Madame Bovary

Literatura universal del siglo XIX. Tema mujer. Personaje femenino Emma. Catalina Earnshaw de Cumbres borrascosas

  • Enviado por: Manute
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Graduado en Lengua y Literatura Españolas
UNED
Los objetivos generales de este título responden a la concepción de los estudios de Grado como un ámbito de...
Solicita InformaciÓn

Cantabria en la Época Contemporánea. Política, Sociedad, Economía y Territorio
UNED
¿Te gustaría conocer los aspectos más relevantes de la historia de Cantabria? Conoce el origen y causas de su...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Comparación de Emma Bovary y Catalina Earnshaw

Los dos personajes femeninos principales de Madame Bovary y de Cumbres Borrascosas. Emma Bovary y Catalina Earnshaw respectivamente comparten una serie de rasgos de los que voy a tratar de analizar a continuación.

Catalina proviene de una clase social alta, incluso su familia tiene una gran hacienda. Emma sin embargo, es la hija de un granjero que está acomodado dentro de los granjeros pero no pasa a tener mucho dinero. Nuestros dos personajes, llevan unas vidas diferentes pero que podrían ser consideradas como similares. La criada Nelly nos narra la vida de Catalina. Ésta nace con todas las posibilidades de triunfar en la vida. Su familia es de las más ricas de la zona, su difunto padre le había ofrecido a Catalina una buena educación. Sin embargo ella echa todas sus oportunidades a perder, volviéndose ignorante, Catalina desde el inicio hasta la mitad de su vida (se degrada), sufre un proceso de degradación bastante grande. En consecuencia, Catalina, a partir de la mitad de su vida, comienza a mejorar, se vuelve más culta e inteligente además se casa con Linton, el primogénito de la familia más rica del pueblo.

La vida de Emma Bovary, hasta la primera mitad de su vida. No sufre una degradación, sino una mejora en todos los aspectos, hasta se casa con un médico que la saca de la granja. Ese médico es Charles Bovary, su marido. Sin embargo, Emma Bovary, una vez ha mejorado, sufre una gran degradación en la segunda mitad de su vida que la lleva hasta el suicidio.

Una enorme similitud es que las dos nunca se sienten realmente felices en sus vidas.

Por consecuente, podemos decir que Catalina y Emma llevan vidas paralelas invertidas en el tiempo (y el comienzo. Una perteneciendo a la clase alta y la otra perteneciendo a la clase baja, la otra se vuelve clase alta y la una clase baja. Este es un ejemplo del paralelismo invertido que envuelve a nuestros dos personajes a lo largo de sus vidas. Es una gran característica. “Antes de casarse, ella había creído estar enamorada, pero como la felicidad resultante de este amor no había llegado, debía de haberse equivocado, pensaba, y Emma trataba de saber lo que significaban justamente en la vida las palabras felicidad, pasión, embriaguez, que tan hermosas le habían parecido en los libros.”1

Emma Bovary, se deja llevar más que Catalina,  las dos son extravagantes, pero Emma la que más, ya que llevó sus pasiones hasta el adulterio permanente y descarado. “Rodolphe le apretaba la mano, y la sentía completamente caliente y temblorosa como una tórtola cautiva que quiere reemprender su vuelo; pero fuera que ella tratase de liberarla, soltarla, o bien que respondiese a aquella presión, hizo un movimiento con los dedos; él exclamó:

-¡Oh, gracias!, ¡No me rechaza!, ¡Es usted buena!, ¡Comprende que soy suyo! ¡Déjeme que la vea, que la contemple!.”2   El adulterio en Catalina, es algo que casi no toca mencionar ya que Catalina en ningún momento se plantea romper su matrimonio con el adulterio. El matrimonio es una promesa a la iglesia y a Dios por lo que no es sólo un engaño a su marido, sino a ella misma, a su familia. Catalina no comete adulterio en vida pero sin embargo, su corazón es de Heathcliff. Ella se arrepiente de no haberse casado con Heathcliff. “Yo no te deseo a ti más tormento que el que yo tengo, Heathcliff, sólo quisiera que nunca nos separáramos, y si en adelante, una palabra mía te duele, piensa que el mismo dolor siento yo bajo tierra. Por mi amor, perdóname. Ven y arrodíllate de nuevo. Nunca en tu vida me has hecho daño, y aún más, si alimentas algún enfado, será pero de recordar que mis duras palabras.”3 Emma Bovary es una mujer perdida. Debido a sus “malos pasos” y a no haber seguido el buen camino se convierte en una adultera, una cualquiera extravagante, viciosa, endeudada y caprichosa. No supo escuchar los consejos que las monjas le daban en su colegio cuando era pequeña. Sin embargo, Catalina, sabe conservar su clase y su dignidad rechazando a Heathcliff, que solo le traería problemas aunque él realmente la quisiera.

