Los mamímeros

Biología. Pelo. Cuernos y astas. Glándulas. Sistema circulatorio. Sistema respiratorio. Sistema digestivo. Sistema esquelético. Carnívoros. Hervívoros. Onnivoros. Insectivoros. Alimentación y nutrición. Reproducción

  • Enviado por: Bones
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 16 páginas
publicidad

1. ORIGEN DEL GRUPO

La estructura del techo del cráneo nos permite identificar tres grandes grupos de amniotas que divergieron durante el período Carbonífero del Paleozoico: los sinápsidos, los anápsidos y los diápsidos. El grupo de los sinápsidos se caracteriza por poseer un tipo especial de cráneo caracterizado por poseer una única abertura lateral por detrás de las órbitas. Éste grupo fue el primer linaje de amniotas que se dispersó ampliamente por hábitat terrestres.

Los primeros sinápsidos se diversificaron en distintos tipos de herbívoros y carnívoros denominados colectivamente pelicosaurios, fueron los amniotas más abundantes a principios del Pérmico. Los pelicosaurios sufrieron una gran radiación que dio lugar a los terápsidos, el único grupo sinápsido que sobrevivió más allá del Paleozoico. En los terápsidos se observa por primera vez una locomoción erecta, con extremidades erguidas situadas bajo el cuerpo. Al reducir la estabilidad con la elevación del cuerpo del suelo el cerebelo pasó a tener mayor importancia.

Solamente el último subgrupo evolutivo, los cinodontos, sobrevivió al Mesozoico. Los cinodontos desarrollaron una alta tasa metabólica, que permitió una vida más activa; un aumento de la musculatura mandibular, que produjo una mordedura más fuerte; varios cambios esqueléticos que proporcionaron mayor agilidad y un paladar óseo secundario, que permitía al animal respirar mientras mantenía la presa en la boca. El paladar secundario sería de gran importancia en la subsecuente evolución de los mamíferos, porque permitía respirar a las crías mientras respiraba mientras mamaban. Al mejorar la biomecánica de la postura erguida los huesos largos se hicieron más delgados y desarrollaron salientes en las articulaciones para la inserción de la musculatura. El número de costilla se redujo que mejoró la flexibilidad de la columna vertebral. Dentro del gran conjuntos de los cinodontos, un pequeño grupo de carnívoros, denominados tritelodóntidos, es el que más se asemeja a los mamíferos, con los que comparte diversos caracteres derivados, tanto dentarios como craneales.

En el Triásico, los tritelodóntidos dieron lugar a los primeros mamíferos los cuales no pudieron alcanzar su gran diversidad, a causa de que los dinosaurios se hicieron abundantes y diversos. Durante este período todos los grupos de sinápsidos no mamíferos desaparecieron. Los mamíferos sobrevivieron como pequeñas criaturas nocturnas del tamaño de ratones, con un cráneo relativamente grande, mandíbulas diseñadas para masticar y un nuevo tipo de dentición en el que los dientes son remplazados una sola vez (dentaduras de leche y definitiva), a diferencia del primitivo patrón de los amniotas en el que los dientes se sustituyen continuamente a lo largo de la vida. Los primeros mamíferos fueron endotérmicos y tenían pelo que era esencial como aislamiento, implicando asimismo que las glándulas sebáceas y sudoríparas aparecieran también, ya que lubrican el pelo e impiden la pérdida de calor.

Las crías salían en huevos en un estado muy inmaduro, lo que las hacía totalmente dependiente de la leche, el calor y los cuidados de la madre. Esta forma de reproducción persiste actualmente en los monotremas (ornitorrincos y equidnas).

En el Cretácico y especialmente en el Eoceno, los mamíferos comenzaron su rápida expansión. La gran radiación se atribuye al gran número de ambientes que quedaron vacíos por la extinción de muchos grupos de amniotas al final del Cretácico, también fue provocada por ser animales ágiles, endotérmicos, inteligentes, adaptables y daban a luz crías vivas, protegían y nutrían con su propia secreción de leche en vez de abandonar huevos vulnerables en un nido.

