Manga

Cómic. Anime japonés. Animaciones. Hentai. Ecchi. Tipos. Autores de manga. Manga fuera de Japón

  • Enviado por: Blossom
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 28 páginas
publicidad
publicidad

MANGA Y ANIME

Introducción

Hay muchas reseñas sobre el manga anime, también existen muchas investigaciones en este tema, aunque son pocas las que reúnen temas básicos, esta monografía contiene algo que va mas allá de la historia, sino de quienes incursionaron a principios de siglo 2, al igual que en los países que censuran este género. Esta investigación fue realizada para aquel interesado en conocer un poco mas sobre este género que ha revolucionado a una gran parte del las personas en este mundo, claro mayoritariamente entre niños, adolescentes y por que no adultos también.

Antes de empezar a conocer lo que trata del manga y anime, conoceremos su concepto básico:

Manga

Manga (ou, Manga?) es la palabra japonesa para designar a la historieta. Se traduce, literalmente, como "dibujos caprichosos" o "garabatos"; fuera del Japón, se la utiliza exclusivamente para referirse a la historieta japonesa. Hokusai Katsushika, un representante del ukiyo-e, acuñó el término manga, al combinar los kanji correspondientes a informal (o man) y a dibujo (u ga). Al autor de manga se le conoce como mangaka, y al fanático, como otaku (aunque actualmente este término es usado de manera más amplia). El manga nace de una mezcla entre el ukiyo-e y el estilo de dibujo occidental, y sólo tras la Segunda Guerra Mundial, se convertiría, progresivamente, en lo que hoy conocemos. Una pequeña cantidad del total de mangas publicados en Japón suele convertirse en anime. Este último se crea, usualmente, una vez que la serie ha tenido cierto éxito. Lo más común es que las historias sean modificadas para hacerlas más comerciales o para cumplir con ciertas regulaciones de los canales de televisión. Actualmente, el manga o historieta japonesa es el estilo más conocido del mundo y constituye una parte importantísima del mercado literario del país. El manga abarca todos los géneros y llega a todos los públicos, motivando además adaptaciones a distintos formatos: series de dibujos animados, películas de imagen real y videojuegos.

Historia

El manga es una de las manifestaciones de la historieta. Si se precisa su vinculación con el arte japonés, fue producto de una larga evolución a partir del siglo XI. Desde un principio, se puede notar el predominio de la simplicidad en los detalles y la armonía en la composición.

Antecesores del Manga

Los primeros indicios del manga se desarrollaron con el Chjugiga (dibujos satíricos de animales), atribuidos a Toba no Sj (siglos XI-XII), del que apenas se conservan actualmente unos escasos ejemplares en blanco y negro. Durante el período Edo, el ukiyo-e se desarrolló con vigor, y produjo las primeras narraciones remotamente comparables a los géneros actuales del manga, que van de la historia y el erotismo a la comedia y la crítica. Hokusai instaló el uso del vocablo Manga en uno de sus libros, Hokusai Manga, recopilado a lo largo del siglo XIX. Otros dibujantes, como Gyonai Kawanabe, se destacaron también en ese período artístico.

Los precursores del manga moderno

Cuando se inició la era Meiji, los artistas europeos se maravillaban del ukiyo-e, gracias a la exótica belleza que transmitía. Con ello, los inicios del manga moderno se debieron no sólo al esteticismo en el arte del período Edo, sino a las influencias europeas, y más tarde estadounidenses: sobre todo, con la introducción de las técnicas del cómic. Durante el siglo XIX, en plena transición de la era feudal a la industrializada, fueron Charles Wirgman y George Bigot (ambos, críticos de la sociedad japonesa de esos tiempos), quienes sentaron las bases para el desarrollo ulterior del manga. Ambas personalidades fueron y aún siguen siendo admirados por los mangakas, debido a su trascendencia en el dibujo viñetístico japonés. Al llegar el siglo XX, surgieron los precursores del manga actual, en manos de los propios japoneses como Ippei Okomoto, Kiyochika Kayashi y Rakuten Kitazawa. Todos ellos oficiaron de pioneros, difundiendo su obra a través de publicaciones como Tokyo Puck (1905). No obstante, se suele considerar a Tagosakuto Makubena Tokyo Kenbutsu como el primer manga de la era moderna.

El manga hasta 1945

Con la expansión de la influencia cultural europea en Japón, el manga moderno fue tomando vida a medida que se introducían técnicas de dibujo y viñetado. Esto se tradujo en una producción lenta pero segura por parte de mangakas como Kitazawa, Ichiro Suzuki y Takeo Nagamatsu. Los años 1920 y 1930 fueron muy auspiciosos, con la aparición de géneros como el Kodomo (manga para niños). También las publicaciones se fueron perfeccionando en obras destacadas como Nagagatsu no Sanjushi, Speed Taro y Ogon Bat (este último, el primer superhéroe). Simultáneamente, desde 1915 se venían haciendo los primeros ensayos para el pasaje del manga a la animación, lo que más tarde derivaría en el surgimiento del anime. Al llegar la Segunda Guerra Mundial, con la proliferación de políticas militaristas, el manga comenzó a verse influenciado por los relatos bélicos, los cuales mostraban personajes perfectos e invencibles. Se utilizó al manga con fines propagandísticos hasta 1945, cuando las autoridades estadounidenses de ocupación prohibieron de manera generalizada este tipo de historietas

Nacimiento del Manga moderno tras 1945

Con la rendición incondicional en 1945, Japón entraría en una nueva era. El entretenimiento emergió como industria respondiendo a la necesidad psicológica de evasión ante la cruda posguerra. La falta de recursos de la población en general requería de medios baratos de entretenimiento. De tal modo, la industria tokiota de mangas basados en revistas vio surgir competidores. Producto de las circunstancias, apareció el Kamishibai, una especie de leyendas de ciego, que recorría los pueblos ofreciendo su espectáculo a cambio de la compra de caramelos. El Kamishibai no competía con las revistas, pero sí otros dos nuevos medios centrados en Osaka:

  • Por un lado, el sistema de bibliotecas de pago, que funcionaría con una red de 30.000 centros de préstamo por todo el país, produciendo sus propios mangas, en forma de revistas o tomos de 150 páginas.

  • Por otro, los libros rojos, tomos de unas doscientas páginas de papel de baja calidad en blanco y negro, cuyo rasgo identificatorio eran sus portadas en color rojo y su bajo precio. Esta industria pagaba a sus artistas sueldos próximos a la miseria, pero a cambio éstos gozaban de una amplia libertad creativa.

