Malaria

Enfermedades. Desarrollo. Contagio. Clima tropical. Mosquitos. Diagnóstico. Complicaciones

  • Enviado por: Juanka
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Curiosidades Matemáticas
Curiosidades Matemáticas
En realidad más que un curso, esta una serie de videos sobre algunos trucos matemáticos útiles...
Ver más información

Derivadas Parciales
Derivadas Parciales
En este curso sobre derivadas parciales estudiaremos todos los temas relacionados al calculo diferencial multivariable....
Ver más información

publicidad

La malaria:

La malaria es una enfermedad causada por un parásito del género Plasmodium.

Existen más de 150 especies de Plasmodium que infectan diferentes vertebrados, pero solamente cuatro (P. falciparum, P. vivax, P. ovale y P. malariae) infectan al hombre. Las dos especies más comunes son:

P. falciparum - que tiene una distribución global, pero es más común en África - es la especie más agresiva, causando la muerte principalmente por coma o por anemia.

P. vivax - de distribución mundial - puede causar infecciones debilitantes y recurrentes, pero raramente mata.

'Malaria'
La malaria no es un problema exclusivo de los países tropicales.

Es un problema global, que afecta más de 100 países.

Los cambios de clima (con el consiguiente aumento de la temperatura ambiente) y los movimientos poblacionales pueden alterar el mapa de la derecha.

La mitad de la población mundial (2.500 millones de personas) vive en riesgo de adquirir la enfermedad.

Entre 300 y 500 millones de personas se enferman de malaria cada año y mata aproximadamente 3 millones cada año.

A cada hora, la malaria mata más gente que la epidemia del Ebola en 1995 en el Zaire. Sin embargo, la malaria no es reconocida en el primer mundo como una catástrofe de salud pública, como el Sida o el Ebola.

La malaria mata anualmente casi tanta gente como el Sida ha matado durante los últimos 15 años. Pero no "rinde" publicidad; virus exóticos o desastres que matan mucha gente rápidamente, generan mejores titulares en la prensa.

La malaria es trasmitida por la picadura de mosquitos del género Anopheles infectados con Plasmodium.

Solamente las hembras se alimentan de sangre (son hematófagas), por lo que son las responsables de la transmisión de la enfermedad, tienen hábitos nocturnos o crepusculares son capaces de infectarse y de permitir el ciclo esporogonio completo de Plasmodium.

Cuando el mosquito pica una persona infectada, los parásitos se multiplican sexualmente (esporogonio) en el tubo digestivo y se desarrollan en las glándulas salivares;

Cuando el mosquito inocula los parásitos en un nuevo huésped, ellos colonizan primero el hígado, donde tienen varios ciclos de multiplicación asexuada, y de donde salen como para invadir los glóbulos rojos (eritrocitos).

Dentro de los eritrocitos, los parásitos se reproducen en forma asexuada (esquí zoogenia), esta multiplicación es responsable por los síntomas. Algunos parásitos, dentro de los glóbulos rojos, se transforman en gametófitos, que son las formas sexuadas de Plasmodium.

Cuando el mosquito Anopheles ingiere la sangre infectada, los gametófitos se diferencian en su intestino y reinician, por reproducción sexuada, el ciclo biológico.

Diagnóstico:

Los síntomas de la malaria no complicada (fiebre y escalofríos) son bastante inespecíficos, de modo tal que el agente se salud que no esté alerta sobre esa posibilidad puede errar el diagnóstico.

Como la malaria no tratada puede provocar la muerte en pocas horas (alrededor de 24 horas), es un importante diagnóstico de sospecha en cualquier paciente con antecedentes de viajes o residencia en áreas endémicas.

Los síntomas más comunes, además de la fiebre y los escalofríos son: dolor de cabeza, dolores musculares (mialgias), dolores articulares (artralgias), malestar general, dolor de cabeza, marcado decaimiento y trastornos digestivos (nauseas, vómitos y diarrea). Estos síntomas pueden ser fácilmente confundidos con gripe, gastroenteritis o, inclusive fiebre tifoidea, fiebre reumática o meningitis bacteriana.

También pueden presentarse los siguientes signos: esplenomegalia, anemia con o sin trombocitopenia, hipoglucemia, disfunción renal o pulmonar y alteraciones neurológicas.

Todos los signos y síntomas varían en función de la especie de Plasmodium, la carga parasitaria y el estado inmune del paciente.

El diagnóstico de certeza es realizado mediante un análisis de sangre.

Complicaciones:

Plasmodium falciparum

La malaria cerebral es la forma más temida de la enfermedad. Es producida únicamente por P. falciparum. Los glóbulos rojos infectados por este parásito, se tornan adhesivos y se pegan en las paredes de los vasos capilares, entre otros, los del cerebro.

La víctima entra en coma y, si sale de éste, puede quedar con daño cerebral permanente. La anemia es la otra complicación producida por la destrucción de glóbulos rojos, que puede ser lo bastante grave como para poner en riesgo la vida del paciente. Además, pueden ocurrir falla renal o pulmonar agudas.

Las mujeres embarazadas están más expuestas a complicaciones: el sistema inmune está debilitado y la paciente ya puede presentar la anemia típica del embarazo. También tienen 4 veces más posibilidades de tener una malaria cerebral. Mitad de ellas va a sobrevivir... Pero la fiebre extrema provoca abortos espontáneos.

Plasmodium vivax

En general, las infecciones son muy debilitantes y este plasmodio presenta la particularidad de mantener formas "durmientes" (hipnozoitos) en el hígado, lo que da la posibilidad de recurrencia de la enfermedad.

La complicación más grave es que, por el aumento del tamaño del bazo (esplenomegalia), se produzca la ruptura del órgano con la hemorragia interna concomitante.