Los siete saberes necesarios para la educación del futuro; Edgar Morín

Educación. Pedagogía. Enseñanza. Sociedad. Necesidad de transformación. Conocimiento pertinente. Condición humana. Pensamiento policéntrico. Incertidumbre. Compresión. Ética

  • Enviado por: María
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad
publicidad

LOS SIETE SABERES NECESARIOS PARA LA EDUCACIÓN DEL FUTURO.

INTRODUCCIÓN:

Este libro comienza hablando de la necesidad de transformación que tenemos la sociedad humana si queremos que el mundo siga satisfaciendo nuestras necesidades y las de los que vendrán después, aunque el egoísmo que reina en nuestra sociedad nos hace actuar sin pensar en las consecuencias que nuestras acciones tendrán en las generaciones venideras. Debemos empezar a cambiar ya nuestro modo de interactuar con el mundo si queremos que este nos sobreviva y sobrevivirnos a nosotros mismos,a la sociedad humana.

El mundo del futuro tiene que ser totalmente diferente al que tenemos hoy,tiene que ser un mundo donde reinen la democracia,la equidad,la justicia social,la paz y la armonía con nuestro entorno.La educación es la fuerza del futuro,uno de los mas poderosos instrumentos de los que disponemos para lograr ese necesario cambio en nuestros comportamientos y nuestros estilos de vida.De eso trata este libro,de cómo la educación puede contribuir en buena medida a transformar el mundo siempre que partamos de una transformación de esta,es decir,que la educación deje de ser un conjunto de disciplinas no interrelacionadas para pasar a ser una unión de saberes,al igual que el ser humano es una unión de características.Los saberes necesarios y,por que no decirlo,olvidados en la educación actual son siete,expuestos en este libro:La cegueras del conocimiento:el error y la ilusión;los principios de un conocimiento pertinente;enseñar la condición humana;enseñar la identidad terrenal;afrontar las incertidumbres;enseñar la comprensión y la ética del género humano.

Son saberes que parecen de sentido común,que se dan por conocidos y evidentes y que sin embargo son desconocidos o no entendidos en la medida necesaria,no interiorizados como objetivos educativos cuando,en realidad,es lo más básico que necesitamos saber para que nuestra relación con nosotros mismos,con la sociedad y con el mundo sean beneficiosas y saludables para los tres aspectos,indisolubles,que son individuo,sociedad y mundo.

1.LAS CEGUERAS DEL CONOCIMIENTO: EL ERROR Y LA ILUSIÓN.

Es importante conocer el funcionamiento del cerebro humano,del conocimiento,para conocer también sus deficiencias y no confiar plenamente en él,saber cuándo nos engaña y no dejarnos dominar por ideas erróneas o estipuladas e interiorizadas por nosotros antes de darnos cuenta de lo que hacíamos.

Los dos principales peligros en lo que al conocimiento se refiere son el error y la ilusión.La mente por si sola está conectada sólo un 2% con la realidad exterior.De ahí que se produzcan errores en la percepción,sumados al error intelectual.La mente no es pasiva con respecto a los estímulos que llegan a ella,si no que actúa sobre ellos acomodándolos a sus esquemas para hacerlos inteligibles.Al igual que a la hora de expresar las ideas.Esto lo hacemos mediante palabras,conceptos que es imposible que expresen en su totalidad un significado,una idea.Y no hay que olvidar las características específicas de la psique y la personalidad de cada persona,que inyectan en el conocimiento sus propios valores,educación,creencias,deseos,ideas…lo que interviene en la visión del mundo que cada persona tiene.Todo esto también se relaciona con el conocimiento que creemos obtener por medio de nuestra memoria,supuestamente objetivo pero realmente cargado de nuestro inconsciente,de nuestro mundo interior y por tanto,cambiado,cambiable y poco fiable.

