Maltrato infantil

Antecedentes. Evolución histórica. NCCAN. Crueldad, Explotación infantil. Derechos Humanos. Derechos de los Niños

  • Enviado por: Teresita Silva D
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


MARCO TEORICO

MALTRATO INFANTIL

I.Antecedentes Históricos

a) Maltrato Infantil

Los derechos de los niños no siempre han sido reconocidos, en culturas como la romana y la griega el niño era considerado propiedad del padre quien lo podía vender, abandonar o matar. El derecho a la vida era otorgado frecuentemente a través de rituales o pruebas cuyo objetivo era definir la capacidad de sobrevivencia del niño. En Alemania, por ejemplo, los niños eran lanzados a un río helado y sólo eran rescatados si lloraban. Las características del niño influían en el tipo de trato que se les daba, niños mentalmente retrasados, con impedimento físico, prematuros, gemelos, concebidos fuera del matrimonio o en el seno de una familia pobre no recibían el valor de individuos o seres humanos en la sociedad por lo que eran más propensos ha ser maltratados o víctimas de infanticidio, procedimiento aceptado para deshacerse de niños con estas características.

Según Mayhall y Norgard, las razones más comunes que históricamente han justificado la práctica del infanticidio:

  • Una forma de control de la natalidad.

  • Medio para evitar el deshonor y los problemas económicos resultado de la ilegitimidad del hijo.

  • Una forma de ganar poder.

  • Una forma de servir a las creencias religiosas.

  • Medio para asegurar la estabilidad económica.

Otros motivos que justificaban el infanticidio y la crueldad hacia los niños eran las costumbres y supersticiones que practicaban algunas culturas, como por ejemplo en China, India, Perú y México se arrojaban niños a los ríos para asegurar el éxito de las cosechas. En otros países como India, China y Alemania se enterraban niños vivos en los cimientos de los edificios para asegurar su duración. La curiosidad también a servido como razón para el infanticidio, llevándose a cabo diversos experimentos que finalizaban con la muerte de los niños.

En la Edad Media no había un espacio específico para la infancia, no se tenía consciencia de las características propias del niño, no se les distinguía en la vida común y llegaban a ser manipulados como mercancía. El contacto directo entre padres e hijos en la clase social media y alta era mínimo debido a que la lactancia y educación de los hijos estaba a cargo de personas ajenas a la familia.

. En los siglos XVII y XVIII se inició el internamiento de niños en hospicios e instituciones como medida de protección, sin embargo éste obedecía más a los intereses de la comunidad que a la protección del niño. Se decía que el internamiento era un infanticidio a largo plazo.

Otra forma de crueldad que ha existido a lo largo de la historia y que aún perdura es la explotación laboral. En el siglo XIX, y fomentado por la Revolución Industrial, existían contratos que vinculaban a los niños como aprendices con sus maestros de profesión convirtiéndolos prácticamente en esclavos hasta los 21 años para luego ser liberados con lo puesto y una pequeña suma de dinero. Las jornadas de trabajo duraban primero 16 horas para luego ser reducidas a 10.

La deportación de niños fue utilizada en numerosos países europeos con dos finalidades, por un lado como castigo y aportación al mundo de trabajo en las colonias, por otro, como salida beneficiosa de las instituciones y orfanatos, donde el hambre, el maltrato físico y el suicidio eran comunes.

El abuso y la explotación sexual de los niños es un tipo de maltrato que ha sido común a lo largo de la historia, en numerosas culturas era fomentada la venta de niños para su prostitución, fenómeno que se encuentra presente aún en nuestros días.

b) Protección al Menor

El reconocimiento de los derechos del niño ha sido un proceso lento que se ha ido dando a lo largo de la historia. En Mesopotamia, Roma y Grecia existían instituciones para huérfanos, y defensores de los tratamientos de los niños menos severo. Las primeras instituciones en defender a los niños datan del año 450 A. C., en las que se modificaba la autoridad absoluta del padre sobre los hijos y se regulaban las relaciones sexuales y el acceso sexual a los niños.

En los siglos XVII y XVIII la protección al menor se tradujo en el internamiento en instituciones de niños de escasos recursos, abandonados y delincuentes. Como ya mencionamos estas instituciones respondían más a los intereses de la sociedad que al cuidado del menor. Posteriormente se crearon organismos orientados a poner fin a los abusos y maltratos cometidos en los orfanatos.

Un hecho que marcó el inicio en el cambio del sistema de protección legal e institucional de los niños maltratados es el caso de Mary Ellen Wilson, una niña ilegítima de 9 años de la ciudad de Nueva York en 1866. Esta niña era víctima de maltratos por parte de sus cuidadores, situación ante la cual una trabajadora social intentó brindarle ayuda. Acudió a las agencias de protección, incluyendo la policía, el departamento de caridad del estado de Nueva York, abogados , etc. sin encontrar el respaldo necesario. Finalmente se dirigió a la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales, puesto que éstos estaban legalmente protegidos del tipo de violencia que Mary Ellen sufría, se argumentó que la niña pertenecía al reino animal y merecía al menos la protección que un perro común tenía.

Luego del caso de esta niña, se formó la Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Niños, sin embargo no fue hasta los años 60 y gracias a la publicación del trabajo de Kempe sobre el “síndrome del niño golpeado”, que hubo un verdadero cambio en el mundo médico reconociendo el maltrato infantil como una realidad. Se produjo además un impacto en la opinión pública, dando iniciativa a procesos legislativos que obligaban a profesionales a denunciar cualquier sospecha de maltrato.

II. Definición de maltrato infantil

El término “maltrato infantil” es relativamente nuevo lo que hace difícil su definición y su estudio.

El maltrato infantil no es un fenómeno homogéneo ya que las diferencias dentro del concepto del maltrato están dadas por la naturaleza de los actos, la intencionalidad del maltratador, las circunstancias que llevan al abuso y las consecuencias y secuelas del maltrato. Además el maltrato infantil es un fenómeno complejo que involucra distintas disciplinas y ámbitos profesionales. Se puede considerar como un problema médico, criminal y legal, social y familiar.

Todo esto significa un problema para una definición clara del maltrato ya que tiene un carácter relativo porque generalmente acordado en una sociedad determinada la cual acepta o rechaza prácticas de crianza o educación de los hijos.

El NCCAN (National Center on Child Abuse and Neglect) propone algunos criterios y elementos básicos para definir apropiadamente el maltrato infantil.