Los peregrinos del tiempo; Máximo Sancho

Literatura española contemporánea. Narrativa infantil y juvenil de aventuras. Argumento. Personajes. Antiguo Egipto

  • Enviado por: Juan
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 22 páginas
publicidad
publicidad

LOS PEREGRINOS DEL TIEMPO

Máximo Sancho (Edebé. Barcelona 2002)

RESUMEN

Un antiguo pueblo lleno de sabiduría, los Na gueder, permitió a unos pocos Bujrmi Ta Numi, los Elegidos, ciertos dones :el poder de los sueños o Segundo Círculo, el secreto de la construcción de la pirámide y otro a su elección. Berú escogió el Sokira - Dat o Libro de los Muertos, que permitía la reencarnación continua. Bajo amenazas y poder de convicción guió a los Elegidos al Centro del Mundo, en Egipto, para construir una pirámide desde la cual invocar el Libro y así se convirtieron en “Peregrinos del Tiempo”. Aruma robó el libro y lo escondió en donde se enterró a Keops y encontró la forma de poder soportar la inmortalidad, el olvido de su identidad en la siguiente reencarnación.

Unos turistas españoles (Julio, Laura, Tía Alejandra y Francisca, guía y egiptóloga asesinada) y Zawirski un contrabandista de arte, se ven envueltos en la búsqueda de un cuchillo que en sus inscripciones revela la verdadera tumba de Keops. Mesnilgrand (Berú), maestro de la secta del Tercer Orden y Melke, poderoso hombre de negocios lucharan por encontrar el cuchillo y el Libro de los Muertos que permite la inmortalidad.

Julio y Laura son raptados por el Tercer Orden. Fransuás (Victorino - Onta) amigo de Julio va en su busca, también Zawirski.

PERSONAJES

  • Julio Quintana: joven barcelonés, tímido y aficionado a la fotografía. Turista en Egipto, se encuentra por casualidad en posesión de un cuchillo ritual y es raptado por la secta del Tercer Orden. Enamorado de Laura.

  • Laura Becerra: chica pelirroja y compañera de aventura con Julio.

  • Zawirsqui: contrabandista de arte encargado de la búsqueda del cuchillo. Peregrino del Tiempo llamado Aruma.

  • Alejandra: Tía de Julio que le invita al viaje a Egipto.

  • Francisca: estudiosa y experta en egiptología. Asesinada al tener el cuchillo, lo esconde en la maleta de Julio.

  • Carlos: Lector, poeta y amigo de Julio. También enamorado de Laura. Escribe en su cuaderno Theo - Dur parte de la historia. Casi muere a manos del Tercer Orden.

  • Fransuás (Victorino): Fotógrafo barcelonés amigo de Julio y de su padre. Busca a los secuestrados y los libera a costa de su vida. Peregrino del Tiempo llamado Onta.

  • Misnelgrand: gran maestro de la secta del Tercer Orden que busca el Libro de los muertos, es el Peregrino del Tiempo Berú. Cruel y despiadado en su búsqueda del poder sobre el mundo.

  • López del Imperial: jefe de la secta en España que rapta a Julio y Laura y los lleva a París, a Misnelgrand

  • Henri y Lucía: asesinos a sueldo de Misnelgrand. Lucía mató a Francisca y Wayubi (el conductor egipcio).

  • Melke “El Mago”: poderoso hombre de negocios, paralítico en una silla de ruedas, patrocina la búsqueda del cuchillo. Busca la inmortalidad.

  • Günther Wolf: intermediario de Melke.

  • Martíni: antiguo jefe de Zawirski.

  • Mario: arrepentido miembro de la secta que ayuda a escapar a Julio. Físico que ayuda a construir el mapa estelar.

  • Dr. Michelena: Un Elegido que le revela a Fransuás su verdadera identidad de Bujrmi, de peregrino del tiempo.

  • Masdeu: desaliñado periodista que investiga la secta.

  • Ricardo y Claudia Becerra: padres de Laura.

  • Ernesto y Luisa Quintana: padres de Julio.

  • Ana: hermana de Julio. Por su pierna rota Julio viaja a Egipto.

1.- Julio (Quintana)

Julio llega a El Cairo invitado por su fría y distante tía Alejandra. Ella hubiera preferido a Ana, su hermana, pero ésta se había roto el tobillo. Después de que su tía hubiera discutido sobre su alojamiento en el hotel Cosmopolitan, salió a echar un vistazo al Nilo.

2.- Francisca

Francisca , egiptóloga, se encuentra en El Cairo recopilando documentación sobre la necrópolis de Sakkara, Mustafá posee un libro de Cumming que ella cree indispensable, pero no tiene dinero para comprarlo. Ibrahim le propone hacer de guía a una mujer y un chico españoles y a otro cliente más para conseguir dinero.

3.- Khan al- Khalili

Julio y tía Alejandra visitan El Museo Nacional y la fortaleza de Saladin desde la cual se divisaba todo El Cairo, el Nilo y a lo lejos las pirámides de Gizeh. Después de ver la mezquita de Mohamed Alí, se adentraron en el gran zoco de Al - Khalili.

