Luces de bohemia; Ramón María del Valle Inclán

Literatura española contemporánea. Generación del 98. Modernismo. Esperpento. Obra. Etapas. Argumento y personajes. Tiempo. Espacio. Estilo literario

  • Enviado por: Mikel Maurolagoitia Ibarra
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

Trabajo de Luces de Bohemia

Presentación del autor

Ramón María del Valle-Inclán (1866-1936), novelista, poeta y autor dramático español, además de cuentista, ensayista y periodista. Destacó en todos los géneros que cultivó y fue un modernista de primera hora que satirizó amargamente la sociedad española de su época.

Nació en Villanueva de Arosa, Pontevedra, y estudió Derecho en Santiago de Compostela, pero interrumpió sus estudios para viajar a México, donde trabajó de periodista en El Correo Español y El Universal. A su regreso a Madrid llevó una vida literaria, adoptando una imagen que parece encarnar algunos de sus personajes. Actor de sí mismo, profesó un auténtico culto a la literatura, por la que sacrificó todo, llevando una vida bohemia de la que corrieron muchas anécdotas. Perdió un brazo durante una pelea. En 1916 visitó el frente francés de la I Guerra Mundial, y en 1922 volvió a viajar a México. Al proclamarse la República, en 1931, desempeñó varios cargos oficiales, entre ellos el de Director de la Escuela de Bellas Artes de Roma. Posteriormente regresó a Santiago de Compostela, donde murió en enero de 1936.

Veamos los hitos principales de su trayectoria.

LA ETAPA MODERNISTA

Entre 1902 y 1905 las Sonatas, cuatro novelas cortas que recogen las aventuras del Marqués de Bradomín, “un don Juan feo, católico y sentimental”. Hay en ellas la visión entre nostálgica y distante de un mundo refinado y decadente. Por su etilo, supone para la prosa española, lo que Rubén Darío supuso para la lírica. Es una prosa rítmica, rica en efectos sensoriales, elegante, bellísima.

Escribe luego algunas de sus Comedias Bárbaras, de ambiente rural gallego, con personajes singulares y pasiones violentas. Es su estilo más fuerte

La evolución estilística se acentúa con la trilogía La guerra carlista. En ella, el heroísmo y la brutalidad de la guerra alternan en agridulce contraste. El mismo contraste, en el estilo: junto a los resabios modernistas, aparece un lenguaje desgarrado y bronco.

LA ÉPOCA DE LOS ESPERPENTOS

La consolidación de su nueva estética se da en 1920 con la publicación de Luces de Bohemia, subtitulada “esperpento”. Con esta palabra designa Valle a esas obras dramáticas suyas que se basan en una deformación o degradación de la realidad.

En los esperpentos se agitan figuras distorsionadas, fantoches grotescos o conmovedores, presentados con una técnica de chafarrirón y un lenguaje áspero, a menudo soez. Pero dentro de ese tono, la prosa es de una cuidadísima elaboración, de una gran creatividad auténticamente genial.

Todo ello revela una visión disconforme del mundo en el que vivía.

CONCEPCIÓN DEL ESPERPENTO POR VALLE EN BOCA DE MAX

“Los héroes clásico reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada. España es una deformación grotesca de la civilización europea. Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas. La deformación deja de serlo cuando está sujeta a una matemática perfecta. Mi estética actual es transformar con matemática de espejo cóncavo las normas clásicas.”