¿Qué tenemos para luchar contra los errores de nuestra mente? La racionalidad,que apela al control del entorno,al control del prójimo,al control de la práctica y al control cerebral para corregir y comprobar nuestras ideas,nuestras teorías y nuestros conocimientos.Esta racionalidad debe permanecer simpre abierta a las críticas,para evitar convertirse en racionalización,lo que nos llevaría al error y la ilusión.La racionalidad dialoga con la realidad,la racionalización se cierra formando doctrinas.Es vital que mantengamos una actitud autocrítica para reconocer la racionalización que se esconde en nuestra racionalidad.Esta es la característica que nos permite distinguir una de la otra:la racionalidad tiene la capacidad de reconocer sus insuficiencias.

Otra fuente de error e ilusión inscrita en nosotros desde el nacimiento son los paradigmas.Los paradigmas seleccionan las ideas que debemos considerar y rechazan las otras,expresándose en axiomas, “verdades evidentes” que ni nos planteamos y que son características de la ceguera de nuestra mente.Los paradigmas,inscritos en nuestro subconsciente nos llevan a actuar y pensar conforme a ellos.Nos aclaran y nos oscurecen,nos revelan y nos esconden.Se encuentran en nosotros al igual que determinadas ideas desde que nacemos,por medio del imprinting cultural.De ahí que rara vez la selección sociológica y cultural de las ideas,las ideas que dominan en una sociedad,sea por mérito a su verdad.

Las sociedades domestican a los individuos por medio de las ideas,que a su vez domestican a las sociedades y a los individuos,es más,les poseen.Debemos tomar conciencia de las ideas que nos poseen para poder domesticarlas,convertir idealismo en idealidad,la situación de posesión por una situación de colaboración entre las ideas que nos poseen y nosotros para ayudarnos a traducir lo real.No podemos prescindir de las ideas en la lucha contra ellas,ya que deben actuar como mediadoras entre lo real y nosotros,sin identificarse con lo real.En fin,sólo podemos considerar dignas de fe las ideas que conllevan la idea de que lo real resiste a la idea.

Hablando de lo real,esto es inesperado,y la educación del futuro debe enseñarnos a adaptarnos a lo inesperado,a esperar lo inesperado,rechazando el mito del hombre como conocedor omnisciente.

¿Cómo conocemos? Esta debe ser una pregunta básica en la educación del futuro.Debemos tener en cuenta las condiciones bioantropológicas,socioculturales y noológicas que nos llevan a plantearnos interrogantes fundamentales sobre el mundo,el hombre y el conocimiento.El conocimiento del conocimiento es vital.Debemos lograr una integración del conocedor en el conocimiento y del conocimiento en el conocedor,lograr un autocontrol del conocimiento dejando que nos posean las ideas de crítica,autocrítica,apertura y complejidad,mantenernos siempre alerta,civilizar nuestras teorías de manera que sean abiertas y autocríticas,racionales,reflexivas…Resumiendo: debemos dejar de ser víctimas de los engaños de nuestra mente (error e ilusión) conociéndolos y armándonos contra ellos.Esto,el conocimiento del conocimiento,debe ser uno de los saberes fundamentales en la educación del futuro,para ayudarnos a dejar de ser víctimas de los engaños de nuestra mente (error e ilusión) armándonos contra ellos,y la mejor arma es el conocimiento del enemigo,de sus fallos y puntos débiles,de su funcionamiento y su manera de actuar.Lo paradójico es que para luchar contra el enemigo,los errores del conocimiento,necesitamos del conocimiento.Conócete a ti mismo.

II. LOS PRINCIPIOS DE UN CONOCIMIENTO PERTINENTE.

Es primordial percibir el conocimiento en el contexto global.Acceder a la información sobre el mundo,considerarla y organizarla en todas sus dimensiones.Para ello es necesaria una reforma de la educación,que se encuentra parcelada y especializada,y lograr una integración de las partes en el todo,para hacerlo evidente,y del todo en las partes.La inadecuación entre la desarticulación de nuestros saberes y la multidimensionalidad de nuestras realidades y problemas convierte en invisibles: el contexto,que determina las condiciones y los límites de nuestros saberes;Lo global,es decir,la presencia del todo en las partes y de las partes en el todo y la característica diferencial del todo,que no es igual a la suma de las partes,ya que la unión de las partes da lugar a un todo con características especiales que no se encuentran en la suma de las partes,al igual que hay características de las partes que desaparecen al integrarse en un todo; lo multidimensional de las cosas,multidimensionalidad que debemos reconocer e insertar nuestro conocimiento en ellas; y lo complejo,lo que está tejido junto,lo que es inseparable,la unión entre unidad y multiplicidad.