Francisca se reúne con Leszek Zawirski, el “otro cliente”, que le propone ir a Luxor y aconsejarle como experta en antigüedades. ¡Leszek le ha traido el libro de Cummings!, al pasar las paginas descubre la fotocopia del dibujo de un cuchillo decorado con inscripciones jeroglíficas y animales míticos.

4.- El misterio de la Gran Pirámide

Francisca guía a Alejandra y Julio por el complejo de Zoser, donde Julio, ante la visión del desierto fue consciente de estar en Egipto. Visitaron la mastaba de Ti donde en su muros interiores estaban adornados por bajorrelieves. Tras comer se dirigieron hacia Gizeh y visitar la pirámide de Keops, tía Alejandra, mareada, no entró en la pirámide. Allí dentro de la cámara Julio volvió a encontrarse con la chica pelirroja (Laura) del aeropuerto. Francisca les explicó, que era un enigma que allí no hubiera enterrado ningún faraón, aunque desde la antigüedad había sido buscado (Al Mamún), uno de los sabios de Napoleón, Jomard, sugirió que era un monumento métrico de conocimientos matemáticos y otras teorías fantásticas, como pista de aterrizaje de extraterrestres o lugar de ritos secretos. Se cuenta que Napoleón, tras las confidencias del imán Mohamed dentro de la pirámide, salió pálido e impresionado.

De vuelta al exterior por el pasadizo se fue la luz y tuvieron que salir cogidos de la mano. A Laura no le gusto que Julio rehiciera una fotografía en el aeropuerto.

5.- Leszek Zawirski

Leszek, contrabandista de antigüedades, había recibido de Samuel Freiser el encargo de “conseguir” un cuchillo con inscripciones egipcias. En El Cairo estaba siendo seguido por el “gordo”, en una callejuela lo golpeó y empezó al preguntarle quien era, cuando fue golpeado en la cabeza.

6.- Laura

Los Becerra, padres de Laura, cenaron con Julio y Tía Alejandra. Julio contemplaba a Laura, pensando en que lo bueno siempre les sucede a otros, como dice su amigo Carlos.

Laura se niega a ir a Alejandría con sus padres y propone quedarse con Julio y volver a visitar las pirámides. Julio creyó que aquello era un sueño que no le podía pasar a el. Al día siguiente por la mañana visitaron El Cairo y por la tarde, con caballos alquilados, visitaron la meseta de Gize y sus pirámides, Julio se estremeció al ver la sombra de la pirámide de Keops y su misterioso secreto no desvelado.

7.- La sombra del Mago

Zawirski telefonea a Kemidar después de su encuentro con el gordo y queda con él para indagar sobre el padadero del cuchillo. Al llegar a la casa de Kemidar le encuentra muerto y la casa registrada. Llama a su antiguo socio Martín para intentar obtener información, y éste le habla de Boris Melke, el “Mago” para el cual cree que trabaja Freiser; y sobre su implicación con sectas secretas como el “Tercer Orden del Gran Misterio” que un individuo, antiguo matemático de la secta, le desveló.

8.- Lolaaky

Julio, tía Alejandra, Francisca y su chofer Wayubi emprenden viaje hacia Beni hasam . Francisca se pregunta quién habría dejado la fotocopia en el decepcionante libro de Cummings. Le cuenta a Julio la teoría de que la grandeza de Egipto se debía a un reducido grupo de gente que vino de oriente, siendo Imhotep uno de ellos, el constructor de la pirámide de Zoser. Buscaban el centro del mundo, en Heliopolis y su necrópolis Sakkara (Sokar: dios del mundo subterráneo). Por la tarde embarcaron para visitar las tumbas de Beni Hassan . Julio asombrado del paisaje hacia funcionar su cámara fotográfica. Visitaron la ciudad de Ajtaton fundada por el faraón Akhenaton que trató de implantar la fe en un único dios, Aton, de amor e igualdad entre los hombres y que por ello fue asesinado y su ciudad destruida. Al tercer día de viaje, camino de Luxor, en el templo de Déndera se encontraron con la familia Becerra. Tía Alejandra insiste a Julio a que vaya a buscar a Laura (de la cual ya se sentía Julio enamorado).Sentados en un chiringuito jugaron al domino con un joven árabe y ante su sorpresa Laura le beso, para convencer al chico árabe que Julio era su novio. Julio estuvo a punto de conmocionarse. Nos vemos en Luxor, se despidió Laura. Julio agradeció a su tía, que parecía haber cambiado su actitud hacia el, que le hubiera permitido reencontrarse a solas con Laura.

9.-Noche en Luxor

Francisca y Zawirski quedan para cenar. Zawirski le pregunta por la simbología del cuchillo y le cuenta la muerte de kemidar. Francisca le cuenta que es un cuchillo de ritos funerarios con una referencia a un lugar donde sale y se pone el sol (como la mayoría de los templos).Francisca duda en seguir con el asunto y le pide a Zawirski que le cuente cómo se metió en el mundo de la “caza” de antigüedades, y éste se lo relató.

