Mantenimiento de las lentes de contacto

Ciencias de la salud. Óptica. Oftalmología. Limpieza de lentes. Lentillas. Mantenimiento de lentes. Desinfección de lentes

  • Enviado por: Tefi
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 22 páginas
publicidad
cursos destacados
Aprende Productos Notables, fácil y ahora! Nivel 1
Aprende Productos Notables, fácil y ahora! Nivel 1
Aprende como trabajar con los tres Productos Notables iniciales de forma fácil y divertida. 

Ver más información

Ejercicios resueltos de Trigonometría Plana
Ejercicios resueltos de Trigonometría Plana
Serie de ejercicios resueltos de Trigonometría Plana

Este curso va ligado al curso actual de...
Ver más información

publicidad

1.Introducción

Las lentes de contacto adaptadas sobre la superficie corneal anterior y parte de la conjuntiva, cualquiera sea su material óptico, son propensas a acumular sobre sus superficies (anterior y posterior), los componentes de la película lagrimal, en los que se encuentran elementos tanto orgánicos como inorgánicos. Por otro lado, también pueden ser contaminadas por sustancias procedentes de los dedos que las manipulan, así como también por bacterias, virus, hongos y amebas. Debe recordarse que en condiciones normales, existe flora bacteriana en párpados y conjuntiva.

Es decir, que ante la presencia de depósitos, los riesgos de contaminación y la necesidad de humectación justifican la existencia de productos específicos destinados al mantenimiento de las lentes, que se han ido haciendo más sofisticadas según se introducían nuevos polímeros y nuevas formas de uso.

La finalidad de ese mantenimiento es:

1) conservar la LC en buen estado,

2) desinfectarla y

3) acondicionarla para su uso.

2. Flora bacteriana

La flora ocular normal está formada por microorganismos que constituyen la flora normal de los párpados y la conjuntiva. La composición exacta de la flora normal varía en las distintas poblaciones y regiones geográficas.
La conjuntiva tiene tejido linfoide, cuyas células tienen funciones específicas de defensa.
Para mantener la salud ocular, deberán eliminarse las bacterias patógenas que se encuentran en la superficie de los ojos antes de que proliferen y causen una infección, siendo esta es controlada por las pestañas, los párpados y el aparato lagrimal. La acción de barrido del parpadeo contribuye a reducir la colonización bacteriana, arrastrando las bacterias suspendidas en las lágrimas hacia los puntos lagrimales, desde donde son bombeadas al saco lagrimal.

En un estado de salud normal de un individuo, el sistema de defensa ocular es muy efectivo y previene infecciones, el hecho de usar lentes de contacto aumenta las posibilidades de infección por comprometer el sistema de defensa natural del ojo. El cuidado rutinario de las lentes minimiza el riesgo.

Microorganismos Oculares: Para que ocurra una infección, los microorganismos deben invadir y dañar el tejido ocular, aunque relativamente pocos causan infecciones.

- Tipos de microorganismos

  • bacteria

  • hongo

  • protozoo

  • virus

- Bacteria: Bacteria son microorganismos uni-celulares con una estructura celular relativamente simple. Durante un breve remojo en un ambiente no preservado, el número de bacteria puede aumentar significativamente niveles significativos. LA FDA, la Administración de alimentos y Drogas, requiere a los fabricantes que demuestren la eficacia de la solución de las lentes blandas actúe en contra de las siguientes bacterias:

  • estafilococo aureus

  • Pseudonomas

  • Serratia marcescens

- Hongo: El hongo esta dividido en dos grupos: levadura y moho. Células del hongo tienen una pared celular exterior que es mas fina o dura que las células de las bacterias. La mayoría de los hongos se reproduce a menores valores que la bacteria.

La FDA requiere que los fabricantes demuestren la eficacia de la solución de sus lentes blandas contra los siguientes hongos:

  • Fusarium solana

  • Candida albicans


- Protozoo (Acantomeba): L a estructura celular del protozoo es más compleja que la estructura celular de la bacteria y el hongo. La membrana del plasma del protozoo es más fuerte que la membrana del plasma de la bacteria y el hongo. Cualquier sistema de desinfección correctamente realizado es suficiente para eliminar la Acantamoeba del medio.

- Virus: A diferencia de otros tipos de microorganismos, no son microorganismos vivos. Son simplemente un paquete de material genético. Los virus deben multiplicarse dentro de otros huéspedes celulares. Los sistemas actuales, tanto térmicos como químicos y de peróxido, han demostrado ser eficaces para neutralizar el virus de HIV y otros virus que afectan a las estructuras del ojo.

3. Contaminación de los sistemas

Se ha insistido desde fechas recientes en la necesidad de realizar una limpieza y un recambio de los estuches de almacenaje de las LC. Está comprobado que, aún con un buen cumplimiento de las normas de higiene, los estuches son el motivo de la contaminación de las lentes. En ellos las bacterias son capaces de desarrollar un biofilm que las hace resistentes a los productos desinfectantes. Se ha encontrado que los gérmenes pueden contener el enzima catalasa que impide el proceso del peróxido. Las recomendaciones que se derivan de estos hechos hacen recomendable

• Para romper el biofilm resistente a los desinfectantes, frotar regularmente la superficie interna con un paño humedecido con un limpiador de LC.
• Exponer el estuche cada dos semanas a 1 minuto en agua a 70ºC ó mejor, desechar los estuches regularmente.
• Dejar el estuche abierto para que seque bien.
• Lavar las manos antes de cada manipulación.

• Reemplazar el estuche regularmente para hacer innecesarios los dos primeros puntos.

Las personas que utilizan lentes en uso prolongado emplean las soluciones de mantenimiento con intervalos muy largos. Incrementando el tiempo de uso de los mismos y las posibilidades de contaminación. El riesgo aumenta de forma muy significativa cuando los líquidos no contienen conservantes.

4. Depósitos de las Lentes de Contacto Blandas

Los depósitos pueden ocurrir naturalmente, o por elementos externos que se adhieren al lente de contacto durante su uso normal. Estos depósitos son especialmente frecuentes en las lentes de uso terapéutico o en el uso prolongado.

La presencia de depósitos supone una situación de alto riesgo para la aparición de problemas debido a las modificaciones que se produce en la lente, como la disminución de su calidad óptica, o la aparición de signos de inflamación o sensibilización de la superficie ocular, estas últimas causadas por la colonización de diferentes tipos de microorganismos, siendo un paso previo para una infección ocular. También hace que uno o más factores relacionados con las lentes pueden estar en situación inadecuada como:

• Medio ambiente del portador de lentes
• Calidad de la higiene ocular y métodos de limpieza
• Bioquímica de las lágrimas y su interrelación con las lentes
• Características del material de la lente y calidad de manufacturación.

Los síntomas generales que posee el paciente son, sensación de un cuerpo extraño, fotofobia, ojo rojo y molestias generales. Los pacientes que experimenten estos síntomas, usaran sus lentes con menor frecuencia, lo que puede llevar a suspender el uso de las mismas.

