Mampostería

Estructuras arquitectónicas. Función estructural, no portante, en muros exteriores, interiores, según el refuerzo, no reforzada, todo concreto, combinada, sencilla, con acabados, por escala, enchape completo

  • Enviado por: Kokoon
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de Inspección y Mantenimiento de Puentes y Obras de Fábrica
Structuralia
En los últimos años se ha producido un fuerte incremento en el interés de las diversas...
Solicita InformaciÓn

Curso Profesional de Arquitectura y Construcción con Autodesk Revit
CICE
Aprende a afrontar con éxito el proceso de Diseño de un Proyecto de Arquitectura con los cambios en planos de obra y...
Solicita InformaciÓn

publicidad

CLASIFICACION DE LA MAMPOSTERIA DE CONCRETO SEGUN SU FUNCION

En los capítulos anteriores se hizo referencia a las unidades y a su aspecto (función "arquitectónica") como unidad. A continuación se presenta una clasificación de la mampostería como conjunto, según sus funciones estructurales y arquitectónicas.

Función estructural

La función estructural está ligada a la capacidad del muro para soportar o no carga, diferente a la de su propio peso, por lo cual se tendrán los siguientes tipos de mampostería:

No portante

Es aquella cuya función principal es la de conformar muros que sirvan para dividir espacios, sin tener una función expresa o tácita de soportar techos o niveles superiores. Este tipo de mampostería conforma las particiones o fachadas en edificios con sistemas portantes en pórticos de concreto, acero o, incluso, madera.

En muros exteriores

Las condiciones de exposición en fachadas, fundaciones, etc., donde puede haber presencia de agua al menos por un lado del muro, sea este portante o no, conlleva la necesidad de unidades de baja permeabilidad y absorción con el fin de impedir la entrada de agua a través del muro.

Por supuesto, este fenómeno se ve muy reducido cuando el muro es protegido, adicionalmente, por medio de revoques, pinturas, hidrófugos, etc.

Desde el punto de vista de la resistencia, no se presenta como factor crítico, siempre y cuando soporte la intemperie y sea estable con el tiempo.

En muros interiores

En muros interiores o particiones, las condiciones son las mínimas, pues se entiende que ni desde el punto de vista de cargas ni desde el hidráulico o térmico se van a presentar solicitaciones importantes.

En estas condiciones merece un cuidado especial la uniformidad y estabilidad dimensional de las unidades, con el fin de reducir la cantidad de materiales de acabado y evitar la fisuración de los muros por separación de las unidades y el mortero.

Portante

La mampostería portante impone, adicionalmente a las características enunciadas anteriormente, de acuerdo al tipo de exposición, la necesidad de una resistencia superior en los elementos, suficiente para soportar las cargas que debe soportar, o que tengan una resistencia tal que se diseñe la estructura para ella. Esto en cuanto a las unidades, pero como conjunto, aparece la participación del refuerzo, lo que le ha dado la dimensión que posee la mampostería en la actualidad, dentro de los sistemas estructurales.

Según el refuerzo

La presencia del refuerzo en la mampostería determinó su liberación, como sistema estructural, de las ataduras de las resistencias a la compresión, tracción y cortante.

No reforzada (tradicional o simple)

Aunque se hable de mampostería portante, durante mucho tiempo se utilizó mampostería sin refuerzo, de la misma manera como se había venido utilizando la mampostería de arcilla.

Esto ya no es posible a la luz de los códigos de estructuras modernos, pero se cuenta en el medio con un sinnúmero de obras ejecutadas de esta manera durante la década de los años 50 y 60; y aún hoy en día con algunas, que dada su magnitud o por no estar bajo los controles de las entidades encargadas de realizarlos, se continúan realizando de este modo.

Reforzada (estructural)

La mampostería estructural reforzada ha hecho posible extender el concepto histórico de la mampostería a estructuras de paredes mucho más delgadas y con alturas de hasta 20 pisos, nivel hasta el que se considera económicamente factible construir edificios de mampostería de concreto.

En nuestro medio, si bien se han logrado estructuras de hasta unos 14 pisos, predomina la utilización de la mampostería estructural para viviendas de uno y dos niveles y para multifamiliares de 5 pisos, conformando unidades de gran tamaño.