Resumen de la obra

Luces de Bohemia nos presenta una visión de la España del primer tercio de siglo. Trata la historia de Máximo Estrella, un poeta ciego y al cual se le ha quitado su puesto de trabajo en un periódico por plasmar claramente sus opiniones en sus artículos el cual tiene que vivir en una España injusta, donde no hay sitio para la honestidad, lo noble. Sin embargo sólo nos presentará las últimas horas de este peculiar personaje por la noche madrileña, la cual tendrá un final trágico con la muerte de Max a la puerta de su casa. Tras la muerte de Max seremos testigos de una escena en el velatorio de éste y en la cual se advierte una reflexión sobre la situación española. Este es el tema principal de la obra y en torno al cual se desarrollan otros temas secundarios, como pueden ser: la huelga, la cual hará acto de presencia a lo largo de toda la obra y que tendrá un significado importante a la hora de la intención de Valle-Inclán. La huelga tendrá muchas repercusiones durante la obra, como pueden ser las revueltas en la calle y el hecho de la intervención de la policía, pero que tiene su máxima expresión en la undécima escena, al principio de la cual Max presencia cómo una mujer sostiene a su hijo muerto por culpa de un disparo de pistola. Otra consecuencia de la huelga es la muerte del obrero catalán, compañero de cárcel de Max en la escena sexta.

Presentación de los personajes

A continuación haré una pequeña presentación de los personajes principales o que más trascendencia tengan en la obra, ya que hay un total de 62.

Máximo Estrella: Es el personaje principal de la obra y en torno al transcurre buena parte de ésta, hasta su muerte. Es un personaje peculiar ya que aun siendo consciente de su mediocridad, posee aires de grandeza. Tal vez esta situación le vuelva un tanto patético. Paradójicamente, en ese patetismo reside la gran nobleza de Max. A lo largo de Luces de Bohemia nos encontramos personaje esperpentizados por Valle-Inclán junto a otros que sin embargo no están deformados en los espejos cóncavos de los que ya hemos hablado. Sin embargo, Max es un personaje con constantes reflexiones, tanto esperpénticas, como nobles. También observamos un sentimiento de solidaridad con la gente, la prostituta y el obrero catalán. Ejemplos de reflexiones nobles las encontramos en las escenas sexta y undécima. Como vemos estas escenas son clave tanto para el transcurso como para el análisis de la obra. Max es un personaje de gran inteligencia y talento y pese a poseer estas cualidades ve cómo todas las puertas se le cierran, tal vez para resaltar la mentalidad española de la época; D.Latino:”¡En España es un delito el talento”(Escena decimocuarta).

Max es también un personaje un lleno de contradicciones, con lo cual Valle nos lo quiera presentar como una especie de héroe y antihéroe al mismo tiempo. Esta contradicción se ve claramente cuando Max se gasta el dinero de los libros vendidos para dar de comer a su familia tras su despido, en un décimo de lotería por una corazonada de ésta al ser el número capicúa (5775).

Se piensa que Valle-Inclán se baso en la vida de Alejandro Sawa, amigo suyo. Alejandro Sawa vivió en París y fue conocedor de la obra de Víctor Hugo. Fue el inspirador de la bohemia española. Murió, al igual que Max, en Madrid en 1909, ciego, loco y de una forma miserable.

D. Latino de Hispalis: Es el encargado de acompañar a Max en su curioso y simbólico viaje por la noche madrileña para enseñarnos la España mediocre. Se podría decir que es la otra personalidad de Max y de hecho muchos literatos han afirmado que en él, Valle refleja la parte más oscura de Max. Ya en la escena segunda queda claro que es desleal y miserable, cuando junto a Zaratustra, timan a Max en la venta de los libros. En otra muestra de su deslealtad se ve como D.Latino le quita la cartera, con el décimo premiado cuando Max está tirado en la calle, casi muerto, a las puertas de su casa. Y esto lo hace en vez de salir en busca de ayuda para Max. Tampoco es capaz de dar el dinero que cobra del décimo de lotería a la familia de Max, que finalmente se suicida presionada por la miseria que sufren.

D.Latino es uno de los personajes con los que Valle presenta uno de los múltiples registros en el lenguaje. D.Latino se expresa mediante el frecuente uso de vulgarismos y jergas madrileñas como: “¡Me han cogido de pipi!”(escena primera). También trata de expresarse de un modo culto y refinado y sólo consigue quedar como un idiota. De esta forma, Valle ridiculizará a varios personajes en Luces de Bohemia.

