Marianela; Benito Pérez Galdós

Literatura española contemporánea del siglo XIX. Narrativa realista. Novela del Realismo. Biografía. Ambiente minero. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Alex Ubago
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

BENITO PÉREZ GALDÓS

Novelista y dramaturgo español, uno de los escritores más representativos del siglo XIX, junto con Clarín y Emilia Pardo Bazán.

VIDA

El diez de mayo de 1843 nacía Galdós en Las Palmas de Gran Canaria, ciudad en que debía pasar su infancia y cursar sus estudios de Bachillerato . Fue el menor de diez hijos de Sebastián Pérez, un coronel del Ejército que había participado en le guerra de la Independencia, y de Dolores Galdós. Fue un niño reservado, interesado por la pintura, la música y los libros.

En ese medio familiar, de gente acomodada, adquirió Galdós el respeto que siempre tuvo hacia los sacerdotes y el cariño por los militares.

A los trece años empezó a estudiar el Bachillerato, curso 1857-58, y comenzó su formación intelectual, estudio de lenguas (latín, francés, inglés), literatura antigua, española y extranjera, historia, dibujo y pintura, música y ciencias. Años maravillosos de trabajo incesante, en los cuales comenzó la tarea que debía continuar sin interrupción toda su vida. Mientras aguzaba su mirada de observador en el dibujo y la pintura.

Escribió obras en prosa y verso, algún drama; en una exposición presento dibujos y una pintura; publicó en varios periódicos de Las Palmas. Su nombre era ya conocido cuando la llegada a Las Palmas de una prima le trastornó emocionalmente y sus padres decidieron que fuera a Madrid a estudiar Derecho, en 1862. En esta ciudad entra en contacto con el krausismo por medio de Francisco Giner de los Ríos, el cual le anima a escribir y le presenta en la redacción de algunas revistas. Se transforma en un madrileño que frecuenta tertulias literarias en los cafés, que asiste puntualmente al Ateneo madrileño, que recorre incesantemente la ciudad y se interesa por los problemas políticos y sociales del momento: se define a sí mismo como progresista y anticlerical.

En 1868 viaja a París y descubre a los grandes novelistas franceses. A su regreso traduce a Dickens, escribe teatro y, por fin, en 1970 se decide a publicar su primera novela, La Fontana de oro, con el dinero que le da una tía, ya que en esa época las novelas o se publicaban por entregas en publicaciones periódicas, revistas y periódicos, o corrían a costa del autor; la obra era todavía romántica pero en ella ya empezaban a verse sus ideas radicales que aflorarán en el decenio siguiente. En estos años comienza a escribir los Episodios nacionales, en la década de 1880, su época de máxima creación. También en estos años se compromete activamente en política, ya que de 1886 a 1890 es diputado por el partido de Sagasta, aunque nunca pronunció un discurso. A pesar de la oposición ultracatólica que no le perdonó haber escrito Doña Perfecta (1876), un panfleto anticlerical, fue elegido miembro de la Real Academia Española. El paso de los años le daban brío y en 1892 se entregó a la reforma del teatro nacional. El estreno de Electra (1901) supuso un acontecimiento nacional: al acabar la representación los jóvenes modernistas (véase modernismo) acompañaron al autor hasta su casa en loor de multitud. En 1907 volvió al Congreso, como republicano, y en 1909 con Pablo Iglesias, fue jefe titular de la “conjunción republicano-socialista”. Su izquierdismo fue el causante de que no se le otorgara el Premio Nobel. En 1920 murió ciego y pobre en Madrid, su ciudad de adopción.

OBRA

La obra de Galdós se caracteriza por su marcado y nítido realismo. Él es un gran observador con toques geniales de intuición que le permiten reflejar tanto las atmósferas de los ambientes y las situaciones que describe como los retratos de lugares y de personajes. Se sirve del lenguaje para identificar a sus personajes y esto ha hecho que muchas veces se le acuse de lo que no es: usa un lenguaje ramplón cuando describe o habla un personaje ramplón. Galdós dividió su obra en “Episodios nacionales”, “Novelas españolas de la primera época” y “Novelas españolas contemporáneas”. Además hay que considerar su teatro.

