Manuscrito hallado en una botella. Los crímenes de la calle Morgue; Edgar Allan Poe

Literatura universal contemporánea. Narrativa (relato) de terror y misterio. Argumento

  • Enviado por: Jachi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


RESUMEN DE <<MANUSCRITO HALLADO EN UNA BOTELLA>>.

Este es el relato de un marino occidental, que embarca en un navío mercante indio, como le era acostumbrado debido a su ocupación. He aquí que tras abandonar la infinita calma que reinaba en la costa, una terrible tormenta les aborda y el barco está a punto de irse a pique. Tan sólo nuestro protagonista (el cual no nos especifica su origen ni demasiados datos acerca de él) y un sueco compañero suyo, sobreviven a la tempestad, que deja la embarcación arruinada y a punto de zozobrar en cualquier momento. Ambos resisten en el furioso oleaje durante al menos cinco días, aprovisionándose, eso sí, con dificultad, de alimentos sobrantes que quedaban aún allí. Según nos cuenta, avanzaron muy rápidamente hacia el sur, hasta llegar a Australia. Hasta que al sexto día, un gigantesco y misterioso buque llega a su encuentro. El sueco no consiguió subir a él, pero el marino sí logró incluso esconderse entre los instrumentos de navegación de aquella enigmática nave.

Empezó a percatarse de que nadie en el barco advertía su presencia, ni pasando por delante de los marineros, que iban de un lado a otro como mudos espectros. Dos cosas le extrañaban pues; una que el navío tuviera esas enormes dimensiones, desmesuradas tanto para funciones bélicas, funciones mercantiles o cualquier otro cometido. Segundo, que ni el capitán se dio cuenta de que llevaban a un polizón, y que todos los tripulantes aparentaban estar ya en edad muy avanzada.

Siguieron con rumbo sur, hasta llegar a los bordes del Antártico. Y allí deja el autor del manuscrito de escribir, pues se terminó dando cuenta, quizás demasiado tarde, de que se encontraba en un buque fantasma, que tenía como destino final, el fondo del océano.

RESUMEN DE <<LOS CRÍMENES DE LA RUE MORGUE>>.

El prólogo de esta historia nos hace una sabia distinción entre una persona inteligente y una persona astuta. El primero tiene mayor capacidad de concentración, de memorización, de agilidad matemática, etc. El otro es más vivo, más perspicaz, más ágil en cuestiones de deducción, más ingenioso. Así, en el juego del ajedrez, por ejemplo, el analista lleva ventaja. Un analista es sencillamente alguien aficionado al análisis, lo mismo que un tenista lo es del tenis; es alguien que en la búsqueda de los detalles, de las pistas, de la evaluación de todas las circunstancias concernientes a un hecho o situación, encuentra placer y realización. Es por eso que jugando al ajedrez le es fácil hallar el error ajeno, porque sopesa con detenimiento científico todos los movimientos posibles, tanto suyos como del adversario. De este modo, ganará la partida el más analítico de los dos, porque no solamente se fijará en las piezas, sino también en los gestos y, en fin, los pensamientos del contrario. Por el contrario, en las damas, es más fácil alcanzar la victoria si eres perspicaz, porque requiere menos estudio, más rapidez.

Dupin es un hombre de mediana edad que reside en París, junto a su amigo el narrador (que no nos dice su nombre). Una noche, paseaban por las calles en su conversación, como de costumbre. Pero en un determinado momento, ambos dejaron de hablar durante unos minutos. Y nuestro narrador se quedó perplejo al advertir que su amigo, haciendo un comentario acerca del teatro, había leído su mente. Dupin le explicó cómo lo había hecho, y no se trataba de magia ni nada por el estilo, sino de pura deducción. El analista se fijó en que su compañero tropezó con un hombre y casi cae al suelo, lo cual le hizo pensar en los adoquines a los que fue a parar y frenaron su caída. Dichos adoquines le hicieron pensar a su vez en otra cosa relacionada, y así fue enlazando unos pensamientos con otros hasta llegar a lo del teatro.

Al día siguiente, se encuentran con la noticia de que una madre y su hija fueron encontradas muertas la pasada noche en su propia casa, en la céntrica calle Morgue, con desagradables signos de violencia. Según el periódico, el cual realizó un intenso estudio del caso, los vecinos llegaron al lugar nada más oír horribles gritos en la casa de las mujeres asesinadas. Cuando las encontraron, nadie más se hallaba allí. La hija fue sacada, con gran dificultad, de la chimenea y mostraba signos de estrangulación. La madre, en cambio, estaba en el patio, horriblemente mutilada y ensangrentada.

