Los coristas

Película cinematográfica del siglo XXI. Historia de un orfanato. Análisis de grupos. Teoría de Lewin. Moral grupal. Líder del grupo. Conclusiones

  • Enviado por: Chagus Chan
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 10 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


TRABAJO PRÁCTICO

GRUPOS

28. 11. 2005

INTRODUCCIÓN

En el presente trabajo intentaremos abordar el análisis de un grupo a la luz de las construcciones teóricas de Kurt Lewin.

Para ello hemos seleccionado el film “Los coristas” de Christophe Barratier, en cuya trama veremos desplegar las distintas interacciones y la comunicación que se dan entre un conjunto de chicos internados en un hospicio y los adultos que allí trabajan.

Bajo la perspectiva teórica de este autor mostraremos las características del grupo, señalando principalmente su aspecto dinámico.

HISTORIA Y ANÁLISIS DEL GRUPO

La historia que cuenta esta película se desarrolla en Fond de L'etang Iternat, un reformatorio de un pueblito francés donde son internados niños y adolescentes con problemas sociales, de conducta o huérfanos, que fueran expulsados de su medio para ser “reformados”. El sistema de conducta impuesto por el director Sr. Rachin, es sumamente autoritario y todo se maneja bajo la consigna “acción-reacción” que significa: a un acto indebido- se devuelve un castigo, con roles muy estrictos y estereotipados tanto en profesores como en alumnos.

Pero la llegada de un nuevo prefecto -el Sr. Clément Mathieu- pone en escena la reformulación de este grupo institucional dando lugar a la historia de los Coristas, que es la que nos anima a teorizar, a nuestra manera, sobre los grupos humanos, su interacción y dinámica grupal.

Cuando el nuevo prefecto llega se encuentra con que los alumnos son “demonios”, según sus profesores y descubre que la única norma que rige para “domesticarlos” es responder con el castigo a cualquier acción no tolerada. Por supuesto esta conducta institucional provoca fuertes tensiones entre los miembros de la institución y un alto grado de agresión, entre pares y entre profesores, prefectos y alumnos.

El prefecto Mathieu, un profesor de música que no ha tenido éxito como tal pero lleno de ideales, encuentra a través de su amor por la música la forma de darle una tarea a ese grupo de niños.

Luego de escucharlos canturrear sobre su vida cotidiana en el instituto, les propone formar un Coro. Este Coro, abre nuevas perspectivas humanas para estos chicos y su maestro que se contagian a la institución en su conjunto. Mathieu, quien parece comprender a Lewin y a su teoría de entender a los grupos humanos como un campo de fuerzas que posibilita y vehiculiza cambios sociales, centra su accionar de educador dando al conjunto la tarea de formar este coro que los cohesiona como grupo, les da un sentido nuevo a una vida que no les daba más expectativa que la exclusión.

A partir de este objetivo los roles institucionales se modifican, se democratizan de cierta manera, permitiendo otras conductas humanas diferentes a la acción-reacción. Los niños, comienzan a asomarse como personas diferenciadas que aceptan el objetivo propuesto como un logro común y los adultos también logran moverse de su rol de castigo para colaborar con el grupo de Coristas y ensayar nuevas experiencias educativas más ligadas a la formación de seres humanos que a la concepción correccional.

¿Por qué entendemos a los Coristas como la historia de un grupo?

Para definirlo tomaremos a Lewin. Este psicólogo alemán emigrado a EE UU en 1932, construye su teoría de campo apoyándose en los conceptos básicos de la teoría de la Gestalt, Considera al grupo no como una sumatoria de individuos sino como una totalidad, como un conjunto limitado y estructurado -en este caso, todos los individuos que viven en Fond de L'Etang, con sus roles (profesores, alumnos, cuidadores) y funciones-.

Lewin dice también que un grupo no responde a una estimulación simple sino a un entorno estructurado como una forma. Aquí el entorno estaría dado por la institución internado que tiene una misión social “reformar”, con un método educacional autoritario que sólo encuentra la forma de lograr su objetivo a través del castigo.

