Logística

Empresa. Transporte. Almacenamiento. Getión. Embalaje. Rentabilidad. Competencia. Operadores logísticos

  • Enviado por: Pire
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 18 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo invertir en bolsa
Cómo invertir en bolsa
Conoce los principales mercados bursátiles colombianos, cómo funcionan y cómo invertir en ellos.
Ver más información

Viva libre y tome el control de su dinero
Viva libre y tome el control de su dinero
Mes a mes trabajamos duro por conseguir el dinero que necesitamos, sin embargo en muy poco tiempo nos quedamos con nada...
Ver más información

publicidad

Logística

A pesar de que la logística siempre es una parte esencial en cualquier actividad económica, ha sido ignorada por parte de la dirección empresarial, sin embargo, en las últimas dos décadas se ha sentido un vivo interés por el desarrollo de la misma, al punto de que un número creciente de empresas la están adoptando como herramienta gerencial en vista de los resultados positivos que arroja la aplicación.

Los orígenes de la logística cuyo término proviene del campo militar, relacionado con la adquisición y suministro de materiales requeridos para cumplir una misión aplicada a la actividad empresarial, se remontan a la década de los cincuenta. Una vez concluida la segunda guerra mundial, la demanda creció en los países industrializados y la capacidad de distribución era inferior a la de venta y producción. Con la proliferación de productos, en los departamentos de mercadeo, optaron por vender cualquier artículo en cualquier lugar posible, y los canales de distribución comenzaron a ser obsoletos. Por tanto la alta gerencia, consiente de que la distribución física tenía que ser eficiente y representar rentabilidad en lugar de gastos, comenzó a probar modificaciones sustanciales en los sistemas de distribución y esta comenzó a tener identidad propia dentro de la estructura de la organización. Así se dan los orígenes de la logística en los que el departamento de distribución controlaba el almacenamiento, el transporte y en parte el manejo de pedidos.

A mediados de los sesenta, los empresarios comenzaron a comprender que la reducción de inventarios y cuentas por cobrar aumentaba el flujo de caja y vieron que la rentabilidad podía mejorar si se planeaban correctamente las operaciones de distribución. A finales de esta misma década, aparece el concepto de gestión de materiales, desarrollado a partir de una situación de escasez y discontinuidad de los suministros, pero cuyo fin era el mismo: proporcionar un determinado nivel de servicio con un costo social mínimo. Este período que va hasta 1979 se conoce como el de la "madurez" de la logística, porque la empresa se concientiza de la importancia de ella.

A partir de 1980, se consolida la logística como consecuencia de la incertidumbre generada por la recesión económica característica de la década. Se hace indispensable una gerencia de todo el proceso de distribución. A pesar de todo, hoy día existen todavía organizaciones que no se han concientizado de la imperiosa necesidad de contar con la gerencia logística y el departamento de distribución. Para otras, continua siendo un multienredo sin orientador (Director Logístico), que coordine todas las actividades desde la compra de materia prima hasta el consumidor final.

Logística

"Logística" es el proceso de planificar, implementar y controlar el flujo y almacenaje de materias primas, productos semi-elaborados o terminados, y de manejar la información relacionada desde el lugar de origen hasta el lugar de consumo, con el propósito de satisfacer los requerimientos de los los clientes. En otras palabras, con una buena gestión logística se pretende proveer el producto correcto en la cantidad requerida, en el lugar indicado en el tiempo exigido y a un costo razonable. La logística es un sistema con actividades interdependientes que pueden variar de una organización a otra, pero normalmente incluirán las siguientes funciones:

 

 Transporte

 Almacenamiento

 Compras

 Inventarios

 Planeación de producción

 Gestión de personal

 Embalaje

 Servicio al cliente

LA MODA DE LOS 90'

La logística es tal vez el proceso que más está utilizando los adelantos tecnológicos en áreas como la electrónica, la informática y la mecánica, ha simplificado la administración de la cadena de abastecimiento mediante el uso del intercambio electrónico de documentos EDI para transacciones y contabilidad, el código de barras para identificar productos y servicios, sistemas de transporte de materiales para reducir tiempos de entrega y manipulación. De esta forma se reducen los ítem más importantes que conforman los costos operacionales que afectan la rentabilidad final del producto.

Por lo anterior podemos afirmar que desarrollar el proceso logístico, fue en los años 90 el proceso a seguir por las empresas que deseaban estar a la vanguardia en la administración de la cadena de abastecimiento.

