Macbeth; William Shakespeare

Teatro del Siglo de Oro. Obra shakespeariana. Biografía del dramaturgo. Tragedia. Argumento. Personajes. Estructura. Diálogos

  • Enviado por: Juan Vega
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Macbeth

El autor

Se mantiene tradicionalmente que nació el 23 de abril de 1564, y se sabe a ciencia cierta que fue bautizado al día siguiente, en Stratford-upon-Avon. Tercero de ocho hermanos, fue el primer hijo varón de un próspero comerciante, y de Mary Arden, hija a su vez de un terrateniente católico. Probablemente, estudió en la escuela de su localidad y, como primogénito varón, estaba destinado a suceder a su padre al frente de sus negocios. Sin embargo, según un testimonio de la época, el joven Shakespeare tuvo que ponerse a trabajar como aprendiz de carnicero, por la difícil situación económica que atravesaba su padre. Según otro testimonio, se convirtió en maestro de escuela. Lo que sí parece claro es que debió disfrutar de bastante tiempo libre durante su adolescencia, pues en sus obras aparecen numerosas y eruditas referencias sobre la caza con y sin halcones, algo poco habitual en su época y ambiente social. En 1582 se casó con Anne Hathaway, hija de un granjero, con la que tuvo una hija, Susanna, en 1583, y dos mellizos —un niño, que murió a los 11 años de edad, y una niña— en 1585. Al parecer, hubo de abandonar Stratford ya que le sorprendieron cazando ilegalmente en las propiedades de sir Thomas Lucy, el juez de paz de la ciudad.

Se supone que llegó a Londres hacia 1588 y, cuatro años más tarde, ya había logrado un notable éxito como dramaturgo y actor teatral. Poco después, consiguió el mecenazgo de Henry Wriothesley, tercer conde de Southampton. La publicación de dos poemas eróticos según la moda de la época, Venus y Adonis (1593) y La violación de Lucrecia (1594), y de sus Sonetos (editados en 1609 pero que ya habían circulado en forma de manuscrito desde bastante tiempo atrás) le valieron la reputación de brillante poeta renacentista. Los Sonetos describen la devoción de un personaje que a menudo ha sido identificado con el propio poeta hacia un atractivo joven cuya belleza y virtud admira, y hacia una oscura y misteriosa dama de la que el poeta está encaprichado. El joven se siente a su vez irresistiblemente atraído por la dama, con lo cual se cierra un triángulo, descrito por el autor con una apasionada intensidad que, no obstante, no llega a alcanzar los extremos de sus tragedias, sino que, más bien, tiende al refinamiento en el análisis de los sentimientos de los personajes. De hecho, la reputación actual de Shakespeare se basa, sobre todo, en las 38 obras teatrales de las que se tienen indicios de su participación, bien porque las escribiera, modificara o colaborara en su redacción. Aunque hoy son muy conocidas y apreciadas, sus contemporáneos de mayor nivel cultural las rechazaron, por considerarlas, como al resto del teatro, tan sólo un vulgar entretenimiento.

La vida de Shakespeare en Londres estuvo marcada por una serie de arreglos financieros que le permitieron compartir los beneficios de la compañía teatral en la que actuaba, la Chamberlain's Men, más tarde llamada King's Men, y de los dos teatros que ésta poseía, The Globe y Blackfriars. Sus obras fueron representadas en la corte de la reina Isabel I y del rey Jacobo I con mayor frecuencia que las de sus contemporáneos, y se tiene constancia de que sólo en una ocasión estuvo a punto de perder el favor real. Fue en 1599 cuando su compañía representó la obras de la deposición y el asesinato del rey Ricardo II, a petición de un grupo de cortesanos que conspiraban contra la reina Isabel, encabezado por un "ex-favorito" de la reina, Robert Devereux, y por el conde de Southampton, aunque en la investigación que siguió al hecho, la compañía teatral quedó absuelta de toda complicidad.

A partir del año 1608, la producción dramática de Shakespeare decreció considerablemente, pues al parecer se estableció en su ciudad natal donde compró una casa llamada New Place. Murió el 23 de abril de 1616 y fue enterrado en la iglesia de Stratford.

