Los Derechos Humanos

Declaración universal. Análisis a través del tiempo. Críticas. Justicia y Autonomía. Compasión y responsabilidad. Punto de vista del Islam y del Hindú

  • Enviado por: Rinoa H
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

Antes de la 2ª GM, los derechos Humanos eran entendidos como derechos mínimos que cualquier persona debería tener sólo por el hecho de serlo. Pero con la Declaración Universal de los mismos en el año 1948 se ha producido un gran CAMBIO: se trata ahora de un Derecho Internacional (esto quiere decir que se le concede gran importancia a los derechos del colectivo en general más que a la persona individualmente

Este Derecho internacional fue desarrollado posteriormente con los Pactos de 1966.

Fueron influenciados por la ideología marxista, que le daba gran importancia a los aspectos comunitarios a la vez que iba menguando la concepción de la individualidad de las personas.

¿Pero ha supuesto esto una Alteración de los Derechos Humanos?

Algunos creen que ha llevado a una pérdida de su universalidad, porque a partir de esos pactos, los derechos Humanos ya no quedan referidos al hombre, sino a los pueblos en su pluralidad y particular, considerando a los individuos solamente como miembros de los mismos.

Sin embargo, DIGMER ve aquí una mutación de significado, ya que unos Derechos Humanos no pueden nunca estar determinados cultural o políticamente, porque si no dejarían de serlo. Insiste en la dignidad del hombre POR SI MISMO, sin tener en cuenta su comunidad o su cultura.

HERSCH pensaba que la comunidad tiene derechos, pero que éstos derivan de los del individuo. Por tanto, que los derechos Humanos sean sólo referidos a la colectividad es cambiar el sentido.

¿Puede hablarse de un concepto UNIVERSAL de derechos humanos (sin tener en cuenta la diversidad de culturas y visiones del mundo)?

La Declaración universal de 1948 no es aplicable a todas las interpretaciones, así que no nos serviría puesto que habría que entender su “contexto”, y de cómo surgieron:

Comenzó a hablarse de derechos humanos en el movimiento que reivindicaba la tolerancia religiosa en Europa, debido a la reforma Protestante y a las “guerras de religión”.LIBERTAD en cuanto a materia religiosa. Posteriormente la libertad era reivindicada también en otros campos, dando origen a la Propiedad Privada. Así fue como nació la 1º Generación de D.H,

La 2ª generación de D.H. se hizo presente posteriormente, por la influencia del Movimiento Obrero (Marx como socializante) Se buscaba la IGUALDAD

A partir de estas dos generaciones de D.H nacerá la Declaración Universal en 1948.

Los pactos de 1966 suponen una insistencia en los aspectos comunitarios de los D.H., pero esto puede ser entendido en dos sentidos:

1- Utilización propagandística de “Derechos humanos”, para dar prestigio y a la vez “legitimar” la política en ese momento, sin preocuparse realmente por los derechos fundamentales de la persona. Hoy en día hay muchas palabras “desactivadas” que han perdido su significado por su uso masivo o en situaciones inadecuadas, por ejemplo: paz, amor, solidaridad, revolución etc.

2- Ha sido un paso más en la evolución de los derechos humanos. (Para intentar universalizarlos más)

Los derechos Humanos se nos presentan como algo usado en lo moral y lo político, pero con una importancia jurídica todavía limitada, pero que poco a poco va siendo mayor (supongo que esto se refiere a que las leyes actualmente no tienen por qué ser TODAS morales y a favor de los Derechos Humanos, pero que sin embargo se está progresando para ajustarlas cada vez más a una legalidad más moral)

Para SINHA, sería posible evitar un relativismo radical mediante la búsqueda de “estándares transculturales” a partir de estudios comparados. (Debería analizarse cada cultura para encontrar unos mínimos comunes)

Por eso se puso en marcha un procedimiento en el que se partía de la pluralidad de culturas y planteamientos diferentes, para dar lugar a un consenso “INTERNACIONAL”. Para que este sea realmente un verdadero diálogo (en el que se busque el bien y la aceptación de todas la partes que en él participan) se debe tener en cuenta que la idea de derechos humanos han de formar parte del patrimonio ético de toda la humanidad, y a la vez que toda cultura y visión del mundo encierra elementos valiosos cuya pérdida afectaría a toda la Humanidad. (A veces no son ni mejores ni peores, simplemente distintos)

El etnocentrismo será inadmisible por las razones citadas anteriormente.

Esto no quiere decir que la tradición occidental no sea importante, sino que su presencia ha de ser tenida en cuenta junto con la de las demás tradiciones.

Debe haber una especie de puesta en común de las diferentes tradiciones, donde la autocrítica sincera de cada tradición sería el método de contribuir al respeto y a la expansión de los derechos humanos.

