Los usurpadores; Francisco Ayala

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa y narraciones cortas. Argumento. Personajes. Biografía: Vida y obras

  • Enviado por: Krlos Lópz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

“Los Usurpadores”

Título:

“Los Usurpadores”. Biblioteca Ayala. Alianza Editorial.

Autor:

FRANCISCO AYALA. Premio Cervantes 1991

Novelista y ensayista español (Granada, 1906).

Estudió Derecho y Filosofía en la Universidad de Madrid; y Filosofía Política y Sociología General en Alemania en 1929-30. En 1932 ganó la cátedra de Sociología y Ciencias Políticas en la Universidad de Madrid, donde enseñó desde 1933 hasta 1936. Por esos años, fue colaborador de la Revista de Occidente y la Gaceta Literaria. Durante la Guerra Civil española ayudó a la causa republicana. Al finalizar la contienda se exilió a Buenos Aires, donde publicó algunas de sus obras, impartió clases de Sociología en la Universidad de La Plata de 1939 a 1950, y fundó la revista literaria Realidad.

Más tarde se trasladó a Puerto Rico, donde fundó la conocida revista La Torre. De aquí pasó a Princeton, Nueva York y Chicago, donde fue profesor de literatura española. Regresó definitivamente a España en 1969 y, de manera definitiva, en 1980. Tres años más tarde se le concedió el Premio Nacional de Novela y Narrativa. Miembro de la Real Academia Española desde 1983.

Escribió una primera novela de tipo realista, Tragicomedia de un hombre sin espíritu (1923), mientras cursaba el primer año de Derecho en la Universidad de Madrid. Otras novelas con ese mismo tono realista son Historia de un amanecer (1926) y Medusa artificial (1927), consideradas ambas como primeros tanteos en su producción. De esta fecha en adelante, su narrativa será mucho más experimentalista, como podemos ver en los cuentos El boxeador y el ángel (1929) y en los de Cazador en el alba, publicados en la Revista de Occidente en ese mismo año y uno más tarde en forma de libro.

Ironía, sarcasmo y sátira se hacen presentes en Los usurpadores (1949), constituida por seis historias, algunas de ellas escritas poco después de la Guerra Civil, donde el poder es el desencadenante de todas las desgracias; también en La cabeza del cordero (1949) muestra la preocupación por todo lo ocurrido durante esa guerra. En Historia de macacos (1955), publicada en primer lugar en la revista Sur (1952), escribe con un humor sarcástico y satírico; continúa con ese tono en dos libros, Muertes de perro (1958) y El fondo del vaso (1962), novelas negras y escépticas relacionadas entre sí, donde aparece el mundo esperpéntico de una dictadura americana.

Otras obras posteriores son: El as de bastos (1963), que recoge siete cuentos; Mis páginas mejores (1965) y Obras narrativas completas (1969). Más tarde, escribe El jardín de las delicias (1971), es su obra más personal en la que las abundantes referencias, tanto pictóricas y musicales como literarias, se hallan deliberadamente destacadas, de modo que el conjunto que forman contribuye en cierto sentido a dotar la obra de una unidad arquitectónica específica.

De su primera ocupación, la sociología, ha dicho que "se encuentra en la base de todos mis escritos", se derivan obras como el Tratado de sociología (1947 y 1959) y numerosos estudios sociológicos y ensayos, como El escritor en la sociedad de masas (1956) o Introducción a las ciencias sociales (1952). Sobre literatura general y española versan sus trabajos Reflexiones sobre la estructura narrativa (1970), Cervantes y Quevedo (1974) o El escritor en su siglo (1990). En 1980, publicó Recuerdos y olvidos, libro de memorias que le mereció el Premio Nacional de Literatura y Crítica.

Género:

Narrativo, ya que en las ocho historias se refleja una realidad real o ficticia, exceptuando la última historia (“Diálogo de los muertos”) que escapa de dicha realidad, además de estar escrita toda la obra en prosa.