Dupin, leyendo y releyendo los testimonios de los implicados en el encuentro de las mujeres, se interesó en investigar aquella casa, no contento con las escasas averiguaciones y pobres teorías de la policía. Ambos colegas lograron prontamente los requeridos permisos para examinar el lugar de los homicidios. Cuando nuestro avispado protagonista presenció la dantesca escena del crimen, se paró largo rato para analizar en profundidad cada una de las posibles pistas: la cuchilla de afeitar cubierta de sangre, el mechón de pelo blanco arrancado de raíz, ambos cadáveres (o mejor dicho, el informe de los médicos de los cadáveres), las posibles entradas o salidas... Todo lo estudió.

Obviando un poco el desarrollo de su hipótesis, Dupin afirmó que el causante de aquel desastre no era humano (llegó a tal conclusión al encontrar restos de pelo animal, y observando la enorme fuerza física necesaria para introducir a la joven de esa manera en la chimenea, por la forma de las marcas de los dedos en su cuello, por la naturaleza de las fuertes lesiones en las dos fallecidas, y por la gran agilidad que se requería para llegar a la habitación por la ventana. Y otros muchos factores). Leyó más tarde, también en los periódicos, que un orangután salvaje africano, traído en un barco de mercancías, habíase escapado del muelle recientemente. Investigó dicha especie y, confirmando sus pesquisas, descubrió que se trataba de un bicho extremadamente fuerte.

Luego la conclusión final, a la que llegó tras entrevistar al marinero que perdió al homínido, fue esta: el orangután logró evadirse de su jaula, y su vigilante le asustó con el látigo con el que tanto le había azotado anteriormente. El animal corrió furioso por los barrios hasta llegar a la rue Morgue, donde, para evitar a su perseguidor, trepó a la casa en la que, desafortunadamente, se encontraban madre e hija; y temeroso el mono, se volvió contra ellas completamente histérico, causándole la muerte a una mediante la hoja de afeitar y a la otra ahogándola, mientras el marinero sólo podía contemplar aterrado todo aquello.

Hala, ahora vas y lo cascas. Desde luego, comparado con este muchacho, Poirot era un aficionado.

OPINIÓN PERSONAL.

¿Qué puedo decir? Se trata de grandes relatos, muy bien construidos y detallados. Evidentemente, me gustó más el de la calle Morgue, ya que es más extenso y más bello que el de la botella, y además da más miedo. Para leerlos, me gustaba esperar a la madrugada y alumbrarme con una vela. Sí, ya sé que “es malo para la vista” y no sé qué y no sé cuánto, pero tampoco me llenaba la idea de leer a Poe con mis ruidosos hermanos delante y viendo la tele. Hombre, admito que esta práctica de la vela puede resultar perjudicial, mas no para los ojos, sino para el corazón.

Otro aspecto interesante a señalar de este autor son los títulos de las historias: nada más verlos te dan ganas de leerlos todos (<<el pozo y el péndulo>>, <<la caída de la casa de Usher>>, <<el hombre que se gastó>>...). Por eso me atrajo el <<manuscrito hallado en una botella>>, aunque a decir verdad, no me moló del todo. Pero está bien al fin y al cabo. Me di cuenta de que para crear mejor una atmósfera de congoja, el autor recurría a llamarlo a todo “terrorífico”. Aunque sean cosas cotidianas y no necesariamente atemorizantes: terrible mesa, noche espantosa, caja terrorífica, cuarto aterrador, etc. Y lo cierto es que resulta. Pongamos un ejemplo: “la primera violencia del huracán eran más aterradoras que cualquier tempestad que hubiera visto antes” (parece que el tío no había visto “la tormenta perfecta”).

<<Los crímenes de la calle Morgue>> sí que me gustó. Como no soy un lector hecho aún, siempre me ocurre que me propongo un número de páginas a leer esa noche y no suelo exceder esa cantidad. Por eso resulta tan inusual que un libro determinado me invite a continuar leyendo, pese a mi gran perrera... pereza, quiero decir. Y éste lo consiguió, lo cual yo lo valoro bastante. Y bastante miedo da, que es lo que se busca, ¿no? Que por cierto, combina terror con novela policiaca. Desde luego, da gusto observar como el hombre ese lo resolvía todo con tanta facilidad; vamos, que ni el mismísimo Colombo.

En fin, ya digo que me ha resultado agradable esta lectura y probablemente me haya servido para seguir con mayor asiduidad a Edgar Allan Poe . Buenas noches.

JACHi

EDGAR ALLAN POE :

MANUSCRITO HALLADO EN UNA BOTELLA.

LOS CRÍMENES DE LA RUE MORGUE.

Manuscrito hallado en una botella. Los crímenes de la calle Morgue; Edgar Allan Poe