Los días del venado; Liliana Bodoc

Literatura contemporánea argentina. Narrativa infantil y juvenil. Novela. Misterio. Magia. Intriga. Naturaleza. Luchas. Peleas. Obra épica. Tranfondo psicológico. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Mariela Bibiana De Blasis
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

“Los días del venado” de Liliana Bodoc

Autora: Mariela De Blasis.

MONOGRAFÍA

...“Y ocurrió hace tantas Edades que no queda de ella ni el eco del recuerdo del eco del recuerdo. Ningún vestigio sobre estos sucesos ha conseguido permanecer. Y aún cuando pudieran adentrarse en cuevas sepultadas bajo nuevas civilizaciones, nada encontrarán.

Lo que voy a relatar sucedió en un tiempo lejanísimo; cuando los continentes tenían otro curso. Entonces, las horas de las Criaturas pasaban lentas, los Brujos de la tierra recorrían las montañas Maduinas buscando hierbas salutíferas, y todavía resultaba sencillo ver a los lulus, en las largas noches de las islas del sur, bailando alrededor de sus colas.

He venido a dejar memoria de una grande y terrible batalla. Acaso una de las más grandes y terribles que se libraron contra las fuerzas del Odio Eterno. Y fue cuando una Edad terminaba y otra, funesta, se extendía hasta los últimos refugios.”...

Liliana Bodoc. “Los días del venado”. p. 9

Una primera aproximación a la obra “Los días del venado”.....................................................p.4

La propuesta...............................................................................................................................p.4

El nacimiento de una obra épica rodeada de magia. Síntesis argumental.................................p.5

Lo épico en el devenir de la historia, la heroicidad en Dulkancellin y en los demás

personajes de “Los días del venado”. ...................................................................................p.6,7,8 y 9

El ideal épico y el trasfondo psicológico de algunos personajes.............................................p.9 y 10

La lucha eterna de todos los tiempos.......................................................................................p.10 y 11

La naturaleza como elemento importante y su participación en el mundo

épico de “Los días del venado”...............................................................................................p.11 y 12

Una primera aproximación a la obra “Los días del venado”

Liliana Bodoc nació en la provincia de Santa Fe en 1958. Vive en Mendoza desde sus cinco años. Cursó la licenciatura en Literatura Moderna en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo, y actualmente ejerce la docencia en colegios de la provincia. Su primera novela “Los días del venado” se publicó en el año 2000 e inauguró la Colección: “Otros Mundos” de Editorial Norma. En el mismo año ganó el primer premio a la mejor novela del año 2000 de la Fundación “El Libro”, que organiza la Feria del Libro. También ganó el premio “Fantasía” del mismo año y tuvo otras distinciones tales como: Lista de honor del Premio “Andersen” y Mención especial de “The White Ravens”, del año 2002.

La obra invita al lector a un mundo colmado de magia que se explicita en los acontecimientos que suceden en el continente recreado por la autora con una imaginación excelsa y creativa bastante lograda. Esta novela es la primera parte de la trilogía llamada “La saga de los confines”.

En una entrevista realizada por Patricia Rodón para el suplemento “El Altillo” del diario “Uno”. La autora mendocina, lectora intensa y audaz confiesa haber tenido durante la infancia largos periodos de enfermedad en los que leía, y dice:

“Yo no podía estar en la vereda jugando, pero podía estar con Alicia en el país de las maravillas.” Y agrega “La literatura es tan importante para mí que ha veces he tomado decisiones cruciales en mi vida, aferrada a un verso..”

La propuesta

En el presente trabajo se pretende demostrar que “Los días del venado” es una obra que nos remite de inmediato a la tradición de la más pura literatura épica. Matizada con connotaciones heroicistas de varios personajes que luchan por un pueblo en pos del Bien, pero que a la vez resisten conflictos psicológicos y dificultades que deben sortear o aceptar.

Además el vocabulario es muy original pero a la vez tiene intención coloquial. Está tan eficazmente logrado, bajo los moldes épicos, que se asemeja a las obras de ilustres clásicos grecolatinos. Esto es por la creación de palabras nuevas donde se nota el concienzudo trabajo de estilo y el sello personal, que son los ingredientes que Bodoc utiliza para desarrollar una inquietante intriga en la cual el Bien, el Mal y la Magia son los protagonistas de una historia épica bien contada.

