Marihuana

Sociología. Drogas. Marihuana. Tipología de drogas. Tipos de cannabis. Consumo de drogas. Adicciones. Efectos nocivos. Usos terapéuticos. Efectos psicológicos. Efectos fisiológicos

  • Enviado por: Fito
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas

publicidad

Las drogas y la marihuana

Introducción y conceptos relacionados

Una definición clásica dada por la Organización Mundial de la Salud puede servirnos de guía para intentar comprender qué son esas sustancias que llamamos drogas, así como para saber qué actuaciones preventivas podemos realizar:

Dice la OMS: "Droga" es toda sustancia que, introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce una alteración, de algún modo, del natural funcionamiento del sistema nervioso central del individuo y es, además, susceptible de crear dependencia, ya sea psicológica, física o ambas.

a) Tolerancia

Es el proceso que permite al organismo admitir progresivamente una mayor cantidad de droga . Se caracteriza por una disminución general del efecto de la sustancia con la misma dosis,de manera que el consumidor debe elevar la dosis o aumentar la frecuencia para conseguir la sensación deseada.

b) Dependencia

La dependencia de sicotrópicos es sinónimo de adicción y consiste en un conjunto de signos y síntomas que evidencian la pérdida de control de la persona sobre el consumo habitual de tales sustancias . En la dependencia, el individuo continúa utilizando los tóxicos a pesar de los efectos adversos que éstos ejercen en su organismo. Manifiesta, también, un incremento sucesivo en la dosis ingeridas, lo que lleva al sujeto a emplear la mayor parte de su tiempo ya sea en consumir la sustancia, recuperarse de sus efectos o conseguirla. Además, experimenta síntomas de intoxicación o abstinencia mientras realiza muchas de sus actividades cotidianas, que se subordinan al consumo de la sustancia modificando sus relaciones y hábitos sociales.

Tipología de drogas

Drogas depresoras:

Drogas depresoras son aquellas que atenúan o inhiben los mecanismos cerebrales de la vigilia actuando como calmantes o sedantes. En este grupo se encuentran drogas como el alcohol y heroína.

Heroína

Efectos inmediatos:

· Psicológicos: sensación de placer, conocida como 'flash'; sedación y cierta euforia; alivio de cualquier malestar o tensión.

· Físicos: sequedad de boca, miosis (disminución del tamaño de la pupila); depresión del sistema respiratorio; estreñimiento; disminución de la temperatura corporal.

Efectos a largo plazo:

La mayoría de las complicaciones que sufren a la larga los adictos a la heroína están relacionados con infecciones causadas por la inyección de la sustancia y con la falta de adecuados hábitos higiénicos, alimenticios, etc.

Ésto, junto con la adulteración a la que se somete a menudo a la droga, provoca la aparición de llagas, abscesos, procesos infecciosos como hepatitis, neumonías o el SIDA.

Alcohol

El alcohol tiene un efecto bifásico sobre el cuerpo, lo cual quiere decir que sus efectos cambian con el tiempo. Inicialmente, el alcohol generalmente produce sensaciones de relajo y alegría, pero el consumo posterior puede llevar a tener visión borrosa y problemas de coordinación. Las membranas celulares son altamente permeables al alcohol, así que una vez que el alcohol está en el torrente sanguíneo, se puede esparcir en casi todos los tejidos del cuerpo. Tras el consumo excesivo, puede aparecer la inconsciencia y a niveles extremos de consumo pueden llevar a un envenenamiento por alcohol y a la muerte (una concentración en la sangre de 0.55% matará a la mitad de la población). La muerte puede ser causada por asfixia si el vómito, un resultado frecuente de la ingesta excesiva, obstruye la tráquea y el individuo está demasiado ebrio para responder.

Drogas estimulantes:

Los estimulantes son drogas que estimulan el cerebro y tienden a incrementar la actitud de alerta y la actividad física. Los diferentes estimulantes actúan de forma distinta en el organismo.

Cocaína

Su absorción es muy rápida y sus efectos se producen de manera casi inmediata tras la primera inhalación.

- Sensación de estimulación y bienestar efímero.

- Taquicardia, aumento de la presión arterial, sudoración.

- Anorexia o falta de apetito.

- Hipersexualidad.