El grupo- continua Lewin- responde en función de su espacio vital, área que incluye al ambiente psicológico, entendido este como la totalidad de factores que producen efectos en la vida de una persona en un momento dado, y a la persona misma. (espacio vital = ambiente psicológico + persona) y de su espacio psicológico especifico. Los grupos deben tomarse como totalidades dinámicas que son el resultado de la interacción entre sus miembros, según como estos estructuran el campo perceptual del espacio social, esta interacción se organiza en un juego de complementación o disputa. Cuando comienza nuestra historia la interacción de este grupo institucional era de absoluta disputa (Acción: agredir, molestar vs. Reacción: castigar, reprender) , con un espacio vital percibido como sumamente hostil donde las personas juegan roles fijos: reformador - sujeto a reformar .

Sólo luego de la llegada de Mathieu, con su propuesta de cambio que impone una tarea: convertir a esos niños y jóvenes en Coristas, desde el ejercicio de un liderazgo democrático, se puede hablar de una interacción institucional complementaria que acepta la tarea propuesta como un objetivo común en un juego que permite construir y constituirse “Coristas”.

¿Por qué decimos que el prefecto Mathieu actúa entendiendo a este grupo institucional como un campo de fuerzas que permite el cambio social?

Lewin define al grupo como un campo de fuerzas formado de elementos de mutua interdependencia y emite la siguiente hipótesis: para producir cambios en él, es suficiente el hecho de introducir cambios en el campo perceptivo (en lugar de utilizar una fuerte presión externa que puede producir un efecto de rechazo).

Sus experiencias en grupos donde se proponen cambios culturales lo llevan a demostrar que el hecho de hablar sobre una actitud basada por ejemplo, en el prejuicio, y cuestionar costumbres o hábitos, permite reducir los temores y reestructurar el campo perceptivo y posibilitar el cambio. Agrega que para lograr modificar la estructura del grupo, concebido como un campo de fuerzas, se debe disminuir el umbral de resistencia interna en lugar de oponer una fuerza externa mayor contraria a la ideología del grupo. Lewin agrega que los diferentes climas del grupo tienen relación directa con su productividad y comunicación. Esta teoría (noción de estructura, campo perceptivo, equilibrio de fuerzas, exclusión de la historia individual) es pertinente para el abordaje de temas psicosociales y su aporte a la comprensión de la dinámica de los grupos puede considerarse de gran importancia. Según la teoría de campo un grupo cambia reestructurando las relaciones de lo parcial a lo global para lograr así una nueva configuración. Los cambios en las normas, los roles y los modelos de comunicación del grupo influyen tanto en las motivaciones del individuo como en la atmósfera o moral del grupo.

Decimos entonces, que los cambios propuestos por el prefecto modifican el campo perceptivo, convirtiendo un ambiente hostil en uno creativo. No propone una revolución violenta, propone un acercamiento a lo creativo que por su propio movimiento hacia lo placentero, con normas claras y democráticas, va generando cambios en los individuos, en su interacción grupal y en el entorno. De esta manera logra vencer la resistencia interna institucional a todo cambio y al convertirse el coro en un objetivo común deseado por el grupo y permitido por el entorno no contrapone la ideología del grupo: podemos decir aquí que el reformar es reemplazado dentro de la dinámica grupal por el formar y el recrear. La disminución de la fuerte tensión institucional reestructura las relaciones de lo parcial a lo global - se forma un coro que va modificando por su producción el entorno y su forma - y permite cambios en las normas, los roles y los modelos de comunicación del grupo.

En los individuos que viven en el internado, las motivaciones personales comienzan a tener un espacio modificando el clima y la moral grupal.

Los Coristas y la moral grupal.

Nos gustaría compartir lo que Lewin entiende como moral del grupo. Llama de esta forma al nivel de eficacia del mismo como también al sentimiento de pertenencia de los individuos al grupo. Es decir, la capacidad de mantenerse unido ante situaciones adversas o frustrantes en términos del sentimiento del “nosotros”, del sentimiento de solidaridad o espíritu de cuerpo o habla.

En la película, el coro comienza a tener tantos éxitos como adhesiones. Deja de ser un proyecto solitario del prefecto y sus alumnos logrando adhesiones de los otros profesores, que parecían ser indiferentes a toda propuesta educadora diferente a acción-reacción. Los chicos abandonan sus roles típicos de saboteadores permanentes para tomar al Coro, como un espacio propio y creativo.