Por otro lado, la tecnología está poniendo todos los elementos sobre la mesa para que las personas no tengan que salir de sus casas para adquirir productos. En Estados Unidos ya hay teléfonos que permiten leer tarjetas de crédito con lo cual, la venta con catálogo adquiere una nueva dimensión. Según la revista Visa, el valor de las compras con tarjeta desde los hogares en Estados Unidos, se ha duplicado en los últimos 4 años.

Esto no significa la extinción de los mall, tiendas de departamento y supermercados, pero sí un cambio en su forma de vender. Los productos de consumo masivo poco diferenciados se venderán en forma telefónica, repartidos directamente a domicilio. Las personas irán a las tiendas a mirar, tocar y probar productos que luego comprarán desde sus casas. En otros casos, irán sólo a comprar productos muy específicos ó diseñados especialmente para su gusto.

Existen muchos factores demográficos y sociológicos que hacen factible esta tendencia como: la creciente diversificación de gustos del consumidor, la incorporación de la mujer a la vida laboral con la consiguiente reducción de tiempos disponibles y las exigencias de disponibilidad y menores plazos de entrega.

Otra tendencia muy marcada en el consumidor actual, es su capacidad para elegir entre varios productos de acuerdo a sus beneficios reales, con creciente deslealtad a las marcas.

La logística no sólo consiste en administrar la cadena de abastecimiento, sino que también significa eliminar intermediarios que le agregan costo al producto. La logística ofrece el medio para que el consumidor pueda entrar en contacto con los productos, compararlos y si es necesario, demandar servicios anexos.

La tendencia de la logística apunta hacia un objetivo bien claro, cambiar el enfoque PUSH (empujar) donde son los fabricantes los que empujan a lo largo de la cadena de distribución sus productos, y son sus niveles de inventario los que generan las grandes ofertas y las promociones sin mirar lo que el cliente esta demandando, a un estilo PULL (halar) donde la demanda en el punto de venta gatilla los eventos a lo largo de la cadena de distribución y son las preferencias de los clientes las que condicionan el surtido en las estanterías y por consiguiente la producción de las empresas.

Esta nueva visión rompe con la mayoría de las prácticas tradicionales de distribución y con el concepto clásico de stock de seguridad manejado por tantos años.

La tecnología para diseñar las tiendas del futuro está disponible hoy, todo apunta a hacer posible el rediseño de las vitrinas y las estanterías de un punto de venta en cuestión de horas con el fin de responder a cambios en la demanda real y ofrecer un servicio más personalizado al cliente.

LOGISTICA, FACTOR DE RENTABILIDAD Y COMPETENCIA

En recientes encuestas realizadas en Estados Unidos, se calculó el costo de la logística entre un 3 y 5% del valor final del producto, en Colombia no se tiene aún un dato confiable, debido a que la mayoría de las empresas no tienen un costeo integral de la función logística.

Los costos identificables en logística son:

 costo de manejo de inventario

 costo de distribución

 costo de almacenamiento

El gran reto logístico de las empresas que ejercen liderazgo hacia el futuro será:

 Atención inmediata de ventas

 Recortar al máximo el tiempo entre la toma del pedido y la entrega del producto

 Ofrecer respuesta del 100% del pedido

 Garantizar información sin errores

 Cero averías

 Cumplimiento de compromisos comerciales

 Cumplimiento de especificaciones del producto

 Calidad en empaque y presentación

" Podemos agregar una nueva definición de logística como la actividad que convierte los problemas ó retos, en oportunidades y ventajas competitivas ."

LA FUNCION LOGISTICA. LOS OPERADORES LOGISTICOS

El segundo componente de las funciones críticas de una estructura organizacional es el que se corresponde con la función logística, la cual es la función responsable de que las mercancías se encuentren en el momento preciso en el lugar preciso bajo premisas rentables y eficaces, con conceptos de servicio a la red con la que esta colaborando.

Es importante señalar dentro de la definición que hemos propuesto para la función logística, la precisión que se hace sobre el hecho de que, además de colocar la mercancía cuándo y dónde se necesita, tiene que realizar su función sobre premisas de rentabilidad y con concepto de servicio, ya que no es una función aislada, sino que es precisamente una función de in­terfase entre los diferentes componentes de la cadena productiva, como podemos ver en la siguiente figura.