La clasificación que se utiliza para los mamíferos es la taxonomía cladista ya que consideran como grupo a los sinápsidos y se trata de un grupo monofilética.

2.ADAPTACIONES FUNCIONALES Y ESTRUCTURALES DE LOS MAMÍFEROS

TEGUMENTO Y DERIVADOS

La piel y sus variaciones son un carácter que identifica a los mamíferos como un grupo. La piel esta fuertemente adaptada a las necesidades del organismo, hace de intermediario entre el animal y su hábitat. En muchas ocasiones la epidermis es más gruesa en mamíferos en comparación con cualquier otra clase de vertebrados, aunque se compone igualmente de epidermis y dermis.

En mamíferos la dermis es mas gruesa que la epidermis, la epidermis es fina y se encuentra acompañada de pelos como protección, sin embargo en las zonas que están sujetas a mucho roce y desgaste, como en las plantas de los pies donde las capas de piel se espesan y endurecen con queratina.

El pelo

Es una característica concreta de mamíferos, un pelo crece a partir de un folículo que crece como estructura epidérmica y se forma primeramente en la dermis. El pelo crece continuamente por una rápida proliferación de células en el folículo. Conforme el pelo se empuja hacia arriba hay nuevas células que se quedan sin fuente de alimentación y mueren convirtiéndose en queratina, que constituye garras, uñas, plumas y pezuñas.

Los mamíferos presentan dos tipos de pelos formando el pelaje del organismo: la borra, de función aislante y pelos más gruesos y más largos denominados cerdas, cuyo conjunto constituye la jarra, y que sirven de protección contra el desgaste al tiempo que confieren coloración al pelaje. La capa de borra aísla una capa de aire, en mamíferos marinos, que necesitan mantener su temperatura, es tan densa que impide que sea mojada. En el medio acuático las cerdas se mojan y se pliegan sobre la borra creando una capa aislante.

El pelo independientemente deja de crecer cuando alcanza una determinada longitud, generalmente permanece en el folículo hasta que empieza a crecer un pelo nuevo, es cuando el pelo viejo cae.

Algunos carnívoros mustélidos como el armiño cambia el pelaje de blanco en invierno a pardo en verano dando capacidad de camuflaje al animal. Otro ejemplo es el blanco de los animales árticos; la liebre de Norteamérica tiene tres mudas anuales: la tonalidad blanca librea invernal es reemplazada por la librea estival parda, y esta es sustituida en otoño por una librea más gris.

El pelo de mamíferos ha cambiado para especializarse en otras funciones, por ejemplo, las cerdas de los suidos, y las espinas de los puercos espines y sus parientes. Las vibrisas (bigotes) son pelos sensoriales, particularmente largas en animales fosotes y nocturnos, dan un sentido táctil a muchos mamíferos. El leve movimiento de la vibrisas genera un impulso en un Terminal nervioso que llega a áreas específicas del encéfalo.

Puerco espines, erizos, han desarrollado una cobertura espinosa alrededor de su cuerpo que les proporciona una forma de defensa contra cualquier posible agresor.

Cuernos y astas

Existen tres tipos de cuernos en mamíferos: los auténticos cuernos, que presentan los rumiantes, son vainas huecas de epidermis queratinizada, se colocan alrededor de un núcleo óseo que surge hacia fuera del cráneo. De forma general se dice que los cuernos no mudan ni se ramifican, aunque pueden ser muy curvos, y encontrar se en los dos sexos.

Las astas de la familia de los ciervos son totalmente óseas cuando están formadas completamente, en un crecimiento anual las astas se desarrollan por debajo de una capa de piel muy fina y vascularizada llamada terciopelo, de textura suave.

Cuando el crecimiento del asta se ha completado con satisfacción el terciopelo se pierde por el roce de este con los árboles que realizan los ciervos. Las astas se pierden pasada la época de cría, pocos meses después aparecen los inicios de una nueva cornamenta para la prospera época de cría. Durante diversos años el gasto mineral que se realiza con la formación de las astas es descomunal.