En un momento de la ficción, ante un robo cometido en la Dirección que impedirá entre otras cosas comprar el carbón necesario para calefaccionar y cocinar, el terrible Sr. Rochin, frustrado por lo que considera un nuevo acto de agresión de los alumnos, prohíbe el funcionamiento del coro como castigo grupal. En esta ocasión, el mismísimo profesor de Gimnasia que aparecía hasta ese entonces como el más entusiasta seguidor de la consigna acción reacción, le muestra al prefecto las provisiones de leña de la institución y en vez de mandar a los chicos a juntar madera necesaria para la combustión propone organizar la “resistencia” al castigo juntando al coro en los dormitorios antes de la hora de dormir ocultándoselo al director. Esto lo hacen también con la ayuda del Sr, Maxence -almacenero, enfermero y jardinero del internado- que se convierte en el principal colaborador de Mathieu.

Este episodio nos muestra hasta donde este grupo constituyó una verdadera moral solidaria ante las situaciones adversas que atacaban su proyecto y su espíritu de cuerpo.

Interacción y Dinámica Grupal.

Es importante destacar en esta historia los procesos de integración grupal. La interacción cumple diferentes funciones en el proceso de socialización del individuo, es concebida como una experiencia fundamental del ser humano que A) influye sobre el desarrollo de su personalidad distintiva B) promueve las características que comparte con los demás miembros de la sociedad C) preserva su integridad frente a situaciones de tensión. Creemos que al comenzar la película y mostrarnos la historia, el grupo que aparece, está fuertemente dividido en dos subgrupos que sólo interactúan entre sí para agredirse (los alumnos a sus profesores o al medio) y para castigar (los adultos a los “inadaptados”). El objetivo que comparten es impuesto y no deseado: convivir en un internado de menores y lo que los referencia como grupo es formar parte de ese internado aislado de la comunidad en su conjunto.

Posteriormente, con la aparición de Mathieu y el Coro, los sujetos empiezan a discriminarse y pueden moverse de los roles impuestos permitiendo:

  • El desarrollo de una personalidad distintiva individual y grupal: Los chicos se reconocen barítonos, sopranos, contraltos, trabajan como asistentes o ayudan portando partituras, se destacan los talentos, los saberes. Cuando Mathieu selecciona las voces , cada chico canta una canción aprendida en su casa, aparecen costumbres, usos, palabras. Las primeras sonrisas de intercambio con el maestro. De respuesta se llevan su puesto en el organigrama coral y los que no saben ninguna canción o desafinan calamitosamente reciben una función de apoyo. Pépinot, el más pequeño del grupo es nombrado asistente y Corbin, el más desafinado, es desde el primer momento nombrado atril.

  • Compartir características con los demás miembros de la sociedad. Son integrantes de un grupo que tiene un objetivo: Ser Coristas y hacerlo funcionar. Esta actividad los cohesiona, los une y los referencia.

  • Como hemos demostrado en el apartado sobre la moral grupal, el grupo de chicos y profesores que auspician el funcionamiento de esta actividad puede preservar su integridad frente a situaciones de tensión.

  • La Dinámica de grupos: Esta técnica de análisis y estudio de los grupos se utiliza en formaciones que tienen como rasgo común el no ser espontáneas sino organizadas, con objetivos definidos. Se opone al concepto de estática e implica las fuerzas complejas e interdependientes que actúan dentro de un área común, que es el grupo mismo. Kurt Lewin es quien acuña el término. Éste considera al grupo como una totalidad dinámica que determina el comportamiento de los individuos que la componen, es el campo de fuerzas dentro del cual se producen los fenómenos de influencia, de cohesión, de normas, de tensión, de atracción, para que funcione un grupo -agrega Lewin desde sus experiencias con grupos- es suficiente elegir una tarea que motive realmente a los sujetos y que sea apta para producir el fenómeno de grupo requerido. También habla de la autoridad y dice que la modificación del tipo de autoridad hace variar en un sentido preciso el índice de agresividad y por lo tanto, el clima social del grupo.