- Manifestación de efectos adversos como ansiedad creciente, vómitos, diarreas, insomnio, ardor de ojos y cambios de humor.

Tras un consumo considerable puede también disminuir la atención y las dificultades de tipo psicomotriz. Puede presentarse la conocida como 'psicosis cocaínica'.

Anfetaminas (Éxtasis)

Debido al desconocimiento existente sobre los componenetes que puede contener el éxtasis, la Federación Anti Droga (FAD) advierte que sus efectos no se pueden determinar con precisión.

De todas formas, destada como más frecuentes:

· Físicos: actúan sobre el corazón provocando taquicardia, arritmia e hipertensión; sequedad de boca, sudoración, contracción de la mandíbula, temblores, vértigo y sobreestimulación, entre otros.

· Psicológicos: ansiedad, irritabilidad, sensación de euforia, locuacidad, vivencia de energía física y emocional, mejora de la autoestima, mayor emotividad y facilidad de relaciones sociales.

Cuando sus efectos, efímeros, decaen sobreviene el agotamiento, la fatiga e inquietud que pueden durar varios días. No se han podido determinar con rigor sus efectos a largo plazo.

Drogas alucinógenas:

Se llama alucinógenos a cierto tipo de drogas que causan alteraciones profundas en la percepción de la realidad del usuario. Bajo su influencia, las personas ven imágenes, oyen sonidos y sienten sensaciones muy distintas a las propias de la vigilia. Algunos alucinógenos también producen oscilaciones emocionales rápidas e intensas.

El LSD (Recibe el nombre de sus iniciales: Liserg Saure Dietylamid o dietilamida del ácido lisérgico en español)

Los efectos generados sobre el Sistema Nervioso Central por esta droga son predominantemente alucinatorios y pueden durar de  3 a 12 horas.

El potencial alucinógeno de esta sustancia provoca distorsiones perceptivas , entre ellas una mayor sensibilidad y apreciación a través de los sentidos: tacto, vista, oído , olfato y gusto.

También genera cambios en la percepción del tiempo, cambios en el estado de ánimo, desbloqueo de recuerdos reprimidos y una expansión de conciencia que generalmente es vivida como una pérdida de las fronteras del yo.

Es actualmente uno de los químicos psicoactivos con mayor potencial para alterar la conciencia. Es la droga alucinógena por excelencia.

Diferencia entre uso y abuso

El abuso de algunas drogas (incluidas las legales, alcohol y tabaco) puede llevar a contraer enfermedades, o incluso llevar a la muerte.

Por ejemplo, en una pequeña ingesta del alcohol no tienen porque producirse efectos demasiado exagerados, pero si consumes en exceso y muy rápido puedes llegar a padecer un coma etílico o incluso la muerte si el vómito obstruye la tráquea y se esta demasiado ebrio para contrarrestarlo.

El abusar de drogas en general puede llegar a producir trastornos físicos y psicológicos a largo plazo.

Estudio sobre una droga concreta (Marihuana)

Definición y origen: Molécula de THC

Marihuana, mezcla de hojas, tallos y flores de la planta del cáñamo índico o Cannabis sativa. Esta droga se fuma o se mastica. El ingrediente psicoactivo de la marihuana, el tetrahidrocannabinol (THC), se concentra en el centro de las flores. El hachís, un extracto de la resina de la planta, tiene una concentración de THC ocho veces superior a la marihuana. Ésta crece en las regiones templadas, obteniéndose las mejores variedades en las zonas secas, altas y calientes. El cultivo de la marihuana es ilegal en la mayoría de los países.  

La marihuana se conocía en Asia Central y en China desde el año 3000 a.C., donde se utilizaba en la medicina. En 1900 comenzó su consumo como droga.

En las décadas de 1960 y 1970 se extendió su uso entre la juventud de la época. La marihuana no produce adicción física y su abandono no produce síndrome de abstinencia, pero produce dependencia psicológica.

Sus consumidores describen dos fases en los efectos: primero estimulación, mareo y euforia, y después sedación y tranquilidad placentera. Los cambios de humor a menudo se acompañan de alteración en las percepciones de tiempo, espacio y dimensiones del propio cuerpo.

