Los sapos de la memoria; Graciela Bialet

Literatura argentina contemporanea. Novela juvenil. Historia. Dictadura militar. Argumento. Temas. Valoración

  • Enviado por: Maria Luz
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 10 páginas

publicidad

Trabajo Práctico

De formación ética

Tema:Los sapos de la memoria

Capítulo 1: ¿Por qué yo?

Yo no sé por qué me tocó a mí,

... tal vez sea para que ahora lo cuente.

G.B

En el primer capítulo, Camilo Juarez, el protagonista, de quien aún no conocemos el nombre, intenta recordar a su madre (victima de la última dictadura militar) porque pretende conocer a fondo su historia, y saber así, de qué manera murió. Piensa ir a ver a un mentalista quien publicita su show de teatro diciendo que puede hipnotizar a una persona para hacerla recordar su pasado.

Camilo recuerda a la vez, parte de su niñez viviendo con su abuela, y cómo se comunicaba con su padre, que estaba preso, a través de dibujos y cartas.

Capítulo 2: Ana y su percance de amor

“Pueden robarte el corazón

cagarte a tiros en Morón

pueden lavarte la cabeza

... por nada.

Pero el amor es más fuerte...

Pero el amor es más fuerte.”

Ulises Butrón

Cómo se conocieron los padres de Camilo, Ana y Jorge, es el motivo del relato en este capítulo. El encuentro de aquellos tuvo lugar en el casamiento de unos amigos. Ella estaba borracha y él la ayudo a volver a su casa, ya que se había quedado sola, porque todos sus otros amigos se habían ido a repartir unos volantes en conmemoración de un nuevo aniversario de la muerte del “Che” Guevara, tarea que ella también debía hacer, pero que no pudo por obvias razones…

Capítulo 3: Siempre hay un buey corneta

“El hilo escribe sin parar

que el mundo está por estallar

y los demás en la oficina

...por nada.

Pero el amor es más fuerte...

Pero el amor es más fuerte.”

Ulises Butrón

Gracias a un profesor de Educación Cívica que llevo el libro NUNCA MÁS para leerlo en clase, y que además les contó algunas de las torturas que sufrían los presos de la dictadura, se da cuenta de que sus padres, no eran los únicos que habían sufrido la persecución y la muerte. Lo espanta conocer que la cifra de muertos era de 30.000, tantos como un estadio de fútbol repleto de personas. Aquí también descubrió que él no era el único niño o joven que había sufrido una niñez sin padres.

Capítulo 4: Jorge el constructor de celestes

“Pueden jurar que no es verdad

el viejo sueño de volar

pueden guardarte en una jaula

...por nada.

Pero el amor es más fuerte...

Pero el amor es más fuerte.”

Ulises Butrón

Los enamorados se casan, por civil y por iglesia en contra de todos los ritos revolucionarios de la época, Jorge se siente, un poco avergonzado por haber cedido a tales ritos burgueses. En este capítulo se cuenta la historia del padre que desde chico, fue casi huérfano, y el único apoyo que recibía era de parte de la maestra; una mujer llamada Mercedes. Cuando crece trabaja en diferentes oficios y a la vez estudia. Consigue así recibirse de Arquitecto. Luego conoce a Ana, y poco tiempo después nace su hijo.

Capítulo 5: Con la carpeta hasta el cuello

“Mi general, el hombre es muy útil.

Sabe robar, sabe matar.

Pero tiene un defecto:

Sabe pensar”

Bertolt Brecht

Necesita preparar una monografía para psicología, la materia que da la profesora que él más odia. Quiere buscar términos “psicologeros” para usarlos en su trabajo, en contra de su enemiga. Una vez terminado, el trabajo es devuelto, con muy buenas críticas, pero con un nuevo tema dictado: “LAS RELACIONES FAMILIARES VISTAS DESDE UN ADOLESCENTE”. ¿Justo a él? Camino a casa se dedicó a pensar en la historia que le inventaría, explicándola con método científico, sobre la vida de sus padres y de su familia.