Osamu Tezuka, un veinteañero estudiante de medicina apasionado de los dibujos animados de Fleischer y Disney, cambiaría la faz de la historieta japonesa con su primer libro rojo. La nueva isla del tesoro vendió sorpresivamente entre 400.000 y 800.000 ejemplares. Su éxito fue aplicar al cómic un estilo cinematográfico descomponiendo los movimientos en varias viñetas y combinando este dinamismo con abundantes efectos sonoros. El éxito de Tezuka lo llevó a las revistas de Tokio, particularmente a la nueva Manga Shonen (1947) que fue la primera revista infantil dedicada en exclusiva al manga, y en la que Tezuka publicó Astroboy. En estas revistas impuso su esquema de epopeya en forma de serie de relatos y diversificó su producción en múltiples géneros, de los que destacan sus adaptaciones literarias y el manga para chicas o shjo manga. A mediados de los 50, Tezuka se trasladó a un edificio de la capital llamado Tokiwasi, al que peregrinarían los nuevos autores, entonces aspirantes, y actualmente estrellas. Un año después, Shonen desapareció y los libros rojos agonizaron. Entre ambos, y por obra de Osamu Tezuka, habían puesto los pilares de la industria del manga contemporáneo. El triunfo de las revistas de manga acabó con el Kamishibai, y muchos de sus autores se refugiaron en el sistema de bibliotecas. Las revistas de manga eran todas infantiles, y las bibliotecas encontraron un hueco creando un manga orientado hacia un público más adulto: el gekiga. Dejaron el estilo de Disney por otro más realista y fotográfico abriendo el campo a nuevos géneros violentos, escatológicos o pornográficos como el horror, las historias de samurais, los mangas sobre yakuzas, el erotismo, etc. Entre ellos cabe destacar a Sanpei Shirato que en 1964 patrocinaría la única revista underground de la historia del manga, Garo. La competencia en el terreno gráfico del gekiga obligó a las revistas a reducir la presencia del texto, aumentar el número de páginas y tamaño para su mejor visión. Con el comienzo del auge económico la gente exigía más manga. En respuesta, una de las principales editoras de libros, Kodansha, entró en 1959 en el mercado de revistas. Su título Shnen Magazine, cambió la pauta de periodicidad mensual a semanal, multiplicando la producción e imponiendo a los autores el estajanovismo, aunque esta vez con sueldos millonarios. Pronto, otros grupos editores como Shueisha, Shogakukan o Futabasha se unirían. Este sistema de producción sacrificaría el color, la calidad del papel y la sofisticación temática, llevándose también de paso la crítica política. Pero aumentaría vertiginosamente las ventas hasta cifras astronómicas y con ellas los beneficios empresariales, convirtiendo al manga en el medio de comunicación audiovisual más importante del país.

La expansión a Occidente

En 1988, gracias al éxito de la versión cinematográfica de Akira, basada en el manga homónimo del dibujante Katsuhiro Otomo, publicado en 1982 en la revista Young Magazine de la editorial Kdansha, el manga empezó a difundirse internacionalmente a escalas jamás antes soñadas. A finales de los años noventa, el manga influyó en las publicaciones de los gigantes del cómic estadounidense Marvel Comics y DC Comics: incluso fue contratado (sin mucho éxito) el mangaka japonés Kia Asamiya para una de sus series bandera, Uncanny X-Men. Pero el gran suceso que la producción japonesa Akira llevó a Occidente no fue algo que se forjó de la noche a la mañana. Ya en los años 1960 Osamu Tezuka había vendido los derechos de emisión de su primera serie Astro Boy a la cadena estadounidense NBC consiguiendo un éxito bastante notable de audiencia infantil. En los años setenta, le sucedieron las series de animación Mazinger Z, Great Mazinger, Grendizer, siendo esta última un estallido mediático en Francia, donde se la conocería como Goldorak. Todas ellas se basaban en los cómics del mangaka G Nagai, actual magnate de un imperio de distribución editorial. En la década de los 80, empezaron a destacarse series de otra índole, como Macross, conocida en Occidente por Robotech: la revisión de Osamu Tezuka de Astroboy pero en esta ocasión vuelta a filmar en color y con aires ya más modernos. A la que se sumó la saga épica Gundam, basada en el cómic serie, sólo superada en temporadas y episodios por la serie de animación estadounidense Los Simpson de Matt Groening. Uno de los autores más relevantes e importantes en el apogeo mediático de finales de los ochenta y principios de los noventa, ha sido el mangaka Akira Toriyama, creador de la famosa serie Dragon Ball y de la serie Dr. Slump, ambas caracterizadas por su humor picante, irreverente y absurdo. Tal fue el éxito de sus dos obras que en algunos países europeos llegó a desbancar de las listas de ventas de historieta al cómic estadounidense y a los cómics nacionales durante bastantes años. Este fenómeno fue más marcado en España, donde en pocos años Dragon Ball vendió tantos ejemplares, que se considera el tebeo más vendido en la historia del país. La revista Shnen Jump —en momentos puntuales, especialmente durante algunas semanas que coincidían con episodios decisivos de la serie Dragon Ball— llegó a aumentar su tirada semanal en 6 millones de ejemplares. Al día de hoy el género del manga se ha consolidado en la sociedad occidental debido al éxito cosechado durante las décadas pasadas. Incluso fue imitado por autores europeos y estadounidenses, quienes trataron de competir con la cuidada estética y los recursos visuales de este género. La importancia del manga ha aumentado considerablemente, dejando de ser algo minoritario en Occidente para constituirse en un fenómeno comercial y cultural, en competencia directa con la hegemonía narrativa estadounidense y europea. Incluso la poderosa Disney ha apreciado las producciones japonesas como producto comercial de calidad. Su distribuidora Buenavista obtuvo los derechos de distribución en cine de las películas del estudio Ghibli, del cual han salido muchas de las mejores obras que Japón ha dado al mundo de la mano de Hayao Miyazaki. Su éxito ha sido muy grande, tanto que la película de animación El viaje de Chihiro recibió en el 2002 el Oscar de la Academia a la mejor película de animación, premio que jamás una película japonesa de animación pudo ganar.

