Marihuana

Drogas. Tipos de cannabis y hachís. Consumo. Adicciones. Efectos nocivos. Beneficios. Usos terapéuticos: analgesia, glaucoma, tratornos neurológicos y del movimiento, estimulante del apetito

  • Enviado por: David Dickler
  • Idioma: castellano
  • País: Bolivia Bolivia
  • 19 páginas

publicidad

Capítulo I

1. Esquema

1.1. Planeación

1.1.1. Identificar Propósitos:

El propósito de este trabajo es dar a conocer a las personas, de una forma imparcial, los efectos nocivos y los beneficios de la marihuana. Se trata de cambiar la percepción de algunas personas hacia la marihuana por causas de desinformación o prejuicios.

1.1.2. Ideación y selección del tema:

Se eligió este tema porque es algo que está afectando al total de la sociedad, especialmente a los jóvenes. Se considera importante informar a la clase sobre los aspectos generales de la marihuana para que las personas que no estén familiarizadas con el tema se informen y tengan criterio propio.

1.1.3. Analizar la situación o contexto social:

El consumo de marihuana es algo que se ha incrementado en los últimos años, en relación a años atrás. Hoy en día, esta práctica se ha vuelto más común entre personas de todas las edades, sin embargo siguen siendo un tabú. Gran parte de este tabú se debe a los prejuicios de la personas y a su desinformación.

1.1.4. Analizar a los receptores

En base a una encuesta realizada a los estudiantes que cursan la materia de “Comunicación Avanzada”, se han podido determinar los siguientes aspectos:

a) Aspectos demográficos

  • El número de personas que tiene entre 18 y 20 años es 13, el número de personas que tiene entre 21 y 23 años es 7 y el número de personas que tiene 24 años o más es 4.

  • En el curso hay 15 Mujeres y 8 hombres.

  • En cuanto a razas, 14 se consideran de raza blanca, 7 mestizos y 2 de otras razas.

  • En el curso hay 21 personas de nacionalidad Boliviana, una persona de nacionalidad Rusa, 1 personas de nacionalidad Peruana y una persona de nacionalidad Canadiense.

  • Hay 22 solteros y 1 alumno casado.

  • En cuanto a mesadas, hay 5 alumnos que reciben entre 201 y 300 bolivianos, 4 que reciben entre 301 y 400 bolivianos y 14 que reciben 401 bolivianos o más.

  • En el curso hay 18 personas de religión católica, 2 cristianos, 1 ateo y 2 personas sin religión.

  • En la materia hay 6 personas que siguen la carrera de Ingeniería Comercial, 10 en Administración, 2 en Marketing y Logística y 5 en Comunicación.

b) Aspecto de Aptitudes

  • La mayor parte del curso piensa que tiene una personalidad positiva y tímida

  • A la hora de una reunión social 12 de los entrevistados respondieron que dan iniciativa al tema, 8 respondieron que opinan sobre un tema opuesto y 1 persona respondió que no opina.

  • Los temas de mayor conocimiento en la clase son fantasmas y espíritus, el rol actual de la mujer en sociedad y la marihuana. Los temas con menos conocimiento en la clase son el aborto y el tantra / kamasutra.

  • 18 personas respondieron que no se sienten incómodos con alguno de estos temas mientras que 4 respondieron que si se sienten incómodos con alguno de estos temas.

c) Aspectos de Creencias

  • Un 71% de la clase cree que existe vida en otros planetas, el 21% piensa lo opuesto mientras que un 8% no sabe o ni quiso opinar.

  • Al preguntar a las personas si creían en si mismo el 92% opino que si mientras solo 8% opino que no.

  • El porcentaje de personas que alguna vez ha robado es de 63%, de este porcentaje un 21% está arrepentido, el 46% no se arrepiente y el 33% no respondió. El porcentaje de personas que nunca ha robado es de 29% mientras que un 8% no respondió a la pregunta.

  • Un 25% de los entrevistados admitió comerse la uñas mientras que el 71% de los entrevistados no tiene este hábito y 4% de los entrevistados no contestó la pregunta.

  • Un 13% de los entrevistados admitió el hecho de consumir alguna droga mientras que los 87% restantes no lo hacen.

  • A la hora de pasar un domingo en familia, un 83% de la clase contestó que si lo hacía mientras que 17% de la clase no tiene esta costumbre.

  • La respuesta a la pregunta ¿Prefieres estar con tus amigos o con tu novia? Tuvo 32% de respuestas a la hora de estar con los amigos, 27% a la hora de estar con la novia y 41% cuando los entrevistados prefieren estar con ambos.

  • El porcentaje de entrevistados que tiene un amigo cercano en la clase es de 71%, el 21% no los tiene y un 8% no respondió a la pregunta hecha.

  • A la hora de elegir un color favorito 10 personas eligieron el negro, una el blanco, una el turquesa, una el café, cinco escogieron el azul, una el rosado, una el celeste, una el verde, una el rojo y dos no sabían cuál era su color favorito.

1.1.5. Modelo de Laswell

Área General: Las Drogas

Área Específica: Drogas Orgánicas

Tema Específico: Marihuana

Dice Que: La Marihuana

Dónde: U.P.B. La Paz

Cuándo: Sábado 23 de Octubre del 2004

A Quién: A los Estudiantes de Comunicación Avanzada

1.2. Organización

1.2.1. Esquema de organización de ideas

a) Área General: Las Drogas

b) Área Específica: Las Drogas Orgánicas

c) Tema Específico: La Marihuana

1.2.2. Material de Apoyo

  • Presentación Power Point

  • Marihuana sellada en bolsa

  • Pipas

1.3. Interacción

1.3.1 Forma de presentación

La presentación de este tema ser hará de manera grupal con la participación tanto del grupo expositor como del público.

1.3.2. Habilidades

En la exposición, se hará uso de las habilidades V-V-V aprendidas en clase así como otras herramientas prácticas que también fueron aprendidas en clase (respiración, movimiento, etc…)

2. Objetivos

2.1. Objetivo General

Este trabajo pretende informar a las personas sobre aspectos generales de la marihuana y su consumo.

2.2. Objetivos Específicos

  • Informar sobre los antecedentes de la marihuana y su definición

  • Dar a conocer los efectos nocivos de la marihuana sobre las personas

  • Mostrar los beneficios de la marihuana tratamientos médicos

3. Justificación de la Investigación

Se escogió este tema ya que la información con la que se cuenta es bastante. Además de ser un tema controversial, es un hecho que afecta a las vidas diarias de bastantes personas. Se quiere mostrar de una forma imparcial todos los aspectos de la marihuana para tratar de cambiar la opinión de ciertas personas desinformadas o con prejuicios. A pesar de no ser un tema fácil de tratar, se ha aceptado el reto del trabajo para llegar a un informe que recopile algunos de los aspectos importantes de la marihuana.