Madama Collet y Claudinita: Son la esposa e hija de Max, respectivamente. Son personajes tiernos y llenos de cariño hacia Max. A Madama Collet se le identifico como Jeanne Poirier, la mujer de Sawa, que por su ternura y paciencia fue llamada también “Santa Juana”. Claudinita se llamada en la realidad Elena, hija de Sawa.

El obrero catalán: Es, junto con la prostituta y la madre con el hijo muerto los únicos personajes de la obra(junto a Max, parcialmente) que no han sido esperpentizados y gracias a los cuales podemos encontrarnos con el lado más tierno de Max, lleno de nobleza y de solidaridad con el prójimo. Saulo(así es como lo llama Max), es detenido y encarcelado injustamente, por culpa de un empresario que explota a los trabajadores que se encuentran a su disposición. Max apoya al obrero y tendrá una reflexión sobre la sociedad española y haciendo referencia a la ley de fugas . Pero no puede hacer nada por salvar al obrero, que más tarde será ejecutado de un tiro.

La madre del niño muerto: Hace aparición en la calle y sosteniendo en brazos a su hijo, herido de muerte por una bala y que es otra de las consecuencias de la huelga, que no es otra que los tumultos callejeros causados por ésta. Su presencia es de gran importancia en la obra, a pesar sus pocas intervenciones.

La Lunares: Es una prostituta y compañera de oficio de La vieja pintada. Es joven y sincera. Un poco ingenua e inocente , a veces. Tiene algo en común con el obrero catalán y es que siente admiración por Max, el cual la compadece y la trata como a una persona. Aquí también vemos la parte menos esperpentizada de Max.

Existen también una serie de personajes, a los cuales Valle ridiculiza de diferentes maneras, como pueden ser Zaratustra, Pica Lagartos, El Capitán Pitito, Serafín el Bonito, el Ministro y los dos policías.

Lenguaje y estilo de Luces de Bohemia

Es precisamente el lenguaje, mediante el cual Valle elabora una feroz crítica y mediante el cual se mofa de los personajes. Dentro del estilo de Valle podríamos destacar la cantidad de registros que encontramos en Luces de Bohemia. Utiliza un gran repertorio de gitanismos(<<mangue, pirante, mulé>>), las boces callejeras de la pobreza y el sufrimiento(<<colgar>>, <<beber sin dejar cortinas>>, <<dar el pan de higo>>,etc) así como los madriñelismos empleados por tantos personajes, en especial por D.Latino. Sin embargo, no son los diálogos la única base de la riqueza lingüística de Luces de Bohemia. Las acotaciones también destacan, sobre todo en el campo de la técnica con la que Valle esperpentiza a los personajes. Esta riqueza lingüística reside en la musicalidad de las acotaciones:”La Taberna de Pica Lagartos: Luz de acetileno: Mostrador de cinc: Zaguán oscuro con mesas y banquillos: Jugadores de mus: Borrosos diálogos.-MÁXIMO ESTRELLA y DON LATINO, sombras en las sombras de un rincón, se regalan con sendos quinces de morapio.”(Escena Tercera) Destacamos el uso de frases nominales, con rápidos e intencionados brochazos, lleno de valores sensoriales los cuales crean una musicalidad especial. Deberíamos destacar tres formas mediante las cuales Valle ridiculiza a los personajes: muñequización, cosificación y animalización. Mediante las personificaciones los objetos o animales se sitúan a la misma altura que las personas e incluso por encima ya que veremos que las personas son rebajadas de su posición mediante cosificaciones, muñequizaciones y animalizaciones, con las cuales trata a algunos personajes como peleles o fantoches. Ya en la primera escena descubrimos como cosifica y animaliza a D. Latino:”[...]Entra un vejete asmático, quepis, anteojos, un perrillo y una cartera con revistas ilustradas. Es DON LATINO.[...]” Las acotaciones tienen otra importante función a lo largo de la obra. Las deformaciones esperpénticas(Trote épico, soldados romanos, Buñolería modernista,...)impiden que la obra sea trágica mediante ese contraste entre las acotaciones, el entorno y los diálogos.

