Marihuana

Drogas. Adicciones. Cannabis. Haschis. Consumo. Comercialización

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


¿"Eso no se dice" o "Tu nombre me sabe a hierba"? Nombrarla o no hacerlo. La palabra es tabú, es palabra prohibida, es mala palabra. Esto se ve claramente cuando una persona dice "marihuana". A partir de ese hecho, como con todo tabú, quienes escuchan la palabra cambiarán de actitud. Así, el que leía, levantará su vista; el distraído, prestará atención; el apurado, desacelerará; el que sabe, se interesa; el que no sabe, escucha temeroso, tal vez curioso. Hasta en algunos casos muy puntuales, será todo lo contrario, y el que estaba relajado, se crispará; el que llegaba, se va; el que escuchaba, no quiere saber. Me atrevería a confirmar que somos unos seres bastante extraños. Evitando pronunciar la palabra, se ha creado un sinnúmero de señas, iconografía, gestos, conductas y principalmente nuevas palabras o expresiones. Así, la expresión "voy a fumar un ilegal", hace una referencia inevitable a la marihuana, aún cuando haya muchas sustancias ilegales que se puedan fumar. Existen muchos términos para referirse a la marihuana o marijuana. Estos términos cambian muy rápidamente, varían dependiendo del país o incluso la región del país en donde uno se encuentre. En los Estados Unidos, varía por regiones e incluso en los diversos sectores de una misma ciudad. Esta motivación para rebautizar sistemáticamente la marihuana, está impulsada por el hecho de tratarse de una sustancia ilegal. Nombrarla no va a conducir necesariamente a problemas, pero llamar la menor atención posible parece ser la conducta más recurrente. En esta actitud podemos encontrar el origen de tan amplio vocabulario, a su vez, semejante incremento sólo puede ser atribuible al temor que provoca, justificado o no. Es interesante resaltar que este temor, sólo debido a su condición de palabra tabú, es el que le ha proporcionado tal variedad y riqueza. La misma profusión de vocablos, iconos, expresiones y demás conductas asociadas la encontramos en relación con palabras como pene o vagina. Es evidente que el tabú o el temor no inhibe la necesidad del hombre de expresarse, motivando así los nuevos nombres de lo que "no se debe" nombrar. Los términos más comunes en castellano para referirse a la marihuana son: "María", "Mari Juana", "Mary Jane", "Grifa", "mota", "hierba", "mafú", "pasto", "monte", "moy", "café", "orégano", "Doña Juanita", "Rosa María", etc. La marihuana de más alta calidad es la denominada "Sinsemilla". Según sea su origen y su procesado, el cáñamo recibe varios nombres como Palo de Malawi, modalidad de cannabis comprimido moldeado de forma de palos de 15 cm, Cannabis de Nigeria y Ghana, Cannabis de St. Lucian, Cannabis domestico (de baja calidad), Marihuana Jamaiquina, Marihuana Paraguaya, Palos Thailandeses, una forma muy poco corriente de marihuana. Existen diferentes "tipos" de marihuana conocidos en inglés con los nombres de "Texas tea", "Maui wowie", y "chronic". Sólo en los Estados Unidos, existen más de 200 términos para describir los diversos tipos de marihuana. La Organización Mundial de la Salud, tiene registrados más de 400 para el resto del mundo. El Departamento Canadiense de Agricultura examinó más de 300 variedades de marihuana y determinó que existen dos tipos básicos: un tipo de cannabis que se origina en climas muy calurosos y que posee un alto nivel de THC (delta 9-tetrahidrocannabinol) pero apenas tiene CBD, un cannabinoide no psicoactivo y, por otro lado, un tipo fibroso, propio de los climas atemperados, con un alto contenido de CBD y apenas THC. En la actualidad se consideran tres variedades distintas de la planta del cáñamo: Originaria de China, el Cannabis Sativa. El cannabis índica, proveniente de la India, y por último, del sur de Siberia, el Cannabis Rudelaris. Cannabis Sativa: Las referencias chinas aluden a la variedad científicamente conocida como cannabis sativa, que es la variedad que está extendida por todo el continente americano. Los europeos que viajaron al "Nuevo Mundo", dejaron testimonio escrito de que en el siglo XVI la planta se había extendido en el continente. Como características distintivas, esta variedad suele alcanzar gran altura, siendo sus fibras las más resistentes. Cannabis Índica: La variedad de cáñamo llamada Cannabis Indica es originaria de la India. Esta variedad es más baja, leñosa y carnosa, y menos útil por su fibra. Por otra parte contiene gran cantidad de resina de