Los depósitos de las lentes aparecen en diferentes formas; se suaviza la superficie de las capas, se separan las partículas, como puntos o decoloración.

Tipos de depósitos de las LC BL (clasificación)

a) Depósitos orgánicos:

• Proteínas
• Lípidos
• Mucina
• Medio ambiente

b) Depósitos inorgánicos:

• Calcio
• Mercuriales
• Férricos
• Otros minerales

 

c) Depósitos mixtos:

• Complejos de mucoproteínas

• y lípidos (MPL)

 

d) Depósitos microbianos

• Flora oportunista de párpados y conjuntiva
• Bacterias, hongos, etc, de origen extraocular

 

e) Depósitos intrínsecos de la lente

• Defectos de fabricación
• Impurezas del polímero
• Envejecimiento

4.a) Depósitos Orgánicos

- Depósitos de Proteína: Las proteínas son el mayor tipo de depósito asociado con la hifdrofilia (leve) de la lente de contacto. Los depósitos de proteína resultan de la interacción de la lente de contacto con proteínas en la capa acuosa de película lagrimal. Las proteínas pueden acumularse de tal manera que el reemplazo de la lente es necesario. Los depósitos de proteínas visibles son ídentificables como una fina capa que da al lente una apariencia opaca y nublada. El grado de depósitos de proteína en el lente esta influenciado por variaciones en la química de la película lagrimal del individuo, y por como los materiales de las lentes absorben los depósitos de proteínas.

Hay dos tipos de depósitos de proteínas:

· Las proteínas naturales, que son un componente normal de las lágrimas, no siempre visibles, y son fácilmente removidas de la lente de contacto.

· La proteína desnaturalizada, es una proteína que cambia por factores como el calor o rayos Ultravioleta. Las proteínas desnaturalizadas son más difíciles de remover de las lentes que las proteínas naturales, y son más opacas.

- Depósitos de Lípidos: Estos depósitos pueden venir de la capa lipídica de la película lagrimal, desde la piel, y desde los lípidos y aceites de los cosméticos y lociones. Pueden ser transportados durante las maniobras de la lente, o pueden acumularse a medida que las capas de los lípidos de las lágrimas se secan continuamente sobre la superficie de las lentes de contacto. Los depósitos de lípidos se acumulan al punto de ser visibles a simple vista, puesto que tienen una apariencia grasosa, disminuyendo la agudeza visual

- Depósitos de Mucina: La mucina es una proteína que se encuentra normalmente como componente de las membranas celulares. Los depósitos de mucina se forman fácilmente en las lentes que ya contienen otros depósitos formados anteriormente en la superficie de las lentes limpias. Los depósitos de mucina interactúan con los depósitos ya formados de lípidos y proteínas, que resultan en un depósito muy complejo de remover.

- Depósitos del Medio Ambiente: Los depósitos del medio ambiente, tales como cosméticos, lociones, y cremas de mano, pueden causar irritaciones y sensación de molestia al portador de las lentes. Por esta razón, se recomienda un lavado de manos exhaustivo, antes de maniobrar las lentes. Los jabones que contienen crema o humectantes dejaran una capa grasa en la superficie de la lente.

Factores que influyen en la Formación de Depósitos

- Variación de paciente a paciente: Algunos pacientes pueden ser más susceptibles a la formación de depósitos en sus lentes debido a la química corporal. Las variaciones en la composición de la película lagrimal, así como también la formación de proteínas y lípidos pueden llevar a máximos niveles de depósitos en los lentes.

- Material de la lente: Este tiene una gran influencia en los depósitos de la lente. Los materiales están categorizados en cuatro grupos:

  • grupo I: bajo contenido acuoso, no-iónico

  • grupo II: alto contenido acuoso, no-iónico

  • grupo III: bajo contenido acuoso, iónico

  • grupo IV: alto contenido acuoso, iónico

El material con alto contenido acuoso - iónico, tiene una tendencia general a depositar mas proteína que el material de bajo contenido acuoso- no-iónico. El material de Alto contenido Acuoso- iónico, Grupo IV, es el mas propenso a acumular proteínas de todo el grupo.

- Régimen de Mantenimiento: El régimen de cuidado de las lentes es la clave en determinar el depósito en formación. Hasta aquellos que cuya química lagrimal permiten solamente una baja cantidad de depósito en formación se beneficiarán en mayor medida del régimen de cuidado de sus lentes.

- Ambiente: El ambiente en el cual estas lentes son usadas, pueden influenciar en la formación de depósitos. Los cosméticos (por ejemplo, la base del maquillaje), humo, polen, la polución, y el ambiente seco, pueden incrementar los depósitos en las lentes.

Remoción de Depósitos

Los depósitos de las lentes de contacto pueden ser removidos durante el uso de los limpiadores de las mismas. Muchas soluciones Multipropósito contienen este tipo de limpiadores. Estos limpiadores remueven libremente los depósitos de proteína y los restos del ambiente de las lentes de contacto.

Los limpiadores de lentes de contacto pueden ampliamente clasificarse por el modo de acción ya sea por Sufactante (una sustancia capaz de reducir la superficie de tensión de un liquido en el cual esta disuelto) o limpiadores enzimáticos. Muchos de los regímenes de cuidado diario recomiendan el uso de limpiadores sufactantes para remover los lípidos, restos del ambiente, y un limpiador enzimático para remover los depósitos de proteína desnaturalizados más tenaces.

Los limpiadores sufactantes son usados diariamente o cuando las lentes son removidas. Estos eliminan la mayoría de los depósitos acumulados durante el uso de la lente.

4.b) Depósitos inorgánicos

Estos pueden formar depósitos o películas. Aunque las películas de origen inorgánico son menos frecuentes que las proteicas, estas causan mas molestias e irritación que las otras

La presencia de una película de proteínas proporciona una superficie hidrofóbica. Esta circunstancia puede favorecer la precipitación de calcio y otras sustancias inorgánicas. En algunos pacientes prevenir la formación de una película proteica puede a su vez inhibir la formación de una película inorgánica, aunque no en todos lo casos ocurre de este modo.

Mientras que las sales de calcio se derivan principalmente del entorno ocular, otros depósitos inorgánicos tienen su origen principal en fuentes extraoculares.

 

- Calcio: En las etapas precoces de los depósitos de calcio, estas sales inorgánicas aparecen clínicamente como una película blanquecina parecida a la de proteínas y que incluso resulta recubierta por esta de forma tardía. Frecuentemente se forma en la cara anterior, más que en la cara posterior, pudiendo ocupar áreas muy variables desde grandes a pequeñas.

Los depósitos de fosfato cálcico pueden ser observados como gránulos localizados o extendidos como láminas desde la superficie o dentro de la matriz, alterando y dañando la integridad de la lente. Algunos depósitos de calcio, especialmente los constituidos por carbonato cálcico, pueden tener extensiones hacia el exterior como cuernos y resultar una fuente de irritación e intolerancia.