'Mampostería'
Según el material

Como en otros campos, el concreto compite con la arcilla en el de la mampostería estructural.

Todo concreto

La mampostería estructural "todo concreto" es, antes que una alternativa, una verdadera posibilidad térmica por permitir realizar todo el edificio de manera modular y utilizando un número muy limitado de recursos, en cuanto a materiales, todos ellos fundamentados en el uso del cemento (morteros de inyección, morteros de pega, bloques de concreto, losas de concreto, etc.).

Combinada con otros materiales

A pesar de lo anterior, la mampostería de concreto debe competir técnica y económicamente con la de arcilla, en aquellos lugares, donde están disponibles ambas alternativas.

Pero la competencia no es excluyente, sino que en muchos lugares donde se ha tenido tradicionalmente una arquitectura con fachadas de arcilla, se conserva este material en la fachada y se construye el interior en mampostería de concreto, aportando ambos su función estructural.

Arquitectónica

Los numerales anteriores han hecho referencia a la función estructural de la mampostería de concreto, la cual puede estar o no ligada a su función arquitectónica de acuerdo tan sólo a la forma física que se le haya dado a las unidades.

Sencilla

Se plantea entonces la posibilidad de tener una mampostería sencilla, elaborada con unidades planas lisas, cuya principal virtud sería la uniformidad total en color, textura y proceso constructivo, para conformar paredes que deben lucirse por sí mismas, sin más atributos desde el punto de vista arquitectónico.

Con acabados

Cuando las unidades se producen con alguno de los acabados especiales enumerados en el Capítulo 2, se abre todo un universo de combinaciones disponibles para el diseñador, que puede aprovechar para sacar el máximo provecho posible del sistema, tanto desde el punto de vista estructural como desde el arquitectónico.

Unidades con acabados

Al considerar los acabados se plantea la posibilidad de tener el acabado integrado a la unidad portante o estructural, lo que reduce considerablemente el costo de construcción del muro de fachada. Pero esto implica tener unos cuidados necesarios para asegurar su estanqueidad y calidad estética al mismo tiempo.

Enchapes con acabados

El empleo de enchapes podría decirse que es el maquillaje del edificio a la manera de mampostería. Resulta práctico porque sin importar el sistema estructural empleado ni el de particiones, se le puede dar al edificio una envoltura con un material uniforme, fácil de colocar y de adaptar a las diversas condiciones.

Con los enchapes es necesario tener en cuenta un sistema de sujeción al muro base para que ante la eventualidad de un temblor, no se desprendan.

Combinación de las anteriores

En muchos casos es necesario utilizar unidades y enchapes con el mismo acabado, para conformar ciertos detalles constructivos como los bordes de losas, etc. Esto se considera como un artificio antes que una falta al sistema mismo de coordinación modular, pues un enchape equivale a tener tan sólo la superficie exterior de la unidad con acabado.

Según su empleo en el edificio

Cuando en un medio aparece la mampostería de concreto como un sistema nuevo, disponible para que tanto los ingenieros estructurales como los arquitectos hagan uso de ellos, casi siempre es acogido más fácilmente por los primeros que por los segundos, a pesar de que para ambos profesionales implica aprender a utilizarlo de manera diferente a la de cualquier otro material.

Por escala

A este respecto se hace mención de la utilización de la mampostería de concreto como material de fachada, según el diseño elaborado por el arquitecto.

El porcentaje del área de esta, recubierto con elementos de concreto, bien sean unidades portantes o enchapes, evoluciona muy comúnmente de ciertos detalles o acentos, como balcones, antepechos en ventanas, muros de basamentos, etc., hasta recubrir completamente el edificio, pasando por una etapa intermedia de grandes muros en mampostería que contrastan con acentos en otros materiales.

En estos casos aparece un fenómeno interesante y es que cuando se tienen superficies muy grandes, la unidad pierde su identidad y se convierte sólo en una textura para la gran superficie, especialmente si la mampostería fue muy bien ejecutada y los materiales son muy uniformes. A este fenómeno contribuye el hecho de pintar la mampostería, lo que le da todavía mayor uniformidad.

