Mármol

Arquitectura. Materiales de construcción. Rocas metamórficas. Composición. Estructura. Homogeneidad. Color. Tratamientos. Extracción. Aplicaciones. Variedades

  • Enviado por: Longi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad

EL MARMOL

ANÁLISIS DE SU ORIGEN GEOLÓGICO:

El mármol es una roca metamórfica que se origina por medio de una serie de procesos geológicos que inducen cambios mineralógicos y estructurales tanto en las rocas eruptivas como en las rocas sedimentarias. Estos cambios son consecuencia de la búsqueda del equilibrio físico-químico de las rocas cuando se encuentran sometidas a ambientes diferentes de aquel en que se formaron. Los principales agentes que producen estas transformaciones son los fluidos químicamente activos, la presión y la temperatura.

La estructura de las rocas metamórficas se puede clasificar en dos grandes grupos las foliadas y las no foliadas (afaníticas o granulares).

Los mármoles proceden del metamorfismo de las rocas calizas tras una recristalización de sus minerales, originándose por lo general, un aumento de la compacidad y variando el resto de las características con respecto a la roca de origen.

Composición:

En su constitución predominará el CO3Ca, acompañado de una gran diversidad de otros minerales (mica, silicatos magnésicos, grafito, óxidos de hierro, etc...).

Estructura:

Su estructura será compacta y su fractura es plana de aspecto sacaroidea. La clasificación de los mármoles de acuerdo con el tamaño de sus cristales es:

- Afanocristalinos.

- Muy finamente cristalinos.

- Finamente cristalinos.

- Medianamente cristalinos.

- Groseramente cristalinos.

- Muy groseramente cristalinos.

Características generales:

- Densidad aparente entre 2'6 y 2'85 g/cm3

- Densidad real de 2'7 a 2'9 g/cm3

- Dureza 3 en la escala de Mohs

- Resistencia a compresión comprendida entre 400 y 1800 Kgf/cm2

- Resistencia al desgaste por rozamiento es de 20 a 40 cm3, tras recorrido en pista de desgaste de 1000 metros.

- Resistencia al chorro de arena de 5 a 10 cm3

Características de homogeneidad:

De acuerdo con la norma UNE 22180, no deberán admitirse mármoles que presenten:

- Zonas o partes de la piedra alteradas, descompuestas o con cambios notables de su tonalidad (salvo las ocasionadas por las vetas).

- Partículas ferrosas, arcillosas, sulfurosas o masas terrosas.

- Grietas, taladros, perforaciones o fisuras.

Color:

Los mármoles podemos clasificarlos según su color en monocolores y polícromos, los polícromos a su vez se clasifican en:

- Veteados, cuando aparecen listados de diferente color que el fondo.

- Arborescentes, cuando aparecen vetas en todas las direcciones.

- Brechas, si contienen fragmentos más o menos angulosos atrapados en una masa principal.

- Brocateles, análogos a los anteriores pero de fragmentos más pequeños.

- Lumaqueles fosilíferos, cuando contienen o parecen contener fósiles de distinta naturaleza.

Los blancos son ricos en CO3Ca suelen estar a veces marcados por algunas vetas apenas visibles.

Los negros y grises contienen sustancias carbonosas u orgánicas.

Los rojos y rosas contienen oligisto o hematites roja.

Los amarillos, cremas o pardos, contienen hierro en forma de limonita.

Los verdes contienen silicatos magnésicos.

TRATAMIENTOS SUPERFICIALES

Desbastado: Acabado tosco obtenido a golpes de maza y martillo.

Averrugado: Acabado sinuoso obtenido a punta de puntero, generalemente enmarcado en bordes de labra más fina.

Aserrado: Acabado resultante del corte a sierra.

Apomazado: tratamiento con polvo abrasivo de piedra pómez. La superficie es lisa y mate.

Pulido: Es un tratamiento consecutivo de apomazado, suavizado y abrillantado. El suavizado es un tratamiento abrasivo de granulometría muy fina y el abrillantado se realiza mediante barnices frotados con bayetas de lana mediante máquinas de pulir. El resultado es una superficie lisa y brillante.