    Es muy interesante, durante toda la película, observar como se modifica la dinámica de este grupo de personas. Donde el único comportamiento posible era acción reacción, se abre un camino de interacciones y roles que provocan todo juego de intereses y comportamientos. Por supuesto, el prefecto Mathieu asume la conducción de este proceso, eliminando el autoritarismo y la indiferencia, y motiva realmente a chicos y adultos con su propuesta. Crea un grupo donde había solo seres humanos agrupados, convivientes en el desagrado y la desazón. Los motiva, los cohesiona. Logra cambiar normas e influir en los demás integrantes de la institución para aliarlos al proyecto.

    La propuesta del prefecto va ganando adeptos. No todos aceptan al principio. Morhange, por ejemplo, alumno que luego va a ser el solista del grupo y el más destacado, sólo acepta ingresar a cantar cuando el prefecto, notando su talento natural para la música, lo obliga a cantar como castigo por haber cometido una infracción -leer sus partituras fuera de la hora de clase, luego de negarse a cantar durante la misma sistemáticamente. El profesor de aritmética, indiferente a todo proceso de cambio, se siente fascinado cuando escucha al coro interpretar una bella canción. Es seducido por su admiración personal a la música y por su deseo de tocar el piano.

    Podemos decir entonces, para sintetizar que la propuesta y la conducción que imprime Mathieu a este grupo, convierte al mismo en una totalidad dinámica, al decir de Lewin.

    Los Roles.

    No podemos obviar para finalizar este trabajo, hacer un comentario sobre el movimiento y la riqueza que fueron tomando los roles de los distintos participantes de este grupo.

    Como ya comentamos al comienzo de la película, uno ve un grupo de chicos indiferenciados, parados en el patio de un internado, frente a los adultos responsables de reformarlos. Su característica común es cierta estética institucional que pronto nos hace comprender que estamos frente a niños y adolescentes internados en un “reformatorio” o internado. Pero, al desarrollarse la trama y al comenzar el trabajo del prefecto y el grupo de Chicos Coristas todo empieza a tomar color. Comienzan a diferenciarse conductas, intereses, gustos, talentos y actitudes individuales y grupales.

    Primero, recordemos que la conducta del rol, de un mismo rol, puede desarrollarse de distintas formas. Esto introduce una de las características del rol: la complementariedad. Cada rol tiene significación en la medida que se articula con otros que le son complementarios (el rol del maestro con el del alumno, el de director con el del profesor, el de padre con el hijo). Cada rol puede efectivizarse siempre que otro actúe en consecuencia. En la historia de Los Coristas, al comenzar, con una interrelación casi inexistente los roles son sumamente fijos y complementarios, hacen lo que se espera de ellos y nada más: los chicos se frustran y agreden, los adultos castigan.

    Otro de los aspectos, es que una persona desarrolla diferentes roles en diferentes situaciones (un profesor puede ser también padre o alumno). A estos aspectos se los conoce como: Ambigüedad y Conflicto de Roles. La ambigüedad se produce cuando el consenso sobre las expectativas del rol no es suficientemente claro, el que juega el rol como también a veces sus complementarios, no tienen claro lo que se espera de ellos. Esto se produce con frecuencia frente a situaciones o tareas desconocidas; hay conflicto de rol cuando una persona debe enfrentar a otra u otras en situaciones que incluyen más de un rol y que determinan diferentes comportamientos. Por ejemplo, el niño Morhange, talentoso y sumamente musical, no termina de confiar en Mathieu porque desconfía de la relación que el prefecto tiene con su madre, una mujer muy bonita de la que el prefecto se enamora. No pude aceptar su propuesta, porque pese a que le parece interesante y el anhela cantar, tiene que desconfiar de ese hombre que como adulto, quiere aprovecharse de su madre y dejarlo en ridículo ante los demás.

    Según la dinámica de grupos encontramos una clasificación de los roles basada en el estilo de intervención de los participantes, de los efectos de esto en el grupo y en la tarea a realizar. Uno de los roles que aparece en situaciones de interacción y que tiene un perfil destacado es el de “lider”. Por líder entendemos a quien tiene capacidad para influir en otros miembros del grupo. Lewin clasifica tres tipos de líderes: autoritario, democrático y laissez faire, y estudia su incidencia en los grupos.