ARGUMENTO

ARGUMENTO GENERAL

Un día llega al pueblo de Socartes, un célebre médico llamado Teodoro Golfín, que en su llegada se encuentra con un chico joven que es ciego y que se llama Pablo. Pablo Penánguilas era una persona con mucha imaginación, como un intelectual, que era capaz de imaginarse un mundo distinto al de la realidad, como en mucha ficción. Nela que era una mujer que no había conseguido desarrollarse físicamente, hace de lazarillo de Pablo. Nela a pesar de ser fea físicamente, hace de lazarillo de Pablo. Nela a pesar de ser tan fea físicamente, es muy buena persona, con un alma buena y romántica, que conseguirá establecer una relación amorosa entre ellos dos, y Pablo le hará unas hermosas declaraciones de amor. Nela que ha conseguido deformar la realidad le hace pensar a Pablo que ella es una mujer hermosa, como todas las demás con la misma belleza femenina. Nela al enterarse de una posible cura se asusta porque no quiere que Pablo descubra su fealdad. Ante esta situación acude la prima de Pablo, Florentina, que goza de una increíble belleza, y muchos hombres, entre ellos Pablo, la desearían. Como el padre de Pablo quería que su hijo recuperara la vista, se inicia la operación y resulta exitosa. Nela pretende huir por vergüenza. Pablo impresionado por la belleza de su prima se casa con ella, aunque se acuerda de Nela y pregunta sin cesar por ella. Pablo consigue ver a Nela, pero ella no puede soportar la vergüenza de ser tan fea y de no ser como Pablo esperaba. Entonces muere de pena, de dolor, de vergüenza al no poder soportar su propia fealdad.

ARGUMENTO POR CAPÍTULOS

CAPÍTULO I

El señor Teodoro Golfín se ha perdido en su camino y busca impacientemente las minas de Socartes. Golfín se repite constantemente que se ha perdido a causa de su adelante, siempre adelante. Él se sorprende, ya que no encuentra a nadie en el camino que pueda guiarle correctamente. Al llegar a un talud, Golfín escucha el canto de una muchacha y lo encuentra preciosismo. Una figura humana llama la atención de nuestro viajero, que esta arrepentido de haber decidido ir andando, era un ciego, que con mucho gusto lo quiso guiar.

CAPÍTULO II

El señor Golfín es guiado por el ciego mientras entablan una conversación. En un momento dado, Golfín le pregunta a Pablo, que así es su nombre, si es ciego desde nacimiento, entonces él le responde que sí.

El ciego guía a Golfín por diversas zonas de las minas y nos podemos dar cuenta de la asombrosa inteligencia que tiene el joven, ya que conoce todo cuanto le rodea. También los acompaña Choto, el perro Lazarillo del ciego. Una vez ya han salido de las minas el doctor vuelve a escuchar la melodiosa voz que antes había oído. Entonces le pregunta al ciego de quién es esa bonita voz, a lo que el ciego responde gritando a la Nela. Pablo le cuenta a Golfín que Nela es su Lazarillo. Vuelven a entrar en las minas, y el ciego le explica todo sobre ellas, tramo a tramo.

El ciego le pide a Nela que acompañe a Golfín al extraviado. Golfín le da las gracias al ciego ya que este se ha de marchar porque su padre lo llama, Golfín también le dice que espera que sean buenos amigos y que es hermano de Carlos Golfín.

CAPÍTULO III

El señor Golfín y Nela entablan una conversación, en la que él le pregunta la edad a Nela, a lo que ella le responde que tiene dieciséis, a lo que el doctor añade exaltado que su cuerpo es de una niña de doce años. También estudia el rostro de la muchacha, y se da cuenta que Nela tiene una mala alimentación.

Marianela le dice al doctor que ella no trabaja ya que según lo que dice no sirve para nada. Ella también le cuenta que le describe a Pablo todo aquello que no puede ver, y él dice que le ha dado esperanzas al padre de Pablo para una posible operación con éxito, para que pueda llegar a ver. Finalmente el doctor puede ver a su hermano.

CAPÍTULO IV

En este capítulo se describe el ambiente en el cual vive Nela, en la morada del Señor Centeno. Marianela vivía en la casa con los centenos mayores y los hijos de estos: Mariuca, Pepina, Tanasio y Celipín.

En el capítulo también hay una breve descripción de cada uno de los habitantes de la casa. Marianela tiene una muy buena relación con el pequeño de la casa, Celipín, el cual quiere llegar a ser alguien en la vida. Ana es la mujer que manda en la casa. Nela tiene que dormir en una cesta y en la casa no la aprecian como es y jamás ha oído una palabra de cariño, sino todo lo contrario, siempre escucha palabras de pena.

