Manipulación de productos químicos peligrosos

Reactividad química. Riesgos. Efectos tóxicos. Etiquetado. Prevención. Explosivos. Comburentes. Inflamables. Corrosivos. Irritantes. Axfisiantes

  • Enviado por: Sil
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 28 páginas
publicidad
cursos destacados
Ejercicios resueltos de Aritmética
Ejercicios resueltos de Aritmética
Serie de ejercicios resueltos de Artimética Básica.

Este curso va ligado al curso actual de...
Ver más información

Cálculo - Series Numéricas
Cálculo - Series Numéricas
¿Ya estas en la Universidad? ¿Cómo te va con Cálculo? Si ya habéis llegado al tema de series numéricas y os...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCION

La manipulación de productos químicos conlleva un riesgo. Hay que estar informado de cómo manipularlos para evitar que dichos riesgos se materialicen en accidentes.

Las sustancias peligrosas son aquellas que pueden producir un daño a la salud de las personas o un perjuicio al medio ambiente.

Dependiendo de las características de peligrosidad las sustancias peligrosas se pueden clasificar en los siguientes grupos:

  • Dependiendo de sus características físico-químicas:

  • sustancias explosivas

  • sustancias comburentes

  • sustancias inflamables (extremadamente, fácilmente e inflamables)

  • Dependiendo de los efectos tóxicos que pueda producir en el hombre:

  • sustancias toxicas (tóxicas, muy tóxicas y nocivas)

  • sustancias corrosivas

  • sustancias irritantes

  • sustancias asfixiantes

  • Dependiendo de la peligrosidad para el medio ambiente:

  • sustancias peligrosas para el medio ambiente

  • Etiquetado de productos químicos peligrosos

    1 Es obligatorio que los fabricantes, comerciantes o distribuidores de productos químicos peligrosos los etiqueten correctamente, tal y como indica el Real Decreto 363/95.

    2 Los envases con productos intermedios o restos de trasvases, así como los que contengan cualquier residuo, deben etiquetarse de forma que se dé la información necesaria sobre su contenido y peligrosidad.

    3 Toda etiqueta debe contener los siguientes datos: nombre de la sustancia o del preparado; nombre, dirección

    completa y teléfono del responsable de la comercialización (fabricantes, importadores o distribuidores); pictogramas e indicaciones de peligro, que estarán impresos en negro sobre fondo anaranjado;“frases R” que definen los riesgos que se atribuyen a las sustancias y complementan lo indicado en el pictograma; “frases S” que enuncian las recomendaciones de prudencia adecuadas para el trabajo con sustancias peligrosas. Es opcional que figure el teléfono del Instituto Nacional de Toxicología.

    4 La etiqueta debe colocarse en zonas visibles del envase, no se debe poder borrar o quitar y tiene que ser legible. El idioma utilizado debe corresponder a la lengua o lenguas oficiales del Estado.

    5 Las indicaciones incluidas en la etiqueta deben estar sólidamente fijadas en una o varias caras del envase, o impresas directamente en él.

    6 El tamaño de la etiqueta debe ser acorde con el tamaño y forma del envase, para que permita su lectura de forma clara.

    7 El color y la presentación de la etiqueta deben permitir que pictogramas, letras y fondo queden claramente diferenciados.

    8 Hay que almacenar los productos peligrosos siguiendo las indicaciones de seguridad de la etiqueta (“frases S”).

    9 Existen otras fuentes de comunicación del riesgo químico que complementan la función realizada por las etiquetas, como las Fichas de Datos de Seguridad (FDS); éstas es obligatorio que se faciliten al “usuario profesional” con la primera

    entrega del producto. Las FDS, además de informar sobre la naturaleza y composición de los productos, así como de su peligrosidad, aportan otros aspectos como son, entre otros: la gestión de residuos, primeros auxilios, valores límite y datos fisicoquímicos o toxicológicos.

    10 Es obligatorio informar y formar a los trabajadores sobre los riesgos de su puesto de trabajo y de los productos químicos que se utilizan.

    11 Se debe disponer de los equipos de protección individual (EPI) o colectivos, y usarlos si lo indica la etiqueta del producto con el que se está trabajando.

    12 Las sustancias inflamables deben conservarse alejadas del calor y de toda llama o fuente de chispa.

    Manipulación de productos químicos peligrosos.

    1 Preparar todo el material en condiciones de orden y limpieza antes de realizar cualquier operación con productos químicos y recoger todos los materiales, reactivos, equipos, etc. al finalizarla.

    2 Seguir procedimientos seguros de trabajo, si es posible escritos, en las operaciones de manipulación de productos químicos. Las personas que trabajan con sustancias y productos químicos deben estar informadas y formadas sobre los riesgos que comporta trabajar con ellas y conocer las reacciones peligrosas que pueden ocurrir durante su manipulación.

    3 Elegir el recipiente adecuado para guardar cada tipo de sustancia química y etiquetarlo inmediatamente cuando lo contenga.

    4 Trabajar en el laboratorio, siempre que sea posible y lógico, en las vitrinas y comprobar periódicamente su funcionamiento.

    5 No tocar con las manos ni probar los productos químicos, ni comer, fumar o masticar chicle durante su manipulación.

    6 No realizar una persona sola operaciones de riesgo con productos químicos peligrosos y muy especialmente, en el caso de hacerlo, fuera de horas habituales o por la noche.

    7 Conservar el adecuado etiquetaje de recipientes y botellas y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. No reutilizar envases para otros productos sin quitar la etiqueta original y no sobreponer etiquetas.

    8 Disponer de la información e instrucciones adecuadas para la eliminación de residuos químicos. Neutralizar los productos antes de verterlos por el desagüe y no guardar botellas o recipientes vacíos destapados. Los productos, telas y

    papeles impregnados no se deben tirar en las papeleras y hay que considerar las disposiciones legales existentes en el ámbito local para residuos y desechos.

    9 Utilizar el material de protección adecuado y usarlo correctamente para cada tarea. Normalmente hay que disponer de batas, gafas y guantes que protejan especialmente de los peligros generados por los productos químicos manipulados. En algunos casos, se puede requerir el uso de delantales, mandiles, máscaras o pantallas de protección.

    10 Disponer de sistemas de seguridad que permitan una rápida actuación para el control de los incidentes que tengan lugar (incendio, explosión, derrame, etc.), así como la descontaminación de aquellas personas que hayan sufrido una proyección, salpicadura o quemadura motivada por algún reactivo. En este último caso, el sistema habitualmente utilizado está constituido por una ducha de seguridad y una fuente lavaojos.

    11 En caso de sufrir accidentes producidos por productos químicos, hay que seguir las recomendaciones de seguridad indicadas en la etiqueta y la ficha de seguridad del producto.

    12 Consultar siempre al médico en caso de exposición a productos químicos peligrosos (inhalación, ingestión,

    absorción, etc.).

    EXPLOSIVOS

    Definición.

    Son productos que mediante el aporte de una energía térmica o una energía de impacto producen una liberación repentina, casi instantánea, de una cantidad grande o pequeña de gases a presión y de calor.

    También se pueden definir como los productos que pueden explosionar por efecto de una llama, o que son más sensibles a los choques que el di nitrobenceno.

    Generalidades.

    Estas sustancias bajo ciertas condiciones de choque, temperatura o reacción química pueden explotar violentamente, tales explosiones presentan muchos riesgos para el personal del laboratorio:

    • los trozos de vidrio de los recipientes salen despedidos y pueden producir cortes en la piel

    • se pueden producir llamas en los gases en combustión

    • se pueden liberar sustancias toxicas o corrosivas

    Aunque a veces no se clasifican como tales, hay que tener en cuenta que también existen sustancias y preparados que se convierten en explosivos al ser mezclados con materias combustibles (ciertos cloratos), que por si solos pueden originar derivados metálicos explosivos o que son inestables al calor a ciertas concentraciones.

