Luces de bohemia; Ramón María del Valle Inclán

Literatura española contemporánea. Generación del 98 y modernismo. Esperpento. Biografía. Argumento y personajes. Ideología. Rasgos lingüísticos

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Amor y Duelo en la España Contemporánea. Nuevas Etnografías sobre el Ciclo de Vida
UNED
Este curso pretende ofrecer un acercamiento reflexivo a los modos y significados de los rituales contemporáneos...
Solicita InformaciÓn

Naturaleza y Cultura: Visiones Antropológicas
UNED
En los últimos años el medio ambiente se ha convertido en una preocupación generalizada tanto para el público como...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Luces de bohemia; Ramón María del Valle Inclán

ESPERPENTO


  • Índice

Breve biografía del autor y la obra Pág.1

Resumen del argumento Pág.2

Estructura interna de la obra Pág.3

Análisis de los personajes teatrales Pág.4,5

Contenidos ideológicos y situación de la obra desde el

punto de vista temporal y ambiental. Pag.6

Rasgos lingüísticos más relevantes en esta obra Pág.7,8

  • Breve biografía del autor y la obra:

Valle-Inclán, Ramón María del (1866-1936), novelista, poeta y autor dramático español, además de cuentista, ensayista y periodista. Destacó en todos los géneros que cultivó y fue un modernista de primera hora que satirizó amargamente la sociedad española de su época.

Nació en Villanueva de Arosa, Pontevedra, y estudió derecho en Santiago de Compostela, pero interrumpió sus estudios para viajar a México, donde trabajó como periodista en El Correo Español y El Universal .Actor de sí mismo, profesó un auténtico culto a la literatura, por la que sacrificó todo, llevando una vida bohemia de la que corrieron muchas anécdotas. Perdió un brazo durante una pelea. Al proclamarse la República, en 1931, desempeñó varios cargos oficiales, entre ellos el de Director de la Escuela de Bellas Artes de Roma. Posteriormente regresó a Galicia donde murió en enero de 1936, en Santiago de Compostela.

Su primer libro fue Femeninas, de 1895, al que siguieron obras de inspiración gallega, donde destaca la estilización lírica del ambiente campesino y popular, como Flor de santidad, de 1904, la poesía de Aromas de leyenda, de 1907, y al mismo tiempo el arte erótico refinado, evocador y musical de las cuatro Sonatas (de otoño, estío, primavera y verano), aparecidas entre 1902 y 1905, y que suponen la culminación del modernismo español. En 1907 publicó la primera de sus llamadas comedias bárbaras, Aguila de blasón, a la que siguió Romance de lobos, de 1908, y Cara de plata, de 1922, tercer volumen de esta trilogía teatral. En las obras dramáticas Cuento de abril, de 1910, y La marquesa Rosalinda, de 1913, retoma el modernismo. A partir de entonces, la tragedia resulta escueta, desnuda, aunque en La lámpara maravillosa, de 1916. Probablemente su segundo viaje a México le inspiró la escritura de Tirano Banderas, publicada en 1926, y considerada su mejor novela, síntesis del mundo americano.

Luces de bohemia, su obra teatral de 1920, estableció una estética de la deformación, por medio de la que estiliza lo bajo, lo feo, con una especie de expresionismo gestual y caricaturesco que él mismo llama “del héroe reflejado en el espejo cóncavo” y que llamará esperpento y tiene antecedentes en Quevedo y Goya. Probablemente sea su obra teatral más lograda. Los cuernos de don Friolera, de 1921, y Las galas del difunto, 1926, inciden en esta estética.

  • Resumen del argumento:

Max Estrella, (también conocido como mala estrella) es un poeta, supuestamente de gran talento, considerado por sus amigos como “una gloria nacional” que se ve envuelto en la más absoluta miseria, y para colmo, ciego. Vemos como transcurren sus últimas horas de vida, en una ida y venida por las calles de Madrid y por distintos locales, acompañado de su amigo, para acabar muriendo en su portal, cumpliéndose así la visión que Max había tenido sólo horas antes, en la que vio su muerte.

Después de su muerte la acción se ve continuada mediante el velatorio de máximo. Cabe destacar la presencia de Rubén Darío en dicho velatorio.