Capítulo II

Introducción:

Al hablar de la marihuana, muchas personas ponen una cara de disgusto. Estas personas lo hacen con razón. Si bien es una droga como el café (cafeína), el té (teína), el alcohol y los cigarrillos (nicotina), muchas de estas personas no pondrían una cara tan disgustada si es que estuvieran más informada sobre el tema o si tuvieran menos prejuicios. De esta forma, tal vez, se podría entablar conversaciones y discusiones sanas sobre el tema sabiendo que lo que se está diciendo esta fundamentado en fuentes de información confiables y que no se tiene un velo de prejuicios que pueda alterar los verdaderos pensamientos. Este tema no es fácil de tratar ya que fácilmente se puede tomar partido a favor o en contra. A través de este trabajo, se tratan de demostrar que la marihuana puede ser tanto benigna como maligna dependiendo del uso que se le da. Para resumir, se trata de ser lo más neutro posible. El constante tabú creado alrededor del cannabis, cáñamo, hachís, mota, grifa y las innumerables palabras que existen para describir a la marihuana es muchas veces infundado por la desinformación que usa el miedo como principal arma. Al no estar bien informadas sobre todos los aspectos de esta planta, las personas tienden a no mirar más allá del velo que se les es colocado. Con esto dicho, las personas creen que la marihuana es puramente mala cuando en realidad tiene una buena cantidad de usos benignos en la medicina que ya están siendo puestos en práctica; aparte de lo que todavía está siendo investigado y probado en laboratorios de todo el mundo. Así es, incluso los científicos se interesan en esta planta ya que tiene muchas propiedades curativas. La sustancia activa de la Marihuana, el THC (delta-9-tetrahidrocanabinol), junto con otros químicos resulta tener más propiedades curativas que nocivas. Sin embargo, como todo, no es bueno abusar ya que los efectos nocivos pueden llegar a ser muy nocivos para una persona que consume demasiado cannabis. En una primera parte, se les dará a conocer los antecedentes de la marihuana, es decir su historia. Se dará información sobre el primer origen documentado de la marihuana y se dará una breve descripción que nos llevará hasta los años noventa. De esta forma, se podrá observar como ha ido evolucionando la marihuana a través de los años y que es lo que pensaban las personas en otra épocas. Al mismo tiempo se dará una definición de los distintos tipo de cannabis, hachís y de marihuana para que se esté al tanto de las variedades que existen de la droga. Seguido a esto, se dará un repaso sobre los efectos que la marihuana tiene en el organismo y como esto afecta los comportamientos sociales del adicto. Al mismo tiempo se hará mención de las distintas afecciones que la marihuana provoca a la salud. Por último, se informará sobre los efectos benéficos de la marihuana sobre algunas enfermedades en aspectos tanto fisiológicos como psicológicos.

1. Antecedentes de la marihuana y definición

1.1. Reseña Histórica

La primera referencia documental del uso del cáñamo se encuentra en la farmacopea china, el PEN TS'AO de SHEN NUNG, en el 3727 A.C. Allí se hace referencia a su uso para aliviar los dolores de la menstruación.
Hemos de suponer que para llegar hasta estas conclusiones, el cáñamo fue usado profusamente, según datos prehistóricos desde la Revolución del Neolítico, 8000 años A.C en Asia (China e India), en la confección de cestería por grupos recolectores. Esta textura tradicional en la fabricación de cestos, al sustituir los juncos y otras fibras vegetales por el cáñamo, permitió un fuerte despegue de estos pueblos. En la Península Ibérica, se han estudiado los primitivos pueblos recolectores de Navarra, en el Neolítico Ibérico. La realización de cestos de cáñamo, dic lugar a la textura que se convirtió en tejido y ge usado posteriormente para fabricar sacos, cuerdas, vestidos y calzados, fomentando las condiciones para formar los primeros asentamientos, que ponen fin a etapas de nomadismo. Los pueblos nómadas aumentaron la capacidad de movimiento cuando domesticaron al caballo. Esta capacidad se incrementó con la utilización de los arreos y cuerdas de cáñamo, luego extendida al vestido y al calzado. La movilidad y la necesidad hicieron que a medida que se extendían hacia Oriente llevaran con ellos el cultivo del cannabis hasta los últimos confines de China e India. Historiadores de la medicina afirman que hacia el 1500 A.C. la medicina china estaba tan avanzada respecto a sus vecinos hindúes, que el uso del cannabis pasó a un segundo plano. Conocen la primera anfetamina, la efedrina y distinguen entre hepatitis A y B. El uso médico pasa a la India, donde su cultivo es milenario, con referencias en el AYUR-VEDA y otras antiquísimas tradiciones. Posteriormente las migraciones indo-europeas serían las responsables del viaje de vuelta del cáñamo a las llanuras del norte del Caucáseo y de ahí hasta el Centro de Europa. Los pueblos celtas aún lo llevaron hasta Bretaña. Más al sur, antes del 800 A.C. se cita la Cannabis en la cultura caldea y los seguidores de Zoroastro lo adoptan para usos terapéuticos y religiosos. Por este camino llegó hasta el Líbano, a través de Afganistán, Irán y Siria. Los fenicios vendieron a los egipcios, junto a otros productos de los que poseían el monopolio, (vidrio, cedro, aceite de cedro, etc...), papel de cáñamo, cuyo invento se sitúa en la ciudad de Biblos, topónimo del que derivarán palabras como biblioteca, bibliófilo o Biblia. Desgraciadamente, este comercio acabó con los cedros del Líbano; sería imposible el mismo fin para el cáñamo ya que es una planta anual, es decir, materia prima renovable. El auge definitivo del cultivo del cáñamo lo marcará la expansión comercial de la marina. En efecto, gracias al cáñamo la navegación conoce un perfeccionamiento que permite la formación de grandes imperios como el romano y el cartaginés. Sus respectivas marinas (de guerra comercial, nunca mejor dicho) dependen de él para la fabricación de velas, cuerdas, cabos, jarcias, redes y estopa; y se aseguran el suministro constante de cáñamo. La medicina occidental, iniciada por Hipócrates, recogió esta sabiduría, y sus padres Dioscórides, Plinio el Viejo y Galeno también recomendaban su uso. El oscurantismo religioso medieval, precursor del actual oscurantismo prohibicionista, relegó este valioso conocimiento al olvido. No fue hasta el renacimiento, con el resurgir de la medicina empírica y de la mano de la época europea de los “descubrimientos”, que nuestra cultura volvió a recuperar esta valiosa fuente de salud, que otras culturas habían conservado. Las campañas napoleónicas en Egipto y sobre todo la colonización inglesa de la India sirvieron para situar al cannabis y sus derivados en un lugar preeminente de nuestra farmacopea.