Escribió:

  • Enrique VI, Primera, Segunda y Tercera parte (hacia 1590-1592)

  • Ricardo III (hacia 1593)

  • Tito Andrónico (hacia 1594)

  • La comedia de las equivocaciones (hacia 1592)

  • La doma de la bravía (hacia 1593)

  • Los dos hidalgos de Verona (hacia 1594)

  • Trabajos de amor perdidos (hacia 1594)

  • Ricardo II (hacia 1595)

  • Enrique IV, Primera y segunda parte (hacia 1597)

  • Enrique V (hacia 1598)

  • Sueño de una noche de verano (hacia 1595)

  • El mercader de Venecia (hacia 1596)

  • Mucho ruido y pocas nueces (hacia 1599)

  • Como gustéis (hacia 1600)

  • Noche de Epifanía (hacia 1600)

  • Las alegres comadres de Windsor (hacia 1599)

  • Romeo y Julieta (hacia 1595)

  • Julio César (hacia 1599)

  • Hamlet (hacia 1601)

  • Otelo, el moro de Venecia (hacia 1604)

  • El rey Lear (hacia 1605)

  • Antonio y Cleopatra (hacia 1606)

  • Macbeth (hacia 1606)

  • Troilo y Cressida (hacia 1602)

  • Coriolano (hacia 1608)

  • Timón de Atenas (hacia 1608)

  • A buen fin no hay mal principio (hacia 1602)

  • Medida por medida (hacia 1604)

  • Pericles, príncipe de Tiro (hacia 1608)

  • Cimbelino (hacia 1610)

  • El cuento de invierno (hacia 1610)

  • La tempestad (hacia 1611)

  • Enrique VIII (hacia 1613)

  • Los dos nobles caballeros (hacia 1613 y publicada en 1634)

La obra

Macbeth (hacia 1606), describe el proceso de un hombre esencialmente bueno que, influido por otros y debido también a un defecto de su propia naturaleza, sucumbe a la ambición y llega hasta el asesinato. A lo largo de la obra, Macbeth, por obtener y, más tarde, retener el trono de Escocia, va perdiendo su humanidad hasta llegar al punto de cometer todo tipo de imperdonables actos.

A continuación, un breve resumen:

Acto I

Comienza la historia en la guarida de unas brujas que quedan en reunirse con Macbeth.

El rey Duncan recibe a un hombre ensangrentado que le informa de que Macbeth, señor de Glamis y Banquo (generales del ejército escocés) han vencido al señor de Cawdor en batalla. El rey Duncan se alegra enormemente y decide recompensar a Macbeth con el título del vencido.

Vuelven a aparecer las brujas y salen al encuentro de Macbeth y Banquo. Les profetizan varias cosas. Dicen que Macbeth será nombrado señor de Cawdor (él todavía no lo sabe) y que será rey. A Banquo le dicen que será padre de reyes. Macbeth y Banquo preguntan que de dónde han sacado tales noticias, pero las brujas desaparecen. Acto seguido entran Ross y Angus (nobles de Escocia) y comunican a Macbeth que le ha sido otorgado el título de Cawdor.

Comparecen los vencedores ante el rey Duncan y este les felicita y les comunica la intención de nombrar desde ese momento a su hijo Malcom Príncipe de Cumberland (título otorgado tradicionalmente al heredero de la corona de Escocia).

Todos deciden ir a pasar la noche al castillo de Glamis con el fin de celebrar la victoria.

En la escena siguiente Lady Macbeth lee una carta enviada por su marido contándole lo sucedido. Desde ese momento ella decide acabar con el rey de forma que se cumpliesen las profecías. Todo queda planeado y decidido cuando un mensajero le dice que el rey va a pasar la noche en su castillo.

Lady Macbeth comunica a su esposo, que se había adelantado al grupo, sus intenciones, pero él no está totalmente de acuerdo con la idea, aunque duda.

Llegan Duncan y los nobles al castillo y son recibidos efusivamente por Lady Macbeth que les invita a sentarse a la mesa para el banquete.

Mientras todos comen, Macbeth reflexiona sobre la proposición de su mujer y decide y así se lo comunica a su esposa que no llevará a cabo su plan. Pero ella le insulta y le incita a cometer el crimen, y Macbeth, aunque todavía dudoso, y tras replicarle algunas veces, acepta.

