Los Gatos

Zoología. Características. Taxonomía. Hábitat. Alimentación

  • Enviado por: Toni Martínez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Solución a las Pruebas PISA 2012
Solución a las Pruebas PISA 2012
El  motivo de la creación de este curso, que en realidad es más una serie de problemas resueltos, se...
Ver más información

Cálculo Integral
Cálculo Integral
Curso básico de cálculo integral de una sola variable. Se parte desde los conceptos básicos como...
Ver más información


A mucha gente les gusta la dignidad y belleza del gato, pero también puede ser juguetón y gracioso. Muy pocos gatos aprenden a obedercer las órdenes del amo como cualquier otro animal doméstico. No siempre acudirán cuando se les llame, simplemente prefieren permenecer sentados. Tampoco son tan cariñosos como otros animales, pero lo cierto es que demustran un cálido afecto ronroneando, arqueando el lomo, y frotándose contra las piernas de su amo.

Este tipo de animal necesita muy pocos cuidados y son adecuados para permanecer en pisos pequeños. Se les educa fácilmente a hacer sus necesidades fuera de casa y cada día se limpian cuidadosamente con su propia lengua.

Muchos pueblos tienen extrañas creencias o supersticiones acerca de preever el futuro y que tienen poderes mágicos. En la Edad Media se creía que eran compañeros de las brujas. Muchos gatos se tomaron por brujas metemorfoseadas y por ello se les sometieron a crueles tormentos. A los gatos negros se les creía malignos, y en otros sitios, portadores de buena suerte.

Hay muchísimas clases distintas de gatos, de diferentes tamaños, pero en general son pequeños. Algunos poseen cola y otros no. También varían la longitud, y el color del pelaje, y a pesar de todo esto, todos los gatos se parecen entre ellos.

El cuerpo del gato es esbelto y largo; tiene quinientos músculos diferentes, que saber emplear con habilidad. Un anatomista hace años afirmó que los músculos del gato son casi tan elásticos como la goma. Este conveniente les permite deslizarse por los agujeros más pequeños. El gato es un hábil trepador y puede andar por los reprechos de las ventanas y por las delgadas ramas de los árboles sin perder el equilibrio.

Al contrario de muchos animales, el gato no puede correr grandes distancias, pero si que es capaz de dar grandes brincos y saltos y de esta forma puede coger ratas, ratones, y pájaros.

Andan sobre los dedos en lugar de sobre la planta de los pies. Cada dedo posee una fuerte y afilada uña que se desliza adelante y atrás de un pliegue de piel que parece la vaina de un cuchillo de caza. De normal, los gatos llevan escondidas las uñas en el interior de las zarpas que en esa condición tienen el tacto aterciopelado. Pero cuando se espantan o estan cazando, sacan las uñas que entonces se convierten en armas afiladas. Les gusta tener siempre las uñas bien afiladas, lo cual lo hacen arañando la corteza de los árboles.

A la luz brillante de las pupilas del gato se contraen hasta convertirse en unas estrechas ranuras verticales. De esta forma impiden la entrada en sus ojos de la mayor parte de la luz y los preservan de la ceguera. Y cuanto más ténue es la luz, más se abren las pupilas. En la oscuridad de la noche son muy grandes y casi redondas, como las pupilas de un hombre. Los gatos pueden ver satisfactoriamente muy poca luz.

Los gatos domésticos se dividen actualmente en dos clases principales: los de pelo corto y los de pelo largo. Los primeros son más comunes. Se cree que descienden del gato salvaje de Kaffir, domesticado en el Egipto de los faraones. Su pelaje es corto, espeso y recto. Son de cuerpo largo, esbelto y recuerda mucho a sus parientes los tigres y los leones. Casi todos los gatos errantes, o lamados gatos callejeros, son de pelo corto. Pero incluso hasta este tipo de gatos, se convierten en unos bellos animales si se les da buenos alimentos y casa limpia.

Los gatos de pelo largo, son los de Angora y los persas. Ambos tiene pelaje largo y sedoso, colas pobladas y unos largos pelos llamados “collar” alrededor de la garganta. En lo general, son mucho más pesados que los de pelo corto.

Los colores del pelaje pueden ser los mismos en unos y en otros: negro, gris humo, gris plateado, gris azulado, blanco puro, blanco amarillento, pardo y anaranjado. Algunos sólo poseen un color para todo el cuerpo. Otros tienen rayas o manchas.

Dos razas muy conocidas de gatos de pelo corto son los de la isla Man y los siameses. Algunos de los primeros carecen de cola y otros tienen sólo un pequeño apéndice romo; ademas, sus patas posteriores son largas. Cuando corren a gran velocidad parecen dar saltos como los conejos. El siamés está apreciado por su inteligencia y belleza. Sus ojos son de color azul profundo y su cuerpo suele ser leonado claro, con la cara, orejas, patas y cola castaño oscuro.

La altura estimada de un gato doméstico es de entre 20 a 25 cm de altura. La distancia desde la punta de su nariz hasta la base de su cola es sobre 46 a 51cm y tan solo la cola mide entre 25 a 38 cm de largo. Las gatas suelen pesar de 2.7 a 4.5 kg y los machos de 4.5 a 6.8 kg, dependiendo siempre del tamaño de su esqueleto.

La cabeza es grande si lo comparamos al resto del cuerpo. La nariz y las garras son cortas, y las orejas son grandes y punteagudas.

En los gatos, como en los humanos, en la parte interna del oído contiene un mecanismo complicado, y es este mecanismo el que no permite al animal el caer en sus pies cuando se cae, y no la cola como la mayoría de las personas piensa.