Más tarde, en el siglo XVII, se llegó a denominar “el elixir de la vida” mientras que en 1845, Moreau De Tours, un importante psiquiatra francés, la utilizaba para combatir los estados ansiosos y despertar el apetito de los afligidos de dolores del alma. A finales del siglo XIX, Sir John Russell Reynolds, médico particular de la reina Victoria, afirmaba: “Puro y administrado correctamente es una de las medicinas más valiosas que poseemos”. El primer número de Lancet, aún hoy la revista médica más prestigiosa, incluía un artículo sobre los usos terapéuticos del cannabis, y en las farmacias había más de treinta fármacos que contenían extractos del cannabis. Si al respetado médico y lord inglés le hubieran dicho que sólo cuarenta años después todos los usos de la planta, incluido el medicinal, iban a ser prohibidos, hubiera dudado entre la risa o la incredulidad.

Esta historia ya nos es más cercana. La prohibición en 1937, fruto de integrismos morales y religiosos y auspiciada por intereses económicos, pronto chocó con los pronunciamientos contrarios de reputados médicos e instituciones. Estos “herejes” fueron tratados sin piedad, desprestigiados, arruinadas sus carreras profesionales y tratados como delincuentes. Una vez eliminados los pecadores, esta nueva inquisición trató de eliminar el pecado: el conocimiento y la investigación sobre los usos terapéuticos del cannabis. Al miedo de los médicos se añadió una campaña de manipulación sobre la opinión científica, que creó la imagen de droga perjudicial en extremo para la salud, generadora de todo tipo de deterioro físico y conductas antisociales. Esta cruzada contra la droga, dirigida por la CIA y la DEA, ha tenido estudiosos particulares como Gabriel Nahas y A. Campbell en el campo científico, con investigaciones que supuestamente demostraban los daños orgánicos de la marihuana y que las modernas técnicas médicas no han logrado nunca reproducir.

Por suerte, la ciencia, aunque sea manipulable, no es otra cosa que un instrumento para conocer la verdad, y parece que con el nuevo milenio llegamos al fin del oscurantismo. El reinicio hacia mediados de los setenta de las investigaciones sobre la marihuana llevó a inicios de los ochenta al descubrimiento de los cannabinoides endógenos y sus receptores específicos. Esto llevó a la identificación de un sistema cannabinoide que controla múltiples funciones orgánicas y mentales y, en consecuencia, nos facilita la comprensión de las acciones terapéuticas del cannabis.

La década de los noventa ha supuesto la cimentación de estos conocimientos, la desmitificación de los efectos perjudiciales y, sobre todo, los pronunciamientos oficiales médicos, políticos y legislativos reconociendo las virtudes del cáñamo.

1.2. Tipos de Cannabis y Hachís

a) Cannabis Sativa

Dentro de la especie Cannabis Sativa, reconocemos tres grandes subespecies, que definen claramente sus propias características: Índica, Sativa y Rudelaris. El cannabis Sativa se encuentra por todo el mundo, aunque las más potentes provienen de zonas tropicales. Tradicionalmente se ha cultivado en África, Asia y Sudamérica. Suelen ser finas y alargadas, en forma de abeto. Hoja larga y de un verde más pálido que el de sus primas Indicas. Gusto ligero y sabor delicado, su colofón es tónico y euforizante. Llamada comúnmente, hierba de trabajo, porque en bajas dosis, permite estar activo sin embriagarnos y perder el rumbo, en cambio a altas dosis llega a ser psicodélica.

b) Cannabis Sativa Indica

Rechonchas, en forma de matorral, con hoja ancha, oscura y compacta, provienen de las laderas del Himalaya, donde un clima más crudo que el trópico, les obliga a florecer temprano, para reproducirse antes que lleguen las nieves y el invierno. Los cogollos son más espesos, llenos de hojitas, poseyendo largos pistilos que exudarán resina. Por eso se destinan preferentemente a la fabricación del hachís. Apreciadas por sus virtudes calmantes y soporíficas, aconsejan su consumo en el atardecer o noche, sobre todo mediante infusiones. Es de perfume penetrante a la fabricación del hachís, es ideal como juguete para personas nerviosas. Florece a finales de Julio y la cosecha se puede efectuar a partir de mitad de Septiembre hasta finales de Octubre.

c) Cannabis Sativa Rudelaris

Desde el punto de vista botánico, es una planta pequeña, con hoja tipo de la Sativa, con pocas ramas secundarias que crece en estado salvaje en miles de Ha. Proviene de las repúblicas del sur de la ex- URSS. De los millones de plantas existentes ninguna, según prueba de los laboratorios, supera el 0,5% de THC. Actualmente se utilizan para cruzarlas con Índicas y Sativas para alterar sus propiedades (sabor, olor, etc...)

d) Hachís

El hachís es un preparado de la resina de la planta del cannabis. Se presenta como polvo fino, comprimido en pastillas o tabletas de color pardo oscuro. El nombre hachís (también conocido como "hashis") deriva de los terribles asesinos (hashiscins) árabes, que combatieran en las cruzadas entre los años 1090 y 1256. Y también otra forma de denominarlo es Hachic, que es una palabra de origen árabe cuya traducción al español es hierba. En realidad el hachís, puede presentar varias tonalidades, formas, riqueza de TCH distintos (del 4% al 10%, en comparación con la Marihuana que varía entre un 1% y un 3%), dependiendo del país de origen, verde oscuro tirando a marrón de Marruecos, negro del Líbano y medio oriente, negro como brea retorcida en el Nepal. Pero en ocasiones, el producto suele ser adulterado con piensos compuestos y frecuentemente con estiércol.

d) Marihuana

La marihuana es una combinación de hojas, tallos, semillas y flores de la planta conocida como cáñamo (Cannabis Sativa), y puede ser de color verde, café o gris. Otros términos que las personas usan para la marihuana son: mota, hierba, mafú, pasto, maría, monte, moy etc… En los Estados Unidos existen más de 200 nombres para describir a la marihuana. La "sin semilla", el hachís, y el aceite de hachís son las variaciones más potentes de la marihuana. En todas sus modalidades, la marihuana afecta la mente. Es decir, que altera la función normal del cerebro debido a que contiene el ingrediente químico activo llamado THC (delta-9-tetrahidrocanabinol). Además, la planta de la marihuana contiene otras 400 sustancias químicas adicionales. El efecto de la marihuana depende de la potencia del THC que contiene. La potencia del THC en la marihuana ha aumentado desde la década de los setenta.

1.3. Forma de Fumar el Cannabis:

Por lo general, la marihuana se fuma en forma de cigarrillo (llamado también canuto, churro, o moto). Esto se hace enrollando el cannabis en unos papelillos a los cuáles se los llama “papers” popularmente. También se puede fuman en una pipa, o en pipa de agua. Recientemente, también se encuentra en forma de puro.