Glándulas

Los mamíferos tienen la mayor variedad de glándulas tegumentarias de todos los vertebrados. La mayoría se pueden encuadrar en una de estas cuatro categorías: sudoríparas, odoríferas, sebáceas y mamarias. Todas son derivados de la epidermis.

Las glándulas sudoríparas son tubulares, simples y muy plegadas, que aparecen en bastantes partes del cuerpo en la mayor parte de los mamíferos. No existen en vertebrados no mamíferos. Pueden distinguirse dos tipos de glándulas sudoríparas, las ecrinas y las apocrinas.

Las ecrinas segregan un sudor acuoso que, cuando se evapora sobre la superficie de la piel, absorbe el calor de esta y la enfría. Aparecen en regiones carentes de pelo, especialmente en palmas y plantas de manos y pies, en la mayor parte de los mamíferos, aunque en caballos y muchos primates también están dispersas por todo el cuerpo. Pueden estar muy reducidas o incluso faltar e roedores, conejos, ballenas y otros mamíferos.

Las glándulas apocrinas son mayores que las citadas anteriormente y poseen los conductos más largos y retorcidos. Su zona de secreción se localiza en la dermis y se hunde profundamente en la hipodermis. Siempre desembocan en el folículo de un pelo o donde ha existido uno. Se desarrollan aproximadamente en la época de la pubertad, su secreción no es acuosa sino lechosa y se seca sobre la piel formando una película con aspecto plástico. Las glándulas apocrinas no tienen nada que ver con la regulación térmica, pero su actividad esta relacionada con diversos aspectos del ciclo sexual, entre otras posibles funciones.

Las glándulas odoríferas se encuentran en todos los mamíferos con posición en el organismo y funciones muy diferentes, se utilizan para marcar territorios, señales de aviso y defensa. En época de cría muchos mamíferos segregan olores fuertes para atraer al sexo opuesto.

Las glándulas sebáceas están asociadas a los folículos pilosos, aunque algunas son libres. El tapizado de las glándulas se descarga durante el periodo de secreción, y tiene que ser renovado a la siguiente secreción. Este tipo de células de las glándulas se dilatan con acumulas de grasa y posteriormente mueren y son excretadas en una mezcla llamada sebo, esta secreción sirve para que el pelo y la piel se encuentren en perfectas condiciones. Las glándulas sebáceas están repartidas en mamíferos por todo el cuerpo.

Las glándulas mamarias son apócrifas modificadas, aparecen en todas las hembras de mamíferos. Se desarrollan con un engrosamiento de la epidermis que forma una línea mamaria a lo largo de ambos lados del abdomen en el embrión. En ciertas partes de estas crestas aparecen mamas, mientras que en partes intermedias la cresta desaparece totalmente. En las mujeres las glándulas empiezan a aumentar de tamaño en la pubertad, debido a la acumulación de grasa, y alcanzan su máximo desarrollo aproximadamente hacia los 20 años, aunque también sufren un desarrollo debido al embarazo. En otros mamíferos las mamas se hinchan solo periódicamente, cuando están turgentes por la leche durante el embarazo y el periodo de cría de los jóvenes.

SISTEMAS DE MAMÍFEROS

Sistema circulatorio, el corazón

El corazón de mamíferos esta compuesto por cuatro cámaras (tetracameral), es un órgano musculoso localizado en el tórax, recubierto por un saco fibroso y resistente (pericardio). La sangre venida de los pulmones llega a la aurícula izquierda, pasa al ventrículo izquierdo y se bombea por todo el cuerpo. La sangre que vuelve después de haber circulado por el cuerpo llega a la aurícula derecha, pasa al ventrículo derecho, y de allí es bombeada a los pulmones. Dos conjuntos de válvulas, la bicúspide y la tricúspide separan la aurícula del ventrículo en cada lado lo que impide el reflujo de la sangre.

La contracción del corazón se llama sístole y su relajación diástole.

Los eritrocitos son anucleados bicóncavos.

