Maltrato infantil

Psicología. Maltratos. Abusos. Niños. Violencia. Padres. Maltratadores. Causas y consecuencias del maltrato infantil

  • Enviado por: Kira Janneth
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Técnico para la Mediación
Divulgación Dinámica
El curso de Técnico para la Mediación sintetiza los diversos contenidos y experiencias sobre mediación que en estos...
Solicita InformaciÓn

Atención a la Mujer
Gesforem
En la sociedad en la que vivimos, es necesario, aprender la importancia de la educación para la igualdad tanto en...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Roald Dahl, uno de los autores contemporáneos más importantes de libros para niños, nació en el País de Gales en 1916, sus padres fueron noruegos, al igual que sus abuelos; estudió en Inglaterra, luego vivió en África y fue piloto en la segunda guerra mundial. Hoy, escribe historias fantásticas cuyos pilares son el humor negro, lo tremebundo, lo sarcástico, lo grotesco y la crueldad.

Para Dahl, llegar a trabajar como escrito fue una “racha de suerte”; simplemente entró por la puerta de atrás y se encontró con el mundo de la ficción.

A los ocho años fue enviado a un internado en la costa sudoeste de Inglaterra, donde los niños eran golpeados y maltratados por hacer todo lo que era normal que hicieran. El internado era horrible, todo era espantoso, todo, excepto los sábados después de haber cumplido los diez años.

Los maestros se iban a un “pub” a beber cerveza toda la mañana y los niños quedaban bajo la responsabilidad de la Sra. O'Connor, quien no era una cuidadora de niños, sino una maestra magnífica y amante de la literatura inglesa.

Tres años consecutivos, Dahl y sus compañeros tuvieron la fiesta de los sábados con la maestra O'Connor y durante ese tiempo, abarcó la literatura inglesa, haciendo que todo lo que les contaba, cobrara vida entre ellos. La maestra O'Connor fue la responsable de convertir a Dhal en un ávido e insaciable lector de buena literatura.

Cumplidos los trece años, su madre lo mandó a la escuela preparatoria Repton (también interno) situado en Derbyshire. Allí también recibió terribles palizas, no sólo de los superiores, sino también de los condiscípulos mayores. El director de la Escuela reverendo Geoffrey Fischer, escribía en sus informes sobre la redacción de Dahl: “Nunca he conocido un muchacho que de forma tan persistente escriba exactamente lo contrario de lo que quiere decir. Parece incapaz de ordenar sus pensamientos sobre el papel”.

En un hogar donde existe la violencia no es solamente la pareja quien sufre sino también se observa consecuencias en los hijos. El abuso del niño es peligroso porque el niño no puede escapar de la situación ni tampoco puede ayudar a resolver los problemas. Todo hijo necesita la sabiduría de sus padres para saber manejar todas las situaciones difíciles el hogar, aún las más complicadas.

 

Factores que ocasionan el maltrato a los niños:

Falta de madurez de los padres. Son aquellos padres que no saben como controlar su desesperación o frustración ante los niños. También se debe a que algunos papas llegan a ser padres muy jóvenes.

Falta de saber ser padres. A ningún padre se le ha enseñado a ser papá o mamá, no hay una escuela a la que tengan que ir los papas para saber como criar a sus hijos, como aconsejarlos, como cuidarlos.

Desquite con los niños. Cuando un padre esta enojado u otra cosa similar lo que espera es desquitarse con algo o con alguien y particularmente es con la familia, no solo la esposa sino los hijos igual porque son los que viven con papá y mamá.

Crisis en la familia. Algunos familiares pueden acusar al niño (a) de algún acto accidental que haya hecho, por ejemplo cuando se tropieza y cae un objeto valioso o cualquier otro accidente los padres en ves de entender que fue un accidente lo que hacen es castigarlo muy fuerte, y van haciendo al pequeño mas tímidos.

Malas experiencias en la niñez. Muchos de los adultos que maltratan a sus hijos también fueron maltratados cuando fueron niños.

Problemas de consumo de alcohol y abuso de drogas. Estos problemas causan que los niños sean descuidados por sus padres e incluso que también consuman drogas o alcohol a temprana edad.

Efectos del maltrato a los niños

Vamos a ver en las siguientes listas los efectos del maltrato, a pesar de que no debería ser así:

El maltrato emocional

Así como las heridas físicas dejan huellas y dañan al niño, el maltrato emocional puede perjudicar su conducta, emociones y su aprendizaje. Abuso psicológico y emocional significa negar amor, compasión, comprensión, falta de demostración de cariño, de atención.

En niños con maltratos de sus padres, podemos notar que no son niños como cualquier otro, estos tipos de niños se notan psicológicamente mal, en su forma de ser, en cómo se comunican con las demás personas. Y es ocasionado por algunos de estos puntos:

Ataque verbal, lenguaje violento y grosero con amenazas, insultos y acosamiento, insultos verbales, haciéndolos sentirse inferiores.

Gritándoles con sarcasmo, ridiculizándoles constantemente.

Comunicación con doble mensaje.

Humor continuamente negativo.

Desacuerdos familiares.

El maltrato emocional produce las siguientes señales de conductas del niño:

Se aísla, se deprime y es apático; lo expresa actuando y es considerado como un “problema de conducta”.

Puede ser demasiado rígido con las instrucciones de maestros, padres etc.

Su atención a detalles es anormal.

Le dificulta la comunicación o no tiene ninguna, con los demás.

Hace comentarios de mala gana.

Se observa que el niño se altera emocionalmente cuando los padres o quienes lo cuidan le piden algo imposible, algo que está fuera de su capacidad.