2. Efectos de la marihuana sobre las personas

2.1. Tiempo que permanece la marihuana en el cuerpo

La sustancia THC en la marihuana se absorbe profundamente en los tejidos grasosos de varios órganos del cuerpo. Por lo general, se puede encontrar restos de THC en los exámenes regulares de orina hasta varios días después de que la persona fumó marihuana. Sin embargo, en el caso de los que fuman mucha marihuana (fumadores crónicos), se puede encontrar restos de la sustancia incluso varias semanas después de que la fumaron.

2.2. Cantidad de adolescentes que fuman marihuana:

En contraste con lo que muchos opinan, la mayoría de los jóvenes no fuman marihuana y nunca la usarán. Entre los estudiantes que se entrevistaron en una encuesta nacional anual, se encontró que uno de cada seis alumnos en el décimo grado consumen la marihuana regularmente (es decir, que la usaron durante el transcurso del último mes). Menos de uno en cinco estudiantes del último año de secundaria la usan actualmente.

2.3. Razones del uso de la marihuana:

Existen muchas razones por las que algunos niños y adolescentes consumen marihuana. Muchos jóvenes fuman marihuana porque ven a sus hermanos, amigos incluso adultos de la familia que la usan. Algunos la prueban porque se sienten presionados por sus amigos. Otros piensan que fumarla les hace populares o envidiables, porque las canciones modernas la mencionan, o porque ven que la usan en las películas o en la televisión. Algunos adolescentes pueden pensar que necesitan la marihuana y otras drogas para ayudarles a escapar de problemas en casa, la escuela o con amigos.

2.4. ¿Qué sucede si fumas marihuana?:

Los efectos de la droga sobre cada persona dependen de muchos factores incluyendo:

  • La experiencia anterior del usuario con la droga

  • Lo potente que es la marihuana (su contenido de THC)

  • Lo que la persona espera que suceda

  • El lugar en el que se usa la droga

  • Cómo se consume

  • Si el fumador está bebiendo alcohol o usando otras drogas

Algunas personas no sienten ningún cambio cuando fuman marihuana. Otros se sienten relajados (mareados) o alegres. Algunas veces la marihuana hace que la persona sienta mucha sed y hambre (gula). Algunas personas sufren efectos malos. Pueden sentirse repentinamente muy ansiosas y tener sensaciones de paranoia. Esto sucede más en los casos en los que se usa una variedad potente de marihuana.

2.5. ¿Cuáles son los efectos a corto plazo de la marihuana?

Entre los efectos a corto plazo se encuentran:

  • Problemas con la memoria y aprendizaje

  • Percepción distorsionada (visual, auditiva, y del tacto), y del sentido del paso del paso del tiempo

  • Problemas para pensar claramente y para resolver problemas

  • Menor coordinación física

  • Ansiedad y aceleración del corazón.

Estos efectos son aún más graves cuando se mezcla la marihuana con otras drogas. En muchas ocasiones, la persona ni siquiera sabe qué otro tipo de drogas pueden haber sido agregadas a la marihuana.

2.6. Formas en que la marihuana afecta la conducta social, el aprendizaje y el deporte:

La marihuana afecta la memoria, la percepción y la habilidad de juzgar. Para los jóvenes, la droga puede realmente afectar el desempeño en la escuela, los deportes, los Clubes Sociales, y las relaciones con otros amigos. Si te encuentras drogado con la marihuana es más probable que cometas errores que podrían avergonzarte e incluso lastimarte. Si fumas marihuana muy frecuentemente, tendrás menos interés en tu apariencia personal y en tu desempeño escolar o en el trabajo. Los atletas no logran el mismo desempeño porque el THC afecta sus reflejos, movimientos y coordinación. Además, ya que la marihuana puede afectar el juicio y la manera cómo se toman las decisiones, las personas que la usan pueden olvidarse de protegerse durante actos sexuales, lo que resulta en que se expongan a enfermedades de transmisión sexual como el VIH, que es el virus que causa el SIDA. Estudios longitudinales sobre el consumo de marihuana por parte de jóvenes por debajo de la edad universitaria indican que los usuarios tienen menor rendimiento que los no usuarios, mayor aceptación de comportamientos anormales, mayor comportamiento delincuente y agresión, mayor rebeldía, relaciones mas dificultosas con sus padres y mayores asociaciones con amigos delincuentes y que consumen drogas. Las investigaciones también muestran mayor propensión al enojo y comportamiento regresivo (chuparse el dedo y episodios de "rabietas") en los infantes cuyos padres consumen marihuana que entre los infantes de padres no usuarios.

2.7. ¿Cuáles son los efectos a largo plazo de la marihuana?

Hasta la fecha se ha determinado que el uso regular de la marihuana o del THC probablemente es un factor en ciertos tipos de cáncer, en problemas de los sistemas respiratorio, cardiaco e inmune.

  • Cáncer: Es difícil estar seguros sobre el efecto del uso de la marihuana y el cáncer. Se sabe que el humo de los cigarrillos causa cáncer y que la marihuana contiene algunos de estos mismos químicos, y otros, que también causan esta enfermedad. Los estudios muestran que una persona que fuma cinco cigarrillos de marihuana a la semana probablemente está consumiendo la misma cantidad de químicos que causan cáncer, que una persona que fuma un paquete de cigarrillos al día.

  • Los pulmones y las vías respiratorias: Las personas que fuman marihuana frecuentemente desarrollan los mismos problemas respiratorios que las personas que fuman cigarrillos. Tienen una tos persistente, un silbido respiratorio, y tienden a sufrir de más resfriados que las personas que no fuman. Estas personas también están a alto riesgo de tener infecciones pulmonarias como la pulmonía.

  • Sistema inmunológico: Los estudios realizados en animales han encontrado que el THC puede dañar las células y los tejidos en el cuerpo que ayudan a proteger contra enfermedades. Cuando las células inmunes están débiles, es más probable que uno se enferme.

  • Sistema cardiaco y arterial: Resultados recientes indican que la práctica de fumar marihuana e inyectarse cocaína al mismo tiempo puede causar un marcado aumento de la frecuencia cardiaca y la tensión arterial. En un estudio, se administró marihuana sola, cocaína sola y luego una combinación de ambas a usuarios frecuentes de estas dos drogas. Cada droga sola produjo efectos cardiovasculares; al combinarlas, esos efectos se intensificaron y duraron más. La frecuencia cardiaca de los sujetos del estudio aumentó 29 latidos por minuto con marihuana sola y 32 latidos por minuto con cocaína sola. Al administrarlas juntas, la frecuencia cardiaca aumentó en 49 latidos por minuto, y ese aumento persistió por más tiempo. Las drogas se administraron a los sujetos mientras estaban en reposo. En condiciones normales, una persona puede fumar marihuana e inyectarse cocaína y luego hacer algo causante de estrés físico lo cual puede aumentar mucho el riesgo de sobrecarga del sistema cardiovascular.