Por otro lado, cuando los depósitos están presentes en el centro de las lentes, provocan una disminución de la visión. Estos depósitos de sales cálcicas, pueden estar o no asociados con otros tipos de depósitos (proteínas, lípidos y mucina), dando lugar a depósitos mixtos llamados MPL.

Diversos factores pueden facilitar la formación de depósitos calcáreos, como la alteración de la película lagrimal, disminución de los niveles de potasio en lágrimas, disminución de la frecuencia de parpadeo, disminución del tiempo de ruptura palpebral (BUT), síndromes de ojo seco, atmósferas o ambientes secos, necrosis tisular, rupturas del polímero de la lente y algunas técnicas de limpieza y desinfección.

Los depósitos de calcio pueden comenzar a formarse incluso a los 2 días de porte y son especialmente frecuentes en el porte prolongado. En algunos pacientes la tasa de recurrencia de estos depósitos es muy alta debido a los numerosos factores ya descriptos.

Tratamiento: Estos depósitos se disuelven con:

• Ácido clorhídrico diluido, el tratamiento debilita la textura de la lente e induce cambios en sus parámetros físicos.
• Agentes quelantes como el EDTA. Esta es la razón por la que el EDTA (0.01-0.001 %), y otros agentes quelantes son añadidos a las soluciones comerciales de limpieza y/o desinfección.
• Algunos depósitos cálcicos como los de carbonato cálcico se solubilizan con el calor, estos pueden ser eliminados mediante sistemas térmicos de desinfección.

La eliminación de depósitos calcáreos incrustados, con frecuencia deja fosetas, huecos e irregularidades en la superficie de la lente y en la matriz que a su vez atraerá secundariamente más depósitos y el consiguiente riesgo de infección microbiana.

 

- Depósitos mercuriales: Una lente teñida por estos productos adquiere un color grisáceo o blanco-grisáceo, donde se puede observar una formación moteada. Estos depósitos consisten probablemente en sulfitos de mercurio de color negro insolubles en agua, teniendo origen extraocular.

Soluciones salinas que utilizan timerosal como conservante, al ser utilizadas en la desinfección, resultan una importante fuente de mercurio, especialmente si se combina su utilización con sistemas térmicos y si esta solución se usa mas de una vez o se ha descompuesto (calor es un factor precipitante del sulfito de mercurio).

Estos depósitos tienen tendencia a acumularse gradualmente en las lentes usadas. Los pacientes que utilizan medicación ocular que contiene timerosal, tienen también el riesgo de acumular este preparado.

Estos depósitos pueden disminuir la transparencia de la lente, y provocar alteración de la visión, el efecto secundario mas serio de los depósitos de mercurio es una reacción alérgica de carácter retardado lo que obliga en muchos casos a abandonar el uso de las lentes.

 

Tratamiento: Tras realizar la desinfección con soluciones que contengan timerosal, las lentes deben ser abundantemente enjuagadas. Las soluciones que contengan timerosal no deben ser utilizadas tras su fecha de caducidad. Las lentes no deben ser almacenadas en envases que tengan tapones con compuestos que incluyen sulfuro.

 

- Depósitos férricos: Cuerpos extraños metálicos con elementos férricos pueden resultar atrapados por las lentes, posteriormente resultaran oxidados y formaran depósitos rojos o anaranjados de sales férricas. Estos pueden ser únicos o múltiples y generalmente presentan un pequeño tamaño. La mayoría procede de cuerpos extraños extraoculares. En ocasiones han aparecido en lentes nuevas y se debe a que han sido introducidos durante el proceso de fabricación.

Tratamiento: Se utilizan ciertos limpiadores que pueden cambiar temporalmente el color de las sales de hierro desde el naranja al negro, aunque la lente permanece con su depósito. La limpieza química de algunos elementos metálicos extraños resulta posible pero dejará un defecto en la superficie de la lente. Pequeños depósitos alejados del eje óptico de la lente pueden ocasionar mínimos problemas aunque siempre resulta recomendable el cambio de la lente.

 

- Depósitos de otros minerales: El magnesio presente en las lágrimas puede acumularse en las lentes que presentan depósitos orgánicos, polímeros desnaturalizados u otros. Hervir las lentes en aguas ricas en magnesio, como zonas montañosas, resulta otra de las fuentes de este tipo de depósitos.

El sílice suele tener su origen en cuerpos extraños ambientales, especialmente en aquellos individuos que trabajan en un ambiente de construcción. Ha podido ser encontrado en lentes nuevas y su origen fue el agente que las pule durante el proceso de fabricación.

Las sales de sodio presentes en las lágrimas y en las soluciones de cuidado de las lentes pueden precipitar sobre la superficie de las lentes.

Manganeso, cromo, cadmio, zinc, plata y cobre, también han sido detectados como depósitos de las lentes.

4.c) Depósitos Mixtos (orgánicos e inorgánicos) y MPL (Mucina + Proteína + Lípido)

Películas de depósitos mixtos con proteínas, y sales de calcio ya han sido revisadas previamente. En un principio estos depósitos no son visibles pero, con el tiempo esta película puede llegar a verse directamente, especialmente si dejamos secar la lente.

Los depósitos mixtos están constituidos por mucina, proteínas y lípidos, con o sin sales de calcio, resultando probablemente la causa mas frecuente de depósitos en las lentes.

Resulta característico que los depósitos MPL formen montículos de forma oval o circular, (0'15-1 mm de diámetro) pudiendo ocurrir de forma aislada, aunque frecuentemente formando grupos.

Su base se encuentra firmemente adherida a la matriz de la lente e incluso llega a infiltrarla parcialmente. Cuando se forman grandes depósitos le dan un aspecto abollonado. Estos depósitos ricos en materia orgánica, tienen una consistencia gelatinosa, mientras que los ricos en calcio tienen un aspecto duro y elevado.

Estos depósitos mixtos, suelen ser de origen preferentemente ocular y más frecuente en pacientes con alteraciones de la película lagrimal. La proporción de cada uno de sus componentes puede variar, incluso dentro de una misma lente. Las lentes con alta hidratación (porte diario o prolongado) presentan una mayor afinidad para desarrollar este tipo de depósitos.

La deshidratación de la lente y las alteraciones lagrimales incrementan los depósitos de material mixto (mucina-proteína-lípido).

 

Tratamiento: La limpieza frecuente de las lentes, por técnica físicas o químicas, ayudan a prevenir el crecimiento de estos depósitos. Debido a su variedad de elementos constitutivos, su eliminación resulta difícil. El uso de múltiples enzimas ha sido abandonado, ya que con frecuencia provocaban sensibilización.

Cambiar las lentes de alta hidratación por otras de baja hidratación, puede disminuir la formación de depósitos.

