Los buenos días perdidos; Antonio Gala

Literatura española contemporánea del siglo XX. Teatro español. Género dramático. Cosmovisión. Argumento y personajes. Recursos técnicos. Estructura narrativa

  • Enviado por: Mariaabril
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

COMENTARIO

DRAMÁTICO

Texto

( Entra de la iglesia CLEOFÁS: la mira silencioso un momento.. viene con algunos candelabros.)

CLEOFÁS.- Buenos días.

CONSUELITO.- Saliste muy temprano esta mañana. No te oí levantarte, ¿dónde fuiste?

CLEOFÁS.- Al río. Pasee por la orilla. Estaban los juncos mojados. Mira cómo vengo...Y el día estaba quieto, más claro. He estado pensando en muchas cosas...

CONSUELITO.- (que ha ido por unas zapatillas y se las alarga.) -Toma. Y trae que te seque esos zapatos, que luego deja cerco de humedad. (lo hace. CLEOFÁS se pone la sotana. Se sienta y limpiará los candelabros.) ¿Por qué no me llamaste? Con lo que a mí me gusta ir al río.

CLEOFÁS.- Allí te vi la primera vez. Tú no te acuerdas. (CONSUELITO se detiene unos segundos, de espaldas, atenta, sin querer estarlo.) iba buscando yerbas de olor para el Monumento del Jueves Santo. Tú estabas, sentada, hablando sola, con los pies dentro del agua.

CONSUELITO.- No estaba ablando sola. Hablaba con Marga.

CLEOFÁS.- Por Marga no quise despertarte esta mañana. La tenías abrazada igual que una niña chica.

CONSUELITO.- Ya no se llama Marga. Es un muñeco, no una muñeca. Se llama... (Se detiene a tiempo de no decir el nombre.) Bueno, yo lo llamo Pirri..., siendo ya mayorcita tuvo un gato que se llamaba Pirri. No quería a nadie más que a mí. Un mes de enero desapareció. Volvió mucho después, echando sangre por todas partes: reventado yo creo. Volvió para morirse.

cleofás. (Comenzando una serie de réplicas paralelas.)— Los paños del altar de Santa Engracia están llenos de polvo.

consuelito. (Con las manos sobre el vientre.)—Pirri se llamaba también... Era yo mayorcita...

cleofás.—Habrá que lavarlos uno de estos días.

consuelito.—una noche fuimos a la verbena de San Pedro y me compraste media docena de claveles. Todavía los tengo.

cleofás.—El coro está lleno de telarañas. Mañana vamos a coger una mesa y la escoba y hacemos zafarrancho, ¿quieres?

consuelito.—"Si algún día me entero de que me engañas —me dijiste—, te pego un tiro y después me pego yo otro". Yo me lo creí, y luego ni tiro ni nada.

cleofás.—Esta vez calzaremos bien la mesa, no vaya a pasar lo que en noviembre..., cuando te caíste encima del órgano. Sonó tan fuerte, que se desprendieron tres metros de cornisa...

consuelito. (Que ha llegado limpiando a la mesa.)—Esta chaqueta habrá que guardarla. Ya no va a hacer más frío.

cleofás.—Mañana o pasado, ¿qué prisa tienes?

(Se miran unos instantes.)

consuelito.—Mañana... (Poniéndole sobre las rodillas un paño.) Las manchas de ese limpiametales no hay quien las saque después... Ah, tu sotana es mejor cepillarla con un cepillo mojado en agua de té calentita, ¿te enteras? Yo siempre lo he hecho así. (Va a limpiar la jaula.) Es mío, ¿no?

cleofás. (Levanta los ojos.)—Fue lo único que trajiste cuando nos casamos... (Queda recordando.)

consuelito: (Levanta los ojos.)—Voy a soltarlo, me parece. En la jaula no puede ser feliz. Que se vaya por ahí él también.

cleofás. (Bajito.)—¿También?

consuelito.—Que se busque la vida como Pirri, como todos. Adiós, Tarsício. Vete, Tarsicio. (Abre la jaula.) El alpiste no sirve para nada, Tarsicio. Hay muchas cosas que están por encima del alpiste... Egoísta, cerdo, tragón. Si no te diera nadie de comer, ya verías cómo te ibas a buscarlo.

cleofás.—a lo mejor se queda, porque... quiere a su jaula. Hay mucha gente así. (consuelito sufre un pequeño mareo.) ¿Qué te pasa, Consuelito?... (La sienta en su silla.) Si estás sin parar de un lado para otro...

consuelito.—Es que hoy quería limpiar bien la casa antes de... abrir la tómbola...

cleofás.—ya se acabó la tómbola. Mañana la desmontaré. No la necesitamos.

consuelito.—te ayudaré a ti.

(Limpia candelabros tomando el limpiador del mismo frasco que cleofás.)

cleofás.—¿y mí madre?

consuelito.—Fue al mercado.

cleofás.—¿y... Lorenzo?

consuelito.—No sé. Salió.

cleofás.—¿Llevaba una campana?

consuelito.—No me fijé.

cleofás.—¿No te fijaste si llevaba una campana?

consuelito.—yo la vi desmontada, aquí.

cleofás.—tenía el yugo flojo. Le mandé que la llevase a componer.

consuelito.—¿se lo mandaste tú?

(Sus manos se rozan al querer tomar los dos el limpiador a la vez. Se miran.)

cleofás.—No. No tenía flojo el yugo. Y no le mandé nada... En el fondo, lo único importante es que tenemos que morirnos. El caso es esperar la muerte un poco acompañados. No hay que hacerse Ilusiones...

CONSUELITO.—Ha creído que le estaba gastando una broma.

cleofás.—¿ quién?