Proveedor 1

Proveedor 2

Proveedor N

Fábrica 1

Fábrica N

Almacén 1

Almacén 2

Almacén N

Punto de Venta

Cliente

Figura 1La cadena productiva

En la Figura vemos los diferentes componentes de la cadena pro­ductiva que van desde los proveedores, a las fábricas, a los almacenes y al punto de venta, terminando en el cliente.

En el caso de las fábricas las hemos representado en secuencia la función de producción y la produc­ción en red o la cadena de producción virtual.

En el caso de los almacenes, también podríamos añadir una dimensión de secuencia, en adición a la que hemos representado.

En cualquier caso, en la Figura se representa es­quemáticamente la cadena productiva o de suministro con el objetivo de ver los diferentes movimientos de mercancías que existen desde el comienzo hasta que llega al cliente, teniendo en cuenta que además en cada uno de los puntos existen actividades relacionadas con las mercancías, tales como la manipulación y el almacenaje.

Dentro de este entorno podríamos entender la logística como la función responsable de la coordinación de las diferentes actividades relacionadas con la manipulación, el almacenaje y la distribución o transporte de las mercancías, con el añadido de las comunicaciones entre los diferentes componentes de la cadena que va desde los proveedores hasta los clientes, a la que podemos denominar la cadena logística.

VENTAJASCOMPETITIVAS Y GLOBALIZACIÓN

Podemos intuir que la logística no es una moda sino una auténtica pieza fun­damental para la consecución de ventajas competitivas, ventajas basadas en la reducción de costes y en el factor plazo o factor tiempo.

Si además consideramos el nuevo entorno mundial donde el concepto de globalización o mundialización nos lleva a que los proveedores puedan es­tar en cualquier parte del mundo, las fábricas también repartidas por todo el mundo y los clientes sin duda en cualquier parte, es evidente que la función logística cobra una importancia de primerísimo nivel. El del coste de la logística en el entorno internacional puede llegar hasta un 30% del costo del producto.

Recordemos la visón que sobre el mundo han hecho los investigadores, donde han centrado el mundo de la materia prima en el cono sur, el mundo de fabricación en el mundo asiático y el mundo del consumo en Europa y América del Norte.

Considerando la importancia de la logística dentro del nuevo orden mundial vamos a seguimos con la consecución de las posibles ventajas competitivas a través de la misma.

La ventaja competitiva a través de la reducción de costos la vamos a realizar a lo largo del estudio de la optimización de las diferentes funciones de la logística integrada. 

El Factor Tiempo o Plazo

Podemos empezar aceptando que la empresa de mayor éxito es la que es capaz de entregar el máximo valor, al mínimo costo, en el menor tiempo.

La ventaja competitiva a través del factor tiempo se puede conseguir genéricamente eliminando fases o actividades inútiles y realizando diferentes actividades en paralelo, en vez de realizarlas secuencialmente; las empresas Japonesas son un buen exponente de cómo conseguirlo.

Ventajas Competitivas Basadas en el Factor Tiempo

1.Centrarse en las exigencias de servicio al cliente: es decir enterarse, por el contacto permanente con los clientes sobre sus expectativas y centrearse en el cumplimiento, realizando las segmentaciones correspondientes, de tal forma que se cumplan las expectativas de los diferentes tipos de clientes de forma rentable.

2.Quitar importancia al objetivo de reducción de costes, para poner la importancia en el concepto de optimización de los mismos y de retornos de inversión, centrando los esfuerzos más en el factor plazo que permita optimizar los ingresos a través de la captación y fidelización de clientes.

3.Hacer hincapié en la flexibilidad, siendo capaces de adaptar la lo­gística a las necesidades cambiantes de los clientes y del mercado.

4.Coordinar todas las funciones de logística, en referencia al con­junto formado por los tres grupos básicos de actividades logísticas:

almacenaje, manipulación y transpone y al sistema de información entre los diferentes componentes de la cadena logística.

5.Coordinar con las funciones no logísticas, de tal forma que se consiga una perfecta integración, desde la propia concepción del producto.

6.Desarrollar flujos de información rápidos, que permitan sincroni­zar perfectamente a los diferentes componentes de la cadena pro­ductiva en su conjunto global.

7 . Adoptar decisiones más rápidamente, basado en la facilidad que proveerán los flujos de información antes mencionados.

FUNCIONES DE LALOGÍSTICA INTEGRADA

Dentro del conjunto de la cadena logística existen una serie de componentes y de funciones que hay que realizar y que pasaremos a analizar a continua­ción, si bien, antes, es importante dejar claro que dentro de la función lo­gística no debe considerarse la función de compras, siendo esta función la que tiene que gestionar la cadena de abastecimiento.