 4.d) Depósitos por contaminantes microbianos

Con gran frecuencia los hongos crecen, no solo en la superficie, sino que también lo han en el interior de la matriz de la lente, estos penetran gracias a que son capaces de degradar y digerir el material del polímero de la lente

En el caso de las bacterias, estas resultan atrapadas en las irregularidades de la superficie o en huecos o brechas del polímero, producidas durante las maniobras de limpieza de los depósitos. La presencia de depósitos orgánicos (especialmente proteínas y azúcar) así como restos celulares, favorecen en crecimiento de bacterias, hongos, protozoos.

La fuente de contaminación microbiana puede resultar tanto ocular como extraocular. También pueden contaminarse a partir de los dedos que la manipulan, de las soluciones de limpieza o mantenimiento, de los líquidos de transporte.

La amplia variedad de la flora normal, puede explicar el hecho de que algunos pacientes desarrollen una contaminación más rápida que otros.

Para que los microorganismos puedan proliferar en las lentes, deben en primer lugar poder adherirse a ellas. Muchos microorganismos producen un ambiente ácido con su metabolismo que modifica, crea y hace favorable la situación para que se produzca la adhesión.

Los depósitos en la lente de contacto incrementan la capacidad de adherencia bacteriana.

Tratamiento: Limpieza y desinfección frecuentes resulta de lo más efectivo para prevenir la contaminación microbiológica. Las limpiezas profilácticas son las más importantes.

Los microorganismos se localizan en brechas y agujeros que con frecuencia impiden que sean adecuadamente eliminados por los procesos de desinfección.

Tras la desinfección, restos de microorganismos y proteínas desnaturalizadas pueden provocar irritación, o actuar como auténticos estímulos antigénicos.

 

4.d) Depósitos por alteraciones en la fabricación, defectos físicos del polímero, impurezas y envejecimiento

Tipos de defecto: Los defectos en la fabricación pueden abarcar:

• Las impurezas del material
• Falta de homogeneidad en la textura
• Defectos de burbuja
• Marcas
• Muescas
• Hendiduras
• Abrasiones
• Lascas
• Cortes
• Pinchazos
• Rupturas
• Superficies mal terminadas

Estos defectos son muy frecuentes y pueden variar ampliamente de unos fabricantes a otros de pendiendo de los sistemas de control de calidad y del método utilizado en el proceso de fabricación.

La reacción de grupos éster, presentes en las lentes blandas, pueden también hidrolizarse durante los procesos de limpieza y desinfección, en condiciones de acidez o alcalinidad y liberar etanol que difundirá hacia el exterior del material, modificando sus características físicas, químicas y ópticas, contribuyendo a una rápido envejecimiento del material.

Con el uso y el empleo de los sistemas de desinfección, la superficie de la lente se vuelve hidrofóbica atrayendo depósitos orgánicos e inorgánicos.

Una lente blanda no resulta indestructible, aunque resulte conveniente la limpieza mediante el frotamiento entre los dedos, dependiendo de los dedos y de la energía empleada se puede lesionar la superficie de esta lente.

 

Tratamiento: Un adecuado y exigente control de calidad durante su fabricación es el único camino para eliminar estos defectos. La amenaza de que estos controles pudieran quedar relegados en las LC desechables, se ha evitado gracias a un esfuerzo notable para mejorar los métodos de producción.

Consejos para facilitar la higiene de las LC e incrementar su comodidad:

- Lavarse bien las manos antes de manipular las LC.

- Guardar siempre las LC en una solución de conservación especial para lentes.

- No mezclar nunca las distintas soluciones para el cuidado de LC, a menos que esté

indicado de forma expresa que pueden emplearse conjuntamente.

- No utilizar agua corriente para aclarar las lentes.

- Igual de importante que la higiene de las LC, es la higiene del estuche en el que se

almacenan, por lo tanto, éste debería también desinfectarse y reemplazarse

periódicamente.

- Humedecer con lágrima artificial con más frecuencia, las lentes una vez puestas.

Lágrima artificial


Cada vez son más frecuentes las situaciones en las que, al llevar puestas las lentes de contacto, se tiene la sensación de que el ojo está muy seco o de que se ha introducido en él un cuerpo extraño; entre estas situaciones se destacan el aire seco, los aparatos de aire acondicionado y un pestañeo menos frecuente de lo habitual (al trabajar durante horas delante de una pantalla de ordenador) Las lentes de contacto blandas con una concentración elevada de agua, en especial las actuales lentillas desechables, pueden secarse durante el día y adherirse completamente al ojo. Por ello, una vez puestas las lentes, es preciso humedecerlas aplicando gotas de lágrima artificial directamente sobre ellas; de esto modo se devuelve a la lente el nivel de humedad que precisa.

5) SOLUCIONES DE MANTENIMIENTO

5.a) Características químicas principales de las soluciones de mantenimiento

Las soluciones empleadas para los procedimientos de cuidado de las lentes de contacto deben ofrecer ciertas propiedades químicas que dependen de la formulación de cada solución. Estas propiedades químicas no solamente servirán para que la solución sea eficaz en sus funciones de limpieza, enjuagado, hidratación, humectación y desinfección de las lentes, sino que también deben asegurar que no sea tóxica para los tejidos oculares. En otras palabras las soluciones deben ser eficaces en su acción y mostrar al mismo tiempo biocompatibilidad.

Las soluciones empleadas en contactología deben ser formuladas con una tonicidad semejante a la de la película lagrimal con la que interactúa de forma directa o indirecta. Si se emplearan soluciones cuya tonicidad fuera menor o mayor al de la película lagrimal, entonces se producirían reacciones oculares adversas cuando aquéllas se pusieran en contacto con los tejidos oculares.

Si la solución fuera hipotónica en relación con la tonicidad de la lágrima, el agua penetraría en la córnea y su exceso produciría su hinchazón. Si la solución empleada fuera hipertónica, se produciría lo contrario, dando a lugar al adelgazamiento corneal.

Otra propiedad de las soluciones de mantenimiento es que deben mantener su ph invariable, cuando se adicionen pequeñas cantidades de iones de hidrógeno o de hidroxilo. Estos sistemas se denominan tampones.

5.b) Clasificación de las soluciones de mantenimiento:

1) Limpiadoras:

a) tensoactivas no abrasivas

b) tensoactivas abrasivas

c) tensoactivas hidratantes

d) enzimáticas

2) Desinfectantes

3) Hidratantes

4) Humectantes

5) Lubricantes

6) Soluciones multiusos

5.b.1) SOLUCIONES DE LIMPIEZA

Estas soluciones se emplean específicamente para limpiar las superficies de las lentes de contacto, evitando la adherencia tenaz de productos orgánicos e inorgánicos. Suelen formularse con agentes detergentes, conservantes y quelantes. Las soluciones de limpieza o limpiadores se clasifican en:

a) Tensoactivas no abrasivas

b) Tensoactivas abrasivas

c) Oxidativas

d) Enzimáticas

a) Limpiadores tensoactivos no abrasivas

Las soluciones tensoactivas son aquellas que actúan sobre las superficies disminuyendo las tensiones, superficial e interfacial.