La autora en su primera novela refleja una mágica historia épica en la que hay inmensas dosis de valores culturales, imaginativos y valerosos personajes, climas, relieves desconocidos y atmósferas mágicas pero verosímiles, en un mundo en el que todos los personajes resisten las proezas, la vida y la muerte, el Bien y el Mal.

Una cualidad muy particular del relato es la confluencia de varios elementos sorprendentes. Éstos son el enfrentamiento del Bien y el Mal en un territorio ficticio con seres extraordinarios que poseen su propia lengua, su propia cultura, una gesta heroica colectiva y los ceremoniales característicos de cada pueblo.

El nacimiento de una obra épica rodeada de magia. Síntesis argumental.

En la misma entrevista anteriormente citada. La flamante escritora cuenta que ella tenía una idea inicial antes de escribir el libro. Esta idea fue la magia. Y agregó:

...“La literatura y la magia han estado unidas desde el principio de los tiempos”.

Y es verdad, lo mágico aparece de varias formas. Con animales, frutos o manifestaciones de la tierra que están personificadas y que de alguna manera vaticinan el destino de los pueblos como si estuviera escrito. Hay una hermandad entre el hombre y el medio”.

Liliana Bodoc dijo en otra entrevista realizada por María Malusardi:

...“Yo entiendo la magia como una forma amorosa de relacionarse con el entorno: saber que uno es parte, no dueño. Saber que el hombre básico es el que todavía tiene la capacidad de comprender el idioma y los códigos de la naturaleza. Perder la magia es no comprender eso que comprendían las culturas más primitivas. Y que también es un modo de conocer, que no se opone a la ciencia. Esa idea fue el motor de este relato”.

Esta novela le llevó a la autora dos años de elaboración y logra narrar una historia que surge de la enemistad de la Magia dividida en dos cofradías, una de ellas es la que permaneció en Tierras Antiguas y la otra emprendió un largo camino hacia las Tierras Fértiles. De esa grieta se produjo una herida, la que le permitió al Odio Eterno existir en el mundo de las criaturas y éste se introdujo entre ellas.

Misáianes es quien representa al odio, es el hijo de la muerte y tuvo vida en ése mundo. Fue combatido por muchos seres pero no fue derrotado. Atravesó el Mar que separaba las Tierras Fértiles para luego volver. Nuevamente las criaturas se unirían para derrotarlo y es allí donde se desarrolla el heroísmo de Dulkancellin, pero Misáianes ya ha entrado con su odio en el mundo de éstos seres para enfrentarlos por el poder.

El Mal ha cegado con sus conjuros a una de las Cofradías, más precisamente a la Cofradía del Aire Libre, que no puede vislumbrar si los extranjeros que van a arribar a Beleram son sólo visitantes o mensajeros y vasallos de Misáianes. Mientras tanto ya está el germen de la discordia en un integrante del concilio Molitzmós, quien le dará continuidad a la trilogía.

En estos planos se desarrolla la historia y se contienen el uno al otro en una historia de proezas, hazañas, viajes, premoniciones, ritos y mensajes.

Lo épico en el devenir de la historia, la heroicidad en Dulkancellin y en los demás personajes de “Los días del venado”.

El género épico relata sucesos legendarios o históricos de importancia nacional o universal. Por lo general se centra en un individuo, lo que confiere unidad a la composición del relato. A menudo introduce la presencia de fuerzas sobrenaturales que configuran la acción, que en el caso de “Los días del venado” es la magia es la que digitaliza los destinos y los sucesos.

En cuanto al género, Liliana Bodoc cumple con los rasgos que configuran el género. Tales como su carácter narrativo, descriptivo, grandioso y colectivo en el que la autora logra representar su mundo en su totalidad con su espacio geográfico ilustrado en un mapa, con sus propios valores, costumbres, pensamiento social, etc. Pero el mundo de la autora se da en una “Tierra Fértil” y propicia en la que el hombre se relaciona con lo natural, con su medio, porque los hombres de esta historia tienen su referente en la naturaleza.

El ideal héroe de las obras épicas clásicas tiene características de semidiós que definen al personaje de un relato épico con rasgos individuales y la manifestación de estos rasgos en sus hazañas heroicas, (batallas, viajes o trabajos, etc.) las que se propone satisfacer el orgullo nacional de una gesta sin precedentes.