    Algunas sustancias químicas explosivas comúnmente utilizadas en el laboratorio son: oxigeno, amoniaco, hidrógeno, compuestos nitrogenados, acetileno, algunos percloratos, ácido pícrico, halógenos.

    Etiquetado.

    El pictograma que caracteriza a las sustancias explosivas es el siguiente:

    'Manipulación de productos químicos peligrosos'

    Adjunto al pictograma va un símbolo, que en este caso es E y significa explosivo.

    Prevención.

    Antes de trabajar con sustancias explosivas se debe entender las propiedades químicas de los mismos, conocer los productos de las reacciones que van a tener lugar, así como también se debe conocer la incompatibilidad de ciertas sustancias, y por ultimo se deben controlar los posibles factores ambientales (por ejemplo cambio de temperatura).

    Se deben evitar en su manipulación: los choques, las fricciones, las chispas o que se encuentren cerca del fuego.

    Los materiales explosivos son incompatibles con los ácidos fuertes, las bases fuertes, los oxidantes fuertes, las aminas y con los productos combustibles.

    Para evitar el riego de explosión se debe evitar:

    • que se seque el ácido pícrico

    • mezclar sustancias químicas inflamables con oxidantes

    • las fugas de gases inflamables

    • calentar gases comprimidos

    • mezclar ácido nítrico con acetona

    • destilar éteres, salvo si están libres de peróxidos

    • productos de la descomposición explosiva de peróxidos procedentes de la acumulación en los contenedores durante el almacenamiento

    • materiales inflamables con catalizadores

    Para trabajar con sustancias químicas explosivas se deben tener en cuenta los siguientes criterios de planificación en el procedimiento del trabajo:

    Los aparatos experimentales para la preparación o utilización de sustancias explosivas se deben introducir en una caja seca provista de guantes o en una cortina de gas.

    No se debe utilizar destornilladores metálicos en los contenedores de peróxidos, ya que la fricción generada por el metal puede ocasionar la detonación del peróxido.

    Se debe reducir al máximo las cantidades de éteres almacenadas.

    Se debe disponer de extintores específicos en las proximidades de los lugares de trabajo con sustancias explosivas.

    Se debe analizar todos los riesgos antes de comenzar el trabajo experimental con sustancias explosivas, incluyendo la estabilidad de los reactivos y productos.

    COMBURENTES o OXIDANTES

    Definición.

    Las sustancias que en contacto con otras sustancias, en especial las inflamables, producen una reacción fuertemente exotérmica.

    Otra definición es una sustancia química utilizada para generar el oxigeno necesario para una reacción química.

    Las sustancias comburentes u oxidantes sin ser necesariamente combustibles, pueden generalmente liberando oxígeno causar o contribuir a la combustión de otros materiales.

    Generalidades.

    Las sustancias oxidantes desprenden oxígeno espontáneamente a temperatura ambiente o a temperaturas ligeramente superiores y pueden explotar violentamente cuando se calientan o sufren un golpe.

    No se puede predecir cuando explotarán, debido a que tienen diferentes grados de inestabilidad química y, por tanto, representan una amenaza de riesgo de accidentes muy particular.

    Ejemplos de agentes oxidantes son los peróxidos, los hiperperóxidos y los peroxiéteres.

    Las sustancias oxidantes pueden reaccionar cuando entran en contactos con sustancias orgánicas, por ese motivo, se debe evitar la interacción entre un oxidante y cualquier material orgánico.

    Entre los ejemplos de sustancias oxidantes que reaccionan con sustancias orgánicas se incluyen el ácido nítrico, el ácido crómico y los permanganatos.

    También son ejemplos de sustancias comburentes: la mezcla sulfonítrica, el aire y el oxigeno líquidos, nitratos de sodio y nitratos de potasio, el agua oxigenada, muchos percloratos, el permanganato potásico, peróxido de sodio y otros peróxidos.

    • Peróxidos

    Algunos compuestos orgánicos, como los éteres, pueden reaccionar con el oxigeno del aire formando peróxidos inestables.

    La formación de peróxidos puede producirse bajo condiciones normales de almacenamiento, cuando los compuestos se concentran por evaporación, o cuando se mezclan con otros compuestos.

    Los peróxidos acumulados pueden entonces explotar violentamente al sufrir golpes, fricción o calentamiento. Los compuestos puros acumularán peróxidos más fácilmente que los compuestos que contienen impurezas.

    Algunos, como los peróxidos orgánicos con propiedades inflamables, pueden causar incendios aunque no estén en contacto con otros materiales combustibles, otros pueden provocar fuego en contacto con otros materiales combustibles y otros al mezclarse con estos materiales pueden llegar a la explosión, como es el caso de ciertos peróxidos inorgánicos mezclados con cloratos.

    Estos son algunos ejemplos de compuestos orgánicos que forman peróxidos peligrosos: metales alcalinos, alcóxidos, aminas, éteres, cetonas, aldehídos, compuestos de vinilo y vinilideno, compuestos con átomos de hidrógeno bencilico.

    Y estos son algunos ejemplos de sustancias químicas que forman peróxidos peligrosos expuestos al oxigeno del aire: ciclo hexano, tetrahidrofurano, éter etílico, decalina, tetralina o éter isopropilico.

    Etiquetado.

    El pictograma que caracteriza a las sustancias comburentes u oxidantes es el siguiente:

    'Manipulación de productos químicos peligrosos'

    El pictograma va acompañado de un símbolo, que en este caso es O y que significa comburente. También se recomienda que el fondo sea amarillo-anaranjado y las letras en negro.

    Existe un pictograma que se utiliza en envases que contienen oxigeno, ya que es muy peligroso si entra en contacto con grasas o con combustible.

    'Manipulación de productos químicos peligrosos'

    También hay otro pictograma exclusivo para los compuestos orgánicos que forman peróxidos inestables y que pueden entrar en combustión.

    'Manipulación de productos químicos peligrosos'

    Prevención.

    Al trabajar con sustancias comburentes u oxidantes se debe evitar todo contacto con los materiales combustibles en general y los inflamables en particular.

    No se deben utilizar los recipientes de compuestos que formen peróxidos, después de un mes de su apertura. Los recipientes que no se hayan abierto tendrán una caducidad de doce meses.

    Los éteres deben comprarse en pequeñas cantidades y utilizarse en un período de tiempo breve.

    Se debe incluir la fecha de compra en los recipientes de compuestos que formen peróxidos, también es recomendable anotar la fecha de utilización al abrir el frasco.

    Las sustancias comburentes se deben mantener alejadas del calor, la luz y las fuentes de ignición. El almacenamiento debe realizarse en una sala fría, seca, bien ventilada, protegida de la luz directa del sol. Debe estar protegida de las temperaturas extremas y de los cambios bruscos de temperatura.

    Los recipientes de almacenamiento deben ser de vidrio, o inertes, preferiblemente irrompibles, de color ámbar. Deben estar bien cerrados y almacenados en una zona bien ventilada. Nunca se podrán cerrar con tapones de corcho o tampones de goma.

    Se debe evitar la fricción, molienda y todas las formas de impacto cuando se trabaja con sustancias oxidantes. Hay que evitar que las sustancias oxidantes se mezclen con otras sustancias químicas durante los procesos de recogida de residuos.

    • Peróxidos

    Antes de abrir los recipientes de vidrio, se debe revisar si hay depósito de sólidos (cristales) o líquidos viscosos en el fondo. Si los hubiera, significa que se han formado peróxidos, en tal caso no se debe abrir el recipiente.