Ademas, para rematar el trágico final de la obra, en una conversación en la taberna del Picalagartos, se da a entender que la mujer de Max (madame collet) y su hija (Claudinita) se han suicidado, que se vuelve aún más trágico si recordamos que la obra comienza con la proposición de Max a su mujer, de suicidarse junto con su hija.

Si bien esta es la historia principal, a lo largo de toda la obra hay referencias a una huelga de obreros (durante toda la obra están presentes los griteríos y menciones a las revueltas), que nos vuelve a brindar otro momento de gran tragedia, al mostrarnos cómo una madre sostiene en brazos a su hijo muerto, a causa de la represión policial.

Otra muerte destacada es la del compañero de celda de Max, acusado de promover a sus compañeros a la huelga.

Todo esto es utilizado por Valle-Inclán para hacer una dura crítica a su España contemporánea.

  • Estructura interna de la obra:

Luces de Bohemia, al contrario q otras obras teatrales, no se divide en actos, sino que se compone de 15 escenas, esto en cuanto a la estructura externa.

En la estructura interna, nos encontramos, como en la mayoría de las obras, la estructura exposición-nudo-desenlace:

Como exposición nos encontramos la primera escena, en la que nos hacemos una idea de la situación en que se encuentra Max Estrella, el protagonista de esta obra.

El nudo se compondría de las escenas 2 a la 12, en las que leemos el deambular de Max por ciertas zonas de Madrid.

Por último, el desenlace se desarrolla en las escenas 12 a la 15, en la que conocemos el trágico e irónico final de la obra, con la muerte de Max y de su familia, justo cuando les toca la lotería.

Cabe destacar que todo esto sucede en un breve espacio de tiempo, (desde el atardecer de un día, hasta el amanecer del día siguiente, es el recorrido de Max por Madrid).

  • Análisis de los personajes teatrales:

A lo largo de toda la obra aparecen aproximadamente unos 54 personajes, muchos de ellos “tipo”(un albañil, un ujier...).Por supuesto, estos personajes son planos, muchos de ellos teniendo apenas intervenciones. Entre estos personajes “tipo” nos podemos encontrar personajes colectivos, como “los modernistas”.

En esta obra aparecen algunos personajes, que en realidad existen, como Rubén Darío, y otros que, si bien no aparecen con su nombre real, podemos suponer quienes son (Max Estrella-Alejandro Sawa).

A pesar del gran surtido de personajes, el principal es Max, pero dentro de los secundarios se puede ver una clara división: los de una clase social baja (El Picalagartos, La lunares...), y los de una formación superior (Basilio Solulinake, el Marqués de Bradomín...).

Análisis de algunos de los personajes:

Max Estrella: Poeta andaluz, que vive en la más absoluta miseria, y que en los últimos tiempos se ha quedado ciego. También es conocido como Mala Estrella. Tiene una mujer (madame Collet), y una hija (Claudinita). Se nos presenta como un auténtico bohemio, como una gloria olvidada e ignorada.

Se cree que la personalidad de Max es la del escritor y periodista andaluz, Alejandro Sawa, inspirador de la bohemia española y amigo de Valle-Inclán. Vivió en París, conoció a Víctor Hugo y murió en Madrid ciego y loco en la peor de las miserias.

Inclán utiliza a este personaje para hacer su crítica, ya que le dota de una gran ironía.

Es un personaje de claros contrastes, tan pronto se siente un perdedor, como un ganador, tan pronto se nos muestra con un gran concepto de la dignidad, como se siente el ser más patético...

No le gusta la sociedad en la que vive, y por ello la critica constantemente, al verse en la miseria, comprende a la gente del pueblo, y se solidariza con ellos, como vemos en la escena de la cárcel, al compadecerse y sentir una profunda rabia por la situación en que se encuentra el obrero catalán.

La acción que más me llamó la atención de este personaje fue cuando en cuanto tuvo algo de dinero, lo gastó olvidando a su familia. Trata a todo el mundo con superioridad.

Latino de Hispalis.- Según sus propias palabras, se considera el perro lazarillo de Max, y cómo tal le trata Max. Se supone que es un fiel amigo, si bien al cerrar un trato con el librero, vemos como estafa algún dinero a Max, a pesar de saber la falta que le hacía. Su avaricia se ve reflejada de nuevo al final de la obra, cuando no da el dinero de la lotería a la esposa de Max y a su hija.