Estilo manga

El más popular y reconocido estilo manga es muy distintivo. Los rasgos más característicos se basan muchas veces en la línea sobre la forma, el modo de contar la historia y la manera de colocar los paneles que lo diferencian sobre todo de la historieta occidental. Los paneles y las páginas son típicamente leídas de derecha a izquierda al igual que la escritura tradicional japonesa. Aunque el arte pueda llegar a ser muy real para los mangaka se observa a menudo los rasgos occidentales como los ojos grandes. Los ojos grandes se han convertido en una característica permanente del manga y el anime desde los años 1960 cuando Osamu Tezuka, creador de Astro Boy y considerado el padre del manga moderno, comenzó a dibujar de esa forma, imitando el estilo de las historietas de Disney de los Estados Unidos. A pesar de ser una forma de arte muy diversa, no todos los mangaka se adhieren a las convenciones más popularizadas en el occidente como Akira, Sailor Moon, Dragon Ball y Ranma ½.

Revistas manga

Las revistas de manga son publicaciones semanales o mensuales de entre 200 y 900 páginas. En las revistas de manga concurren muchas series distintas con entre 20 a 40 páginas por cada una en cada número de la revista. A estas revistas se les conoce como "revistas manga" o "revistas antológicas" y suelen ser impresos de baja calidad que rondan entre las 200 y 850 páginas de longitud. Suelen ser publicaciones en blanco y negro con excepción de la portada y usualmente algunas páginas del comienzo. También contienen varias historietas de cuatro viñetas. Si las series mangas resultan ser exitosas se les puede ver publicadas por varios años. Cuando una serie se ha publicado por un tiempo, los capítulos se reúnen en tomos de (generalmente) unas 200 páginas (que recopilan 10 u 11 capítulos que han aparecido en la revista) conocidos como tankbon. El papel y las tintas son de mejor calidad, y quien haya sido atraído por una historia concreta de la revista la comprará cuando salga a la venta en forma de tankbon. Recientemente han sido impresas versiones "de lujo" para aquellos lectores que buscan un impreso de mayor calidad y que buscan algo especial. De forma orientativa, las revistas cuestan en torno a 200 o 300 yenes (algo menos de 2 o 3 euros) y los tankbon cuestan unos 400 yenes (3,50 euros). Otra variante que ha surgido por la proliferación del intercambio de archivos a través del Internet es el formato digital que permite la lectura en un computador o similar; denominándose e-comic (al igual que su hermano occidental, el comic). Los formatos más comúnmente usado para ello son el .cbr y .cbz, además de los formatos de textos conocidos para los PC.

Algunas de las revistas de manga más conocidas son:

  • Big Comic Original

  • Shnen Jump

  • Shnen Magazine

  • Shnen Sunday

  • Ribon

  • Nakayoshi

Influencia internacional

El manga ha influido en gran medida la historieta y la animación internacional alrededor de todo el mundo. Artistas tan reconocidos como los estadounidenses Frank Miller y Scott McCloud son ejemplo de la influencia del manga en algunos de sus trabajos. Otros artistas como los también estadounidenses Brian Wood (Demo) y Becky Cloonan así como el canadiense Bryan Lee O'Malley (Lost At Sea) son en gran parte influenciados por el estilo de manga comercial y han sido alabados por sus trabajos fuera del círculo de fanáticos de manga y anime. Estos artistas poseen otras influencias que hacen que sus trabajos gusten a lectores no asiduos al manga. Además sus raíces están en la subcultura de manga en sus respectivas regiones. El artista estadounidense Paul Pop trabajó en Japón para Kodansha en la antología de manga Afternoon. Luego de ser despedido (debido a un cambio editorial en Kodansha) estuvo desarrollando algunas ideas para la antología que luego publicaría en los Estados Unidos bajo el nombre de Heavy Liquid. Como resultado su trabajo contiene una gran influencia del manga sin las influencias internacionales de la cultura otaku. En Francia existe el movimiento llamado "La nouvelle manga" iniciado por Frédéric Boilet, que trata de combinar la sofisticación madura del manga con el estilo artístico de las historietas Franco-Belgas. Mientras que el movimiento envuelve a artistas japoneses, un puñado de artistas franceses han adoptado la idea de Boilet. El ejemplo más claro de la influencia internacional del manga se encuentra en el denominado amerimanga que no es otra cosa que los artistas fuera del Japón que han creado historietas bajo la influencia del manga y el anime japonés pero creadas principalmente para un público de habla inglesa. En adición, existen muchos artistas aficionados que son influidos exclusivamente por el estilo del manga. Muchos de estos artistas se han vuelto muy populares haciendo pequeñas publicaciones de historietas y mangas utilizando mayormente el medio del Internet para hacer conocer sus trabajos.