Capítulo 6: Irresistible libertad

“No quisiera vivir en escapada,

no me fuera posible aunque quisiera.

Yo soy un hombre de la madrugada,

Comprometido con la luz primera”

Rafael Alberti

El momento en que detuvieron a Rogelio, el compañero de cárcel de Jorge; es el tema de este tramo del libro.

Rogelio estaba en su facultad terminando un examen, cuando uno de sus compañeros del Centro de Estudiantes le avisó que “venía la yuta a limpiarlos a todos”. En ese momento lograron escapar por una puerta trasera de la casa del portero, llevándose una pistola calibre 22 y una colección de libros subversivos (las obras completas de Marx) que dejaron en la Federación de Centros de Estudiantes. Creyéndose a salvo vuelve caminando con su novia, pero en la puerta de la Facultad los detuvieron, ante los ojos de miles de estudiantes y transeúntes quienes apenas si siguen indiferentes y asustados los hechos.

Rogelio estuvo detenido 7 años en el sur, Marina continúa desaparecida.

Capítulo 7: Nadie muere sin dejar sombra

“Una sombra se marchita en el agua.

Tu pulcra desnudez ya no está sola.

¿Es qué sientes como nace en tu entraña

la acidez de la muerte?”

Malicha Leguizamón

Camilo no sabe como decirle a su abuela que quiere conseguir el libro de la CONADEP para revisarlo bien. Cree que ella no supo de su existencia, porque si se enterara de que se lo ocultó durante tantos años, no se lo podría perdonar nunca. Tampoco cree conveniente pedírselo a su profesor de Cívica, ya que, si lo notara tan interesado, se daría cuenta de su historia, se conmovería y le tendría compasión, o reaccionaria como muchos otros que al enterarse dicen “y si se los llevaron por algo habrá sido” y para Camilo, no hay nada que lo fastidie más. Respecto de sus padres, en un momento, el chico, cree sentir que los odia, por haberse dejado llevar, y haberlo condenado a ese sufrimiento. No le parece descabellado pensar que jamás los perdonaría.

Pero logra entenderlos, y los perdona. Siente, finalmente, que si lo hubiesen podido evitar, lo hubiesen hecho. Sin embargo hay aún algo que lo disgusta con sus padres: haberle puesto Camilo, ese nombre que le había costado una pelea con el gordo de la vuelta que se le burlaba llamándolo como un perro “Cam, Cam”. Algunas veces pensó en cambiárselo al crecer, pero no sería capaz. Su nombre es la única herencia que le habían dejado

Capítulo 8: Las estrellas de la abuela Esther

“...y el forastero le había respondido

sin un vestigio de pudor

que no hay gloria más alta que morir

por la patria, excelencia,

y él le replicó sonriendo de lástima

que no sea pendejo, muchacho,

la patria es estar vivo...”

Gabriel García Márquez

Esther la abuela, intenta darle una explicación a Camilo, respecto de los ideales de su hija. Piensa que fueron por influencia del tío Hugo que vino a vivir con ellas luego de que su marido muriera. Hugo había traído con él su cajón con recuerdos de su vida como mochilero. También entraba en las sospechas de la abuela, Jorge su padre, quien pensaba que era una estupidez peligrosa andar confabulando contra el sistema. Esther estuvo muy distanciada de su hija después del casamiento con ese joven, pero cuando Ana queda embarazada volvieron a reencontrarse. Un día detuvieron a Jorge. Se lo llevaron sin dar razones, sin permiso, sin nada… Y luego se llevaron a Ana de su casa y en camisón.

Hubo algo que no percibieron y por lo tanto dejaron: el canasto de mimbre de la ropa sucia, y entre ella Camilo.

Capítulo 9: La siesta mas calva del mundo

... “la historia corre atropellando al tiempo,

a veces las cosas pasan fuera de su tiempo

por culpa de la historia...”

Camilo José Cela

Camilo quiere ir a ver al mentalista del capítulo uno en compañía de su amigo Diego.