Muchos consumidores refieren aumento del apetito, aumento de la percepción sensorial y sensación de placer. Los efectos negativos incluyen confusión, ataques de ansiedad, miedo, sensación de desamparo y pérdida de autocontrol.

Se ha ensayado el uso de la droga como tratamiento sintomático del glaucoma y de las náuseas producidas por la radioterapia.

Formas de consumo:

            La mejor manera de consumir cannabis, si uno no tiene los pulmones delicados, es fumándolo. Así se controla mejor la dosis y su efecto es casi inmediato. El único problema es el de los productos nocivos derivados de la combustión de tabaco y papel, cuyos efectos  pueden reducirse por medio de pipas de aguas u otras de reducida cazoleta. No obstante, aún así el hachís y la marihuana producen algunos alquitranes. Los filtros de las pipas, o el agua y la cámara de aire, en el caso de las pipas de agua, reducen estos alquitranes en proporciones que pueden llegar a un 50 %, pero no los eliminan del todo. Por otra parte, la proporción de THC eliminado puede conducir al resultado contrario al deseado, al incrementarse la cantidad necesaria de sustancia que fumar para alcanzar el mismo efecto.

Diversas empresas estudian la fabricación de vaporizadores que calienten el cannabis lo suficiente para desprender los vapores de THC sin llegar a la combustión de los alquitranes, de manera que no se produzcan sustancias nocivas para la salud, pero los diversos prototipos probados hasta ahora no han alcanzado los resultados esperados.

           

En Andorra se puede conseguir THC sintético, bajo el nombre comercial de Dronabinol, pero resulta carísimo y carece de otros alcaloides cannábicos que suelen resultar beneficiosos para un óptimo efecto. También se pueden fabricar cápsulas de THC casero, pero no es fácil encontrar los ingredientes necesarios, y resulta un poco,...  pues eso, que carecen de CBD, CBG y otros alcaloides de la planta que contribuyen a equilibrar sus efectos.

A la hora de consumir cannabis por vía oral, hay que tener en cuenta que el THC (y la mayoría de cannabinoides, podemos suponer, no tenemos muchos datos al respecto) es liposoluble, no hidrosoluble. Esto es, se disuelve fácilmente en grasas y alcohol, y no en agua. Así pues, al hacer un té, el THC (y el resto de cannabinoides), se disuelven en gran parte merced a la elevada temperatura del agua.

En cierta ocasión, por los medios de comunicación pudimos enterarnos de la detención de una ancianita que hacía unas extrañas eses con su vehículo por las calles de una ciudad belga. La buena mujer acostumbraba a tomarse unos tés indios de una planta que le había regalado su sobrina, precisamente para la tensión. Efectivamente, en su casa encontraron unas plantitas de cannabis.

           

Si dispones de hachís, prácticamente puedes espolvorearlo en cualquier comida. El efecto tardará más a notarse, aproximadamente una hora. Por ello, debes controlar bien la dosis. Un consumidor medio puede sacar unos cuatro porros de un gramo.

De todas formas, y con fines médicos, siempre es preferible la marihuana. Sabes que no tiene cosas raras. El hachís de mercado cada día está más adulterado.

Para emplear la marihuana culinariamente, lo primero que conviene hacer es limpiarla de clorofila, que le da un sabor bastante áspero. Para ello, basta con que la pongas en un cuenco y la cubras de agua tibia. Así se libera la clorofila, pero no los cannabinoides. Luego la dejas secar. Si la pasas por un molinillo, ya tendrás una "harina cannábica", que puedes emplear casi para cualquier cosa.

           

También puedes disolver el THC calentando mantequilla o aceite con la hierba, y emplear ese aceite o mantequilla para cocinar cualquier cosa...

           

Finalmente, en un litro de buen aguardiente (o ginebra de hierbas, orujo, ron...) puedes dejar macerar durante un mínimo de dos horas, unos 25 gramos de hierba (por ejemplo). Así, tienes un licor cannábico de un porro (de un gramo de yerba) por chupito. Si no quieres el alcohol, déjalo evaporar destapado durante unos días, y obtendrás un extracto de cáñamo (tintura) no alcohólico...

           

Para el alivio de dolores localizados y enfermedades articulares, tradicionalmente se ha empleado en formas de emplastos y cataplasmas. También se puede emplear en el baño o inhalarse en forma de vahos...