    Otros autores amplían esta clasificación. Maisonneuve cita la siguiente clasificación: “el jefe carismático, considerado infalible y rodeado de un misterio distanciador; el jefe tradicional, autoritario y protector; y el jefe democrático, cuya autoridad se establece sobre bases consultivas y racionales”. Luego, agrega:

    1. “líder autoritario” que influye en forma directa y por presión externa, con dos formas: la autocrática, donde el individuo se impone por intimación o sanción sin tener en cuenta ni la opinión ni el efecto que causará en los demás; y la forma paternalista, donde el líder desea ser obedecido, respetado y amado al mismo tiempo.

    2. “líder corporativo” con menor distancia con el resto del grupo que en el caso anterior, su estilo consiste en asociar a los demás, por lo menos en su preparación y aplicación.

    3. “líder maniobrero” donde la influencia que ejerce sobre los otros es indirecta y encubierta.

    Si seguimos la concepción de liderazgo de Lewin, la historia nos muestra claramente dos tipos de liderazgo asociados a los dos momentos principales de la película y la lucha entre los dos modelos que ponen en tensión toda la trama.

    Por supuesto, el director Rachin, es un líder totalmente autoritario, su única forma de concebir la dirección del lugar es haciendo carne en él, en el personal adulto y en los niños su teoría de acción-reacción. Ninguna contemplación es posible. Con el correr del experimento de Mathieu y sus avances en la disminución de atención institucional y de la apertura a la creatividad, Rachin parece aflojar con su autoritarismo, pero a cada fracaso o frustración su conducta vuelve a llevarlo a reestablecer la cultura institucional autoritaria.

    Mathieu, en cambio, nos muestra un líder tolerante, democrático, pero firme también. Afectivo pero que conoce su objetivo y quiere llevarlo adelante. Su idea, ese coro maravilloso, termina siendo por su triunfo y su posibilidad, más carismática que él. Atrayendo cada día nuevas voluntades. Lo interesante es que su lucha no es encarnizada contra el director, es la revolución del paso a paso. Sus normas y propuestas van haciéndose parte de la conciencia del grupo (adultos y niños), logrando una gran cohesión que permite, en el final de la historia, un enfrentamiento explicito con el modelo anterior.

    Un estudio realizado en EEUU en 1948 se centra en el inventario de roles: Conjunto de conductas que pueden ser asumidas alternativamente por varios miembros o por un conjunto de personas. Distingue tres tipos de roles posibles:

    a. Los relativos a la tarea encausados hacia la definición de los objetivos y a los medios para lograrlo. Facilitación y coordinación de los esfuerzos para obtener los objetivos buscados. El líder de esta corriente es obviamente el prefecto Mathieu, pero luego es seguido por mucho de sus chicos y por el profesor de gimnasia.

    b. Los relativos al mantenimiento de la vida colectiva, que apuntan a mantener la moral del grupo, disolver conflictos intra grupales, garantizar la expresión de cada uno, por ejemplo, el estimulador, el mediador, el protector. En la película este rol parece sostenerse principalmente en la figura de Maxence, el jardinero enfermero -que siempre entendió que los chicos eran así porque no se les da una oportunidad y está encantado con este tarea nueva del Coro que demuestra su teoría. También Pépinot, el más chiquito de los alumnos es un sostén afectivo destacado en el grupo.

    c. Los roles individuales que no estarían en función del grupo sino para satisfacer necesidades personales propias sin tener en cuenta los efectos en el clima grupal no en su productividad. Sino son despejados y señalados, son negativos para el grupo, por ejemplo, el rol dominador, trata de imponerse y demostrar superioridad; el dependiente que quiere ganar la simpatía y el apoyo de los otros para atenuar su inseguridad; el amante de prestigio, que quiere atraer la atracción de los otros en forma indiscriminada y sin tener en cuenta los medios que utiliza para ello. El director y el profesor de aritmética se mueven sólo por sus intereses personales cuando apoyan al grupo. Cuando el Sr. Rachin quiere ganar la medalla al mejor educador, permite que las damas de beneficencia que sustentan al Internado vengan a escuchar el Coro y se queden extasiadas con su belleza. A partir de este éxito, él se hace propaganda en el mundo académico con la idea de Mathieu y se proclama su autor, ocultando la verdad. Sin embargo, ante cada problema institucional, su castigo es atacar al Coro y al prefecto, con verdaderas reacciones de odio.

