Luna

Sistema Solar. Influencia lunar. Superficie. Cráteres. Mares lunares. Fases. Cara oculta. Viajes espaciales

  • Enviado por: Israel¸s Son
  • Idioma: castellano
  • País: Panamá Panamá
  • 34 páginas

publicidad

ORIGEN DE LA LUNA

Luna

En lo que concierne al Sol y a su sistema planetario, en general, nada inusitado conocemos. Podrán ser únicos en decenas de formas diferentes, pero no en ninguna forma manifiesta, salvo en el caso de la Tierra. Aquí tenemos algo que no puede dejar de ser inusitado. Ese algo inusitado es la Luna, satélite de la Tierra.

La combinación de Tierra y Luna es lo que más se aproxima, en el sistema solar, a un planeta doble, a causa del tamaño extraordinario de la Luna en relación con el mundo en torno del cual gira. La Luna tiene 1/81, o 0,0123 la masa de la Tierra (Caronte tiene 1/10 de la masa de Plutón, por lo que la combinación de Plutón y Caronte se asemeja mucho más a un planeta doble que la combinación Tierra-Luna. Sin embargo, Plutón y Caronte son cuerpos muy pequeños).

Considerando la masa de todos los satélites, en relación con la masa del planeta en torno del cual gira, la Luna, por decirlo así, tiene 6,5 veces más masa que todos los satélites juntos que hay en el sistema solar, con exclusión de Caronte. Desde ese punto de vista, la Luna es un satélite muy inusitado, y hace que la imagen de la formación de la Tierra sea completamente diferente de la imagen de la formación de los demás planetas.

Parecería que todos los planetas de tamaño considerable, con excepción de la Tierra, se formaron en torno de un punto central de condensación, a lo sumo con nudos reducidos de materia en los extremos, tan pequeños en comparación con el punto central de condensación que casi no podría creerse que afectaran la manera en que se formó el planeta principal. Sin embargo, en cuanto a la Tierra, parece que hubo dos condensaciones; una mucho mayor que la otra, pero no abrumadóramente muy grande. Exactamente, ¿cuál es la influencia de la formación de la Luna en la de la Tierra? Hasta ahora no se ha encontrado respuesta razonable a esa pregunta.

Tan rara es la existencia de la Luna como satélite de la Tierra, que algunos astrónomos han sugerido que no se formó como satélite, sino que fue capturado por la Tierra. De ser así, esto podría tener concebiblemente un efecto fatal en nuestra esperanza de que existan civilizaciones en otras partes.

En favor de la posibilidad de que la Luna sea un cuerpo capturado, se señala el hecho de que la Luna sea tan grande como es, y se halle tan distante de la Tierra como lo está. Además, su órbita se encuentra en un plano semejante al de los planetas que giran en torno del Sol, y considerablemente menos cercano al plano ecuatorial de la Tierra, donde la experiencia señala que es más probable que gire un satélite. Todo eso podría llevarnos a creer que, en un principio, la Luna fue un planeta pequeño, más bien que un satélite.

Además, la composición de la Luna es algo diferente a la de la Tierra. Tiene sólo tres quintos de la densidad de la Tierra y carece de núcleo metálico. En esto se asemeja mucho más a la estructura de Marte. ¿Podría ser que la Luna se formase de esa porción de la nube original de polvo y gas de la que procedió Marte?

Asimismo, en la Luna escasean mucho más que en la Tierra los elementos sólidos que se funden a una temperatura no demasiado elevada y que, por tanto, pueden haberse disipado de la Luna al hervir. Además, en la Luna son comunes trozos de materias vítreas, formadas de sustancias rocosas que se han fundido y solidificado, esas materias son raras en la Tierra. Estas dos características de la Luna parecen indicar que alguna vez, durante un periodo considerable, tal vez la Luna estuvo expuesta a temperaturas mayores que las actuales en la Tierra (o en la Luna misma) ¿Podría ser, entonces, que la Luna, formada en el mismo proceso que creó a Marte, tuvo por alguna razón una órbita muy excéntrica? Tal vez giraba tan cerca del Sol en un extremo de su órbita, como gira Mercurio, y se alejaba casi tanto como se aleja Marte en el otro extremo. Eso explicaría su superficie semejante a la de Mercurio y su interior semejante al de Marte.

Entonces, alguna vez ocurrió algo que permitió que la Tierra capturara a la Luna en uno de los acercamientos de ésta. Por supuesto, no es definitivo ninguno de estos argumentos en favor de la Luna como cuerpo capturado. Su gran tamaño no es un argumento convincente, pues son muy pequeños todos los satélites del sistema solar, que los astrónomos creen firmemente que fueron capturados. La distancia de la Luna a la Tierra podría ser resultado de la acción de las mareas; la excentricidad de su órbita no es tan grande como la de otros satélites que con seguridad fueron capturados; la inclinación de su plano de revolución, respecto al plano ecuatorial de su planeta, no es tan grande como la de Tritón, el satélite de Neptuno.

En cuanto a la diferencia en composición, podría ser que los metales se condensaron primero, y que cuando la Luna empezó a condensarse a una distancia del lugar primario de condensación, la nube de la cual se formó era predominantemente rocosa. Para explicar el gran calor a que estuvo expuesta su superficie, necesitamos recordar únicamente que la Luna, a diferencia de la Tierra, carece de atmósfera y de un océano que sirvan de amortiguador de la radiación solar. Lo peor de todo es que parece muy complicada la mecánica por la cual la Tierra podría capturar a un cuerpo del tamaño de la Luna, y los astrónomos no han podido sugerir una forma creíble por la cual pudiera haber ocurrido tal cosa.