El profesor KLEBER F. FIGIJEIREDO del Instituto de Empresa, en su nota técnica sobre el concepto funciones de la logística integrada, hace una di­visión entre dos grupos de funciones dentro del concepto de logística inte­grada: las funciones básicas y las funciones de apoyo.

Las funciones básicas son las que considera esenciales para la correcta realización de la función logística, entre las que cita las cuatro funciones si­guientes:

1. Proyecto y seguimiento de la red logística, es decir, actuar desde el principio en el establecimiento de los diferentes componentes de la cadena logística, fábricas, almacenes y centros de distribución y la re­lación entre ambos, pero todavía parece más importante en la ac­tualidad el seguimiento de la misma, ya que las condiciones y los entornos están cambiando permanentemente, desde la localización de las fábricas, hasta la localización de los proveedores y los clientes.

En concreto, en el modelo Cosmos o en cualquier otro modelo de estructura virtual, donde los componentes de la estructura pueden cambiar dependiendo de la oportunidad de negocio que se pretende aprovechar, el seguimiento y actualización permanente de la red lo­gística es fundamental.

2.  Gestión de inventarios; teniendo en cuenta que la entrega instantá­nea a todos los componentes de la cadena logística no siempre es po­sible, para garantizar la disponibilidad del producto será necesario mantener un nivel de inventario que permita ajustarse a la demanda.

La importancia de la gestión de inventarios en la función logísti­ca viene determinada, además de para garantizar la continuidad, por el hecho de que vienen a representar las dos terceras partes de los costes logísticos.

La gestión de inventarios supone la búsqueda del equilibrio entre la falta y el exceso, considerando los costes financieros y los asocia­dos a almacenaje, deterioro, seguros y obsolescencia.

Existen dos medidas básicas en la gestión de inventarios, además de la consideración de los valores absolutos, que se obtiene por re­cuento físico, tanto a nivel de unidades físicas como de unidades mo­netarias, la rotación y los días de stock.

La medida de rotación nos dice el número de veces que se refresca el 100 por 100 del almacén en el período anual, es decir:

Rotación=Utilización anual/ Nivel de stock

La medida de días de stock nos dice el número de días de in­ventario actual que duraría al nivel de uso estándar, sin refresco, siendo su cálculo a través de la siguiente fórmula:

Días de stock = Nivel de stock/Uso anual

Dentro de la gestión de inventarios existen diferentes funciones a cumplir por los mismos, que se corresponden con diferentes objeti­vos dentro de la cadena logística y que podemos clasificar en los si­guientes:

 Stock de tránsito, siendo el stock mínimo necesario para la rea­lización de las operaciones normales de negocio.

 Stock de ciclo, que se corresponde con el nivel de unidades más rentable para abastecer al resto de la cadena.

 Stock de anticipación, que se corresponde con el necesario para protegerse en períodos de alta demanda.

 Stock de especulación, cuyo objetivo es la obtención de bene­ficios atípicos, normalmente de carácter financiero.

 Stock de seguridad, es el nivel extra de unidades que se man­tiene para garantizar el servicio y evitar roturas, ante situaciones de incertidumbre tanto de abastecimiento como de demanda.

 Stock inútil, se corresponde con excedentes que carecen de utilidad y con los componentes obsoletos y defectuosos.

Asociados a la gestión de inventados existe una importante lista de conceptos de costes que vamos mencionar muy rápidamente a continuación, para beneficio del lector, si bien no queremos incidir en exceso, ya que no es el propósito de este libro y además algunos cos­tes van relacionados con la función de compras y no realmente con la función de logística, pues como ya hemos comentado anteriormente, es la función de compras la responsable de la cadena de abasteci­miento y no la logística.

 Coste de lanzamiento, que corresponde al coste asociado con el lanzamiento de una orden de compra.

 Costes de adquisición, que se corresponde con el coste de la adquisición de productos y que puede ser dependiente de los vo­lúmenes o unidades de adquisición; es normal que el vendedor ofrezca descuentos por volumen, pero también pueden existir lotes económicos que habrá que considerar.

 Costes de mantenimiento, son los correspondientes al mante­nimiento útil del stock y que debe contemplar los costes finan­cieros, seguros de roturas, obsolescencia, robo, deterioro, etc.