    El profesor de matemática, indiferente siempre a todo lo que transcurre en la vida afectiva del internado, sólo se acerca cuando por su interés por la música, descubre que tiene un lugar donde poder tocar el piano. Pero cuando debe privilegiar entre el Coro y sus vacaciones es el primero en abandonar el Instituto.

    Pichon Riviere, psicólogo argentino, enfatiza la importancia de los mecanismos de asunción y adjudicación de roles en la situación grupal que se estructuran sobre el Inter-juego de roles. El rol de portavoz es uno de los principales, señala al miembro que en un momento dado logra explicitar aquello a lo que el grupo no accede. No habla solo por si, sino por todos. “Un miembro de un grupo se hace depositario de los aspectos negativos y atemorizantes de la tarea, en un acuerdo tácito en el que se compromete el como los propios miembros. Aparecen entonces los mecanismos de segregación configurándose otra de las situaciones significativas: la del chivo emisario. Otro miembro en cambio, siempre por el mismo proceso grupal, puede hacerse depositario de los aspectos positivos del grupo y obtiene un liderazgo que se centrará en una de las características ya enunciadas. Sin embargo, ambos roles, el líder y el chivo emisario, están íntimamente ligados ya que este ultimo surge como preservación del liderazgo a través de un proceso de disociación necesario para el grupo en su tarea de discriminación. Agregamos a estos tres roles el de saboteador, que es habitualmente el líder de la resistencia al cambio.” Para Pichón estos roles son funcionales y rotativos. Intercambiar los diferentes tipos de roles tiende al funcionamiento optimo de los grupos.

    La relación recíproca de mutua influencia entre los individuos se da a través de sistemas de representaciones entendiéndose estos como los signos que hacen al reconocimiento reciproco entre individuos o grupos. Al hablar de conducta de rol decimos que esta es concebible dentro de una estructura social. En términos de normas compartidas y complementarias. Socialmente encontramos una posición para cada individuo, esta tiene una función grupal así como también prescripciones para conducirse en relación con los otros miembros del grupo. Las prescripciones tienen valor normativo en cuanto determinan la conducta de los sujetos, proveen el marco referencial para la percepción y determinan una conducta exigida en esa situación particular. En los grupos se instituye un sistema de representaciones al cual se responde. Este sistema es producto del proceso de interacción que situamos en el núcleo mismo del fenómeno social.

    Este señalamiento que hace Pichon Riviere desde su estudio en grupos operativos, nos habla claramente de varios sucesos de la película que analizamos.

    Cuando comienza la trama hay un grupo de niños que siempre son los culpables de todo, los saboteadores permanentes del régimen: Morhange, Le Querec y Corbin. Estos tres personajes junto con Pépinot, cuyo rol es siempre más afectivo, se convierten luego en los factores fundamentales en el sostenimiento del coro. Morhange, que es quien sostiene la resistencia al cambio, al desconfiar del maestro, se convierte en un líder talentoso cuando pasa a ser el solista del grupo y es portavoz de numerosas situaciones grupales que van a producir cambios importantes en el proceso de su estructuración. Podemos señalar aquí, que con ellos la dinámica de roles se produjo en forma positiva pudiendo abandonar aspectos negativos para pasar a liderar los positivos. Pero es también sumamente interesante el ingreso de un personaje como Pascal Mondain. Este joven, estigmatizado como ”dudoso” entre los infradotados y los locos por los educadores que lo evaluaron, entra al internado para una “experiencia” de corrección de conductas. Es un joven sumamente conflictivo y conflictuado, que no puede más que devolver toda la agresión que el medio le imprimió al institucionalizarlo y estigmatizarlo. Mondain, sabtoteador, resistente, acusado de perverso y ladrón, se suma al coro, siendo el único barítono. Pero su persistente actitud de resistencia lo pone en la mira permanente del director, que lo castiga terriblemente ante cada situación dudosa. Mondain es acusado de cometer el robo de la dirección y luego de ser golpeado por el director es detenido por la policía. Los otros adultos del internado (Mathieu mismo, el profesor de gimnasia) tiene dudas de su participación en el robo, pero cuando es detenido aún sin pruebas callan. Mondain es el chivo expiatorio de la institución, es a quien se le adjudica todo lo que no puede resolverse. Pero su situación no puede ser tomada por el grupo y es finalmente expulsado. Nadie puede correrlo del rol que socialmente ya le habían determinado, el de diferente y excluido.

