Los treinta y siete adioses al mundo; Agustín García Calvo

Literatura contemporánea. Filosofía española. Existencialismo. Relaciones sociales. Ciencias. Letras

  • Enviado por: Brujita
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 16 páginas
publicidad
publicidad

¡Adiós, putas y señoras feas!

En este adiós Agustín nos dice que le da mucha pena dejar de ver y sentir a las mujeres pero que viendo en que se convierten día a día, le duele y no le importa dejar de verlas, a casi todas no a la totalidad.

Mujeres que se han convertido en novias del dinero, novias del señor, ejecutivas de corazones... y sobre todo, mujeres que se venden a ellas mismas a la ley del los hombres.

Mujeres bellas, que con una mirada, con un guiño una sonrisa... son capaces de “volver loco a cualquiera”. Las mujeres son mas ricas que todos los tesoros, la riqueza personificada se someten a la ley del hombre y se venden en todos los mercados.
Agustín se queja de las mujeres que se venden hasta rozar el putiferio, se casan con ricos, mafiosos, banqueros... solo lo que mas le duele es que intenten ponerse al nivel del hombre (tonto) y discutir de fútbol, coche, esas cosas tan materiales.

También le duele las que se ponen al servicio de su jefe o de ama de casa. Todas no son así pero si una gran mayoría casi y sumida en la idiocia.

  • Hace una critica a tod@ que se venden por el poder, el dinero en este caso reniega de las mujeres, que la gran mayoría no lucha como lo hicieron sus antecesores, sino que agachan la cabeza o se quejan y que muchas por estar a la altura de los hambres cometen los mismos errores.

¡Adiós fechas y fiestas a otro!

En este adiós Agustín nos cuenta que le haría feliz si al morir dejaran de existir las fechas. Ni cumpleaños, aniversarios, santos... pues piensa que todo esto es un invento de los comerciantes, una farsa.

  • Yo en este adiós le doy la razón en parte, pues hay fechas (día del padre, la madre, san Valentín...) que solo son para hacer negocio y creo que para otras fechas (cumpleaños, aniversarios...) muchas veces te hace mas ilusión el que la gente que te quiere se haya acordado de ti en ese día, que un regalo.

¡Adiós alma Mater, prostituta!

En este adiós, Agustín nos cuenta que no le importa dejar el mundo con tal de no tener que ver mas las universidades, que corrompen a los jovenzuelos, manchando y aburriendo; para que estos lleguen a ser gente de provecho, y aunque el haya pasado por ello siempre estuvo en contra

  • Como yo aun no e llegado todavía a dicha etapa no puedo opinar, en cuanto a lo de morir por dejar a tras a las universidades, prefiero morir.

¡adiós música de sordos! SST

aquí, Agustín narra la frustración a la música de hoy en día. Como siempre, nos compara el pasado con el presente, alabando, como suele hacer en todos sus capítulos, lo que fue el pasado. En general, sino me equivoco, critica a la música discotequera, que no tiene ni siquiera una melodía, que por que esta en inglés, sino al escucharla nos resultaría propaganda y patética. Dice que el estado aprovecha esto le da propaganda, accesorios que hagan economía de la música, hacen ropita para que los niños la compren, y así vayan todos con eso ( aunque la mayor ventaja es la economía, para variar). Dicen también de la música eléctrica, que solo tiene ruido y decibelios, pero que a esto lo llamamos marcha. Que solo está esta “musicorra” para atronarnos a los jóvenes (también a los padres) y así no peder escuchar la falsedad de esta música. Que cuando están esas chicas (no se porque solo menciona a las chicas) en algún estadio de “música”, no gritan a los cantantes (se lo creerán ellos) sino por la represión que el régimen les da. Por ese inmenso aburrimiento de la vida misma.

Una critica hacia lo que es ahora la “música” una variación de la misma esta con instrumentos artesanales, con melodías, ritmos, con voces... una alteración del significado de música. Aun así, Agustín recalca que aun habiendo lo que hay, siguen apareciendo músicos finos y sensibles y se produce música con mas talento y virtuosidad y mayor perfección técnica.

¡Adiós idiomas! callaos ya

En este capitulo, garcía calvo no tiene mucho aprecio a los idiomas. Dice de ellos que no sabe si de tanto haberse divertido con ello ha acabado harto de tanta diversidad. Menciona a dios diciendo que le gusta que las gentes sean diversas y que tengan sus propias lenguas y que así no haya peligro de que una lengua común descubra la falsa de sus leyes y menciona, así como la condena de babel.

Dice también que los idiomas, esa diferencia han contribuido a fronteras entre pueblos o guerras...

Menciona como siempre el negocio que dan los idiomas, el capital que mueve y como lo mueve y como la gente maneja bien el idioma para formar una realidad.