Sistema respiratorio

En mamíferos, el aire entra por el sistema a través de las narinas (orificios nasales externos), pasa por la cámara nasal a un epitelio mucoso, atraviesa los conductos nasales internos unidos con la faringe, desde allí pasan a la traquea a través de un estrechamiento por la unión del respiratorio y el digestivo llamada glotis. La traquea se bifurca en dos conductos, uno en cada pulmón llamados bronquios, en el interior de cada pulmón el bronquio se divide múltiples veces en unos pequeños tubulos (bronquiolos), los bronquiolos a través de los conductos alveolares conducen el aire a los sacos aereos (alvéolos).

En el recorrido del aire éste sufre tres cambios hasta llegar a los sacos alveolares: primero se filtra la mayor parte del polvo y de las partículas extrañas, seguidamente se calienta hasta coger la temperatura corporal, y

por ultimo se satura de vapor de agua.

Los pulmones se componen de un tejido elástico conjuntivo, algo de tejido muscular y recubierto por una capa llamada pleura. La cavidad torácica se rodea por la columna vertebral, costillas y esternón y en la base el diafragma, tabique que separa las cavidades torácica y abdominal, es musculoso, una de las propiedades que poseen los mamíferos.

Sistema digestivo

El sistema digestivo de un mamífero esta adaptado a su régimen alimentario particular, sobre esto podemos diferenciar distintos grupos de mamíferos en función de su alimentación, aunque no es exacta:

1- Insectívoros

Pequeños mamíferos que se alimentan de pequeños invertebrados como lombrices y caracoles, como ejemplo más común son los topos, las musarañas y los murciélagos. Como ingieren poca materia vegetal con fibra, su intestino se ha especializado acortándose ya que no son necesarios largos procesos de fermentación.

2-Herbívoros

Se dividen en dos grandes grupos, los ungulados, que pacen, y los mordisqueadores, como roedores, conejos y liebres.

En herbívoros desaparecen los caninos, sin embargo los molares, adaptados para la trituración, son amplios y de coronas altas.

Los roedores tienen los incisivos en forma de cincel que no les paran de crecer en toda su vida ya que los desgastan continuamente.

Los herbívoros poseen una serie de adaptaciones por su dieta de vegetales, una de ellas es el almacén de una microflora de bacterias anaerobias y protozoos en cámaras de fermentación en el tubo digestivo, estas bacterias y protozoos si son capaces de romper y metabolizar la celulosa, dejando libres ácidos grasos, azucares y almidones que son absorbidos por el mamífero.

En algunos el tubo digestivo tiene un divertículo en el lateral bien desarrollado llamado ciego, que sirve como cámara de fermentación y a su vez absorbe los productos creados de la fermentación.

Los rumiante poseen un estomago dividido en cuatro grandes cámaras. Al comer la hierba pasa por el esófago hasta la panza, primera cámara del estomago donde es descompuesta por bacterias y protozoos, formando pequeñas bolas de alimento que son regurgitadas en momentos de tranquilidad del animal a la boca. Después de mascarlas lentamente el alimento retorna a la panza digerido por bacterias celulolíticas. La pulpa pasa a la redecilla, segunda cámara intermedia del estomago hasta el libro, donde se reabsorbe el agua, nutrientes y productos microbianos. Lo que queda llega al verdadero estómago llamado cuajar, donde se segregan enzimas proteo líticas y se produce la digestión normal.

3-Carnívoros.

Se alimentan de herbívoros, principalmente. Están equipados de caninos perforadores y cortantes, y con poderosas garras en sus extremidades que les permite adueñarse de las presas.

Debido a su dieta de proteínas que permite una digestión mucho más corta que en los herbívoros, su tubo digestivo es mas corto y el ciego no existe o de forma rudimentaria.

4- Omnívoros.

Se alimentan de vegetales como de animales, aunque muchas formas carnívoras comen hierbas, frutas y bayas cuando es lo único que pueden conseguir. El zorro, que normalmente basa su dieta en ratones o pequeños roedores y aves, llega a comer manzanas y maíz, cuando sus fuentes de alimentación son escasas.

