Maracuyá

Botánica y Taxonomía. Frutas. Cultivos tropicales. Necesidades cultivo. Clima. Suelos

  • Enviado por: Sparkies
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 32 páginas
publicidad
cursos destacados
Dirección de Arte y Producción y Realización Publicitaria
INSA - Business Marketing & Communication School
Conocer los diferentes formatos de Arte y Creatividad aplicados a la Publicidad: Spot, Radio, Revistas, Prensa,...
Solicita InformaciÓn

Curso de Auxiliar de Laboratorio
EANE Escuela Abierta de Negocios
Realizar trabajos auxiliares en laboratorios e industria Química así como operaciones de recepción y...
Solicita InformaciÓn

publicidad

ORIGEN DEL CULTIVO

El maracuyá es una planta de origen tropical, los frutos presentan un sabor particular intenso y una alta acidez, muy apreciado en los países norteamericanos, europeos y asiáticos que lo demandan con gran interés. Esta condición coloca a Colombia en una posición de privilegio como país productor y exportador de uno de los mejores jugos y concentrados del mundo. El maracuyá tiene una gran importancia por las cualidades gustativas de sus frutos y por las cualidades farmacodinámicas y alimenticias de su jugo., cáscara y semillas.

VALOR NUTRITIVO Y USOS

El maracuyá es fuente de proteínas, minerales, vitaminas, carbohidratos y grasa, se consume como fruta fresca, o en jugo. Se utiliza para preparar gaseosas, néctares, mermeladas, helados, pudines, conservas, etc. según el Instituto de Tecnología de Alimentos del Brasil, el aceite que se extrae de sus semillas podría ser utilizado en la fabricación de jabones, tintas y barnices.

La composición general de la fruta de maracuyá es la siguiente: cáscara 50-60%, jugo 30-40%, semilla 10-15%, siendo el jugo el producto de mayor importancia.

Composición química de la parte comestible del fruto (100 gramos)

Valor Energético 78 calorías

Humedad 85%

Proteínas 0.8 gr

Grasas 0.6 gr

Hidratos de Carbono 2.4 gr

Fibra 0.2 gr

Cenizas Trazas

Calcio 5.0 mg

Fósforo 18.0 mg

Hierro 0.3 mg

Vitamina A Activada 684 mg

Tiamina Trazas

Riboflavina 0.1 mg

Niacina 2.24 mg

Ácido Ascórbico 20 mg

CLASIFICACIÓN TAXONÓMICA

División: Espermatofita

Subdivisión: Angiosperma

Clase: Dicotiledonea

Subclase: Arquiclamidea

Orden: Perietales

Suborden: Flacourtinae

Familia: Plassifloraceae

Género: Passiflora

Serie: Incarnatae

Especie: Edulis

Variedad: Purpúerea y Flavicarpa

ORIGEN Y BOTÁNICA

Esta fruta es originaria de la región amazónica del Brasil, de donde fue difundida a Australia, pasando luego a Hawai en 1923. En la actualidad se cultiva en Australia, Nueva Guinea, Sri Lanka, Sud-Africa, India, Taiwan, Hawai, Brasil, Perú, Ecuador, Venezuela y en Colombia fue introducida en 1936.

El maracuyá pertenece a la misma familia (Passifloracea) de la Curuba (P. Mollisima), de la badea (P. Quadrangularis), y de la granadilla (P. Ligularis), a las que se parece en su hábito de vegetativo y flor.

El maracuyá es una planta trepadora, vigorosa, leñosa, perenne, con ramas hasta de 20 metros de largo, tallos verdes, acanalados en la parte superior y glabros, zarcillos axilares más largos que las hojas enrolladas en forma espiral. Las hojas son de color verde lustroso con pecíolos glabros acanalados en la parte superior; posee dos nectarios redondos en la base del folíolo, la lámina foliar es palmeada y generalmente con tres lóbulos.

Las flores son solitarias y axilares, fragantes y vistosas. Están provistas de 5 pétalos y una corona de filamentos radiante de color púrpura en la base y blanca en el ápice, posee 5 estambres y 3 estigmas.

El fruto es una baya globosa u ovoide de color entre rojo intenso a amarillo cuando está maduro, semillas con arilo carnoso muy aromático, mide de 6 a 7 cm de diámetro y entre 6 y 12 cm de longitud. El fruto consta de 3 partes.

Exocarpio: es la cáscara o corteza del fruto, es liso y está recubierto de cera natural que le da brillo. El color varía desde el verde, al amarillo cuando está maduro.

Mesocarpio: es la parte blanda porosa y blanca, formada principalmente por pectina, tiene grosor aproximadamente de 6mm que, al contacto con el agua, se reblandece con facilidad.