    Para detectar la presencia de peróxidos, se debe efectuar el siguiente procedimiento:

    En un tubo de 25ml cerrado (protegido de la luz con papel de aluminio), se añade 1ml de disolución de yoduro potásico al 10%, recientemente preparado, a 10ml de disolvente orgánico. Se quita el papel de aluminio y se mira transversalmente a través del tubo frente a un fondo blanco. La aparición de color amarillo o marrón indica la presencia de peróxido.

    Los peróxidos se pueden eliminar de los compuestos orgánicos pasando éstos por una columna de alúmina activada.

    INFLAMABLES

    Definición.

    Son aquellas sustancia o productos que tienen la capacidad de entrar en combustión, es decir de arder.

    La peligrosidad, desde el punto de vista de la inflamabilidad, depende de una serie de parámetros característicos de cada sustancia, y son los siguientes:

    • Punto de inflamación (flash point): es la temperatura mínima en grados centígrados y a 1 atmósfera de presión a la que la mezcla vapor-aire arde en presencia de una fuente de energía externa. Se determina experimentalmente por 2 métodos estandarizados, recipiente abierto (OC) o recipiente cerrado (CC).

    • Punto de ignición (autoignition point): es la temperatura mínima en grados centígrados y a 1 atmósfera de presión en la que la mezcla vapor-aire arde espontáneamente.

    • Límite superior e inferior de inflamabilidad: es aquel margen de concentraciones en tanto por cien dentro del cual la mezcla vapor-aire es inflamable. Los valores que aparecen en la tabla varían por la presión, temperatura y la presencia de gases inertes.

    • producto

      limites de inflamabilidad

       

      inferior

      superior

      acetona

      2,6

      13

      acetileno

      2,5

      81

      benceno

      1,4

      8

      etanol

      3,3

      19

      éter di etílico

      1,9

      36

      a- hexano

      1,2

      7,5

      hidrógeno

      4

      75

      metanol

      4

      36

      tolueno

      1,3

      7

      • Presión de vapor: en el caso de los líquidos lo que se inflama es el vapor, con lo cual a mayor cantidad de vapor mayor posibilidad de inflamación.

      • Calor de combustión (potencia calorífica): hace referencia al calor desprendido al arder la sustancia.

      Generalidades.

      La inflamabilidad es la medida de la facilidad que presenta un gas, líquido o sólido para encenderse y la rapidez con que, una vez encendido, se diseminarán sus llamas.

      Cuanto más rápida sea la ignición, más inflamable será el material. Los líquidos inflamables no lo son por si mismos, sino porque su vapor es combustible.

      Hay dos propiedades físicas de los materiales que indican su inflamabilidad: el punto de inflamación (que ya hemos visto antes) y la volatilidad (que esta determinada por el punto de ebullición).

      Con frecuencia se confunden estos términos y se utiliza “volatilidad” como sinónimo de “inflamabilidad”, así que vamos a definirlos.

      El punto de inflamación es la temperatura a la cual un líquido (o sólido volátil) desprende vapor, en cantidades suficientemente significativas, para formar una mezcla que puede encenderse en contacto con el aire. Sin embargo, la volatilidad de un material es un indicativo de la facilidad con que un líquido o sólido pasa al estado de vapor. Por esta razón la volatilidad se mide mediante el punto de ebullición del material.

      También cabe destacar que hay materiales que son volátiles, pero que necesariamente son inflamables, como por ejemplo, el agua, el cloroformo o el mercurio.

      Por último, nombrar un tipo de material que se denominan pirofóricos, es decir, que pueden arder espontáneamente sin necesidad de que haya una fuente de ignición exterior.

      Clasificación.

      Las sustancias inflamables se dividen en tres grupos según su facilidad de inflamación: extremadamente inflamables, fácilmente inflamable e inflamables.

      EXTREMADAMENTE INFLAMABLES.

      Son aquellas sustancias cuyo punto de inflamación es inferior a 0ºC y cuyo punto de ebullición es menor que 35ºC. Algunos ejemplos son el hidrógeno, metano, etano, acetileno, monóxido de carbono, ácido cianhídrico, éter di etílico o sulfuro de carbono.

      FACILMENTE INFLAMABLES.

      Se consideran fácilmente inflamables todos los detallados a continuación:

    • Aquellas sustancias que a temperatura ambiente, en el aire y sin aporte alguno de energía pueden calentarse, e incluso, inflamarse. Es decir arden espontáneamente sin necesidad de una fuente de energía externa. El punto de ignición de estas sustancias es menor o igual a la temperatura ambiente. Por ejemplo, el magnesio, el aluminio, el cinc y circonio en polvo pirofórico y sus derivados orgánicos, u el fósforo blanco.

    • Aquellas sustancias o preparados en estado líquido que tienen un punto de inflamación inferior a 21ºC. Se incluyen en este apartado los hidrocarburos y la mayoría de los disolventes orgánicos.

    • Aquellas sustancias sólidas que comienzan a arder fácilmente por la acción de una fuente de energía externa y continúan ardiendo una vez alejada la fuente. Son ejemplos de sólidos fácilmente inflamables el fósforo o el calcio.

    • Aquellas sustancias o preparados gaseosos que sean inflamables en el aire a presión normal, por ejemplo el gas propano, el gas butano o el ácido sulfhídrico.

    • Aquellas sustancias o preparados que, en contacto con el aire húmedo o con el agua, desprenden gases fácilmente inflamables en cantidades peligrosas. Por ejemplo los hidruros metálicos.

    • INFLAMABLES

      Son las sustancias o preparados cuyo punto de inflamación es igual o superior a 21ºC e igual o inferior a 55ºC. En este apartados se incluyen todas las sustancias inflamables nos incluidas en apartados anteriores, como por ejemplo el amoníaco, el cloro benceno, el pentanol, glicoles, etanolaminas, cetonas y éteres de más de 7 átomos de carbono, ácido acético, etc.

      Etiquetado.

      Para el etiquetado de las sustancias inflamables cabe destacar 2 tipos de pictogramas. Para las sustancias fácilmente inflamables, y las inflamables se utiliza el siguiente pictograma:

      'Manipulación de productos químicos peligrosos'

      Acompañado del símbolo F que significa inflamable.

      Para las sustancias extremadamente inflamables se utiliza el siguiente pictograma, acompañado del símbolo F+ que significa extremadamente inflamable:

      'Manipulación de productos químicos peligrosos'

      Aún así hay otros tipos de pictogramas que se utilizan para sustancias específicas, o para diferenciar el estado en el que se encuentra dicha sustancia inflamable. Por ejemplo:

      Este se utiliza en envases que contienen gases inflamables el color rojo del fondo indica peligrosidad. 'Manipulación de productos químicos peligrosos'
      'Manipulación de productos químicos peligrosos'

      Este otro se utiliza en los envases que contienen gases no inflamables, el color verde del pictograma significa situación de seguridad.

      Para las sustancias que se encuentran en estado líquido existe este pictograma:

      'Manipulación de productos químicos peligrosos'
      y para los sólidos inflamables este: 'Manipulación de productos químicos peligrosos'
      .

      También existe un pictograma para las sustancias que en contacto con la humedad producen reacciones exotérmicas o fuego:

      'Manipulación de productos químicos peligrosos'
      El color azul significa que es una señal de información.

      Y por último un pictograma para las sustancias espontáneamente combustibles:

      'Manipulación de productos químicos peligrosos'

      Prevención. Se puede encontrar información sobre inflamabilidad en las Hojas de Datos de Seguridad de los Materiales en el epígrafe de Datos sobre Fuego y Explosión. La información sobre puntos de ebullición y puntos de inflamación se encuentra en la sección de Propiedades Físicas de dichas hojas ( se adjunta una ficha internacional de seguridad al final del trabajo).