Con todo, tampoco son definitivos los argumentos en contra de que la Luna sea un satélite capturado. Los astrónomos no han podido aún llegar a una decisión a este respecto. La Luna quizá no sea un satélite capturado, o quizá sí lo sea. Así, pues, existe justificación para suponer, solo por llevar adelante el razonamiento, que la Luna es un satélite capturado. Veamos hasta dónde nos conduce tal suposición.

Para comenzar, ¿cuándo pudo haber sido capturada la Luna? Realmente, no hay manera de decirlo. Pudo haber quedado capturada hace 4.000 millones de años, no mucho después que ambos cuerpos se formaron y antes que apareciera la vida en la Tierra, o hace 4 millones de años, no mucho antes de que aparecieran en la Tierra los primeros homínidos.

Al menos, no hay forma de saber si consideramos únicamente la Luna. Supongamos, empero, que consideramos la Tierra. ¿Hay alguna revolución violenta en la historia de la Tierra que concebiblemente se pudiera correlacionar con la captura de la Luna, y atribuirse esa revolución a dicha captura? En atención a que los efectos de las mareas están disminuyendo la rotación de la Tierra, ésta pierde momento angular de rotación. En realidad, el momento angular no puede perderse; puede únicamente trasladarse. En este caso, se traslada de la rotación de la Tierra a la revolución de la Tierra-Luna. La Tierra y la Luna se apartan lentamente la una de la otra, trazan giros mayores en torno de su centro mutuo de gravedad y así ganan momento angular.

Si vemos hacia atrás, comprenderemos que hace 400 millones de años, cuando comenzó la transición de la vida marina a la vida terrestre, el día debió haber sido más breve y la Luna haber estado más próxima a la Tierra. En efecto, hay indicios, en los anillos de crecimiento de corales fosilizados de ese periodo, de que entonces el día tenía una duración aproximada de 21,8 horas, y el lapso de revolución de la Luna era de 21 días (lo que significa que estaba en solo 320.000 kilómetros de la Tierra). Al recordar que el efecto de marea varía en razón inversa al cubo de la distancia, podemos ver que la altura de las mareas lunares hace 400 millones de años era de 1,66 veces la actual, y de 1,44 veces la que ahora tienen las mareas lunares y solares, juntas. Con mareas aproximadamente de una y media veces la altura de las de ahora, que se movían hacia arriba y hacia abajo a una velocidad 10 por ciento mayor que en el presente, gracias a que en aquel entonces el día era más corto. Las formidables mareas que acompañarían a la captura de la Luna, pulirían por completo las rocas más primitivas. (Por entonces no había vida animal, y si la hubiese habido, no habría quedado ni rastro de ella.) De haberse producido esa captura, la Luna habría estado entonces más cerca de la Tierra que hoy.

La Luna es el único satélite natural de Tierra

Órbita: 384,400 Km de Tierra

Diámetro: 3476 km.

Masa: 7.35e22 kg.

Se llamo Luna por los romanos, Selene y Artemisa por los griegos, y muchos otros nombres en otras mitologías. La Luna, por supuesto, ha sido conocida desde que los tiempos prehistóricos. Persigue el segundo objeto más luminoso en el cielo, el Sol.

Como las órbitas de la Luna alrededor de la Tierra son vez por mes, el ángulo entre la Tierra, la Luna y el Sol cambia; nosotros vemos esto como ciclos de las fases de la Luna. El tiempo entre las nuevas lunas sucesivas es de 29.5 días (709 horas), ligeramente diferente del periodo orbital de la Luna (medido contra las estrellas) son los movimientos de Tierra a una distancia significante en su órbita alrededor del Sol en ese tiempo.

Debido a su tamaño y composición, la Luna a veces es clasificada como un "planeta" terrestre junto con Mercurio, Venus, Tierra y Marte. La Luna de fue visitada primero por la nave espacial soviética Luna 2 en 1959. Es el único cuerpo extraterrestre que ha

sido visitado por humanos. Estaba el primer desembarco el 20 de julio de 1969; el último estaba en diciembre de 1972. La Luna también es el único cuerpo del que se han devuelto muestras a la Tierra. En el verano de 1994, la Luna era muy trazada por pequeña la nave espacial Clementine. El Buscador lunar está ahora en órbita alrededor de la Luna. Las fuerzas gravitatorias entre la Tierra y la Luna causan algunos efectos interesantes. El más obvio es las mareas. La atracción gravitatoria de la Luna es más fuerte en el lado de la Tierra más cercano a la Luna y más débil en el lado opuesto.

Desde la Tierra, y particularmente los océanos, no está absolutamente rígido se estiran hacia afuera a lo largo de la línea hacia la Luna. De nuestra perspectiva en la superficie de la Tierra, nosotros vemos dos protuberancias pequeñas, una en la dirección de la Luna y otra directamente en situación opuesta. El efecto es mucho más fuerte en el agua del océano que en la corteza sólida, para que las protuberancias de agua sean más altas, y porque la Tierra rota más rápido que la Luna en su órbita, las protuberancias mueven alrededor de la Tierra aproximadamente una vez al día, lo que da dos pleamares por día.