 Costes de rotura, que se corresponde con los costes en los que se incurre por falta de disponibilidad de producto, pudiendo producir dos efectos distintos, el de pérdida de ventas y el de re­traso en el servicio, que puede convenirse en penalizaciones, pérdida de imagen y despilfarro en el siguiente punto de la ca­dena productiva por parada.

 Costes de no-calidad, que se corresponde con el mantenimien­to de un stock especial de seguridad ante problemas de calidad a lo largo de la cadena de producción.

3. Transporte o distribución, es otra de las actividades logísticas de especial consideración para las empresas, ya que viene también a re­presentar las dos terceras panes del conjunto de los costes logísticos.

Además, esta actividad es clave dentro del concepto de servicio al cliente, produciendo las entregas en tiempo y forma según la promesa que se le haya realizado y las expectativas y requerimientos de los mismos.

La correcta gestión de esta actividad lleva consigo una serie de decisiones que repercuten sobre el servicio y los costes, tales como:

el tipo de transporte que se utilizará (avión, carretera, barco, inter­modal, etc.), el trazado de rutas, uno de los aspectos en los que más se ha trabajado en investigación operativa soportada por medios in­formáticos, los métodos de reparto, los medios de pago, las mo­dalidades de descarga, etc.

Consideración especial requiere la decisión sobre la utilización de flota propia o de terceros, el autor de este libro se pronuncia clara­mente por el modelo de utilización de flota de terceros, por concepto, pero concepto al que ha llegado después del análisis de costes y dis­ponibilidad, en definitiva de optimización, de la utilización de ambas modalidades, pero todavía vamos más lejos en el modelo Cosmos y es la absoluta externalización, no sólo del transpone, sino de toda la función logística, a través de la utilización de operadores logísticos, de los que hablaremos posteriormente.

La utilización de auténticos especialistas en cada función llevará consigo una optimización de costes y una mejora de resultados.

4. Procesamiento de pedidos, cuya auténtica importancia no está tan­to en el apartado de costes, ya que es pequeña comparada con el res­to de las funciones, pero su importancia es fundamental en el aparta­do de tiempos, donde influye de manera directa.

Una vez analizadas las funciones básicas de la logística integrada, vamos a analizar las funciones que denominamos de apoyo y que alguna de ellas representa la actividad en que se concreta o que es complementaria de las que denominamos básicas, pudiendo concretarías en seis actividades:

I. Almacenaje, que se refiere a la administración del espacio físico ne­cesario para el mantenimiento de las existencias, en definitiva estamos refiriéndonos al diseño y gestión operativa de los almacenes y de las diferen­tes herramientas y tecnologías que deben utilizarse para optimizar la operación.

Los almacenes juegan, pues, el papel de intermediarios a lo largo de la cadena logística y por tanto su importancia es de auténtico relieve, ya que pueden suponer fuentes de despilfarros, en potencia, a lo largo de toda la ca­dena.

Una forma de eliminar estos posibles despilfarros pasa por la optimización de la ubicación y funcionalidad de los diferentes almacenes y por la op­timización de las operaciones, siendo fundamental para esta última parte el perfecto diseño del layout, con diferenciación de zonas perfectamente deli­mitadas y de los flujos de material a través del mismo.

 Zona de seguridad: donde se colocarán los productos de alto valor y poco voluminosos, permaneciendo siempre cerrada y con acceso au­torizado sólo por el supervisor del almacén.

 Zona de devoluciones: donde se recepcionan las mercancías devuel­tas, se comprueba su estado y si éste es conecto, se pasa la mercancía a la zona de seguridad o a la de picking para su reutilización, dándole de alta en el stock y dando orden al departamento de administración para la devolución del dinero al cliente.

 Zona de palets: es donde se colocan los productos en bloque recibidos del proveedor y que irán pasando en pequeñas unidades a la zona de picking.

 Zona de picking: es donde se encuentran los productos preparados para su recogida individual para preparar los pedidos.

 Zona de packing: donde se preparan los pedidos embalando los pro­ductos.

 Zona de informática: donde se encontrarán los terminales de donde se extraerán las listas de recogida o picking lists.

Zona de pesaje: donde se encuentran las básculas para el pesaje de los productos, según la requiera el medio de entrega.

En la figura siguiente se representa un layout típico de almacén en el que po­demos observar las siguientes zonas, perfectamente diferenciadas:

Zona de seguridad

 

 

 

Zona de devoluciones

 

Zona

De

Palets

 

 

 

Zona

de

Palets

 

Zona de packing

Zona de informática

Zona de pesaje

Entrada de mercancías Salida de mercancías


Figura 2Layout de almacén

También es muy importante, como hemos comentado, que exista una planificación de flujos internos de tal forma que no haya interferencias entre nos y otros que produzcan ineficiencias.