Las soluciones de limpieza tensoactivas no abrasivas suelen ser los detergentes empleados para eliminar de las superficies de una lente de contacto las mucinas, proteínas, lípidos y cualquier desecho del medio ambiente ocular. Se emplean depositando una gota de la solución sobre cada una de las superficies de la lente y friccionando con la yema de los dedos hasta conseguir el efecto requerido. Además, los limpiadores tensoactivos disminuyen la tensión superficial de cualquier interfase aceite-agua, lo cual facilita la remoción de los desechos superficiales. Son soluciones que se emplean diariamente.

b) Limpiadores tensoactivos abrasivos

Los limpiadores tensoactivos abrasivos se emplean para eliminar desechos o depósitos mucoproteínicos que se han adherido tenazmente a las superficies de las lentes de contacto permeables a los gases. Estas soluciones deben formularse con compuesto abrasivos de moléculas muy pequeñas, con el objetivo de no producir ralladuras sobre la superficie al restregarla excesivamente, ya que podría alterarse la curvatura o el espesor central de las lentes de contacto RPG. Las lentes de contacto de hidrogel también admiten la utilización de limpiadores tensoactivos abrasivos, cuyos agentes conservantes suelen ser timerosal, Polyquad o ácido sórbico. Debe tenerse cuidado con el uso de los limpiadores abrasivos, ya que pueden aumentar la rugosidad de la superficie de las lentes e inducir una potencia negativa a la lente de contacto RPG.

c) Limpiadores oxidativos

Los limpiadores oxidativos son productos que pueden emplearse con sistemas de limpieza mediante hidratación fría o calor, dura­nte 30 min. Estos productos suelen desprender desechos orgánicos e inorgánicos de la superficie de las lentes de contacto de hi­drogel.

Estas soluciones eliminan el calcio y otros depósitos no proteínicos, especialmente cuando se emplean sistemas térmicos de limpi­eza. No son productos tóxicos y actúan oxidando la estructura terciaria de la proteína desnaturalizada. Se emplean únicamente para lentes de contacto de hidro­gel siendo el más utilizado el peróxido de hidrogeno (H202). No obstante, varios estudios analizados han puesto en duda la eficacia del peróxido como limpiador, aunque es el desinfectante más eficaz para las lentes de conta­cto de hidrogel.

d) Limpiadores enzimáticos

Estas soluciones consisten en enzimas proteolíticas que se emplean especialmente para eliminar de forma eficaz y segura las proteí­nas que se adhieren tenazmente a las superfi­cies de lentes de contacto RPG y de hidrogel, y que no se eliminan con otros sistemas de limpieza. Las enzimas no estropean la lente y no son tóxicas para el ojo, aunque pueden producir reacciones de sensibilización en ciertos pacientes.

Estas soluciones suelen estar formadas por enzimas vegetales estabilizadas o de anima­les, entre las que se encuentran, entre otras, la papaína y la pancreática. La papaína es ex­traída de la papaya, una fruta tropical que se produce todo el año en países tropicales. La pancreática es una enzima que contiene pro­teasa, lipasa y amilasa, y que procede del páncreas del buey. Otra enzima empleada es la subtilisina, que es una enzima proteolítica extracelular empleada térmica y/o química­mente.

La limpieza enzimática suele realizarse una vez por semana o cada 15 días, dependiendo de las condiciones oculares de cada paciente.

Las soluciones tensoactivas hidratantes suelen emplearse para evitar los síntomas de seque­dad y de visión en neblina que algunos usua­rios de lentes suelen tener con otras solucio­nes. Estas soluciones se emplean para lim­piar y desinfectar al mismo tiempo las lentes de contacto. Durante el ciclo nocturno de hidratación, disuelven los depósitos, ablan­dándolos con el remojo.

.

5.b.2) SOLUCIONES DESINFECTANTES

Las soluciones desinfectantes son compuestos ba­sados en el agua, que se emplean para impe­dir la contaminación microbiana de las len­tes y estuches. Debido a su gran potencial destructivo, nunca deberán entrar en contacto con los tejidos oculares.

La desinfección es la acción que tienen los productos conservantes de las soluciones empleadas para el mantenimiento biocom­patible de las lentes de contacto RPG.

Los procedimientos de desinfección de las lentes de hidrogel se clasifican en térmicos, químicos y oxidativos.

- Desinfección térmica

La solución salina se emplea para la desinfección térmica. El primer método empleado para la desinfección de las LC fue por medio de calor húmedo. Las recomendaciones para lograr una eficacia aceptable requieren una temperatura mínima de 80ºC durante un tiempo de 10 minutos, con la lente en solución salina. Dentro de las ventajas hay que destacar su eficacia, ausencia de reacciones alérgicas o tóxicas y su bajo costo. Además desnaturalizan a los limpiadores enzimáticos. El método de desinfección térmica es eficaz, pero deteriora las lentes, precisa de mayor dedicación y facilita la fijación de depósitos.

- Agentes químicos

Los agentes químicos desinfectantes han ido evolucionando desde los conservantes como los amonios cuaternarios (cloruro de benzalconio) y las biguanidas (clorhexidina). Estos últimos, combinados con timerosal, alcanzan unos niveles de desinfecciones muy aceptables pero a concentraciones que son tóxicas para el epitelio corneal. Por su parte el cloruro de benzalconio se une muy intensamente a la matriz del polímero de las lentes, lo que dificulta su eliminación. Otros productos, como el ácido sórbico, poseen un bajo poder antibacteriano.

Se han ido desarrollando otros compuestos químicos de alto peso molecular con buena capacidad antibacteriana y sin problemas de hipersensibilidad, como el Polyquad (Alcon) y el Dymed (Bausch&Lomb). Ambos son simples de usar pero no cubren convenientemente el espectro de hongos y de Acantamoeba. El sistema QuickCare (CIBA Visión) utiliza isopropil alcohol y dos agentes surfactantes, alcanzando una alta eficacia antimicrobiana en pocos minutos. Los métodos simplificados "todo en uno" tienen un poder bactericida inferior al de los productos individuales, hecho que obliga a un tiempo mínimo de exposición de 4 horas.

 - Oxidativos

El peróxido de hidrógeno (H202) es un agen­te oxidante muy acídico con un gran poten­cial para destruir microorganismos mediante la oxidación. Tiene un pH de 3 a 5, razón por la cual debe ser neutralizado con bicarbona­to sódico. Suele emplearse a una concentra­ción del 3 % Y el procedimiento de desinfec­ción se lleva a cabo remojando las lentes con el peróxido durante 10 min. Los peróxidos se componen de una botella con solución de peróxido al 3% y un componente neutralizante Este último está disponible en pastilla o en solución. El peróxido oxida las moléculas y componentes celulares, disolviéndolos, una vez producido el efecto del peróxido, este debe ser neutralizado junto con las lentes durante varias horas, para impedir la penetración de residuos en el ojo que puedan ocasionarle daños. Las lentes de contacto sólo deberán colocarse en los ojos una vez que haya tenido lugar la neutralización. Las ventajas del sistema son 1) buena tolerancia por no contener conservantes tóxicos, 2) ausencia de daño a las LC, 3) eliminación de biofilm en el estuche de la lente y 4) amplio espectro antimicrobiano. El inconveniente de este sistema es que requiere tiempo para ser eficaz y, en los sistemas de un solo paso, la rápida neutralización impide una desinfección óptima.