CAPÍTULO V

En este capítulo básicamente se describe una jornada de trabajo en las minas de Socartes, lo que cada empleado hace en su puesto correspondiente.

Marianela va a buscar a Pablo; se describe muy a fondo este personaje caracterizado por su ceguera, también se le da mucha importancia a su padre: Don Francisco de Penáguilas, este es un hombre adinerado, y hará todo lo que este en sus manos para que algún día su querido hijo pueda llegar a ver.

CAPÍTULO.VI

Nela y Pablo salieron a pasear por el campo junto con la compañía de Choto. Nela expresa muy bien sus sentimientos hacia el bueno de Pablo.

Pablo y Nela hablan de muchas cosas y temas, como por ejemplo: de la religión, el Sol, de la Virgen...

A Pablo le haría mucha ilusión que su padre enseñara a leer a Nela, pero esta ilusión y este entusiasmo se rompe cuando le pregunta a Nela como es, ella no sabe que responderle y opta por calla, ya que esta pregunta había sido como una puñalada para ella.

CAPÍTULO VII

Pablo y Nela se detuvieron entre un grupo de nogales. Mientras, Pablo empezó a explicar su infancia. Pablo, también explica que Dios le quitó la vista, pero que a cambio le ha dado una memoria muy buena y feliz. Pablo explicó su teoría sobre lo que pensamos y como pensamos. Nela, con todos estos pensamientos y explicaciones se hizo un lío, ya que no entendía nada.

El ciego le explicó a la Nela que la noche anterior le dijo a su padre que la Nela era muy bella, y él se echo a reír. Pablo no entendió muy bien la actitud de su padre. Los dos continúan hablando de sus cosas, hasta que Pablo empieza a halagar la gran belleza de su lazarillo. A todo esto, Nela no decía nada, y por primera vez ella se sentía preciosa. Así que decidió mirarse en el reflejo, pero al verse su corazón se partió, ya que se decía que era muy fea, un monstruo.

Marcharon a casa cogidos de la mano. Al llegar allí, vieron a su padre con dos hombres: Carlos y Teodoro. Mientras todos entraban en la casa, la Nela se quedó a fuera inmóvil, hasta que don Francisco la invitó a entrar.

CAPÍTULO VIII

Era un día con el tiempo bastante mal, así que decidieron no hacer un paseo demasiado largo. Durante el camino, Pablo le contó que el doctor Teodoro intentaría curar su ceguera. Pablo esta muy contento de saber que quizás pueda ver a su querida Nela.

Después de hablar durante un buen rato, prosiguieron su paseo por el camino de la mina, hasta que se detienen en las entrañas de la Trascava. Nela le dice que algunas veces escucha en ese mismo lugar escuchaba voces que le decían: “Hija mía, ¡qué bien se está aquí!” No pudo evitar las tentaciones de mirarse en un trozo de vidrio. En cuanto se miro no pudo reprimir que se le cayeran unas lagrimas. Pablo estaba allí para consolarla. Hablando y hablando, Pablo no pudo soportar el cansancio que tenia y acabo durmiéndose sobre Nela, después que ella le cantara una bonita nana.

CAPÍTULO IX

Mientras Teodoro esta aburrido, decide dar un paseo para examinar la zona que le ocupará todo el día. Una vez llegada la noche, todos los Golfines se ponen a hablar sobre su infancia. Habían nacido en la clase más humilde, luchaban por salir de la ignorancia y de la pobreza. Teodoro era el hermano mayor. Se hace una descripción de Teodoro: dice que es como un león negro. Él piensa que su familia procede de Inglaterra, ya que sus apellidos así lo parecen. En inglés, Gold significa oro, y to find hallar. En nuestro idioma, su apellido sería Buscador de Oro. Su hermano Carlos es un bendito hombre, muy pacífico y estudioso. Su mujer se llama Sofía, y es de regular belleza a causa de su lamentable obesidad. Su obsesión

era tocar el piano correctamente. El matrimonio no tenía ningún hijo. Tenían un perrito llamado Lili, muy mimado. Lili era un perro de raza Toy Terrier,.