Endocarpio: es la envoltura (saco o arilo) que cubre las semillas de color pardo oscuro. Contiene el jugo de color amarillo opaco, bastante ácido, muy aromático y de sabor agradable.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

En Colombia, el ICA comenzó a trabajar con este frutal desde 1963, logrando que los primeros cultivos se desarrollaran con semillas y arbolitos del centro de investigación de Palmira.

El proceso de aceptación por parte del consumidor no se hizo esperar. La difusión de las semillas se realizó a diversas regiones del país con condiciones similares a las del Valle del Cauca, como el Huila, Caldas, Quindío, Córdoba, y otros.

COMPORTAMIENTO DE LA PRODUCCIÓN DURANTE EL AÑO

El comportamiento de la producción durante el año es bien definida, presentando dos cosechas marcadas en los meses de Diciembre-Enero y Junio-Julio; durante los otros meses la producción se reduce pero sigue siendo continua. Estas fechas y volúmenes de cosecha fluctúan de acuerdo con las variaciones climáticas de la zona.

Los rendimientos de maracuyá por hectárea son variados, dependiendo de las condiciones climáticas y tecnológicas con que se maneje el cultivo; estos rendimientos oscilan entre 15 y 50 toneladas/ha/año.

Datos del Ministerio de Agricultura del año 1996 muestran que el área sembrada en maracuyá en Colombia alcanza las 2648 ha.

UBICACIÓN DEL CULTIVO

La ubicación del cultivo es determinante en el futuro productivo de la planta. La diversidad de regiones con condiciones climáticas diferentes incide en la superposición de ciertas fases fenológicas y dificulta la determinación clara de su efecto sobre el crecimiento, floración o maduración y calidad de los frutos.

CLIMA

El clima es un factor muy importante para el cultivo del maracuyá. Debe escogerse el más adecuado en cada región teniendo en cuenta factores como la altitud, la temperatura, los vientos, la humedad relativa, la duración del día y la precipitación.

El maracuyá tiene un amplio intervalo de adaptación, tanto de pisos térmicos que van de 0 a 1300 m.s.n.m, como de temperaturas que van entre 24° y 28° C.

En regiones con temperaturas promedio por encima de ese rango, el desarrollo vegetativo es acelerado, se restringue la producción de flores, y se reduce el número de botones florales. Las temperaturas bajas que ocurren durante el invierno ocasionan una reducción del número de frutos.

Entre más elevadas sean las temperaturas, más pronto se llegará a la época de cosecha, pero la calidad va a afectarse produciendo frutos de mal sabor, disminución de peso y retardo en la formación de color amarillo.

RADIACIÓN SOLAR

La calidad del fruto está relacionada directamente con la exposición lumínica del área foliar de las plantas. Frutos expuestos al sol disminuyen de peso pero tienen mayor porcentaje de jugo, mayor cantidad de ácido ascórbico, corteza más delgada, y los sólidos solubles también aumentan a mayor radiación solar. Se recomienda cinco horas de luz por día.

HUMEDAD RELATIVA

Entre más elevada esté la humedad relativa del ambiente, mejor calidad se obtendrá en el maracuyá ya que va a aumentar el peso y el volumen del jugo dándole un buen sabor.

VIENTOS

El viento a grandes velocidades (más de 50 km/hr) puede causar raspaduras en los frutos. Es uno de los factores en la disminución de peso del producto. En zonas de vientos fuertes, constantes, se dificultan y encarecen el sistema de conducción de las plantas en los soportes o tutores, y causan deshidratación del área foliar de la planta.

PRECIPITACIÓN PLUVIAL

Para obtener maracuyá de buena calidad, el abastecimiento de agua debe ser adecuado. Su exceso o déficit puede causar daños a los tejidos desmejorando las características del fruto.

El maracuyá es una planta de clima tropical, que exige un suministro de agua en cantidades de 800 a 1500 mm de lluvia anuales bien distribuidos durante los 12 meses del año. En caso contrario requiere riego durante tiempo seco.

Períodos muy lluviosos durante la floración no favorecen la producción, ya que la actividad de los polinizadores es casi nula y los granos de polen se afectan con la humedad. El agua suficiente proporciona al maracuyá un llenado adecuado, el peso aumenta y aumenta el volumen del jugo.

SUELOS

El maracuyá se adapta a diferentes suelos siempre que sean profundos y fértiles, sin embargo los mejores son los sueltos, bien drenados, sin problemas de salinidad. Suelos muy pesados y poco permeables susceptibles a encharcamientos no son los indicados, ya que facilita la aparición de enfermedades como la fusariosis o la pudrición seca del cuello de la raíz. En casos extremos sembrar con ligera pendiente del 10% y previa adecuación de los mismos. Los mejores suelos para este cultivo son los francos, con buena capacidad de retención de humedad y un ph entre 5,5 y 7,0. La textura del suelo puede llegar a influir en el tamaño y peso del fruto.