Actualmente, la Luna parece tambalear un trozo (debido a su órbita ligeramente no-redonda) para que unos grados hacia su lateral lejano para que de vez en cuando se viera, pero la mayoría del lado lejano era completamente desconocido hasta la nave espacial soviética Luna 3 lo fotografió en 1959. (Nota: no hay ningún "lado oscuro" de la Luna; todas las partes de la Luna hacen medio a la luz del sol. Algunos usos del término "lado oscuro" en el pasado puede haber referido al lado lejano como "oscuro" en el sentido de "desconocido"). La Luna de hoy no tiene atmósfera. Pero las evidencias de la nave Clementine sugirieron que puede haber hielo de agua en algunos cráteres profundos cerca del polo sur de la Luna, lugar que está permanentemente sombreado. Al parecer también hay hielo en el polo norte.

La corteza de Luna tiene de media unos 68 kms de espesor y varía de 0 bajo la llanura Crisium a 107 km del norte del cráter Korolev, en el lado lejano lunar. Debajo de la corteza hay un manto y probablemente un centro pequeño (de 340 km radio y el 2% de la masa de la Luna). Al contrario del manto de la Tierra, sin embargo, que la Luna sólo esta parcialmente fundido. Curiosamente, el centro de la Luna es de masa se compensa, su centro geométrico es de aproximadamente 2 kms en la dirección hacia la Tierra. También, la corteza lunar es más delgada en el lado cercano.

Son dos los tipos primarios de terreno en la Luna: los cráteres y regiones montañosas muy viejas (los maria relativamente lisos y más jóvenes). El maria (qué comprende aproximadamente 16% de la superficie de la Luna) son cráteres de impacto grandes que fueron inundados después por lava fundida. La mayoría de la superficie se cubre con una mezcla de polvo fino y las ruinas rocosas producida por impactos del meteoro. Por alguna razón desconocida, los maria se concentran en el lado cercano.

382 kgs de muestras de la piedra se devolvieron a la Tierra por el Apolo y programas de Luna. Éstos proporcionan la mayoría de nuestro conocimiento detallado de la Luna. Estas muestras son particularmente valiosas porque gracias a ellas pueden fecharse. Incluso hoy, 20 años después del último aterrizaje Lunar, científicos todavía estudian estas muestras preciosas. La Luna parece ser entre 4.6 y 3 mil millones años viejo. Es de un fósforo fortuito con las piedras terrestres más viejas que raramente son de más de 3 mil millones años de antigüedad. Así la Luna no proporciona evidencia sobre la historia temprana del sistema solar disponible en la Tierra.

Cuando la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol se producen los eclipses.

Aunque también pueden ocurrir eclipses cuando la Tierra se interpone entre la Lunas y el Sol.

La Luna también influye en las marean de la Tierra.

Luna

Luna

Influencia de la luna en las personas

Luna

Durante mucho tiempo las fases de la Luna, especialmente de la luna llena a sido relacionada con las tasas de nacimientos y no solo eso, también con el crimen, suicidios, desastres y locura. Inclusive se ha hablado de hombres-lobo...

Muchos estudios han sido realizados para encontrar alguna correlación de la luna llena (cualquier otra fase) con comportamientos o eventos biológicos humanos. Hasta ahora no se ha encontrado nada interesante, pese a que los medios de comunicación están constantemente confirmado estas ideas.

Ivan Kelly, etc. al analizó alrededor de 100 estudios sobre efectos lunares, no encontrando correlación alguna de las fases lunares sobre más de 20 variables posibles, siendo una de ellas la tasa de nacimientos.

Es interesante resaltar que ni la gente que cree firmemente en la Luna como agente que promueve la cantidad de partos humanos e incluso animales se pone de acuerdo. Algunos suponen que es durante la luna llena donde se producen más nacimientos. Otros, sin embargo, aseguran que el "cambio de luna" es el responsable. Esto es, las fases intermedias entre luna llena, nueva, cuarto creciente y cuarto menguante. Nótese que como las fases de la luna en realidad son nociones arbitrarias, basadas en la manera en cómo la vemos por su tipo de iluminación recibida por nuestro Sol, el cambio de sombra a luz y viceversa del satélite es un proceso constante y permanente. Siguiendo este lineamiento todos nosotros habríamos nacido en un "cambio de Luna".

Superficie de la luna

Luna

La Luna, el único satélite de la Tierra, es poco común comparada con las demás lunas de nuestro sistema solar. Casi todos los planetas son mucho más grandes que sus lunas, con la excepción de Plutón y la Tierra, que son casi cuatro veces el tamaño de sus lunas. En comparación con los gigantescos planetas como Júpiter y Saturno que son 40 ó 50 veces más grandes que sus lunas, nuestra Luna y la Tierra casi podrían ser considerados planetas gemelos.

Pero la Tierra y la Luna no se parecen. En primer lugar, la Luna no tiene agua en su superficie, ni atmósfera o nubes. Además, la Luna está cubierta por cráteres. Su superficie está cicatrizada por cientos de miles de meteoros que golpearon el satélite hace billones de años.

¿Por qué la superficie de la Tierra no se ve similar a la de la Luna? Porque la Tierra está geológicamente activa. En términos comunes y corrientes, esto significa que el calor de la Tierra causa cambios en su superficie, cambios tales como terremotos y volcanes. Cuando un meteoro golpea a la Tierra, crea un cráter, tal y como lo haría en la Luna; pero en la Tierra, el viento, la lluvia, y los terremotos borran o llenan estos cráteres poco a poco. Ya que la Luna no tiene atmósfera, no hay lluvia o vientos para erosionar los cráteres.