La educación debe promover una inteligencia general capaz de referirse de manera multidimensional a lo complejo,al contexto dentro de una concepción global.El conocimiento que busca construirse en relación al contexto,a lo global y a lo complejo debe movilizar lo que el conociente sabe del mundo,su interpretación.Existe una correlación entre la movilización de los conocimientos de conjunto y la activación de la inteligencia general.

La educación del futuro debe saber estimular a la mente para la solución de problemas,estimular la curiosidad,básica para el descubrimiento.Debe empujar a la mente a utilizar los conocimientos que posee superando las antinomias ,la dispersión y disgregación de los conocimientos a la que nos hemos visto llevados por la especialización.Debemos conseguir una visión global del mundo,pero sin olvidar las partes.El no ver lo global nos lleva a perder el sentimiento de responsabilidad que tenemos nosotros como partes del mundo de lo que le pase a este.Esta pérdida de conciencia de formar parte,de ser causa y consecuencia de un todo,lleva al debilitamiento de la solidaridad,al sentirnos o pensarnos ajenos y aislados de lo que pase en el todo del que no nos pensamos parte.

Hablando de los problemas esenciales que tiene el conocimiento para lograr ser un conocimiento pertinente,nombraremos tres :la disyunción y especialización cerrada,que dificulta la contextualización; la reducción,que limita el conocimiento del todo al conocimiento de las partes,y la disyunción que nos impide organizar todo el saber disperso en un saber general contextualizado; y la falsa racionalidad de la que somos víctimas los seres humanos,en nuestra ilusión de ser omnipotentes,sabios y los únicos racionales,cuándo estamos en camino de convertirnos en unos subordinados de nuestra propia ciencia y tecnología.

La falsa racionalidad en la que vivimos,creyendo ser los únicos poseedores del conocimiento y de la razón,nos ha llevado a vivir los grandes problemas,masacres y catástrofes que han sucedido a lo largo del siglo XX y anteriores.La falsa racionalidad nos atrofia la comprensión,la reflexión,la visión a largo plazo,la empatía,el respeto a lo diferente…En fin,nos lleva a un estado en el que creemos ser superiores cuándo en realidad no somos más que víctimas,ilusos enanitos que nos creemos gigantes y que seremos aplastados si no tenemos en cuenta nuestro verdadero tamaño,nuestras limitaciones y nuestras posibilidades.

Deberiamos librarnos de la falsa racionalidad,cambiar nuestro pensamiento por un pensamiento que reuna,un conocimiento que sintetice el todo y las partes,conjugue el analisis y la síntesis,que nos permita un análisis lo mas acertado posible de la realidad y por tanto,un comportamiento consecuente.

III. ENSEÑAR LA CONDICIÓN HUMANA.

La educación del futuro debe enseñarnos la condición humana,es decir,la condición común de todos los humanos,situada en el universo.En un mundo como el nuestro,caracterizado por el pensamiento disyuntivo y disgregador,debemos aprender a concebir el ser humano como la unidad compleja que es,con ayuda de los conocimientos resultantes de las ciencias.Debemos aprender a pensar el ser humano en todas sus condiciones,cósmica,física,terrestre y humana.

Nuestra condición cósmica resulta de que,remontándonos en el tiempo,nuestro planeta es producto del cosmos,y con el,nosotros.A la vez,nuestra condición es física y terrestre,pues como seres vivos que nacimos y habitamos en este planeta dependemos de el para vivir.Debemos ser humildes y reconocer esta necesitad ,surgida de nuestra identidad física y biológica terrestre.El sueño de la superioridad de la raza humana y de su poder absoluto nos lleva a pensar que la tierra es nuestra,y depende de nosotros,cuando en realidad nosotros dependemos totalmente de la tierra.