Madama Collet y Claudinita.- La esposa y la hija de Máx. Se nota que quieren a Max, ya que se preocupan mucho por él. Collet es francesa, y ha sido identificada como Jeanne Poirier, la mujer de Sawa. Claudinita es descarada, y no se lleva bien con Don Latino.

Aunque al final se suicidan, en ningún momento queda clara la causa de esa tragedia. Puede que sea por no soportar haber perdido a Max, o por su miseria, si bien seguramente sea la unión de ambos factores lo que las hace tomar esa trágica decisión.

Basilio Soulinake.- Un personaje alto, delgado, grandes barbas rojas de judío anarquista y ojos envidiosos. Es un periodista alemán, fichado en los registros policiacos como anarquista ruso. Parece tener algunos estudios de medicina. Un tanto prepotente y falto de caridad humana. Se cre que es Ernesto Bark

El obrero catalán: Coincide en la cárcel con Max, y éste útimo decide llamarle Saulo, aunque se llame Mateo.Al parecer, Saulo ha sido detenido injustamente, se supone que por incitar a sus compañeros de trabajo a hacer una huelga. Max se solidariza con el obrero, y esto le sirve de excusa para criticar la sociedad española, pero no puede hacer nada por salvar al obrero, que más tarde será fusilado.

Zaratustra.- Librero que de vez en cuando compra algo a Max. Se una a Don Latino para timar a Max algo de dinero.Se cree que en realidad puede ser Gregorio Pueyo.

Pica Lagartos.- Tabernero amigo de Max Y Don Latino. Suele participar en sus conversaciones. Se declara “Republicano a muerte” y defensor de la propiedad privada, “sobre todo la suya”

Rubén Darío.- El principal autor de los Modernistas. En realidad fue amigo de Valle-Inclán .

  • Contenidos ideológicos y situación de la obra desde el punto de vista temporal y ambiental:

Esta obra se desarrolla en un ambiente de vida bohemio, a finales del s.XVIII, principios del s:XIX; (recordemos que la bohemia se vincula al Esteticismo y a la sociedad romántica francesa. Intentaban aparentar despreocupación, y llevaban una vida al margen de las convenciones sociales. En numerosos actos de Luces de Bohemia se alude a París, a los modelos literarios de la bohemia (Víctor Hugo, Verlaine...), y la forma de vida bohemia la vemos en Max, un claro representante del estilo de este estilo de vida. Valle-Inclán fue uno de los más destacados representantes de la vida bohemia en la sociedad Española.

En esta época España se hallaba envuelta en una gran crisis, ya que poco a poco España iba perdiendo todo el poder que la había caracterizado en siglos anteriores. La crisis tenía desestabilizado al país, políticamente dividido en tradicionalistas y progresistas. Por si fuera poco, la patética situación del proletario iba a desembocar en numerosas revueltas.(Como la que se desarrolla a lo largo de toda la obra).

Si bien Valle-Inclán se inició en el modernismo, poco a poco se fue incluyendo en la llamada generación del 98, caracterizada por una feroz crítica a su sociedad, protestando contra los hábitos de la sociedad Española y oponiéndose al espíritu burgués (a pesar que la mayoría de escritores de esta generación pertenecían a dicha clase social). Este es un movimiento puramente Español, cuyo principal desencadenante fue el “desastre del 98” (pérdida de España de sus últimas colonias, Cuba y filipinas, cuando en toda Europa se estaba desatando una fiebre colonialista).

Si bien los autores de esta generación pretendían ayudar en la creación de un nuevo estado social, pronto se ven sumidos en un profundo desengaño, al ver que sus intenciones sirven de poco.

Ese espíritu de crítica de esta generación se ve en toda la obra de “Luces de Bohemia”:

Valle-Inclán nos muestra en esta obra una España caduca, hundida en la miseria. La que no hace mucho había sido potencia mundial, se ve dirigida de la mala forma.