      Los materiales inflamables no deben almacenarse jamás cerca de ácidos. Las áreas de almacenamiento deben estar suficientemente frías para evitar la ignición en el caso de que los vapores se mezclaran con el aire. Deben estar bien ventiladas para evitar la acumulación de vapores. Se debe evitar almacenar inflamables en neveras convencionales (ya que no son a prueba de explosiones). Las chispas producidas por las luces interiores o los termostatos pueden generar la ignición de los materiales inflamables que hubiera en el interior de la nevera, provocando un peligro de explosión.

      Las áreas de almacenamiento deben tener materiales de limpieza de derrames y equipo adecuado contra incendios en las proximidades. Los extintores portátiles deben ser de espuma química seca o de dióxido de carbono. Los materiales inflamables deben almacenarse en cantidades mínimas y los líquidos inflamables deben separarse en categorías dependiendo de su punto de ignición. Se debe colocar un anuncio de NO FUMAR en los lugares de uso y almacenamiento de sustancias inflamables.

      Los materiales inflamables son incompatibles con los explosivos y con los comburentes.

      Se debe utilizar guantes cuando se manipulan líquidos o vapores inflamables. El trasvase de líquidos inflamables o combustibles solo se debe llevar a cabo en una campana extractora o en un almacén acondicionado.

      Antes de utilizar un líquido inflamable se debe estar seguro de que no hay cerca ninguna fuente de ignición.

      Nunca se debe utilizar directamente llamas de mecheros o placas calefactoras, para calentar líquidos inflamables. Tampoco se debe usar agua para limpiar los derrames de un líquido inflamable.

      Los restos de líquidos inflamables no se deben echar por el desagüe.

      TOXICOS

      Definición.

      Son aquellas sustancias que tienen la capacidad de producir daños en los tejidos vivos, lesiones en el sistema nervioso central, enfermedad grave o, en casos extremos, la muerte cuando se ingiere, inhala o se absorbe a través e la piel.

      Clasificación.

      El grado de toxicidad de las sustancias químicas se establece en tres categorías en función de la toxicidad aguda de la sustancia o preparado, determinada en animales de experimentación. Las tres categorías son muy tóxicos, tóxicos y nocivos; y se clasifican según la siguiente tabla:

      DL 50 oral

      DL 50 cutánea

      CL 50

      rata

      rata o conejo

      rata

      mg/Kg.

      mg/Kg.

      mg/L

      muy tóxicos

      menor 25

      menor 50

      menor 0,5

      tóxicos

      25_200

      50_400

      0,5_2

      nocivos

      200_2000

      400_2000

      2_20

      DL50: significa DOSIS LETAL 50. Es la cantidad de una sustancia que provoca la muerte del 50% de los animales que ha sido sometido a dicha sustancia.

      CL50: significa CONCENTRACIÓN LETAL 50. Concentración de una sustancia en el aire que por inhalación provoca la muerte del 50% de los animales.

      MUY TOXICOS

      Son sustancias y preparados que por inhalación, ingestión o penetración cutánea pueden entrañar riesgos extremadamente graves, agudos o crónicos, o incluso la muerte. Estos son algunos ejemplos de sustancias muy tóxicas: berilio, compuestos de boro, sulfuro de carbono, cianuros, dióxido de nitrógeno, fluor, ácido sulfhídrico, compuestos orgánicos de mercurio y plomo, bromuro de metilo, tetraclorometano, y algunos pesticidas.

      TOXICOS

      Son sustancias y preparados que, por inhalación, ingestión o penetración cutánea pueden provocar riesgos graves, agudos o crónicos, o incluso la muerte. Pertenecen a este grupo sustancias como: amoníaco anhidro, nitritos, fluoruros, dióxido de azufre, cloro, arsénico, selenio, mercurio,

      NOCIVOS

      Son sustancias y preparados que, por inhalación, ingestión o penetración cutánea provocan riesgos de gravedad limitada. En este grupo se incluyen: cloratos y percloratos, permanganato potásico, yodo, calomelanos, tolueno, xilenos, cloro benceno, ciclohexanol, dioxano, nitro metano, y algunos pesticidas.

      Como se deduce de la tabla , la vía de contacto o de entrada del tóxico en el organismo es determinante a la hora de “medir” su toxicidad aguda. La entrada del tóxico por vía percutánea no debe perderse de vista en el laboratorio, ocasionada normalmente por accidentes causados por el material de vidrio.

      Según el tiempo de exposición a la sustancia toxica, se considera efecto agudo al efecto ocasionado por una dosis única o recibida durante 24 horas. Se considera efecto subagudo al correspondiente a períodos de 2 semanas a 3 meses, y efecto de largo término a períodos de tiempo superiores.

      Generalidades.

      La inhalación de sustancias tóxicas puede producir daños importantes en los tejidos. Los pulmones tienen una gran superficie de tejido que podría se vulnerable al ataque de vapores tóxicos y partículas suspendidas en el aire.

      La toxicidad de las sustancias inhaladas se mide mediante loas Valores Umbrales Límite, que se expresan en partes por millón (ppm) de la sustancias en el aire, o por mg de sustancia por m3 de aire.

      La toxicidad de una sustancia absorbida se puede determinar de varias formas. Con frecuencia, los valores umbrales limite de una sustancia tendrán una notación dérmica indicando que se absorben rápidamente por la piel. La absorción también se puede indicar mediante la solubilidad de la sustancia en agua, ya que las sustancias muy solubles en agua pueden disolverse en la humedad de la epidermis y atravesar la piel.

      Una sustancia puede tener toxicidad aguda o crónica. Las sustancias que provocan toxicidad aguda, tienen efectos inmediatos sobre la salud de un individuo sometido a una sobreexposición. Una sustancia que tiene una toxicidad crónica, afectará eventualmente a la salud de la persona expuesta al material durante un período de tiempo largo.

      Un punto importante a tener en consideración es que los efectos adversos de la sobreexposición a una sustancia pueden ir desde un dolor de cabeza o nauseas, hasta discapacidades más importantes.

      Etiquetado.

      Para el etiquetado de sustancias tóxicas se diferencias tres pictogramas diferentes dependiendo del grado de toxicidad. Para las sustancias muy tóxicas se utiliza el siguiente pictograma acompañado de un símbolo que en este caso es T+ que significa muy tóxico.

      'Manipulación de productos químicos peligrosos'

      Para las sustancias tóxicas se utiliza el siguiente pictograma, también acompañado del símbolo que en este caso es T:

      'Manipulación de productos químicos peligrosos'

      Y por ultimo para las sustancias nocivas se usa el siguiente pictograma con un símbolo que es Xn y que significa nocivo. Esta aclaración es importante ya que las sustancias irritantes llevan el mismo pictograma.

      'Manipulación de productos químicos peligrosos'

      A parte de estos tres pictogramas, existe un pictograma exclusivo para el cloro. El Cloro es un gas muy tóxico. Se está indicando que lo rotulado con este pictograma lo contiene en alguna forma, y lo hace peligroso.

      'Manipulación de productos químicos peligrosos'

      Prevención.

      Para la manipulación de sustancias tóxicas hay que evitar el contacto es las mismas con el cuerpo y la inhalación de sus vapores.

      Utilizar siempre las protecciones personales y los dispositivos de seguridad adecuados, es decir, llevar bata de laboratorio, guantes y gafas de seguridad y trabajar en una campana de seguridad bien ventilada.

      Se deben lavar las manos con mucha frecuencia.

      CORROSIVOS

      Definición.

      Son sustancias y preparados que, en contacto con tejidos vivos, pueden ejercer sobre ellos efectos destructivos. Se incluyen en este grupo todas aquellas sustancias capaces de producir reacciones fuertemente ácidas, básicas o de deshidratación.