La condición humana es,básicamente,la animalidad y la humanidad que nos conforma.El hombre está compuesto por dos principios;uno biofísico y otro psicocultural,que se remiten uno al otro.Cómo seres humanos y parte del mundo,llevamos el mundo inscrito en nosotros,aunque nuestro pensamiento y nuestra conciencia nos alejan del mundo físico,al permitirnos conocerlo como algo ajeno a nosotros.El considerar el universo científicamente nos aleja de él,cuando en realidad somos producto del mismo.

¿Cómo podemos conocer y comprender al ser humano? No puede ser mediante una sóla disciplina,ya que somos seres multidisciplinares.Además,partimos de que somos humanos y,¿qué es lo humano del ser humano? La unidualidad originaria del ser humano,como ser plenamente biológico y plenamente cultural,es una de las características del ser humano.Por otra parte,existen diversos bucles,características humanas interrelacionadas como son el bucle cerebro-mente-cultura,el bucle razón-afecto-impulso y el bucle individuo-sociedad-especie.La especie humana se caracteriza por la aparición de la cultura,que depende del cerebro y de la mente,que a su vez dependen de la cultura.Cómo ser bio-antropológico,nos vemos inmersos en el bucle razón-afecto-impulso,al integrar nuestro cerebro el paleocéfalo,responsable de la impulsividad,el mesocéfalo,encargado de la afectividad y el córtex hiper desarrollado base de nuestra razón.De esta tríada surgen los conflictos más conocidos en el ser humano,los provocados por desavenencias entre la impulsividad,el corazón y la razón.

Y,para terminar tenemos el bucle que,siendo una especie que forma individuos,nos unimos en sociedades,y acabamos dependiendo y formando parte de las tres cosas a la vez:la sociedad vive para el individuo,que vive para la sociedad;ambos viven para la especie,que a su vez vive para ambos.

La complejidad humana no se puede comprender sin tener en cuenta la unión de estos elementos que la constituyen.

El estudio de la complejidad humana debe terminar con una toma de conciencia de nuestra identidad común,pero sin hacer desaparecer las características individuales,la diversidad de culturas e individuos,nuestras características bipolares y nuestra unidad-diversidad tanto genética como mental.

IV.ENSEÑAR LA IDENTIDAD TERRENAL.

Hemos hablado de la condición humana en el mundo,pero no podemos olvidar la condición del mundo humano .Debemos actuar y pensar en consecuencia con el conocimiento de que somos parte de un todo,aunque cuánto más inmersos en ese todo nos encontramos más nos cuesta observarlo en su totalidad.El modo de pensamiento parcelador de conocimientos ha atrofiado nuestra capacidad de pensar en la globalidad,en el todo,de contextualizar y captar el bucle productivo-destructivo de las acciones que mutuamente realizan las partes en el todo y el todo en las partes.Necesitamos de un pensamiento policéntrico en favor de la identidad y la conciencia terrestre.

Partimos de una unidad generadora,todos somos fruto del mundo,pero a la vez disponemos de una gran diversidad creadora,generadora de las distintas culturas,que no debemos coartar,ya que constituye un gran don de la humanidad.

El despliegue científico nos hace olvidarnos de nuestra genésis unida,parcelando el mundo,los saberes y los conocimientos de un mundo que ,a su vez y gracias también a la ciencia,es cada vez más global, y tiende a suprimir la diversidad creadora,homogeneizando culturas.Aquí encontramos el carácter ambivalente de la ciencia:logra unas cosas a costa de las otras.Logra una mayor unidad entre las distintas partes del mundo,pero las homogeniza.Hace grandes descubrimientos,que nos permiten esta unidad,pero los parcela,llevandonos a pensarnos al margen del todo del que los conocimientos forman y nosotros formamos parte.

