Marginación

Trabajo social. Barrios. Guetos. Discriminación. Escuela. Violencia. Familia. Delincuencia. Educación. Intervención. Asistencia. Inmigración

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Formación Superior en Psicología Aplicada a las Organizaciones
EducaciOnline
Una efectiva comunicación es la clave para el buen desarrollo de cualquier empresa. Para ello, se necesitan...
Solicita InformaciÓn

Executive Master en Administración y Dirección de Empresas
CESMA Escuela De Negocios
El Executive MBA de CESMA Business School es un programa avanzado y exigente dirigido a profesionales con experiencia...
Solicita InformaciÓn

publicidad

El orden de las cosas

Pierre Bourdieu

Pierre Bourdieu comienza el texto adentrándonos en una pequeña ciudad al norte de Francia, concretamente un edificio en penosas condiciones.

En este lugar viven dos amigos de diferentes procedencias geográficas, uno de ellos, François, hijo de inmigrantes procedentes de Argelia. Su familia “se gana bien la vida”, su padre trabaja como operario analizador en una planta química, tanto sus padres como sus dos hermanos alientan a François a estudiar, pero que no han hecho todo lo posible para que este continuara su formación.

Bourdieu habla de la formación de su padre quien lee y escribe deficientemente y su madre que es iletrada, hablan árabe en su domicilio familiar.

El otro chico, Alí, es hijo de un obrero marroquí, llegó a Francia con su familia a finales de los años setenta, cuando el tenía 8 años. Este cambio será lo que provocará el desviación de Alí en sus estudios.

Se trata de un joven que llega ignorando por completo el francés, su padre iletrado, y su madre apenas sabe leer y escribir, Ali aún lee como un “robot”, lo que le provoca cierta vergüenza, causa que puede explicar su actitud de “duro” en el colegio y de su conducta revoltosa.

Pierre para que los dos jóvenes encuestados haben con confianza, explica que su condición de sujeto neutral, por su desvinculación total al cuerpo policial o judicial.

La entrevista realizada se desarrolla en un ambiente favorable debido a la estrecha relación que mantienen François y Alí, quienes en su situación de exclusión se apoyan mutuamente, ya que viven las mismas experiencias.

El lugar donde viven favorece su situación d exclusión debido a la falta de medios de transporte y la escasa economía que poseen para tomar transportes publicos, por lo que sus relaciones sociales e influencias se reducen a sla gente de su barrio, quienes tienen los mismos problemas. Y por lo tanto los sitios a los que acuden en su tiempo ocioso se lleva por los mismos con los que se relacionen por lo que sus posibilidades para conocer otra clase de gente o “rehacer su vida con chicas para dejar de hacer estupideces” (faltas) es improbable.

Esto les hace que las abundantes horas que pasan juntos se aburran y cometan diversos tipos de faltas y delitos.

Alí sufre un proceso de estigmatización por ser árabe, su entrada le es vetada en lugares públicos, como discotecas, boleras…

Aquí su amigo François realiza un papel muy importante al apoyarle y luchar por ello, buscando soluciones para su posible entrada o yéndose con él a otros sitios. Esta estigmatización hae que cuando ambos realicen alguna falta o delito, Alí siempre sea el acusado.

En el tema laboral, estos 2 jóvenes contestan a Pierre con un rotundo “Aquí no hay trabajo”.

Se trata de 2 jóvenes influidos por el ambiente negativo que les rodea, cometen robos de pequeñas cosas para sacar algo de dinero, tienen ganas de mejorar su vida pero le faltan los medios, ayuda y orientación para ello. Se deja entrever a lo largo d ela entrevista cuando se habla de drogas o de personas de su entorno que realizan actos delictivos y vandálicos su total rechazo.

Una familia integrada

Patrick Champagne

María D. de 50 años, vive en Villeneuve, es española y vino a Francia en los años 60 con 18 años buscando empleo, trabajó en el campo, en una planta de recuperación de trapos, sus hermanos y hermanas se trasladaron allí también.