Por ultimo García Calvo se despido del idioma y la realidad que este mismo se han formado en esta vida.

¡adiós, ciencia, opio del pueblo!

Aquí agustín nos declara se resignación a las hipótesis o incluso podíamos decir afirmaciones que nos señala la ciencia, y su resignación hacia una sociedad que mediante la TV y CD ROM nos van inculcando esta forma de realidad. Esta realidad de la ciencia que no nos deja divagar ni sentirnos tranquilos en nuestras pequeñas mentes, ni sentir un respiro, un descanso al decir que al morir tenemos algo. No esta realidad no lo permite. Nos dice la historia del tiempo vivo o por lo menos lo intentaba porque no la ciencia esta segura de lo que cree habar comprobado. Y sin embargo se esta formando cada vez mas como dice Agustín con mas movimiento de dinero, con mas centros especializados, que al mismo tiempo se impone a las poblaciones por medio de todos los medios posibles. Como dice Agustín ya la religión ha perdido su puesto para que la ciencia lo ocupe ahora, la ciencia del opio del pueblo.

A opinión personal s un tema que no tiene ni pies ni cabeza. Que tanto puede tener razón la ciencia como la puede tener la religión. Pero sin embargo no la ciencia puede justificar sus comprobaciones, ni la religión puede comprobar sus justificaciones ¿quién dice que las dos no están emparentadas? ¿por que no pueden tener algo en común? Es un tema que lo único que consigues es construir preguntas para no encontrar respuestas.

¡Adiós jóvenes! Que os futuren

aquí nos demuestra de nuevo su clara manifestación hacia la sociedad. Una manifestación hacia la sociedad. Una manifestación y rebeldía hacia el régimen y estilo de vida que nos han ido imponiendo poquito a poco en nuestra insignificantes vidas. Nos machacan sicológicamente hablando desde muy pequeños que tenemos que prepáranos para un futuro. Y nosotros sin rechistar, asentimos ingenuamente porque pensamos que lo que nos están diciendo es la única posibilidad que tenemos. Ni siquiera hacemos cara, ni luchamos por nuestras ideas, ni siquiera hemos preguntado por que. Y sinceramente estamos haciendo lo que unos cuantos hombres han dicho, y para colmo, dicen hablar desde la opinión del pueblo. En fin y como dice Agustín, nos vamos colocando en los cuadros del régimen y con éxito o sin el vamos acumulando tristeza y aburrimiento. Y si miramos bien nos pasamos toda una juventud preocupándonos o preparándonos para un futuro que nos han demostrado desde niños que cuando mas capital tengas y lo gastes mejor. Y así después de desaprovechar las ilusiones de la juventud y pasar toda la vida llena de monotonía pueden incluso proponernos un plan de jubilación. Menos mal que algunos, muchos, somos conscientes de esto y nos rebelamos para que nuestra vida sea algo mas que cuatro paredes.

¡Adiós letras! Que os borren

aquí Agustín nos manifiesta de nuevo su desaprobación hacia la sociedad o mas bien dicho hacia quienes nos van dirigiendo en ella. Aquí su manifestación va orientada hacia la forma en la que las letras has sido trasferidas hasta un punto en el que con ellas han llegado en pocos términos a manipularnos. Nos cuenta Gª Calvo como la necesidad

de la propia vida cotidiana nos hizo inventarnos una serie de números u letras que nos pudieran ayudar. Sin embargo nos entorpece como ha llegado hasta un punto en el que hasta ser culto supone de un gran importe económico a beneficio como siempre de la gente de ala arriba. También que se ha llegado a un mal uso de ellas como han sido las palabras utilizadas para ensandecer al pueblo y hacer creer lo que ellas mismas están diciendo, lo que su dueño dice con ellas. Al igual que esta denuncia que están hayan sido casi sustituidas por otro tipo de telecomunicaciones las cuales derivadas de las propias palabras.

Creo a propia opinión que como dice Agustín nos están manipulando al antojo pero no por eso hay que maldecir las palabras utilicémoslas ya que las conocemos para hablar contra ellos.

¡adiós, fotografías, mentirosas!

Aquí García Calvo manifiesta su desaprobación hacia las fotos. Dice que son falsas no muestra la realidad y las maldice precisamente por eso por no ser verdad. Dice que aunque muestren una imagen suya al igual que los videos sigue sin ser el, que te dejan un momento fijo “un momento” para toda la eternidad por el único para toda la eternidad pero el único objetivo es ese que se sepa que ha vivido uno.