      Generalidades.

      Los gases, líquidos y sólidos pueden presentar propiedades corrosivas que son peligrosas ya que pueden quemar, irritar o destruir los tejidos vivos. Cuando se inhala o ingiere una sustancia corrosiva, se ven afectados los tejidos del pulmón y del estomago.

      Los gases corrosivos se absorben fácilmente por el cuerpo a través de la piel que esta en contacto con ellos, y por inhalación.

      Los líquidos corrosivos se utilizan frecuentemente en el laboratorio y son la causa de la gran mayoría de las lesiones corporales externas. Con el contacto con la piel ya causan un daño en los tejidos.

      Los sólidos corrosivos producen lesiones retardadas. Debido a que los sólidos se disuelven fácilmente en la humedad de la piel y del aparato respiratorio, los efectos de los sólidos corrosivos dependen en gran medida de la duración del contacto.

      Los materiales con propiedades corrosivas pueden ser ácidos (pH bajo) o básicos (pH elevado). No siempre hay una relación directa entre la fortaleza de un ácido o de una base y el poder corrosivo. Se puede observar en la siguiente tabla:

      DP: destrucción profunda

      DS: destrucción superficial

      IF: irritante fuerte

      IM: irritante moderado

      ACIDOS

      efectos corrosivos

      acidez decreciente

      piel

      pulmones

      á. perclórico

      DP

      IM

      á. sulfúrico

      DP

      DP

      á. clorhídrico

      DP

      DP

      á. nítrico

      DP

      DP

      á. fluorhídrico

      DP

      DP

      á. fórmico

      IF

      IM

      á. acético

      IF

      IF

      BASICOS

      basicidad decreciente

      efectos corrosivos

      hidróxido sódico

      DP

      hidróxido potásico

      DP

      hidróxido de amonio

      DP

      hidróxido cálcico

      DS

      dimetilamina

      IF

      carbonato sódico

      IM

      Los materiales más utilizados en el laboratorio con propiedades corrosivas son los metales alcalinos, las soluciones concentradas de ácidos y álcalis (como el ácido sulfúrico, el ácido clorhídrico, el ácido nítrico, el hidróxido amónico, el hidróxido sódico, el hidróxido potásico), los deshidratantes y oxidantes fuertes, el bromo.

      Clasificación.

      Las sustancias corrosivas se puedan clasificar según el tiempo que necesita estar en contacto con la piel para quemarla.

      Asi definimos como:

      tiempo de contacto dérmico

      clasificación: que ocasiona quemaduras:

      muy corrosivos (clase A) <3 min.

      corrosivos (clase B) 3 - 60 min.

      menos corrosivos (clase C) hasta 4 hs

      Etiquetado.

      El pictograma que caracteriza a las sustancias corrosivas es el siguiente, éste va acompañado de un símbolo que en este caso es C que significa corrosivo:

      'Manipulación de productos químicos peligrosos'

      Este es un ejemplo de una etiqueta real de un producto corrosivo y tóxico a la vez. En ella se puede apreciar que contiene toda la información necesaria (ver apartado Explosivos-Etiquetado, donde se nombra todo la información que debe llevar la etiqueta):

      'Manipulación de productos químicos peligrosos'

      Prevención.

      Siempre que se trabaje con sustancias corrosivas hay que evitar el contacto con el cuerpo y la inhalación de sus vapores. Para ello es necesario utilizar siempre las protecciones personales y los dispositivos de seguridad adecuados (delantal de laboratorio, guantes de caucho, y protección ocular contra salpicaduras).

      Los materiales corrosivos deben utilizarse en una campana extractora de gases para protegerse se la posible generación de humos peligrosos o nocivos.

      Los reactivos deben añadirse lentamente. Siempre se deben añadir los ácidos sobre agua (nunca el agua sobre el ácido), ya que pueden producir reacciones exotérmicas. Durante la adición de reactivos, el ácido se deja resbalar por las paredes del recipiente y luego se mezcla lentamente.

      En cuanto al almacenamiento, los ácidos, las bases y los materiales corrosivos se deben separar de los materiales orgánicos inflamables.

      Los materiales corrosivos deben almacenarse cerca del suelo para reducir el peligro de que caigan de las estanterías.

      El área en el que se almacenen debe ser fría, seca y bien ventilada, alejadas de la luz solar. Dicha área no puede estar sometida a cambios bruscos de temperatura.

      Los materiales corrosivos deben transportarse en contenedores irrompibles.

      En caso de ingestión de una sustancia corrosiva se debe tener en cuenta lo siguiente: las sustancias corrosivas se caracterizan por tener una acción cáustica lo cual hace difícil su tratamiento. Es importante saber que: - La acción destructiva de los cáusticos sobre los tejidos se produce inmediatamente al contacto con ellos. - Si realizamos maniobras intempestivas o incorrectas se pueden aumentar las lesiones e incluso producir rotura de esófago o estómago. - Si estas sustancias pasan a las vías aéreas el accidentado puede agravarse por asfixia. Por estas razones no debemos provocar el vomito para que expulse el tóxico sino intentar diluirlo o neutralizarlo lo antes posible. Debemos darle agua o leche en abundancia. Si estamos totalmente seguros de que la sustancia era un ácido daremos antiácidos a base de magnesio y aluminio. No dar bicarbonato sódico ya que produce gases que pueden romper el estómago. Si sabemos con seguridad que se trata de un álcali podemos dar grandes cantidades de jugo de limón o vinagre diluido en agua. Si no sabemos exactamente que tipo de sustancia era, daremos solo agua o leche pues, podríamos agravar más las lesiones.

      IRRITANTES

      Definición. Son aquellas sustancias o preparados no corrosivos que, por contacto inmediato, prolongado o repetido con la piel o mucosas, pueden provocar una reacción inflamatoria.

      Generalidades. Aunque existe la costumbre de asociar el efecto irritante con un efecto corrosivo leve, desde el punto de vista toxicológico ambos efectos son distintos y se hallan perfectamente diferenciados morfológicamente. También ocurre que, muchas veces, un efecto corrosivo se halla asociado a uno inflamatorio previo, paralelo o posterior a aquel y que las sustancias corrosivas, a bajas concentraciones son irritantes.

      La calificación de una sustancia como irritante se efectúa a partir de unos test de irritación, consistentes en comprobar la aparición de inflamación en la piel o de lesión ocular en animales de experimentación.

      La exposición a gases irritantes puede generar síntomas agudos o crónicos que dependen del tipo de exposición e irritante específico. Muchos gases industriales son irritantes, tales como: cloro, fosgeno, dióxido de azufre, ácido sulfúrico, dióxido de nitrógeno y amoniaco. La acción irritante del sistema respiratorio está asociada en cierto grado a la solubilidad del producto. Cuanto más soluble es en agua, antes se detecta su acción irritante. Los irritantes respiratorios causan daño a la nariz, boca, garganta y los

      pulmones. Algunos como el amoníaco y el formaldehído, que se disuelven fácilmente en agua, afectan a la nariz y a la garganta, y otros como el dióxido de nitrógeno o el fosgeno, que no se disuelven fácilmente en agua, afectan a los pulmones. El cloro y el ozono afectan todo el sistema respiratorio. La irritación del sistema respiratorio puede ser menor, tal como una “compresión del pecho” o bronquitis, o puede ser muy seria, tal como agua en los pulmones (“edema”) o la muerte

      Cuando los compuestos irritantes tienen contacto con los ojos, se les denomina lacrimógenos. Son algunos ejemplos de sustancias lacrimógenas: los bromuros de bencilo y de metilo, el tetróxido de osmio, etc.