2.8. Como la marihuana puede llevar al uso de otras drogas:

Estudios a largo plazo de estudiantes de secundaria y sus patrones de uso de drogas, demuestran que muy pocos de ellos llegan a usar otras drogas ilegales sin haber usado primero la marihuana. Por ejemplo, el riesgo de usar cocaína es mucho mayor en el caso de las personas que han probado marihuana en comparación con aquellos que nunca la han probado. La marihuana pone a los niños y los jóvenes en contacto con personas que usan y venden esta y otras drogas. En este sentido, sí existe mayor riesgo de que los jóvenes estén más expuestos y tengan mayor tentación de probar otras drogas. Para mejor determinar este riesgo, los científicos están examinando la posibilidad de que el uso a largo plazo de la marihuana realice cambios en el cerebro de una persona que la hagan tener un riesgo mayor de hacerse adicto a otras drogas, como el alcohol o la cocaína. Se necesitan hacer más investigaciones para determinar quienes tendrán el riesgo más alto.

2.9. ¿Cómo se sabe si alguien ha estado fumando marihuana?

Si alguien ha estado fumando marihuana puede que:

  • Parezca estar mareado(a) y que tenga problemas al caminar

  • Parezca tonto y ría sin razón alguna

  • Tenga los ojos rojos e irritados

  • Tenga dificultad con la memoria

Al desaparecer los efectos, después de algunas horas, puede ser que la persona sienta mucho sueño.

2.10. Efectos nocivos para el cerebro:

Algunos estudios muestran que cuando un individuo ha fumado marihuana en cantidades grandes por años, la droga daña sus funciones mentales. El uso de la marihuana afecta las partes del cerebro que controlan la memoria, la atención y el aprendizaje. Para que una persona pueda aprender y desempeñar tareas simples, es necesario que tenga una capacidad normal de memoria reciente. Fumar marihuana causa algunos cambios en el cerebro como esos causados por la cocaína, la heroína y el alcohol. Los científicos aún están aprendiendo las distintas formas en que la marihuana puede afectar al cerebro.

2.11. Efectos del hachís en el embarazo:

Cualquier sustancia que se abuse puede afectar la salud de la madre durante el embarazo y este es un período en el que ella debe cuidarse con especial atención. El abuso de sustancias puede interferir con una nutrición y descanso adecuados, lo cual puede afectar el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Algunos estudios han encontrado que los bebés de madres que usaron marihuana durante el embarazo tienden a ser más pequeños que los de las embarazadas que no utilizaron la droga. En general, los bebés de menor tamaño tienden a desarrollar problemas de salud. La madre lactante que usa marihuana pasa parte del TCH a su bebé a través de la leche materna. Las investigaciones han encontrado que el uso de la marihuana por parte de la madre durante el primer mes de lactancia puede impedir el desarrollo motor (control del movimiento de los músculos) del bebé.

2.12. Como la marihuana se puede volver una adicción:

El uso de la marihuana por mucho tiempo puede llevar a la adicción en algunas personas. Es decir, no pueden controlar su deseo de obtener y usar la marihuana, aún cuando afecta negativamente su vida de familia, su rendimiento escolar, y sus actividades recreativas. De acuerdo a un estudio, los adolescentes que usan marihuana y tienen problemas serios antisociales pueden llegar rápidamente a depender de la droga. Algunas de las personas que frecuentemente usan grandes cantidades de marihuana pueden desarrollar una “tolerancia” a sus efectos. La tolerancia quiere decir que la persona necesita cantidades cada vez mayores de marihuana para obtener los mismos efectos que antes obtenía de cantidades menores.

2.13. Como se puede dejar la marihuana:

En 2001, más de 255.000 personas que ingresaron a tratamientos para el abuso de drogas reportaron que la marihuana era la droga de la cual más se abusaba. Sin embargo, hasta hace pocos años era difícil encontrar programas de tratamiento específicamente para los usuarios de la marihuana. Ahora, los investigadores están estudiando diferentes maneras de ayudar a estas personas a abstenerse de fumarla. Hasta la fecha, no existen medicamentos para tratar la adicción a la marihuana, así es que los programas de tratamiento se concentran en consejería y sistemas de grupos de apoyo. También existen muchos programas diseñados especialmente para ayudar a los adolescentes que abusan de las drogas. Los médicos de familia pueden ser una buena fuente de información y de ayuda para tratar los problemas de marihuana en los adolescentes.

3. Beneficios de la Marihuana

3.1. Uso de la marihuana en forma medicinal

La marihuana figura entre los fármacos más antiguos. La usaron los egipcios para reducir los dolores de parto y ya en el año 2700 A.C. los chinos la utilizaron para el estreñimiento, la malaria, dolores reumáticos y trastornos menstruales. Sus efectos analgésicos, antieméticos, anti-inflamatorios y antiespasmódicos son conocidos y relatados ya en las más antiguas culturas orientales. Los ingleses conocieron sus bondades terapéuticas al conquistar la India y en el siglo XIX, la medicina occidental la adoptó por su eficacia anti-convulsiva, analgésica y antiemética. En el siglo XX, esas facultades quedaron oscurecidas ante su efecto narcotizante. Ahora, en el tercer milenio, los méritos farmacológicos de la Cannabis Sativa o Indica, vuelven a concitar la atención de médicos y personas que padecen enfermedades tan variadas como cáncer, sida, asma o glaucoma.

El principal inconveniente para los usos estrictamente médicos del cannabis, es el llamado efecto "globo", o "colocón", que consiste en un trastorno de las conexiones nerviosas que produce un fenómeno de dispersión mental, debilitando la memoria inmediata y dispersando las facultades discursivas. El efecto psicotrópico del cannabis, similar al de otras sustancias como el LSD, peyote, psilocibina, etc., consiste básicamente en una sensibilidad incrementada que conlleva también una cierta falta de equilibrio y de seguridad en uno mismo, acompañada de una "alteración de la conciencia". Estos efectos, en gente muy insegura, pueden acabar en reacciones de pánico o ansiedad. De todas formas, estos casos son escasos. Las personas propensas a ello, sencillamente suelen dejar de consumirlo. El cannabis reduce la tensión sanguínea - de ahí sus efectos relajantes -, y en caso de abuso puede producir el desmayo momentáneo del consumidor, que con unos minutos de relajación y algo azucarado se soluciona.