Para casi todos los mamíferos, la búsqueda de alimento implica el consumo de la mayoría de su tiempo, los cambios estaciónales en los recursos alimentareos, sobretodo en zonas templadas. La supervivencia es fácil en verano, pero en invierno muchos carnívoros recorren grandes distancias para conseguir alimento, lo que les obliga a migrar a regiones donde la comida es mucho mas abundante. Otra estrategia es hibernar en un estado sopor durante el periodo invernal.

Alimentación y nutrición: Adaptaciones.

Los mamíferos han desarrollado diversas estrategias para explotar una larga variedad de fuentes de alimento; algunos necesitan dietas muy especializadas, mientras otros tienen su alimentación muy diversificada. Los hábitos alimentarios están ligados íntimamente a su estructura física.

Las adaptaciones para ataque y defensa así como especializaciones para encontrar, capturar, y digerir la comida, determinan su forma y hábitos.

Los dientes son más que cualquier otra característica especifica física, dan información sobre el estilo de vida del mamífero.

Todos los mamíferos tienen dientes, con excepciones como algunas ballenas, los monotremas y los osos hormigueros, pero sus modificaciones están correlacionadas con sus respectivos hábitos alimentarios. La dentición más característica de mamíferos, y la más repetida es la dentición difiodonta: dos series de dientes, una batería de dientes de leche que es reemplazada por otra de dientes permanentes. En cualquier especie los dientes se encuentran modificados para realizar funciones específicas de la especie en concreto. Los dientes diferenciados de esta forma se denominan heterodontos, que contrastan con las denticiones uniformes homodontas, característica de vertebrados primitivos.

Como norma general se distinguen cuatro tipos de dientes: los incisivos, con corona simple y con extremos ligeramente afilados, especializados para morder; los caninos, con corona mas larga y en forma de cono, los utiliza el animal para clavar o perforar; los premolares, con corona comprimida y una o dos cúspides, diseñados para cortar o rebanar; y los molares con grandes cuerpos y disposición variable de cúspides, están especializados para la trituración y masticación. Los molares siempre son de dentición definitiva.

Sistema esquelético

Las modificaciones mas significativas en los mamíferos son reducción de los huesos craneales (reptiles 50-95 huesos, mamíferos 35 o menos), el esqueleto axial es mas fuerte y rígido debido a la mayor osificación y el crecimiento del esqueleto crece a medida que lo hace el organismo.

Es el primer grupo con una disposición parasagital de las extremidades, todas están en el plano sagital. Los codos se dirigen hacia atrás y las rodillas hacia delante.

Las modificaciones de los apéndices producen distintas formas de locomoción:

  • Plantígrado: apoyan la superficie del pie en el sustrato, usualmente con 5 dígitos (gorilas, humanos..).

  • Digitígrado: apoyan los dedos (conejos, roedores…).

  • Ungulígrados: apoyan las puntas de los dedos; pezuñas (ciervos).

- Artiodáctilos: tienen dedos pares (ciervo, hipopótamo).

- Perisodáctilos: tienen dedos impares (caballo, rinoceronte).

Reproducción

La mayor parte de mamíferos tienen periodos de cría específicos, preferiblemente en invierno o primavera. Muchos machos son capaces de cópula fértil en cualquier momento, pero la cópula efectiva de la hembra está restringida a un periodo del ciclo que se denomina estral.

El ciclo estral esta dividido en etapas marcadas por cambios en el aparato reproductor femenino. Proestro, periodo de preparación, crecen los folículos ováricos y es seguido por el estro: apareamiento. Casi al mismo tiempo los folículos ováricos se abren y sueltan los óvulos, que son fecundados posteriormente. En mamíferos placentarios, el huevo fecundado se implanta en la pared uterina y, a continuación se sigue con el periodo de preñez. Sin embargo en el caso en el que no ocurra la fecundación el estro es seguido de un metaestro de reparación. Esta etapa va seguida de un diestro, el cual el útero se hace pequeño y anémico, es decir, queda sin irrigación sanguínea o es mínima. El ciclo vuelve entonces a repetirse comenzando por el proestro.