Los gatos mueven la cabeza entera, y no los ojos solamente, para seguir a los movimientos ajenos a él. Son muy alertos a todo lo que les rodea pero probablemente no distingue el color.

Sus piernas son cortas pero muy buenas para otro tipo de cosas. Fuertes músculos producen instantáneamente las fuerzas necesarias para cazar a sus presas.

Los gatitos pueden nacer en cualquier época del año. Normalmente depende del tipo de gato y el clima de la zona. La gata permanece preñada durante 65 días y mientras se va acercando la hora del parto, ella busca un lugar tranquilo, y seguro para los nuevos seres.

De normal la cabeza sale primero. La media de gatitos nacidos se estima en 4 por parto y nacen cada uno a su tiempo con unos 30 minutos de diferencia entre ellos. Las gatas siamesas pueden tener de 8 a 12 crías. En el transcurso de su vida cada gata puede llegar a tener 120 gatitos y aún más.

Cuando nacen, no tienen dientes y los ojos permanecen cerrados, las orejas tumbadas contra la cabeza. Al principio son unos seres inofensivos que duermen o maman la mayor parte del tiempo. La cola la tienen muy cortita y triangular, y su pelaje es extremadamente suave y delicado. Los primeros dientes salen al cabo de las dos semanas y a los dos meses ya tienen sus 26 dientes que componen su mandíbula. Estos dientes son reemplazados por otros 30 cuando el gatito cunple sus sies meses. Por lo general, empiezan a abrir los ojitos a los 8- 13 días de su nacimiento y todos ellos tienen la pigmentación del ojo azul.

Los gatitos tienen un maullido agudo y chillón. Antes de que hayan andado lo suficiente para ensuciarlas, las almohadillas inferiores de sus zarpas son del color de las franbuesas maduras. Los gatitos aprenden a ronronear a las 2 semanas de nacer. Empiezan a jugar a las 3 semanas y pronto se les ve retozar. Cuando tienen 7 semanas se les puede empezar a dar carne picada cruda ; poco después ya podran pasarse sin la leche de la madre. Pero aún seguirán necesitando leche tibia de vaca para beber.ç

La gata madre cuida celosamente de sus hijuelos y es capaz de luchar fieramente para protegerlos. Si no los considera seguros en un lugar, los lleva a otro. Para transportarlos los coge por la piel de la nuca. Con su lengua, la gata limpia y peina a cada uno de ellos y procura que su yacija esté limpia en todo momento.

Los juegos de los gatitos constituyen un adiestramiento para sus futuras actividades de cazadores fe ratones. Casi indefectiblemente saltarán sobre un pedazo de cordel arrastrado por el suelo o golpearan con sus zarpas un ovillo o una pelotita colgados del extremo de un cordel. Los gatitos siempre se acercan a investigar el origen de cualquier ruidillo ténue, parecido al que produciría un ratón.

En América suele decirse que el “gato murió por curioso”. En efecto, los gatos se ven a veces en peligro por culpa de su curiosidad. Les gusta explorar los pequeños rincones obscuros, o encerrados en baúles, cajones de la cómoda, y hasta en los cubos de basura.

Los gatos adultos no suelen ser tan revoltosos como los gatitos, pero también les gusta jugar y disfrutan corriendo tras la punta de un largo bastón o de una caña de pescr que arrastran por el suelo. Pero en general, los gatos son muy tímidos y nada violentos. Prefieren que les froten suavemente alrededor de las orejas y entre las paletillas. No siempre un gato tiene ganas de jugar o de ser mimado.

Un gato bien alimentado y cuidado puede vivir unos 14 años. Se han dado casos de llegar a vivir hasta 31 años.

Al gato se le puede dar indistivamente carne cruda o cocida. Nunca tocino, queso, o carnes especiadas o demasiado saladas como el jamón serrano o las salchichas. Les suele gustar el corazón, los riñones, los pulmones y la tripa. La leche es buena para gatos y gatitos, pero no se mantendrían sanos mucho tiempo. Necesitan, por otra parte, agua limpia y fresca para beber.

A los gatos les gusta mucho la hierba llamada gatuña. El sabor o el olor de la gatuña les vuelve locos de contento. Es un buen tónico para los gatos, pero en cantidad excesiva los torna alborotados y pendencieros.

A los gatos se les puede permitir salir al exterior aun con tiempo frçio, pero no debe nadie obligarles a permanecer fuera contra su voluntad.

Cuando se laven, y se peinan con la lengua, pueden tragar pelos sueltos, los cuales causan gran perjuicio a los gatos de pelo corto. Pero los pelos largos pueden llegar a formar grandes pelotas de palo (bezoares) en el estómago y el animal enfermar de gravedad. Por consiguiente, los gatos deber ser cepillados y peinados a menudo para sacar de su pelaje los pelos sueltos.

Nadie ha sabido con exactitud cuándo ni cómo los gatitos primero aparecieron en la Tierra. A pesar de esto, muchos investigadores afirman que el primer gato ancestor de todos fue el llamado Miacis, el cual vivió hace 40- 50- millones de años.

El gato ha sido uno de los temas favoritos de los artistas y escritores desde hace cientos de años. Esculturas y dicujos mostraban imágenes de cabezas de un gato. La gente por entonces pensaba que si tenías colgado en tu casa una de estas figuras o pinturas en las casas o templos, mantenía a los ratones y ratas lejos del lugar. Estos animales se han podido ver retratados en el trabajo de artistas como Leonardo da Vinci, Éduord Manet y Pablo Picasso.

Probablemente el gato más conocido sea Félix el gato, una estrella de los dibujos animados, o Tom(de Tom y Jerry). También dentro de los cuentos de niños y fábulas, son parte de la cultura de la gente,