Así, el flujo comenzará con la entrega y recepción de mercancías en la puerta de entrada de mercancías y, de aquí, el producto podrá pasar a la zona le devoluciones, a la de seguridad o a la de palets y, de cada una de ellas, asará directamente a la mesa de packing si viene de la zona de seguridad o la zona de picking si viene de alguna de las otras dos.

En la zona de picking el flujo que deben posibilitar las picking lists será tal, que evite las idas y vueltas, es decir, deberá ser tal que cada lista contemple la recogida de varios pedidos, siguiendo un movimiento ser­penteante a lo largo de esta zona.

Los almacenes pueden clasificarse por diferentes criterios, según el tipo de producto que almacena, según la función que desempeña en la cadena logística, según su régimen jurídico, etc.

El que nos interesa especialmente en este apartado es la clasificación atendiendo a la función que cumplen dentro de la cadena logística, clasificación que resumimos en el siguiente cuadro.

Cuadro 1 Almacenes según su función
 

Denominación

Descripción

Almacén de planta

Contiene los productos terminados y puede ser incluso el primer almacén de campo e incluso el almacén central

Almacén de campo

Tienen por función mantener los stocks del sistema y suelen estar divididos por niveles (central, regional y local)

Almacén de tránsito

Que se establecen según las necesidades del transpone ¡y que a su vez se dividen en: de distribución, de consolidación y mixtos

Almacenes temporales

Altamente dinámicos y enfocados en muchos casos a productos perecederos

Almacén de stock

Que se utiliza con objetivos especulativos, manteniendo excepcional niveles y tipos de productos no necesarios para el abastecimiento de la cadena logística

Antes nos referiremos a la clasificación jurídica por la importancia que uno de los tipos está tomando, nos referimos al almacén público, de gran importancia especialmente en los Estados Unidos, que cuentan con to­dos los servicios necesarios y que presentan las ventajas relativas al coste, que es reducido y se paga sólo una cuota de utilización, con lo que se evita la inversión que ello supone.

Los tipos fundamentales de almacenes públicos son, según JENKINS: de granel, frigoríficos, muebles y hogar y mercancía general.

El otro tipo de almacén según esta clasificación es el almacén propio que tiene su interés especial cuando la utilización es realmente intensa o los productos a almacenar especiales, siendo atendido por personal propio o de­pendiente de la propia empresa.

Los almacenes para realizar su labor precisan de una serie de recursos:

 Instalaciones fijas:

- planta,

- equipo de almacenamiento.

 Equipo de manipulación y transporte interno.

 Personal especializado.

Ya nos hemos referido a la planta del almacén, indicando las zonas en la que debe estar dividido el almacén y los flujos internos.

Con respecto al equipamiento de almacenamiento, podemos mencio­nar las estanterías, de las que podemos encontrar fijas y móviles, los palets, las plataformas y los contenedores.

Entre los equipos de manipulación y transporte interno, podemos ci­tar desde la carretilla de mano, hasta las plataformas, carretillas de hor­quilla, diferentes tipos de grúas o los componentes de los transportadores continuos.

II. Manipulación de mercancías, siendo la actividad responsable de los movimientos de las mercancías dentro del almacén y su preparación para la expedición; es uno de los puntos de la cadena productiva donde puede producirse un importante nivel de despilfarro, tanto por roturas como por la incorrecta colocación de los productos.

Una forma de colocación de productos en las estanterías que facilita y reduce los tiempos de operación es siguiendo criterios de rotación, de tal for­ma que los productos de más movimiento estén en lugares más accesibles,

III. Embalajes, es otro de los aspectos críticos desde el punto de vis­ta de costes, ya que un embalaje bien diseñado evitará roturas, facilitará el almacenaje y la manipulación y dará una buena imagen ante el cliente.

IV. Aprovisionamiento, considerando realmente esta función con una prolongación de la función de compras, siendo ésta la responsable de h selección de proveedores y las relaciones con los mismos, lo que repercutirá de forma importante sobre la función de aprovisionamiento, la cual es en definitiva responsable de los flujos de entrada de mercancías.

V. Programación de entregas, que se responsabiliza de los flujos de salida de mercancías y que junto con la actividad de aprovisionamiento componen una parte fundamental de la gestión de inventarios.

