Maquiavelo y Tomás Moro

Filosofía renacentista. Gobernantes virutosos. Monarquía absoluta. Sociedad feudal. Estado ideal. Libertad religiosa. Inteligencia. Justicia

  • Enviado por: Cristian F. Varas
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

NICCOLÒ MACHIAVELLI

(1469 - 1527)

Político, escritor y filósofo Florentino. Nació el 1969, en Florencia, Italia. Descendiente de noble familia.

En la época de Maquiavelo, el desarrollo histórico tendía, en occidente, hacia la consolidación de los poderes nacionales, bajo la dirección de monarcas absolutos, pero la fragmentación de Italia en numerosos estados, hizo imposible en ella una evolución semejante a la de otros países occidentales. Por ello, Maquiavelo, apasionado nacionalista, atacó a los elementos que impedían la transformación política de Italia, es decir, a la nobleza y al Papado. Sus principales obras políticas, El príncipe y los discursos, enseñan a los futuros gobernantes, cómo han de asegurar y mantener un estado fuerte y unido. Según el gran pensador, los gobernantes deben subordinar la moral individual a la consecución de sus fines, aunque también afirma que, un Estado duradero sería imposible si los súbditos no fueran “Virtuosos”. A Maquiavelo se le conoce principalmente por su teoría sobre la conveniencia de una completa subordinación de los medios, al fin de la unidad nacional ó, en sentido más amplio, a cualquier fin político.

Muere en 1527.

TOMÁS MORO

(1478 - 1532)

Político y humanista inglés. Nació en Londres, en 1478.

Figura de primer plano en la corte de Enrique VIII, fue desde 1529 canciller del reino. Al no declararse a favor del divorcio entre Enrique VIII y Catalina de Aragón, y contrariar los deseos del monarca de ponerse a la cabeza de la Iglesia en Inglaterra, tuvo que dimitir en 1532.

Dos años después, por negarse a jurar el acta de sucesión que declaraba ilegal el matrimonio de Enrique y Catalina y prohibía obedecer al Papa, fue encerrado en la torre de Londres y decapitado en 1535. Pío XI le proclamó santo en 1935.

Sus aspiraciones reformistas y su vivo sentido de lo humano, encontraron feliz expresión en su obra más famosa, Libellus de optimo reipublicae statu deque nova insula Utopía ( La Utopía), en la que hace una fuerte crítica de la sociedad feudal de Inglaterra y propugna un Estado ideal, fundado en la propiedad común, la justicia, el poder de la inteligencia y la libertad religiosa. Otras obras suyas son: History of Richard III y Dialogue of Comfort against Tribulation.