La identidad terrenal,uno de los saberes fundamentales que la educación del siglo XXI debe afrontar,al igual que el resto de saberes,no es posible sin tener en cuenta las marcas que han dejado en nosotros los avances y los hechos que ocurrieron en el siglo pasado.Lo que vivimos durante toda la historia hasta ahora,nos ha enseñado que la evolución humana supone una evolución en nuestro poder para acabar con la vida,que con las armas nucleares tenemos un potencial de autoaniquilamiento nunca imaginado,y que la tecnificación exagerada a la que sometemos a la naturaleza la destroza,llevándonos a un suicidio lento del que apenas somos conscientes.Hasta nosotros podemos autodestruirnos por medio de un invento científico como son las drogas.La soledad y la frustración,la angustia en la que nos sumerge este mundo que muchas veces parece que avanza sin tenernos en cuenta,que no tiene en cuenta a las personas ni a los afectos,que avanza y avanza destrozando lo que encuentra a su paso,lleva a la sociedad a padecer enfermedades sociales,enfermedades del alma no conocidas anteriormente o,por lo menos,no tan frecuentes,como la depresión,los trastornos de la alimentación o la drogadicción .La poca importancia que se le da al hombre en particular,al ser vivo como ser VIVO,es decir,ser que vive,que siente,que ama,que desea,que necesita…le convierte en una pieza más de la tremenda máquina capitalista y destructiva que es nuestra sociedad.Si entendemos por modernidad la fe en el progreso,la modernidad a muerto,puesto que la historia nos demuestra que el progreso que supuestamente ocurre no significa más que el retroceso en otros aspectos.Entonces,¿debemos perder la fe?La esperanza es lo último que se pierde,debemos confiar en las contracorrientes regeneradoras que existen o han existido y pueden cobrar fuerza cuando menos lo esperemos,debemos confiar en la capacidad de la mente humana,en gran parte desconocida,que tiene que ser capaz de saber combinar los avances técnicos y el progreso humano.Se trata de voluntad por parte de todos,de una toma de conciencia de nuestra identidad terrestre común y de la relación que debemos tener con la tierra como generadora de vida,y con los demás,que forman parte a la vez que nosotros de un todo,de la tierra,del universo.Saber que si hemos sido creados de la misma manera,todos somos iguales en nuestra diversidad,y que esta diversidad es el más grande de nuestros tesoros,pero viene de un mismo origen,el mundo.Y es del mundo de quien somos todos responsabilidad y responsables.

Esto debe comprender la educación del futuro:la unión en la diversidad y la diversidad en la unión,la comprensión y el respeto planetarios.

V. AFRONTAR LAS INCERTIDUMBRES.

El progreso es posible,pero es incierto.Querer eliminar la incertidumbre es una enfermedad de nuestra mente.La educación del futuro debe enseñarnos que el futuro es abierto e impredecible,aunque tomar conciencia de esto,de que la historia no sigue unos caminos predecibles,conlleva el derrumbamiento del mito del progreso,de la omniscencia del hombre.Es posible el progreso,pero no podemos predecirlo.La historia no avanza en línea recta,si no mediante desvíos,desvíos que surgen de repente,desvíos que se producen poco a poco…desvíos que surgen de un pequeño grupo,o de un individuo en un principio,que porta la idea diferente,la idea que,si no es olvidada se irá propagando hasta llegar a ser una nueva tendencia.la tendencia se convertirá en normalidad,y aquí se producirá el desvío en el curso de la historia,en el curso de nuestra manera de vivir y de hacer las cosas.El desvío también puede provenir del exterior,puede ser una causa de las que los hombres no podemos controlar,cómo una catástrofe natural. Pero en lo que tiene que ver con nosotros es el germen de la diferencia que empieza a incubarse en una persona o un grupo y puede llegar a cambiar el rumbo de las cosas.Los regímenes totalitaristas y despóticos,las políticas que no aceptan la libertad de expresión ni nada contrario a sus ideas,saben que estos individuos,los portadores de la diferencia,son una gran amenaza para la situación que ellos quieren mantener.Es por esto que los eliminan,eliminando así la fuente de desvío y prorrogando la situación hasta que esta vuelva a estar amenazada y quizás cambiada por otra idea diferente,por otra innovación o creación,tal vez en la misma línea que la anterior que fue coartada,tal vez en una dirección totalmente contraria.Hay cientos de posibilidades de cambio del rumbo de la historia,tantas como personas,ideas,culturas,creencias…

La evolución se lleva a cabo por medio de desvíos,que transforman el sistema del que surgieron transformándolo en otro distinto,nuevo.