Incidencia entre los jóvenes en el consumo de marihuana:

En contraste con lo que muchos opinan, la mayoría de los jóvenes no fuman marihuana y nunca la usarán. Entre los estudiantes que se entrevistaron en una encuesta nacional anual, se encontró que uno de cada seis alumnos en el décimo grado consumen la marihuana regularmente (es decir, que la usaron durante el transcurso del último mes). Menos de uno en cinco estudiantes del último año de secundaria la usan actualmente.

Existen muchas razones por las que algunos niños y adolescentes consumen marihuana. La mayoría de las personas que fuman marihuana lo hacen porque tienen amigos, hermanos o hermanas que la usan y les presionan a probarla. Algunos jóvenes la fuman porque ven a otros adultos en su familia usándola.

Otros piensan que fumarla les hace populares o envidiables, porque las canciones modernas la mencionan, o porque ven que la usan en las películas o en la televisión.

Algunos adolescentes pueden pensar que necesitan la marihuana y otras drogas para ayudarles a escapar de problemas en casa, la escuela o con amigos.

Tambien la publicidad afecta a este tema pues podemos ver en todas las tiendas que visitemos gorras, camisetas, zapatillas, llaveros, banderas,… con el símbolo de una hoja de marihuana.

Efectos psicológicos:

No son fáciles de describir, ya que en sí, la intoxicación con Cannabis tiene diferentes síntomas y son de carácter impredecible. Cada individuo tiene una experiencia diferente en cada ocasión que la utiliza. Tomando esto en consideración, sólo es posible mencionar algunos aspectos generales que aparecen como constantes en varias investigaciones científicas:

El primero de ellos es el aumento en la agudeza visual, táctil, gustativa y sobre todo auditiva. De hechos son bastantes los músicos que suelen usarla con el propósito de escuchar o componer música. Referente a la concepción distorsionada del tiempo, tenemos que esta es una de las pocas variables en las que coinciden unánimemente todos los estudios. Diversas personas entrevistadas comentan que los intervalos de tiempo parecen subjetivamente elásticos, es decir, que los minutos parecen horas y los segundos minutos, el tiempo parece discurrir más lentamente. Según acota Grinspoon, esto se relaciona probablemente con la rápida sucesión de ideas e impresiones que cruzan el campo de la conciencia. En forma semejante, la parálisis de la función de la memoria inmediata destruye el sentido de continuidad que a su vez está íntimamente relacionado con el sentido del transcurso del tiempo.

En dosis bajas suele experimentarse además de los efectos antes mencionados, un descenso considerable en el nivel de atención y una sensación de conciencia personal más marcada. En dosis medias los cambios son más visibles, mientras que en dosis altas pueden producirse ilusiones visuales, lasitud y somnolencia que culminan en un sueño profundo.

Sujetos que han fumado marihuana por primera o hasta quinta vez han reportado no sentir ningún cambio psicológico perceptible a pesar de sufrir los cambios físicos más inherentes, o sea, alteración cardiaca, sequedad bucal y enrojecimiento en los ojos. Otros usuarios novatos reportan risa incontrolable y sentimiento de bienestar; otros hablan de periodos de introspección y otros más han dado cuenta de sensaciones de extrañeza y ansiedad, así como de paranoia o pánico, especialmente en casos en los que la droga se consume en un lugar público o bajo alguna amenaza potencial.

El consumidor habitual deja de percibir estos efectos iniciales a medida que se acostumbra a estar en un estado modificado de conciencia y a partir de entonces las sensaciones que encuentra son bastante más subjetivas como introspección, creatividad, tranquilidad, relajación, percepción aumentada o especializada, etc. Sin que estos estados subjetivos dejen de depender como siempre de la circunstancias del consumo y de la calidad de la marihuana.

Toda vez que se han tenido las suficientes experiencias iniciales, que pueden ser entre 4 y 20 dependiendo de la personalidad y las circunstancias, el consumidor aprende a conocer la gama básica de los posibles efectos y éstos pueden volverse más sutiles y hasta cierto punto manejables. Según varios informes, la marihuana suele acentuar o aumentar los rasgos básicos de la personalidad, es decir, si una persona es introvertida, lo será más, pero si tiene una personalidad con tendencia psicótica, podrá convertirse en un auténtico psicótico.