Manga fuera de Japón

El manga ha sido traducido a un sin número de idiomas en diferentes países incluyendo Corea, China, Francia, Alemania, Italia, España, México y muchos más. Incluso han surgido grandes casas editoriales fuera de Japón como la estadounidense VIZ Media y la francesa Glénat. Se les conocen títulos importantes como Neon Genesis Evangelion, Dragon Ball, Rurouni Kenshin, Naruto, Yu-Gi-Oh!, entre otros. Fuera de Japón, los mercados de manga más grande radican en los Estados Unidos y el Reino Unido. Cuando se comenzó a traducir algunos títulos de manga, el arte y el formato eran invertidos en un proceso conocido como "flopping" para que pudieran ser leídos de la manera Occidental, de izquierda a derecha. Sin embargo, varios creadores (como Akira Toriyama), no aprobaron que sus trabajos fueran modificados de esa forma, y exigieron que mantuvieran el formato original. Pronto, como consecuencia de la demanda de los fanáticos y el pedido de los creadores, la mayoría de las editoriales comenzó a ofrecer el formato original de derecha a izquierda, que se ha llegado ha convertir en un estándar para los lectores de manga fuera de Japón. Las traducciones de manga comúnmente incluyen notas de detalles acerca de la cultura del Japón que no resultan familiares a las audiencias extranjeras y que facilitan el entendimiento de las publicaciones. La compañía TOKYOPOP, se ha dado a conocer en los Estados Unidos acreditándose el auge en ventas de manga, particularmente para un público de chicas adolescentes. Muchos críticos coinciden en que sus publicaciones agresivas hacen énfasis en la cantidad sobre la calidad siendo responsables de algunas traducciones que aparentan baja calidad. Francia sobresale por poseer un mercado sumamente variado a lo que manga se refiere. Muchos trabajos publicados en Francia caen en géneros que usualmente no tienen mucho mercado en otros países fuera de Japón, como el drama orientado a adultos o los trabajos experimentales y alternativos. Artistas como Jiro Taniguchi que resulta desconocido para la mayor parte de los países occidentales ha recibido mucha demanda en Francia. La diversidad de manga en Francia se debe en gran parte a que este país tiene un mercado de historietas conocido como historietas Franco-Belga muy bien establecido. Aunque el mercado de historietas en Alemania resulta pequeño en comparación con otros países de Europa, el manga ha creado un nuevo auge. Luego de un imprevisto comienzo temprano en los años 1990, el movimiento manga tomo velocidad con la publicación de Dragon Ball en 1997. Hoy, el manga mantiene un 75 a 80% de las ventas de historietas publicadas en Alemania, con las mujeres sobrepasando como lectoras a los varones. La compañía Chuang Yi publica manga en inglés y chino en Singapur; algunos de los títulos de Chuang Yi son importados a Australia y Nueva Zelanda. En Indonesia, el manga ha encontrado fanáticos rápidamente con un crecimiento rápido en las industrias de este tipo, e Indonesia se ha convertido en uno de los mercados más grandes de manga fuera de Japón. El manga en Indonesia es publicado por Elex Media Komputindo, Acolyte, Gramedia. Es notable la influencia del manga en la industria de historietas original de este país. Otra forma de distribución muy popular del manga fuera de Japón es a través del Internet (mayormente de forma alegal). Lo más común es que un reducido grupo de personas digitalice la versión original editando los cuadros de texto y traduciéndolos, para posteriormente distribuirlo libremente, usualmente por medios como el IRC o programas P2P como BitTorrent o Emule. Este proceso de traducción se conoce como scanlation (del inglés scan: escanear; y translation: traducción). La mayoría de estos grupos se conocen como fansubs, y justifican sus acciones con peticiones para que las personas no distribuyan sus archivos y compren las copias originales hasta que sus proyectos sean licenciados. Pero es de esperar que la mayoría de los lectores continúe descargando copias sin autorización. En Corea, se puede encontrar manga en la mayoría de las librerías. Sin embargo, es común la práctica de leer manga "en línea" ya que resulta más económico que una versión impresa. Casas editoriales como Daiwon y Seoul Munhwasa publican la mayor parte del manga en Corea. En Tailandia antes de 1992-1995 la mayoría del manga disponible salía de forma rápida, sin licencia, de baja calidad. Recientemente, las traducciones licenciadas han comenzado a aparecer, pero continúan siendo baratas comparadas con otros países. Entre las editoriales de manga en Tailandia se encuentran Vibunkij, Siam Inter Comics, Nation Edutainment y Bongkouh. El manga se ha vuelto tan popular que muchas compañías fuera del Japón han lanzado sus propios títulos basados en el manga japonés como Antarctic Press, Oni Press, Seven Seas Entertainment, TOKYOPOP e incluso Archie Comics que mantienen el mismo tipo de historia y estilo que el manga comercial japonés. El primero de estos títulos salió al mercado en 1985 cuando Benn Dunn, fundador de Antartic Press, lanzó Magazine y Ninja High School. Mientras que Antarctic Press se refería a sus trabajos como "Amerimanga", no todos estos trabajos inspirados en el manga son creados por estadounidenses. Muchos de estos artistas que trabajan en Seven Seas Entertainment en series como Last Hope o Amazing Agent son de origen filipino y TOKYOPOP tiene una gran variedad de artistas coreanos y japoneses en algunos de sus títulos como Warcraft y Princesa Ai.

La industria del manga

El manga en Japón es un auténtico fenómeno de masas. Un único dato que sirve para ilustrar la magnitud de este fenómeno: en 1989, el 38% de todos los libros y revistas publicados en Japón eran de manga. Como se puede suponer por esta cifra, el manga no es sólo cosa de jóvenes. En Japón hay manga para todas las edades, profesiones y estratos sociales, incluyendo amas de casa, oficinistas, adolescentes, obreros, etc. El manga erótico y pornográfico (hentai) supone una cuarta parte de las ventas totales. Y en cuanto a las revistas, tienen tiradas espectaculares: al menos diez de ellas pasan del millón de ejemplares semanales. Shnen Jump es la revista más vendida, con 6 millones de ejemplares cada semana. Shnen Magazine le sigue con 4 millones.

Tipos de manga

Por audiencias

  • Kodomo manga (dirigido a niños)

  • Shnen manga (dirigido a chicos adolescentes)

  • Shjo manga (dirigido a chicas adolescentes)

  • Seinen manga (dirigido a hombres jóvenes y adultos)

  • Josei manga (dirigido a mujeres jóvenes y adultas)

Géneros

  • Alternativo (véase Garo)

    • Gekiga (imágenes dramáticas)

    • La nouvelle manga (Combina la historieta Franco-Belga con el manga japonés)

    • Semi-alternativo

  • Compañeros de batalla (personas que tienen camaradas de batalla)

  • Harem manga (un chico rodeado por muchas chicas)

  • Mah Shjo (magical girl, una chica que se transforma y adquiere poderes especiales)

  • Moé (también mah kanojo o novias mágicas)

  • Mecha (robots gigantes)

  • Shjo-ai (romance lésbico)

  • Shnen-ai (romance gay)

  • Djinshi ("Manga hecho por aficionados")

  • Erótico o pornográfico - El manga erótico o pornográfico se llama hentai en Occidente, aunque en Japón se suele conocer como seijin manga o ecchi. A su vez, este tipo de manga se subdivide en categorías, que también sirven para clasificar otros productos como videojuegos o anime:

    • Softcore:

      • Loli-con (niñas)

      • Shta-con (niños)

      • Yuri (de temática lésbica)

      • Yaoi (de temática gay)

    • Hardcore:

      • Futanari (hermafroditas)

      • Ero-guro (erótico-grotesco)

      • Kemono (animal humanoide

Anime

El término animé se refiere a la animación japonesa especialmente a la animación de dibujos. El término japonés anime es una palabra escrita en tres caracteres katakana a, ni, me (000) y quiere decir animación (en general), y no sólo a la de dicho país. Se pronuncia ánime

Etimólógicamente se discute si es una abreviación de la transcripción japonesa de la palabra inglesa animation (acortada como ocurre con muchas palabras extranjeras). O si, como señalan los entendidos, el origen estaría en el vocablo francés animé, (animado). De una u otra forma la palabra latina ani quiere decir alma, y deriva en palabras como animismo y animación, todas ellas relacionadas con la idea de movimiento o vida de cosas que originalmente no lo poseen.
Internacionalmente, el anime llevó una vez el nombre popular "Japanimation", pero este término ha caído en desuso. Los fans pronunciaban la palabra preferiblemente como abreviación de la frase "Japan Animation". Vio su mayor uso durante los años 1970 y 1980, que generalmente comprende la primera y segunda oleada de anime fandom. El término sobrevivió al menos hasta principios de los 1990, pero pareció desaparecer justo antes del resurgir del anime a mediados de los 1990. En general, el término "Japanimation" ahora sólo aparece en contextos nostálgicos (aunque el propio anime ha revivido el nombre de nuevo muy recientemente). Los actores de voz para anime usualmente llevan la designación japonesa equivalente: seiyuu.