      En el caso de contacto con la piel, aparte de las quemaduras químicas, debe considerarse la acción de los disolventes orgánicos que son capaces de disolver la capa lipídica protectora de la piel. Los disolventes orgánicos que se usan habitualmente en el laboratorio son: hidrocarburos saturados, hidrocarburos aromáticos, derivados halogenados, alcoholes, éteres y cetonas. Los irritantes de la piel pueden causar enrojecimiento, picazón y resequedad de la piel.

      Hay que tener mucho cuidado con las reacciones inflamatorias, ya que hay algunos compuestos que tienen su acción retardada, y esta tiene lugar horas después de la exposición cuando ya no es viable ningún tratamiento.

      Etiquetado. En la etiqueta de los compuestos irritantes lleva el siguiente pictograma con el símbolo Xi que significa irritante.

      'Manipulación de productos químicos peligrosos'

      Clasificación. En general, los irritantes se clasifican en irritantes primarios e irritantes secundarios. Se denominan irritantes primarios a los que tienen una acción de tipo local y se denominan irritantes secundarios a los que además de la zona de contacto tienen acción sobre el resto del organismo. Éstos son muy peligrosos ya que al manifestarse los efectos secundarios pueden ser mortales.

      Prevención. Se debe evitar el contacto con el cuerpo y la inhalación de sus vapores. El cuidado en la manipulación de sustancias químicas irritantes, especialmente gases, es más efectivo en la medida en que se prevenga el contacto directo. La protección respiratoria adecuada (con máscaras provistas de su propio contenedor de aire) es necesaria en caso de que ocurran exposiciones accidentales.

      ASFIXIANTES

      Definición. Una sustancia asfixiante es un gas o un vapor que causa una deficiencia de oxígeno en los pulmones.

      Clasificación.

      Las sustancias asfixiantes se pueden clasificar en asfixiantes simples, y asfixiantes químicos. Los asfixiantes simples son aquellos compuestos que desplazan el aire y asfixian a las personas. Son peligrosos en elevadas concentraciones, a partir de entre el 15% y el 20%. Estos son algunos ejemplos de asfixiantes simples: el nitrógeno, los gases nobles, el hidrógeno, dióxido de carbono, metano, etano, etc.

      Se define como asfixiante químico a los compuestos que impiden la llegada del oxigeno a los sitios requeridos por el cuerpo, es decir, que impide que las células en el cuerpo tomen el oxígeno necesario. Su acción tiene lugar de diferentes maneras, dependiendo del compuesto. Por ejemplo el monóxido de carbono se fija a la hemoglobina en lugar de que se fije el oxigeno o el sulfuro de hidrógeno afecta al centro regulador del sistema respiratorio.

      Hay que tener en cuenta que para períodos de 8 horas la concentración de oxígeno no debe ser inferior al 18%.

      Tampoco se debe olvidar la posibilidad de la formación de asfixiantes “in situ” en el laboratorio.

      Prevención.

      El laboratorio debe prever entradas de aire (puertas o ventanas) suficientes por si ocurriera un escape de gas. Distribuir los extractores y las entradas de aire por todo el local. Cuidar que la circulación del aire tienda a alejar el contaminante de los trabajadores.

      En caso de asfixia

      PELIGROSAS PARA EL MEDIO AMBIENTE

      Definición. Son aquellas sustancias o productos cuya utilización presenta, o puede presentar, un riesgo inmediato o diferido para el medio ambiente. Se incluyen en este grupo las sustancias que, aún en caso de baja toxicidad, pueden causar problemas medio ambientales.

      Generalidades.

      Son peligrosas para el medio ambiente en cuanto que en el laboratorio se eliminan como residuos. Para clasificarlos hay que tener en cuenta la concentración de la sustancia, su forma física, el lugar en el que se vierten, etc.

      Se incluyen como sustancias peligrosas para el medio ambiente:

      • aquellas de baja toxicidad derivadas del petróleo

      • las sustancias que aunque sean relativamente inocuas, en contacto con el medio puedan sufrir una transformación química que las convierta en peligrosas

      • las sustancias con elevada toxicidad

      Etiquetado.

      Para las sustancias peligrosas para el medio ambiente se utiliza el siguiente pictograma:

      'Manipulación de productos químicos peligrosos'

      Prevención. Es muy importante controlar los residuos del laboratorio.

      ANEXOS

      Frases R Este es el listado de las Frases R, que son las frases que se encuentran en las etiquetas de los productos. Estas frases representan un riesgo específico. Por ejemplo un producto que es peligroso para el medio ambiente llevará en su etiqueta frases como:

      R50: Muy tóxico para organismos acuáticos R51: Tóxico para organismos acuáticos R53: Efectos nocivos para el medio ambiente acuático a largo plazo. R54: Nocivo para la flora. Etc.

      Frase R RIESGO ESPECÍFICO

      R 1 Explosivo en estado seco. R 2 Riesgo de explosión por choque, fricción, fuego o cualquier otra fuente de ignición. R 3 Alto riesgo de explosión por choque, fricción, fuego o cualquier otra fuente de explosión. R 4 Forma compuestos metálicos explosivos muy sensibles. R 5 Peligro de explosión en caso de calentamiento. R 6 Peligro de explosión, en contacto o sin contacto con el aire. R 7 Puede provocar incendios. R 8 Peligro de fuego en contacto con materias combustibles.

      R 9 Peligro de explosión al mezclar con materias combustibles. R 10 Inflamable. R 11 Fácilmente inflamable. R 12 Extremadamente inflamable. R 13 Gas licuado extremadamente inflamable. R 14 Reacciona violentamente con el agua. R 15 Reacciona con el agua liberando gases fácilmente inflamables. R 16 Puede hacer explosión en mezcla con sustancias comburentes. R 17 Se inflama espontáneamente en contacto con el aire. R 18 Al usarlo pueden formarse mezclas aire/vapor explosivas-inflamables. R 19 Puede formar peróxidos explosivos. R 20 Nocivo por inhalación. R 21 Nocivo en contacto con la piel. R 22 Nocivo por ingestión. R 23 Tóxico por inhalación. R 24 Tóxico en contacto con la piel. R 25 Tóxico por ingestión. R 26 Muy tóxico por inhalación. R 27 Muy tóxico en contacto con la piel. R 28 Muy tóxico por ingestión.

      R 29 En contacto con agua libera gases tóxicos.

      R 30 Puede inflamarse fácilmente al usarlo.

      R 31 En contacto con ácidos libera gases tóxicos.

      R 32 En contacto con ácidos libera gases muy tóxicos.

      R 33 Peligro de efectos acumulativos.

      R 34 Provoca quemaduras.

      R 35 Provoca quemaduras graves.

      R 36 Irrita los ojos.

      R 37 Irrita las vías respiratorias.

      R 38 Irrita la piel.

      R 39 Peligro de efectos irreversibles muy graves.

      R 40 Posibilidad de efectos irreversibles.

      R 41 Riesgo de lesiones oculares graves.

      R 42 Posibilidad de sensibilización por inhalación.

      R 43 Posibilidad de sensibilización en contacto con la piel.

      R 44 Riesgo de explosión al calentarlo en ambiente confinado.

      R 45 Puede causar cáncer.

      R 46 Puede causar alteraciones genéticas hereditarias.

      R 47 Puede causar malformaciones congénitas.

      R 48 Riesgo de efectos graves para la salud en caso de exposición prolongada.

      R 49 Puede causar cáncer por inhalación.

      R 50 Muy tóxico para organismos acuáticos.

      R 51 Tóxico para organismos acuáticos.

      R 52 Nocivo para organismos acuáticos.

      R 53 Puede causar efectos adversos a largo plazo en el ambiente acuático.