Una tarde de septiembre, Carlos, Teodoro, Sofía y Lilim decidieron dar un paseo. Lili se puso entre unas hierbas para ver quien estaba por ahí, entonces apareció la Nela, lo que Sofía la culpo, e hizo que lo buscara. Teodoro defendió a Nela, y reprochó a Sofía de que no le hubiera comprado unos zapatos. Carlos también la defendió.

En este capítulo se descubre, que la madre de Nela se suicidó en aquel lugar dónde ella escuchaba las voces de su madre.

A la Nela le sangran los pies a causa de haberse metido entre las hierbas. El doctor la cura y la lleva en brazos para que no se lastime más.

CAPÍTULO X

Teodoro cuenta la dura infancia que tuvieron los Golfines. Teodoro sirvió a muchos amos, y con las propinas que le daban tenia para comprarse algunos libros, pero Sofía le decía que todo lo que contaba era muy exagerado. Sintió una gran afición por la medicina, cosa que decidió intentar. Los dos hermanos empiezan a recordar anécdotas de su infancia. Una de estas anécdotas que recuerdan, es cundo Teodoro trabajaba en una barbería, y este un día le dio dos entradas para ir al teatro, al que fueron los dos. Carlos tuvo la mala suerte de coger una pulmonía, que si no hubiera sido por un profesor de la Facultad lo mas seguro es que hubiera muerto.

Teodoro acabó siendo un buen médico, al que la humanidad necesitaba. Después, cuando ya ganaba mucho se fue a América.

CAPÍTULO XI

Todos llegan a casa de don Francisco. El doctor dice que con el examen que le hizo el día anterior a Pablo ya era suficiente, que no hacía falta realizar otro. Todos tenían su vaso de leche, excepto Nela. El bueno de Teodoro dio su vaso de leche a la pobre Nela. Al beberse el vaso de leche, le dejó un bigotillo blanco en el labio superior, lo que provocó las risas de Sofía.

Don Francisco estaba muy preocupado por su hijo, ya que este no conocía el mundo real, y sus ideas estaban llenas de mil errores. Teodoro le decía a Pablo que Nela era guapa, ya que este lo creía. Teodoro cogió un pañuelo y le limpió el bigotillo de leche.

Don Francisco lo único que quiere y desea es la felicidad de su hijo, que esta prometido con Florentina, la hija de su hermano Manuel, y que según él es mas bella que la Virgen María.

Teodoro no asegura al cien por cien que Pablo recupere la vista, aunque se puede intentar.

CAPÍTULO XII

Todos se acostaron en sus respectivas casas. Nela dio a Celipín los dos duros que el doctor le regaló, se puso loco de alegría y se lo agradeció mucho. Celipín tiene algo muy claro en esta vida, y es que quiere llegar a ser alguien en el futuro. Se empezaron a imaginar como sería él de mayor, como todo el mundo lo conocería y hablar mucho de él. Mas adelante, se marcharía de casa para poder ser alguien, y cuando regresara lo haría con regalos para todo, también para Nela.

Celipín dijo a la Nela que se fuera con él, ya que como Pablo recuperaría la vista, este ya no necesitaría su ayuda. Nela no dijo nada al respecto.

CAPÍTULO XIII

En este capítulo, el autor entra en los pensamientos de Nela. Hace previamente un repaso de su historia psicológica. Recuerda que Nela carece de instrucción en su edad primera y que no ha gozado de las sugestiones cariñosas que endurecen el espíritu de un modo seguro al conocimiento de ciertas verdades. Es por eso que Nela se había formado en su imaginación un orden de ideas muy singular. Su espíritu es comparado con los pueblos primitivos, ya que al igual que ellos, Nela era dominada por los sentimientos y la fascinación de lo maravilloso.

Al entrar en los pensamientos de Nela se puede comprobar que no ignoraba completamente todo lo de su alrededor, ya que no ignoraba en absoluto el Evangelio. Nela hablaba y pedía a la Virgen que la devolviese bella para que Pablo la pudiera mirar sin irse después.

CAPÍTULO XIV

Nela, al despertarse hace una oración a la Virgen María. Mientras pensaba en todo lo que le había sucedido el día anterior, se dirigía a Aldeacorba de Suso. Ella sabía que aquella sensación que le producía la Virgen era muy buena, por eso cuando la vio recogiendo moras, vestida con corbata y ropas de clase alta de la época, se quedó petrificada. Entonces oyó una voz que decía: “¡Florentina, Florentina!”. Era Manuel Penáguilas y la chica tan bella que parecía la Virgen María era su hija Florentina. Después de tomar chocolate y tener una breve conversación, propusieron a Pablo, Florentina y Nela que fuesen a pasear porque era el último día que don Teodoro permitía salir al ciego.