3.2. Posibilidades terapéuticas.

Todos los actos médicos están basados en el binomio beneficio/riesgo y la marihuana no es una excepción. Aunque el TCH es el principio psicoactivo más estudiado, existen otros componentes con posibles usos terapéuticos, como el cannabidiol1. Los riesgos del consumo de marihuana no deben ser considerados sólo en términos de efectos adversos agudos, sino también y sobre todo en los efectos a largo plazo en sujetos con enfermedades crónicas, dados los riesgos de aparición de tolerancia a dichos efectos terapéuticos2. Factores como la edad, el estado inmune y el desarrollo de enfermedades intercurrentes o concomitantes deben ser considerados en la determinación del riesgo. En los estudios llevados a cabo hasta el momento, parece que la marihuana podría tener utilidad terapéutica en:

3.2.1 Analgesia:

Existen evidencias de la capacidad analgésica de la marihuana, los estudios indican que existe un estrecho margen terapéutico entre las dosis efectivas y las que provocan efectos indeseables en el sistema nerviosos central 3. Inglaterra ha permitido hace unos meses el uso de TCH en pacientes con dolores de niveles moderados-altos. La investigación actual apunta hacia la existencia de vías de transmisión cannabinérgica implicadas en los mecanismos endógenos de control del dolor. La posible acción de agentes cannabinoides sobre tales vías de transmisión implicaría tanto la liberación de dinorfina a nivel medular mediada por la activación de receptores cannabinoides 1 (CB1), como una acción supra espinal no relacionada con los péptidos opioides. Así, se puede afirmar que en la analgesia experimental o antinociceptiva inducida por el tetrahidrocannabinol (TCH), el principal cannabinoide, hay un componente supra espinal en el que está involucrado el receptor CB1, y otro espinal en el que parecen estar concernidos el propio receptor CB1 y el receptor opioide y su ligando endógeno, la dinorfina. Dos resultados, según los investigadores españoles: D. Josep Solé Puig (psiquiatra) y D. Benito Menni del Complejo Asistencial en Salud Mental, Sant Boi de Llobregat 4, han levantado prometedoras expectativas. Por un lado, el marcado efecto analgésico de los cannabinoides cuando su administración es intratecal, y por otro, el notable fenómeno de potenciación de la acción antinociceptiva cuando reducidas dosis de cannabinoides son coadministradas con dosis subefectivas de morfina. Dosis reducidas de ambos tipos de agente, en especial de los opiáceos, permitiría salvar sus respectivos efectos adversos. De tener resultado los actuales desarrollos en investigación algiológica con cannabinoides, los destinatarios del tratamiento serían los enfermos cancerosos con dolor y sometidos a quimioterapia, los pacientes con dolor postoperatorio resistente al tratamiento morfínico y que cursa con náuseas o vómitos, los lesionados medulares, los enfermos con neuropatía periférica dolorosa, los aquejados de dolor central subsiguiente a ictus cerebrovascular (dolor apopléjico), los pacientes con dolor crónico e insomnio, y también los enfermos con sida y subsiguiente caquexia, neuropatía u otras complicaciones álgicas.

3.2.2. Trastornos neurológicos y del movimiento

Las evidencias de que la marihuana mejora la espasticidad provocada por la esclerosis múltiple y la lesión parcial de la médula espinal son anecdóticas; no se han publicado evidencias de que el cannabis sea superior o equivalente a las terapias existentes. Los receptores cannabinoides CB1 son abundantes en los ganglios basa del baso, lo que sugiere que los agentes cannabinoides pueden ser útiles para controlar trastornos del movimiento, por ejemplo, en la enfermedad de Parkinson. Se han publicado casos aislados acerca del beneficio del cannabis en el tratamiento de los estados distónicos. También se ha publicado recientemente un trabajo acerca de los efectos beneficiosos del cannabis en el síndrome de Gilles de la Tourette 5. Existen evidencias preclínicas que inducen a pensar que el cannabis puede ser útil en el tratamiento de las epilepsias, particularmente en las generalizadas y en las parciales tónico-clónicas1. Los síntomas de la epilepsia son convulsiones faciales o más generalizadas en todo el cuerpo, así como pérdidas de conocimiento que duran los instantes en que se producen los episodios epilépticos. La medicación usualmente recetada para estos casos son fármacos análogos al Valium, con la desventaja de la tolerancia que crean y el bajo margen de seguridad (riesgo de intoxicación) que presentan. Aunque la marihuana no se ha mostrado efectiva en la totalidad de los casos, en varias personas ha aportado mejoras que justifican su empleo, o al menos su estudio por parte de equipos médicos. Algunos de los datos de los que se dispone hasta ahora permiten augurar que un una tercera parte de los pacientes la planta será efectiva, en otra tercera parte proporcionará beneficios notables, mientras que en el resto de las personas aquejadas de este desorden no habrá mejora alguna. Las ventajas son de nuevo una reducción en la frecuencia de los episodios de epilepsia y una disminución en la necesidad de utilizar otros fármacos más tóxicos y adictivos.

3.2.3. Náuseas y vómitos asociados a terapias oncológicas

El cáncer es uno de los mayores males del siglo XXI, que se ha cobrado millones de víctimas. La medicina tradicional intenta frenar la mayoría de las veces el mal mediante quimioterapia, cuyos efectos secundarios son náuseas intensas y vómitos. Las ganas de vomitar pueden durar horas incluso días después de cada tratamiento. Los efectos secundarios de la quimioterapia parecen llegar a ser peores que el propio cáncer, algunos pacientes interrumpen el tratamiento, no sólo para eliminar las molestias sino para recuperar su ritmo de vida. En estudios sobre pacientes que no consiguieron alivio mediante la medicina tradicional, el 78% admitió una notable mejoría al fumar marihuana. En los Estados Unidos desde 1985 los oncólogos han sido legalmente autorizados a administrar oralmente TCH sintético en forma de cápsulas. Aunque se ha demostrado que el cannabis inhalado puede ser preferible por: El TCH oral es absorbido lenta e irregularmente por la corriente sanguínea, además, a un paciente con nauseas agudas y vómitos continuados le puede resultar casi imposible tragarse una cápsula. Existe un gran número de publicaciones acerca de los efectos del cannabis en las náuseas y vómitos inducidos por las terapias oncológicas6. La mayoría de los estudios han utilizado dronadiol (Marinol) en EEUU y nabilona en Reino Unido, con la única indicación de antieméticos en vómitos inducidos por el tratamiento oncológico, más que marihuana fumada. El TCH oral es superior a placebo y generalmente equivalente o superior a la proclorperazina, pero inferior a la metoclopramida. No existen estudios comparativos con los nuevos antieméticos7. Hacia los vómitos resistentes al tratamiento actual es donde probablemente se dirigirán los esfuerzos de investigación a corto y medio plazo, tanto con cannabinoides naturales y/o sintéticos como con combinaciones entre ellos y los antieméticos ahora de elección.