Características del anime

El anime se reconoce por su variedad de géneros, su estilo artístico único, y por lo profundo y emocional de sus historias. Este se divide en géneros: aventura, ciencia ficción, historias para niños, romance, fantasía medieval, eróticos (hentai, ecchi) y varios otros, siendo común encontrar series que combinan 2 o mas de estos estilos. El anime es una forma de arte expresamente comercial, y la mayoría del anime es producido para audiencias muy específicas con categorías bien definidas para los géneros shnen (muchachos) y shjo (jovencitas), así como para adolescentes y adultos. El anime es conocido por su animación la cual es muy particular comparada con la que tienen los dibujos animados occidentales tal como los de Disney. Los estudios en los que se realiza anime han perfeccionado técnicas para utilizar la menor cantidad de cuadros de animación por segundo que sea posible (8 cuadros por segundo), tales como mover o repetir escenarios, imágenes de los personajes que se deslizan por la pantalla, y diálogos que impliquen animar únicamente las bocas mientras que el resto de la pantalla permanece estática. Otros argumentan que el mejor anime debe acentuar la dirección sofisticada sobre la animación actual (movimiento del personaje), proporcionando una ilusión de movimiento cuando en realidad no lo hay. Aunque en los últimos años todo ha mejorado debido al uso de tecnologías computacionales usandose para animación 2d o combinación 2d/3d.

Relación entre manga y anime

Lo más normal es que, cuando un manga tiene un éxito considerable de ventas en Japón, se produzca una serie de animación, y si ésta también tiene éxito, se traduzca y se distribuya a otros países y se empiece a producir merchandising en torno a ella y a la historia que cuenta (como videojuegos, peluches...). Sin embargo, existen casos que se dan en un orden distinto, como son Neon Genesis Evangelion (manga nacido a partir de una exitosa serie de animación) y Dragon Quest (nacido a partir de un videojuego).

Anime fuera de Japón

Fuera de Japón la mayor parte de la audiencia para el anime está formada tradicionalmente por jóvenes, así que no es de extrañar que la mayoría del anime que se traduce sea del estilo del género shonen, incluyendo títulos como Bubblegum Crisis, Tenchi Muyo y Gundam. Sin embargo el anime del género shoujo ha tenido un éxito reciente en el oeste en la forma de Sailor Moon, Card Captor Sakura, y Revolutionary Girl Utena. Los seguidores del anime tienen la esperanza de que la publicidad positiva que rodeaba a la aclamada película de Hayao Miyazaki, El viaje de Chihiro ganadora del oscar a la mejor película de animación 2002 y de un Oso de Oro en el Festival Internacional de Cine de Berlín (2001) pueda estimular la aceptación de esta corriente. También son diversas las series que tienen más éxito fuera de Japón que en el mismo país, digase Saint Seiya mejor conocido como Los Caballeros del Zodiaco, uno de los animes más exitosos de la historia (quizás el mayor después de Dragon Ball Z claro) que tuvo un impacto tremendo y se cuenta como la serie que abrió a nivel mundial la aceptación de este tipo en más de un país.

Anime y cultura otaku

Al igual que las películas, las series de animación pueden dar lugar a un seguimiento masivo, especialmente si van dirigidas a niños o jóvenes. En ese caso, puede ocurrir que se genere una variedad de artículos de merchandising para promocionar aún más el producto. Puede que la fama de una serie quede confinada en un área relativamente pequeña o que, por el contrario, se extienda por medio mundo. Dos de los ejemplos de esto último son Dragon Ball y Los Caballeros del Zodiaco. Por otra parte, en España han tenido un gran éxito series como Mazinger Z, Pokemon, Chicho Terremoto, Supercampeones o Shin-chan, pero esto no significa que sean series tan conocidas en otros países. Sin embargo, casi todas las series de animación japonesa pasan desapercibidas para el público general. A pesar de ello, pueden ofrecer historias, personajes, escenas, frases míticas, guiños a otras series..., que pasarán a formar parte de la cultura otaku. En muchas convenciones de manga y anime hay concursos de karaoke en que los asistentes podrán interpretar sus canciones preferidas de apertura y clausura, gente disfrazada de sus personajes favoritos, etc.

Tipos de anime

Audiencia objetivo

  • kodomo (niños)

  • shôjo (chicas)

  • shônen (chicos)

  • seinen (adultos)

  • josei (mujeres adultas)

Géneros

Hay varios términos japoneses que definen géneros tanto del anime como del manga:

  • shonen (para chicos)

  • shojo (para chicas)

  • seinen (para hombres)

  • josei (para mujeres)

  • magical girl (mahô shôjo, chica-bruja o con poderes mágicos)

  • mecha (robots gigantes)

  • shônen-ai (romance homosexual - hombres)

  • shôjo-ai (romance homosexual - mujeres)

  • hentai (pornográfico)

    • animals (kemono)

    • futanari (hermafroditas)

    • loli-con (niñas)

    • shota-con (niños)

    • yaoi (homosexual - hombres)

    • yuri (homosexual - mujeres)

  • ecchi (erótico)

  • gore (accion/violencia)

Otros géneros paralelos a los occidentales son: aventuras, acción, ciencia-ficción, comedia, deportes, drama, fantasía, romance... Y hay varios temas que se tratan repetidas veces: colegiales, demonios, artes marciales, magia,.

Principales Mangakas en los 90:

Naoko Takeuchi

Naoko Takeuchi: (Japonés: kQv[ Takeuchi Naoko) Historietista japonesa, nacida el 15 de marzo de 1967 en Kofu, Japón.

Licenciada en química farmaceútica, Naoko inició su carrera de dibujante e historietista en 1986, con Love Call (Llamada del Amor), recibiendo su primer premio: el Nakayoshi, como mangaka revelación del año. posteriormente realizaria otras obras de importancia considerable.

Para 1992 produciría la obra de mayor importacia que la llevaría a ser la mejor historietista de talla mundial, el Bishoujo Senshi Sailor Moon, que tuvo gran éxito en la historia del manga, un año antes, su predecesora Codename wa Sailor V, hace catapultar a Naoko a la fama.