10.- Gourna

Francisca junto con Zawirski y Wayubi se dirigen a Gourna para comprar el puñal a Mosaad, el jefecillo del pueblo, tras la inspección de Francisca y un regateo regateo por el precio, pagaron 3900 dólares por él. Zawirski le pidió a Francisca que intentará descifar los jeroglificos del puñal de vuelta a España tras haber hecho una copia de ellos, tras dudarlo Francisca accedió y quedaron en que Wayubi montaría guardia mientras ella copiaba las inscripciones en el hotel. Francisca oyó que llamaban a la puerta y guardó el cuchillo y el papel en la maleta de Julio, que equivocadamente habían mandado a su habitación. Abriendo la puerta se arrepintió, un disparo en el pecho acabó con su vida, Wayubi que acudió en su auxilio recibió dos disparos, pero abatió a Filippo uno de los asesinos, el turista italiano con su guapa acompañante.

11.- Habitación 205 y fin de fiesta

Estando de visita en el templo de Karnak, les llegan rumores de que ha habido un tiroteo en su hotel, Alejandra, Julio, Laura y sus padres regresan al hotel. Al llegar la policia le pide a Alejandra que los acompañe a identificar unos cadáveres. Julio y Laura suben a la habitación, donde Julio y ella se besan. Julio la amaba como un tonto. Laura le dice que sale con un chico y se va de la habitación. Tía Alejandra llega y le dice a Julio que se prepare para volver a España.

SEGUNDA PARTE

EL CUADERNO THEO -DUR

1.- Me llamo Carlos y he estado en los umbrales de la muerte.

Carlos, solitario, melancólico y algo poeta, amigo de Julio, acaba de salir del coma y a expensas de la policía se dispone a relatar en un cuaderno(Theo - Dur) los acontecimientos que sucedieron antes de que Julio y Laura desaparecieran y que a él casi lo mataran. Carlos y Julio se encontraron al regreso de éste de Egipto. Julio le relató los asesinatos de su guía y otras dos personas, así como su amor por Laura. Julio cree haber fotografiado a la asesina y se dirigen al laboratorio de Fransuás a revelar las fotos.

2.- durante los días que siguieron

Julio convence a Carlos para ir a Badalona en busca de Laura, localizaron su casa, pero estaba vacía. Por casualidad llegaron donde se daba una conferencia sobre “El sendero secreto, claves de la civilización egipcia” el conferenciante López del Imperial de la Asociación Nuevo Amanecer empezó hablándoles de Mesnilgrand el fundador de la asociación para investigaciones científicas alternativas. Siguió hablando sobre el Pueblo Elegido que llegó de oriente e instaló en Egipto la cuna de la sabiduría, y como Alejandro Magno destruyó Heliópolis y su saber. Como en Sakkara se han descubierto avances científicos inexplicables (lentes, mapas astronómicos, como la pirámide de Keops es fuente de avances matemáticos...). Julio empezó a preguntar sobre el centro del mundo, las dudas sobre el entierro del faraón, y sobre el cuchillo con inscripciones jeroglíficas, López cada vez más nervioso intentó quedar en privado para discutir estos asuntos, pero Julio y Carlos abandonaron rápidamente la conferencia. Al poco rato los alcanzó un individuo barbudo y desaliñado que se presentó como Joseph Masdeu, periodista de investigación, les explicó que Mesnilgrand era el gran maestre de una secta llamada Tercer Orden del Gran Misterio Egipcio, y que sus seguidores creían que Mesnilgrand tenía más de 5000 años y era miembro del antiguo Pueblo Elegido, la fundación Nuevo Amanecer era el Tercer Orden. Le preguntó a Julio porqué había hecho esas preguntas y Julio le relató su viaje a Egipto y los asesinatos de su guía y dos personas más, pero no le dijo nada sobre dónde estaba el cuchillo. Masdeu les dio su tarjeta. Julio confesó a Carlos que el cuchillo estaba en su poder.

3.-Las cosas poseen su propio destino

Julio enseña el cuchillo a Carlos, que dice haberse sentido otro al sostenerlo en sus manos. Pasan el resto del verano recopilando información sobre el antiguo Egipto y el faraón Keops. Carlos pensaba que el centro del mundo estaba en uno mismo. Empezaron las clases, el último curso y la selectividad, con el cuchillo casi olvidado se propusieron sacar el curso con buenas notas. A finales de octubre Laura dio con ellos y empezaron a salir los tres juntos, a su pesar Carlos también se enamoro de Laura, aunque intentaba desecharlo, buscaba razones para detestarla. Estudiando juntos en la biblioteca los miércoles y viernes por la tarde Julio encontró en ”Historia de las Civilizaciones” de Otto Trutmann la fotografía de un cuchillo ritual que se encontraba en el Museo del Louvre que era casi idéntico al suyo y la traducción de parte de la inscripción, “desde un lugar (que podría ser el centro del mundo) situado en el Lejano Oeste, los hijos de Imhotep (un grupo de iniciados) serían ascendidos al cielo”. Pero le faltaba un fragmento.