Encontró pareja española, el cual estaba en su misma situación , trabaja como chapista. Se casaron y tienen dos hijos de 24 y 16 en el momento de realización de la entrevista.

María D. actualmente realiza tareas domésticas en casa de familias acomodadas.

Viven en Villeneuve en una urbanización en la periferia construida hace 20 años.

María es una figura local y una persona elocuente. Se le considere una representante de las familias vecinas que viven con total normalidad.

Esta entrevista tiene un enfoque interesante, es una mujer activa, militante del Partido Comunista y de la asociación de locatarios.

María D. expone que la principal causa de los problemas es la desocupación de los jóvenes y el aumento de cohabitación entre la población europea y árabe. Aunque hace una puntualización acerca de que está a gusto porque conoce gente buena, y que gente mala hay en todos lados.

Mantiene la esperanza de volver a España, su permanencia en Francia es provisional hasta que acumularan el dinero suficiente para regresar.

Es un núcleo familiar que ha sabido mantener alejado a sus hijos de los jóvenes delincuentes del barrio, siempre ha considerado que la formación de sus hijos era insdispensable.

Maria D. revela también que las mujeres magrebíes tienen un modelo d evida familiar diferente, estás se someten a la dominación masculina, no aprenden francés.

Estos inmigrantes son muy diferentes a los inmigrantes europeas, salen poco de casa y no son participativas, a las reuniones y comidas celebradas en el barrio solo asisten los hombres.

Los inmigrantes europeos al tener más formación es más selectiva que los inmigrantes magrebíes, por lo que el ascenso social es más probable.

Otra diferencia es que los inmigrantes magrebíes suelen tener más número de hijos por lo que el control de los hijos es mucho más difícil, lo que hace que sean familias más problemáticas y la formación es mucho más difícil como explica de manera excelente en el siguiente párrafo:

“ Esas estrategias de la fecundidad están poco adaptadas a las exigencias de la reproducción o el ascenso social en las sociedades desarrolladas, en las que la formación de los jóvenes implica una inversión importante y de larga duración que es prácticamente inalcanzable para las familias obreras con cantidad elevada de hijos”.

Pero su mirada hacia estas familias es una mirada comprensiva y exasperada, los entiende porque se siente indentificada por su experiencia personal.

Aunque también se enoja porque sufre las agresiones de esos mismo jóvenes.

A pesar de todo María sigue participativa como militante de política y asociación ascendiendo socialmente.

María D renuncia a conformarse con esta situación y pone de relieve que la lucha es el mejor método para solucionar poco a poco los problemas

Una mala ubicación

Gabrielle Balazs

Gabrielle Balazs realiza una entrevista a la Señora Tellier, de 51 años, presidenta del Comité de defensa de los comerciantes de su ciudad.

La Señora Tellier fue educada en un ambiente familiar muy aficionada al deporte, por lo que montó una tienda de artículos deportivos en un barrio con alto riesgo de robo.

La tienda sólo duro un año, la quemaron un grupo de jóvenes muy conflictivos del bario. Los artículos de esta tienda eran muy deseados y caros para estos jóvenes, por lo que poner esta tienda en este barrio era una provocación para estos, quienes no tenía dinero para comprar los artículos que la Señora Tellier vendía.

Junto a la tienda de la Señora Tellier, también sufrieron estos daños las tiendas de los alerededores.

La Señora Tellier realizó varios intentos frustrados para proteger al barrio de estos incidentes desde su posición de presidenta del comité de defensa de los comerciantes. Pero este no era el único problema, sino que también se consumía droga y ocupaciones en la zona, problemas que también defendió la Señora Tellier, lucha también truncada ya que la policía hizo caso omiso de las denuncias.

Estos problemas la Señora Tellier los atribuye no a la naturaleza de las personas sino a la política que se realiza, a la pasividad de la policía y sobre todo a los factores sociales que se dan en el lugar.