3.2.4. Glaucoma

Si experimentamos un desequilibrio en presión en el glóbulo ocular, entonces tenemos glaucoma. A largo plazo, este desequilibrio empeora nuestra capacidad visual, y en los peores casos puede llegar a producir ceguera. Exceptuando la degeneración de la retina propia de la vejez, es la principal causa de ceguera, en los EEUU, representa el 10% de los casos en adultos. Los medicamentos convencionales para atenuar los desarreglos visuales que provoca el glaucoma (principalmente beta-bloqueadores) vienen acompañados por indeseables efectos secundarios: pueden provocar depresión, agravar el asma, acelerar el ritmo cardiaco e incrementar el peligro de fallo cardiaco; los inhibidores de la anhidrasa carbónica pueden causar pérdida de apetito, náuseas, diarreas, dolor de cabeza, entumecimiento y hormigueo, depresión y fatiga. El descubrimiento de que la marihuana reduce la presión intraocular tuvo lugar accidentalmente durante un experimento en la universidad de California. Los sujetos del experimento eran totalmente voluntarios que fumaban marihuana cultivada por el gobierno. Posteriores experimentos indicaron unos efectos similares en pacientes con glaucoma. La marihuana redujo la presión intraocular por un promedio de 4 o 5 horas, (sin muestras de ningún efecto deletéreo…sobre la función visual o la estructura ocular). Bajo su influencia, las pupilas responden normalmente a la luz; la agudeza visual, la refracción, el campo visual periférico, la visión binocular y la visión de color no se veían afectados. Los investigadores concluyeron que la marihuana puede ser más útil que las medicaciones convencionales y probablemente actúa por un mecanismo diferente. Esta conclusión ha sido confirmada por experimentos adicionales con seres humanos y estudios sobre animales. Según parece, el glaucoma, si es detectado a tiempo, puede tratar de solucionarse con una operación quirúrgica, pero en su estado avanzado esta intervención puede agravar fácilmente la visión de la persona. El uso de la marihuana para combatir la ceguera progresiva del glaucoma fue el primer efecto reconocido legalmente en los Estados Unidos, como necesidad médica y respaldada por los tribunales de justicia. El efecto sobre la presión intraocular se produce cuando se fuma marihuana o se toma oralmente TCH. Varios estudios sobre animales han establecido que el cannabis es también activo cuando se aplica tópicamente (es decir, como gotas para los ojos). Esto es importante por que la aplicación tópica tiene pocos efectos psicológicos, así como el contradictorio efecto de un posible incremento de la presión si la hierba se fuma mezclada con tabaco. Lamentablemente, las preparaciones de cannabis para aplicaciones tópicas en seres humanos no han sido desarrolladas todavía de manera suficiente.

3.2.5. Estimulante del apetito / caquexia

A menudo, en las enfermedades asociadas al síndrome de inmunodeficiencia, aparecen trastornos y molestias físicas como dolores de cabeza, fatiga, náuseas, pérdida de apetito y dolor generalizado. En muchos casos, personas aquejadas de estos síntomas han notado una drástica mejora al usar TCH sintético en forma de medicamento, o al fumar marihuana. Las propiedades antieméticas de la marihuana también pueden ser de utilidad a las personas que están tomando el "combinado triple", que puede provocar efectos secundarios como náuseas, salivación excesiva o pérdida del apetito. Estudios clínicos y de seguimiento en población sana han mostrado una fuerte relación entre el uso de marihuana y el aumento del apetito. La marihuana aumenta el placer del comer y el número de comidas al día 8. El hecho de fumar (tabaco, marihuana, crack) aumenta el riesgo de desarrollar una neumonía bacteriana en pacientes VIH positivo. El dronabinol aumenta el apetito y provoca un aumento de peso en sujetos con SIDA y cáncer. Esta sustancia está aprobada como tratamiento para la anorexia y la pérdida de peso asociada al SIDA. El perfil farmacológico de los cannabinoides parece prometedor para el tratamiento de la consunción e incluso la caquexia de enfermos con SIDA. Náusea, inapetencia, dolor y angustia concurren en dichos pacientes, siendo síntomas cuya cobertura terapéutica podría ser asignada a cannabinoides. La ventaja diferencial de un posible fármaco cannabinoide anti-caquexia podría ser, precisamente, que cubriera bien todo el síndrome. Además también podría ser útil en las anoréxicas.

3.2.6. Otras posibilidades terapéuticas

a) ESTRÉS: A menudo nuestro occidental mundo nos pide más de lo que como seres humanos somos capaces de rendir. El cáñamo puede ser un buen alimento para nuestro espíritu. El humo aromático de esta planta puede ayudarnos a reconectar de nuevo con nosotros mismos, abrir un espacio de tranquilidad, y ayudarnos a sospesar aquello que tiene valor para nosotros y aquello que no es tan vital para nuestra existencia.

b) INSOMNIO: Numerosas personas aquejadas de insomnio han encontrado que la planta del cannabis no tan solo les invita a conciliar el sueño con facilidad, sino que alarga considerablemente las horas de descanso nocturno, además de reducir las interrupciones que antes experimentaban durante la noche. Los cannabinoides tienen además ciertas ventajas con respecto a los somníferos convencionales: no son adictivos y no crean tolerancia (no hay que ir aumentando la dosis para conseguir los mismos efectos).

c) ESCLEROSIS MÚLTIPLE: La esclerosis múltiple es una enfermedad causada por la destrucción de la mielina (cubierta protectora de las fibras nerviosas) en el cerebro y la medula espinal, lo que da lugar a una interrupción del funcionamiento normal de las fibras nerviosas. Los síntomas aparecen habitualmente al principio de la edad adulta, y posteriormente aparecen y desaparecen de forma imprevisible a lo largo de los años. Los ataques pueden durar de semanas a meses, y la remisión es a menudo incompleta, con el deterioro gradual que desemboca en una incapacidad grave. Heridas infecciones o ansiedad pueden ser causa de una recaída. Los efectos pueden aparecer casi en cualquier parte. Síntomas comunes: hormigueo, entumecimiento, pérdida de visión, dificultad en el habla, dolores y espasmos musculares, pérdida de coordinación y equilibrio, fatiga, debilidad o parálisis, temblores, perdidas del control de la vejiga, infecciones urinarias, estreñimiento, ulceras cutáneas y depresión aguda. No se conoce ningún tratamiento efectivo. Las drogas más comunes para tratar los espasmos pueden crear adicción y otros efectos secundarios. Las personas aquejadas de esclerosis múltiple encuentran en su mayoría alivio en el uso de la planta del cannabis. Aunque el uso de la marihuana se haga generalmente por iniciativa propia, y no por prescripción médica, éste es uno de los casos en los que las mejoras y el alivio son más generalizados y reconfortantes. Generalmente se experimenta una mayor facilidad en conciliar el sueño, disminución significativa de los temblores y aumento del control sobre la capacidad motriz del cuerpo, así como una disminución en las molestias como dolores generalizados. Según parece, el uso de la marihuana también retrasa el desarrollo de la enfermedad.

