con todos los que te rodean.

  • -Saber que tu familia estará allí velando por ti. Nada en el mundo te dará eso.

  • -Cuando aprendes a morir, aprendes a vivir.

  • -Olvídate de lo que dice la cultura.

  • -El envejecimiento no es solo decadencia, es crecimiento.

  • -Haz las cosas que te salen del corazón. Cuando las hagas, no estarás insatisfecho, no tendrás envidia, no desearás las cosas de otra persona. Por el contrario, lo que recibirás a cambio te abrumará.

      • Mis experiencias y vivencias

    Sinceramente he de decir que este libro me ha conmovido mucho. Nos refleja una historia muy humana llena de emociones sentimientos y da gran importancia a cosas que para nuestra sociedad podrían resultar secundarias. Nos enseña que en la vida no nos podemos conformar con cosas materiales y que debemos por encima de todo, amar, es algo muy importante para Morrie.

    Me ha emocionado mucho y he podido aprender mucho con él. Pienso que es un libro que lo puede leer cualquier tipo de persona ya que no puedes leerlo sin acabarlo y puede gustar a cualquiera. Realmente llega al corazón una historia así.

    • Valoración personal del libro

    Pienso que es un libro excelente, y tras haberlo leído entiendo como ha podido ser tan vendido ya que llega a cualquier persona una historia así, tan conmovedora y humana. No soy una persona de leer mucho pero sinceramente es un libro que me ha encantado leerlo.

    • Autoevaluación argumentada

    Creo que me he esforzado bastante ya que me gusta hacer bien los trabajos. Es como una especie de reto personal. Para hacer un trabajo mal o de cualquier manera, prefiero no hacerlo.

    Para leer el libro he estado dos semanas más o menos, ya que cuando me lo compre aún estaba en las clases y me era más complicado leerlo. Para elaborar el trabajo he estado tres días seguidos durante unas dos o tres horas cada día. Pienso que la presentación es buena y los contenidos también aunque personalmente creo que eso debe de evaluarlo mi profesora.