Tiempo y espacio en Luces de bohemia

Luces de bohemia se divide en quince escenas, con la particularidad de que cada escenario es diferente y son en su inmensa mayoría, recintos cerrados(casa de Max, Taberna, Cárcel,...) También podemos percibir el estado de los escenarios, que resulta imprescindible a la hora de la comprensión de la obra:”Faroles rotos, cerradas todas, ventanas y puertas.” Aquí advertimos la presencia de los tumultos callejeros, consecuencia de la huelga.

Como en la mayoría de las obras, podemos distinguir una presentación, un nudo y un desenlace que varían de extensión y situación en la obra, dependiendo del tema, principal o secundario, que transcurren paralelas entre sí.

Como hemos destacado al principio, el tema principal es la última noche de Max, que comienza con la presentación del personaje el la primera escena. La verdadera acción transcurre entre las escenas segunda y undécima, en ese viaje de Max junto a D.Latino por la noche madrileña. El desenlace comienza en la escena duodécima y se prolonga hasta el final de Luces de bohemia. Las dos acciones, o temas transcurren paralelas y tienen su punto álgido en la escena undécima, donde somos testigos de la muerte del preso catalán.

La acción transcurre en un período de tiempo no superior a dos días y en el cual no existen saltos bruscos en el tiempo, ya sean hacia el futuro o bien referencias al pasado.

Luces de Bohemia: obra crítica

Podríamos destacar que Luces de Bohemia es un continuo ataque contra la España del primer tercio de siglo. A veces, parece más una crítica instantánea, sistemática contra todo lo de su tiempo.

Valle utiliza el esperpento como base, para mostrarnos su crítica a la sociedad. Refleja su género esperpéntico claramente, deformando la apariencia, según él esto nos da la realidad, en la obra, según mi punto de vista, los personajes adquieren una forma grotesca e incluso absurda tanto estética como éticamente, se pueden observar estas características en el poeta Max Estrella, que vive en un mundo degradado, mezquino y vulgar donde la nobleza es imposible, lo extraordinario, un mundo regido por la estupidez, la arbitrariedad y una gran injusticia, esto sería un esperpento ya que deforma la realidad convirtiendo de esta forma el mundo en lo que realmente es. Pero lo que más me ha llamado la atención del género del esperpento es que Valle desarrolla en su obra la experiencia histórica y los movimientos sociopolíticos, tanto españoles como europeos, de la época e incluso algo anteriores y los trata como si fuesen contemporáneos(Semana Trágica, revolución rusa, el capitalismo, etc..). Es una visión desgarrada de la realidad nacional de la época, pero no obstante, detrás de todo ello, lo grotesco, lo cómico y lo absurdo, existe siempre una situación dramática. Esa línea entre la tragedia y la farsa es la base sobre la que Valle construye su esperpento. De este modo, la tragedia de España se convierte en una espectáculo inquietante pero cómico. Todos los elementos del esperpento, personajes, ambientes, palabras y gestos (acotaciones), sirven para ver todo lo miserable de España. El furor de Valle llega a todos los rincones y casi nada escapa a ese proceso esperpentizador.

Por Luces de Bohemia desfilan, si no físicamente en las alusiones de los personajes, todo tipo de personajes de todas las clases sociales y todos pasan, salvo alguna excepción(personajes no esperpentizados: Prostituta y Obrero), por la crítica o la ridiculización de Valle.

Valle elabora una crítica áspera, con mucho aspectos de la época para realzarla. Es un humor mordaz, agrio que no se detiene ante nada y del cual no se salva nadie, como hemos dicho anteriormente.

Pero Valle centra su crítica en la sociedad española del momento y su mentalidad. Es decir, una preocupación por la España del momento, lo cual era una característica típica del Modernismo, la corriente que siguió Valle en su primera etapa literaria:

-“Es un delito el talento”

-“El trabajo y la inteligencia siempre se han visto menospreciado, y todo lo manda el dinero;”

-“El mérito no se premia. Se premia el robar y el ser sinvergüenza[...]se premia todo lo malo”

Todo esto queda plasmado con una cierta ironía, que está presente en toda la obra.