La rehabilitadión

Gabrielle Balazs

En este texto Balazs realiza una entrevista al señor Hocine, supervisor de máquinas en una compañía química, es tunecino y uno de los que más lleva viviendo en la urbanización.

Hocine llegó a la urbanización en los años 80, comenta que cuando llegó a la urbanización donde vive actualmente, era complicado conseguir vivienda, el consiguió entrar debido a una amistad en el mundo del fútbol, donde estuvo un tiempo jugando.

Continúa diciendo que su señora procura que sus hijos se eduquen dentro del hogar familiar, y evitar así que entren en contacto con los jóvenes peligrosos del barrio, para que no caigan en el mundo de la droga, violencia, delincuencia… Su mujer quiere mudarse para evitar estas preocupaciones y vivir más tranquilamente, pero Hocine se empecina en seguir allí, dónde han vivido siempre y también por no abandonar por lo que ha luchado. El principal objetivo de la familia es procurar una buena educación y formación para sus hijos.

Según ellos estos barrios llamados guetos, no se forman por la naturaleza de las personas, sino por la acción política y social, y por la necesidad de que entre dinero de cualquier manera.

En esta urbanización hay una gran diversidad de culturas, magrebíes, árabes, argelinos, marroquíes, españoles, portugueses… pero dentro de estos solo se consideran inmigrantes los no europeos. Por ellos cuando se utiliza el término inmigrantes los no europeos se ofenden con toda razón. Cuando en realidad es Francia quien en un momento determinado los necesitó para la construcción del país.

Los vecinos convocaron un comité, con el señor Hocine como portavoz. Fue por aquel entonces cuando aumentaron los alquileres de los apartamentos de la urbanización, antes aún de terminar las obras previstas. Pero los problemas llegaron con los nuevos inquilinos. Con los jóvenes que por culpa de sus padres tienen una desviación de comportamiento.

El entrevistado defiende la imagen de la urbanización, y no acepta que la conciban como un gueto, definición dada en televisión, tras la cooperación de Hocine y los vecinos en el reportaje, la emisión del programa se redució de una hora a 7 minutos, cuyo información era más negativa que positiva porque les convenía en ese momento emitir ese tipo de reportaje. Hocine reprocha al periodista su preferencia por el morbo en el reportaje, y por lo mal que había tomado en cuenta la colaboración desinteresada de los vecinos, mediante una carta. El sr. Hocine recibió una contestación del periodista prometiendo un nuevo reportaje en un futuro.

Afirma que los periodistas consideran que Francia “es un gueto-ciudad-dormitorio”, y él los acusa de ofrecer una información mentirosa, ya que esconden la verdad, y fabrican un relleno para complicar aún más la imagen. “Todo lo que se dice sobre los suburbios es falso”. También asegura que la prensa ha culpado a los jóvenes de la urbanización, “hubo jóvenes de acá, pero la mayoría vinieron de fuera”. Desde entonces nada benefició al Frente Nacional.

Por último, Hocine dice ser militante por el civismo perdido. Al luchar (lo hizo en varios frentes) por rehabilitar la imagen del barrio y no darse nunca por vencido, al ser un militante irreprochable, la sociedad quiso comprarle ofreciéndole una vivienda más grande, pero él no la aceptó. Apostaba por la reeducación de los habitantes de la urbanización para así limpiar la imagen de un grupo obrero más solidario, y también con ello rehabilitar la imagen de los inmigrantes en Francia, que según él, “deben ser irreprochables e incluso ejemplares”.

La última diferencia

Patrick Champagne

Champagne realiza una entrevista a Raymond, Christian y Thierry (su esposa Sylvie intervendrá espontáneamente mas tarde en la entrevista) , son conserjes de una urbanización. Es un trabajo bien posicionado, aunque los problemas que tienen en ocasiones les provoca un estrés irritable. Por su trabajo son los primeros que están expuestos a los peligros que provocan los delincuentes del barrio. Por su trabajo son los que mejor pueden informar acerca de los incidentes y de las relaciones que se establecen en este lugar.