En 1999, la autora se casó con el mangaka Yoshihiro Togashi (creador de Yu Yu Hakusho y del cual tienen un hijo); actualmente es colaboradora en algunos de los proyectos de él y también es supervisora de la versión de televisión de los personajes reales de Sailor Moon. Aparte del manga, es aficionada a la astronáutica, en especial la naves espaciales de la NASA, Apolo. También le agrada conducir su Porsche o su Ferrari. Además, Naoko es amiga de Yuu Watase, creadora entre otros, de Fushigi Yuugi.

Yoshihiro Togashi ([jS) es un dibujante de manga.

Nace en la prefectura de de Yamagata (Japón) el 27 de abril de 1966. Desde muy joven el ya mostraba una fuerte predisposición a contar historias divertidas, pero esto no seria hasta 1989 cuando debutó como mangaka luego de ganar un concurso de la famosa revista semanal Shonen jump.

Togashi comienza a ser famoso con Yu Yu Hakusho, que comenzaria a publicarlo a principios de los 90 y pasaria a transformarse en un anime en 1992. De esta obra se crean varias películas y ovas como: Yu Yu Hakusho movie meikai shitouhen honoo no kizuna, Yu Yu hakusho gekijoban, Heizo Yakusho I y II, Yu Yu Hakusho two shots.

Yu Yu Hakusho ha vendido más de 40 millones de copias sólo en Japón. El 6 de enero de 1999, Togashi se casa con la famosa mangaka Naoko Takeuchi, autora del famoso manga "Bishojo Senshi: Sailor Moon"; y tienen un hijo. Gracias a este matrimonio Togashi empieza a ser conocido por los otakus como el SR Takeuchi.

El carácter de Togashi es el propio de un autor de manga comico, y es, en palabras de su propia esposa, un tipo raro, desorganizado y un autentico maniaco de los videos juegos y más incluso se considera un fan de Nobuhiro Watsuki. Ellos hacen una curiosa pareja, sin embargo Naoko dice que su esposo es un tipo honesto, simpático y con un muy buen sentido del humor, como demuestra esa mania de retratarce a sí mismo en sus free talks como un perro con gafas, además de compartir con ella una atracción por los temas esotericos y de ocultismo.

Su primer trabajo se llama: "Tonda Birthday Present". Luego de eso vendrían: -"Tende Showaru Cupid" (1989, 3 Volúmenes); -"Okami Nante Kowakunai!" (1989, 1 Volumen); -su obra más famosa: "Yu Yu Hakusho" (1990, 19 Volúmenes); -"Level E" (1996, 3 Volúmenes) -Y por supuesto el éxito más grande del último tiempo: "Hunter x Hunter" (1998, 23+ Volúmenes). Todas estas obras han sido publicadas en la Weekly Shonen Jump

Gainax

Gainax (000000) es un estudio de anime japonés conocido generalmente por su gran obra Neon Genesis Evangelion, aunque también otros mangas/animes modernos que han salido de su mano son: FLCL (Furi Kuri) y Karekano, entre otros.

El estudio Gainax fue formado a principios de los años 1980 por los universitarios Hideaki Anno, Yoshiyuki Sadamoto, Takami Akai y Shinji Higuchi bajo el nombre de Daicon Film. Su primer proyecto fue la producción de un corto animado de 5 minutos para la XX Convención Anual Nacional Japonesa de Ciencia Ficción, también conocido como Daicon III, y que se celebró en 1981 en Osaka (Japón). El corto trata sobre una niña que lucha contra toda clase de monstruos, robots y naves espaciales de las series televisivas de ciencia-ficción producidas hasta entonces (Ultraman, Star Trek, La Guerra de las Galaxias y Godzilla, entre muchas otras) hasta que llega a una llanura desértica y vierte un vaso de agua sobre un rábano daikon, que crece inmediatamente hasta convertirse en una nave espacial gigantesca, en la cual se monta. Aunque este corto animado fue ambicioso, la calidad de la animación fue mediocre.

Gainax caló mucho más hondo en la XXII Convención Anual Nacional Japonesa de Ciencia Ficción, Daicon IV, en 1983. En esta ocasión, el corto era una recapitulación del corto original aunque con una mejor calidad de animación; tras lo cual mostró a la protagonista ya adulta, llevando un vestido de conejita de Playboy y luchando contra una aún mayor variedad de criaturas de toda clase de películas y novelas del género mientras navega por el cielo montada sobre la espada Excalibur. La música de acompañamiento era la canción Twilight del grupo Electric Light Orchestra. Este corto estableció Daicon Film como un nuevo estudio de anime con talento. El estudio cambió su nombre a Gainax en 1985.

La mascota del estudio Gainax es una versión SD de Ritsuko Akagi, un personaje de Neon Genesis Evangelion

Obras

Lista de las obras de Gainax (el año que se da es el año de su primera proyección, emisión o publicación):

  • Royal Space Force -Wings of Honneamise (1987)

  • Top wo nerae! Gunbuster (1988)

  • Fushigi no Umi no Nadia (1990)

  • Otaku no Video (1992)

  • Neon Genesis Evangelion (1995)

  • Love & Pop (1998)

  • KareKano (1998)

  • Anime no Ai Awa Awa Awa (1999)

  • FLCL (2000)

  • Mahoromatic (2001)

  • Shiki-jitsu (2001)

  • Puchi Puri Yuushi (2002)

  • Abenobashi Mahou Shoutengai (2002)

  • Melody of Oblivion (2004)

  • This Ugly and Beautiful World (2004)

  • Re: Cutie Honey (2004)

  • Gunbuster 2 (2004)

  • Wonderful Days (2005)

  • He is my master (2005)

Akira Toriyama

Akira Toriyama (œ\ f) es un dibujante de manga y diseñador de personajes japonés. Nació el 5 de abril de 1955 en Nagoya, prefectura de Aichi.

Desde la niñez mostró una marcada aptitud para el dibujo. A pesar de la oposición de los padres, entró en 1974 a la Escuela Superior Industrial de Aichi para estudiar diseño gráfico. Un año después se salió de la universidad para dedicarse a dibujar manga (el nombre que reciben las historietas ilustradas en Japón).