CAPÍTULO XV

Pablo dijo a Nela que a su prima Florentina le gustaría ver las minas, entonces fue cuando decidieron ir a pasear los tres para verlas. Florentina les dice que todo aquello es precioso y que estaría encantada de pasar toda su vida en aquel lugar. Florentina contemplaba el espectáculo muy sorprendida y lo que más le llamo la atención fueron las rocas cretáceas.

Durante el paseo sacaron muchos temas de conversación, entre ellos el de la belleza, en que Nela se quedó muy callada.

Florentina cuenta a Nela que cuando Pablo recupere la vista se casaran, y que Florentina cuidará de Nela como si fuera hermana suya, ya que la felicidad que tenía Pablo se debía a su lazarillo.

CAPÍTULO XVI

En este capítulo básicamente se habla del inició de la operación de Pablo, como el doctor emprende la delicada operación del vendaje, como es incomunicado al exterior, excepto para su padre, y como la Nela preguntaba por el incansablemente, pero estos no la dejaban pasar de la puerta. Florentina se preocupa mucho por Nela, y le dice que ella la cuidará y la convertirá en una mujer de provecho.

Por fin le quitan la venda a Pablo, pero Nela al saber la noticia esta más muerta que viva, ya que él llegará a ver su fealdad.

CAPÍTULO XVII

Pablo ya ha recuperado totalmente la visión, ya no es ciego. Todo el pueblo ya sabe la buena noticia, y se alegran mucho por él. La única que con este hecho lo esta pasando muy mal es la pobre Nela, que no quiere que su dueño, su amado la vea, ya que siente vergüenza de su físico.

Nela vagabundea mucho por el pueblo, ya que no sabe que hacer ni a dónde ir, esta muy perdida. Lo único que tiene Nela seguro es que no va a ir a visitar a Pablo.

Florentina le pregunta porqué no le quiere visitar ya que él esta muy intrigado por verla, ella solo le puede contestar que no puede.

CAPÍTULO XVIII

Nela continuo vagando todo el día, hasta que por la noche se acercó a la casa de Aldearcoba. En aquellos alrededores se encontró al señor Celipín, que decía muy convencido que iba a los Madriles del Rey de España a servir en una casa de marqueses y condeses, y que ella también iría y trabajaría. Los dos estaban paseando, cuando de repente Nela, soltó que ella no iría, y que no insistiera, ya que no la convencería. Vistas las circunstancias Celipín emprendió el viaje sólo. Nela cayó al fondo de la Trascava resbalando por la sima, pero todo quedó en un susto que no llegó a ser una tragedia.

CAPÍTULO XIX

Nela explica al doctor que ella quiere irse con su madre al otro mundo. El doctor le respondió con un largo discurso que sirvió para tranquilizarla. Nela quería suicidarse porque decía que no servía para nada y prefería morir y rencontrarse con su madre. El doctor intentó convencerla para ir con la familia y que su amo la viera, pero esta decía que él ya no la querría más. Nela no quería marchar y, pálida y descompuesta se desmayó; Golfín la cogió a hombros y la llevó a Aldearcoba, donde se encontraba en la casa la señorita Florentina.

CAPÍTULO XX

Este tema hace un recordatorio retrocediendo unos días y viendo las reacciones que tuvo Pablo los primeros días de poseer el sentido de la vista. Cuenta como reaccionó locamente al ver la belleza de su prima Florentina, de la cual no se quería separar en ningún momento porque decía que era lo más precioso que existía en el mundo. Se explica también que Pablo deseaba con mucha ansia ver a su buena amiga Nela, y no se explicaba el porqué de su huida

CAPÍTULO XXI

La Nela se despierta después de una noche llena de suspiros, y los primeros que la vieron fueron Celipín y Florentina, que estuvieron hablando con ella. Don Manuel explica a su hijo, que Pablo hace bien de querer a su prima, ya que ahora sabe lo que es la belleza. Pablo finalmente ve a Nela, y esta le besó la mano repetidas veces y luego cayó y, dándola ya por muerta, volvió poco tiempo después a dar señales de vida, y aunque el médico hizo todo cuanto tenía a su alcance, no tardó mucho en fallecer por una causa desconocida que apunta a ser de amor.

