Manifiesto de Primo de Rivera

Historia de España contemporánea. Siglo XX. Golpe de Estado

  • Enviado por: SuiciDe
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Comentario del texto 4: Manifiesto de Primo de Rivera tras el Golpe de Estado (13 de septiembre de 1923)

El texto comentado trata del Golpe de Estado que dio el general Primo de Rivera y Orbaneja en 1923 con el fin de restablecer el sistema político de la restauración con sentido democratizador.

El texto se divide en tres párrafos. En la primera ataca al sistema político de la restauración, justificando el Golpe de Estado como la salvación de la Patria, que sobrepasa la legalidad. Quiere tomar medidas extremas, llegando a una dictadura militar. Aclara que no era su deseo violar la constitución pero se vio obligado, haciendo referencia a los políticos elegidos democráticamente, que son los responsables del “cuadro de desdichas e inmoralidades que empezaron el en año 98”, refiriéndose al desastre del 98 en la cual España perdió las colonias de Cuba, Filipinas y Puerto Rico. Estas desdichas han continuado con la aparición de independentistas, terroristas, desordenes públicos e incluso enfrentamientos políticos. Pasa a criticar al turnismo, a lo que llama la “tupida red de concupiscencias”. Dice que mediante este sistema político en España “gobiernen los que ellos dicen que no dejan gobernar” aludiendo a los propios líderes políticos que están enfrentados entre ellos pero que gracias al sistema “se avienen fáciles y contentos al turno pacífico y reparto” a pesar del descontento del pueblo español que insistía en la necesidad de un cambio y reforma.

En el segundo párrafo explica los objetivos que se propone durante su mandato. Con el fragmento “gobernar nosotros u hombres civiles que representen nuestra moral y doctrina” se refiere al mandato de los militares, junto con hombres civiles que compartan sus mismos principios y valores. Afirma que no piensa permitir sublevaciones que puedan dañar su dictadura, justificando sus actos “por España y por el Rey”.

El tercer párrafo sigue nombrando causas de un modo más enérgico de forma que consiga llegar hasta “el pueblo sano”, aquellos que todavía no han sido corrompidos políticamente. Da una lista de males que piensa impedir como asesinatos, atracos, corrupción y “rastreras intrigas políticas”. Hace alusión a la tragedia de Marruecos, la derrota en Annual que se produjo cuando marroquíes atacaron un ferrocarril español. Pretende mejorar la producción agraria e industrial, acabar con otros sistemas políticos (“impune propagando comunista”) y todo tipo de nacionalismo ya que al ser dictador es centralista (“descarada propagando separatista”), culturizar al pueblo al que tacha de incultos e imponer la religión cristiana ya que culpa al pueblo de impiedad.

Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, que vivió entre 1870 y 1930 fue militar y político español. Defendía el orden, la disciplina y el amor a la Patria. Creció en plena época de Restauración, en una familia de tradición militar, lo cual influirá bastante en su vida, sobre todo debido a su tío, Fernando Primo de Rivera, que le dejó el título de marqués de Estella al fallecer en Annual en 1921.

El 13 de septiembre de 1923, tras la consulta al resto de los capitanes generales y con el visto bueno del propio rey Alfonso XIII, proclamó la dictadura a causa del fracaso del bipartidismo, el problema de Marruecos, la generalización de los desordenes públicos y el terrorismo anarquista. Sus objetivos eran acabar con la Restauración de 1875, acabar con el problema de Marruecos, garantizar el orden público y eliminar el terrorismo y el anticlericalismo.

El periodo en que Primo de Rivera ejerció el poder en España, durante el cual se suspendió la vigencia de la Constitución de 1876, ha quedado dividido por la historiografía en dos etapas muy bien definidas: la del Directorio Militar (1923-1925) y la del Directorio Civil (1925-1930), diferenciadas ambas por los dos gobiernos distintos designados por él.

Al ver que la oposición crecía y que no contaba con el apoyo de sus propios compañeros de armas, Primo de Rivera presentó al rey Alfonso XIII su renuncia el 28 de enero de 1930, dejando tras de sí todo un cúmulo de problemas: nacionalismo, obrerismo, crisis económica e incluso la misma viabilidad del sistema monárquico. Falleció el 16 de marzo de 1930 en París.

Vídeos relacionados