SELECCIÓN DEL MATERIAL DE SIEMBRA

La buena selección del material de propagación es tan importante como las labores de post-siembra y post-cosecha. La variedad a propagar determina notorias diferencias en la velocidad e intensidad respiratoria del producto; el tamaño unitario de los frutos está relacionado con la intensidad respiratoria. Cuanto menor sea el tamaño del fruto, mayor será su respiración. Frutos ovoides presentan cerca del 10% más jugo que los frutos redondos, por lo que aquellos se prefieren comercialmente.

VARIEDADES COMERCIALES

Las selecciones de maracuyá entregadas a los agricultores por el ICA en 1966, corresponden a dos formas cultivadas de la especie: Passiflora edulis var. Flavicarpa, con frutos de cáscara amarillas; que se desarrolla muy bien hasta los 1000 m.s.n.m y la Passiflora edulis var. Purpúrea, con frutos de color púrpura que se comporta mejor por encima de los 1000 m.s.n.m. De la primera se seleccionó y recomendó la variedad Hawai, Brasil y Venezuela, variedades de la misma forma pero con características físicas y químicas diferentes, sin embargo, debido a la autocompatibilidad de la planta necesitando polinización cruzada, en Colombia podemos decir que se cultiva comercialmente únicamente el maracuyá amarillo.

La variedad Hawaina posee las mejores características de tamaño, sabor y rendimiento: tiene cáscara más delgada y, por tanto, mayor capacidad de pulpa. La brasilera y la venezolana poseen más ácido cítrico, pero la segunda es más dulce.

En los últimos años se ha generalizado en Brasil la producción de una variedad de maracuyá denominada "maracuyá doce" o "granadilla perfumada" (Passsiflora alada). El maracuyá dulce, en forma silvestre se encuentra ampliamente distribuido desde el sur del Brasil hasta el Ecuador y Perú. En Brasil ya se está produciendo en forma comercial.

Algunas características de esta variedad son el color anaranjado oscuro de sus frutas con un mesocarpio grueso, el tamaño de los frutos oscila entre 6 y 16 cm de longitud y entre 90 y 300 gr de peso, su forma puede ser globular, ovoide o piriforme. La pulpa (el 16 a 26% de la fruta) tiene sabor suave y ligeramente ácido, con un total de sólidos solubles que varía entre los 15 y 25° Brix.

La "Passiflora Alata" es una planta de mayor producción que la Passiflora edulis For Favicarpa (maracuyá amarilla). Algunas de sus especies son resistentes a fusariosis. Un asola planta puede llegar a ser productora por 10 años, pero la producción requiere una mano de obra más intensiva en materia de poda y mantenimiento.

ASPECTOS FISIOLÓGICOS

El conocimiento de la botánica, taxonomía y comportamiento fisiológico de la planta, permitirá su explotación en una forma racional, no sólo esperando una mayor y mejor producción, sino un manejo adecuado dependiendo del mercado.

Los procesos fisiológicos de mayor importancia son la floración, la polinización y la fecundación.

FLORACIÓN

Depende de la variedad y de las condiciones agroclimatológicas. Se inicia al quinto mes después del transplante y se repite en forma cíclica durante los períodos de invierno. Las flores del maracuyá amarillo, abren únicamente entre las 13:00 horas y las 18:00 horas y cierran durante la noche.

El estigma (aparato sexual femenino de la flor) es receptivo y el polen es viable el día que la flor abre, presentando mayor receptividad cuando está bien curvado quedando en el mismo nivel de las anteras que contienen el polen.

POLINIZACIÓN

El maracuyá es una planta de polinización cruzada, autocompatible, la transmisión del polen puede realizarse a través del viento, siendo la más eficiente la realizada por medio de insectos porque las flores son grandes, atractivas, con abundante aroma y néctar, los granos de polen son grandes y pegajosos. La polinización depende principalmente de los insectos, la humedad del estigma y la curvatura del estilo. De este tipo de polinización depende en gran parte la fructificación.

Son muchos los insectos que visitan las flores, pero los más importantes como polinizadores son:

La Abeja Carpintera o Abejorro (Xilocopa sp.)

La Abeja Melífera o Común (Appis sp.)

La Avispa Negra (Polystes sp.)

En el maracuyá amarillo la fructificación, el número de semillas y peso del fruto están relacionados con el número de granos de polen depositados sobre el estigma, demostrando de esta manera la importancia de una transferencia de polen entre las flores dentro de un breve tiempo de receptividad del estigma para máxima fructificación. Un fruto puede desarrollar hasta 350 semillas. Si menos de 100 óvulos se desarrollan en semillas es probable que el fruto sea hueco, liviano y con poco jugo.