VI. Gestión de la información, fundamental para el correcto desa­rrollo e integración de la función logística, si bien no entraremos en su dis­cusión en este apartado, ya que hemos dedicado, por su importancia dentro del modelo Cosmos que estamos analizando y en general en cualquier mo­delo de estructura virtual, el Capítulo 5 al estudio de las tecnologías de la información como facilitadoras e integradoras; sin embargo, vamos a re­ferenciar la tecnología EDI, es decir, el intercambio electrónico de datos (Electronic Data Interchange) como una de las herramientas que pueden fa­cilitar especialmente la integración de la cadena logística.

Una vez estudiada la función logística y después de ver la importancia y la repercusión que tiene en la cadena productiva, parece lógico buscar al es­pecialista que pueda realizar esta función mejor que nadie e incorporarle como socio dentro de la estructura virtual; la respuesta seleccionada dentro del modelo Cosmos es la figura del operador logístico.

EL OPERADOR LOGÍSTICO

Comenzamos definiendo el operador logístico como organizaciones que, bajo premisas de servicio integral, se responsabilizan del almacenaje, la manipulación y la distribución de las mercancías de terceros.

La empresa de servicios logísticos; su función primordial es sacar mucha parte de la función logística fuera de la empresa. Esto se denomina outsourcing. Se puede hacer outsourcing completo ó pedir a la compañía que provea sólo parte de esta actividad como transporte, distribución, importaciones, etc.

Las compañías de outsourcing u operador logístico se definen como una unidad especializada, capaz de intervenir con eficiencia en las actividades y servicios logísticos, permitiendo a las empresas del sector real de la economía dedicarse a su actividad básica.

El papel de éstos operadores logísticos es buscar las sinergias entre fabricantes y distribuidores, establecer alianzas estratégicas donde las ventajas son evidentes comparado con los resultados que se obtienen aisladamente entre cliente-proveedor.

Los servicios completos que puede prestar un operador logístico son:

Almacenamiento

Manejo de mercancía

Distribución física

Tráfico nacional e internacional

Financiamiento

Comercio exterior

Consultoría

Manejo de información

No nos cansaremos de insistir en la importancia y criticidad de la función logística dentro de la cadena productiva, y de aquí la necesidad de que la realicen auténticos especialistas que provean el servicio adecuado al con­junto de la estructura. Un operador logístico tiene que aportar al conjunto de la estructura los siguientes aspectos:

 Recursos, tanto en el ámbito de inversiones como proporcionando los di­rectivos que conozcan la función en toda su amplitud.

 Tecnología logística, en donde incluimos el conocimiento, la expe­riencia, la metodología y la tecnología en todos los diferentes aspectos que hemos comentado a lo largo de este trabajo, es decir, en el campo de las tecnologías de la información, en las metodologías de manipulación, en el establecimiento de rutas, en la utilización de los diferentes medios de transpone, etc.

 Control, tanto de los stocks como de la red de transpone, optimizan­do la utilización de las diferentes modalidades y posibles transportistas.

 Innovación, o ideas que permitan la optimización del conjunto a tra­vés de la optimización en la función logística.

Pero para que esta aportación que debe realizar el operador logístico sea realmente efectiva debe plantearse su colaboración bajo las siguientes pre­misas:

 Integración en la cadena logística del conjunto de la estructura y en ningún caso comportándose o siendo considerado como un simple suministrador, tiene que ser considerado como un socio con com­promiso, involucramiento, cierta pertenencia y el máximo de estabi­lidad.

 Produciendo el servicio que requiere cada cliente, para lo que tendrá que trabajar de forma muy próxima al cliente, diseñando entre ambos el auténtico papel que tiene que representar el operador logístico en el conjunto específico.

 Proveyendo una solución global, no sólo desde el punto de vista lo­gístico, sino desde el punto de vista geográfico, es decir, contem­plando una absoluta internacionalización o mundialización del servi­cio, aspecto éste fundamental dentro de la estructura Cosmos, ya que precisamente se plantea esta estructura como alternativa en un mer­cado que se ha internacionalizado hasta llegar al máximo nivel de mundialización.

 Consiguiendo una importante reducción de costes por consecución de economías de escala, al compartir los recursos del operador logístico entre diferentes clientes, lo que facilitará la optimización de su utilización.

 Utilizando las tecnologías de información como base de trabajo y funcionamiento.