d) MIGRAÑA: Entre un 10 y un 20% de personas que sufren este trastorno no experimentan ningún tipo de mejora a los medicamentos, mientras que muchas otras personas sólo sienten un ligero alivio con la medicación convencional -o tienen desagradables efectos secundarios. El cannabis fue muy estimado como tratamiento para la migraña en el siglo XIX, aunque apenas aparece en la literatura medica del siglo XX. El alivio de la migraña bien puede ser otro efecto analgésico del cannabis, pero un estudio indica que hay algo más. Se ha comprobado que el TCH inhibe la liberación de serotonina de la sangre de los pacientes con migraña durante los ataques (pero no en otros momentos). Este resultado requiere una confirmación y su importancia es todavía insegura, pero pudiera ser una pista útil para una investigación posterior. Las náuseas asociadas a la migraña también son "susceptibles" de remitir.

e) DEPRESIÓN Y OTROS DESÓRDENES PSÍQUICOS: Los tratamientos normales de la depresión son los numerosos fármacos antidepresivos q conllevan múltiples y variados efectos secundarios. El cannabis apareció por primera vez en la literatura médica occidental como sugestivo tratamiento de la depresión a mediados del siglo XIX. El TCH sintético con menos capacidad sedante puede mostrarse útil en el tratamiento de depresión.

f) ASMA: Alrededor de 10 millones de norteamericanos sufren asma. Es más común en los niños que en los adultos y habitualmente se hace menos intenso con la edad. Varios estudios han mostrado que el TCH actúa como broncodilatador tanto en sujetos normales como en pacientes con asma bronquial crónica o con espasmos bronquiales inducidos de manera experimental. Según un estudio el TCH permitía el flujo mas libre del aire que entra y sale de los pulmones en los sujetos sanos; en los pacientes asmáticos, se invertía la constricción bronquial. En otro estudio se comparó el TCH fumado con el isoproternol inhalado, un broco-dilatador común. Ambos productos mitigaron los espasmos bronquiales; el isoproternol actúo más rápidamente y su efecto máximo fue más fuerte, pero el efecto del TCH duro más tiempo. En conjunto, la marihuana no es útil, probablemente, para este objetivo, dado los efectos irritantes del TCH y los alquitranes del humo de la marihuana pueden producir bronquitis crónica en los consumidores de grandes cantidades. El humo del cannabis también contiene agentes cancerígenos y sustancias que son tóxicas para los cilios, apéndices de las células semejantes a los cabellos que ayudan a liberar los pulmones de mucosidad. Las alternativas a fumar son el uso oral y los inhaladores. Pero la actividad antiasmática del TCH oral es retardada e inconstante debido a su irregular absorción. Cuando el TCH es administrado en aerosol, se ha constatado en algunos experimentos una significativa dilatación bronquial sin efectos adversos.

g) EFECTOS ANTIMICROBIANOS: Otro posible uso médico del cannabis ha sido propuesto por el trabajo de algunos investigadores de la universidad de Balacky en Olomouc, Checoslovaquia. Éstos descubrieron que los extractos de cannabis que contienen ácido cannabidiólico producen unos importantes efectos antibacterianos en algunos microorganismos, incluidas cepas de estafilococos resistentes a la penicilina y otros antibióticos. Trataron con éxito diversas enfermedades, incluidas infecciones de oídos, mediante lociones y pomadas de cannabis. La aplicación tópica del cannabis alivió el dolor e impidió la infección de las quemaduras de segundo grado. El cannabis puede ser útil para el alivio sintomático de una enfermedad vírica, el herpes. Algunas personas que han padecido el herpes labial o genital han puesto marihuana en alcohol de fricciones hasta que la solución se volvía verdosa y se han dado ligeras friegas en la zona de erupción inminente del herpes labial. Dicen que impide la quemazón y hace desaparecer el herpes en un día o dos. Hasta ahora estos informes son solo anecdóticos, pero, desde luego, merece la pena continuar con ellos. Existen actualmente algunas pruebas de que el TCH reduce realmente el virus del herpes y lo inactiva.

h) SEXUALIDAD Y SENSUALIDAD: Se rumorea que la marihuana es el psicotrópico más afrodisíaco que hay. Los efectos de esta planta ofrecen a la persona la posibilidad de centrarse en lo que siente su cuerpo, su espíritu y su epidermis, sin tener que prestar atención a lo que la inquisición mental de su educación pueda censurarle. Esto permite centrarse en el erotismo, que es un arte más emocional que mental, más sensual que racional. Es el cuerpo el que siente, el que se expresa; el que da y el que recibe. La marihuana puede enseñar a traspasar una puerta normalmente custodiada por un tabú, el celoso guardián de la moral. Así la marihuana parece indicada para tratar de afrontar disfunciones sexuales debidas a desarreglos psicológicos, como el caso de la frigidez o la impotencia.

Conclusión

Se ha podido apreciar a través de este trabajo que, efectivamente los efectos de la marihuana pueden ser tanto benignos como malignos. Los beneficios suelen ser más que las contrariedades siempre y cuando no se abuse de la droga. La marihuana, al convertirse en una adicción, puede llevar a serios problemas fisiológicos y psicológicos. Las personas adictas tienen problemas de socialización y generalmente terminan apartándose de la sociedad. Al hacer esto, el único respaldo con el que cuentan son los mismos de su clase. De esta manera se van creando pequeños grupos que viven el día a día al margen de la sociedad. Todavía no se ha dado el caso de muerte por sobredosis de THC, aunque como cualquier droga un abuso de esta sustancia podría llevar a la muerte. Los casos de muerte en fumadores de marihuana se deben a los efectos que el THC produce a la larga. Además, un fumador de marihuana corre los mismos riesgos que un fumador de cigarrillos de contraer cáncer, enfermedades cardiacas y sobre todo enfermedades del sistema respiratorio. Se ha llegado a la conclusión de que los efectos nocivos de la marihuana solo se pueden darse en caso de abuso de la sustancia o en caso de uso prolongado de la misma. De esta manera, el uso en cantidades dosificadas de marihuana para tratamientos médicos no debería ser visto como una cosa mala ya que la relación riesgo / beneficio casi siempre tiende más hacia el beneficio. Por ser útil para aliviar una gran variedad de enfermedades, se ha llegado a la conclusión de que la legislación debería de aprobar el uso de la marihuana para pacientes terminales o con afecciones ya hayan sido curadas de otras formas si éxito. Este es el caso del Canadá en donde el uso de la marihuana en cantidades dosificadas para el tratamiento de enfermedades es legal. En otros países como en Holanda, el uso de marihuana es legal siempre y cuando no se trafique con la misma y no se causen disturbios en la vía pública. Se considera que una persona está traficando con marihuana cuando lleva más de 30 gramos consigo en la calle sin un permiso adecuado. En fin, no se pide que en Bolivia y en otros países se siga el ejemplo de los demás a la totalidad pero, en conclusión, hay cosas que si se deberían de imitar. Si se usa la marihuana para aliviar el dolor de un paciente terminal o para curar a alguien que ya lo ha probado todo, vale la pena legalizar ciertos aspectos de la marihuana. Y usted, después de leer este reporte ¿Probaría la marihuana?