El mundo es incierto,lo real es incierto y,por tanto,el futuro es incierto.La educación debe valorar las incertidumbres,ya que un conocimiento totalmente cierto,tanto de el mundo como de nosotros,es imposible.Las ideas y teorías que creemos que nos reflejan la realidad no la reflejan,si no que la traducen,y como en cualquier traducción pueden producirse errores.Siempre hay algo de lo que existe que es invisible para nosotros en cualquier situación real,que escapa de nuestro conocimiento.Tomar conciencia del carácter incierto de el hecho de pensar,del acto cognitivo,es lo que puede llevarnos a acercarnos a un conocimiento pertinente,un conocimiento que nos exija exámenes,verificaciones,cohesión…

El conocimiento es como un barco.El barco del conocimiento navega en mares de incertidumbres,descansando sólo en los pocos archipiélagos de certezas,que en ocasiones son sólo espejismos.

La gran incertidumbre a la que tenemos que enfrentarnos es a la incertidumbre que deriva de la llamada “ecología de acción”.Esta consiste en que,una vez emprendemos una acción,la acción,en su complejidad,escapa de sus intenciones,integrándose en un mundo lleno de acciones e interacciones que termina apropiándose de ella,pudiendo resultar que la acción emprendida con una finalidad termine con la contraria.La acción no se da en un mundo vacío,en un espacio sin vida,donde puede circular conforme la dirección que se le insufló en el momento en el que comenzó.La acción sale a un mundo lleno de vida ,de acciones,de interacciones,a un mundo complejo donde se sumerge con su complejidad…La ecología de la acción consiste en esto,en tener en cuenta su propia complejidad,el riesgo,el azar,las posibles desviaciones…La incertidumbre de la acción deriva del bucle riesgo-precaución,del bucle fines-medios,del bucle acción contexto y de la impredictibilidad a largo plazo.Los bucles son parejas inseparables e interrelacionadas.La doble necesidad del riesgo y precaución,la incertidumbre de la finalidad y de los medios,ya que la pureza de uno no implica la bondad del otro y viceversa,además,nadie nos asegura que se logre la finalidad deseada y no una contraria,mediante la contaminación de los medios,y las interacciones entre la acción y el contexto,en las que el autor deja de llevar el mando y la acción puede escapar a su voluntad al entrar en el juego de las acciones,interacciones y retroacciones que se dan en el medio.A estos bucles problemáticos se les une la impredectibilidad de las acciones a largo plazo,pues no hay garantía de que a largo plazo los efectos de una acción no sean contrarios a su intención.

A la hora de luchar contra la incertidumbre de la acción contamos con la apuesta y la estrategia,apuesta que reconoce los riesgos que conlleva cualquier decisión,y la estrategia que elabora un plan teniendo en cuenta estos riesgos y con posibilidad de modificación dependiendo de el camino incierto que tome la acción e incluso contempla la posibilidad de anular la acción que se ha emprendido.

Resumiendo,la educación del futuro debe armar al pensamiento para que sepa afrontar la incertidumbre,los posibles riesgos que conllevan las oportunidades y viceversa.No podemos creer en un progreso legislado y predecible,pero esto no quiere decir que no podamos creer en un progreso,aunque incierto,frágil,cambiable…Debemos confiar en lo que creemos,por mas imposible que nos parezca,ya que la historia nos ha demostrado que muchas veces lo más inesperado sucede,pero tenemos que estar también preparados para el fracaso de lo que consideramos seguro,la desaparición de lo que pensamos inmortal,en fin,para cuando suceda lo inesperado y no suceda lo esperado.

VI. ENSEÑAR LA COMPRENSIÓN.

A pesar de estar en un mundo cada vez más comunicado e interdependiente,la incomprensión sigue estando presente de manera preocupante,siendo la causa de muchos de los grandes problemas de todos los siglos.

Está claro que la comunicación por si misma no conlleva comprensión.Esta viene dada por la inteligibilidad de la información y por una explicación objetiva del hecho o cosa a conocer,pero principalmente,para una comprensión verdadera es necesaria la empatía,debe llevarse a cabo un proceso de identificación y de proyección de mi mismo en el otro,y del otro en mi.