Tampoco hay volcanes activos en la Luna, ya que su interior no está caliente y activo como la Tierra. Los "lunamotos" son millones de veces menos potentes que los terremotos y tienen poco o ningún efecto sobre la superficie lunar. Así que los cráteres formados por meteoros en la Luna permanecen por mucho tiempo. Siempre vemos el mismo lado de la Luna desde la Tierra. Esta "rotación sincrónica" de la Luna es causada por la gravedad, la misma fuerza que causa las mareas en los océanos de la Tierra. La gravedad de la Luna jala a la Tierra, y la gravedad de la Tierra jala a la Luna.

Aunque esta atracción gravitacional no es suficiente para hacer que la Tierra y la Luna choquen es bastante para jalar el agua en los océanos de la Tierra ligeramente hacia la Luna, creando las mareas. El efecto que tiene la gravedad de la Tierra hacia la Luna es tan impactante que ha disminuido la rotación de la Luna sobre su eje. Esta rotación gravitacional "se aferra" a un lado de la Luna, resultando en que siempre vemos el mismo lado de la Luna desde la Tierra.

Aunque siempre vemos la misma cara de la Luna, esto no significa que el otro lado de la Luna está siempre obscuro. La Luna, al igual que la Tierra, recibe su luz del Sol. De la misma manera que el Sol siempre brilla sobre la mitad de la superficie de la Tierra, la mitad de la Luna también recibe luz solar en cualquier momento dado.

Para ver qué partes de la Luna están de día o noche, observe sus fases. Cuando la Luna está llena, el lado de cara a la Tierra está totalmente iluminado por el Sol, indicando que ese lado está de día. Una Luna nueva no se ve en el cielo, porque el lado dándonos la cara está de noche.

La Luna es el único objeto en el Sistema Solar que los humanos han visitado. De 1969 a 1972, seis misiones Apolo llevaron 12 astronautas a la superficie lunar. Los astronautas tomaron muestras de la roca lunar y las trajeron a la Tierra.

Si Usted Viajara a la Luna

Al igual que los astronautas que fueron a la Luna, tendría que llevar su propio oxígeno a la superficie lunar. También necesitaría un traje espacial para protegerse de la intensa radiación del Sol porque la Luna no tiene atmósfera para bloquear los rayos dañinos.

Aunque su traje espacial podría ser pesado, no lo notaría mucho. Se sentiría más ligero en la Luna, gracias a la fuerza gravitacional débil.

Ya que no hay atmósfera en la Luna, el cielo es negro, aún durante el día. Dependiendo en donde descendiera, podría ver la Tierra brillando en el cielo.

Algunos datos

Distancia media a la Tierra - 384.402 km.

Diámetro 3.476 km

Masa 7,35 x 1022 Kg

Volumen 2,2 x 1019 m3

Densidad 3,34 x densidad del agua

Período de revolución 27 días 19 horas

Velocidad de escape 2,37 km/seg.

Gravedad superficial 0,165 la de la Tierra

La Luna, el único satélite terrestre, es el satélite más grande del Sistema Solar en relación con su planeta. El diámetro de la Luna es un poco más de una cuarta parte del diámetro de la Tierra (3.476 km) y su volumen es de un cincuentavo del de nuestro planeta. La gravedad de la Luna es sólo 0,165 de la de la Tierra, lo que significa que el satélite no posee atmósfera alguna.

El origen de la Luna puede tener varias explicaciones: 1. puede tratarse de un objeto formado en algún lugar del sistema Solar, que luego fue capturado por la gravedad terrestre; 2. que la Luna se halla formado al mismo tiempo que la Tierra y próxima a ésta; 3. que la Luna sea un trozo de nuestro planeta arrancado de la Tierra por alguna razón, pero ésta hipótesis es descartada en parte ya que estudios de la composición de la materia del satélite nos muestran que está compuesta por minerales algo diferentes a los que se encuentran en la Tierra.

Antiguamente se pensaba que la Luna era un cuerpo liso, pero luego de la creación del telescopio, se notó que esto no era cierto. El astrónomo Johannes Hevelius, que en 1647 publicó un mapa de la Luna, se refirió a unas especies de manchas oscuras como "mares", las que en realidad no son mas que llanuras producidas por un flujo de lava procedente de debajo de la superficie del satélite que se cree que afloró hace unos 3,8 mil millones de años. A pesar de todo, aún hoy en día se siguen llamando "mares" a dichas llanuras, y continúan con los nombres que les diere el astrónomo italiano Riccioli en 1651: Mare Nectaris y Mare Crisium.

Cráteres

Dos de los más notables cráteres lunares son el Copérnico, el cual está en el borde del Océano de las Tempestades, tiene probablemente 1.000.000.000 de años de edad, con un diámetro de 90 km y muros a su alrededor que se elevan 5 km por sobre el suelo del cráter; y el de Tycho, el cual está en un área que presenta muchos cráteres, al sur del Mar de las Nubes (tiene un diámetro de 87 km). Otros cráteres son el Longomontanus de 145 km de diámetro, el Maginus de 178 km de diámetro y el Clavius de 233 km de diámetro.