4.- La hora desgraciada

Laura y Julio empezaban a salir solos cada vez con mayor frecuencia y a Carlos le sentaba fatal. El e de enero Carlos desafió a Julio pasarse por la casa donde vieron a López del Imperial a ver si así se le pasaba el miedo que tenía. Al final entraron en la casa, pero el gordo Henri y Lucía la asesina junto con Mario y López los acorralaron. Henri golpeo a Carlos y Laura y Julio fueron interrogados por López sobre el cuchillo, al final Julio les dio la trascripción. Mesnilgrand le dijo a López que en España encontraría a uno de los Elegidos y dudando entre Julio y Laura propuso llevarse a los dos a París. Carlos aprovecho para huir, pero en la balaustrada fue alcanzado por Henri y empujado por éste. Al caer al suelo Carlos tuvo la sensación de salir de su cuerpo y luego volver a el y despertarse en la sala de urgencias del hospital. Carlos recordaba esto mientras que Fransuas lo leía en el cuaderno THEO - DUR y el padre de Julio le animaba en la habitación del hospital. Fransuas dijo al padre de Julio que los encontraría.

TERCERA PARTE: LOS PEREGRINOS DEL TIEMPO

1.- Hamburgo - Barcelona

Zawirski logra ponerse en contacto con un intermediario de Melke el Mago que le confirma que ellos no tienen el cuchillo y nada que ver con los asesinatos. Le dijo que talvez supiera donde se hallaba el cuchillo. Se sentía responsable de la muertes. Mediante Mustafa se hizo con la dirección de Alejandra Redondo y puso rumbo a Barcelona. Al cabo de unos días pudo hablar con Alejandra y convencerse de que ella no tenía el cuchillo, Alejandra le dijo que le avisase si encontraba a los asesinos. Al día siguiente delante de la casa de Alejandra vio al gordo Henri y a la morena atractiva que al parecer se disponían a registrar el piso. Al salir los siguió en taxi hasta una vieja casona en Badalona. Los vio entrar así como a tres muchachos. Al rato una furgoneta con matrícula francesa salió a toda prisa. Entró en la casa y encontró tirado en el suelo malherido a un muchacho (Carlos) que susurraba “tercer orden”. Avisó a urgencias.

2.- BUJRMI TA NUMI

Fransuás (Victorino Álvarez ) propuso a Ernesto Quintana (padre de Julio) que que iría en busca de los desaparecidos. Creía que estaban involucrados en el secreto del centro del mundo y la posesión del Sokira - Dat o Libro de los muertos. Según Ursula, su mujer, a veces hablaba una lengua extraña cuando dormía. Fransuás era inmortal, y cada vez que moría volvía a reencarnarse. Cuando era niño e iban de pueblo en pueblo con su padre, el fotógrafo, cayó enfermo y el doctor Michelena le hizo recordar su condición. Le habló de la antigua ciudad de Abna y del pueblo de los Na gueder, primeros moradores del monte Na, de cómo acogieron a los que querían acogerse a sus nobles leyes y como a los que confundieron su sencillez con debilidad y trataron de apoderarse de Abna fueron muertos o exiliados . Escogieron a algunos jóvenes para iniciarlos en su sabiduría, la orden de los Burjmi Ta Numi.En el interior de la pirámide, al ser hombre, se accedía al Segundo Círculo o capacidad para caminar por el otro lado de la conciencia, los sueños y la memoria del pasado. El Tercer Círculo es el corazón del universo. Le contó como los Na gueder llamaron a los Elegidos, los Burjmi Ta Numi, al monte Na cuando la tierra empezó a temblar. Solo quedábamos 55 que nos refugiamos con Berú y escapamos de la matanza que se inició al empezar a temblar la tierra, a muchos se los tragó la tierra, otros huyeron de Abna y otros murieron como sacrificios humanos para calmar la ira de dioses que se creían olvidados. A la entrada de la pirámide el sabio Tumjra les dijo que Abna sería destruida por el mar y los Na gueder se dispersarían. Les concedía tres dones: La palabra que no se puede pronunciar, el secreto de las proporciones de la pirámide y un tercero que dejó a nuestra elección. Berú escogió el Sokira Dat o libro de los muertos. Berú ordeno matar a los que no eran de su clan y nos dirigimos a la cima del Na. Tras cuatro días de marcha vimos como una inmensa masa de agua arrasaba lo arrasaba todo. Cuando las aguas bajaron y Berú ya había leído el Sokira - Dat, nos prometió vivir para siempre si le ayudábamos a construir la pirámide en otro lugar donde se manifestase el centro del mundo, y así llegamos a Egipto. Berú nos enseñó como caminar por el mundo de los muertos y volver a la vida, entramos en un círculo del que ya no podemos salir. Aruma le robó el libro a Barú y encontró la forma de cómo un Burjmi podía olvidar su identidad. Tu lo hiciste, como el resto de los Burjmi y os dispersasteis por la Tierra.