5.b3) SOLUCIONES HIDRATANTES

Estas soluciones suelen formularse con agentes de tonicidad, humectación, conservación y quelantes. Las lentes de contacto de RPG se sumergen en estas soluciones, cuando no se utilizan sobre los ojos (generalmente durante la noche cuando el usuario se va a dormir), con esta operación de remojo todas las secreciones depositadas sobre las superficies de las lentes RPG se ablandan. De esta forma con la operación de limpieza, los depósitos serán mas fácilmente eliminados. En general las funciones de estas soluciones de remojo son las siguientes:

- Remojan e hidratan las lentes de contando RPG, con lo cual facilitan su limpieza.

- Desinfectan las lentes de contacto RPG, evitando su contaminación con microorganismos.

- Mantienen el equilibrio hidratado de las lentes de contacto de hidrogel.

Las soluciones hidratantes o de remojo se emplean especialmente con lentes RPG y su función principal es evitar que crezcan microorganismos sobre las lentes, así como prevenir que se adhieran depósitos e impedir que las lentes se sequen y se peguen a las paredes internas del estuche. Al retirarse del ojo, las lentes RPG deben ser limpiadas, enjuagadas y puestas en remojo durante toda la noche, dentro del estuche, con una solución hidratante-humectante, siguiendo estrictamente ese orden. Si la solución es de remojo solamente, nunca deberá ponerse en contacto con el ojo. Mejora la humectabilidad superficial y asiste al desprendimiento de depósitos formados sobre las lentes de contacto.

En la actualidad para las lentes de contacto RPG, las soluciones hidratantes o de remojo suelen emplearse en combinación con soluciones humectantes. En efecto, las lentes de contacto RPG siempre deberán guardarse sumergidas en soluciones humectantes-hidratantes dentro de su estuche, que previamente habrá sido limpiado, desinfectado y enjuagado.

En cambio, las soluciones hidratantes para las lentes de contacto de hidrogel suelen ser soluciones de cloruro sódico al 0,9 % o suero fisiológico. La solución salina debe mantenerse estéril (en estas condiciones puede conside­rarse biocompatible para los tejidos oculares) y puede formularse con o sin conservantes. Es una solución que no solamente hidrata la lente de HEMA, sino que además se emplea como solución de limpieza, con­servación en el estuche y también para disolver las ta­bletas enzimáticas.

5.b.4) SOLUCIONES HUMECTANTES

Son aquellas que forman una película viscosa que mejora la humectabilidad superficial de las lentes. Estos líquidos suelen tener una baja tensión superficial. En general, las soluciones humectantes desempeñan varias funciones:

  • Conseguir que las superficies de las lentes sean menos hidrófobas, mejorando su humectabilidad superficial y reduciendo así la sensación de cuerpo extraño cuando se encuentran sobre el ojo.

  • Formar una película sobre la superficie, evitando que cualquier suciedad o grasa de los dedos que manipulan las lentes pueda ser transferida a sus superficies.

  • Lubricar las superficies de las lentes para evitar rozamientos con la conjuntiva tarsal y la superficie corneal.

  • Limpiar la lente cuando esta se retira del ojo.

  • Evitar el crecimiento de microorganismos.

  • Facilitar la colocación y retirada de la lente del ojo

Las soluciones humectantes suelen formularse con agentes de los siguientes tipos:

- Conservantes

- Humectantes

- Quelantes

- Tamponantes

- De tonicidad

-Agentes conservantes

Se emplean para eliminar microorganismos, entre ellos se encuentran los siguientes:

- Cloruro de benzalconio

- Gluconato de clorohexidina

- Clorobutanol

- Alcohol de benzoilo

- Polihexametilenbinguanida

- Ácido Sórbico

- Ácido bórico

- Sorbato potásico

- Polyquad

- Ácido etilendiaminotetracetico de disodio

El cloruro de benzalconio es un desinfectante con un amplio espectro de eficacia, suele emplearse en una concentración del 0.004 %. El cloruro de benzalconio es un detergente que disminuye la tensión superficial de cualquier solución. Por otro lado, este compuesto es un pésimo humectante. Se emplea para desinfectar las lentes rígidas permeables a los gases (RPG).

Es muy efectivo contra bacterias y hongos aunque no es bactericida, lo que significa que no mata el microorganismo, sino que impide su reproducción. El cloruro de benzalconio, nunca deberá emplearse con lentes de hidroxietilmetacrilato (HEMA), debido a que actúa como jabón, las superficies de las lentes se hacen hidrófobas. Por esta razón, la eficacia de la soluciones que emplean cloruro de benzalconio es mejorada con el empleo de un agente quelante como ácido etilendiaminotetracetico de disodio (EDTA) que, auque no tiene una actividad antibacteriana importante, permite que se emplee menos actividad de cloruro de benzalconio en la solución.

El Gluconato de clorohexidina es un bactericida que emplea en concentraciones al 0.0005% para la desinfección química de lentes de hidrogel y RPG. No es eficaz contra hongos y levaduras. Se fija a las proteínas, pero también a los depósitos superficiales de las lentes, dando ha lugar, a reacciones de sensibilidad ocular, aunque en menor grado que el timerosal. Para mejorar su eficacia, suele emplearse en combinación don EDTA o timerosal, en soluciones para las lentes RPG. La clorohexidina produce mayor adherencia superficial de lípidos debido a la hidrofobidad que transmite a la lente. También hace amarillento el polímero de la lente.

El timerosal es un compuesto orgánico mercurial que se empleó como conservante en soluciones para lentes de hidrogel. Dado que se ha comprobado que utilizado con estas lentes, suele provocar sensibilización ocular, sensación de quemazón, enrojecimiento ocular y queratitis superficial punteada, el timerosal ha dejado de emplearse en soluciones para lentes de hidrofilicas. Sin embargo, el timerosal es compatible con clorohexidina o EDTA para ejercer un efecto antibacteriano eficaz. Se emplea en concentraciones del 0.0004% y tiene acción bacteriana. Es una sal básica de un ácido orgánico débil, por lo que esta restringido a soluciones alcalinas.

El Clorobutanol es otro conservante que se utilizó en soluciones para lentes rígidas de PMMA, ya que se fija a la silicona y produce reacciones oculares adversas.

El alcohol de benzoilo es un buen desinfectante. No se ata a la superficie de la lente RPG. En combinación con un tensoactivo, es un antimicrobiano efectivo que actúa sobre las biopelículas bacterianas.

