Lobo negro, un skin; Marie Hagemann

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Novela y narrativa social. Skinheads y juventud neonazi. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Xakor
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

FICHA DE LECTURA

· AUTOR: Apellidos y nombre:

La autora firma bajo el seudónimo de: Marie Hagemann.

· TÍTULO (y subtítulo sí lo lleva):

Lobo Negro, un skin; y el original: (SCHWAZER, WOLF, SKIN).

· EDITORIAL:

Santillana.

· COLECCIÓN:

Alfaguara - Serie Roja.

· LUGAR de edición y FECHA:

La primera edición en septiembre de 1994 y ésta es la undécima reimpresión en diciembre de 2000; impreso en Móstoles, Madrid.

· GÉNERO:

Novela

· TEMA:

Las reflexiones de un joven que se integra en una pandilla de skinheads radicales; debido a problemas familiares; y se vuelve como ellos, pero poco a poco va dándose cuenta de la vida que le rodea y recapacita; ya no quiere volver con el grupo, pero... ¿quién sabe?

· ARGUMENTO:

Wolfgang Schawarzer se acaba de rapar la cabeza para entrar en una tribu de skinheads; allí será conocido como “Lobo Negro”.

Pronto vivirá con otros skinheads en el búnker, los demás son sus colegas y se llaman: Dolf, Jon, Andy, Freíd.

Esto fue debido a los problemas familiares; su padre se emborrachaba cada noche, y al llegar a casa, les pegaba; a su madre a sus hermanas, a su hermano pequeño; que muchas veces tenía miedo e iba dormir con él; y a él, pero no tanto. A su madre y a sus hermanas las violaba, alguna vez los vecinos intentaron hacer algo, pero no sirvió de nada. Un día, su hermana Manu, ya completamente desesperada, salió al balcón a pedir ayuda, pero nadie la escuchó o no quiso escucharla; entonces cuando llegó su padre, cayó abajo y murió. El padre no escarmentó con esto, seguía con lo mismo, así que un día Andy, decidió que ya no podía seguir así, y cuando vio que su padre estaba pegando a su madre y a su hermana, le quitó las manos de encima y le advirtió que no lo volviera a hacer; desde entonces ya no fue lo mismo, volvió la tranquilidad.

Una noche estaba con Andy en la calle bebiendo unas cervezas y le “echaron el guante” a él, unos turcos, lo pasó mal, pero salió ileso de la pelea; Andy había ido a buscar a los demás, le salvaron la vida, pero no pudieron coger a ningún turco. Otra noche ellos se vengaron, eran cinco caminaban hacia la estación cuando se encontraron a un turco (aunque les pareció ver otro) y se enfureció, así que fue hasta él y le atizó con la cadena; pero al asfalto, entonces, el turco sacó una navaja y eso le enfureció más, así que le atizó con la cadena, lo rodearon y le fueron dando cadenazos hasta que uno le dio en la cabeza. Estaba sangrando y le dejaron en paz. A la mañana siguiente la noticia estaba redactada en el periódico. Los policías fueron al búnker y se llevaron a él a Andy a comisaría, pasaron tres días en prisión preventiva, la policía no había podido probar nada. Pasaron los días... y se encontró una noticia de la muerte del turco; la policía sospechaba de ellos. Tenía que hacer unos cambios con que decidieron vestirse de otra forma para no parecer skins y así la policía dejaría de sospechar. En esta época él pasaba mucho tiempo con Andy y una tarde fueron a ver a su padre para presentárselo. Un día Andy cayó enfermo; Wolf no estaba muy seguro de comunicárselo a nadie por lo que le pudiera pasar, pero sino Andy moriría, y era su mejor amigo; así que tenía que hacer algo. Lo llevó a casa de su padre y cuando se recuperó estuvo meditando por qué mataron al turco, de por qué hacían siempre lo que les mandaban, de por qué no podían ser libres de pensamiento... y de otras muchas cosas.

En el camino hacia un albergue de refugiados, unos skins lanzaron un cóctel molotov, se incendió todo y Wolf buscando a Andy; se acordó de verlo entrar en la casa ardiendo, no se lo creía hasta que de repente salió con un paquete en los brazos; había salvado a un hijo de refugiados, él no sabía qué pensar. Un skin salvando a un hijo de refugiados, eso no podía ser, le apalearían como a un turco o peor. En cuanto se dio la vuelta, ya le estaban pegando unos skins, y lo mataron.

Wolf, en la cárcel, meditó sobre lo de Andy; el le había dejado una carta en la que le decía que ya no podía seguir así, que cuando le delataran que buscara a su padre para que le hiciera de abogado y que había sido estupendo ser su amigo; también estuvo meditando sobre volver con los skins o no. No lo tenía claro. Unas veces le apetecía; otras no.

· ESTRUCTURA:

La obra se divide en veinticuatro capítulos.

· VALORACIÓN PERSONAL:

El libro me ha gustado, sobre todo en la forma de escribirlo, porque es muy real, entretenido y trata sobre varios aspectos, pero no me ha gustado el pensamiento de ser tan, tan fascistas.