A lo largo de toda la obra está claro el tono de lamento, pero Inclán no se limita a criticar las instituciones o ciertas personalidades, es una queja total, en la que se ve por primera vez una crítica colectiva

  • Rasgos lingüísticos más relevantes en esta obra:

Dado que esta obra se desarrolla en el Madrid marginal, en ella nos podemos encontrar bastantes vulgarismos; (amos por vamos, entodavía por todavía, ajuntar por juntar...) gitanismos; (Lila, camelar, chanelar...) y frases hechas populares, muchas de ellas claramente castizas; (ser más chulo que un ocho; Lagarto, lagarto...), si bien, al aparecer numerosos poetas y hombres de letras también nos encontramos cultismos (alea iacta est, teosóficamente...) y múltiples referencias a personajes famosos, históricos y/o legendarios. (Artemisa, Shakespeare, Pitágoras...).También vemos reflejado el nivel culto en los galicismos (journal, madame...). Además, debido al origen gallego de valle-Inclán, son frecuentes los galleguismos (cachiza, cañotas, cuadrar...). También aparecen con gran profusión las abreviaturas (delega por delegación, propi por propina...) y algún que otro americanismo (briago).

Con todo esto podemos observar, que hay coherencia en cuanto a clase social y nivel cultural, puesto que los personajes que representan a la gente del pueblo, al proletariado, o a las amas de casa, utilizan abundantes vulgarismos y frases hechas, si bien llama mucho la atención, como los susodichos personajes, introducen cultismos en medio de palabras o expresiones vulgares. Por el contrario, los poetas, o el ministro, utilizan un lenguaje más culto, no exento sin embargo de ciertos coloquialismos.

También está presente la adecuación, ya que por ejemplo, Max Estrella no habla igual con el ministro que con las prostitutas.

Uno de los rasgos que caracteriza ciertas obras de Valle-Inclán, es lo que se ha dado en llamar “Diálogo a gritos”, y se caracteriza por la abundancia en los diálogos de exclamaciones e interrogaciones viéramos representada alguna de esta obra, veríamos como los actores se ven obligados a gritar sus diálogos, de ahí el nombre.

En esta obra, el diálogo es muy rápido, lo que le confiere, de igual manera, rapidez a la obra.

Si partimos de la base de que el esperpento consiste en la deformación sistemática de la realidad, no es extraño que una de los recursos literarios que más nos podemos encontrar a lo largo de la obra sea la hipérbole (he sido tratado inquisitoriamente...). En ese afán de deformar la realidad, Valle-Inclán nos presenta lo inverosímil como normal y cotidiano, de una manera tan lograda, que casi ni nos damos cuenta mientras lo estamos leyendo (como que el ministro acepte recibirle).

El autor se enfrenta a los personajes desde arriba, es decir, que trata a los personajes como títeres sin voluntad; así Don Latino “guiña el ojo, tuerce la jeta y desmaya los brazos como un pelele”. Para recalcar esta posición del autor frente a los personajes, recurre a la animalización de las personas ( gusano burocrático, pollo chulapón, utilización de onomatopeyas en boca de diferentes personajes...) y la cosificación de muchos personajes (hongos, garrotes cuellos de celuloide..., referido a las personas que ve en la comisaría) es otra característica de esta obra, y por extensión del esperpento.

Un recurso frecuente en la obra de Valle-Inclán es la personificación de la muerte, lo cual nos lo encontramos cuando Max afirma haber tenido una visión de su muerte.

Otros recursos que aparecen son el sarcasmo y la ironía, de los cuales es el máximo exponente el protagonista, con frases como “Traigo detenida a una pareja de guindillas”, cuando el que iba detenido era él, “tengo el honor de no ser académico, o “soy cesante de hombre libre y pájaro cantor”

Los contrastes violentos se dan a lo largo de toda la obra, aunque sin duda unos de los más destacados es cuando a Max le toca la lotería, justo el día que muere, después de haber vivido en la mas absoluta pobreza.

Mención aparte hay que hacer a las acotaciones, ya que si normalmente solamente sirven para que el autor dé algunas indicaciones sobre la puesta en escena, en esta obra tienen más importancia que meros consejos escénicos puesto que no sólo describe situaciones que difícilmente pueden ser llevadas al escenario, sino que lo hace de una manera muy literaria, lo cual nos permite calificarlas como acotaciones literarias: “olor frío de tabaco rancio”, “ la cara es una gran risa de viruelas”, “lobreguez con un temblor de acetileno”...