En “Los días del venado” el héroe realiza sus hazañas en un marco ambiental natural. El cual actúa como elemento clave para descifrar el futuro de un pueblo amenazado por el odio y la muerte. Dulkancellin, demás de ser un guerrero valeroso tiene cargas psicológicas importantes y sobretodo muy humanas. Liliana Bodoc rompe con el dogmatismo del héroe grecolatino porque lo baja, lo humaniza, y huye de las simplificaciones y de los moldes heroicos tradicionales o clásicos. Porque contrasta e integra la idea de héroe, de proeza, con los propios trabajos de los días cotidianos, de los simples y naturales sucesos del devenir de la vida. Y hace lo mismo con la idea del “Bien” y del “Mal” porque los enfrenta en continuas y añejas fricciones y los integra como elementos propios del mundo y de todos los tiempos.

Son frecuentes en las obras épicas las descripciones de batallas y otras modalidades de combate físico. En ocasiones ofrece detalles de la vida cotidiana, rituales, costumbres en las que la autora desarrolla las actividades de un pueblo remoto, como lo es por ejemplo la fiesta que realizaban los habitantes de Tierras Fértiles y todas las comarcas vecinas para el día que empezaba la temporada de lluvias. En la que recordaban a sus muertos más queridos y a sus antepasados en el Valle del mismo nombre. También se resalta una costumbre husihuilke muy curiosa. Ésta decía que el primero que escuche la lluvia tendrá la facultad de decidir en caso de desacuerdos. Es lo que le pasó a la vieja Kush quien con un grito anunció el momento en el que oyó caer las primeras gotas de la lluvia. Vemos que en boca de kupuka se explica esta tradición:

...“- ¡Mírate hombre zitzahay! Has quedado pasmado -exclamó Kupuka-. Sucede aquí que Vieja Kush acaba de anunciarnos, con el grito de agua, que escuchó caer la lluvia antes que nadie en esta casa. Esto le otorga un derecho que podrá hacer valer cuando lo considere indispensable.” ...

Algo importante para destacar es que siempre están como telón de fondo del relato la naturaleza que vaticina a los personajes sus destinos, sus misiones que deben cumplir sin excepción y que se relaciona con la empresa heroica de todo un pueblo. También las premoniciones, los sueños, las señales y las anticipaciones, tal como sucede en el capítulo nº 3 de la primera parte, cuando Thungür encuentra una pluma de oropéndola en el bosque. Esta pluma no es más que la advertencia de que en poco tiempo alguien estaba próximo a dejar su lugar y sus deberes como jefe de familia. Y esta señal prevenía a quien debía heredar dichos deberes. En el capítulo hay una serie de interrogantes que vaticinan soslayadamente la ausencia del guerrero. Éstos son:

...“¿Qué pasaría con Dulkancellin?.¿Por qué dejaría de estar allí como cada día desde que Thungür tenía memoria?. ¿Cómo podrá él reemplazar a su padre?. Thungür se esforzaba por ocultar el desconsuelo.”...

En el interior de la historia se combina, de forma acabada, la grandeza de los relatos épicos y las dificultades que el héroe Dulkancellin deberá pasar para salvar a su pueblo, lo que le da la connotación de personaje principal, legendario y memorable por su valentía y coraje.

El guerrero husihuilke tiene una misión que cumplir en nombre del Bien y debe abandonar a su familia para acudir a un Concilio en Beleram para el cual ha sido designado. Esto es en representación de su gente y de su tierra a la que ama como a su propia vida. Pero en el camino nuestro héroe deberá enfrentarse con la lluvia persistente, el camino oscuro y sinuoso, con la muerte de los lulus y sus anticipaciones nefastas, con el pueblo de pastores quienes pusieron en cautiverio a Dulkancellin y a Cucub. Los que escaparon para seguir el camino a Beleram, lugar en donde se hará el Concilio. A partir de allí nuevas aventuras le esperan, entre ellas la cruel y devastadora guerra con los sideresios.

