Marianela; Benito Pérez Galdós

Literatura española. Siglo XIX. Narrativa. Novela realista. Argumento. Personajes. Tema. Argumento

  • Enviado por: Luisv14
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 16 páginas
publicidad

Datos de la Obra:

Titulo de la Obra:

Marianela

Nombre del Autor:

Benito Pérez Galdós

Genero:

Épico

Subgénero:

Novela

Editorial:

Alba

Lugar y Fecha de Impresión:

España 1882

Numero de Edicion:

5

Primero Edicion:

1878

Numero de Paginas:

208

Tema:

Infortunio

Recursos Literarios:

Metáforas, Simples y Directas, Alegóricas, Anáforas y Apostrofes de fácil comprensión

Biografía del Autor

Novelista, dramaturgo y articulista español. Benito Pérez Galdós nació en el seno de una familia de la clase media de Las Palmas, hijo de un militar. Recibió una educación rígida y religiosa, que no le impidió entrar en contacto, ya desde muy joven, con el liberalismo, doctrina que guió los primeros pasos de su carrera política.

Cursó el bachillerato en su tierra natal y en 1867 se trasladó a Madrid para estudiar derecho, carrera que abandonó para dedicarse a la labor literaria. Su primera novela, La sombra, de factura romántica, apareció en 1870, seguida, ese mismo año, de La fontana de oro, que parece preludiar los Episodios Nacionales.

'Marianela; Benito Pérez Galdós'
Dos años más tarde, mientras trabajaba como articulista para La Nación, Benito Pérez Galdós emprendió la redacción de los Episodios Nacionales, poco después de la muerte de su padre, probablemente inspirado en sus relatos de guerra -su padre había participado en la guerra contra Napoleón-. El éxito inmediato de la primera serie, que se inicia con la batalla de Trafalgar, lo empujó a continuar con la segunda, que acabó en 1879 con Un faccioso más y algunos frailes menos. En total, veinte novelas enlazadas por las aventuras folletinescas de su protagonista.

Durante este período también escribió novelas como Doña Perfecta (1876) o La familia de León Roch (1878), obra que cierra una etapa literaria señalada por el mismo autor, quien dividió su obra novelada entre Novelas del primer período y Novelas contemporáneas, que se inician en 1881, con la publicación de La desheredada. Según confesión del propio escritor, con la lectura de La taberna, de Zola, descubrió el naturalismo, lo cual cambió la manière de sus novelas, que incorporarán a partir de entonces métodos propios del naturalismo, como es la observación científica de la realidad a través, sobre todo, del análisis psicológico, aunque matizado siempre por el sentido del humor.

Bajo esta nueva manière escribió alguna de sus obras más importantes, como Fortunata y Jacinta, Miau y Tristana. Todas ellas forman un conjunto homogéneo en cuanto a identidad de personajes y recreación de un determinado ambiente: el Madrid de Isabel II y la Restauración, en el que Galdós era una personalidad importante, respetada tanto literaria como políticamente.

Argumento

La historia empieza con una descripción del lugar, un

pueblo en el norte de España, Sócrates, donde se

encuentran dos hombres: Teodoro, un hombre de mediana

edad, y Pablo, un joven ciego, habitante de esas tierras.

Teodoro es médico, hermano del ingeniero Carlos Golfín,

responsable de las minas. Teodoro, que está perdido, pide

ayuda a Pablo, quien se maneja con mucha seguridad por

el campo y las cavernas. Teodoro es médico y viene a

quedarse una larga temporada, éste, intrigado, pregunta a

Pablo por el canto que a lo lejos se escucha. Es Nela, el

lazarillo de Pablo y su mejor amiga. Llegan hasta la casa

del muchacho y Nela continúa el camino con el médico

hasta la casa del ingeniero.



Nela es una chica que creció huérfana y bajo ningún

consuelo. Tiene 16 años pero pareciera tener 12 por la

precaria alimentación que ha tenido. Es muy delgada, viste

andrajos y va descalza. Nela ha sido lazarillo de Pablo

desde hace año y medio. Francisco, el padre de Pablo, que

goza de una posición económica muy buena, nunca ha

tenido reparo alguno en ofrecerle todo lo mejor a su único

hijo. Pablo siempre lo ha sido todo en su vida y nada le

parece suficiente para aminorarle el dolor de no poder ver.