Son los encargados del mantenimiento y reparación de la urbanización, e incluso a veces sufren agresiones físicas o represalias contra sus autos o apartamentos.

Debido a su puesto de trabajo les resulta difícil abandonar la urbanización, y mientras no aprueben sus traslados no podran marcharse a un sitio más tranquilo.

Raymond es conserje desde hace siete años, y se siente como un extranjero en la urbanización. Nació en una ciudad cercana de Dijon. Su madre era enfermera y su padre capataz de un aserradero. Abandonó la escuela con 13 años. Por su anterior trabajo como carpintero, quedó inválido, con una minusvalía del 50%, y por ello busca un puesto mas relajado. Su actitud es comprensible con respecto a los jóvenes peligrosos.

Christian y Thierry, al trabajar en el mismo barrio en el que nacieron, tienen más conocimientos de las situaciones que en él se producen, su experiencia hace que su actitud sea menos tolerante que la de Raymond. Proceden de familias problemáticas. Trabajan por necesidad, aunque les guste es peligroso, aunque las relaciones sociales que se establecen con el exterior no les deja de gustar. Pero esto no compensa.

Christian comprende en parte a esos jóvenes desheredados y perdidos como él cuando tenía su edad. Él y sus hermanos fueron colocadas por la asistencia pública en una familia de acogida. Abandona la escuela a los 16 años, y comienza a trabajar. Sus relaciones con la familia son muy malas.

Thierry, de 38 años de edad, es muy intolerante con los jóvenes, a los que hace responsables de sus problemas. Su padre, al quedarse viudo, intentó colocar a los ocho hijos que tenía. La oficina le ofreció un puesto de trabajo como conserje y una vivienda más grande. Su esposa Sylvie, pertenece a una escala social superior a la suya. Ésta cree que, en relación con esos jóvenes, la persuasión y el diálogo es más eficaz que la represión.

Nos comentan que el hecho de que no trabajen les sirve de explicación para que en su tiempo de ocio se dediquen a robar, armar escándalos, traficar con motos, robar autos, molestar a la urbanización.... Además piensan que no se conforman con nada de lo que se les da.

Proponen mandar (a pesar de lo triste que es) a las familias más conflictivas a que habiten otro lugar lejos de sus viviendas.

Los jóvenes dicen que revindican cosas que no les dan, aun cuando les ceden salones y gimnasios terminan destrozando todo y robando todo los que se les pone de por medio. Estos jóvenes, responden a dicha situación que si se les ofreciera un trabajo con las empresas de pintura o de electricidad, arreglarían los desperfectos, que ellos mismos han causado en la urbanización.

Los entrevistados hablan que gozan los jóvenes de demasiada tolerancia en la urbanización. Afirman que son los más grandes los que empujan a los más chicos, y que para ellos es un orgullo ir a la cárcel, es una situación “vergonzosa”.

Muchos de estos jóvenes piden trabajo, con la excusa de robar hasta en el primer momento de la entrevista de trabajo en las empresas de contratación.

Este hecho, provoca que los buenos familias inquilinas que hay en la urbanización poco a poco vayan marchándose, a pesar de los conserjes intentan persuadirlos para que no vayan, lo que hará que al final con el paso del tiempo no haya apenas familias normales.

Thierry culpa a la política que practica el partido gobernante, los comunistas, quienes no se esfuerzan en llevar a cabo un cambio en la urbanización.

Han intentado toda clase de diálogos, de reuniones, de concesiones de lugares públicos, pero que les pagan con más violencia y decepción estresantes.

Termina esta entrevista con que mientras se siga cubriendo estos problemas sin decidir erradicarlos nunca desaparecerá estos problemas tan importantes a resolver.