El ideal épico está encarnado en Dulkancellín porque es el personaje que protagoniza la eterna lucha del Bien y del Mal, es un guerrero audaz que pelea hasta las últimas consecuencias para cumplir con los deberes de un verdadero héroe. Pero la idea de heroicidad no se queda solamente en el guerrero husihuilke sino también la comparten otros personajes hasta los más insólitos que en el devenir de la novela evolucionan y se llenan de valor y de coraje tal como se ve en Cucub cuando lucha con el Traidor Illán che ñé defendiendo al pueblo de su amigo y también su honor, que luego de este enfrentamiento que tuvo su vida cambia, ya no es el mismo Cucub de siempre sus días ya tienen otro sentido. Ya lo demuestra la siguiente cita:

“-Necesito decirte que sé cómo peleaste.

La sonrisa de Cucub fue tan luminosa que Dulkancellin la vio con los ojos cerrados. Con Cucub, la calma no podía ser duradera. Lengua floja, descomedido en las maneras, falto de tino, tomó aire y habló de un tirón:

-Hermano mío, es verdad que soy músico y no guerrero; zitzahay y no husihuilke; pequeño al lado de lo pequeños. Pero aun así, quiero desposar a Kuy - Kuyén.”...

También el respetado anciano Kupuka y el castigado hijo Kume comparten virtudes heroicas que se relacionan con la lealtad y el amor a su tierra. Esto se ve cuando el anciano debe partir a Beleram con la familia del guerrero y les dice a los hijos del husihuilke:

...“-Ahora soy yo el guía y mensajero. Soy yo quien viene a llevarlos- dijo el Brujo de la Tierra-. Mañana partiremos a la Comarca Aislada. Y debo decirles que los mejores guerreros de Los Confines se nos unirán en el camino.

-¿Qué vamos a hacer a la Comarca Aislada? -Preguntó Thungür.

-Vamos a librar una guerra - respondió Kupuka-. La peor de todas.”...

En Kume se refleja el germen guerrero de su padre, quien muy inteligentemente actúa para terminar con los sideresios, pero falló porque los perros de Drimus lo ubicaron con su olfato y aunque Kume peleó hasta morir heroicamente, nunca fue desleal a su pueblo ni con su padre. El enfrentamiento con su padre ni siquiera logró empañar el amor por su gente y su familia.

El ideal épico y el trasfondo psicológico de algunos personajes

Dulkancellin, el guerrero husihuilke, brilla por ser el ideal épico de la historia y vemos en él a un hombre áspero y silencioso, castigado por la vida, por la ausencia incuestionable de un amor.

Las durezas de sus experiencias personales lo definieron como un ser parco e intransigente en sus decisiones. Decisiones que no pudo revertir por más que quiera. Su batalla es también interna o psicológica porque su personalidad lo limita y lo restringe sin dejarle lugar al arrepentimiento. Esto sucede cuando Dulkancellin ve el cuerpo de su hijo tirado al que no pudo perdonar en vida y se abre una herida profunda en el héroe, cuando ve en Kume, la prolongación de su sangre guerrera y el gran honor de morir para salvar a su pueblo de los ataques sideresios. Tan grande fue la ira y el dolor de Dulkancellin que por vengar a su hijo muerto él también muere, pero muere por segunda vez, muere físicamente porque ya estaba muerto en vida, él no pudo soportar semejante dolor.

Por ello la figura del guerrero se reviste de características psicológicas que sufre y la acompañan en sus proezas.

Dentro de un molde eminentemente épico el relato resalta a un héroe central y protagónico, pero en el transcurso de la obra hay seres que también llevan su vida en forma heroica, tal es el caso de la vieja Kush quien debe soportar la partida de su hijo sin saber si alguna vez lo volverá a ver.

En Kume, el hijo del guerrero, que castigado por su padre, lleva el dolor en su interior por un error que su padre le recuerda con indiferencia y desconocimiento. Es una lucha interna que sufre y resiste este personaje pero que logra reivindicar su honor pagando un alto precio. Pagando con su vida.

Como se pudo demostrar las proezas de los héroes de la historia no son sólo grandes gestas externas o de un pueblo, sino que también son gestas internas, individuales y personales empapadas de características humanas.

La lucha eterna de todos los tiempos.