CONSUELITO.—Tarsicio. Ha creído que le iba a cerrar la puerta cuando fuese a salir.

cleofás.—Eso nos pasa a todos... Nos escapamos, casi, algunas veces. Pero alguien que está del otro lado termina siempre por darnos con la puerta en las narices... Lo más que hacemos es pasar de una jaula a otra jaula más grande.

CONSUELITO.—Hay hechas trescientas quince estrellas. Pero a setenta y dos les falta la ráfaga...

cleofás.—No te preocupes de eso.

CONSUELITO.—Es que una estrella sin ráfaga, da mucha pena verla...

Esta escena es la segunda escena del tercer acto del teatro Los buenos días perdidos escrito por Antonio Gala.

Se trata de un fragmento significativo de la obra ya que muestra el tipo de relación que mantiene la pareja.

El autor de esta pieza teatral es Antonio Gala (1930 Ciudad Real), dramaturgo, poeta y novelista español que ha conocido en los últimos años un reconocimiento unánime de público y de crítica. Realizó los estudios primarios y el bachillerato en Córdoba, y se licenció en Derecho, Filosofía y Letras, y Ciencias Políticas y Económicas en la Universidad de Sevilla. Su abundante obra teatral ha gozado más de los favores del público que de una parte de la crítica, que ha aceptado su obra de manera desigual. Gala construye una obra lírica y épica con una gran carga alegórica para que el público establezca las conexiones con la realidad más próxima o lejana que su imaginación le permita.

No se le relaciona con otros autores anteriores ya que se trata de un dramaturgo actual.

Se trata del género dramático debido a que ser trata de una experiencia humana, en un espacio y lugar concreto y que puede ser representado delante de un público. No hay narrador, son los propios personajes que hablan para introducir el conflicto de la obra que se podría representar en un hora u hora y media aproximadamente, por lo que se da la densidad y concentración. Los personajes nos cuentan directamente sus conflictos en forma de dialogo, a demás de poseer las características más destacadas de este género: la densidad y la concentración. Y la acción está en presente para que pueda ser llevado a la representación. Se trata del género más complejo ya que a parte del texto literario, en la representación se incluyen los personajes, el director, los ayudantes de telón, el público los decorados... el lenguaje extraliterario son las acotaciones como: (consuelito sufre un pequeño mareo.)

En cuanto a la intención del autor en la obra completa pienso que nos ha querido trasmitir la debilidad del hombre hacia los sueños inalcanzables y el abandono de todo por intentar realizarlo.

Estructura:

No hay Narrador, desaparece para que se establezca diálogo entre los personajes, por lo que los puntos de vista son múltiples, la valoración está hecha por cada personaje

En cuanto al Lector, se encuentra ignorado ya que en este fragmento no existe ningún aparte.

Realidad representada:

  • Personajes:

    • CONSUELITO: su caracterización es indirecta, se trata de un personaje trabajador, paciente, que se evade de la realidad con facilidad y se deja llevar por los demás fácilmente. Se trata de un personaje principal, dinámico ya que al final lo deja todo por un nuevo amor desobedeciendo a su marido y a su suegra y redondo al estar enfocado desde diferentes punto de vista: el de su suegra, el de su marido y el de Lorenzo.

    • CLEOFÁS: su caracterización es también indirecta, se trata de un personaje ingenuo, obediente, es un personaje principal y dinámico porque planea que Lorenzo se valla de su casa al escribir un carta falsa proveniente de Orleáns para librarse de él.

  • Acción: en esta escena solo se produce la acción de la entrada de Cleofás de la iglesia y la conversación con Consuelito.

  • Tiempo y espacio: esta escena se produce en el presente, delante del espectador en la casa.

Recursos técnicos:

  • Estructura externa: nos encontramos ante un cuadro dentro de tres actos, concretamente he elegido una de las primeras escenas del tercer acto.

  • Estructura interna: se trata de una escena que se divide en las intervenciones de los personajes.

  • Contenido: paseo de Cleofás, amiga invisible de Consuelito, suciedad de la iglesia, estrellas de navidad, infidelidad de la campana, de la muerte.

  • Argumento: este fragmento trata de la conversación de un matrimonio que no tiene mucha relación al ser muy distintos y por sus características.

  • Tema: debilidad del hombre hacia los sueños inalcanzables y el abandono de todo por intentar realizarlo.

  • Modo literario: diálogo.

  • Lenguaje normal. Nivel diacrónico castellano del siglo xx. Nivel diatópico castellano estándar. Nivel diafásico coloquial. Diastrático medio.

  • Recursos:

    • Interrogaciones: ¿ quieres?

    • Elipsis del verbo en al río.

    • Diminutivo de tipo afectivo: Consuelito, mayorcita, calentita.

    • Uso del articulo para referirse por ejemplo al río, la orilla....

    • Predomina el presente al ser una obra de teatro que se puede representar, aunque, también los personajes se refieren a cosas del pasado.

    • Uso de los pronombres tú y yo para resaltar la persona.

    • Descripción del dia.

    • Comparación: como Pirri, como todos.

    • Vocativo.

    • Pronombre posesivo mi.

  • Estilo: mixto, ampuloso y llano.

Cosmovisión del autor: el primer referente es el fragmento en si para demostrar en el segundo referente una crítica hacia los matrimonios concertados, sin que la pareja se conozca ni se quiera solamente se casan por la conveniencia de los familiares.

Va dirigido a un público amplio, un teatro de entretenimiento antes que de denuncia social.

Se trata de una buena obra ya que todos los elementos encajan para mostrar a intención del autor.

No se ven las conexiones con otros movimientos al ser una obra muy recien