El Cannabis incrementa la imaginación pero disminuye la concentración. El lenguaje suele cambiar de ritmo y algunas veces presentarse incoherente, aunque el intoxicado suele tener la impresión de que se está expresando con ingenio y brillantez.

Efectos fisiológicos:

Tenemos que después de la administración se presenta una ligera aceleración del ritmo cardíaco, dilatación de los vasos sanguíneos, expansión de los bronquiolos, enrojecimiento de los ojos y sequedad de boca. La coordinación psicomotriz puede sufrir alteraciones dependiendo de la cantidad utilizada.

En mediciones con la técnica de electroencefalografía (EEG) las respuestas a la acción aguda de este psicoactivo evidenciaban una actividad cerebral propia de un patrón correspondiente a la vigilia, aunque otras veces se observaba una actividad cerebral de onda corta y lenta, típica del estado de reposo o sueño; además se reveló que las variaciones del EEG durante el sueño posterior al consumo de marihuana mostraban un cambio significativo en los patrones de sueño, ya que los sujetos reducían el número de movimientos oculares rápidos que caracteriza la fase REM y tenían más sueño no REM.

En el caso de consumidores crónicos se han detectado anormalidades menstruales en las mujeres y disminución en las concentraciones de testosterona y cuentas espermatozoides reducidas en los hombres. No existe ningún reporte sobre posibles daños genéticos en bebés cuyos padres consumen habitualmente marihuana.

Varias de las fuentes consultadas señalan también que la mayoría de consumidores que han venido fumando marihuana diariamente durante un lapso mayor de dos años, presentan un patrón crónico de fatiga, pereza, inestabilidad emocional, falta de energía, falta de motivación, disminución de la productividad y pérdida de la iniciativa. Es necesario consignar también que otras fuentes lo niegan o simplemente no mencionan efectos acumulativos de la intoxicación crónica.

Los riesgos comparativos a nivel pulmonar entre fumar tabaco y fumar marihuana, son menores en el caso de la marihuana: el TCH actúa como broncodilatador abriendo los pulmones, mientras que la nicotina hace exactamente lo contrario; un cigarro de marihuana contiene menos alquitrán que uno de tabaco y como se necesita un menor número de fumadas del primero que de el segundo para experimentar sus efectos y éstos duran más en el caso de la marihuana, un consumidor inmoderado de tabaco fuma más cigarros que un consumidor inmoderado de marihuana; además no hay un sólo caso documentado de cáncer de pulmón debido al uso de marihuana en ausencia de tabaquismo. El fenómeno de tolerancia en el consumo de marihuana es bastante singular. Muchos usuarios que utilizan este psicoactivo por primera vez no suelen experimentar sus efectos sino hasta después de la segunda o tercera vez y mediante dosis elevadas, mientras que consumidores crónicos suelen presentar casos de tolerancia revertida, esto significa que, ante la repetición de la misma dosis por tiempos prolongados, ocurre un descenso en la cantidad necesaria para provocar los mismos efectos. Se ha comprobado que el THC se acumula en las zonas grasas del cuerpo y se reintegra lentamente al torrente sanguíneo para ser excretado, de manera que un consumidor habitual que tiene una reserva corporal del principio activo, requiere sólo de una pequeña dosis para echar a andar un proceso condicionante de activación del THC acumulado.

Conclusiones personales

En mi opinión la marihuana deberia ser legalizada como una medicina más.

Aunque se restringiera su uso y tuviera que ser recetada. Creo que podría tener un mayor número de usos beneficiosos que los efectos negativos que produce.

Fuentes bibliográficas

http://www.wikipedia.es

http://users.servicios.retecal.es/buctro/amigos/marihuana/efectosfp.htm

www.geocities.com/alfdelaf_99/formas_de_consumo.html

ar.geocities.com/victor_nesta/hemp/cannd.htm

www.perusindrogas.org/marihuanajovenes-print.htm

users.servicios.retecal.es/buctro/amigos/marihuana/efectosfp.htm

www.llibreriapedagogica.com/cursos/drogues/part1.htm

es.mimi.hu/medicina/historia.

www.monografias.com/trabajos11/drogsoc/drogsoc.shtml