Barú siguió en Egipto jugando a derribar imperios y últimamente apoyando a Hitler, es cruel y le gusta dominar las voluntades humanas y estará buscando el Libro que Aruma escondió en el desierto durante el reinado de Keops. Aruma fue adorado como Imhotep.

Michelena le dijo que el podría ser Onta (el decidor de palabras) amigo de Arumá y que tal vez conociera el lugar del centro del mundo, ya recordaría.

Pasaron los años y Victoriano hizo el servicio militar con Ernesto Quintana, allí se hicieron amigos y decidieron emigrar a Barcelona, conoció y se caso con Ursula, y donde murió con 10 años su hijo Daniel. Con 33 años y casi olvidado que era un Burjmi recibió una carta de Michelena que le rogaba fuera a verlo y volver a visitar juntos las calles de Abda. Cada año volvía a visitarlo, hasta su muerte. Ursula pensaba que era una mujer. Victoriano nunca se lo contó.

Antes de salir Fransuás pasó por casa de Julio a coger “una cosa”.

3.- Cautivos

Julio y Laura llevaban ya tres semanas cautivos en un sótano de París custodiados por Henri y Mario. Un día se abrió la puerta y López del Imperial les llevó en presencia de Misnelgrand, que se hallaba despidiéndose de miembros del Tercer Orden. Estaban en el interior de una pirámide subterránea. Misnelgrand, pálido, con penetrantes ojos azules ,barbilampiño ,pelo canoso y una edad indefinida, los examino y llamó a Julio para que se acercara, su mirada se introdujo en él rastreando todo su interior y dejándolo exhausto. “No es uno de los Elegidos , pero está dotado dijo Misnelgrand”. Julio intento que Laura no se acercara a él, pero no podía hablar. Ya era demasiado tarde. Al llevarlo de nuevo a su calabozo encontró, entre unas revistas que Mario les había llevado, una llave de la celda y una nota quedando con él a las doce de esa noche. Mario le explicó que había ayudado en los cálculos del mapa celeste que contenía en cuchillo y que daban las coordenadas de una pirámide en Libia, la auténtica tumba de Keops, donde se encontraba el Libro de los muertos. Julio no se quería ir sin Laura y Mario le explicó que había bebido sertaj y ahora su espíritu se encontraba en la dimensión mística de la pirámide. Julio le rogó que le ayudara a entrar en esa dimensión.

4.- Encuentros

Zawirski se reúne en París con Martín, su antiguo jefe, y con Melke el “Mago” en su silla de ruedas. Le cuentan como Frasier les traicionó en la busca del cuchillo intentando negociar también con el Tercer Orden y le proponen buscar un mapa celeste que se encuentra en la sede de Misnelgrand, el cuchillo está a punto de llegar. Fransuás (Victoriano) aparece en la tienda de libros antiguos donde estaban reunidos y al enterarse que no sabían del paradero de Julio y Laura se dispuso a irse, ante la amenaza con una pistola de Wolf éste le mira a los ojos y la pistola cae de su mano. Melke insta a Zawirski a detener a Fransuás a lo cual le contesto “muérase”. Ya en la calle Zawirski le cuenta que tiene una deuda con cuatro muertos y deciden ir a la guarida de Misnelgrand.

Logran entrar utilizando los poderes de Fransuás y ante la sorpresa de Zarwiski por esto, aparece López del Imperial y le dice que esto es posible porque es un Bujrmi

5.- Dónde los círculos no tienen centro

Julio con las instrucciones de Mario y del “setaj” entra en el Segundo Círculo de los sueños. Mario le advierte que para salir de él tiene que buscar el sol. Después de fluir por ríos, divisar seres atrapados que no pueden volver y volar llegó a una pirámide, tras múltiples intentos logra entrar en ella, pero se pierde en sus laberintos. Mientras tanto Henri conduce a Victorino y Zawirski en presencia de Misnelgrand, éste empieza a hablarle a Zawirski en la antigua lengua, que para su asombro empieza a recordar. Zawirski era un Bujrmi, era Aruma y Misnelgrand era Barú. Les dijo que los necesitaba para llegar al centro del mundo y dejaría libre a los chicos. Zawirski lanza su cuchillo contra Misnelgrand, falló y éste huyó. Lucía se abalanzó sobre Zawirski, que tras unos momento de lucha dejó fuera de combate, después le tocó a Henri. Salieron tras Barú y en el suelo de la cripta vieron a Laura y otras personas, Barú se alimentaba de sus sueños, los verdaderos cimientos de la pirámide. Aruma se quedó con los soñantes mientras Victorino se adentró en la dimensión mística de la pirámide. Encontró a Julio sollozando y perdido.