La calidad y el tamaño de los frutos dependen de la eficiencia de la polinización. Estudios realizados concluyeron que se requieren aproximadamente siete Xylocopas en actividad por hectárea de cultivo para un índice promedio de fructificación de 45%.

FECUNDACIÓN

Se realiza aproximadamente cuatro horas después de la polinización. El fruto alcanza su máximo desarrollo y tamaño cercano al definitivo a los 18 días y su duración comercial entre 50-60 días.

PROPAGACIÓN Y FENOLOGÍA DEL CULTIVO

Comercialmente la propagación del maracuyá se hace por semilla, la cual se debe tratar con fungicidas protectantes. Igualmente se debe hacer tratamiento al suelo y embolsado para garantizar un material sano que asegure un desarrollo vegetativo normal y una estabilidad durante el período de producción. Se deben utilizar bolsas de buen tamaño, colocar el vivero en sitios donde se pueda evitar la humedad, ojalá levantando el suelo o en caso contrario aislar con tela plástica el suelo de la bolsa para evitar presencia de malezas y retención de humedad.

Algunos expertos consideran que muchos de los problemas ocasionados por muerte de la planta debido a pudrición seca del cuello de la raíz ocurran por prácticas inadecuadas de propagación de la semilla: profundidad excesiva de siembra de la semilla en germinadores o transplante de la plántula pasada de siembra, lo que ocasiona daños mecánicos a los tejidos del tallo, convirtiéndose en foco de ataque de patógenos.

Cabe anotar que muchos cultivadores no instalan sus propios semilleros, sino que las plántulas son compradas a personas que no tienen en cuenta los mínimos requerimientos de prevención y desinfección de este material. Esta etapa en el cultivo de maracuyá es fundamental para garantizar un material sano. Por tal razón es aconsejable orientar al productor para que propague su material en la finca siguiendo las anteriores recomendaciones.

Algunos centros de experimentación proyectan la obtención de clones de alto potencial genético, con el objetivo de mejorar las características productivas y aumentar la calidad de la producción y estandarizarla.

Para la propagación, la semilla no se debe escoger de frutos que hayan sido almacenados en la bodega o el suelo por el hecho de que tengan buen tamaño y peso. Para un buen desarrollo de la planta se debe tomar la fruta directamente del cultivo teniendo en cuenta algunas características que se deben determinar en el campo y en el laboratorio(Buen desarrollo de la planta, resistencia a enfermedades, fructificación, producción, sólidos solubles, porcentaje de jugo, etc).

Se tiene como ciclo vegetativo en condiciones normales de cultivo, un período de 20 meses, de los cuales los primeros 6 corresponden al desarrollo y formación de la planta en la infraestructura de soporte.

Los siguientes 14 meses están repartidos en tres cosechas grandes, cada una de 2 meses aproximadamente, intercalados con 2 mitacas de 4 meses cada uno aproximadamente. Las cosechas coinciden con los períodos de verano, los períodos lluviosos inducen floraciones.

El transplante a sitio definitivo se realiza a los 60 días, en hoyos previamente preparados de 30x30x30 cm, con un fondo de materia orgánica y a distancia de 4x3m.

Días transcurridos durante las fases de desarrollo del maracuyá

Fase de desarrollo Días transcurridos

Germinador 30 días

Almácigo 30 días

Sitio definitivo a floración 180 días

Período de producción 420 días

SISTEMAS DE TUTORADO

El maracuyá es una planta trepadora de tallo semileñoso que necesita un soporte para su desarrollo y producción. Uno que permita alta producción y economía en su construcción y el manejo del cultivo, sería el más recomendable para ser usado.

Los métodos de soporte para maracuyá son variados, pero tres de ellos se han generalizado y son los empleados en diferentes zonas productoras tanto en Colombia como en otros países. Estos tres métodos se conocen como: "Emparrado", "Espaldera", y "T" o "Hawaiano".

Estudios realizados concluyen que existe una relación directa entre exposición foliar de las plantas de maracuyá a la luz y la producción, porcentaje de jugo, contenido de sólidos solubles y ácido ascórbico. La producción, en número y peso de frutos se afecta con los diferentes sistemas de soporte, ésta es mayor bajo el sistema de emparrado, que bajo em sistema de "T" y espaldera.

La calidad de los frutos también se afecta con los diferentes sistemas de soporte, ésta es mayor en su orden: emparrado, "T" y espaldera. Los costos de producción bajos los tres sistemas de soporte son mayores para el emparrado, seguido de la "T" y la espaldera.

