Mahabarata. Ramayana

Literatura universal antigua. Mitología hindú. Epopeya y épica

  • Enviado por: José Luis Vanzzini
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

EL ”MAHABARATA”

Este poema épico tiene dos historias. La primera trata de dos hermanas, Vinata y Kadrú, y de su impresión al ver por vez primera el océano. El poema nos narra el esplendor y magnificencia del océano, así como varias leyendas de ese entonces tejidas en torno a él. Por ejemplo, cuando Govinda en forma de jabalí estuvo buscando tierra bajo sus olas, o Brahmarsi Atri buscaba lo mismo y nunca lo encontró.

La segunda historia habla de Savitri, una bella princesa que rehusaba compromiso alguno hasta que se fijó en Satiava, hijo de un rey ciego. Posteriormente se entera de la existencia de un oráculo que señalaba la muerte del muchacho al año de que contrajeran matrimonio.

Un día que se encontraban los dos en el bosque, Satiava fue presa de una extraña laxitud en su cuerpo, y Savitri presintió que había llegado la hora de su muerte. De pronto apareció un gigante que debía llevarse a Satiava, y Savitri trató de eludirlo, sin que aquél cambiara de opinión, hasta que ella tuvo la idea de pedirle le concediera varias cosas a cambio de la vida de su amado. Primero pidió que su suegro recuperara la vista, su imperio, y tuviera cien hijos más. A continuación pidió contemplarle una hora siquiera, y luego le reprochó el que ella esperaba tener muchos hijos de Satiava, y ya no podría tenerlos. Luego de esto, le convenció de poder realizar lo deseado. Entonces Savitri le dijo que, ya dada su palabra, no podría llevarse a su amado. El gigante entonces se retiro lleno de cólera, y los esposos regresaron a su morada al caer la tarde.

EL “RAMAYANA”

Esta epopeya narra el episodio del libro en el que Rama, el protagonista, después de haber cumplido una misión, viaja hacia Mithila, para conocer un famoso arco, que supuestamente habían dado Indra y los dioses a cuidar a la familia de Janaka, el rey de Mithila.

Al llegar, el rey Janaka recibe a la comitiva lidereada por Rama con gran pompa, y se pone a sus órdenes. Rama le pide enseguida le muestre el gran arco. El rey manda por él a ochocientos hombres de gran estatura, y mientras le cuenta la historia del arco. Luego le dice que dará en mano a su hija Sita a aquél que pudiese usarlo, ya que ella es de origen divino. Cuando Rama lo tiene en sus manos lo levanta con gran facilidad, y al querer usarlo lo rompe. Con esto, el rey se llena de alegría y le otorga la mano de su hija, así como al hermano de Rama, otra de sus hijas, Urmila. Luego viajan a la tierra de Rama para los esponsales, y el rey manda llamar a su hermano. Posteriormente, el viejo anacoreta Vazistha le pide al hermano de Janaka, Kuzadhwadja, la mano de dos de sus hijas para dos hijos nacidos de Raghú. Kuzadhwadja acepta y los esponsales se celebran con gran pompa. Y el texto termina cuando los jóvenes esposos ejecutan una danza alrededor del fuego.

CONTROL DE LECTURA

Las dos lecturas propuestas por la maestra para su estudio, a mi opinión, son las más representativas de la literatura antigua hindú. Con esto me refiero a que son algunas de las más conocidas en el ámbito popular.

Pienso que la primera lectura, la del “Mahabarata”, por ser de las primeras producciones literarias hindúes, carece de cierta unidad, ya que tuve la oportunidad de hojear el libro completo, y me di cuenta de que, aunque contiene un profundo contenido artístico, es un mero conjunto de leyendas y tratados filosóficos, que entremezclados narran las batallas de los descendientes de Barata por conquistar el reino de Hastinapur.

Por otro lado, el “Ramayana” trata de la vida de Rama, a quien se le diviniza y considera como la encarnación del dios de la guerra. Aquí ya se puede apreciar una estructura más sólida en el manejo de las palabras y oraciones, así como de la temática en general. Podemos ver como el pueblo hindú va enriqueciendo su cultura con obras como esta, u otras como las Puranas, que tratan de los dioses indios y de la creación del mundo.

Cabe hacer notar que estas obras pertenecen al periodo clásico de la literatura hindú, y que van a la par con uno de los dramaturgos más importantes de todos los tiempos: Calidasa, el autor de la obra maestra de Sakuntala.

Como últimas observaciones, quisiera recalcar que en ambas lecturas la interacción de las divinidades con los personajes es frecuente, tal y como ocurre con la literatura griega, y podría ser porque supuestamente fueron escritas en la misma época.

También quisiera hacer la observación de que el pueblo hindú se identificó enteramente con los héroes de sus producciones literarias, porque de alguna forma les dieron un cuerpo humano a sus divinidades, ya que éstos son seres fantásticos y que realizan proezas sobrehumanas. Con esto quiero reafirmar de alguna forma la definición de “clásico” dada por Ítalo Calvino, en la que nos dice que un clásico es un libro que deja tras de sí la huella que han dejado en la cultura que han atravesado.

Por último quisiera decir que ambas obras fueron de mi agrado, pero a mi gusto la literatura griega es mucho más completa, tanto en estructura como en contenido, y algo que a mí en lo personal me gusta mucho, es que en la literatura griega, la interacción de deidades con mortales es continua, y aunque en estos dos libros pasa algo parecido, con los griegos es constante, y de hecho, todo acontecimiento es producto de su deseo.

BIBLIOGRAFÍA

6