La frecuencia con que se encuentran preparadas las hembras para copular varía bastante entre los diferentes mamíferos. Los animales que solo tienen un estro durante la estación de cría se denominan monoestricos; aquellos que tienen un estro recurrente durante la estación de cría se denominan poliestricos. En monos y en la especie humana el ciclo reproductivo es algo diferente, el periodo postovulatorio se denomina menstruación, durante el cual el tapizado del útero colapsa y es expulsado con alguna sangre.

Existen tres patrones diferentes de reproducción en mamíferos. Uno de ellos representado por ovíparos, los monotremas. El ornitorrinco tiene una estación de cría al año, los huevos ovulados, dos normalmente, son fecundados en el oviducto. A medida que descienden varias glándulas añaden albúmina y después una fina y coriácea cáscara a cada huevo. El ornitorrinco pone sus huevos en un nido excavado. Después de la eclosión, son alimentados con leche (la obtienen lamiendo y no chupando). En monotremas no hay gestación y el embrión echa mano de los nutrientes almacenados en el huevo, de la misma manera que aves y reptiles pero al igual que mamíferos alimentan a las crías con leche.

Los marsupiales son un segundo patrón de reproducción, tienen un periodo breve de gestación. En el canguro rojo el primer periodo de preñez sigue con una gestación de 33 días, después nace el joven canguro que trepa por la madre hasta anclarse a un pezón en la bolsa marsupial. Inmediatamente vuelve a quedarse preñada la hembra, pero la presencia de la joven cría en la bolsa marsupial impide que se desarrolle el nuevo embrión, este periodo de ralentización se denomina diapausa. La primera cría de canguro sigue en el marsupio, cuando este abandona la bolsa, el embrión en dispausa prosigue con su desarrollo y nace aproximadamente un mes mas tarde. La madre vuelve a quedar preñada, en este momento la madre tiene tres crías de diferentes edades dependiendo de ella, uno se mantiene por su propio pie, otro sigue en la bolsa marsupial creciendo, y un tercero se encuentra en fase de dispausa.

El tercer patrón es de mamíferos placentarios. El embrión permanece en el útero materno alimentado por los nutrientes que recibe la placenta, una conexión intima entre la madre y el embrión. La duración varía bastante, en general, cuanto mayor es el mamífero mayor es su tiempo de gestación, aunque existen importantes excepciones. Los rorcuales, son los mayores mamíferos, llevan en el útero a sus crías durante 12 meses, mientras que los quirópteros, parecidos a los ratones, tienen un periodo de gestación de 4 o 5 meses. La condición en la cual nacen también varía. El antílope da a luz a sus crías bien cubiertas de pelo. Los ratones, en cambio, son ciegos, carecen de pelo y están totalmente indefensos.

El crecimiento humano es el más lento que cualquier otro mamífero, lo que es uno de los atributos que nos separa de los animales.

El número de crías producidas depende de diversos factores, como norma general, cuanto mayor es el animal, menor es el número de crías por camada. Uno de los factores es el número de enemigos de la especie. Los pequeños roedores producen más de una camada en cada estación. En cambio la mayor parte de carnívoros no tienen más de una camada de tres a cinco crías anuales. Los grandes mamíferos paren un solo animal en cada parto, el promedio de un elefante es de aproximadamente 4 crías en un elefante con promedio de 50 años de vida.

3. HABITOS DE VIDA MÀS PECULIARES DE LOS DISTINTOS TAXONES

  • Adaptaciones a los ambientes calidos

Los mamíferos desertícolas de pequeño tamaño son excavadores o nocturnos para no soportar las perdidas de agua por evaporación. Otros mamíferos como la rata canguro o como las ardillas de tierra obtienen toda el agua que necesitan a partir de los alimentos secos, sin llegar jamás a beber, produciendo una orina muy concentrada y unas heces muy secas.