Acabado integrado al muro de fachada

Ya se hizo mención de la posibilidad de integrar el acabado al muro de fachada por medio del empleo de bloques con acabados.

Sin embargo, esto implica tener unos controles mucho más estrictos en la construcción, tanto en el alineamiento de los muros y bordes de losas como en el aseo de ésta y en la correcta ejecución de las juntas de dilatación entre pisos, porque este tipo de fachada es intocable. Cualquier desalineamiento o error en la modulación será altamente visible.

Enchape completo del muro de fachada

El enchape con unidades o chapas de mampostería, por el contrario, ofrece la posibilidad de corregir defectos, desalineamientos o adiciones a un muro o fachada, haciendo uniforme su apariencia externa.

Construcción nueva

El enchape en construcción nueva posee un costo bastante elevado, pues requiere levantar la estructura portante, el muro de cerramiento (los cuales pueden ser uno solo en la mampostería estructural), disponer de las fijaciones y colocar el mortero de adherencia, que la hace casi siempre, más costosa que la alternativa con bloque con acabado incorporado o los muros lisos revocados y pintados.

Reforma

En reformas la situación es diferente porque simplemente compite con otros recubrimientos y es muy económica cuando se han hecho alteraciones al paramento y es necesario uniformar su superficie, lo que resulta muy costoso con otros rellenos de mortero y concreto para tener que revocar luego y recubrirlos con otros acabados.

Combinada con otros materiales

Es muy frecuente que, en función del estilo arquitectónico imperante o que se quiera respetar, de los materiales disponibles (entre ellos, diferentes posibilidades de unidades y enchapes de concreto) y de la capacitación de la mano de obra, se utilice la combinación de elementos de mampostería de concreto con otros de arcilla y con materiales complementarios para detalles como tabletas de cerámica, superficies lisas revocadas (pintadas o no), superficies de vidrio, etc.

De la eficiencia en combinar estos recursos disponibles depende en buen grado la aceptación de la mampostería de concreto como material de fachada.

Por imagen

Cada material posee una calidad intrínseca que se transmite a quien lo observa y le imprime carácter a la edificación. De la misma manera como se ha asignado a la ligera la frialdad al concreto, se le ha calificado de cálido a la arcilla cocida, de impersonal al vidrio espejo y de industrial al metal. Sin embargo se ha observado que la mampostería de concreto ha ido haciendo campo en tres nichos específicos:

Institucional

Por la disponibilidad de los elementos de mampostería de concreto como unidades con acabado y como enchapes, es un material que ha sido acogido por diversas empresas para que brinde una imagen institucional uniforme, independientemente de que sea una construcción nueva o una reforma.

En este campo de imagen institucional se pueden citar varios ejemplos en el país, tanto en el área de finanzas como en la comercial y la de servicios: Almacenes Ley, Credencial, Corporación de Ahorro y Vivienda Las Villas, Almacenes Carlos Nieto, Mobil, Texaco, etc.

De seguridad

La construcción en concreto, en general, infunde un sentido de fortaleza especial, lo que unido a su resistencia real, permite diseñar estructuras resistentes y seguras al ataque, aun con explosivos.

Este carácter no le es esquivo a la mampostería de concreto que, dada la multiplicidad de acabados y ante la posibilidad de rellenar y reforzar las celdas, permite construir estructuras que no sólo parezcan sino que sean verdaderamente resistentes, brindando tanto psicológica como realmente seguridad según los parámetros de diseño empleados.

Estilo arquitectónico

La realidad, después de todo el recorrido efectuado por las múltiples posibilidades que ofrece la mampostería de concreto es que ésta devuelve, en imagen y calidad, la dedicación que los diseñadores hayan tenido para con ella.

Para corroborar esto, sólo es necesario recorrer cualquier ciudad, o texto al respecto, y apreciar cuán diferentes pueden ser diversas obras realizadas con el mismo material, que puede dar una imagen de modernidad o incorporarse dentro de un contexto histórico, reflejar economía y coherencia o derroche de imaginación y forma, en construcciones de bajo costo o en aquellas de primera categoría, en espacios públicos o en la intimidad del hogar; pero siempre mostrando unos de los "múltiples rostros de la mampostería de concreto