Para el futuro es necesario rediseñar el sistema de tutorado con el fin de no continuar con la utilización excesiva de madera como materia de apoyo, pues se conocen los daños ecológicos que esta actividad provoca. Como alternativa para el tutorado de maracuyá se debe penser en utilizar materiales sintéticos que ya se han usado en otros cultivos.

Algunas desventajas del emparrado son la duración del cultivo que, es menor; hay menor aireación dentro del cultivo, mayor presencia de problemas sanitarios y dificultades para el manejo agrotécnico del cultivo.

Actualmente se recomienda la utilización del sistema "T" modificado o pérgola también llamado "mantel", el cual conviene a aquellos productores que pretenden comercializar su producto al mercado en fresco (especializado) en zonas de humedad relativa no muy alta. Este sistema presenta las siguiente ventajas:

  • Mayor longevidad y aireación del cultivo.

  • Mayor exposición del área foliar a la radiación y mayor actividad fotosintética.

  • Facilidad para el control sanitario

  • Facilidad para la mecanización del cultivo

  • Facilidad en la ejecución de labores manuales de cultivo

  • Mayor control de la recolección y cosecha

El sistema de espaldera sencilla permite una mayor densidad de plantas por hectárea, además por su funcionalidad permite instalarse en zonas donde la humedad relativa es muy alta (mayor del 80%) y asociarse con otros cultivos.

DENSIDAD DE SIEMBRA Y ORIENTACIÓN DEL CULTIVO

Las variaciones en la densidad de siembra afectan la calidad del maracuyá. Entre más denso esté el cultivo los frutos serán menos dulces. El espacimiento entre plantas y entre surcos varía de acuerdo con la fertilidad del suelo. Se consideran distancias aceptables dos a tres metros entre surcos y de cuatro a ocho metros entre plantas.

Densidad de plantas de acuerdo con diferentes distancias de siembra

Distancia plantas (m) Distancia surcos (m) Plantas por hectárea

4 2 3 1250 833

5 2 3 1000 666

6 2 3 833 555

8 2 3 625 416

En suelos de alta fertilidad se utilizarán mayores distancias y en suelos de baja fertilidad se utilizarán menores distancias. Según los estudios realizados sobre distancia de siembra, el rendimiento unitario por planta es menor usando una mayor densidad de siembra, pero el rendimiento total por hectárea, tanto en número de frutos como en peso es mayor. Es importante tener en cuanta hacia qué mercado va dirigido el producto para manejar las distancias de siembra.

El cultivo debe estar en la dirección del viento para que tenga buena aireación. Para evitar una humedad muy alta que favorezca el desarrollo de enfermedades en el fruto y en las hojas.

Las espalderas se deben ubicar en dirección de oriente a occidente, así reciben una mayor exposición al sol.

PRÁCTICAS AGRONÓMICAS

El maracuyá es una planta rústica que no requiere de mayores cuidados, pero para tener buen rendimiento y buena calidad de la fruta se deben tener en cuenta algunas prácticas culturales tales como la fertilización, se debe favorecer la polinización por insectos y el riego en períodos secos. Se deben evitar encharcamientos que favorezcan la proliferación de enfermedades causadas por hongos. Realizar bien hechas y en forma oportuna otras labores culturales como las limpias y plateos, los amarres, el deschuponado, las podas de formación y sostenimiento y manejo de plagas y enfermedades, etc.

LIMPIAS, PLATEOS Y AMARRES

La planta debe permanecer completamente libre de malezas en la zona de plateo, para evitar atrasos en su desarrollo; ya en fase productiva muchos productores que conservan malezas a cierta altura 10-15 cm ayudan a amortiguar la caída del fruto. Esto ocurre en cultivos sembrados mediante el sistema "T" o mantel y en "espalderas".

Si se recurre a la utilización de herbicidas se deben tener en cuenta algunas precauciones como: asperjar sobre la maleza con bomba de espalda, provista de pantalla protectora, boquillas de cortina y de baja descarga para evitar daños que puedan afectar la planta.

Normalmente se considera que el cultivo requiere de cuatro controles de malezas por año, incluida una química.

El amarre debe hacerse cuando la planta ha emitido cuatro pares de hojas para ayudar a la plántula en su formación. Esto se hace manualmente y con fibra de polietileno amarrando el tallo principal al hilo superior del soporte.

DESCHUPONADO Y PODAS

La labor de deschuponado consiste en eliminar todos los brotes laterales que emita el tallo principal para acelerar el crecimiento y guiar un solo tallo hasta la parte superior del tutor que se encuentra a dos metros del nivel del suelo, con esta labor se busca también obtener frutos de mejor calidad y menor área fotosintética dentro del lote. Esta labor se realiza manualmente; en algunos casos los agricultores suelen dejar dos chupones o tallos por sitio con el objeto de prevenir la muerte de cualquiera de ellos, o para incrementar los rendimientos por hectárea.