En cambio los grandes ungulados del desierto como los antílopes y los camellos poseen una serie de adaptaciones para enfrentarse a la deshidratación. En estos animales el calor se pierde por convección y por conducción en las partes inferiores del animal, donde el pelaje es muy fino. El tejido adiposo, una reserva alimentaría, se acumula en una joroba dorsal, donde puede impedir la perdida de calor por radiación.

  • Adaptaciones a los ambientes fríos

Los mamíferos utilizan dos mecanismos para mantener la homeotermia: disminución de la conductividad, es decir, reducción de la pérdida de calor aumentando la eficacia del aislamiento; y el aumento de la producción calórico.

En todos los mamíferos que viven en regiones frías el pelaje aumenta de grosor durante el invierno. La gruesa borra constituye la capa aislante principal, mientras que los pelos largos y más visibles protegen frente al desgaste y ofrecen una coloración protectora. En cambio en zonas del cuerpo como las patas, la cola, nariz y oídos, no están bien aisladas y quedan expuestas a un enfriamiento rápido. Estas partes se pueden enfriar a temperaturas bajas ya que estas tienen un sistema de intercambio calórico por contracorrientes, entre la sangre caliente que se dirige hacia las extremidades i la sangre fría que retorna desde ellas. Otro mecanismo para producir calor es aumentando la actividad muscular, o la utilización de la grasa parda para producir calor mediante el mecanismo de termogénesis no tiritante. Otras formas que utilizan los pequeños mamíferos es la de aprovechar las excelentes propiedades aislantes que tiene la nieve para vivir debajo de ella.

Algunos mamíferos han desarrollado un mecanismo para abandonar la homeotermia en periodos donde estos no son capaces de consumir mas alimento del que pierden metabolitamente. Este es por ejemplo los murciélagos que mantienen la temperatura

corporal alta cuando están activos, pero la disminuyen cuando están inactivos o dormidos. Este mecanismo se denomina letargo diario.

Otros mamíferos pequeños y medianos solucionan este problema entrando en un estado de hibernación. Estos animales como ardillas de tierra, marmotas, ratones saltadores, etc.…se preparan para la hibernación acumulando grandes cantidades de grasa corporal. Mediante una serie de ensayos durante los cuales la temperatura corporal disminuye unos pocos grados y después vuelven a la temperatura normal el animal se enfría hasta alcanzar una diferencia de un grado o menos, de la temperatura ambiental.

Otros mamíferos como los osos, los tejones, mapaches y zarigüeyas entran en sueños prolongados durante el invierno, aunque sin disminución de la temperatura corporal, esto no se puede considerar como hibernación.

  • Mamíferos voladores

El género más representado dentro de estos mamíferos son los quirópteros, y en especial vamos ha hablar del murciélago. Estos animales se caracterizan por tener unas alas que les proporcionan el vuelo. Estas están formadas por una doble membrana de piel elástica llamada patagio, que se sustenta a lo largo de cinco dedos.

Al contrario de la creencia popular, los murciélagos no son ciegos, sino que presentan una visión muy sensible, probablemente mejor que la nuestra cuando hay poca intensidad de luz.

Al tener una actividad nocturna, estos animales han desarrollado para moverse en la oscuridad, un sistema de emisión de sonidos de alta frecuencia denominado ecolocación. Este sistema consiste en la emisión de ultrasonidos por medio de la boca o por la nariz que al rebotar con un obstáculo son recibidas nuevamente a la oreja del murciélago que procesa una imagen sonora de los objetos.

  • MAMIFEROS EN AMBIENTES ACUÁTICOS

Se consideran mamíferos porque presentan:

-Sangre caliente ( 36-37 ºC)

- Respiran a través de pulmones. Presentan un orificio para respirar llamado espiráculo.

- Amamantan a sus crías recién nacidas

- Presentan una piel pulida y desnuda, que les permite una mayor movilidad en el agua.

- Aletas pectorales con interior óseo.

- Aleta caudal y miembros posteriores sin interior óseo.

- Presentan una capa gruesa de grasa que les ofrece una reserva energética y les aísla del medio externo.