El cráter más brillante de la superficie lunar es el Aristarco, que se encuentra en el Océano de las Tempestades, y tiene un diámetro de 37 km.

Se cree que la Luna tiene un núcleo de unos 700 km de diámetro y es en la litosfera (la cual tiene unos 1.300 km de espesor, teniendo por encima de ella la corteza del satélite, la cual posee unos 60 km de espesor) en donde se producen los movimientos sísmicos.

Los viajes a la luna

Luna

A fines del siglo XIX la Luna sirvió de inspiración para crear una de las primeras películas de ciencia ficción (en ese entonces) al rodar un film inspirado en el libro de Julio Verne "De la Tierra a la Luna". Pero no fue hasta 1959 en que la Luna deja de ser protagonista de ciencia ficción; La Unión Soviética logra enviar una nave no tripulada a la Luna en la que aterriza aparatosamente no sin antes lograr enviar cierta información. Luego vendrían las sondas Luna 2, 3, 4 y las americanas Pioneer 4 que logró pasar a 37 000 millas de la Luna, Ranger, Surveyor y el Luna Orbiter así como recientemente el Lunar Prospector. Todos ellos lograron enviarnos información acerca de la superficie lunar de la que se posee su topografía en detalle, y sirvieron como base para ubicar el mejor lugar para que una nave tripulada pueda alunizar sin ningún inconveniente. Es así como en 1969, los viajes a la Luna dejan de ser mera ciencia - ficción y pasan a ser toda una realidad, el Saturno V despega del Centro Espacial Kennedy llevando consigo a la Misión del Apolo XI, el hombre que pondría la primera huella humana sobre la faz lunar sería Neil Armstrong, la fecha: 20 de Julio de 1969. Las misoines Apolo trajeron a la Tierra mucho material para investigar, aproximadamente unos 400 kilogramos de roca lunar han sido examinados minuciosamente. Pero siempre quedaron dudas respecto a la composición real de la estructura lunar, principalmente su geología y existían muchas preguntas respecto a las zonas que no habían podido ser exploradas. Las misiones Apolo finalizaron sus labores en 1972, año a partir del cual no hubo más viajes tripulados a dicho satélite. En 1994 la sonda Clementine logró hallar indicios de agua en estado sólido en la Luna, específicamente en un cráter situado al sur del satélite y a una profundidad de varios kilómetros. Los análisis realizados a las muestras traídas a la Tierra por las diversas misiones Apolo revelan que la Luna está compuesta principalmente por material volcánico y que su composición es bastante similar a la de nuestro planeta. También se realizaron pruebas sísmicas y mediciones de densidad las que sugieren que la Luna posee un núcleo metálico aproximadamente quince veces más pequeño que el de la Tierra. La información proporcionada por las muestras recogidas en la Luna nos dieron una nueva visión no sólo de la creación de éste satélite sino también de los orígenes del mismo sistema solar. Según los análisis la Luna se formó hace aproximadamente 4 500 millones de años como producto de la colisión de un gran objeto, cuyas dimensiones sólo serían comparables con las de Marte por lo menos, debido a ésta colisión toneladas de material fue expulsados de la Tierra al espacio exterior y la Luna sería uno de esos materiales (tal vez el mayor) lo anterior es conocido como la teoría del impacto. Otros datos de la constituyentes: Silicio, oxígeno, aluminio, calcio, hierro, magnesio, titanio, sodio, potasio, cromo, manganeso, fósforo, torio, uranio, entre otros elementos menores. Gravedad superficial: 0,165 g Temperatura superficial: 139ºC (día) / -184ºC (noche) Velocidad de escape: 2,37 km/s Inclinación orbital/eclíptica:5º09'Otra teoría bastante aceptada y que no carece de lógica es la de la creación simultánea la cual indica que la Luna se formó en la órbita de la Tierra junto con los demás planetas del sistema solar (al mismo tiempo). La teoría de la fisión establece que cuando el sistema solar era muy joven la Tierra se encontraba girando a altas velocidades (16 000 km/h) lo que provocó que nuestro planeta soltara grandes cantidades de material para poder estabilizarse, ese material se convirtió posteriormente en la Luna. A diferencia de nuestro planeta, la Luna no posee un campo magnético significativo y como todos saben no posee atmósfera. La superficie lunar está siendo bombardeada constantemente por los rayos solares los cuales caen sin pasar por ningún filtro lo que indica que la superficie lunar poseería elementos químicos que el Sol emana, así mismo su superficie está llena de cráteres debido a que hace miles de años su superficie fue bombardeada con diversos objetos provenientes del espacio exterior.