¿A qué se debe la incomprensión? Existe la incomprensión o la mala comprensión debida al ruido que rodea la transmisión,a la multiplicidad de sigunificados,a la ignorancia,a la interculturalidad,a la cerrazón…Los principales problemas a la hora de comprender a los demás son el egocentrismo,el etnocentrismo y el sociocentrismo y el espíritu reductor.

El egocentrismo consiste en la consideración de uno mismo como centro del mundo y considerar el resto como algo secundario o inferior,incluso peligroso.Lo mismo ocurre con el sociocentrismo y el etnocentrismo,que consideran superiores la propia sociedad o la propia raza,rechazando las demás.Estos tres problemas conllevan un autoengaño,el escondernos a nosotros mismos nuestros fallos y nuestras debilidades,lo que nos falta,lo que no nos gusta,lo que no queremos ver.Esta incomprensión de nosotros mismos,la falta de aceptación de algunas de nuestras características o la ceguera a la hora de ver nuestros defectos,nos lleva a considerar a los otros,los poseedores de estas o,al menos,en los que si las vemos o las proyectamos,como dignos de desprecio.La incomprensión teme a lo que es distinto,cuando considera como único pensamiento válido el suyo.El racismo es,básicamente,egosociocentrismo,la consideración de uno mismo y de su sociedad como superior ,debido al autoengaño y a los prejuicios,las ideas preconcebidas,la autojustificación,la necesidad de encontrar culpables,el desprecio,la ignorancia,la venganza…todo esto se encuentra en la base de la incomprensión.Relacionado con esto está el espíritu reductor que considera un todo con el conocimiento de una sola de sus partes,lo que nos lleva a juzgar a una persona considerando sólo una de sus características,a un grupo considerando sólo a uno de sus miembros,a una raza teniendo en cuenta la experiencia que hemos tenido con un solo individuo perteneciente a esta…

Y,como ya hemos hablado en capítulos anteriores,una gran fuente de incomprensión es la enajenación producida en alguien que se encuentra poseído por una idea que le dota de la convicción absoluta de su verdad y de la falsedad o incluso maldad de cualquier idea distinta o contraria.Este desprecio por otras ideas,el negarse a considerarlas siquiera,es una gran dificultad a la hora de la comprensión.

La educación del futuro debe enseñar la ética de la comprensión,el arte de comprender de forma desinteresada,comprender incluso al que no comprende,comprender hasta la incomprensión.Pero,¿qué favorece la comprensión?.La comprensión se ve favorecida por el bien pensar,el pensar que tiene en cuenta la multidimensionalidad de las cosas y su contexto,sin olvidar la individualidad.El bien pensar nos ayuda a comprender y a mirar de manera tanto objetiva como subjetiva las causas de la incomprensión.

También es básico para la comprensión el comprendernos a nosotros mismos,comprender nuestras debilidades y errores para comprender que los demás también los tienen.Debemos abrirnos a los demás,para conocerlos y comprender lo que tienen en común con nosotros y lo que no,tener en cuenta la complejidad del ser humano y,sobre todo,ser tolerantes.Ser tolerantes significa sufrir,sufrir al permitir que otros actuen de manera contraria a nuestras ideas,y entender que tienen derecho a expresarse igual que lo tenemos cada uno de nosotros.Podemos distinguir cuatro grados de tolerancia.El primero nos obliga a respetar la libertad de expresión y,por tanto,la expresión de ideas contrarias a las nuestras,sin pretender imponer nuestro pensamiento.El segundo consiste en el respeto a la expresión de ideas antagónicas,pues de esto se alimenta la democracia.El tercer grado nos incita a encontrar la verdad que hay en las ideas antagónicas a las nuestras,o al menos,a respetarlas en honor a esa verdad que se encuentra en ellas,aunque no la veamos.Y por último,el cuarto grado de tolerancia nos recuerda las enajenaciones provocadas por mitos e ideas,enajenación que lleva a la asunción de una idea errónea o falsa,y las perturbaciones mentales que,al igual que la enajenación por las ideas,poseen al individuo y le guían en sus pensamientos,cercenando su voluntad e ideas o incluso eliminándolas sin que el sujeto sea consciente.