- Aumento en la concentración de Hb en sangre y Mb en músculo que les permite estar sumergidos debajo del agua durante tiempo prolongado.

-2 grupos: Odontocetos ( dientes) y Misticetos ( barbas).

4. CLASIFICACION A NIVEL DE SUBCLASE

Existen diferentes formas de clasificar a los mamíferos. Una de las más habituales es aquella que divide la clase de los Mamíferos (cerca de 4.600 especies vivas), en tres subclases: la de los Prototerios o mamíferos que ponen huevos (Monotrema); la de los Metaterios, mamíferos marsupiales (Marsupial); y la de los Euterios o mamíferos placentarios.

  • Prototerios (Monotremas)

Encontramos sólo tres especies vivas de este orden en todo el planeta, la principal característica que tiene este grupo es que son los únicos mamíferos que ponen huevos, son ovíparos, además tienen un único orificio hacia el exterior de su cuerpo, y por este pasan las sustancias de los sistemas digestivos reproductor y excretor.

Ornitorrinco: Esta especie se caracteriza por presentar un pico flexible similar al de un pato. Se encuentra en Australia y mide entre 40 y 60 cm.

El Zagloso tiene un hocico modificado para formar un órgano alargaco similar a un pico, no tiene dientes pero posee una lengua larga y retráctil. Poseen un pelaje basto que se entremezcla con espinas.
Esta especie alcanza una longitud entre 45 y 90 centímetros, pesando de 5 a 10 kilogramos, el zagloso se diferencia del equidna en que tiene más pelos y menos espinas, se alimentan de gusanos de tierra que capturan con su lengua.

Equidna: El equidna es un monotrema de aspecto similar al zagloso, pero de menor tamaño. Son potentes excavadores.

  • Metaterios (Marsupiales).

En este grupo encontramos a los marsupiales. Presentan una reproducción vivípara y la alimentación de las crías en el interior de la madre se produce por una placenta poco desarrollada. Cuando las crías nacen, no están del todo desarrollados y estas se desplazan al la bolsa que tiene la hembra en el vientre. Allí permanecen hasta que terminan su desarrollo.
La bolsa no define o excluye a un animal de ser marsupiales. Muchas especies en este grupo no la tienen. Se caracterizan por tener dos huesos en la pelvis, en que nacen prematuros, y otras características de la mandíbula inferior y del cráneo. Los marsupiales son naturales de Australia e islas próximas. Los encontramos desde Tasmania hasta poco más al norte de Nueva Guinea. Entre los otros nombres que se usan al referirse a estos animales tenemos metaterios, aplacentarios y didelfos.

  • Euterios (Mamíferos Placentarios).

Mamíferos llamados monodelfos o placentarios. Carentes de huesos epibúbicos y de bolsa, hembras con la vagina sencilla, de ahí el nombre de monodelfos, que también se les da. Los dientes, menos los molares, tienen predecesores de leche, y el cerebro está provisto de cuerpo calloso. Son vivíparos, pues las hembras poseen una placenta muy especializada para la nutrición del embrión, por lo que el desarrollo de éste puede prolongarse dentro del cuerpo de la madre hasta una fase relativamente avanzada, al fin de la cual se produce el parto.

Los mamíferos placentarios comprenden la mayoría de las especies de mamíferos y suelen dividirse en 19 órdenes y adjuntamos los más importantes:

  • Insectívors, formado por mamífers de tamaño pequeño como las musarañas, los topos, los tenrecs y los erizos.

  • Carnívoros, que comprende a los félidos, los vivérridos (familia de las ginetas y civetas), los cánidos (familia de los perros, zorros, lobos y coyotes), los mustélidos (familia de las comadrejas, martas, nutrias, tejones y mofetas), los úrsidos (familia de los osos) y los prociónidos (familia de los mapaches), entre otros.

  • Primates que incluyen a los lémures, a los loris, a los tarseros, a los monos, a los simios y a los humanos.

  • Cetáceos, las ballenas, las marsopas y los delfines.

  • 16