La idea de la batalla entre el Bien y el Mal nunca termina de definirse porque siempre el Mal es un sabio seductor y deja semilla en un personaje que continuará la lucha. Esto sucede en la reunión del Concilio cuando el lector se entera que Molitzmós hace un pacto con Misáianes. Pacto que juró por su abuelo, que consistía en poner su “Casa en el lugar más alto” es decir con el máximo poder sobre Tierras Fértiles. Eso era mucho más de lo que su abuelo le había pedido en su lecho de muerte Ésto lo demuestra la siguiente cita:

...“ Y Molitzmós, que supo estar seguro de conocerles el origen y el destino, ya no lo estaba. El hombre de Tierras Antiguas le habló de Misáianes. En su nombre le ofreció un pacto entre poderosos. “Para que la Casa de Molitzmós reine siempre sobre los Señores del Sol. Y los Señores del Sol sobre las Tierras Fértiles”. Molitzmós lo aceptó, creyendo que así tomaba el camino de su juramento. El pacto de Misáianes le llegó cuando casi había perdido las esperanzas de cumplir su promesa, y todavía le dejó entre sus manos el modo de acrecentarla.”...

La lucha eterna la anticipan los lulus cuando, camino a Beleram el viejo lulu dijo que su pueblo poseía de antigua herencia la piedra Alba, la que les fue dada en custodia, y con ella recibieron una profecía que decía lo siguiente:

...“ Cuando la piedra cambie su color, y de blanca se torne oscura, será porque termina la potestad de la vida sobre la muerte. Será que comienza el reinado del dolor”. Esto quizás podríamos trasladarlo a nuestro mundo. Un mundo que está lleno de odio, lleno de dolor y repleto de hambre.”...

En boca de Dulkancellin también se anuncia la llegada de los malos tiempos, porque él mismo lo dijo antes del combate: ...“- El Tiempo que conocimos y amamos se ha ido sin remedio. No estamos aquí para llorarlo, sino para pelear por el que vendrá”...

La naturaleza como elemento importante y su participación en el mundo épico de “Los días del venado”.

Vemos en la obra el particular lenguaje del hombre con la naturaleza, la que tiene un importante papel en las pequeñas grandes hazañas de cada uno de los personajes y en el vaticinio de adversidades. Esto se evidencia en Cucub cuando al llegar a su ciudad prueba la miel de caña de una tinaja y descubre que el sabor no es el mismo que tenía tiempo atrás. Lo cual no deja de ser una rareza para el zitzahay, quien no logra descifrar el mensaje. Pero presiente que algo está pasando.

La naturaleza y los personajes, los mensajes y las interpretaciones de un pueblo con su propia idiosincrasia y sus costumbres. Un pueblo que vive en un mundo lejano pero que, sin embargo nos resulta familiar, las imaginarias criaturas muestran lo mejor y lo peor de sí y definen su lugar en la lucha por el bien.

En esta novela no hay razas superiores. Esta es una distinción muy importante, los personajes son muy diferentes, porque sienten, evolucionan, tienen conflictos y personalidad propia más allá del tipo de guerrero, de mago, o de mensajero que encontramos en los relatos épicos.

Un relato atractivo e interesante en el que no hay victorias definitivas para los buenos, ni hay finales atroces para los malos. No existe un final que nos tranquilice, pero aún así nos invita nuevamente a su particular mundo lleno de palabras, lleno de imágenes, lleno de historias de héroes reales que se nos parecen, porque se conmueven y nos involucran profundamente.

Liliana Bodoc presenta un mundo épico distinto, particular, al que adapta las reglas tradicionales de la épica a un estilo personal y con características propias, las que nos muestran un nuevo concepto de héroe. Un héroe parecido a nosotros.

Mi opinión personal es que con la lectura de “Los días del venado” puedo decir que estamos frente a la revelación de una gran escritora, capaz de crear obras épicas de contundente originalidad y riqueza imaginativa que conmueven y promueven la lectura de verdaderas obras literarias.

P. Rodón. Suplemento “El Altillo”. Domingo 1º de abril. Uno. 2001

Op cit p. 2

M. Malusardi. Nueva On line. La revista del interior. Año VIII, Nº488, Domingo 19 de noviembre. 2000.

L. Bodoc.“Los días del venado”. Argentina. Grupo Norma. 2000. p. 62. En adelante citaré por esta edición

Op cit p. 27

Ib p. 286

Ib p. 199

Ib. p. 254 - 255

Ib. p. 115

Ib. p. 276

Índice