    Lamentablemente, esta imposibilidad de reparar en la institución (grupo) lo que había pasado con Mondain lleva al desenlace de la película y a la desarticulación del Coro y su proyecto de modificación institucional. Mathieu y el profesor de Gimnasia encuentran el dinero robado de la dirección en uno de los baños y descubren que el ladrón no había sido Mondain sino Corbain, en ese entonces un fuerte referente del grupo de los coristas. Mathieu y el profesor le piden al director Rachin que informe a las autoridades del error pero el director se niega rotundamente. En las vacaciones, Mondain se escapa y prende fuego al internado lleno de ira y frustración.

    La incomprensión del Director, que se siente sumido en la más profunda rabia por ver destruida su posibilidad de ser premiado como mejor educador, lleva nuevamente a la institución al autoritarismo y el castigo. Mathieu es despedido.

    Sin embargo, el pasaje por la experiencia ha permitido que los seres humanos de esta historia se acercaran a muchos aspectos que mejoraron sus vidas. Conocieron a través del aprendizaje y de un proyecto grupal la importancia de pertenecer con otros a un objetivo. La importancia del afecto, la cohesión, la tenacidad y la reciprocidad.

    Morhange y Pépinot, nos cuentan esta historia ya de grandes, 50 años después. Pépinot fue adoptado por el prefecto Mathieu, y Morhange es un exitoso director de orquesta, apoyado por su madre hasta el final de sus días.

    A MODO DE CONCLUSIÓN

    Hemos visto que a lo largo de la trama, el grupo fue sufriendo distintas transformaciones, tanto por la introducción de nuevos miembros, como por las variaciones en la adjudicación de roles, en las interacciones establecidas y en los aspectos comunicativos.

    Podemos decir que el grupo se encontraba al inicio de la película en “un estado casi estacionario, como un estado de equilibrio entre fuerzas iguales en intensidad y opuestas en dirección”, donde la vida cotidiana consistía en establecer reglas represoras por parte del Director y sus discípulos para “corregir” a los niños, y en transgredir estas reglas por parte de los chicos para poder jugar, divertirse, y sobrevivir a la situación adversa del lugar.

    Con la llegada del. nuevo prefecto Mathieu, su modalidad de conducir al grupo, la mirada diferente que tiene sobre esos niños, y la propuesta de un proyecto en el cual participar, la estructura del grupo, del campo de fuerzas, empieza resquebrajarse.

    En palabras de Lewin, se “descristalizan las costumbres, hasta producir una ruptura, una crisis”. Y es a partir de esa crisis que existirá la posibilidad de producir “una mutación en las actitudes de los miembros, y por influencia, en las zonas vecinas del cuerpo social”.

    Es por ello que el grupo adquiere una nueva dinámica, que permitirá nuevas experiencias grupales para sus miembros, nuevos tipos de vínculos y participación, y que por cierto transformará y dejará huella en la vida particular de los chicos y los adultos, pero que también transformará, por añadidura, a la sociedad en la que se encuentran insertos y observó lo que allí se produjo, a las familias de las que forman o formarán parte pues a ellas trasladarán algo de lo aprendido, a los futuros grupos de los que cada uno participará luego de esta vivencia... y por qué no a nosotros, que como estudiantes y espectadores también incluiremos algo de esta experiencia en lo cotidiano de nuestra vida.

    Este autor considera a los grupos a través de los elementos que aporta su “teoría del campo”: método de análisis de las relaciones causales y de la elaboración de construcciones teóricas” “un conjunto de conceptos mediante las que podemos representar la realidad psicológica”. El concepto de campo fue introducido por Kohler y proviene de la teoría física del electromagnetismo (distribución de fuerza, condiciones de equilibrio, interacción de elementos).

    Extraído de “Dinámica de los Grupos pequeños” D. Anzieu y J. I. Martin.