Nela conoce esas tierras como a ella misma y Pablo dice

haber descubierto el mundo por sus ojos. Todos los días

salen a pasear por el bosque. Entre ellos hay un gran amor

y, sobre todo, el que Pablo le profesa a Marianela.



Nela ha crecido al libre albedrío y al amparo de quien

quiera socorrerla. Sin educación ni vestido, con una mala

alimentación, pero siempre bajo el cobijo de su natural

bondad. El amor que Pablo sentía por Nela era tan grande

que siempre le juraba que nunca se separarían y llegó a

prometerle que algún día se casarían. Teodoro Golfín era un

médico especialista en ojos y, después de hacerle varios

estudios, creyó que Pablo tenía alguna esperanza de poder

ver. Aunque las esperanzas eran muy pocas, don Francisco

y su hijo estaban muy entusiasmados, tanto así, que

después de que don Francisco le contó la noticia a su

hermano Manuel, éste último prometió que, si Pablo

Penáguilas salía con éxito de la operación, casaría a su hija

Florentina con su sobrino.



Pablo era un joven sumamente sensible y con una

curiosidad intelectual que su padre se había encargado de

nutrir con lecturas nocturnas. Tenía la cabeza llena de

conceptos e ideas que le habían permitido suplir su

ceguera. Ahora, estaba obsesionado con la belleza y decía

que Nela era la persona más preciosa del mundo, cosa

extraña para los ojos de todos que, aunque no negaban

que Marianela era una buena persona, creían lo contrario.

Días antes de la cirugía llegaron a Sócrates don Manuel y

su hija Florentina, una joven llena de belleza no sólo

exterior sino también de una infinita bondad. Ella era la

futura esposa del joven Pablo, aunque Pablo insistía en

querer a Marianela como su mujer. Con la operación y

tantos movimientos en la Aldeacorba, la casa de don

Francisco, Marianela y Pablo se distanciaron. Ahora estaba

la familia para cuidarlo y Marianela sufría por el temor de

perder lo único que la vida le había brindado, el amor del

joven Pablo. Pasaron los días y todo el pueblo hablaba del

éxito de la operación. Pablo veía y su mayor obsesión en su

nueva vida era distinguir la belleza de la fealdad. Marianela

temía ser rechazada y decidió alejarse del pueblo y huir con

Celipín, un niño con el que vivía y que había decidido dejar

su casa.

Florentina, que estaba llena de bondad y de gratitud hacia

Nela, le ofreció un verdadero hogar junto a la familia y,

además, le avisó de los deseos de su primo por conocerla.

Marianela se rehusó y triste y confundida estuvo vagando

por el bosque. Un día, Teodoro la encontró en las peores

condiciones y la llevó a Aldeacorba a descansar. Ya en casa

de los Penáguilas, Florentina cuidaba de Nela, que se veía

cansada y confundida. Una tarde, mientras la prima

Florentina cosía un vestido para Marianela, Pablo irrumpió

en la habitación y, sin la costumbre de la vista, vio a su

prima sin percatarse de la presencia de Nela y el doctor: el

joven empezó a hablarle a su prima de su belleza y de la

fortuna de haberla conocido. Cuando descubre al doctor y a

Nela era demasiado tarde. Marianela, turbada por el dolor,

el desencanto y la mala vida murió minutos después de

confesarle a Pablo su identidad. Florentina que no se

perdonó no haber podido ayudarla en vida, cosa irónica, le

brindó a Marianela el más bello de los sepulcros.

RESUMEN POR CAPÍTULOS

I. PERDIDO

Teodoro Golfín llega a Sócrates a vivir con su hermano

Carlos, el ingeniero de las minas, y en el camino se

encuentra con Pablo Penáguilas, un joven ciego que conoce

muy bien los caminos. Pablo le ofrece ayuda para llegar a

su destino. El pueblo minero se encuentra en el norte de

España.

II. GUIADO

Teodoro muestra interés por la ceguera del muchacho, pero

no por curiosidad sino por su profesión de médico

especialista en los ojos. Pablo lo acompaña la mitad del

camino y de ahí en adelante le ofrece la guía de Marianela,

una joven huérfana sin cobijo y lazarillo del muchacho.