En resumen, las aportaciones y estas premisas de trabajo del operador logístico deben traducirse en ventajas que permitan al conjunto de la es­tructura ser más competitiva, ventajas que podemos concluir en:

 Obtención de ventajas competitivas basadas en optimización de costes y reducción de tiempos y plazos.

 Eliminación de fases innecesarias o superfluas, siendo el operador logístico el responsable de la función logística de la estructura em­presarial.

 Mayor facilidad de gestión, ya que ésta será realizada por auténticos conocedores y especialistas de la función logística en coordinación con los diferentes gestores responsables de la otras funciones bajo pre­misa de cooperación.

CONDICIONES QUE DEBE CUMPLIR EL OPERADOR LOGISTICO

Una empresa que decida contratar uno ó varios servicios logísticos con una compañía de outsourcing, debe exigir que ésta cumpla como mínimo los siguientes requisitos:

 Confianza absoluta: El operador logístico debe tener mucha información sobre su empresa para poder prestar un buen servicio, se debe tener en cuenta que este operador también le puede prestar los mismos servicios a la competencia.

 Estabilidad financiera: Si se le va a entregar información, inventarios, canales de distribución, etc. Revise bien la estabilidad financiera del operador, ya que una quiebra de éste, puede ser muy perjudicial para su empresa.

 Instalaciones: La limpieza y el mantenimiento son los mejores indicadores de la calidad del servicio, instalaciones que cumplan condiciones de temperatura, humedad relativa y segregación de productos son necesarias para que no se perjudique la calidad del producto.

 Capacidad de distribución: Un parque automotor que cumpla sus necesidades en cuanto a oportunidad, cumplimiento y seguridad.

 Concentración de mercancías: Generalmente el operador logístico tiene sedes en varias ciudades o en varios países, se debe aprovechar esta ventaja para responder rápidamente a pedidos en cualquier dirección.

 Procesamiento de datos: Sería ideal comunicarse con el operador logístico vía EDI, el intercambio de información debe ser en tiempo real y compatible con su manejo interno.

 Seguridad : Verifique un buen cumplimiento de seguridad preventiva y pólizas actualizadas.

 Impuestos : Este es un elemento que tiene gran impacto dependiendo del lugar donde este situado el inventario, en muchos casos, las leyes sobre impuestos cambian tan rápido que el operador logístico no puede mantenerse al día.

Tarifas : Es cuestión de evaluar ventajas y elegir la mejor.

¿ POR QUE UN OPERADOR LOGISTICO?

Existe la opción de operar uno mismo su almacén o almacenes, alcanzando el nivel de servicio que la organización requiere en la entrega de sus productos. Esto obliga a la compañía a comprar o alquilar terrenos y edificios, a disponer de equipos de manipulación, tener la organización y los conocimientos necesarios para suministrar el nivel de servicio requerido.

Por otro lado, la externalización de este servicio permite utilizar en otras áreas del negocio, el capital o la capacidad de financiación no invertido en terrenos, edificios o equipamiento, además permite a la organización concentrarse en sus competencias esenciales y permite entregar el servicio a un especialista con conocimientos en el área.

De manera errónea, la pérdida de control se contempla a menudo como inevitable, si se produce la externalización. No hay razón para que la empresa pierda el control. Por el contrario, la gestión del contratista junto con la permanente supervisión de la compañía debe mejorar el control. Un segundo error consiste en pensar que una vez que la compañía ha externalizado su almacenamiento, ya no es responsable de su gestión y que todo el tiempo y coste de esa función pueden ser eliminados.

Nunca antes ha tenido la función logística la atención y protagonismo que están recibiendo en la actualidad, nunca antes ha habido tantas personas graduándose en logística a nivel universitario, ni el número de logísticos en el mercado ha sido tan alto; nunca antes las grandes empresas han buscado la excelencia en logística, ni ha sido tan alto el número de operadores logísticos ofreciendo sus servicios, ni las expectativas del mercado han sido tan elevadas.

Hace cinco años 30 días o más eran normales para el ciclo de pedidos. En la actualidad estos ciclos son mucho más reducidos. Hace cinco años un cumplimiento del 85% se consideraba bueno. Hoy un cumplimiento inferior al 95% es inaceptable. En el futuro, mientras las expectativas de rapidez y precisión se elevarán, las expectativas de coste permanecerán o incluso se reducirán. Los operadores no sólo deberán cumplir las expectativas de sus clientes potenciales sino superarlas.