Cannabis con la cual se hace el haschish. La referencia más antigua aparece en el libro Atharca-Veda, del segundo milenio antes de Cristo, en el cual se considera al cáñamo una de las cinco plantas sagradas de la India. Se propagó gradualmente a zonas limítrofes, llegando a Occidente a través de Egipto y Persia. Cannabis Rudelaris: La tercera variedad de cáñamo es el cannabis Rudelaris que crece principalmente en el Sur de Siberia. La referencia más antigua se atribuye al viajero griego Herodoto. Los arqueólogos datan el descubrimiento del cáñamo en Asia en unos ocho mil años a. de C., y con posterioridad en el resto del mundo. Un libro religioso asiático, el "Avesta de Zaratustra", que data de unos 7.000 años a. de C., cita que por primera vez, la resina del cáñamo fue considerada tóxica. Así, originaria de Asia central, rápidamente se propaga a todos los continentes y hoy se cultiva en numerosos países entre los que se destacan: •Europa oriental ( Entre paralelos 3 y 6 ). •Marruecos ( Montañas del Rif, Ketama ). •Líbano (zonas de montañas ). •Cordillera del Himalaya ( picos bajos ). •India •Sud este asiático. •Australia •Colombia. •Jamaica. •Holanda. •Paquistán y Afganistán. •EE.UU. •México •Brasil Los principales productores que abastecen el mercado europeo son: Marruecos, Líbano y Pakistán. En América el principal productor es EE.UU. seguido por México y Colombia. Según sea el país productor, forma de uso o modo de obtención, la planta del cáñamo y los preparados que de él pueden obtenerse, presentan aspectos y nombres diferentes. Los que siguen son sólo una pequeña parte. Africa del Noroeste: "Chira" (Resina) Africa del Sur: "Dagga" Alemania: "Hanfkant" Arabia: "Kinnab" Brasil: "Macoña", "Liamba", Cangoba", "Daboa", "Pobre", "Pinto", "Planta da felicidade". Colombia: "Cachafa", "Bareta". Costa Rica: "Hierba Santa", "Mala Vida", "Mariquita", "Zacate Chino" Dinamarca y Noruega: "Hamp" Egipto: "Kamonga" España: "Cáñamo", "Grifa", "Hierba", "Hachich", "Kifi", "Mierda", "Tila", "Chocolate", "Chicle" Francia: "Chanvre", "Chanvre Indien", "Herbe de Chanvre Indien", "Hachich", "Hach", "Has", "Mari", "Mari Jeanne" India: "Bang", "Ganja", "Madi", "Misari", "Magoon" Inglaterra: "Hemp" Italia: "Canape", "Canape Indiana", "Cannacoro", "Hachich" Jamaica: "Ganja" o "Ghanja" Japón: "Taima" Marruecos: "Kif" Mozambique: "Banga" México: "Marijuana", "Marihuana", "Grifa", "Soñadora", "Mota" Oriente Medio: "Zhara" Turquía: "Kabak" Como era de esperar, en inglés existen muchos términos más, entre ellos: "Pot", "herb", "grass", "weed", "Mary Jane", "reefer", "skunk", "boom", "gangster", "kif", etc. El haschish, hashish, hachis, hashis, haxix, hach, has, hash, chocolate, etc., es un preparado de la resina de la planta del cannabis. También se denomina Hachic, que es una palabra de origen árabe cuya traducción al español es hierba. Se presenta como polvo fino o resina, comprimido en pastillas, esferas o tabletas de color pardo oscuro o negra; de 100, 200, 500 o 1.000 gramos, envueltos en papel de estaño o aluminio. En realidad el hachís, puede presentar varias tonalidades, formas y riqueza de T.H.C. distintos ( del 4% al 10 %), dependiendo del país de origen; Verde oscuro tirando a marrón en Marruecos, negro del Líbano y medio oriente, negro como brea el nepalí. La resina pakistaní y afgana es de color oscuro o negro, los palos de resina de la India son de color marrón oscuro o negro, la resina libanesa se presenta como un polvo dorado, la resina turca se presenta en forma de polvo de color marrón claro, para su comercialización la resina marroquí cobra el aspecto de pastillas de jabón o tabletas de chocolate, motivo por el cual a veces se las conoce con ese nombre. En ocasiones el producto es adulterado con diversas sustancias entre las cuales es muy común la utilización de estiércol. El proceso de elaboración del haschish es el que permite la extracción de la resina de las hojas, proceso que no voy a describir a los fines de no encuadrar este trabajo en la tipificación de apología del delito, pero sí puedo decir que también se extrae la resina seca con la planta ya cortada. Son necesarios casi cien de kilos de planta seca para obtener un kilo de haschish de primera calidad. El primer polvo (resina seca) que sale de la planta recibe el nombre de "Sputnik" debido a que, según sus consumidores, la subida que produce recuerda a la ascensión del satélite. De 100 kilos de rama, se desprenden apenas entre 200 o 300 gramos de este polvo, el más caro de toda