Manipulación y lenguaje

Ciencias sociales. Sociedades. Usos lingüísticos

  • Enviado por: Erotomano
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas
publicidad

Carrera: Comunicación Social

“M

i lengua afilada sabrá podar lo falso todo lo falso” Lucybell, Viajar

La vida es manipulación, para satisfacer necesidades; entonces, ¿desde cuando ocurre que podemos manipular situaciones, y que tan efectivo puede ser nuestro lenguaje para lograr nuestros objetivos?

“L

enguaje : conjunto de sonidos con que la persona manifiesta lo que expresa o siente.
Facultad para expresarse a través

de sonidos.

Conjunto de señales que dan a

entender una cosa.

Estilo de cada uno”
Diccionario Larousse
Ed. Ercilla 1985


Si nos imaginamos el inicio del lenguaje, esos balbuceos incomprensibles que dieron origen a distintos signos que en el ahora podemos interpretar y reconocer incluso algunos semejantes (como ejemplo los idiomas provenientes de las lenguas romances); ahora el por qué se inicio esto es demasiado probable que sea (o haya sido) por necesidad de exigir, solicitar o expresar una idea, o una carencia de algún tipo, ahí se inicia la manipulación a través del lenguaje donde incluso un niño recién nacido comienza a reconocer y a utilizar sonidos para su propia conveniencia, para expresar que tiene hambre, que está sucio o que quiere que lo abracen, por eso también es verídico que el lenguaje es parte de distintos tipos de relaciones, de conexiones sociales, puesto que es intrínseco en el ser humano, y por tanto la persona es por naturaleza un ser social que busca bienestar.

Resultaría así, que a partir del habla se adquiere no sólo la estructura del lenguaje, si no su uso apropiado de acuerdo a la circunstancia y el contexto. La conversación espontánea se convierte en una actividad social que da sentido a una situación. Por tanto la realidad no se descubre, se interpreta y se construye en la interacción.

Esta interacción entre hablantes tiene que crear un principio de organización y lo encuentra en la idea de la variación o " turnos" del que habla y del que escucha, en "reglas" para manejar y gestionar la conversación, en "rituales" que identificarán a determinados núcleos sociales y por qué no... un "compromiso" que significara un fin común.

Pero si no expresamos de manera correcta el lenguaje en los distintos contextos, ¿es posible entenderlo a cabalidad? No, por supuesto que no (al menos fácilmente) porque el lenguaje también se basa en el lenguaje gestual (en relaciones interpersonales) e imaginativo (en el lenguaje escrito), entonces mientras más experiencias similares poseamos con algunos semejantes, habrán menos diferencias en la interpretación de un mensaje definido y expresado por un mismo emisor. De ahí, que el proceso de experiencia manipula nuestra interpretación, donde sólo y otra vez se puede llegar a un consenso sobre lo correcto o lo más efectivo, a través del lenguaje donde nuevamente se hará presente la manipulación.

Pero ¿cómo podemos medir el nivel de manipulación de una persona, a través de la evolución y/o aprendizaje del idioma en vías del crecimiento y/o desarrollo de la persona.

Según Halliday los procesos del lenguaje son los siguientes:

  • Instrumental (quiero) : para satisfacer necesidades materiales

  • Reguladora (haz lo que te digo) : para regular el

  • comportamiento de los demás

  • Interactiva (yo y tú) : para involucrar a otras personas

  • Personal (aquí estoy) : para identificar y

  • manifestar el yo

  • Heurística (dime porqué) : para explorar

  • el mundo interior y exterior

  • Imaginativa (finjamos) : para crear un mundo propio

  • Informativa (tengo algo que decirte): para comunicar nuevos Informes

  • Estos procesos son utilizados desde que el recién nacido reconoce los sonidos del mundo adulto y comienza a tratar de imitarlos, y al estar con seres particularmente semejantes es posible observar que comienzan a utilizar un lenguaje particularmente propio, incluso, para ser identificado como parte de un grupo, como por ejemplo, si nos imaginamos un grupo de Punks y otro de Hip-Hops nos daremos cuenta de que hablan distinto en acento y dialecto, pero que en una situación de interacción igual se han de comprender quizás no completamente pero ayuda mucho el contexto y la gesticulación del hablante, para hacer valer de mejor manera sus requerimientos a satisfacer mediante otros.

    Pero como podemos explicar que un niño recién nacido expuesto a nuestro medio ambiente cultural, sea capaz de manipularnos; si se supone que poseemos más conocimientos y más experiencia que él.

    La respuesta está en la diferencia de lo denotado y lo connotado, ya que, lo denotado de todo el sistema racional que una persona puede poseer, es decir, de los conocimientos y el pensamiento, por este lado es imposible que un niño persuada a alguien mayor pero sí es posible que sea de manera inversa.

    En cambio con lo connotado es todo el sistema irracional, a través de este sistema se expresa todo un mensaje de sentimientos, que incluso un niño pequeño que según nosotros aún no posee habla, es capaz de utilizarlo; ahí podemos mencionar el lenguaje del rostro, ya que, como dicen los poetas: “el rostro es el espejo del alma”. Los niños son amos y maestros en este sentido, porque al carecer de un sistema de habla que nosotros podamos decodificar, todo lo expresan con su cuerpo y/o su cara; es decir, la comunicación no verbal, el lenguaje somático…

    ¿Cómo es posible que comprendamos a los mimos sin que estos pronuncien palabras alguna? Entonces la comunicación es un conjunto de códigos visuales auditivos etc. Donde entramos en relación con los otros, y con la palabra manejamos y ordenamos los objetos, aunque no los tengamos en presencia. Y los manejamos atendiendo a la clasificación de los objetos que cada lengua posee y nos impone. Dicho técnicamente, nuestro lenguaje categoriza nuestro mundo.

    Por eso, aparte de nuestra lengua materna, podemos y debemos acceder a nuevas visiones del mundo con el aprendizaje de otras lenguas. En efecto, aparte del valor instrumental de otras lenguas de manifiesta importancia en nuestras sociedades, ello supone un enriquecimiento personal al que ninguna persona culta puede renunciar. Cuidemos la lengua como cuidamos nuestra casa, con preocupada atención a nuestro modo de hablar y con el recurso irrenunciable a la lectura; pero no renunciemos tampoco a poseer una segunda mansión en el conocimiento de otras lenguas. Seremos personas con más plenitud y riqueza.

    “U

    no es esclavo de lo que habla y dueño de lo que calla”

    Sócrates

    En definitiva podemos darnos cuenta de que la manipulación comienza con la exposición al lenguaje de nuestro entorno social, para lograr satisfacer necesidades propias.

    La efectividad de la manipulación dependerá en demasía del contexto, y del ambiente que nos rodea ahí que mientras más conozcamos a nuestro oyente sabremos la mejor manera de manipularlo y esto será más fácil cuando más experiencias similares poseamos y también se lleva importante porcentaje la experiencia que el orador posea en la manipulación; también no podemos descartar la opción de que el lenguaje pertenece a un tipo determinado de cultura, que según nuestros medios es posible acceder y aprender.