Parece existir evidencia de que no es conveniente una poda frecuente de los cultivos ya que ello puede disminuir su producción, retrasar el crecimiento y en casos extremos conducir a la muerte de las plantas, la poda será justificable en los siguientes casos:

  • Facilitar la aspersión para controlar plagas y enfermedades

  • Reducir el peso total del sistema de soporte utilizado

  • Remover partes de la planta que al crecer cerca del suelo dificultan la cosecha.

  • Eliminar el material vegetal sobre el soporte, lo cual puede impedir la recolección oportuna de frutas maduras

En algunas zonas se maneja la poda de formación. Una vez el tallo principal está en la cuerda hay que despuntarlo para que se ramifique y forme la "Pérgola" o "T" que posteriormente se descolgará hacia el suelo formando un mantel.

FERTILIZACIÓN

Es uno de los aspectos más importantes del cultivo del maracuyá porque de ella dependen la productividad, la calidad de los frutos, los costos de producción y rentabilidad. El nivel de nutrientes en el suelo puede ser el origen de muchos desórdenes fisiológicos, pueden llegar a alterar la tasa respiratoria de los frutos.

La fertilización del maracuyá debe hacerse con base en los resultados del análisis de suelos, o foliar, y de los requerimientos del cultivo. Es recomendable la fertilización edáfica cada 30 ó 60 días y en dosis moderadas teniendo en cuenta las recomendaciones de los análisis. Excesos de fertilización con úrea hacen que los tejidos se vuelvan más susceptibles al ataque de Phytopthora sp. Caso contrario ocurre cuando se hacen aplicaciones controladas de calcio y óxido de zinc, éstas modifican el ph y fortalecen las paredes externas de la célula e impiden ataques de Fusarium sp.

Datos obtenidos para el maracuyá amarillo, permiten determinar la exigencia en nutrientes por la planta en el siguiente orden decreciente:

N > K > Ca > S > P > Mg > Fe > B > Mn > Zn > Cu

Cada nutriente es esencial para la integridad de la planta y del fruto; la falta de cualquiera de éstos crea un desbalance nutricional que afecta la calidad del fruto.

La fertilización foliar ha dado buenos resultados, especialmente a base de nitrógeno y elementos menores, utilizados en la etapa de vivero y en la etapa inicial del desarrollo vegetativo.

Es importante considerar los requerimientos de elementos menores (Mn, Fe, B, Zn); pues sus deficiencias afectan la calidad del fruto al igual que los rendimientos.

Se estima que el primer año del ciclo productivo, un cultivo para producir 20 toneladas de fruta por hectárea extrae las siguientes cantidades de nutrientes:

Nutrientes Cantidad

Nitrógeno 160 kg

Fósforo 15 kg

Potasio 140 kg

Calcio 115 kg

Magnesio 10 kg

Azufre 20 kg

Boro 230 g

Cobre 150 g

Hierro 600 g

Manganeso 220 g

Zinc 200 g

Al inicio del cultivo deben suministrarse abonos orgánicos y posteriormente abonos ricos en fósforo y potasio. El nitrógeno se debe aplicar antes que comience la nueva brotación en la cosecha, el fósforo, en el transplante, y el potasio igualmente que el nitrógeno. Se pueden realizar aplicaciones anuales, teniendo como base el análisis de suelos.

MANEJO FISTOSANITARIO

El factor fitosanitario puede ser un limitante de producción al disminuir la calidad y productividad de los frutos. Es bastante importante establecer y mantener una fauna benéfica y aplicar el control integrado de plagas y enfermedades, el cual incluye todos los mecanismos que se pueden aplicar ya sean químicos, culturales, de agentes benéficos y de control genético bien manejado.

Muchas plagas y enfermedades influyen en todo el proceso productivo del cultivo provocando caída de estructuras florales, de botones, caída de frutos, defoliaciones severas, limitación en el crecimiento normal de la planta, lesiones en los frutos, deformación de frutos y secamiento general de la planta.

Dentro de las plagas que afectan al maracuyá se mencionan las más importantes:

  • Crisomélidos, Lorito verde (Diabrotica sp): Cucarroncito que ataca las plantas jóvenes, recién transplantadas evitando el desarrollo normal de la planta.

  • Gusano Cosechero (Agraulis sp):Ataca masivamente, defolia parcialmente la planta, eliminando incluso las yemas laterales que impiden su posterior crecimiento.

El control de masticadores se hace con la asperción foliar que incluye un sistémico y un abono foliar, aplicados cada 10 días.

  • Mosca de los botones florales (Dasiops sp): Ocasiona la caída de botones florales y por tanto reducción en la productividad.