A Diego lo conoció la misma siesta de calor infernal que lo dejaron en la puerta de la casa de su abuela. A partir de ese día fueron inseparables amigos.

Diego no puede acompañar a Camilo en su visita al mentalista ya que tiene que encontrarse con su novia.

Camilo le miente a su abuela diciéndole que dormirá en lo de Rogelio. Él no tendrá problemas, ya que siempre cumplió una suerte de figura paterna.

Capítulo 10: Apunten… ¡fuego!

Cuando no recordamos lo que nos pasa

nos puede pasar la misma cosa.

Son esas mismas cosas

que nos marginan

nos matan la memoria

nos queman las ideas

nos quitan las palabras.

Si la historia la escriben los que ganan

Eso quiere decir que hay otra historia,

La verdadera historia,

Quien quiera oír que oiga.

Litto Nebbia

El secuestro de Ana y por las cosas por las que la hicieron pasar mientras la llevaban a su muerte es contado en detalles aquí. A golpes y a gritos la llevaron hasta un Falcón que luego se detuvo para que sus verdugos se bajaran, se empezaron a oír gritos nuevamente, Ana pensó que debía ser una persecución. A continuación un cuerpo cayó sobre ella, pensó que debía estar muerto pero luego se movió, y después de gritar arrepentimientos le dijo que se llamaba Hugo. Finalmente los pusieron contra una pared para fusilarlos.

Capítulo 11: Ella llegó volando

“...esa mirada desde adentro,

buscando salir, algo que seguía, seguía,

un mensaje de prisionero

a través de paredes de piel...”

Julio Cortázar

Camilo va a ver al mentalista, para su sorpresa el boletero que se encontraba al final de la cola que abrazaba la manzana entera era el gordo de la vuelta, con el cual seguían compartiendo las mismas desgracias. Ya estaba ubicado en su butaca cuando a su lado se sentó una pelirroja con bucles hasta la cintura que parecía tener el mismo interés que él en los trucos del mentalista. La función comenzó y la gente no podía creer lo que veía, al final de cada acto se desataban los aplausos. Camilo estaba casi decidido a ofrecerse para hacer la prueba, cuando su compañera de asiento le dijo que ella lo haría, le entrego un papel y diciendo: - si me pasa algo ¿podrías llevarme acá? En ese momento, se le vinieron a la cabeza los recuerdos y la piel se le puso de mimbre. Cuando volvió en sí, la pelirroja estaba arriba del escenario y después de una serie de actos, estaba dormida casi flotando en el aire, solo sostenida por la mano del encantador. Como atraído por un imán Camilo se levantó y fue hasta el borde del escenario, y en un momento la joven se desprendió del hipnotizador y se dirigió volando hacia él, para sorpresa de todos. Al final del espectáculo Camilo invita la pelirroja a tomar un café, quien le contesta con un simple “bueno”.

Capítulo 12: Los misterios de Carola

“No todos los días

el mundo se ordena en un poema”

Alfredo Lemon

Una vez en el bar, comienzan a hablar y se presentan. La bella pelirroja se llama Carola, y no Juana como él había leído en la oscuridad del teatro, que en realidad era el nombre de la calle (Juana de Ibarbourou 1798). Por primera vez Camilo le puede contar su historia a alguien sin avergonzarse, siente como si conociera a Carola de toda la vida. Acompaña a la chica a su casa y se sientan en el hall de entrada del edificio a charlar, en ese momento pensó en el destino que lo había colocado allí, para vivir esas emociones desconocidas; Carola le regalo una renovada sonrisa y una increíble y verde historia de un verano de sapos en lo de su tía Marilú.

Capítulo 13: Verano de Sapos

“Por fin, soy libre adentro de los seres.”

Pablo Neruda

Carola le contó a Camilo sobre los sapos a los que ella misma asustaba a chancletazos y cómo su tía Marilú se enojaba mucho cuando la veía.