Tema:

El tema general del libro en torno a la cual giran las narraciones que integran el volumen no es otra que la de que “el poder ejercido por el hombre sobre su prójimo es siempre una usurpación * ”.

*Usurpación: delito que se comete apoderándose con violencia o intimidación de inmueble o derecho real ajeno.

Contenido:

  • San Juan de Dios:

Narración que cuenta la transformación de un venerable soldado portugués en un monje dedicado por completo a la causa cristiana.

Un día, este soldado, vio que la defensa de su patria no era el camino que Dios había hecho para él, por lo que decidió dejarlo todo, vivir en la miseria y mendigar para hacer la voluntad de éste. Pedía a todo aquel que se le acercaba, unos le respetaban y ayudaban, mientras que otros, como un caballero de la época, le pegaba sin remordimientos hasta dejarle el rostro marcado por sus botas. Este suceso le llevó a un riachuelo cercano, en el que se lavó manos y cara, y mientras hacía esto, apareció por allí un chico llamado Antón, el cual le ayudó y pidió que le dejará acompañarle. Pero en ese mismo camino, una carreta se les acercó, era una dama llamada Doña Inés, la cual prometió al monje que a cambió del joven recibiría una limosna para levantar el hospital para pobres que deseaba construir, las dos partes aceptaron y San Juan de Dios recibió lo prometido.

Un día, estando en el hospital, San Juan recibió la visita de un caballero con las manos amputadas, el caballero pidió perdón al santo, ya que fue el caballero que le dio una paliza aquella mañana cuando éste mendigaba.

  • El Doliente:

Narración basada en la historia del rey Enrique II El Doliente.

La obra cuenta la situación vivida por el reinado de dicho rey, el cual sumido en una larga enfermedad, no era respetado por ninguno de sus súbditos, los cuales, con su desobediencia creían cobrarse la explotación sufrida por el rey Enrique.

Al cabo del tiempo, el Rey sana, recobra el poder que durante la enfermedad se debilitó, y manda encarcelar a todos aquellos que no han cumplido sus mandatos, pero con el tiempo, vuelve a recaer, y todos los detenidos son puestos en libertad haciéndole creer al rey que él había sido el que había dado la orden.

  • La Campana de Huesca:

Cuenta la historia vivida por dos hermanos, los cuales veían su futuro marcado por su nacimiento, ya que con la muerte del rey, el mayor de los hermanos paso a ocupar el trono vacío, mientras que el otro fue recluido en un monasterio.

Mientras que uno de los hermanos era considerado un héroe por su hazañas en el campo de batalla y sus continuas conquistas llevando a su patria a una extensión cada vez mayor, el menor intentaba olvidar ese ansia de poder que le provenía de herencia genética. Pero cuando éste consiguió borrarlo, su hermano murió en combate, y él fue el elegido para ocupar su puesto en el trono.

Tras ser nombrado rey intentó poner orden en el reino, pero su falta de carisma y genio, hicieron que ninguno de sus súbditos acatara sus ordenes, ellos mismo se burlaban y reían, hasta que un día, vencido por la cólera, mandó encarcelar y decapitar a todos los nobles que no lo aceptaban como rey. Cumplió su amenaza, y con las cabezas decidió hacer una campana la cual expuso en la catedral hasta que ésta perdió su interés debido a la rutina de las gentes que por allí pasaban.

  • Los Impostores:

Nos cuenta la historia del reinado del Rey Sebastián de Portugal tras su desaparición.

Esta desaparición llevó a muchos impostores a hacerse pasar por el rey, pero, con el tiempo, todos fueron descubiertos, hasta que un hombre de avanzada edad se presentó en las escaleras del trono frente al fraile Miguel, hombre de confianza del rey, asegurando que él era el rey que había vuelto después de un largo trayecto. Su historia cuajó, y fue bañado y vestido con ropas de lujo. Considerado por todos como el rey desaparecido, una pariente suyo requiere su presencia para verle, ésta no está muy convencida de su veracidad, pero se deja llevar por la euforia y lo acepta

Unas noches más tarde, la prima del rey requiere la visita de su confesor, el fraile Miguel, ésta le plantea sus dudas, y cual fue su sorpresa, al saberse por la mañana, que el que se hizo pasar por el rey no era más que un pastelero de un pueblo vecino. El pastelero fue detenido y condenado a morir en la horca ante la mirada de los presentes.