La hembra adulta oviposita dentro de los botones florales, de manera que tan pronto las larvas salen de los huevos lo primero que encuentran y destruyen son los órganos florales, inclusive antes que la flor haya abierto. Los botones florales afectados caen al suelo; allí las larvas perforan el botón floral y salen a ocultarse bajo tierra, donde empupan por unos 13 días, antes de dar origen a un nuevo adulto. Este insecto se controla recogiendo los botones florales del suelo y sumergiéndolo en solución con insecticida para eliminar las larvas que se encuentran allí, y así romper el ciclo biológico del insecto.

  • Arañita rojas o ácaros (Tetranichidae sp y Tenuipalpidae sp): Causan amarillamiento y defoliación de las plantas acortando el ciclo productivo de la misma. Proliferan en los veranos prolongados. Atacan el follaje por el envés.

  • Chinche patón (Leptoglossus sp): Afecta el pedúnculo de los frutos, el fruto se cae pequeño, ocasionando una reducción en los rendimientos.

  • Tortuguita o escama cerosa (Cesoplasteo sp): Provoca el secamiento de ramas, tallos y hojas por su hábito chupador.

  • Mosca de la fruta (Anastrepha sp): Ocasiona la caída de los frutos. El fruto afectado pierde su valor comercial tanto para consumo fresco, como para industria.

  • Gusano barrenador del tallo (Langsdorfia sp)

  • Trips (Trips tabaci lindeman, Frankliniella occidentalis): Insecto muy pequeños, se localizan sobre las yemas terminales atrofiando el desarrollo normal de la planta. Son transmisores de virus.

El control de los insectos perjudiciales encierra dos problemas básicos: el primero es la destrucción de plagas y el segundo la conservación de los insectos polinizadores. Para solucionar este problema, se debe tener cuidado en la formulación y dosificación de los insecticidas, así como en el tiempo propicio para su aplicación.

Se recuerda que las flores maracuyá (variedad comercial de tipo amarillo) abren al medio día y cierran por la noche. Los insectos polinizadores son más activos durante esas horas, de tal manera que las aspersiones deben hacerse en las primeras horas de la mañana para ocasionar menor daño a los insectos benéficos.

ENFERMEDADES

Al igual que las plagas, las enfermedades también influyen en las pérdidas de calidad que se ocasionan durante la etapa de post-cosecha y comercialización del maracuyá. Algunos estudios han demostrado que los agentes patógenos son los responsables de la pudrición de frutos (25%), daños en ramas y hojas (70%) y problemas vasculares en un 35%.

Las enfermedades que más daño le hacen al maracuyá son las siguientes:

  • Marchitamiento o pudrición seca del cuellos de la raíz (Fusarium oxysporum passiflorae): Produce decoloración rojiza de la raíz, amarillamiento y marchitamiento general de la planta.

Es una de las enfermedades más temibles en el cultivo de maracuyá. En la actualidad es imposible curar las plantas infectadas, que disminuyen pronto la producción y mueren. La sintomatología consiste en un adormecimiento del follaje, las ramas se tornan flácidas y pierden su turgencia. En el tallo, la raíz se desprende con facilidad y el sistema radicular aparece atrofiado: al hacer un corte longitudinal se encuentra la coloración rojiza característica del hongo. Las medidas preventivas de control incluyen: selección de suelos bien drenados, evitar encharcamientos al regar, aspersiones preventivas cada dos meses con la solución de sulfato de cobre, en mezcla con masilla.

  • Mancha parda (Alternaria passiflorae): Daños en el follaje y frutos. En las hojas se presentan manchas de color pardo-rojizo y a veces márgenes acuosas. En los frutos se forman áreas necróticas circulares ligeramente hundidad de color pardo-rojizo. Aspectos que desmejoran la presentación del fruto para su comercialización.

Su ocurrencia concuerda con los períodos de lluvia. Se manifiesta en hojas, como una mancha pardorrojiza, de tamaño variable, con bordes aceitosos. En frutos aparecen manchas necróticas que demeritan la calidad de éstos: cuando los tallos son afectados inducen a la brotación de yemas axilares. Ante la presencia de la enfermedad se recomienda efectuar una fumigación muy uniforme que le brinde un excelente cubrimiento al sistema foliar de las plantas, usando fungicidas protectantes.

  • Roña o costra (Cladosporium herbarum): Presencia de lesiones de color pardo en frutos de diferente tamaño, ocasionan deterioro en la apariencia externa del fruto.

Ataca la fruta, deteriorando su aspecto externo y, por consiguiente, disminuyendo su valor comercial. Los síntomas consisten en lesiones ulcerosas circulares levantadas en forma de verrugas pardas, de tamaño variable y aisladas unas de otras. Las aspersiones de sulfato de cobre y cal, en épocas lluviosas coincidentes con la época de formación de frutas, previenen la enfermedad en un alto porcentaje.