6.- La palabra

Fransuás y Julio se encaminaron al centro de la pirámide, atravesando por los sueños de los soñadores que alimentaban a Misnelgrand, incluidos los de Laura. Atravesaron más puertas y habitaciones, hasta que Julio se dio cuenta de que Fransuás no estaba a su lado. Escuchó la voz de Laura diciéndole que no continuara. Misnelgrand le llamaba desde un acantilado,un abismo con un mar tenebroso, de repente nota la mano de Misnelgrand en la suya , la orden de saltar se hacía cada vez mas convincente. Para evitar que Julio cayera Victorino aferró a Berú y pronunciando la antigua palabra, la impronunciable (el pincipio del principio), se arrojaron al abismo. Julio se despertó con la ayuda de Mario bajó a la pirámide subterránea que había sido asaltada por los hombres armados de Melke. Zawirski traía en brazos a Laura, todavía dormida y Martini permitió a Zawirski, Julio, Laura y Mario que se fueran. Melke y Martín, junto con del Imperial ya tenian el mapa celeste con la situación de la pirámide. Hicieron estallar la sede de la Fundación y la pirámide subterránea. Zawirski encargó a Mario que regresara a España con Julio y Laura.

7,. Coda

Regresaron a Barcelona con Pedro, un funcionario de la embajada aficionado a la literatura y extrañado de los sucesos del día anterior y extrañado que los chicos secuestrados a los que escoltaba no se mencionaran en los periódicos. Pensó en una trama oculta, mejor callar.

Alejandra recibió un mensaje de Inglaterra: “los encontre”. Acabaría viajando a Inglaterra.

Epílogo. Ocho años después

Del Imperial le cuenta a Masdeu como después de mas de un año excavando (a costa de dos de sus dedos, que por la tardanza le cortó Gunther) en el desierto de Libia, encontraron la pirámide con la tumba de Keops con sus tesoros y el Libro de los Muertos. Las tablillas del libro se hicieron pedazos cuando Gunther las cogió y murió por combustión espontánea . Habían entrado sin los ritos previos de purificación. La puerta a una nueva sabiduría se había perdido y el tenía que callar porque todavía quedaban influyentes miembros del Tercer Orden.

VOCABULARIO

A la zaga: detrás de,

Abigarrados: mal combinado, reunido sin concierto

Abluciones: lavados, acción de purificarse con el agua en algunas religiones

Abrupto: escarpado, con gran pendiente, áspero, violento, rudo

Abstrusas: de difícil comprensión, oculto

Acuciante: con prisa, presuroso

Adobe: masa de barro con paja que se utiliza para hacer ladrillos.

Aferraba: agarrar o asir fuertemente.

Agreste: áspero, rudo, inculto o lleno de maleza

Alabastro: piedra blanca

Alborozado: lleno de placer o alegría

Almuecín: el que llama a la oración

Amedrentándolo: infundir miedo, amedrentar

Anacronismo: incongruencia de presentar al propio de una época a la que no corresponde

Angostura: paso estrecho, reducido, escaso

Anhelante: deseo vehemente de conseguir algo

Animales míticos: animales de ficción

Ankh: cruz egipcia

Anodina: insignificante, ineficaz, insustancial

Añorar: echar de menos, recordar

Apesadumbrado: apenado, triste

Apostilló: comentó, explicó

Aprensión: escrúpulo, recelo

Aprensivo: el que en todo ve peligro, imagina cosas graves

Arcanos: secreto, misterio, cosa oculta muy difícil de conocer.

Aristócrata: persona notable del estado

Arredrarse: atemorizarse, echarse atrás

Arte de birlibirloque: como por arte de magia, sin saber como.

Atestaba: muy lleno de...

Atisbaba: observar con cuidado

Atisbando: observando

Atosigar: dar prisa para que se haga una cosa, acuciar

Aturdimiento: perturbación de los sentidos por efecto de un golpe o ruido.

Aura: irradiación luminosa que algunos seres parecen emitir

Autodidacta: que aprende por si mismo sin un maestro

Avatares: fases, cambios, vicisitudes

Ávido: ansioso de, codicioso

Bajorrelieves: esculturas en la pared

Balaustrada: barandilla de columnas

Balbuceó: hablar o leer dificultosamente

Balsámico: remedio curativo, medicina

Barbilampiño: adulto sin barba, o con poca barba

Bibliófilos: aficionado a los libros, a las ediciones mas raras o correctas

Bifurcación: donde un camino se divide en dos ramales obrazos.

Blasfematorio: que maldice o insulta gravemente, palabra injuriosa contra Dios

Bobalicón: bobo, de corto entendimiento o capacidad

Bodrio: cosa mal hecha o de mal gusto.

Bribón: el que halaga con buenas palabras para engañar

Calor sofocante: calor intenso, insoportable

Carmesí: de color rojo grana

Casa consistorial: ayuntamiento

Caso omiso: no hacer caso

Cauteloso: con precaución, con astucia

Cenital: punto culminante o momento de apogeo

Ceñuda: con la frente arrugada, señal de enfado

Chasqueé: ruido, ruido de la lengua contra el paladar

Chilabas: pieza de vestir con capucha que utilizan los árabes.