Abujardado: Se realiza mediante bujardas que proporcionan una textura áspera de rugosidad uniforme.

Flameado: Consiste en aplicar una fuente brusca de calor a la superficie de ciertas rocas, como es el caso del granito. Los feldespatos, sensibles al calor, se descascarillan y proporcionan una superficie rugosa y caprichosa, no uniforme.

PROCESOS DE EXPLOTACIÓN Y EXTRACCIÓN DEL BLOQUE

Desde que las rocas se encuentran en sus yacimientos naturales hasta que adoptan la morfología comercial, se ha de llevar a cabo una serie de procesos como son: analizar la explotación de una determinada cantera en vistas a su rentabilidad, realizar su explotación de acuerdo con la formación geológica del terreno, proceder a la extracción y fragmentación de la roca, transportarla a taller de cantería, desbastarla y realizar las operaciones de acabado.

La explotación de canteras dependerá de la formación geológica del terreno y puede realizarse a cielo abierto, cuando los yacimientos sean superficiales o se encuentren a escasa profundidad, o ser una explotación subterránea cuando los yacimientos sean profundos.

El arranque de las rocas depende de su uso posterior, de forma que unas veces interesará obtener de cantera grandes bloques lo más inalterados posible, caso de los granitos y de los mármoles, para en taller ir obteniendo consecutivamente piezas más pequeñas hasta conseguir las formas comerciales; en otras ocasiones interesa obtener material disgregado con lo que la extracción puede hacerse con métodos enérgicos.

En el primer caso se utilizarán cuñas de madera mojada y palancas con la ayuda de sierras de hilo de acero que permiten el corte de la roca, martillos neumáticos y la utilización de explosivos mediante unos barrenos que facilitan la fragmentación de los bloques.

APLICACIONES

Por sus características físicas y funcionales se aplican tanto en escultura como en arquitectura.

- Mármoles escultóricos: generalmente suele emplearse mármoles monocolores.

- Mármoles arquitectónicos: se emplean insdistintamente monocolores y polícromos.

Sus características técnicas sugieren toda aplicación constructiva (fábrica,revestimiento, pavimiento y cubierta).

VARIEDADES

MARMOLES ESPAÑOLES:

Vascos: Gris Deva, Negro Marquina, Rojo Bilbao, Negro Mañaria, Verde Norte.

Navarros: Rosa Duquesa.

Comunidad Valenciana: Crema Jaspe, Crema Valencia, Mármol Emperador, Rosa Valencia, Crema Marfil, Gris Novelda, Borriol, Rojo Alicante.

Murcianos: Crema Levante, Gris Ceheguin, Rojo Ceheguin, Rojo Coralito.

Andaluces: Anasol, Blanco Macael, Gris Macael, Mármol Imperial, Rojo Carcabuey, Crema Gilena, Blanco País, Verde Granada.

MARMOLES DE IMPORTACIÓN:

En Italia: Blanco Carrara, Blanco Pi, Blanco Unito, Blanco Venato, Verde Alpi, Portoro, Rosso Levanto, Bianco di Musso, Machietto, Bardiglio, Breccia Violeta, Gialo di Siena, Aurora di Siena, Rosa Perlato, Madreperla, Palisandro Bluete, Bardigglieto, Rosso Verona, Rosso Antico, Hembro, Rosa Alpino, Serpeggiante, Perlato Royal, Cipolino Dorado, Arabescato, Travertino: romano, oscuro, classico, antico, chiaro.

En Portugal: Rosa Aurora Gris, Rosa Aurora Salmón, Rosa del Monte.

En Grecia: Verde Tinos, Blanco Thassos, Blanco Pighes.

En Yugoslavia: Blanco Sivec o Yugoslavo.

En Bélgica: Negro Belga.

En Pakistan: Onix Pakistan.

En Brasil: Azul Macauba.

En Noruega: Rosa Princesa.

En Turquía: Verde Alga.