Acto II

Banquo y su hijo Fleance están haciendo guardia a la puerta de la alcoba donde el rey duerme. Macbeth aparece y les dice que se vayan a dormir. Ellos obedecen y dejan la habitación del rey guardada por unos soldados borrachos por el festín.

Macbeth vuelve donde su mujer y le vuelve a decir que está en contra de matar al rey, pero Lady Macbeth sabe cómo tratarle y le convence de nuevo. Le comunica que ya están dispuestos los puñales con los que debe llevar a cabo la terrible acción y Macbeth sale para cumplir su misión. Antes de entrar en la alcoba del rey, se sienta y reflexiona sin estar aún convencido de lo que va a hacer. En ese momento ve un puñal flotando ante él (sólo él lo puede ver) y esta imagen lo aterroriza y le hace pensar en la traición que va a cometer. Finalmente se decide y mata al rey y a sus guardias.

Macbeth vuelve a su habitación y anuncia a su esposa que ya ha consumado el crimen. Siente terribles remordimientos por su acción pero su mujer, fría y calculadora insiste en que era lo que debía hacer y en que debe ahora disimular y ocultar cualquier prueba.

A la mañana siguiente Macbeth y Lennox encuentran el cuerpo de Duncan y Macbeth se apresura a atacar con furia a los soldados manchados con la sangre del rey y cuyos puñales eran el arma utilizada para el regicidio ya muertos, como si acabase con ellos en ese momento, de forma que no se descubra la traición. Dan la alarma y Malcom y Donalbain (hijos de Duncan) huyen en secreto a Inglaterra e Irlanda respectivamente temiendo que tras la muerte de su padre ellos eran los siguientes, y esto da pie a que los nobles piensen que los soldados mataron al rey por encargo de sus hijos.

Unas horas después se decide nombrar a Macbeth rey de Escocia, pero Macduff y Banquo ya sospechan de él.

Acto III

Comienza con una conversación entre Banquo y Macbeth en la que el primero reprocha al nuevo rey que no ha jugado limpio para conseguir su puesto. Macbeth hace como si no le importase lo que dice y le invita a un banquete que se celebraría esa noche. Banquo accede y sale a cabalgar con su hijo hasta la hora prevista.

Después de haberse ido Banquo, Macbeth manda llamar a unos asesinos a los que ordena acabar con Banquo y su hijo Fleance para así evitar que se cumpla la profecía de las brujas referente a la descendencia de Banquo. Los asesinos salen.

En un monólogo Lady Macbeth se arrepiente de haber matado al rey ya que ahora no puede vivir tranquila. Aquí es cuando entra Macbeth y le dice que todavía no está tranquilo puesto que Banquo y su hijo siguen vivos, pero sorprendentemente su esposa le ruega que olvide la cuestión y sea otra vez alegre y feliz. Pero Macbeth insiste en que ha de concluir su obra y para ello son necesarias esas dos nuevas muertes.

Los tres asesinos esperan a que Banquo y su hijo aparezcan con sus caballos y los atacan con puñales matando al padre, pero Fleance escapa. Tras esto, los asesinos informan a Macbeth de lo sucedido y este, aunque intrigado por la fuga de Fleance, queda más tranquilo.

Ya en el banquete, después de brindar, entra el fantasma de Banquo y se sienta en el lugar destinado a Macbeth, que permanece de pie. Cuando Lennox le dice al rey que se siente este cree que todos los sitios están ocupados hasta que cae en la cuenta de que su sitio está ocupado por Banquo y esto le atormenta, por lo que empieza a gritar y a hablar con el fantasma que sólo él ve. Lady Macbeth le defiende y tranquiliza a los nobles diciendo que le ocurre a menudo, pero que es pasajero. El fantasma sale y Macbeth se calma pero después de un rato el fantasma vuelve y se repite la escena. Todos los nobles piensan que está loco y se marchan para dejarle descansar. Lady Macbeth le reprocha que ha descubierto su remordimiento y le recuerda que Macduff no ha asistido al banquete por lo que el rey le manda llamar.

Aparecen las brujas preparando una nueva aparición ante Macbeth.

Entran Lennox y otro caballero que le cuenta que Macduff ha ido a Londres a reunirse con Malcom , hijo de Duncan para formar un ejército para derrocar al tirano Macbeth.