Ambas mujeres sufren muchísimo en la parte final de sus vidas, por muchos errores que ambas hayan hecho en el pasado. Sufren muchísimo, Catalina, se da cuenta de que ella quiere realmente a Heathcliff y no a Linton. Pero por lo menos no comete infidelidades en su matrimonio. Emma Bovary, es sin duda la que más sufre de las dos, es una historia triste, muy triste cómo arruina su vida, lo tenía todo para ser muy feliz en la vida, pero ella misma decidió estrellarse, ahogarse de una manera cada vez más rápido mientras saltaba de amante en amante. Es un círculo vicioso en el que el individuo  cada vez se auto degrada más y más hasta hundirse en una situación caótica. A Emma, le invade la locura, es como una locura que empieza como extravagancia. Emma maltrata a su primogénita, además de maltratarla físicamente, también lo hace psicológicamente ya que su hija no le importa, la ignora completamente. Emma, no maltrata sino que tortura psicológicamente a Charles en todos los sentidos; vende sus pertenencias, cobra sus facturas, le endeuda, le es infiel, le hace pasar por un sinfín de calvarios. “Frecuentemente le daban desmayos. Un día incluso escupió sangre, y, como Charles se alarmara dejando ver su preocupación:

-¡Bah!-respondió ella-, ¿Qué importa eso?

Charles fue a refugiarse a su despacho; y allí lloró, de codos sobre la mesa, sentado en su sillón, debajo de la cabeza frenológica.”4

Hay que reconocer que las dos protagonistas son muy extrañas, se dejan llevar por sus sentimientos superficiales y no por sus sentimientos reales, se dejan llevar y actúan con la primera idea que se les pasa por la cabeza. Son muy impulsivas, Catalina sobretodo era muy impulsiva en su infancia, muy rebelde. “Recuerdo que el amo, antes de caer en sopor, acariciaba el bonito cabello de su hija, contento de verla apacible y le dijo:

-¿Por qué no puedes ser siempre una niña buena, Cati?

Ella levantó el rostro hacia él y riendo contestó:

-¿Por qué no es usted siempre un hombre bueno, padre?”5

Como conclusión, los dos personajes, cambian para mal, a lo largo de sus trayectorias en la vida. La posible causa del tipo de conducta que se produce en Emma Bovary son sus distracciones y sus delirios de grandeza. Porque Emma no hace más que actividades lúdicas en vez de trabajar. Al tener tanto tiempo libre, y nada importante que hacer, se distrae con fantasías y más fantasías, se sumerge completamente en un mundo irreal. Del que no consigue salir debido a su dependencia a la irrealidad. Los motivos del delirio de Catalina, son otros. Catalina sufre de indecisión respecto al amor, no sabe con quién casarse. Una vez se ha casado con Edgar, decide que se ha casado con el hombre equivocado, que debería haberse casado con Heathcliff. Catalina se arrepiente de su decisión por lo que sufre en vida hasta el día de su muerte.

BIBLIOGRAFÍA

Cumbres Borrascosas, Emily Brontë. Ediciones Cátedra, colección Letras Universales. Madrid 1998.

Madame Bovary, Gustave Flaubert. Ediciones Cátedra, colección Letras Universales. Madrid 1999.

World Literature Essay

1217 Palabras

1 Capítulo V, página 119 de Madame Bovary.

2 Capítulo VIII, página 233 de Madame Bovary.

3 Capítulo XV, página 291 de Cumbres Borrascosas.

4 Capítulo VII, página 210 de Madame Bovary.

5 Capítulo V, página 173 de Cumbres Borrascosas.