Luna

LAS FASES DE LA LUNA

Luna

FASES DE LA LUNA PARA EL AÑO 2002

ENERO

FASE

DIA

HORA

cuarto menguante

6

00:57

luna nueva

13

10:31

cuarto creciente

21

14:49

luna llena

28

19:52

FEBRERO

FASE

DIA

HORA

cuarto menguante

4

10:36

luna nueva

12

04:43

cuarto creciente

20

09:04

luna llena

27

06:18

MARZO

FASE

DIA

HORA

cuarto menguante

5

22:27

luna nueva

13

23:05

cuarto creciente

21

23:30

luna llena

28

15:26

ABRIL

FASE

DIA

HORA

cuarto menguante

4

12:31

luna nueva

12

16:23

cuarto creciente

20

09:50

luna llena

27

00:01

MAYO

FASE

DIA

HORA

cuarto menguante

4

04:18

luna nueva

12

07:47

cuarto creciente

19

16:43

luna llena

26

08:52

JUNIO

FASE

DIA

HORA

cuarto menguante

2

21:07

luna nueva

10

20:48

cuarto creciente

17

21:30

luna llena

24

18:43

JULIO

FASE

DIA

HORA

cuarto menguante

2

14:22

luna nueva

10

07:27

cuarto creciente

17

01:48

luna llena

24

06:08

AGOSTO

FASE

DIA

HORA

cuarto menguante

1

07:25

luna nueva

8

16:16

cuarto creciente

15

07:14

luna llena

22

19:30

cuarto menguante

30

23:33

SETIEMBRE

FASE

DIA

HORA

luna nueva

7

00:11

cuarto creciente

13

15:09

luna llena

21

11:00

cuarto menguante

29

14:04

OCTUBRE

FASE

DIA

HORA

luna nueva

6

08:18

cuarto creciente

13

02:34

luna llena

21

04:22

cuarto menguante

29

02:29

NOVIEMBRE

FASE

DIA

HORA

luna nueva

4

17:36

cuarto creciente

11

17:53

luna llena

19

22:36

cuarto menguante

27

12:48

DICIEMBRE

FASE

DIA

HORA

luna nueva

4

04:36

cuarto creciente

11

12:50

luna llena

19

16:12

cuarto menguante

26

21:32

a

a

La Luna cambia de aspecto continuamente en el cielo terrestre en un intervalo de 29,5 días; la duración del mes (calendario) se ha establecido por el tiempo que la Luna demora en completar su ciclo alrededor de la Tierra.

El cambio de aspecto lunar se debe a las variaciones de su superficie iluminada por el Sol. Cuando el disco lunar se halla en las cercanías del disco solar sólo brilla un pequeño sector de la Luna; éste irá ampliándose a medida que transcurran los días y se aleje del Sol. Cuando el Sol se ponga y simultáneamente aparezca la Luna, se habrá completado el brillo de todo el disco lunar; entonces se dice que es Luna Llena. Posteriormente, se podrá observar que la sección brillante del disco irá disminuyendo de tamaño y cambiando de forma a medida que se vaya acercando nuevamente al Sol hasta que, en sus cercanías, prácticamente desaparece de la visión (Luna Nueva). De este modo se repite una rutina de transformaciones denominada ciclo de las fases lunares.

Se trata de un cuerpo sólido de forma esférica, con un diámetro de unos 3.400 km (una cuarta parte del diámetro terrestre) y con una densidad similar a la de las capas externas de la corteza de la Tierra.

A simple vista, en su superficie se distinguen zonas claras y otras oscuras; con binoculares (o con un pequeño telescopio), las regiones oscuras se ven lisas y sugieren haber sido cubiertas por material volcánico, hoy ya solidificado. Las zonas claras, en cambio, aparecen cubiertas casi en su totalidad por cráteres de impacto. Se aprecian cráteres de gran variedad de tamaños, inclusive unos superpuestos sobre otros, en número realmente enorme. Uno de los mayores es el bautizado Clavius, de 200 km de diámetro; sin embargo, los más frecuentes son de unos 20 km a 30 km de diámetro. Una consecuencia de la ausencia de erosión en la Luna, es que los cráteres se conservan tal como cuando se formaron.

También hay cadenas de montañas, algunas bastante elevadas (como las terrestres) que se ubican hacia los bordes exteriores de las zonas planas (llamadas marias).

El color del suelo lunar depende mucho del ángulo de incidencia de los rayos solares sobre su superficie. En realidad, la Luna es bastante oscura según ha sido confirmado por los astronautas, además de las imágenes recogidas por las diferentes naves que la sobrevolaron. Objetivamente, el color de la Luna es de un amarillo oscuro, similar al de la arena húmeda; el hecho de que la veamos a simple vista tan clara y brillante, se debe sólo al contraste de su brillo con el fondo oscuro del cielo que la rodea. La mayoría de las piedras lunares recogidas por los astronautas son negras, aunque se han percibido otras de color amarillo y también marrones.

Las piedras lunares son tanto o más viejas que las rocas terrestres: alcanzan una edad cercana a los 4 mil millones de años. Respecto a su naturaleza, el estudio de sus piedras indica diferencias notables respecto de la composición de las muestras terrestres.

La Luna no posee atmósfera. Una consecuencia llamativa de ello es que la línea que separa en su superficie la región iluminada de la oscura (llamada terminador) es perfectamente nítida (así se aprecia desde la Tierra). Si tuviera atmósfera el terminador sería borroso, y mostraría un ligero resplandor como el que se observa en los crepúsculos terrestres.

La ausencia de una atmósfera en la Luna es consecuencia de que su masa es menor que la terrestre, y en consecuencia su atracción gravitatoria no tiene suficiente fuerza para retener una atmósfera; si alguna vez existió una atmósfera en la Luna, hace muchísimo tiempo que se disipó en el espacio.

Dos de los movimientos principales de la Luna son: su giro alrededor de la Tierra (traslación lunar); y la rotación sobre sí misma (rotación lunar), con la particularidad de que ambos cumple en aproximadamente el mismo intervalo de tiempo. Como consecuencia, la Luna presenta siempre la misma porción de superficie mirando a la Tierra, de tal manera que la otra cara permanece permanentemente invisible para un observador en cualquier lugar de la Tierra. Por último, el tercer movimiento de la Luna es el que realiza alrededor del Sol, acompañando la traslación de la Tierra (el año lunar coincide, aproximadamente, con el año terrestre).