Acto IV

Reaparecen las brujas preparando conjuros mientras esperan la llegada de Macbeth. Éste llega y pide que le predigan su futuro pues se encuentra desconcertado. Ellas invocan a tres espíritus. Cada uno le hace una advertencia: el primero le dice que se guarde de Macduff; la segunda le dice que nadie nacido de mujer le hará daño; y la tercera que no será vencido hasta que el bosque de Birnam no avance contra él por la colina de Dunsinane. Desaparecen los espíritus y Macbeth pide saber más por lo que las brujas le enseñan la imagen de ocho reyes descendientes de Banquo. Macbeth se encoleriza.

Al salir, Macbeth se encuentra con Lennox que le informa de que Macduff ha ido a Inglaterra para enfrentarse a él. Macbeth, irritado manda matar a la familia del noble huido. Se cumple su orden (antes de esto hay un diálogo entre Lady Macduff y su hijo).

Macduff y Malcom hablan en Inglaterra sobre el estado de Escocia y se lamentan por la tiranía de Macbeth. Aparece un médico que les dice que el rey inglés está dispuesto a ayudarles a vencer al tirano. Malcom se descubre como el gobernante perfecto: bueno, sincero, fiel... (como su padre). Aparece Ross y le cuenta a Macduff lo sucedido a su familia. Este les llora y jura vengarse.

Acto V

Una dama de compañía de Lady Macbeth informa a un doctor del comportamiento extraño de ésta. Por las noches se levanta y hablando sola y sin despertarse siquiera se lava continuamente las manos diciendo que las tiene manchadas de sangre.

Aparecen Menteth, Cathness, Lennox y Angus con sus ejércitos y anuncian la próxima llegada del ejército inglés y de la mala situación del de Macbeth, cuyos hombres no le son fieles y sólo luchan por obligación. Deciden unirse a los ingleses.

El doctor notifica a Macbeth el estado de su esposa y el rey se enfurece por la imposibilidad de curarla.

Los nobles escoceses e ingleses reunidos preparan la batalla. Malcom manda a cada soldado coger una rama de árbol del bosque de Birnam para que los vigías no puedan contar el número de hombres.

Vuelve a aparecer Macbeth en el castillo de Dunsinane y se oyen gritos de mujer, es Lady Macbeth que ha muerto.

Entra un mensajero que le dice al rey que el bosque de Birnam baja por la colina de Dunsinane avanzando hacia el castillo. Con esto se cumple lo dicho por el tercer espíritu.

Comienza la batalla y los hombres de Macbeth se pasan de bando o huyen ya que no le son fieles. El joven Seyton, hijo de Seyton, un noble inglés se enfrenta a Macbeth, pero éste acaba con él. Acto seguido entra Macduff y tras una dura lucha Macbeth cae muerto. Macduff fue “arrancado del vientre de su madre antes de tiempo” por lo que se cumple la segunda profecía.

En la última escena aparecen todos los nobles y Malcom, que es nombrado rey. Seyton se entera de la muerte de su hijo pero dice que no hay muerte más honrosa que la de caer en combate. Malcom nombra a los nobles condes y parte para Scone (donde se coronaba a los reyes de Escocia).

Personajes

Macbeth: es un general del ejército de Escocia que es fiel a su rey y buena persona. Gana la guerra contra el rey de Noruega y es condecorado.

Se puede apreciar claramente un cambio profundo en su carácter: pasa de ser un hombre bueno y fiel1 a ser un tirano cruel y despiadado al que todos odian y traicionan. Pero el cambio no es brusco, sino gradual. Todo empieza cuando su mujer le incita a matar al rey para ser nombrado él. Al principio duda, pero luego hace caso a su mujer y lo mata. Esto le causa fuertes remordimientos2, pero está ya decidido a llegar hasta el final3. Mata también a uno de sus mejores amigos, Banquo, compañero de guerra y general también, porque las mismas brujas que predijeron el ascenso de Macbeth predijeron también que la descendencia de Banquo reinaría en Escocia4. Después de matarle vuelven los remordimientos (el fantasma), pero cada vez que comete un acto terrible como éste se endurece después más y más volviendo a matar a la familia de Macduff y perdiendo toda sensibilidad al final de la obra. Junto con dicha sensibilidad pierde también el sentido de su vida5 y ya no le importa morir o vivir, sólo acabar con lo empezado. Es duro con sus subordinados, por lo que estos le odian y le traicionan a la hora de la verdad6.