III. UN DIÁLOGO QUE SERVIRÁ DE EXPOSICIÓN


Marianela expone a Teodoro la historia de su vida, de sus

penurias y dice no servir para nada ni para el trabajo de las

minas. El médico le asegura que esas ideas que le han

hecho creer sobre ella misma son falsas. Llegan a casa de

su hermano Carlos y su esposa Sofía.



IV. LA FAMILIA DE PIEDRA

Después de haber rodado por muchos lugares, Nela vive en

la casa de los Centeno, quienes le ofrecen un par de cestos

donde dormir y, de vez en cuando, un pedazo de pan.

Todos son trabajadores de las minas y la mayor obsesión

de los señores Centeno es contar todas las noches sus

monedas.



V. TRABAJO-PAISAJE-FIGURA

El autor nos narra los paisajes y un día de trabajo en las

minas. Todos los habitantes abandonan sus casas muy

temprano para ir a trabajar y también la Nela, que va en

busca de su amigo Pablo, el hombre ciego, para salir a

pasear. Don Francisco, el padre del joven, los despide en el

umbral de la casa y les pide no alejarse demasiado pues

amenaza con llover.


VI. TONTERÍAS

Pablo y Marianela se van a pasear por el campo. El joven le

profesa un inmenso amor a Nela, pues ha conocido el

mundo a través de sus ojos; además, Marianela, a pesar de

su miseria, posee un gran corazón.



VII. MÁS TONTERÍAS

Carlos, su mujer y Teodoro están invitados a cenar en

Aldearcorba, la casa de don Francisco. El médico está

interesado en el caso clínico de Pablo y lo somete a algunos

estudios.

VIII. PROSIGUEN LAS TONTERÍAS

Pablo y Marianela salen a pasear como de costumbre y éste

le cuenta a Nela sobre la esperanza que le dio Teodoro de

recuperar la vista. Marianela se alegra por su amo, pero

teme perderlo.

IX. LOS GOLFÍNES

Los Golfínes se dirigen a casa de don Francisco y en el

camino se encuentran con la Nela. La mascota de la familia

sufre un accidente y Nela lo rescata, ella sangra de una

pierna y Teodoro la cura y la lleva en hombros.


X. HISTORIA DE DOS HIJOS DEL PUEBLO


Sofía, la mujer de Carlos Golfín, dedica su tiempo a la

caridad, actitud de la que Teodoro desconfía. En el afán de

dar una lección a su cuñada, Teodoro le narra la historia de

penas y triunfos por las que pasaron él y su hermano.



XI. EL PATRIARCA DE ALDEACORBA

Don Francisco platica con los Golfines y externa su

entusiasmo y preocupación por la próxima operación a la

que se verá sometido su hijo. Teodoro dice que no puede

asegurar el éxito, pero les promete que hará su mejor

esfuerzo.



XII. EL DOCTOR CELIPÍN

Celipín es el hijo menor de los Centeno, la familia con la

que la Nela vive, y el pequeño es el único con intenciones

de cambiar su destino. Todas las noches le cuenta a la Nela

de sus planes de ser médico.



XIII. ENTRE DOS CESTAS

Marianela pasa noches en vela pensando en la posibilidad

de que su amo reciba el don de la vista y deje de quererla.



XIV. DE CÓMO LA VIRGEN MARÍA SE APARECIÓ A LA NELA



Un día, cuando la Nela caminaba cerca de las minas se le

apareció la Virgen. La Nela vio una joven tan bella y tan

perfecta que la confundió con la Virgen Santísima. Después

de largo rato de observarla se percató que era Florentina,

la prima de su amo Pablo, quien estaba encantada con la

naturaleza del lugar.



XV. LOS TRES

La Nela va, como todos los días, por Pablo para salir a

pasear. Ahora, son tres los caminantes, la Nela, Pablo y

Florentina. Marianela está perturbada por la belleza y la

bondad de la prima, cosa que Pablo dice poner en duda.



XVI. LA PROMESA

La operación se lleva a cabo y el padre de Florentina le

ofrece a su hermano que sus hijos unan sus vidas en

matrimonio. Todo el pueblo está a la expectativa y al paso

de unos días la noticia de que el joven Pablo puede ver es

ya pública.