CAPÍTULO XXII

Se habla del día del funeral y de los posteriores días y meses. En el día de su entierro fue curioso que asistiera mucha gente y que pensaran que era bella. Fue enterrada como si hubiera sido un mito, con ropa cara, fu un entierro como los que se les hace a los ricos. Nació pobre, vivió pobre, pero fue enterrada en la riqueza.

La personalidad de esta chica y sus hechos fueron una lección para la gente e incluso los turistas prestaron atención a la tumba de Marianela. La Nela fue centro de atención en varios libros y diversas revistas y periódicos, entre ellos el Times.

PERSONAJES

Los personajes son presentados por el narrador

-Protagonista: Marianela

-Secundarios principales: Pablo, Teodoro Golfín.

-Secundarios: Florentina, Francisco Penáguilas, Carlos Golfín, Celipín.

-Terciarios: Manuel Golfín, Dña. Sofía, familia Centeno.

-Contrastes:

Teodoro (realista, hombre de ciencia) / Pablo (idealista)

Teodoro (consciente, se preocupa por Nela, dice las cosas tal y como las piensa)/ Sofía (cínica, hipócrita, se preocupa más por su perro que por Nela.)

Sofía/Florentina: ambas practican la caridad, pero sólo Florentina es realmente caritativa. A Sofía la encanta comportarse como una señora, mientras que Florentina huye de convencionalismos y de “clases sociales”.

Francisco/Manuel Penánguilas: Francisco representa la sencillez frente a la burguesía, pomposidad y falsa apariencia que quiere dar su hermano Manuel.

Nela/Celipín (capítulo XVIII): Celipín es todo decisión: ni nadie ni nada le frenará en su empeño de ir a Madrid, mientras que a Nela la nostalgia y el sentimiento hacia su tierra la hace echarse para atrás y no acompañarle.

Nela/Golfín (capítulo XIX): Nela es pesimista y sobrevalora la belleza exterior, todo ello debido a una falta de educación, de valores y de cariño, mientras que por el contrario Teodoro Golfín, siempre optimista, intenta animarla haciéndole ver que hay más cosas aparte de la belleza, todo esto se lo ha hecho ver la educación y la religión, cosas de la que Nela carece.

-Semejanzas:

Celipín/Teodoro Golfín: ambos provienen de familias humildes, pero eso no les ha sido impedimento para hacer lo que fuera con tal de estudiar.

Florentina/Teodoro Golfín: son los que realmente han ayudado a Nela y los que han sabido ver su belleza interior.

Breve descripción de los personajes

MARIANELA

Chiquilla idolatrada. Era huérfana, ya que su madre se suicidó .Tenía el rostro delgado, muy pecoso, todo de manchitas parduscas. La frente era pequeña, la nariz algo picudilla, los ojos de color negros. Su pelo era dorado, oscuro, había perdido un hermoso color a causa de la continua exposición al polvo, al sol y al aire. Sus labios eran muy pequeños y su sonrisa parecía a la de un muerto. Tenía mucha facilidad para deformar la realidad, y hacer imaginar cosas que no eran ciertas.

Era fea, aunque tenía un gran corazón, sufre en silencio. Representa al amor y el naturalismo.

PABLO DE PANÁNGUILAS

Era ciego, rico, bondadoso, inocentón, amoroso y muy simpático.

Tenia la piel suave, se mantenía derecho, con la cabeza inmóvil, los ojos parecían que estaban clavados y fijos. Su cara parecía de marfil, corneada con exquisita finura, la tez de su piel parecía la de una doncella. Sus ojos eran hermosísimos, grandes y rasgados. La edad no llegaba a los veinte años, su cuerpo era sólido y airoso. Era un chico de gran capacidad intelectual, y se imaginaba un mundo muy distinto al real.

TEODORO GOLFÍN

Era moreno, tan inteligente como sensual, labios gruesos, pelo negro y rizado, una mirada muy brillante. Su cara era grande y redonda, su frente huesuda y con una melena corta.

Era el médico especialista en los ojos, el cual tenía que curar a Pablo.