1.-

Macbeth

<< Toda la ayuda y lealtad que os debo

están pagadas con su cumplimiento. A Vuestra Majestad

corresponde aceptar nuestros servicios,

que son a vuestro trono y vuestro Estado como siervos,

hijos que sólo hacen lo que deben, al hacerlo todo

por vuestro amor y honor.>>

2.-

Macbeth

<< Seguí escuchando el grito <<No volváis a dormir>> por todas

partes,

<<Glamis asesinó el sueño y por lo tanto Cawdor

nunca más dormirá. Macbeth no dormirá>> >>

3.-

Lady Macbeth

<<Abandonad esa actitud.>>

Macbeth

<<¡Mi mente está llena de escorpiones, amor mío!

Vos sabéis que Banquo y Fleance están vivos.>>

4.-

[Bruja tercera]

(Refiriéndose a Banquo)

<<Padre de reyes, aunque no seas rey.

¡Salve, Banquo y Macbeth!>>

5.-

Macbeth

<<[...] ¡Extínguete, fugaz antorcha!

La vida es una sombra tan sólo, que transcurre; un pobre actor

que, orgulloso, consume su turno sobre el escenario

para jamás volver a ser oído. Es una historia

contada por un necio, llena de ruido y furia,

que nada significa.>> (Véase la portada, junto a la foto el texto en inglés)

6.-

Seyward

<<Por aquí, señor. El castillo se rindió sin resistencia:

los hombres del tirano luchan en ambas partes

y, valientes, los nobles caballeros pelean en la batalla.

La jornada se anuncia como vuestra

y es poco lo que queda por hacer.>>

Malcom

<<Hallamos enemigos

luchando a nuestro lado.>>

Lady Macbeth: es la mujer de Macbeth. Es fría, calculadora y perversa1. Es la que incita a Macbeth a cometer el regicidio y es la que inspira toda la historia, pero también sufre una transformación gradual a lo largo de la obra hasta llegar al suicidio*. Empieza siendo la que critica a Macbeth por sus remordimientos, pero poco a poco se va ablandando con el peso de su culpa2 hasta intentar frenar a su esposo y suicidarse3*.

Pero es algo más que un personaje perverso. Se siente culpable y ahí se ve a la persona sufre también con el mal. En ella existe una relación entre fatalidad, voluntad personal y culpabilidad que inquieta al lector.

1.-

Macbeth

<<Amada mía, Duncan

llega esta noche.>>

[Lady Macbeth]

<<¿Y cuándo partirá?>>

Macbeth

<<Mañana, así lo ha decidido.>>

[Lady Macbeth]

<<¡Nunca

habrá de ver el sol ese mañana!

Tu rostro, mi señor, es como un libro donde el hombre

puede leer extrañas cosas. Para engañar al mundo,

toma del mundo la apariencia; pon una bienvenida en tu

mirada,

y en tus manos y lengua; procúrate el inocente aspecto de la flor,

pero sé tú la víbora que oculta. Habremos de atender

al que ha de venir y tendrás que dejar que sea yo

quien se ocupe esta noche de nuestro gran proyecto

que dará a nuestros días venideros y a todas nuestras noches

absoluto dominio soberano y el poder.>>

Macbeth

<<Hemos de hablarlo más**. >>

2.-

[Lady Macbeth]

<<Nada se tiene, todo está perdido

cuando nuestro deseo se colma sin placer.

Es mejor ser lo que nosotros destruimos,

que al destruirlo no vivir sino un goce dudoso.>>

_______

[Lady Macbeth]

<<¡Fuera, mancha maldita! ¡Fuera, te digo!... Una, dos, y bien,

ya es hora de hacerlo... el infierno es sombrío... ¡Vergüenza,

my lord, vergüenza! ¿Un soldado con miedo?... ¿Por qué

temer que se sepa cuando nadie puede pedir al poder que

ostentamos que rinda cuenta?... ¿Quién hubiera pensado

que el viejo tuviese tanta sangre?>>

4.-

Macbeth

<<¿A qué son esos gritos?>>

Seyton

<<La reina ha muerto, mi señor.>>

*En ningún momento queda claro que Lady Macbeth se suicide, pero es de suponer dado su estado depresivo.