      R 54 Tóxico para la flora.

      R 55 Tóxico para la fauna.

      R 56 Tóxico para los organismos del terreno.

      R 57 Tóxico para las abejas.

      R 58 Puede causar efectos adversos a largo plazo en el medio ambiente.

      R 59 Peligroso para la Capa de Ozono.

      R 60 Puede deteriorar la fertilidad.

      R 61 Puede ser nocivo para los nonatos.

      R 62 Riesgo de deteriorar la fertilidad.

      R 63 Posible riesgo de daño a los nonatos.

      R 64 Puede ser nocivo para los lactantes.

      R 65 Puede causar daños pulmonares al ser ingerido.

      R 66 La exposición repetida puede provocar sequedad y agrietar la piel.

      R 67 La inhalación de los vapores puede provocar somnolencia y vértigos.

      R 68 Posibilidad de efectos irreversibles.

      Cabe destacar que:

      • R13 y R47 son frases obsoletas.

      • R40 hasta 2001 esta frase R fue usada para posibles riesgos mutagénicos o teratogénicos, ahora se utiliza la frase R68.

      Frases S

      Las frases S también vienen en la etiqueta de los productos. Estas tienen un significado de prevención, se podría decir que son consejos de seguridad. Por ejemplo una sustancia tóxica y corrosiva pondrá:

      S 3: Consérvese en lugar fresco.

      S 7: Manténgase el recipiente bien cerrado.

      S 23: Evítese el contacto con la piel.

      S 24: Evítese el contacto con los ojos.

      Etc.

      Frase S CONSEJO

      S 1 Consérvese bajo llave.

      S 2 Manténgase fuera del alcance de los niños.

      S 3 Consérvese en lugar fresco.

      S 4 Manténgase lejos de locales habitados.

      S 5 Consérvese en ... (líquido apropiado a especificar por el fabricante).

      S 6 Consérvese en ... (gas inerte a especificar por el fabricante).

      S 7 Manténgase el recipiente bien cerrado.

      S 8 Manténgase el recipiente en lugar seco.

      S 9 Consérvese el recipiente en lugar bien ventilado.

      S 10 Mantener el contenido húmedo.

      S 11 Evitar el contacto con el aire.

      S 12 No cerrar el recipiente herméticamente.

      S 13 Manténgase lejos de alimentos y bebidas.

      S 14 Consérvese lejos de ... (materiales incompatibles a especificar por el fabricante).

      S 15 Protéjase del calor.

      S 16 Protéjase de fuentes de ignición. No fumar.

      S 17 Manténgase lejos de materias combustibles.

      S 18 Manipúlese y ábrase el recipiente con cuidado.

      S 20 No comer ni beber durante su utilización.

      S 21 No fumar durante su utilización.

      S 22 No respirar el polvo.

      S 23 No respirar los gases / humos / vapores / aerosoles (Denominación(es) adecuada(s) a especificar por el fabricante).

      S 24 Evítese el contacto con la piel.

      S 25 Evítese el contacto con los ojos.

      S 26 En caso de contacto con los ojos, lávenlos inmediata y abundantemente con agua y acúdase a un médico.

      S 27 Quítese inmediatamente la ropa manchada o salpicada.

      S 28 En caso de contacto con los ojos, lávenlos inmediata y abundantemente con ... (productos a especificar por el fabricante).

      S 29 No tirar los residuos por el desagüe.

      S 30 No echar jamás agua al producto.

      S 33 Evítese la acumulación de cargas electrostáticas.

      S 34 Evítense golpes y rozamientos.

      S 35 Elimínense los residuos del producto y sus recipientes con todas las precauciones posibles.

      S 36 Usen indumentaria protectora adecuada.

      S 37 Usen guantes adecuados.

      S 38 En caso de ventilación insuficiente, usen equipo respiratorio adecuado.

      S 39 Usen protección para los ojos / la cara.

      S 40 Para limpiar el suelo y los objetos contaminados por este producto, úsese ... (a especificar por el fabricante).

      S 41 En caso de incendio o explosión, no respire los humos.

      S 42 Durante las fumigaciones / pulverizaciones, use equipo respiratorio adecuado. (Denominación(es) adecuada(s) a especificar por el fabricante).

      S 43 En caso de incendio, úsese (o úsense) ... (medios de extinción a especificar por el fabricante). Si el agua aumenta el riesgo se debe añadir: "No usar nunca agua").

      S 44 En caso de malestar, acuda al médico (si es posible muéstrele la etiqueta).

      S 45 En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico (si es posible muéstrele la etiqueta).

      S 46 En caso de ingestión, acuda inmediatamente al médico y muéstrele la etiqueta o el envase.

      S 47 Consérvese a una temperatura no superior a ...ºC (a especificar por el fabricante).

      S 48 Consérvese húmedo con ... (medio apropiado a especificar por el fabricante).

      S 49 Consérvese únicamente en el recipiente de origen.

      S 50 No mezclar con ... (a especificar por el fabricante).

      S 51 Úsese únicamente en lugares bien ventilados.

      S 52 No usar sobre grandes superficies en locales habitados.

      S 53 Evítese la exposición - recábense instrucciones antes del uso.

      S 54 Procurar el consenso de la autoridad de control de la contaminación antes de descargar en las plantas de tratamiento de aguas de desagüe.

      S 55 Utilizar las mejores técnicas de tratamiento disponibles antes de descargar a las alcantarillas o al ambiente acuático.

      S 56 Almacenar estos materiales y sus respectivos envases en un lugar apropiado para el tratamiento de residuos.

      S 57 Usar envases adecuados para evitar la contaminación ambiental

      S 58 Eliminar como residuo peligroso.

      S 59 Requerir informaciones al fabricante / proveedor para la recuperación / reciclaje.

      S 60 Este material y su envase deben ser almacenados como altamente peligrosos.

      S 61 No esparcir en el ambiente. Seguir las instrucciones especiales de la etiqueta informativa en materia de seguridad.

      S 62 No provocar el vómito: consultar inmediatamente al médico y mostrarle el envase y la etiqueta.

      S 63 En caso de ingestión por inhalación, apartar al accidentado de la zona contaminada y mantenerlo en reposo.

      S 64 En caso de ingestión por inhalación, lavar la boca con agua (sólo si el accidentado está consciente).

      Cabe aclarar que las frases: S10, S11, S34 , S44 , S54 , S55 y S58 : son frases obsoletas.

      REACTIVIDAD QUÍMICA

      Se define reacción química como la rotura de enlaces entre iones o átomos, seguida por una reorganización de los mismos que dan lugar a nuevas especies químicas.

      En las condiciones propias en que se realiza la reacción, el cambio de enlaces del sistema químico conduce siempre a un sistema más estable. Una reacción no es posible si no va acompañada de una variación de entalpía libre negativa.

      Los factores que intervienen para que una reacción se origine son:

      • Enlaces químicos: la estabilidad de un compuesto químico depende de la resistencia de los enlaces químicos entre los átomos o iones de los que está formado.

      • Energía de activación: es la cantidad mínima de energía capaz de iniciar una reacción. Sin esta energía la reacción no tiene lugar.

      • Desarrollo: una reacción química tiene lugar a través de una serie de etapas intermedias, con formación de especies químicas de vida muy corte, Algunas de estas etapas son reacciones de equilibrio que pueden frenar el desarrollo de la reacción.

      • Concentración de los reactivos: la velocidad de la reacción aumenta cuando aumentamos la concentración de los reactivos.

      • Fuentes de energía: se consideran tres fuentes de energía, la temperatura, la energía electromagnética (pueden excitar los electrones y modificar el estado de una molécula) y los golpes y rozaduras (provocan la compresión de los átomos y aumentos de temperatura que pueden iniciar de forma violenta una reacción).