  • Antracnosis (Colletotrichum gleosporoides Penzingi): Los síntomas se observan en hojas, ramas y ocasionalmente en frutos, puede ocasionar defoliación a la planta y si ataca en etapa temprana provoca su caída o lo deforma.

  • Complejo viral (Tymovirus, Potyvirus, Rhabdovirus): Las enfermedades de etiología viral y asociadas a organismos de tipo micoplasmas en maracuyá son:

  • Virus del endurecimiento de los frutos del maracuyá (V:E:F:M) "Passion fruit woodiness virus" Potyvirus.

  • Virus del mosaico amarillo del maracuyá (V:M:A:M) (Passion fruit yellow mosaic virus) "Tymovirus"

  • Virus del raquitismo del maracuyá (V:R:M) "Passion fruit vein clearing virus" Rhabdovirus.

  • Superbrotamiento del maracuyá (O:T:M) Tipo micoplasma.

  • DETERMINACIÓN DE MADUREZ PARA LA COSECHA

    La buena calidad comercial se obtiene cuando la cosecha se hace en el estado de madurez comercial apropiado y se llega al mercado de consumo. Un buen medio debe ser ante todo sensible, es decir capaz de poner de manifiesto diferencias pequeñas, práctico, rápido y si es posible que pueda expresar el grado de madurez mediante una cifra que lo haga comparable con las medidas realizadas por otros observadores y en lugares distintos.

    La madurez del maracuyá se aprecia visualmente por su color externo. Estudios muestran que el cambio de coloración del fruto se puede emplear como índice práctico de madurez para la cosecha, pues su variación se correlaciona con un cambio en la composición química interna del fruto.

    Los cultivadores de maracuyá han implementado otras formas prácticas para identificar la madurez comercial del fruto, como pérdida de firmeza de la corteza del fruto, pérdida de brillo, desprendimiento fácil al presionar el pedúnculo, o el tiempo transcurrido entre la polinización y fruto en punto de cosecha que puede oscilar entre 8 -10 semanas.

    TÉCNICAS, HERRAMIENTAS Y UTENSILIOS DE RECOLECCIÓN

    Se recomienda hacer la recolección manualmente, cuando se trata de cosechar maracuyá para el mercado en fresco, la fruta debe recolectarse de la planta utilizando tijeras o doblando el pedúnculo con ayuda de los dedos pulgar e índice a la altura del segundo nudo o punto de absición, de esta forma la fruta queda con dos centímetros de pedúnculo, evitando el ataque de hongos y pérdida de peso.

    Se recomienda no halar la fruta, pues se puede llegar a producir lesiones causantes de la muerte de ramas de la planta por desgarramiento. Se recomienda mantener las uñas cortas para evitar daños físicos al fruto. En la recolección se debe evitar golpear las frutas, ni tirarlas bruscamente. El maracuyá se debe recoger en las horas frescas del día, preferiblemente en la mañana.

    No se deben cosechar frutos húmedos o en tiempo lluvioso, los frutos con daños externos por insectos o enfermedades se recolectan aparte para evitar la contaminación de otros. La frecuencia de la recolección debe ser diaria. El maracuyá debe ser cosechado en recipientes de poca profundidad y de mayor superficie (canastilla plástica), con un recubrimiento interno de papel o con lámina de espuma para evitar daños físicos en el fruto, al igual que proteger de la radiación solar y el movimiento del aire que acelera el deterioro por arrugamiento de la cáscara.

    La labor de recolección se debe ejecutar con personal previamente entrenado sobre todo en el reconocimiento de los índices de madurez exigidos para el mercado en fresco. Cuando se trata de cosechar maracuyá para la industria, la fruta se puede recolectar del suelo. En esta forma se garantiza un grado de madurez máximo, que permite alcanzar un nivel adecuado de sólidos solubles totales y buen rendimiento de jugo exigido por la planta procesadora.

    La fruta cosechada no debe presentar daños externos por insectos, golpe de sol, ni manchas de ninguna naturaleza; debe ser fresca, no estar biche ni sobremadura. La recolección también debe hacerse diariamente o al menos tres veces por semana, para evitar el deterioro de la fruta por la humedad del suelo que la pudre o por la exposición a los rayos solares, causando problemas de fermentación de la pulpa y deshidratación, permitiendo que el agua del lavado que se utiliza en la planta procesadora, se mezcle con la pulpa, deteriorando finalmente el jugo que presentará residuos del agua clorada en los análisis de laboratorio.

    Los empaque se cosecha para la industria pueden ser sacos o tulas de fibra de polipropileno, los cuales tienen más desventajas que ventajas.