Su vida de mangaka empezó con una publicación en Weekly Shonen Jump de Shueisha. Más tarde crearía muchas historias que también serían publicadas en esa revista y, posteriormente, recogidas en tomos. Gracias a sus populares personajes, Toriyama es inmensamente popular en Japón y en el extranjero. Sin embargo, a pesar de su éxito, todavía vive en Aichi y, aunque no está apartado de la vida pública de su ciudad, su fama le ha causado algunos problemas, por ejemplo, cuando hay rumores de que hará alguna aparición en Tokio, la oficina de gobernación se preocupa porque por lo general multitudes de fans se aglomeran cerca de su casa para observarlo salir e, incluso, lo acompañan en caravana hasta el aeropuerto. Este fenómeno dice mucho sobre la popularidad del Sr. Toriyama.

A pesar de su fama, en general, a Toriyama no le gusta la exposición en los medios de comunicación colectiva, son muy raras las ocasiones en que algún periodista le ha logrado hacer una entrevista o tomado una foto para un diario.

Obra

Debutó como dibujante en 1978 con la historia Wonder Island, que fue publicada en la revista semanal Weekly Shonen Jump. A partir de este momento, creó una serie de historias cortas, Tomato y Today's Highlight Island, todas tuvieron una moderada aceptación entre los fans y gracias a ello el autor tuvo la posibilidad de realizar su primera serie. Muy lejos estaba aun Toriyama de imaginar el futuro que tenía por delante en el mundo de los medios de comunicación.

Manga y anime

El primer éxito: Dr. Slump

El salto a la fama llegó con Dr. Slump, que se publicó en la misma citada revista entre 1980 y 1984. Gracias a ella recibió en 1981 el Premio de Manga otorgado por la editorial Shogakukan. La aceptación del manga fue masiva y, menos de un año después de su aparición, el 8 de abril de 1981, se estrenó el primer episodio de la serie de animación. En total, se recopilaron 18 volúmenes de manga (40 en España, publicados por planeta de agostini comics) y la serie de televisión sobrepasó los 240 episodios, llegando a su final el 19 de febrero de 1986. Dr. Slump narra las aventuras absurdas del profesor Senbee Norimaki, de su creación, un robot con forma de niña de 10 años llamado "Arale", y de los más habitantes de un lugar muy extraño llamado Villa Pingüino.

Dragon Ball

La serie que haría famoso a Akira Toriyama dentro y fuera de Japón, al punto de haber llegado a ser el mangaka más conocido del mundo, fue Dragon Ball. Toriyama había escrito una historia corta llamada [Dragon Boy], antes de escribir Dr. Slump, pues bien Dragon Ball es la reelaboración de Dragon Boy y su argumento consiste en las aventuras de Son Goku y sus amigos, en medio de la búsqueda monumental de las siete esferas mágicas cuya unión puede invocar la presencia del gran Dios Dragón, Shen Long, que puede conceder un deseo a su invocador. La fórmula de buscar esferas, enfrentar peligros y, finalmente, pedir el deseo se repite insaciablemente a lo largo de los 42 libros de Dragon Ball que se llegaron a publicar.

Más allá de la magnífica aceptación alcanzada con la publicación de la manga, el verdadero éxito vino cuando las historias de Dr. Slump, y Dragon Ball se convirtieron en series de dibujos animados. Estas alcanzaron un enorme nivel de audiencia. Particularmente Dragon Ball, que generó una cantidad masiva de ropa, juegos de video y todo tipo de juguetes alusivos a los personajes, tanto héroes como villanos. Tan grande fue él éxito de la serie que inclusó se volvió popular fuera de Japón, a manera de ejemplo en prácticamente todos los países americanos se transmitió y obtuvo los mayores niveles de audiencia; no tardó Dragon Ball en convertirse en un fenómeno cultural, por ejemplo, frases como tengo que aumentar mi ki se hicieron muy populares durante los años 90, haciendo alusión a diálogos o situaciones de la serie.

La serie animada de Dragon Ball Z(el nombre que recibió la versión televisada una vez que Son Guku se hizo adulto) ha sido traducida al español, al inglés, al francés, al italiano, al portugués y la lista sigue. La serie elaborada por la compañía Shueisha concluyó en 1996 y hasta ese año fue transmitida de 7.00 p.m a 7.30 p.m por la cadena Fuji Telecasting, de Japón.

Después de Dragon Ball

En ese mismo año de 1996, la compañía que realizaba el anime, Toei intentó continuar con la historia, pero Toriyama se negó a producir más manga de Dragon Ball, así que se limitó a darle permiso a la compañía para hacer una serie como continuación de Dragon Ball Z, en la que él se limitaría a ser el asesor y a diseñar de manera básica a los personajes. Así empezó Dragon Ball GT, que no gozó del mismo éxito de las series anteriores (Dragon Ball y Dragon Ball Z), saliendo del aire luego de la primera temporada.

Los trabajos que ha realizado Toriyama después de Dragon Ball han sido historias cortas (de entre 100 y 200 páginas), entre las que se encuentran Cowa!, Kajika y Sandland, y algunas historias de una sola entrega, como las de Neko Majin.

CLAMP

Cuarteto femenino de dibujantes japonesas de manga que se han ganado el título de Las Reinas del Shojo (siendo el shojo el manga dirigido a las chicas jóvenes). Tienen un estilo bastante sádico que también podría ser Seinen (manga para adultos), aunque otras historias como Card Captor Sakura están dedicadas más para un público infantil, es decir una gran variedad de géneros. Ellas son: Mokona (000, antes Mokona Apapa), Ageha Ohkawa (Y]}‚, antes Nanase Ohkawa), Tsubaki Nekoi (sNi, antes Mick Nekoi) y Satsuki Igarashi (0000[g, antes NS]000). Empezaron como un grupo de dibujantes en el instituto, dibujando dôjinshis desde 1989 hasta 1990. Residen actualmente en Tokio. En un principio tenían 12 miembros, de las cuales actualmente sólo hay cuatro.

Obras

Las fechas en las que comenzaron sus obras cumbres (aunque todas estas obras han estado continuándolas mucho tiempo):

  • 1990 RG veda

  • 1991 Tokyo Babylon

  • 1992 Clamp Gakuen Tanteidan, X y el primer OVA de Tokyo Babylon

  • 1994 Magic Knight Rayearth y el segundo OVA de Tokyo Babylon

  • 1995 Clamp in Wonderland y el OVA de Miyuki-chan in Wonderland

  • 1996 Estreno de la película de X, Card Captor Sakura y Wish

  • 1997 Clover

  • 1998 Angelic Layer y Suki, Dakara Suki

  • 2000 Chobits

  • 2002 Gouhou Drug

  • 2003 XXXHOLiC y Tsubasa: RESERVoir CHRoNiCLE

La mayoría de estas aún hoy día siguen abiertas, y en España se han editado casi todas. Las Clamp son solo cuatro, pero son capaces de llevar muchas historias a la vez.