La Luna ejerce una continua influencia física sobre nuestro planeta: un ejemplo conocido es el fenómeno de las mareas; esto es, la fuerza de atracción gravitatoria lunar produce una leve deformación en la superficie terrestre, la cual se evidencia por el flujo y reflujo continuo en las aguas de los océanos y mares de la Tierra.

Para un observador ubicado en cierto lugar de la Tierra se observará una marea máxima (pleamar); cuando la Luna alcance su posición más alta sobre el horizonte. Unas seis horas más tarde se verá una marea mínima (bajamar). La misma pleamar se observará cuando la Luna se halle invisible desde el mismo sitio, ubicada en el punto más bajo por debajo del horizonte (esto sucederá en algo más de 12 horas después de la pleamar anterior). Como resultado final, en el transcurso de un poco más de un día, se tendrá siempre dos mareas máximas y dos mínimas.

Otra acción de las mareas es la variación a largo plazo de la distancia media entre la Tierra y la Luna. Este fenómeno es consecuencia del principio de acción y reacción: la Tierra reacciona al freno impuesto por las mareas lunares, impulsando a la Luna hacia adelante y, por lo tanto, provocando un ensanchamiento gradual de su órbita.

Al respecto, los astronautas de las misiones APOLO dejaron en la superficie de la Luna varias configuraciones de espejitos que reflejan la luz de brevísimos impulsos láser enviados desde observatorios terrestres. El tiempo de ida y vuelta, multiplicado por la velocidad de la luz, da como resultado la distancia entre el aparato láser y los espejitos de la Luna. Estas mediciones se efectúan desde hace casi 20 años, lo que ha permitido comprobar que la órbita lunar se "ensancha" unos 3 cm por año.

La luna tiene un pequeño núcleo sólido, posiblemente de hierro, de unos 1500 ºC, rodeado por un núcleo externo, parcialmente fundido, en donde se generan ondas sísmicas. Por encima de ambos, se extiende un manto de aprox. 1000 Km. de espesura, y una corteza rocosa de 60 Km. de grosor.

La superficie lunar es rocosa, y esta plagada de cráteres, algunos muy antiguos, y otros relativamente recientes. Existen también cordilleras, como los Apeninos o los montes Haemus. Estas cordilleras son en realidad las paredes de viejos y grandes cráteres que después fueron inundados con lava. La lava emergió de las profundidades e inundó los cráteres antes de solidificarse, y formar las inmensas llanuras de color oscuro conocidas como "mares". Los mares son más escasos en el lado oculto de la luna, esto se debe a que la corteza allí es mas gruesa, dificultando la salida de la lava del interior. La cara oculta sin embargo posee mas cráteres, y accidentes. Los rusos fueron los primeros en explorar la cara oculta de la luna; naturalmente la mayor parte de los accidentes geográficos tienen nombres de filósofos y científicos soviéticos. Así por ejemplo, podemos encontrar los cráteres Gagarin y Tsiolkovsky, y el mar Moscoviense, entre otros.

El periodo de rotación de la luna dura 27 días y 8 horas terrestres; el mismo tiempo que tarda en girar alrededor de la tierra. La causa de ésta sincronización entre el periodo de rotación y el de traslación, se debe al efecto gravitatorio que la gravedad terrestre ejerce sobre la luna. Así como la atracción gravitatoria de la luna levanta unos centímetros el agua de la tierra, provocando las mareas, también la tierra ejerce mareas sobre la superficie sólida de la luna. En el pasado, la luna presentaba una rotación más veloz. A medida que la tierra abultaba ligeramente la superficie lunar, ésta giraba 90º funcionando como una palanca que frenó la rotación lunar hasta igualarla al periodo de rotación.

La luna es el único cuerpo del sistema solar ya visitado por la especie humana, y podría ser en un futuro no muy lejano, local de estaciones científicas, habitadas permanentemente por humanos. La luna es un lugar perfecto para la investigación espacial; no posee atmósfera, lo que facilita la observación, pues o hay turbulencia, tiene una gravedad muy débil, lo que facilitaría el transporte de víveres, y el lado oculto está permanentemente protegido del intenso ruido electromagnético generado por la tierra, lo que facilitaría captar ondas hertzianas sin interferencias. La idea de estaciones permanentes en la luna, en un futuro no muy lejano, se fortalece con el reciente descubrimiento de altas cantidades de hidrógeno (posiblemente combinado en forma de agua) en los polos lunares. Quizás dentro de unas décadas estemos tan acostumbrados a las estaciones lunares, como lo estamos con la MIR o la ISS.

ECLIPSE Y FASES DE A LUNA

Luna

CARA OCULTA DE LA LUNA


La luna ofrece siempre la misma cara a la Tierra, lo que no quiere decir que no tenga movimiento propio de rotación. En realidad, la Luna tarda exactamente el mismo tiempo en completar su órbita que en dar una vuelta en torno a sí misma. Sin embargo, todas las regiones de la Luna reciben, en un momento o en otro, la luz del Sol.
Si se ha conseguido confeccionar mapas detallados de la cara oculta ha sido gracias a las sondas espaciales. En la cara oculta se encuentran varios mares de pequeñas dimensiones, cubiertos de material de color oscuro. Las zonas claras son las dominantes. Tienen una topografía muy diversificada y están cubiertas de cráteres, como ocurre con los continentes de la cara visible.
Pese a todo lo dicho, la "cara oculta" de la Luna no lo es tanto. Existen irregularidades del movimiento de la Luna (llamadas "libraciones") que la ponen parcialmente al descubierto ante el observador terrestre. Así, antes de que empezaran los lanzamientos de las sondas espaciales, se había podido cartografiar el 59% de la superficie total de la Luna, es decir, bastante más de la mitad.