Debería intentarse comprender al otro (empatía) por simpatía e imaginación, ya que todos poseemos una característica en común, y es el hecho de ser personas.

¿Sería posible llegar a un acuerdo?

Ha habido una serie de acontecimientos a partir de 1988:

  • Caída del muro de Berlín

  • Proceso de desintegración de la URSS

  • Fin de las ideologías

  • Fin del marxismo, se da paso al que será casi el único pensamiento: liberalismo, capitalismo que llevan a una instrumentalización de la política.

Fukuyama fue el primero en hablar del llamado “fin de las ideologías. Según él, “estaríamos en el último paso de la evolución ideológica de la humanidad., y de la universalización de la democracia liberal occidental, como forma final (más madura) de Gobierno humano. Sin embargo, esta idea contrasta con lo que se había predicho, que era una “unión” entre capitalismo y socialismo, ya que se ha llegado a una inquebrantable victoria del liberalismo económico y político. Se ha llegado también a una radicalización de la instrumentalización donde a veces se alcanza un Darwinismo social muy exagerado, extremadamente de derechas, hasta el punto de llegar a pensar “Es inmoral que con mis impuestos ayuden a X” etc.

Los únicos dos fenómenos que podrían impedir el triunfo del liberalismo serían la religión, y el nacionalismo.

Por otro lado, es difícil saber si continuará influyendo el socialismo en el futuro. Actualmente, el Estado del bienestar (Estado social de derecho como fruto de la 2ª generación de Derechos Humanos) se encuentra en una crisis que comenzó en la década de los 70.

Otras Concepciones Sociales- ¿Podrían otras tradiciones aceptar la idea de D.H.?

Bastantes sociedades, a pesar de haber aceptado la idea de Derechos Humanos, el orden social tiene bases muy diferentes. Además, en sociedades como la china, japonesa o africana tienen algunas concepciones muy distintas a las del mundo occidental: por ejemplo:

- La unidad fundamental de la vida es la familia, y no el individuo.

- La existencia humana depende de los Deberes de cada uno, y no de sus Derechos

- La forma de regular la convivencia consiste en la reconciliación o la educación (carácter ético), y no en la ley general y abstracta.

Crítica a la declaración de los D.H. desde la perspectiva de estas sociedades:

- formulación general basada en los derechos del individuo.

- escasas alusiones a los deberes

- las referencias de carácter moral tienen un lugar demasiado secundario

- el derecho a la propiedad privada (impidió que fuera aceptada por los países de régimen socialista, lo que hace que carezca de universalismo total)

Las diferencias son ahora mayores, porque en nuestra sociedad actual se ha producido una radicalización liberal (individualista), donde conceptos como fraternidad o comunidad se ven con desconfianza, y no es apoyado ningún tipo de limitación o control sobre la propiedad privada de cada uno.

Desde la perspectiva hindú se sostiene la relación que hay entre deberes y derechos. Sería imposible pensar en los derechos aisladamente, y sin tener en cuenta los deberes.

Por tanto, creen que sería incluso necesaria la elaboración de una Declaración universal de Deberes.

Gandhi afirmaba la superioridad de los deberes frente s los derechos, para él “los únicos derechos dignos de ser merecidos son aquellos ganados al cumplir con el deber, de esta forma el derecho a la visa sólo se nos da cuando cumplimos con nuestro deber de Ciudadanos del Mundo”

En Japón y China a pesar de la influencia de las ideas occidentales, se sigue dando mucha importancia a los valores y principios tradicionales como la autorrenuncia y el amor en la vida social, o el de la conciliación como método para solucionar conflictos.

La postura del discurso sobre los DH. Elaborado en el Tercer mundo (incluyendo Latinoamérica) es bastante parecida a las convecciones citadas anteriormente.

Defiende la relación clara entre deberes y derechos, la importancia a los aspectos comunitarios, e insiste en los Derechos de fraternidad (3º Generación) especialmente en el derecho al desarrollo y a la paz.

Estos países sufren el incumplimiento del resto de derechos fundamentales como el derecho a la vida.

Los países islámicos tienen unos planteamientos más alejados. Han incorporado la ley religiosa como primera fuente de derecho. El verdadero fundamento de los Derechos humanos sólo puede ser religioso, ya que se halla en el valor absoluto de la persona (idea común con el judaísmo y el cristianismo)

Sin embargo, en la práctica, los derechos de la Declaración Universal suelen ser incumplidos, lo que se debe (según algunos) a que se tiene una concepción todavía muy vaga de los D.H.

Ha habido un aumento demográfico del Islam es un hecho, además del crecimiento de actitudes conservadoras que defienden el “inmovilismo” de las tradiciones, y que normalmente suelen estar en contra de la concepción occidental de los D.H.