**(Aprovecho este fragmento para mostrar la oposición de Macbeth a matar a Duncan)

Banquo: es el contrapunto de Macbeth en la historia. Es también un general pero que sigue fiel a su verdadero rey y presenta por su fidelidad una grave amenaza para Macbeth, por eso lo mata. Las brujas le profetizan que será padre de una estirpe de reyes.

Macduff: después de la muerte de Banquo es el que lleva las riendas. Tiene un gran carácter y lidera el ejército inglés junto con Seyward y Malcom. Es la mayor amenaza de Macbeth, así lo profetizan las brujas, y se cumple, pues es él el <<hombre no nacido de mujer>> del que hablan y por eso es el único capaz de matarle.

Malcom: es hijo de Duncan. Huye a Inglaterra temiendo por su vida y se le toma como culpable del regicidio. Pero al ver que Macbeth tiraniza a su pueblo, forma un ejército en Inglaterra que, junto con los nobles escoceses, vence a Macbeth. Es un rey justo, bueno, fiel, sincero.... perfecto.

Duncan: es el rey al que Macbeth mata. Confiaba plenamente en él y eso es lo que carcome a Macbeth durante toda la obra. Era también, como lo sería después su hijo, un buen rey.

Tres brujas: son las que mueven toda la historia. Macbeth mata al rey porque ellas le han dicho que será rey. Luego siguen prediciendo los acontecimientos del reinado de Macbeth hasta su final.

Opinión personal

Uno de las cosas más chocantes en Macbeth es la continua contraposición entre el ánimo de Macbeth y el de Lady Macbeth. Mientras el primero empieza siendo bueno y fiel y es corrompido por su mujer hasta el punto de desaparecer los remordimientos del principio, la segunda empieza totalmente fría y perversa pero va decayendo en el transcurso de la obra hasta convertirse en un saco de remordimientos volviéndose loca de forma que se ve las manos continuamente manchadas de sangre y suicidándose.

Me ha llamado la atención el hecho de que Macbeth muere en combate intentando terminar su acción mientras que su mujer, al principio fuerte, se suicida. Sólo cómo muere cada uno comparado con su ánimo inicial ya es suficiente para ver el intercambio de roles: el débil acaba siendo el fuerte y viceversa.

Un punto muy llamativo en la obra es la continua aparición de los remordimientos en los protagonistas. Como dice Lady Macbeth (ver fragmento Lady Macbeth 2.1.) sus actos han destruido su felicidad y el mal que han hecho les hace sufrir. Algunas alusiones a los remordimientos son el puñal que ve Macbeth antes de matar al rey, el espectro de Banquo, la sangre en las manos de Lady Macbeth que no se va, etc..

No sé hasta qué punto es un fallo de Shakespeare o es que no he entendido algo, pero hay una equivocación en la trama: las brujas en su segunda aparición predicen que Banquo será padre de una estirpe de reyes y más adelante aparece otra vez esta idea en la tercera aparición de las brujas. Sin embargo, una vez muerto Macbeth, el sucesor en el trono no es Fleance, hijo de Banquo, como sería de suponer si se cumplieran las profecías, sino Malcom, sucesor natural de Duncan. La profecía y la realidad son incompatibles en este caso, y sólo en este caso, pues el resto de profecías se cumplen todas.

Por último quiero hacer hincapié en el fragmento que ya he incluido en el apartado “Personajes”:

Macbeth

<<[...] ¡Extínguete, fugaz antorcha!

La vida es una sombra tan sólo, que transcurre; un pobre actor

que, orgulloso, consume su turno sobre el escenario

para jamás volver a ser oído. Es una historia

contada por un necio, llena de ruido y furia,

que nada significa.>>

Es una frase llena de contenido viene a decir que cuando una persona pierde sus principios pierde con ellos el sentido de la vida y todo rumbo en ella. Macbeth está ya al final de la obra totalmente corrompido y desgastado, ya no le interesa vivir.

Bibliografía

  • Macbeth edit. Cátedra. Letras universales.

  • Enciclopedia para PC Encarta 98

  • Grandes biografías edit. Salvat

Índice

El autor pg.2

La obra pg.4

Resumen pg.4

Personajes pg.7

Opinión personal pg.11

Bibliografía e índice pg.12

1

2