El polihexametilenbiguanida (PAPB) es un conservante empleado en concentraciones al 0.00005 % para la desinfección de lentes hidrofílicas y RPG, debido a su escaso efecto de sensibilización ocular. Resulta muy eficaz como antimicrobiano y se ha demostrado que no da a lugar a reacciones oculares alérgicas o tóxicas. Debe tenerse en cuenta que la matriz de la lente de hidrogel suele absorber este compuesto.

El ácido sórbico y el sorbato potásico se emplean en soluciones limpiadoras para lentes de hidrogel, aunque han dejado de usarse debido a que decoloran la lente (decoloran los depósitos de la lente aunque éstos se vean transparentes). La concentración del ácido sórbico es del 0.1% su acción es bacteriostática y no produce reacciones oculares adversas.

El Polyquad de Alcon es un compuesto cuaternario hidrosoluble empleado como conservante en soluciones para desinfectar lentes de contacto de hidrogel. Debido a que el tamaño relativamente grande de sus moléculas impide que sea absorbido por los polímeros hidrofílicos existentes en la matriz de las lentes de hidrogel, no produce reacciones adversas oculares en las concentraciones de soluciones de mantenimiento.

-Agentes humectantes

El alcohol polivinílico (APV) es un polímero sintético que se adhiere a la superficie de la lente RPG; posee un grado de viscosidad muy bajo y es empleado también como agente de suspensión y emulsificador. Tiene una baja viscosidad, de forma que sus propiedades absortivas y adhesivas prolongan el tiempo de solución humectante. En soluciones humectantes para RGP, no retrasa la curación del epitelio y la conjuntiva.

La hidroxietilcelulosa es un agente amortiguante empleado para dar mayor viscosidad a la solución humectante. Tiene el inconveniente de retrasar la curación del epitelio.

-Agentes quelantes

El ácido etilendiamicotetracético (EDTA) es un agente capaz de mejorar la eficacia de otros agentes. Además de ser un agente de limpieza, evita la decoloración y la oxidación. No es tóxico para el ojo.

El edetato de disodio se emplea para estabilizar otros agentes d e las soluciones de mantenimiento, similar al EDTA. También se emplea como agente de limpieza y conservante.

-Agentes tamponantes

Estos agentes empleados en las soluciones humectantes de LC, sirven para conservar la solución a un ph determinado. En contactología, el tipo de tampón depende del conservante que lleve la solución. Estos agentes pueden ser sales alcalinas o ácidos. Los tamponates más utilizados para formular soluciones humectantes suelen ser las sales de boratos o fosfatos. Sobre todo si se desea que la solución humectante tenga un ph igual al de la lágrima, los más empleados suelen ser los fosfatos de sodio, el borato o el bicarbonato.

-Agentes de tonicidad

El agente mas empleado para controlar la tonicidad de la solución humectante es el cloruro de sodio. En la actualidad, este agente no solamente se emplea para el cuidado y conservación de lentes de hidrogel, sino que también es la única solución empleada para enjuagar las lentes de contacto RPG después de su limpieza enzimática y con tensoactivos

5.b.5) SOLUCIONES LUBRICANTES

Las soluciones lubricantes son aquellas que se emplean con las lentes de contacto RPG mientras éstas se encuentran sobre el ojo. Suelen recomendarse en usuarios que vi­ven o trabajan en ambientes especiales: baja humedad, aire acondicionado, excesivo vien­to y humos. Estos ambientes producen se­quedad de las superficies de las lentes, dando lugar a irritación e incomodidad en el usua­rio. La finalidad de estas soluciones es la de rehumectar las lentes y recuperar la comodi­dad ocular. Las soluciones más empleadas para esta finalidad son los ésteres de celulo­sa. La metilcelulosa, hidroxipropilcelulosa e hi­droxietilcelulosa son agentes lubricantes que se emplean para rehumectar las superficies de las lentes de contacto RPG, evitando que el ojo tenga sensación de cuerpo extraño. Al adherirse a las superficies de las lentes, pro­porcionan un sistema de tamponamiento mecánico, con lo que amortiguan la lente so­bre la córnea. También ayudan a evitar la contaminación procedente de los dedos. La metilcelulosa se emplea para aumentar el tiempo de contacto de los fármacos sobre la superficie del ojo. Aunque realmente no es capaz de humectar el plástico, la metilcelulo­sa tiene propiedades adhesivas.

La polivinilpirrolidona (PVP) es un agente de suspensión y dispersión. Su viscosidad es la misma que la del agua a concentraciones de hasta el 10 %, pero en concentraciones ma­yores se hace más viscoso. También se em­plea como agente lubricante.

El alcohol polivinílico (APV) es un emulsifi­cador y un agente de suspensión. Se emplea como tensoactivo en soluciones de limpieza de lentes de contacto RPG, así como agente de humectación, lubricación y recubrimien­to. No produce toxicidad a los tejidos ocula­res ni retarda la curación del epitelio corneal, es hidrosoluble y debido a su baja viscosi­dad, sus propiedades adhesivas prolongan el tiempo de contacto de la solución humec­tante o del colirio.

5.b.6) SOLUCIONES MULTIUSOS

Las soluciones únicas surgieron a raíz de la necesidad de sistemas más sencillos de utilizar. Se trata de soluciones fáciles y prácticas de usar y, al mismo tiempo, proporcionan seguridad y eficacia. Permiten limpiar, desinfectar, aclarar, conservar y humedecer las lentes mediante el empleo de una sola botella. Por lo general las lentes de contacto pueden conservarse en soluciones únicas hasta un máximo de 30 días. Este tipo de soluciones suelen ser más económicas que las de peróxido.

En las soluciones con propieda­des humectantes y de hidratación para lentes de contacto RPG, se emplean sistemas conservantes, tensoactivos, detergentes y siste­mas de tamponamiento.

Las soluciones multiusos para lentes de contacto hidrofílicas son productos que combinan acciones de limpieza, desinfec­ción, aclarado, humectación y lubricación. Presentan agentes que no contienen ni timerosal, ni clorohexidina, para evitar cualquier alergia a la composición de las mismas.

Hay 2 tipos de soluciones únicas:

- Soluciones únicas de primera generación

Se trata de soluciones fáciles y prácticas de usar, ya que no es preciso que se lleve a cabo ningún proceso de neutralización. Sin embargo, en estos sistemas, para limpiar las lentillas debe realizarse un paso manual, que consiste en limpiarlas y aclararlas con los dedos antes de colocarlas (frotar y aclarar). Mediante este procedimiento se reduce el número de gérmenes y se elimina una parte considerable de los depósitos. Tras el aclarado, las lentes deben desinfectarse, introduciéndolas en un estuche que contiene la solución correspondiente (el tiempo mínimo de desinfección suele ser de entre 4 y 6 horas). Muchas personas olvidan lavarse las manos antes de limpiar las lentillas. Ello puede originar la formación de depósitos y causar problemas de tolerancia.