Debe quedar claro que estamos hablando de tolerancia,si,pero de tolerancia a las ideas,no a los actos.La libertad de expresión,no de actuación,pues nuestra libertad acaba donde empieza la del otro,y no es tolerable nada que atente contra la libertad ni la vida de nadie.

Este saber es en mi opinión casi el más importante de los que se deben tener en cuenta en la educación del futuro.La incomprensión generalizada que reina en nuestro mundo nos lleva a la falta de solidaridad e incluso de respeto a la vida de los demás.Debemos enseñar la comprensión,pues esta es la mejor de las vías para humanizar el mundo,las relaciones,y mejorar la vida en general.Si comprendemos el por qué de las acciones de los demás y de las nuestras propias podemos ponerles freno en el caso de que haga falta o apoyarlas,podemos atacar los problemas de intolerancia,racismo,xenofobia...de raíz,por que la incomprensión es la raíz de todos los odios,y los odios son el peor enemigo de la humanidad y de la vida.

VII. LA ÉTICA DEL GÉNERO HUMANO.

El género humano,en su concepción compleja,comprende la triada individuo-sociedad-especie,inseparables y coproductores unos de otros.

Una antropo-ética,una ética propiamente humana,debe contemplar al individuo en esta triple dimensión,que es la que nos hace humanos.Esta antropo-ética conlleva la aceptación consciente de nuestro deber de asumir la complejidad del género humano en la complejidad de nuestra era,de realizar la humanidad y de asumir nuestro destino común como humanos.La antropo-ética conlleva una misión antropológica que nos pide que asumamos,que consiste en trabajar para la humanización de la humanidad,obedecer la vida a la vez que guiarla,respetar a los demás tanto en sus semejanzas con nosotros como en sus diferencias,desarrollar la solidaridad,la comprensión,y enseñar la propia ética del género humano.

La ética del género humano,al ser inseparables el individuo y la sociedad,debe enseñar la sociedad y enseñar la democracia,que permite la expresión de toda la sociedad y la guía de la sociedad por la propia sociedad.La democracia necesita de la diversidad,como la diversidad de la democracia,es por eso que en una sociedad democrática es dónde supuestamente podemos encontrar una diversidad de culturas y personas que enriquece a la misma sociedad y a la democracia que las permite y que es fuente de ellas.

La antropo-ética no debe olvidar enseñar la ciudadanía terrestre,la génesis y el destino común de todos y la solidaridad que esto nos impone.Debe enseñar la humanidad como conciencia común,la humanidad como realidad vital en la que todos somos ciudadanos terrestres y debemos ser solidarios y estar unidos en nuestra diferencia y en nuestra semejanza,como colectividad y como individuos,como un todo y como sus partes.La Humanidad está en peligro,y sólo puede salvarse si la realizamos en todos y cada uno,tomando conciencia de ella,de su existencia y de su necesidad.La hominización debe continuar,pero debe continuar el la humanización,en la conciencia de ciudadanía terrestre.

Hemos expuesto los siete saberes que consideramos indispensables a la hora de educar en el futuro,para cambiar el mundo en la medida de lo posible,afrontar los problemas que nos invaden y que en su gran mayoría podemos solucionar si logramos un cambio de mentalidad,una reforma en nuestros pensamientos en la que la educación tiene mucho que decri.La educación del futuro debe enseñarnos saberes fundamentales que nos lleven a tomar conciencia de nuestra identidad común,respetando nuestras diferencias,y nos guíe para solucionar los problemas de los que somos víctimas y causa,y convertir la aventura de la vida en eso,en una vida, vida para todos y en todo,vida en la unidad,en el bienestar,en el respeto,en la existencia…una existencia plenamente vivida,de todos y para todos,no de unos por medio de los otros.La comprensión,el amor,la realización personal y social,tanta utopía que dejaría de serlo si todos pusieramos de nuestra parte,si se nos enseñara a hacerlo,si interiorizaramos estos saberes fundamentales y actuáramos conforme a ellos…¿o esto también es una utopía?