      • Energía liberada: la energía de enlaces es la energía necesaria para romper un enlace químico entre 2 átomos, por lo que la consideración de las energías de enlace de un compuesto puede dar una idea de la estabilidad.

      Reacciones químicas peligrosas

      La reactividad de los productos químicos es un concepto relacionado tanto con sus características específicas de peligrosidad como con las de sus condiciones de manipulación.

      En este sentido, se relacionan una serie de características de peligrosidad de los productos químicos y se comentan desde el punto de vista de su manipulación y almacenamiento.

      La reactividad se contempla desde las siguientes perspectivas:

      • Compuestos que reaccionan violentamente con el agua

      • Compuestos que reaccionan violentamente con el aire

      • Incompatibilidad

      • Reacciones peligrosas con los ácidos

      • Formación de peróxidos

      • Reacciones de polimerización

      • Reacciones de descomposición

      Compuestos que reaccionan violentamente con el agua.

      Debe procederse con especial cuidado con las sustancias que presentan reacciones violentas con el agua, tanto por aumento de temperatura como por desprendimiento de gases o vapores inflamables o tóxicos, ya que ello implica una manipulación, almacenamiento y eliminación diferenciada.

      Algunos compuestos que reaccionan violentamente con el agua son: ácidos fuertes anhidros, alquilmetales y metaloides, amiduros, anhídridos, carburos, flúor, fosfuros, halogenuros de ácido, halogenuros de acilo, halogenuros inorgánicos (excepto alcalinos), hidróxidos alcalinos, hidruros, imidruros, metales alcalinos, óxidos alcalinos, peróxidos inorgánicos, siliciuros.

      Compuestos que reaccionen violentamente con el aire.

      Se trata de sustancias cuyo mero contacto con el oxígeno del aire genera o puede generar al cabo del tiempo su inflamación espontánea. En algunos casos puede influir también el nivel de humedad del aire.

      Algunos ejemplos de sustancias que reaccionan con el aire son: alquilmetales y metaloides, arsinas, boranos, fosfinas, fósforo blanco, fosfuros, hidruros, metales carbonilados, metales finamente divididos, nitruros alcalinos, silenos, siliciuros.

      Incompatibilidad.

      Otro aspecto a señalar es el de aquellas sustancias de elevada afinidad cuya mezcla provoca reacciones violentas, tanto por calentamiento, como por emisión de gases inflamables o tóxicos. Este aspecto es especialmente importante considerarlo en su almacenamiento, que se ha de realizar separadamente.

      En la siguiente tabla se dan los casos generales de incompatibilidad:

      oxidantes con:

      reductores con:

      ácidos fuertes con:

      ácido sulfúrico con:

      materiales inflamables

      nitratos

      bases fuertes

      azúcar

      carburos

      halogenatos

       

      celulosa

      nitratos

      óxidos

       

      ácido perclórico

      hidruros

      peróxidos

       

      permanganato potásico

      sulfuros

      flúor

       

      cloratos

      alquilmetales

       

       

      sulfocianuros

      aluminio

       

       

       

      magnesio

       

       

       

      circonio en polvo

       

       

       

      Reacciones peligrosas con los ácidos.

      La adición de ácidos a efectos de reducir el pH de un medio o simplemente para limpieza, debe realizarse conociendo previamente si existe incompatibilidad entre los componentes del medio y el ácido adicionado.

      En la siguiente tabla se enumeran una serie de ejemplos de reacciones peligrosas de los ácidos:

      REACTIVO

      REACTIVO

      SE DESPRENDE

      ácido clorhídrico

      sulfuros

      sulfuro de hidrógeno

       

      hipocloritos

      cloro

       

      cianuros

      cianuro de hidrógeno

      ácido nítrico

      algunos metales

      dióxido de nitrógeno

      ácido sulfúrico

      ácido fórmico

      monóxido de carbono

       

      ácido oxálico

      monóxido de carbono

       

      alcohol etílico

      etano

       

      bromuro sódico

      bromo y dióxido de azufre

       

      cianuro sódico

      monóxido de carbono

       

      sulfocianuro sódico

      sulfuro de carbonilo

       

      yoduro de hidrogeno

      sulfuro de hidrógeno

       

      algunos metales

      dióxido de azufre

      Formación de peróxidos.

      Dentro del grupo de sustancias que pueden sufrir una evolución, es un ejemplo la formación de peróxidos, que en ciertos casos pueden explosionar violentamente, como ya analizamos en el capitulo de Explosivos.

      Los ejemplos de sustancias fácilmente peroxidables están los compuestos alílicos, compuestos diénicos, compuestos isopropílicos, compuestos vinílicos, éteres,etc. Aunque la mayoría suelen comercializarse con estabilizantes, debe tenerse en cuenta que si han sido manipulados (destilación, extracción) puede haberse eliminado el estabilizante.

      Reacciones de polimerización.

      Algunos monómeros pueden polimerizarse rápidamente provocando una explosión o rotura de frascos: acetato de vinilo, acroleína, óxido de etileno, estireno, etc. La polimerización pueden tener lugar por calentamiento, exposición a la luz, impurezas ácidas o metálicas, choques, etc.

      El almacenamiento de monómeros debe realizarse en pequeñas cantidades, conteniendo estabilizadores o inhibidores de polimerización y lejos de productos susceptibles de liberar trazas de ácidos y bases.

      Reacciones de descomposición.

      El almacenamiento prolongado de productos inestables entraña la posibilidad de sus descomposición que, en ciertas circunstancias, como choque, calentamiento o desplazamiento simple, puede generar una explosión. Los amiduros alcalinos, y ciertas sales de diazonio se pueden incluir dentro de este grupo de productos. El cloruro de aluminio, por otra parte, acumula el ácido formado por descomposición a causa de la humedad absorbida a lo largo del tiempo. Cuando se abre el recipiente, puede ocurrir la rotura del mismo y la proyección de su contenido.

      La apertura de un recipiente que ha permanecido largo tiempo cerrado sin usarse es una operación que debe realizarse con precauciones, especialmente, la apertura de frascos esmerilados cuyo tapón haya quedado trabado. Los productos líquidos inestables es recomendable guardarlos en ampollas selladas.

      Medidas preventivas para llevar a cabo reacciones químicas peligrosas.

      Si la reacción que se va a llevar a cabo reviste características de peligrosidad, se trata de una reacción no descrita previamente, existe la posibilidad de la aparición de reacciones secundarias peligrosas o los parámetros para su control deben ser fijados de manera precisa, debe procederse de manera cuidadosa con la preparación y desarrollo de la misma, tomando las medidas preventivas adecuadas entre las que cabe citar:

      • No realizarla nunca sin autorización del responsable del laboratorio o del proyecto y sin recabar información al técnico de prevención del laboratorio sobre las medidas preventivas a aplicar

      • Emplear las mínimas cantidades posibles de reactivos.

      • Recoger toda la información disponible sobre la reactividad y características de peligrosidad de los reactivos y productos esperados de la misma.

      • Disponer del material adecuado y suficiente para su realización, que cumpla los requisitos técnicos necesarios.

      • Llevar a cabo la reacción en una vitrina o instalación específica adecuada a los riesgos esperables de aquella.

      • Disponer de ropa de trabajo y equipos de protección personal adecuados al riesgo y de los elementos de actuación suficientes (extintores adecuados, mantas ignifugas, neutralizadores, absorbentes, duchas y lavaojos) en relación a los posibles incidentes y accidentes.

      • Avisar al resto del personal del laboratorio de la realización de la reacción y organizar el trabajo de tal manera que el número de personas expuestas a los riesgo ocasionados por el desarrollo de la reacción sea el mínimo posible.