- Soluciones únicas de segunda generación

Las soluciones únicas de segunda generación que existen actualmente en el mercado son las más prácticas de utilizar. Su formulación se ha optimizado de tal forma que puede prescindirse del procedimiento de limpieza mecánico. Ello es posible porque el poder limpiador y desinfectante de estas soluciones se ha incrementado con respecto a las de primera generación. Algunas soluciones contienen agentes activos que actúan sobre los depósitos de lípidos y de proteínas.

6) PROCEDIMIENTOS CLÍNICOS

6.a) INSTRUCCIONES PARA PACIENTES DE LENTES RPG

El mantenimiento higiénico de las lentes implica el empleo de 3 soluciones: el de limpieza, conservación y humectación/hidratación.

La limpieza de las lentes es un procedi­miento que siempre deberá realizarse antes y después de utilizarlas. Las lentes deben lim­piarse colocándolas sobre la palma de la mano y restregando las superficies de la lente con cuidado y sin flexionarla. El usuario no debe limpiar las lentes entre las yemas de los dedos. El procedimiento de limpieza consis­te en colocar una o dos gotas del limpiador para frotar primero una superficie y luego la otra. Después de restregarla con suavidad, se enjuaga profusamente con solución salina. Para evitar la contaminación de microorga­nismos procedentes del agua o de la boca de los grifos, no debe utilizarse agua para acla­rar o enjuagar las lentes de contacto RPG.

Además de la limpieza diaria con un tensoactivo, si el paciente es propenso a excesivas reacciones oculares, se recomienda una limpieza enzimática semanal con un ciclo de 1 a 2 horas.

Después de limpiar las lentes de contacto para inmediatamente utilizarlas, sobre la cara cóncava de cada una de ellas se coloca una gota de lubricante, aunque lo más con­veniente es emplear suero fisiológico estéril.

Cuando el usuario se quita las lentes, éstas deben siempre limpiarse y aclararse correctamente antes de ser guardadas en un estuche que contiene una solución humectante-hidratante, con el objeto de que se desinfecte, mejore su humectabilidad y resulte más cómoda cuando se utilice al día siguiente.

Es muy importante que el usuario tome conciencia de la importancia que tiene el mantenimiento de limpieza y desinfección, tanto de las lentes como del estuche de plástico que utilice, el cual deberá ser desinfectado y lim­piado con un cepillo exclusivo para tal efecto.

Si se desea utilizar maquillaje, es impor­tante aplicarlo después de que las lentes se encuentren sobre cada córnea. Si el maqui­llaje llega a ponerse en contacto con las len­tes, creará serios problemas oculares, tales como abrasiones, reacciones alérgicas y, en ciertos casos, infección ocular. Los productos cosméticos deben ser hidrosolubles y no contener perfumes.

6.b) INSTRUCCIONES PARA PACIENTES DE LENTES DE HIDROGEL

Las lentes de contacto de hidrogel requie­ren más cuidado que las rígidas permeables a los gases, tanto las lentes como el estuche. Las lentes de hidrogel jamás deberán ponerse en contacto con el agua ni tampoco con la saliva.

Las instrucciones para el paciente sobre el cuidado higiénico de las lentes blandas dependen del sistema de desinfección que se emplee: sistema químico, desinfección térmica, sistema enzimático o peróxido de hidrogeno.

- Sistema químico, se colocan una o dos gotas del tensoactivo sobre la lente situada sobre palma de una de las manos. Con suavidad se restriega la superficie cóncava y convexa de la lente mediante la yema de un dedo de la otra mano (es importante que las manos hayan sido lavadas previamente con un jabón libre de perfumes), luego la lente es enjuagada con solución salina donde luego es colocada en el estuche con la solución de conservación.

- Desinfección térmica, las lentes se introducen en su vial con una solución salina estéril sin conservantes. Es importante que, antes de realizar este procedimiento, las lentes hayan sido limpiadas con tensoactivos y aclaradas a fondo con solución salina estéril. El vial o es­tuche de la lente limpiada previamente con tensoactivo y enjuagada con solución salina es introducido en la unidad térmica, que contiene agua destilada. Después de activar la unidad empieza el proceso de desinfec­ción, que suele durar entre 15 y 25 min.

La desventaja de este procedimiento es la mayor adherencia de los depósitos sobre las superficies de las lentes si aquéllos no se han desprendido previamente con la limpieza manual. También se ha comprobado que la lente dura menos, pero debe considerarse que es el sistema más seguro para evitar reac­ciones de sensibilización ocular debida a los residuos de productos químicos de desinfec­ción que se quedan dentro de la matriz.

- Sistema enzimática, la lente es introducida en su vial el cual se encuentra lle­no de agua destilada. Se introduce después la pastilla o tableta enzimática y se agita el vial cerrado hasta que se disuelve la tableta. Se deja la lente dentro del vial un mínimo de 2 horas, motivo por el cual resulta más có­modo realizar esta operación durante la no­che. Antes de llevar la lente al ojo, no debe olvidarse aclararla a fondo previamente con solución salina estéril.

- Con productos oxidativos (peróxido de hidrogeno), los pasos son los siguientes:

1. Limpiar la lente con tensoactivo y en­juagada a fondo con solución salina estéril sin conservantes.

2. La lente se introduce en el recipiente que contiene peróxido de hidrógeno al 3 % y se deja que se remoje durante 15 mino

3. La lente se traslada a un segundo reci­piente que contiene solución salina estéril sin conservantes y un disco catalizador. Este disco neutraliza el peróxido de hidrógeno, degradándolo en agua y oxígeno. Este paso se lleva a cabo durante un tiempo mínimo de 6 horas.

4. Se enjuaga la lente con solución salina estéril sin conservantes. Estará lista para ser utilizada sobre el ojo.

  • Limpieza ultrasónica, las lentes de­ben limpiarse previamente con un tensoactivo, aclararse con profusión y colocarse en el limpiador ultrasónico, conjuntamente con solución salina estéril, donde deben permanecer. Durante 30 min. El procedimiento puede repetirse las veces que se requiera hasta que las lentes resulten cómodas para el usuario.

Soluciones de limpieza para lentes le contacto

A continuación presentamos algunos ejemplos de productos y su respectivo Laboratorio

LC. BLANDAS LC. RGP

Limpieza

Producto Laboratorio Producto Laboratorio

Polyclens Alcon Polyclens II Alcon

Natura Clean Mauriño Natura Clean Mauriño

Enjuague

Producto Laboratorio

Solcución Salina Aqua Lent Ilab

Solución Salina Iriz Gramon

Desinfección con Desinfección

Peróxido de hidrógeno

Producto Laboratorio Producto Laboratorio

Oxipest Comfort Allergan Optisoak Alcon

Natura Perflex Mauriño

Multiuso (Limpieza - Enjuague - Desinfección - Lubricación)

Producto Laboratorio Producto Laboratorio

Opti Free Express Alcon Natura Cleans Mauriño

Natura Plus Mauriño Sol O Flex Ilab