Censura en el anime:

La animación japonesa ha alcanzado en los últimos años una gran difusión internacional. Dado que las historia que con llevan a que allá alcanzado esta popularidad está explícitamente dirigido a las personas mayores de 18 años, no por que ya alcanzaron la mayoría de edad, sino por qué se sobre entiende que ya tiene el criterio suficiente para saber lo que les gusta y distinguir de la violencia real y la de ficción, algunas personas comentan que la violencia o el sexo sugerido que contienen las series animadas reflejan lo violento que puede ser su autor, pero en algunos casos es un reflejo de la sociedad en la que viven o solo tienen otra visión de la violencia debido a sus rasgos culturales.

La mayor parte de la población que mira estos tipos de animaciones tienden ser jóvenes de 12 a 15 años a lo que estos se identifican en muchas ocasiones con la violencia que contienen ya que pueden estar acostumbrados a ella por el lugar donde viven, o por la misma violencia familiar.

Pero principalmente el problema radica en que la mayor parte de las personas cambia su conducta de pacifica a violenta y tienden a ocasionar problemas interfamiliares la mayor parte de las padres se lo atribuyen a las series animadas u otros programas que contienen violencia o sexo sugerido, sin darse cuenta que la responsabilidad es de ellos ya que tienen la obligación de supervisar a cierto grado lo que miran sus hijos y no deslindar la responsabilidad a las televisoras o emisoras comerciales.

Cuando hablamos de dos culturas tan distintas y lejanas como la oriental y occidental, hablando particularmente de Japón y en mi caso de América no es difícil imaginar los choques de opinión. Lo extraño nos atemoriza pero a la vez nos atrae y aunque nuestra mente debe estar abierta a cualquier información nueva, muchas personas se esconden en su caparazón para no conocer un mundo ajeno al que ellos han visto, o quieren ver. Centrándonos en el tema manga y animé, a pesar que desde hace más de dos décadas han llegado series desde el lejano Japón la sociedad sigue sin avalar por completo la transmisión de estas. Por supuesto que los argumentos son muchos, ya sea por que atentan contra la no violencia o las buenas costumbres, o tal vez por que son "satánicos". La verdad es que la mayoría de los detractores sólo observan quizás cinco minutos de un solo capítulo de la serie y es así que se manifiestan en contra de ella sin ni siquiera conocerla a fondo, esto, ¿no es algo parecido al racismo?. Obviamente no en un grado tan enfermizo ni dañino pero igualmente prejuicioso.

Lo anterior se complementa con el hecho de que existen programas producidos en nuestro país y continente que envían mensajes muchas veces peores que el animé a los televidentes, y se transmiten en horas totalmente diurnas a la vista de chicos y grandes, un caso evidente son las telenovelas y los talk shows de los cuales es bien sabido que son un instrumento de control de masas con pésimo nivel cultural y con antivalores que saltan a la vista.

Entonces, ¿por que se censura al animé?, sencillamente por que son "dibujitos" y sobre todo en América latina la sociedad tiene el erróneo e ignorante concepto de que los dibujos animados son exclusivamente para niños cuando en muchos de estos se ofrecen temas entretenidos para todas las edades. También es cierto que la sociedad japonesa (aunque continuamente tenemos una impresión no tan correcta de ella) es distinta a la nuestra, en donde el morbo hacia escenas sugerentes es mucho menor entre otros distintos puntos de vista.

Lo que sí es bien sabido es que a pesar de que muchas series japonesas tienen un grado de violencia, el país nipón tiene índices bajos de violencia en las calles. Esto sin duda nos demuestra que en América latina no sólo tenemos una economía tercermundista, sino que también nuestra forma de pensar está en ese nivel. Entonces, ¿que pasa con los Estados Unidos? Este país nos ha demostrado en muchas ocasiones que muchas conductas están mal, excepto cuando las hacen ellos. Y es que censuran cualquier escena violenta o sugerente hacia el sexo que venga de Japón, pero que nadie toque la animación de la liga de la justicia o shows parecidos en alguna de sus escenas violentas y está bien, son series que necesitan cierto grado de escenas de pelea y de otro tipo, pero el punto es que no se mide con el mismo rigor.
Un caso claro y de temas muy parecidos es el de One Piece (manga y animé sobre piratas) y los Piratas del Caribe (producida por la casa Disney). En la versión de Estados Unidos de One Piece se editaron la gran mayoría de armas de fuego, mientras que la pistola del capitán Jack Sparrow (los piratas del Caribe) se vende al por mayor en todas las tiendas de juguetes. Además a pesar de tener escenas de violencia más pesadas que algunos animés, la película es clasificada para todo público, por que, claro como es de los Estados Unidos está bien, aunque claro que hay que tomar en cuenta que una película y una serie de televisión no son iguales.

Quizás exagero en esta comparación, pero es que los Estados Unidos piensan que su cultura se mancharía con cualquier rastro de influencia japonesa y es por eso que en cualquier serie que tienen oportunidad de editar quitan cualquier, por más pequeño que sea, vestigio de la cultura japonesa. Esto obviamente también es culpa de las distribuidoras japonesas que se olvidan por completo de su producto cuando este sale de su país y no añaden clausulas de respeto a la edición original, tal y como la que anexó Ghibili en el contrato que le cedía los derechos de sus cintas a Disney donde exigía que se mantuviera todo orginal. En conclusión a nuestra manera de pensar le falta evolucionar y no juzgar sin saber, porque quizás algunas series no sean para público infantil y no deban estar en un horario totalmente diurno, pero existen series que dejan valores y enseñanzas que a cualquiera pueden servir, muchas más de las que dejan las telenovelas, y para eso es necesario insistir en que para criticar algo, hay que conocerlo a fondo y no nada más en su portada. El primer paso creo yo es para muchos aceptar que aún les gustan los "dibujitos" por que existe muchísima gente que los mira pero por vergüenza a la no evolucionada forma de pensar de nuestra sociedad, no lo divulgan. Aprendamos a ser verdaderos críticos e instemos a que las demás personas lo sean también.

Resumen del informe.

Hay temas relacionados con la animacion japonesa, y también sobre las diferencias, relaciones y censuras. Este informe tiene un similar objetivo, informar a los usuarios sobre este fenómeno, todo en base con lo que es manga y anime

Vídeos relacionados