la producción y de mayor calidad. Considerado como "Hachic Especial". Una segunda extracción, dará alrededor de un kilo del llamado "hachic doble cero" ( el estandar de mayor calidad). Pasadas sucesivas darán varios kilos de 1ª y 2ª clase, siguiendo un proceso descendiente de calidad y progresivo en cantidad. Con la resina desprendida en sucesivas pasadas se confeccionará a continuación las tabletas de hachís, siguiendo diferentes procesos de prensado. Desde hace unos años, se suma un nuevo integrante a la familia: el "hachic líquido". Aunque se la conoce desde los años 60, ésta es una sustancia viscosa con auge y demanda creciente que apareció en el mercado ilegal como un preparado conocido con el nombre de "aceite de hachic". Su fabricación es un sofisticado intento para concentrar el T.H.C. soliendo tener una riqueza alrededor del 65 % , pero con procesos más refinados puede llegar a alcanzar hasta el 95 % de T.H.C. A principios de siglo, se encontraba en las farmacias un producto conocido como "Tintura o extracto de cáñamo Indiano", que se utilizaba como medicina y que no era otra cosa que "aceite de hachic". Éste, es resina concentrada en forma liquida con un alto contenido en T.H.C. Tiene color marrón oscuro y se parece a la mermelada o al aceite de automóvil. Una pequeña cantidad de aceite de hachic puede extenderse a lo largo de la parte exterior de un cigarrillo, o empapar un papel de fumar y liarlo con tabaco, para formar un "Porro". El cigarrillo de marihuana es llamado comúnmente "porro", "churro", "carrucho", "peta", "petardo", "caño", "moto", "faso" o "canuto", "spliff "(en Jamaica), y "tuca" cuando se trata de un resto del mismo. En inglés, es llamado frecuentemente "joint" o "nail", aunque la terminología parece ser infinita dependiendo de múltiples factores como materiales, usos y lugar donde se use. En los últimos años se ha introducido el vocablo "blunts". Esta palabra surge de la necesidad de nombrar una nueva metodología de consumo. El consumidor abre un puro, y reemplazan el tabaco con marihuana, muchas veces combinada con otra droga como el crack. Esto es lo que se conoce como "blunt". Cuando fuman este puro con una botella de 40 onzas de cerveza de malta, lo llaman "B-40". También se fuma en pipa. Las pipas de agua, naguiles, etc, que filtran y enfrían el humo con líquido, se conocen en inglés con el nombre de "bong", de las cuales se presenta en el mercado una variedad tan grande que puede ser comparable con la variedad de encendedores que existen. Independientemente de si se lo consume solo o se lo mezcla con tabaco ("mixto" o "chocomeri" según se mezcle con marihuana o haschish) u otra droga, el cigarrillo de marihuana puede tomar nombres según sea su forma o técnica de armado. El porro "estándar" es uno liado a mano con papel común, de arroz o de hemp ("Porro puro"). El "mecánico" está hecho con máquina o "banderita". La máquina es la misma que se utiliza en cigarrillos con tabaco y la banderita es un papel que se adhiere en el extremo de un lápiz o palito y servirá de guía para enrollarlo. También se utiliza para hacer cigarrillos comunes. El porro "aguja" recibe su nombre por ser muy fino. A esto se puede recurrir por querer una dosis mínima o por escasez de marihuana. El porro "trompeta", "caño rasta" o "jamaiquino" tiene forma de cono y se fuma por el extremo más fino en rondas rápidas porque su forma impide que el humo queme. Un porro también puede tener filtro de tabaco o boquilla de cartón o papel duro, "airbag" o "cámara de aire", "boina" que es un achatado de un sobrante de papel en la boquilla, "sin goma" o mínimo papel. En realidad hay todo un espectro de rituales en la elaboración de un cigarrillo de marihuana. Se hacen cigarrillos con forma de "L" y con forma de "Y", con un papel, con dos ("Bítur"), con tres ("Trítur"), con cuatro o más. De hecho existe toda una industria de papel para liar cigarrillos con toda la variedad de tamaños imaginable. Es una realidad que la venta de estos papeles ha aumentado como también es un hecho que resulta bastante común ver los recipientes vacíos tirados en la calle. Los "espías" o "secretos" se hacen con un cigarrillo común al que se le saca el filtro y el tabaco, reemplazándolos por marihuana con un filtro de tabaco o papel. Obviamente esta modalidad es para uso callejero aún cuando su preparación sea hogareña. También comienza a ser más habitual percibir en la acera el aroma de la marihuana y no poder detectar quién la está consumiendo. Normalmente es