Y así en todo el capitulo García Calvo recalca de las fotografías y las imágenes en movimiento su falsedad diciendo que así no se enteran de nada ni de pensamientos ni de realidad en definitiva y sacando conclusiones de todo esto las fotografías están echas con la intención de retener el tiempo en ese preciso momento y que el ser humano por el miedo a este y a la muerte las utiliza para esto y García Calvo lo único que dice es que no, la vida seguirá y tu seguirás con ellas y seguirás siendo tu mismo ( pensamiento carácter) con el paso del tiempo y con el cambiaras tu mismo (la vejez). Esta es mi conclusión en todo esto. Pero no se porque, por que yo tengo una gran afición a la fotografía me gustan aunque siempre que las miro siento añoranza y esto es lo que para mi representan. “añoranza”.

¡Adiós, madre tierra, adultera!

En este capitulo, manifiesta, García Calvo, su aleto hacia lo que hace el ser humano desde principios de la historia con la tierra, la naturaleza, en si mismo. No hace una desaprobación a ella misma la naturaleza sino al contrario le gusta y la adora, dice que le alivia morir por no ver lo que hacen con ella, no verla sufrir.

Dice que poco a poco nos vamos cargando el planeta, antes con una gran inmensa variedad de árboles flores y animales y ahora por la insociable búsqueda de negocios lo cual es un sinónimo de dinero y bienestar social. Pero que esto lo único que hará será conducirnos a todos a una muerte segura. Y como ingenuamente patético el miedo ha hecho investigar sobre “la tierra” y hacerla participe de un conjunto de planetas, y todo y sigo diciendo patético por el miedo a la muerte necesidad de saber donde iremos después.

Un tema que particularmente hablando seria para decir en verdad como una noticia y darnos cuenta todos de que estamos haciendo realmente.

¡Adiós noticia! No pasa nada.

Aquí como en cada un de los capítulos García Calvo pone de manifiesto su resignación y desaprobación que hace el hombre con las cosas, al manejo para su propio beneficio.

En este capitulo habla de las noticias y en el empieza desaprobándolas porque ni siquiera le dejan de respirar. No hacen mas que llegar por todas las partes sin dejar por un momento disfrutar de esta vida sin miedo a no hacer esto porque he escuchado por las noticias que... ni ha decir lo otro porque puedes coger algo; simplemente el hecho de evadirse un poco creo que García Calvo es este aspecto echa un poco de menos aquella vide en el que las comunicaciones tecnológicas eran menos extensas y uno podía sentarse en un silla mientras veía una puesta de sol, sin teléfonos, televisores, ni radios que interrumpen ese momento. No digo que no usaran, pero si que eran menos “famosos” por así decirlo. Sin embargo ahora todo es noticia, verdadera o no según que canal o en que emisora de radio lo escuchemos todo será emitido al interés de esa compañía. García Calvo, denuncia esa realidad que nos quieren hacer ver la noticia, porque no por esos medios de comunicación los cuales hace entretener a la “masa” y convertir la vida en tiempo.

¡Adiós religiones, embusteras todas!

En este adiós Agustín nos cuenta que no el apena dejar el mundo con tal de librarse de la religiones de las cuales claramente dicen solo valer para entretener a la masa y seguir dejando que no piense

De lo cual dicen que sirve para aliviar la pena de la muerte pero que van a saber si la región ha provocado y provoca matanza. Religiones que tienen mandamientos como en el brujo de las antiguas tribus. Siempre al acecho y buscando sus propios intereses y no les da los demás como predican.

Religiones que utilizan preciosos ritos como las procesiones, las cuales son dignas de felicitar pero que solo sirven para tapar y oscurecer ciertas cosas que las iglesias no quieren que se vea.

Gracias a las religiones no podemos ni debemos pecar pero por ellos son los primeros.

Parte e mi reflexión esta arriba y le doy la razón al autor aunque no hace falta morir, yo no hago caso a ninguna religión.

¡Adiós perros del hombre!

En este capitulo Agustín nos cuenta que no le importa dejar el mundo con tal de que no hubiese automóviles que los compra y las ciudades volverán a ser parajes para vivir y oler sentir y pensar, descubrir... lo falso de la realidad, pero no va a hablar de los coches otra vez, sino de los perros, si, ese animal domestico cariñoso y fiel. Nos cuenta que le da pena ver los ojos de los perro, las cacas que depositan en las aceras... y por no ver estos destalles abandonaría el mundo. Agustín se indigna peor que el hombre solo quiere al perro porque es suyo, es de su propiedad y que si no fuera así le importaría un verdadero rábano y serian aplastados como cualquier otro bicho. El cariño que tiene el perro al amo nunca será reciproco en cantidad, el hombre solo ama al dinero y el poder enriquecerse aunque el dinero sea la muerte de las cosas. Aunque el perro tiene hermanos animales como la vaca o el cerdo que ya desde pequeños tiene la muerte asegurada pero pasando por una vida planificada pro el hombre, una vida planificada para engordad para posteriormente convertirse en sucio y vil “dinero” y que hace el perro pues el cuidados de sus reses y bienes en resumen de su dinero eso es lo que quiere.