Su tía la que cada temporada veraniega se desvivía en caricias y confidencias, le preparaba comidas, y regalándole su mirada de dulce de leche le enseñaba a tejer historias de amor, de libertad y de muertes. La tía Marilú siempre sola. A Carola le llamaba mucho la atención que teniendo tanta ternura para brindar, se hubiera hecho vieja sin hijos. Alguna vez escuchó que se había casado con un campesino, un loco, que andaba por ahí diciendo que la tierra es de quien la trabaja. También escucho que su tía estaba muy enamorada. Pero una noche lo arrancaron de su camisón, entre palos, súplicas, fusiles, besos, insultos, adioses y amenazas. La última vez que lo vio fue subiendo a empujones en un camión.

Capítulo 14: No hay tumbas para la verdad

“¿Nos bastará esgrimir

los argumentos de la inocencia?”

Osvaldo Pol

Finalmente Camilo consigue el Nunca más gracias al tío Hugo. En casa de Rogelio comienza la lectura. No puede creer lo que va leyendo en cada página. En la página 323, Camilo descubre el nombre de su mamá.; Ana Calónico de Juarez 26 años secuestrada de su domicilio el 21 de setiembre de 1977. Los detalles que descubre son macabros. Una gran furia siente en contra de Rogelio y de su abuela por el ocultamiento de esta historia.

Al fin gracias a esta lectura logra recordar él mismo parte de ese pasado.

Capítulo 15: Desaparecidos

“Te rescato cuerpo de entre las piedras blancas

te rescato, rostro, de la capucha inerte

te rescato, manos, de la distraída soga

te rescato, amigo, de las miradas insolentes

te recato, compañero, del olvido del silencio

te rescato en mi memoria, siempre te rescato”

Mariana Caffaratti

Los detalles de las torturas y el recorrido interno por “La Perla” que hizo su mamá, son contados aquí. La amistad con Marina novia de Rogelio y con Mónica aparecen narradas en este capítulo. La picana y la muerte. El horror que debieron sufrir todos aquellos que caían detenidos en estas condiciones.

Capítulo 16: No hay tumbas para la memoria

“El que salve una vida

salvará al mundo”

La Mishina

Hugo y la abuela enterados de que Camilo ya conoce los detalles del final de sus padres deciden juntos contarles que hicieron lo posible cuando fue el momento; pero todo resultó inútil en aquellos momentos.

Capítulo 17: El perdón es un boleto sin olvido

“Mientras devano la memoria

forma un ovillo la nostalgia

si la nostalgia desovillo

se ira ovillando la esperanza

siempre es el mismo hilo.”

Mario Benedetti

Los días posteriores al relato fueron difíciles para todos, la vuela, Rogelio y sobre todos Camilo. Diego quiere ayudar a su amigo e intenta por todos los medio brindarle alguna esperanza. La música parece ser una buena compañía, juntos escuchan Jhon Lennon.

La abuela pide perdón por haberlo herido aún más, y se abrazan en paz.

Capítulo 18: Una generación en la balsa

“Tampoco yo voy a la deriva,

en torno gira el mundo, leo

mi historia como guardián nocturno

en las horas de lluvia...

...el fin es una superficie por la que viaja

el invasor de mi sombra.”

Salvatore Quasimodo

El relato de Rogelio a Camilo intenta mostrar cuáles eran los ideales que movían a ese grupo de muchachos de los finales de la década del 60. La música es protagonista del relato ya que representaba algo muy movilizador para todos ellos.

La persecución por parte de los gobiernos dictatoriales, el secuestro de libros prohibidos por subversivos son los detalles que Rogelio comparte con Camilo.

Capítulo 19: La memoria de los sapos

“Viviste al fin, y por eso

dejé ir a las libélulas...”

Alberto Girri

El reencuentro con Carola y el relato de todo lo que había podido averiguar sobre sus padres sirvió para que juntos visitaran el cementerio en el cual estaba sepultado su papá. Su mamá no tenía “la suerte” de tener un lugar identificado en donde descansar.

Camilo es un ejemplo de ficción de lo que tuvieron y tienen que vivir miles de personas en este nuestro país argentina.

Vídeos relacionados