XVII. FUGITIVA Y MEDITABUNDA

La Nela tiene miedo a ser rechazada por su amo y amigo y

pasa los días vagando por el campo. Florentina la encuentra

y le dice que Pablo espera por ella, además, le ofrece

llevarla a vivir con ellos y le ofrece cambiar su vida de

pobreza, pero la Nela se niega y escapa.


XVIII. LA NELA SE DECIDE A PARTIR

Celipín ha reunido el dinero suficiente para emprender su

camino e invita a la Nela a irse con él. Marianela acepta,

pero al poco tiempo de andar se arrepiente y se despide de

Celipe.


XIX. DOMESTICACIÓN

Teodoro encuentra a la desdichada joven y la obliga a que

le cuente sus penas. Después de largo rato de hablar,

Teodoro obliga a Mariquilla a ir a Aldeacorba.



XX. EL NUEVO MUNDO

Lo primero que apareció ante los ojos de Pablo fue su prima

Florentina. El chico se quedó prendado de su belleza y no

dejó de comparar entre lo feo y lo bello de todas las cosas

y personas que fue conociendo. Siempre preguntaba por la

Nela pero ésta no aparecía. Pablo estaba fascinado con su

prima y se olvidó de todo. Los dos estaban de acuerdo y

felices en unirse en matrimonio.



XXI. LOS OJOS QUE MATAN

Teodoro había llevado a Marianela a la habitación de

Florentina y ahí era donde reposaba. Había dormido toda la

noche, pero Nela estaba muy débil. Estando los tres en la

habitación, irrumpió, sorpresivamente Pablo sin percatarse

de la presencia de las visitas. Empezó a hablarle a

Florentina de su belleza y de los deseos de casarse con ella.

Le habló de su arrepentimiento de haber estado enamorado

de la Nela. Cuando descubrió al médico y más tarde a la

chiquilla tirada en el sillón, Marianela develó su identidad y,

después de besar la mano de su antiguo amo, exhaló su

último suspiro. Teodoro aseguró ser el culpable de tal

desgracia por haber dado la vista a Pablo.



XXII. ¡ADIÓS!

Florentina le ofreció a Nela un hermoso sepulcro, riqueza

que no pudo brindarle en vida.

Personajes Principales:

Marianela: Era llamada Nela en honor a su madre, pero

realmente se llamaba Maria. Tenia 16 años, pero el cuerpo

de una niña de 12. Era muy fea, tenia el rostro pecoso y

delgado, frente pequeña y ojos negros. También tenia labios

pequeños y sonrisa fúnebre. Tenia una excelente

imaginación y un corazón de oro.

Pablo Penalguilas: Era un muchacho ciego, hijo de un señor

muy rico llamado Francisco. Era muy querido por todos, de

piel clara y suave, tenia la cara corneada con exquisita

finura, de hermosos ojos grandes. No llegaba a los 20 años

y al igual que Nela tenia una gran imaginación.

Teodoro Golfín: Era un medico oftalmólogo que cura a Pablo

de su ceguera. Era moreno, de pelo negro y rizado, ojos

negros y mirada brillante. Era muy terco con su lema

“adelante, siempre adelante”, tan bien tenia un buen

sentido del humor.

Personajes Secundarios:

-Francisco Penalguilas -Carlos Golfín -Sofía

-Florentina -Tanasio -Mariuca

-Pepina -Celipin -El Sr. Centeno

Frases Celebres

“Parecía la petrificación de una orgía de gigantescos demonios”

“Guapa como una estatua”

Personificación:

“Las piedras preciosas”

“Tranquila y oscura la noche”

“Chimeneas humeantes”

“Sonrió con tristeza”

“Próximos los unos, cercanos los otros”

“Un carpintero de los ojos”

“Inundada de gratos obreros”

“El engañoso claro oscuro de la noche”

“Hermoso como un hombre y viejo como un vegetal”

“Ni hablando, ni mirando, ni sonriendo”

“Ni huelo, ni oigo nada”

“Sepultura embellecida con las flores de la infancia”

“Machacaba el hierro como blanda pasta”

“El positivismo de las aldeas”

“El alma inundada de bondad”