Los vecinos mueren en las novelas; Sergio Aguirre

Literatura juvenil hispanoamericana del siglo XXI. Narrativa de Argentina. Novela de misterio. Escritores de novelas. Asesinatos. Testigos. Argumento

  • Enviado por: Pugliese
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

Los vecinos mueren en las novelas

La historia transcurre en la campiña inglesa. Sin duda es también un lugar literario propicio para homenajear toda una tradición de historias de misterio.
John Bland, un escritor mediocre de novelas policiales recién mudado junto a su mujer a la campiña, decide hacer una visita de cortesía a su única vecina, una anciana, aprovechando el viaje sorpresivo de su esposa a Londres.
La anciana, al enterarse de su oficio, le ofrece un relato de una experiencia que dice haber vivido en su juventud. Se trata de una misteriosa historia que le tocó escuchar en un viaje en tren: una joven dice haber sido testigo de un posible crimen, cree que el supuesto asesino la ha descubierto y está aterrorizada porque se siente perseguida. La historia está llena de vericuetos e intrigas que atrapan a John Bland, quien sin embargo, no admite que está admirado por la buena trama, quizás para no asumir su falta de ideas literarias. Entonces, decide entrar en un juego peligroso. Aunque había confesado no tener ninguna idea para una novela, comienza a relatar una historia que tiene a él y a su interlocutora como protagonistas: se trata del plan para asesinar a su anciana vecina. Lo que ni él ni el lector imaginan es, que a partir de allí, lejos de amedrentarse, la mujer responderá con armas similares a las utilizadas por el escritor: con historias donde la verdad y la ficción comienzan a cruzarse hasta llegar a extremos francamente peligrosos.
La verdad, la duda, los cruces de miradas y los límites entre ficción y realidad son tematizados en esta obra, convirtiéndose en el corazón de la trama. Los efectos de los relatos de ambos protagonistas son tan fuertes para el destino de la historia que se cuenta, que el lector no sabe si desear, junto al protagonista, que todo sea sólo una novela. La suspensión de la incredulidad a la que aludía Coleridge explicando así el pacto que entabla un lector literario con la obra que lee, se vuelve torturante en este texto, ya que todo el tiempo se está invitando al lector a poner en duda la veracidad de las historias que se cuentan. Dice Umberto Eco en Seis paseos por los bosques narrativos (Madrid, Lumen): El lector tiene que saber que lo que se le cuenta es una historia imaginaria, sin por ello pensar que el autor está diciendo una mentira. Sencillamente, como ha dicho Searle, el autor finge que hace una afirmación verdadera. Nosotros aceptamos el pacto ficcional y fingimos que lo que nos cuenta ha acaecido de verdad.
Estas cuestiones que parecen subyacer en el planteo de este libro, lejos de tranquilizar al lector (al fin de cuentas sólo se trata de una historia), hacen temblar gozosamente todas las seguridades. La duda surge victoriosa, como sucede con la literatura que abre caminos, que inaugura un territorio lleno de preguntas.´

“Los vecinos mueren en las novelas” se trata de una extraordinaria obra de misterio, suspenso y terror.
Jhon Bland, el protagonista de esta historia, es un escritor de novelas policiales al que no le va muy bien. Además su esposa tiene un amante, lo que hace que las cosas no mejoren.
La pareja vivía en Londres y deseaba estar en un lugar tranquilo, es así como decide ir a vivir a las afueras de la ciudad. Jhon creía que viviendo en el campo se solucionarían todos los problemas que tenían en la gran ciudad. Pero ya el primer día, sin siquiera haber desempacado las cosas, su esposa le dice que su padre llamó y necesita ir a Londres para ayudarlo. Él enseguida se dan cuenta que las cosas no resultaron como las esperaban, y que ella va al encuentro de su amante.
Como no tiene qué hacer en su nueva y abandonada casa, Jhon decide ir a visitar a su nueva vecina: “Cada vez que se mudaba de casa, Jhon Bland tenía la costumbre de ir a presentarse ante sus nuevos vecinos. Así lo habían hecho siempre sus padres, y le parecía que si no relizaba esa visita de cortesía, algo faltaba para terminar de establecerse en su nuevo hogar”.
La vecina, una humilde anciana, le pregunta de qué oficio trabaja. Jhon le cuenta que es escritor y al no estar inspirado le pide que le cuente alguna historia policíaca.
A medida que la anciana avanza en su historia, el frustrado escritor empieza a sospechar si la terrorífica historia que está escuchando es realmente ficción o es real y comienza a temer por su vida.
Esta novela es de esas novelas que fueron escritas para leerlas en una de esas noches lluviosas y solamente usted en su deshabitada casa.
Está escrita en 3ª persona pero a la vez hay partes que el narrador es protagonista y esto puede hacer confusa su lectura. Otro problema que pueden encontrar los lectores de esta extraordinaria obra es que de vez en cuando se va mucho por las ramas y hace que se pierda el hilo de la historia.