FRANCISCO DE PENÁNGUILAS

Era el padre de Pablo, era un hombre bastante bueno, muy discreto, bondadoso, afable y honrado. Era muy rico y respetado por los otros propietarios ricos del país. Era de un noble sentimiento. Divertía a su querido hijo leyéndole cuentos y lecturas, le trataba con mucho esmero, se preocupaba por su salud y por su educación cristiana. Luchó por y para la felicidad de su hijo.

FLORENTINA

Era la prima de Pablo. Poseía una gran belleza, muy parecida a la de la Virgen María. Era una persona con sentimientos, bondadosa y cariñosa. Finalmente acaba casándose con Pablo.

Quería cuidar de Nela, ya que le gustaba mucho ayudar a las personas mas pobres y necesitadas.

CARLOS

Era un hombre bendito, muy pacífico, estudioso y cumplía siempre su deber. Apasionado por la mineralogía y la metalurgia. Era el hermano de Teodoro.

SOFÍA

Excelente señora, de mediana belleza, reducía su expresión por una tendencia a la obesidad.

Era egoísta cómoda

TANASIO

Era un hombre apático. Le faltaba carácter y ambición. Ignoraba todo tipo de travesura, de toda contrariedad, de cualquier placer, de toda pena, aquel joven se iba convirtiendo en alguien cada vez más grosero.

MARIUCA Y PEPINA

No carecían de encantos, siendo sus principales su juventud y robustez. Vestían de falda corta, mostrando sus pantorrillas y en el carnoso pie descalzo, tenían las cabezas rudas.

CELIPÍN

Es el único de la familia que quiere ser algo en la vida.

OPINIÓN PERSONAL

Es una obra en la cual he hayado dificultad para entender algunas palabras ,muy pocas, ya que no se suelen emplear en el castellano de hoy en día, en algunos momentos me ha resultado pesada porque tiene muchas descripciones, pero está bastante bien redactado y usa un lenguaje coloquial y bastante social.

Aun así, es bastante trágico. Marianela, después de todo lo que hizo por Pablo, no se merecía ese final, era muy joven para morir. Lo que tendría que haber hecho era irse a estudiar con Celipín, porque al final del relato Pablo se nos muestra como un narcisista que sólo admite la belleza y no sabe reconocer los encantos de Marianela. No se parece en nada le Pablo del principio de la obra al del final, es totalmente todo lo contrario, yo creo que sin vista hubiera quedado mejor.

GÉNERO

El género literario es épico, porque es una historia de una narración muy extensa con personajes importantes, que se necesitan para comprender la obra.

El subgénero es prosa por la forma que tiene de narrar los conceptos, el lenguaje empleado es bueno para expresar, sobre todo los sentimientos. ( de los personajes)

Por una parte el texto es narrativo. Nos narra la vida de los personajes durante un buen período de tiempo. También es de carácter descriptivo, porque nos describe el pueblo de Socartes, los personajes y sus sentimientos. Lo último me parece que es progresiva ya que a medida que avanza el libro también avanza la vida de los personajes.

VOCABULARIO

-Crepúsculo: claridad de la luz del sol al amanecer.

- Pedrusco: pedazo de piedra sin labrar.

- Algazara: ruido, gritería de la voz o voces de una o varias personas.

- Mirlo: gravedad y afectación en el semblante.

- Criba: instrumento para cribar compuesto de un cerco de madera al cual está asegurado un cuero agujereado o una tela metálica.

- Ingente: muy grande.

- Borla: insignia de los graduados de doctores y licenciados en las universidades.

- Gañán: hombre fuerte y rudo.

- Lacónico: breve, conciso, que expresa el pensamiento en pocas palabras.

- Reyerta: lucha.

- Tapia: muro de cerca.

  • Pléyade: grupo de personas señaladas, que florecen por el mismo tiempo.

ANÁLISIS DEL AMBIENTE

La obra se desarrolla en el Norte de España, en una zona minera, triste y de grandes acantilados. Llamado Aldearoba, especialmente en las Minas. La ultima parte de la obra tiene lugar en la casa de Pablo. También hay una parte de la obra que ocurre en la casa de los Centenos, donde residía Marianela.

La obra íntegramente transcurre en unos dos meses. Externamente nos podemos dar cuenta de que fue alrededor de los años 1860. Porque es lo que pone en la lapida de la tumba de Marianela. Todo transcurre entre los meses de Septiembre y Octubre de ese mismo año que no se sabe bien su exactitud. Hay evocaciones retrospectivas.