En cuanto a Israel, no debería olvidarse la importancia de su tradición religiosa, filosófica y jurídica.

Debería reconocerse la conexión histórica y conceptual entre la doctrina bíblica del hombre creado a imagen y semejanza de Dios, y la idea actual de dignidad humana.

Falk propone que se pregunten si pueden acceder a los principios de la Declaración universal o admitir que no pueden hacerlo. (Pensando en temas controvertidos como la libertad religiosa o igualdad entre sexos)

En conclusión: la mayor parte de los países no occidentales (exceptuando la mayoría de países islámicos) están a favor de adoptar las el sistema jurídico y político que se han desarrollado en occidente, como son

- respeto al individuo

- garantías que posibiliten el cumplimiento de los derechos

Democracia

- Estado de Derecho Separación de poderes

Importancia de la ley

Pero sus convicciones tradicionales propias en general, como son

- importancia de la familia/comunidad

- relación deberes-derechos

- educación moral

- limitar la propiedad privada a favor de la colectividad

Se oponen a la ideología actualmente dominante: el neoliberalismo, ya que este sistema legitima la dependencia económica, y acentúa el etnocentrismo occidental.

Por tanto, para alcanzar la solidaridad universal sería necesario otro consenso básico sobre derechos humanos. Así, la Declaración universal de 1948 y los pactos del 66 serían complementados, tomando como base los que serían los D.H. de 3ª generación: la fraternidad.

JUSTICIA y AUTONOMÍA frente a COMPASIÓN Y RESPONSABILIDAD

El eurocentrismo entró en crisis con el descubrimiento de América, que le llevo a descubrir que evidentemente en el mundo hay culturas diferentes. Al iniciarse el colonialismo, se intentó la negación de esta pluralidad por medio de una imposición etnocéntrica e la cultura occidental, y no con medios muy moralizadores precisamente, como el genocidio. En el proceso descolonizador, fue cuando Occidente por fin tuvo que aceptar la realidad. Ahora se trata de alcanzar el universalismo frente al totalitarismo devastador.

Hay una oposición entre el individualismo liberal y las tradiciones éticas (religión, socialismo, nacionalismo y ecologismo)

Para ello es necesario estar abiertos al diálogo, y ser conscientes de que el problema está ahí. Tener también en cuenta la diversidad de culturas.

Esto sería comparable a la teoría de Kolhberg, en la que el desarrollo moral es alcanzado cuando se obtienen valores de justicia y autonomía, y las objeciones que realizó Carol Gilligan a la misma, al pensar que no solamente existe una conciencia moral justa y autónoma, sino que también hay otros dos valores no menos importantes, y que son la compasión y la responsabilidad. La madurez moral conlleva ambos aspectos, de la misma manera que unos derechos humanos realmente universales tendrían que tener en cuenta tanto el individualismo liberal y demás planteamientos occidentales, como las tradiciones éticas.

Comparable es también al análisis marxista, que da mayor importancia a las necesidades primarias y biológicas; y las tradiciones éticas que satisfacen las necesidades espirituales y simbólicas.

Sería también comparable a las diferencias y también, relación de complementación, entre los dos grandes grupos de religiones: cósmicas y abrahámicas.

Las primeras (religiones arcaicas y orientales) conceden mayor importancia a la naturaleza, a lo místico, a la tolerancia etc., mientras que las abrahámicas (Islam, judaísmo y cristianismo) estaría más ligadas al socialismo.

Por tanto, ¿existe una conexión entre que las religiones que siempre han tenido mayor influencia estén en conexión con el sistema actualmente vigente? Si es así, habría que plantearse una vuelta al punto de vista de las religiones cósmicas, volviendo de nuevo al punto de partida y buscando una solución que favorezca ambos puntos de vista.

En conclusión, para poder llegar a unos Derechos humanos realmente universales, sería necesario el Diálogo intercultural, donde, después de un análisis crítico de las tradiciones se llegara a una serie de mínimos comunes a todas las personas sin tener en cuenta su cultura, ni raza. Ignoro una gran cantidad de posturas y formas de pensar, pero considero que todas tendrán algo positivo que pueda ser reconocido y aceptado por el resto de culturas. Es mediante la propia reflexión como debe analizar cada colectivo y cada persona su cultura, cuestionándose si su forma de ver o de actuar es aplicable a todo el mundo. Por ejemplo, me parece aberrante que algunas mujeres musulmanas todavía soporten la sumisión a la que les obligan a someterse, mediante el diálogo intercultural se podría hacer ver tanto a mujeres como hombres musulmanes que es inhumano, que va contra la moralidad y la conciencia, y que está razón supera el único argumento que ellos podrían dar en contra: “muchos años de tradición”

Tendría que ser Deber de cada uno el cumplirlos, porque sólo así será posible la consecución de unos Derechos Mínimos Universales.