Ciclópeas: de enorme tamaño, gigantesco

Claraboya: ventana abierta en el techo

Coagulado: cuajado, solidificado (referido a la sangre)

Colapso: paralización, deformación brusca, destrucción.

Compendia: con precisión y brevedad

Compungido: dolorido, atribulado.

Confinados: recluir (encerrar) dentro de unos limites

Conjetura: juicio que se forma de las cosas por indicios y observaciones.

Consternado: muy apenado, abatido

Contrabando: comercio con artículos prohibidos por las leyes

Cotonadas: tela de algodón con flores de varios colores

Crepitó: ruido, chasquido de la leña

Cripta: lugar subterráneo donde se enterraba a los muertos.

Crujía: paso entre dos muros, pasillo que da acceso a ambos lados de una estancia.

Curda: borrachera

Dádiva: cosa que se da, limosna

Dahabia: embarcación egipcia

Decadencia: principio de debilidad, que empieza a caer.

Dédalo: cosa confusa y enredada, laberinto.

Degradada: humillar, rebajar, desgastar

Deleite: placer

Demora: tardanza retardar.

Depredador: cazador de otros, saquear con violencia

Desamparada: sin protección, abandonado

Desbarajuste: desorden, confusión

Desdén: desprecio, indiferencia, menosprecio

Desdeñosa: con desprecio o desdén

Desolación: destruido, arrasado

Desoladoramente: con angustia, con aflicción

Desvencijada: aflojada, desunida, quebrada

Diligentemente: con cuidado y prontitud

Dintel: parte superior de las puertas

Disipó: esparcir, desvanecerse

Disociación: descomponer, separar

Displicente: desdeñoso, descontento, de mal humor

Distendió: aflojó, relajó.

Divagar: vagar, separarse del asunto que se trata.

Elocuentes: capacidad de hablar o escribir con eficacia y persuasión

Emanación: proceder de, emitir, desprender de sí.

Embalsamar: preparar los cadáveres para evitar su putrefacción.

Embaucar: engañar

Energúmeno: persona furiosa, alborotada, poseída por el demonio.

Engreído: demasiado convencido de su valía,

Engulló: tragar sin mascar

Enhebrar: pasar la hebra por el ojo de la aguja, decir muchas cosas seguidas sin orden

Enjuta: delgada, seca, de pocas carnes

Enrevesadas: complicadas, difícil, intrincado

Entreveradas: que tiene interpoladas cosas diferentes, introducir una cosa entre otras

Enzarzarse: enredar a varios entre sí, reñir, pelearse

Erguía: levantarse, ponerse derecho

Erráticos: sin saber donde se va, vagabundos

Esbirros: secuaz a sueldo, quien sigue a otro movido por el interés

Escabullía: escaparse, huir de una dificultad

Escepticismo: desconfianza, duda de la verdad

Escéptico: desconfiado, que duda de la verdad

Escrutaba: indagar, examinar, explorar

Escuálidas: flacas, macilentas, sucias

Escudriñó: examinar cuidadosamente

Esmerilado: pulir o deslustrar el vidrio,

Esquivo: desdeñoso, huraño, áspero

Estériles pesquisas.: averiguaciones sin resultado

Estío: verano

Estridentes: que produce ruido o sensación molesta

Estupefacción: pasmo, estupor, sorpresa

Estupor: asombro, pasmo, indiferencia

Eufórica: con gran optimismo, contenta

Evocar: recordar, traer cosas a la memoria

Exaltación: realzar el mérito, dejarse arrebatar por la pasión

Expeditiva: facilidad en dar salida o curso a las cosas, rápida y eficaz

Explayándose: extendiéndose, ensanchando

Extática: que está en éxtasis, estado de admiración, alegría...

Fatuo: lleno de presunción o vanidad infundada y ridícula; falto de razón

Fellahs: campesinos egipcios

Férula: tablilla para fracturas, añadido a algo.

Fervientemente: con entusiasmo y ardor

Festones: adorno de flores, bordado o dibujo que adorna la orilla o borde de una cosa

Ficticia: fingido, inventado

Filántropo: personas que hacen obras o donativos a favor de la comunidad

Fisgar: curiosear, mirar, husmear

Fisgón:

Frenética: con frenesí, furioso, rabioso

Fruslerías: cosa de poco valor

Fugaz: de muy corta duración, que huye con velocidad y desaparece

Galvanizado: reactivado, volver a dar energía y entusiasmo

Gestación: preparación, desarrollo

Gesticulante: que hace gestos

Hálito: vapor, soplo suave, aliento

Hereje: que va en contra de una doctrina

Hermético: cerrado, impenetrable

Heterodoxas: disconformes con doctrinas o prácticas,

Hinojos: de rodillas

Hipogeos: capilla o edificio subterráneo

Horcajadas: con una pierna a cada lado

Huero: vacío, sin sustancia

Impertinencias: inoportunidad molesta, dicho o hecho fuera de lugar

Improperios: injuria o insulto grave de palabra

Inaccesible: no se puede llegar, no accesible

Inaprensible: imposible de comprender.