Los adultos utilizan al niño en el “campo de batalla” de sus conflictos de pareja. Desde luego, el niño no tiene suficiente edad ni madurez para comprender lo que sucede ni mucho menos cómo ayudar.

Por otro lado el niño puede ser maltratado cuando hay descuido emocional. Esto puede ser definido como la carencia sufrida por el niño cuando los padres no lo han provisto de las experiencias normales que producen sentimientos de ser amado, tener seguridad y valor.

Se puede sospechar carencia emocional en un niño cuando:

Es muy frágil y no come cantidades adecuadas de comida.

Es incapaz de realizar funciones normales para su edad, por ejemplo: caminar, hablar, jugar y estudiar.

Exhibe conducta antisocial (agresión, desorganización, trastornos de conducta, consumo de alcohol o drogas, forma parte de pandillas)

En su conversación será anormalmente irresponsable, respondiendo mal a los adultos, maestros y vecinos para lograr atención y afecto.

Se nota triste y retirado.

Muestra miedos exagerados.

Los niños son un significado muy importante para todo ser humano, pues en ellos vemos la facilidad de perdón, en ellos no hay orgullo, ni envidia, solo desean ser amados y amar, jugar, y no estudiar. Ellos no les importan que pasara el día de mañana.

El abuso emocional, tiene manifestaciones como: los actos de terror contra los niños, el rechazo continuó, humillaciones públicas y el abandono.

El maltrato emocional puede producir alteraciones profundas en la personalidad del niño. Lo más grave es que un niño maltratado tiene limitada su capacidad para aprender, para amar y tener confianza en sí mismo y en el mundo que lo rodea. Un niño abusado siempre es un niño infeliz.

Negligencia

La negligencia es la irresponsabilidad de los adultos con sus hijos. Negligencia significa la falta o descuido de los padres en darle adecuado alimento, vestido, techo, y tratamiento médico, aunque no haya lesiones físicas. Los niños pueden ser descuidados porque sus padres trabajan y no les tienen personas que les cuiden y los atiendan en sus comidas, etc.

Algunos padres dejan niños pequeños y les dicen que ya son grandecitos para cuidarse ellos mismos. Estos padres aparte de irresponsables son negligentes.

También existe por parte de algunos padres negligencia severa la cual consiste en faltas por proteger al niño de una desnutrición o cuando hay un diagnóstico médico no orgánico de fracaso en su adelanto u otro riesgo de salud.

Se consideran señales de negligencia:

El menor carece de la adecuada atención médica u odontológica

Se observa siempre son sueño y hambriento

Sucio con poca higiene personal o vestido inadecuado para las condiciones ambientales.

Hay evidencias por: repetidas caídas de escaleras, repetidas ingestiones de sustancias dañinas, un niño cuidado por otro, es dejado solo en la casa o no es supervisado bajo ninguna circunstancia (dejado en el carro, calle, etc.)

Las condiciones del hogar no son saludables (basura, excrementos humanos)

Hogares carentes de ventilación y agua.

Riesgos de incendio por malas condiciones.

Dormitorios húmedos, fríos o en malas condiciones.

Comida de poca calidad o inadecuada.

Las comidas no son preparadas, los niños “pican” cuando están hambrientos.

Comidas en la estado en el refrigerador o en los estantes.

Una de las consecuencias de la negligencia de los padres, es que los niños que son maltratados no son precisamente los más aplicados en la clase o los que sobresalen en la lista de aprovechamiento en la escuela. Todo esto tiene que ver con la mala alimentación y el mal cuidado que reciben los niños. Falta de vitaminas, minerales, calcio, etc., en los alimentos. Igual por falta de higiene en los niños es mayor el peligro de infecciones que traen como consecuencia las fiebres, gripa, tos, etc., que a pesar de ser enfermedades comunes y pasajeras, pero si no se lleva un tratamiento médico puede ser muy grave.

Maltrato físico

El abuso físico consiste en el uso de fuerza física contra el niño intencional, de parte de las personas que los crían, con el objetivo de tener control sobre de ellos. No solo consiste en palizas, bofetadas, quemaduras, empujones, sino también en resultado de las heridas como hemorragias externas e internas, raspadas y marcas en su cuerpo de los objetos que son usados contra ellos como castigo.

El daño físico, así como el emocional, producen retardo en el crecimiento físico y emocional del niño.

Una de las consecuencias es que llegan a ser agresivos con sus hermanos o amigos, son desobedientes, o incluso son sumisos pues tienen temor a ser castigados cruelmente. Los niños pueden hacer todo lo posible por agradar al padre para no ser castigados, pero en ocasiones es exagerado tanto que pueden ser torpes en lo que hacen o realizan, por el trauma injertado en los pequeños. En ocasiones, el niño se vuelve muy inquieto. No es raro el suicidio en algunos de estos niños infelices y deprimidos.

Solución ante la violencia a los niños

A veces es necesaria una separación temporal para protegerlos y dar a los padres una oportunidad para calmarse. La separación permanente es un último remedio. Peor en ciertos casos, podría ser la única solución.

No necesita permanecer en esta situación de abuso. Puede que sienta temor a dejarlo todo, se siente confundido, piensa que va a romper su hogar. Ama a sus seres queridos y desea lo mejor para ellos. Pero el abuso y el maltrato ya han perturbado su hogar, junto con sus sueños y esperanza se ha marchado la vida familiar amorosa.

El amar a otras personas significa que deseamos permanecer a su lado en los momentos en que se tiene problemas. Pero cuando existe abuso y maltrato, la víctima no puede resolver el problema solo. El abusador necesita ayuda, así como los que sufren.