  • El Hechizado:

Cuenta la historia vivida por el Indio González Lobo en su travesía por saludar al rey Carlos II El Hechizado.

Esta narración es una especie de comentario literario a los apuntes de González Lobo durante sus viajes realizados para cumplir el objetivo antes mencionado. En ellos, como características generales, se describen acontecimientos que algunas veces carecen de interés, mientras que algunos que sí lo tienen, los omite, además, el ellos se describen tanto lugares como personas de forma minuciosa.

Estas escrituras nos viene a contar las aventuras y desventuras que tuvo que sufrir para que, cuando se disponía a mostrar sus respetos al rey con su correspondiente reverencia, un gracioso mono distrajera la atención del rey y ambos se retiraran sin estrechar sus manos.

  • El Inquisidor:

Como su propio nombre indica, nos situamos en época de la inquisición de la Iglesia cristiana.

En esta historia se nos relata el paso a la fe cristiana de un rabino, el cual, impulsado por la muerte de su mujer, decide ser cura. Algún tiempo después, el nuevo cura es ascendido, por sus esfuerzos por saber más y sus completos estudios en teología, a obispo, estando al cargo de una diócesis.

Debido a la época en la que se encontraba además de estar a cargo de ese terreno, debía ejercer como juez, lo que hizo que encarcelara a los que antes eran sus amigos judíos por no procesar su misma religión. Esto colmó a su propia hija, que se enfrentó a él y a todos los que apoyaban a su padre, haciéndole ver, que lo que ellos hacían era lo mismo que los romanos hicieron con el propio Jesucristo por lo que llegaba a la conclusión de que, probablemente, si un nuevo Mesías llegara hablando sobre sus nuevas doctrinas y parábolas, fuera encarcelado por injurias sin dar lugar a la libertad de expresión.

  • El abrazo:

Es otra historia de reyes contaba en labios de Juan Alfonso, hombre de confianza del rey Alfonso.

Ala muerte de éste, su hijo más pequeño, Pedro, hijo de Ana, pasa a ocupar el trono, pero el nuevo rey tiene otros tres hermanos cuya madre es Leonor. La función de Juan Alfonso era la de que intentara reinar la paz entre los cuatro hermanos, pero eso fue imposible. Además del odio mutuo entre las dos mujeres, que acabo con la muerte de Leonor, Pedro se dispuso a hablar con uno de sus hermanos, Fadrique, pero a la hora del encuentro, a Pedro le llegó la noticia de que los tres hermanos querían conspirar contra él, por lo que mató a su hermano. Esto dolió mucho a la otra familia que juró venganza.

Pedro estaba enamorado de la sobrina de su escudero Juan Alfonso, pero dicho amor no podía existir, ya que ella no era de sangre real, por lo que el rey de Francia decidió casar a su hija con el rey, pero a su llegada, ésta era ignorada por su prometido, así que decidió volver a su país. Una vez allí, al conocer la noticia el rey, mandó tropas para que apoyaran al hermano de Pedro, Enrique, en su intento de venganza. Una vez dispuesta todas las tropas, aislaron el reinado, varios hombres, entre ellos Enrique, entraron a la cámara del rey, y tras una dura lucha entre él y Pedro, ambos cayeron al suelo sin vida, y Juan Alfonso, al pertenecer al bando perdedor, tuvo que huir hasta que se encontró fuera del reinado.

  • Diálogo de los muertos:

Historia fantástica en el que varios muertos, desde sus tumbas, hablan sobre la humanidad que vive en su época, criticando su forma de pensar y vivir, sin saber, que aunque están vivos, su alma y raíces están muertas y podridas.