Posiblemente este es el mejor resumen que he hecho de algunos de los adioses y estoy bastante desacuerdo con el autor pero sigo sin darle al razón en ese pequeño punto de PERDER LA VIDA.

¡adiós turistas hasta otro mundo!

En este adiós García Calvo, cuenta que deja el mundo sin haberlo recorrido demasiado, sin ni siquiera haber pasado el chaco lo copo recorrido dentro de un breve cuadro haberlo visto y pisado bastante, cosas tales y preciosas como los atardeceres desde los puentes de París, roma o Zamora... pero dentro del mismo cuadro y por noticias de las mas lejos o de la triunfante mayoría de sus congeneres que redicen a masa de individuos a la gente. No le importaría dejar e mundo con tal de ver turistas movidos y mandatarios de la sociedad capitalista que hasta en los medios de transporte útiles, como el tren, se introduce con la llamada “clase turista” destinada a las mayorías. Nos dice que un viaje tienen un fin, cerrar un negocio, un cita... auque el fin es lo e menos porque a veces sin proponértelo por la ventanilla del tren (mejor medio de viajar) descubres cosas interesantes y así es un asombro constante. Pero si ver esas cosas y otras mejores te lo ponen como el fin del viaje entonces ¿qué sientes al paso? En ese consiste el turismo, en mover gente de un lado para otro con el mero pretexto de ver y conocer algo, con ese pretexto se mueve el capital. Y que por muchas ganas que le entren de realizar un viaje, se aguantara y contentara con vivir de la imaginación

Me parece una bonita y buena reflexión del turismo, pero a mi me encanta viajar y si tengo capital para ello lo haré a pesar de que sea un simple numero en una larga lista y de que mi dinero sea mas importante. Viajando se aprende y se descubre cosas nuevas y no pienso ni quiero dejar de aprender nunca y para ello hay que vivir.

¡Adiós deportes! ¡a sufrir!

En este adiós e autor se queja e los deportes los considera actividades inútiles que llenan los espacios libres que quedaban de los automóviles llenando zonas tan raras y apartadas como desiertas, vías, campos...

Hasta las ratos que el trabajo dejan un pequeño respiro que hasta ese pequeño rato lo llenan e deportes, actividades que retuercen las vidas de los jóvenes gimnastas. Actividades que le dan asco, sobre todo las equitaciones llenas de numeritos, escudos y nombres cerca del corazón, corazón sudoroso.

Estas actividades que creemos y practicamos por salud, bienestar... peor lo único que hacen es machacar nuestros cuerpos y hacer que penemos por ellos.

También le molesta la defensa que se hace campeonato en este caso las olimpiadas, las cuales son pregonadas y elogiamos porque vienen del antiguo, de los griegos nada menos peor dice que el pueblo griego cometería actos bárbaros que nos horrorizan de otros pueblos.

No me a gustado este adiós y no estoy de acuerdo. Me encanta los deportes y veo la mirada e Agustín demasiado radical y pone a los deportes totalmente negativos.

¡Adiós TV! a mi no me ves

en este nuevo capitulo el autor nos cuenta que dejara el mundo contento con tal de no tener que ver la TV, ni a la TV mas nos dice que es una caja inútil con la cual la gente se aborrega y queda embobada, mostrándonos una realidad diaria, llenándola de sucesos y noticias tristes, conmovedoras, deportivas... que llenan el tiempo y si lo hacen perder a la masa. También culpa a la televisión de tener mucha culpa de sucesos terroristas de ETA, o cualquier otra banda organizada; ya que dan propaganda a ellos mismos, eso es lo que buscan además de asesinar a alguna pieza clave buscan Lamar la atención y al salir por el poder mediatizado mas grande (¡¿quien no tiene una tele?!) estas haciéndoles propaganda, acusando a la masa sumida en la idiocia y dando puntos a favor a los terroristas mismos con afán de protagonismo. La televisión nace para mover el capital y producir tiempo vacío. Incluso vuelve a la gente tonta para no saber vivir sin la televisión. Sin existiese la gente volvería a darse cuenta de muchas cosas, incluso volvería a pensar.

Le soy la razón en casi todo al autor, parte de mi reflexión esta hecha arriba. Le doy la razón en casi todo, sigo sin estar de acuerdo en lo de dejar el mundo, si no quieres tele pues no la compres o no la enciendas! Yo no veo la tele casi nada, solo un rato después de comer y llega a quemar la cabeza, pues tiene razón cuando dice que hay gente que sin la tele no sabría vivir, yo en mi caso si sabría.