un aroma que se percibe por unos 20 metros y desaparece, lo cuál estaría indicando que la persona que lo consume está caminando y sólo percibimos el lugar de su exhalación o su inhalación, siendo el primero más suave de área mayor y el segundo más intenso y puntual. Todos estos cigarrillos, a excepción de los que tienen filtros usados principalmente en Europa, al ir terminándose, comienzan las complicaciones para sostenerlos sin quemarse los dedos o labios. Existe un papel para armar que tiene un fino alambre que permite mantener la forma y al final sirve para sujetarlo. Más comúnes son las "tuqueras". Pequeños tubos decorados artesanalmente o caseros como cuerpos de bolígrafos que tienen la función de sostener el resto del porro. Una "tuquera" muy común, que se suele verse tirada en las calles, es una pequeña caja vacía de fósforos a la que se le ha practicado un pequeño orificio en la parte superior para sostener la "tuca" (resto), mientras que la misma caja hace de cámara de aire para enfriar el humo. La más simple y callejera de las "tuqueras" es una boquilla hecha con el papel metalizado de los paquetes de cigarrillos. Con este fin, también se ven muchas botellas de gaseosas de plástico chicas, la que tienen dos orificios, uno para el porro y otro para el tiraje. El reciclaje de estas botellas llega al punto de reemplazar la perforación que sostiene el cigarro por un tubito sellado con goma de mascar y transformarla en una pipa de agua. En este caso aunque el contenedor siga siendo el papel, ya estamos hablando de pipas, de las cuales hay una variedad más amplia aún. Secas o de agua, caseras o no. Las latas de aluminio son una de las últimas formas de pipas callejeras, costumbre tomada de los fumadores de crack. Hasta la forma de consumir un cigarrillo de marihuana ha recibido nombres. Así, la "manta" involucra un grupo de fumadores y varios cigarrillos fumados en ronda y respirando bajo una manta lo suficientemente grande como para cubrir a todos. "Submaca" es una variante de la anterior pero en el interior de un auto con las ventanillas cerradas. El "indio" es una ronda de pitadas rápidas conteniendo el humo hasta que el cigarro complete una vuelta. Las "marías" combina, siempre en ronda, la retención del humo con un trago de la bebida alcohólica preferida. Dentro de las modalidades de consumo, no todo se remite a fumar. El principio psicoactivo se diluye en grasas como aceites, manteca, leche, etc., y en alcohol a partir de lo cual se puede preparar casi cualquier tipo de comida, o simplemente con la marihuana molida finamente se agrega a modo de condimento o ingrediente, variando la intensidad de sus efectos y el tiempo y forma en que se empiezan a percibir, según el método empleado. En general, esta es una manera distinta de consumir la marihuana, y los efectos se presentan de un modo más relajado y con una mayor duración. En este punto es de hacer notar que comer el THC conlleva sorpresas si no se tiene experiencia, ya que una vez comido sólo resta esperar los efectos, los cuales llegarán 30 minutos más tarde. Esto representa la imposibilidad de controlarlos si la hierba fuera de alta calidad o se consumiera en una dosis elevada, mientras que al fumar, a causa de la inmediatez de los efectos, resulta más fácil un control al respecto. Básicamente se puede preparar de todo, pizzas, pastas, tortas, postres, etc., y por regla se utilizan cuatro gramos por comensal de contextura normal. Una cantidad mayor puede resultar en una experiencia desagradable. Tenía un recetario preparado como anexo a los fines de ilustrar el ingenio aplicado en el consumo de esta hierba, pero estoy convencido de que hubiese sido una excusa para atribuirme la apología de un delito, cosa que debo esperar aún cuando lo que hago es expresarme con la libertad que me garantiza nuestra Constitución, motivo por el cuál decidí no incorporarlo al presente trabajo. La ingestión de marihuana es usada con cierta frecuencia en el caso de uso por prescripción en menores o riesgo legal asumido por padres de hijos con determinadas enfermedades. Esta modalidad de consumo, el consumo terapéutico por ingesta, se realiza principalmente mediante la cocción con leche, mientras que la preparación de elaboradas comidas sólo obedece al refinamiento de la cultura del cannabis tanto urbana como ancestral. Como vemos, es infinitamente amplio el mundo que rodea a esta planta, casi tan amplio como la imaginación lo permita y hoy, aunque su nombre sepa a hierba, eso no se dice.