Incauto: ingenuo, que no tiene malicia

Incertidumbre: duda, perplejidad.

Inconmensurable: imposible de medir, enorme

Indolencia: insensible, perezoso, que no se afecta o conmueve

Inepto: incapaz, no apto

Inexorablemente: que no se puede evitar, que no se deja vencer

Ínfimas: muy pequeñas, que es menos que las demás.

Infructuosa: inútil, ineficaz

Ingerirlo: tragarlo por la boca

Insubordinan: rebelarse, sublevarse, no acatar ordenes

Interfería: interponerse, cruzarse en el camino, impedir

Intuir: percibir instantáneamente una idea

Involucrado: complicar a alguien en un asunto, incluido

Iracunda: propenso a la ira, llena de ira

Irremisiblemente: sin remisión o perdón, sin más remedio

Jambas: piezas verticales de ambos lados de una puerta

Jaqueca: dolor de cabeza

Jeroglíficos: escritura de signos, cosa difícil de comprender.

Jolgorio: fiesta, diversión, regocijo

Lapso: espacio de tiempo entre dos límites, caída en un error

Lastre: impedimento para llevar algo a buen fin, peso

Levedad: ligereza, de poco peso, inconstancia de ánimo

Mamotreto: libro muy abultado, armatoste u objeto grande y embarazoso

Masculló: hablar entre dientes, pronunciar tan mal que apenas puede entenderse

Masoquista: que siente complacencia en sentirse humillado o maltratado

Mastabas: pirámide truncada que servía de tumba

Meliflua: dulce, suave, delicado en el trato o en la manera de hablar.

Memo: tonto, simple

Mercachifle: mercader de poca importancia

Mesó: arrancar los cabellos con las manos, peinar con las manos

Mesurado: moderado, modesto, proporcionado.

Mezquino: falto de nobleza, que escatima en el gasto

Mirada aviesa: que mira con maldad,

Mirar de soslayo: mirar por encima, de pasada

Místicas: divina, misterio, razón oculta

Morbosa: que provoca reacciones mentales insanas, interés malsano por acontecimientos desagradables

Mortecina: casi muerta, apagada, sin vigor, bajo

Musitó: susurrar, hablar entre dientes

Mustia: lánguido, marchito, triste, melancólico

Narguile: pipa oriental para fumar con un largo tubo flexible

Necio: ignorante, imprudente, falto de razón

Necrópolis: cementerio con monumentos fúnebres, ciudad de los muertos

Nigromancias: práctica de invocar a los muertos, magia negra

Nimiedad: pequeñez, insignificancia

Nítido: limpio, claro, puro

Nostálgico: añoranza, tristeza por el recuerdo de lo perdido

Obnubilada: oscurecer, ofuscar, atontar

Ofuscaba: confundir, trastornar, turbar

Ojival: arco con forma de ojiva (dos arcos de círculos iguales)

Omitiendo: no hacer una cosa, pasar en silencio una cosa

Opresivamente: ejercer presión, someter

Oráculo: persona a quien todos escuchan por su sabiduría, quien habla por los dioses

Papiro: lamina de esta planta sobre la que se escribía

Paquidermo: hipopótamo, elefante, vulgar

Parco: moderado, sobrio, templado

Pardusca: entre negro y blanco tirando a rojizo, poco claro

Parsimonia: lentitud, cachaza

Pasmarote: persona embobada o pasmada

Patraña: mentira, noticia inventada

Paulatinamente: poco a poco, despacio

Pécora: persona astuta, prostituta

Perpetrar: cometer, consumar un delito

Perplejos: dudoso, incierto, confuso

Persistentes: durar mucho tiempo, mantenerse firme y constante

Perspicaz: de ingenio agudo, con buena vista

Pespunteada: cosida, labrada

Plácido: sosegado, apacible, tranquilo

Posponer:

Postrera:

Premonitorio:

Presagiaba:

Presagios:

Pretil:

Propensión:

Pululando.

Putrefacta:

Quintaesencia:

Quintos:

Raudos:

Receloso:

Recíproca:

Recónditas:

Recovecos:

Recriminó:

Reiteradamente:

Relegaron:

Remansaba:

Rememoró:

Remoto:

Retahíla:

Retazo:

Retazos:

Retoños.

Reverberante:

Reverberante:

Ruborizado:

Sabandija:

Sandez:

Saqueadores:

Saturar:

Secuaces:

Sigilo:

Sima:

Siniestro:

Sitial:

Socava:

Socarrón:

Sofoquina:

Sordina:

Sosegada:

Súbitamente:

Súbito:

Subyace:

Sumido:

Superfluas:

Sutil:

Tangible:

Tenue:

Titubeo:

Titubeó:

Tórrido:

Toscas:

Trajinar:

Transgredir:

Trastabillando:

Triquiñuelas:

Tropel:

Tunantes:

Turbadora:

Unísono:

Unísono:

Vacilaciones:

Variopinta:

Vastedad:

Vericuetos:

Vertiginosa:

Vislumbre:

Vista a estribor:

Yacía:

Yerma:

22