Cuando la Luna pasa por la línea imaginaria que une los centros del Sol y la Tierra, entra en el cono de sombra proyectado por la Tierra y tiene lugar un eclipse de Luna.
La Tierra proyecta en el espacio un cono de total oscuridad (sombra o umbra) rodeado de una zona de oscuridad parcial (penumbra ). Pueden darse tres casos: que la Luna entre en su zona de penumbra, que entre totalmente en zona de sombra, o que entre parcialmente en sombra y el resto en penumbra. En el segundo caso, se habla de eclipse total, y en el tercero de eclipse parcial. En el primero de los casos (llamado eclipse de penumbra, y que se manifiesta por un ligero oscurecimiento del disco lunar) es bastante raro, pues la Luna "cabe justamente" en el anillo de penumbra.

Cuando la iluminación del Sol es oblicua, las alargadas sombras dan la impresión de que las montañas lunares son muy escarpadas y sus cimas muy agudas. Asimismo, los cráteres parecen profundas cavidades rodeadas de altas paredes montañosas. En realidad, la pendiente media de la superficie lunar raramente supera los 30º.
En los Alpes Lunares se encuentra un valle de 130 kms. de longitud llamado Vallis Alpes. Si se cuenta con un telescopio de cierta potencia, pueden observarse grietas y fisuras en numerosos lugares de la luna, como por ejemplo la grieta próxima al cráter Hyginus. El conjunto de fisuras que se hallan cerca del cráter Triesmecker es un excelente objeto para probar la calidad de un telescopio.

LA LUNA Y SUS FASES

Por su tamaño, puede decirse que la Luna es casi un pequeño planeta (3.476 kms. de diámetro), desprovisto de vida y que gira alrededor de la Tierra a una distancia media de 384.000 kms. Se nos presenta bajo el aspecto de un disco luminoso de 0,5º (30') de diámetro angular. La mitad de la Luna está iluminada por el Sol, mientras que en la otra mitad es de noche. La línea divisoria entre el día y la noche se llama "terminador". Desde la Tierra, podemos ver la Luna en distintos grados de iluminación denominados "fases".
Cuando la Luna está entre el Sol y la Tierra, resulta invisible para nosotros. Es la llamada Luna Nueva. A los pocos días, la
Luna aparece en forma de Creciente. La parte oscura del disco está ligeramente iluminada (luz cenicienta) por la luz reflejada por nuestro planeta. A la edad de 7,4 días, el satélite llega a la fase de Media Luna. Cuando es Luna Llena, vemos todo el hemisferio más próximo plenamente iluminado y parece entonces un disco perfecto. Pasados 22,1 días desde la Luna Nueva, se pasa a la fase de Media Luna de nuevo; al cabo de 29,53 días (llamado Més Sinódico) el ciclo termina y vuelve a empezar.
En la zona del Terminador, el ángulo de incidencia de los rayos solares es muy pequeño y las sombras alargadas ponen de relieve los detalles del paisaje lunar, como cráteres y montañas.

Luna
Luna

CONCLUSION

En este trabajo hemos llegado a la siguientes conclusiones:

  • La luna es el único satélite que tiene nuestro planeta

  • Acompaña su viaje alrededor del sol

  • Tiene diferentes ases que nosotros los humanos la podemos apreciar desde nuestro planeta

  • Estas 4 fases duran 29 días, 12 horas, 44 minutos y dos segundos en realizarse

  • La luna no tiene ni oxigeno, ni atmósfera, ni agua.

  • Su relieve muestra montañas mesetas cráteres y muchas manchas grisáceas.

  • Tiene dos movimientos el de traslación el de rotación.

  • La luna es un solo y seco lugar ahí no hay agua y es imposible que el hombre pueda vivir con una tecnología apropiada.

    El hombre ha llegado a la luna y hecho grandes logros.

    Se han hecho descubrimientos recientes de que en la luna hubo agua en algún tiempo.

    Deberíamos aprender y tomar interés sobre el satélite de nuestro planeta.

    INTRODUCCION

    La luna es el satélite de la tierra, ella esta llena de cráteres y formas de relieve inexplicables, también vale la pena estudiar la estructura y la las formas que existen en la luna.

    En 1972 hubo un viaje a la luna de parte de la Unión Soviética y estados unidos que hicieron la exploración de la luna.

    En este trabajo estudiaremos los detalles uno a uno de la superficie sus fases y la estructura de la luna.

    Bibliografía

    www.nasa.com

    enciclopedia oceano (tomo de astronomía)

    www.satelite.com (el nuestro)

    www.universoextraño.com

    www.google.com

    www.altavista.com

    TRABAJO DE GEOGRAFÍA

    La Luna (nuestro satélite)

    Jaime Darío Pinzón P.

    Profesor: Carlos Wilson

    CONSA

    2002