LLuvia ácida

Contaminación atmosférica. Aire. Ozono. Residuos industriales. Fertilizantes. Óxidos. Azufre. Nitrógeno. Catalizadores. Salud

  • Enviado por: Skarpe
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

CONFERENCIA DE CASTELLANO

LA LLUVIA ÁCIDA

ÍNDICE

Título : LA LLUVIA ÁCIDA

Introducción

La contaminación del aire

¿ Qué es la lluvia ácida ?

La acidez aumenta

El viento desplaza la lluvia ácida

Los lagos muertos

Los daños a los árboles

La destrucción de los edificios

La niebla ácida

Respiramos ácido

¿Qué podemos hacer ?

Conclusión

BIBLIOGRAFÍA

Del libro :

La pluja àcida

Editorial Cruïlla

Colección Terraviva

Autor : Tony Hare

INTRODUCCIÓN

La lluvia es muy importante para la vida en nuestro planeta. Todos los seres vivos necesitamos agua para vivir. Pero ahora la lluvia que nos da la vida se envenena cada día a causa de la contaminación del aire.

LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE

Las sustancias venenosas o perjudiciales se incorporan al aire y lo contaminan. Éstas provienen de los residuos industriales producidos por las fábricas, o de los fertilizantes aplicados a los cultivos. El humo de las centrales energéticas también llega a la atmósfera y la contamina. Coches, camiones y autobuses queman gasolina, o gasoil en sus motores y expulsan gases tóxicos. Todos estos gases generan lluvia ácida. Esta lluvia es una de las consecuencias más serias y amenazadoras de la contaminación del aire, ya que produce efectos perjudiciales durante mucho tiempo sobre la población y el entorno.

¿ QUÉ ES LA LLUVIA ÁCIDA ?

Algunos líquidos como el zumo de limón o el vinagre, tienen un gusto amargo. A este gusto amargo se le llama acidez y a estos líquidos, ácidos. En cambio el agua destilada es un líquido neutro. El agua de lluvia normal es ligeramente ácida, pero en zonas muy contaminadas ésta puede llegar a ser tan ácida como el zumo de limón o el vinagre, y hasta puede que más.

Los ácidos, dentro del entorno natural, perjudican a los seres vivos y los monumentos erosionando la piedra.

Los óxidos de azufre y nitrógeno combinados con el agua generan la lluvia ácida. Éstos se producen básicamente por los combustibles que se queman. El azufre existe de manera natural en el carbón, en el petróleo y en el gas natural. El nitrógeno se encuentra en los combustibles, en la atmósfera y en los fertilizantes naturales.

La lluvia ácida también se presenta en estado sólido. Los elementos químicos que se combinan para producirla pueden presentarse en forma de un polvo seco e invisible que es igualmente perjudicial para el medio ambiente.

LA ACIDEZ AUMENTA

Ya en el siglo pasado, el hombre se dio cuenta de que la suciedad que salía por las chimeneas de las casas y de las fábricas podía contaminar la lluvia. Es posible que la lluvia ácida sea el resultado de siglos de actividad humana.

Esta lluvia contaminante se puede formar de manera natural. Los volcanes, los pantanos, y las plantas en estado de descomposición desprenden dióxido de azufre, uno de los óxidos que participan en la formación de un tipo de lluvia ácida natural, pero que cae en cantidades inferiores a la artificial.

Entre 1950 y 1970 la acidez que cayó sobre Europa fue 10 veces mayor. En la década de los 80 la acidez disminuyó. Aunque muchos países ya aplican las suficientes medidas, el problema no ha quedado resuelto.

UN PROBLEMA MUNDIAL

Uno de los grandes problemas de esta perjudicial lluvia es que se desplaza. Las chimeneas de las fábricas son altas para que su humo no afecte a los pueblos y ciudades de los alrededores. El humo sube hasta la atmósfera y al contactar con el vapor de agua forma ácidos que se incorporan a las nubes. Normalmente el viento los transporta lejos de allí donde se formaron y caen dos o tres días después en forma de lluvia.

Escocia, en el Reino Unido, sufre la lluvia ácida que producen las fábricas de Inglaterra. A Escandinavia le pasa lo mismo.

LOS LAGOS MUERTOS

La fatídica lluvia también perjudica a la tierra y la vida en el agua. Los ácidos llegan a los lagos por los ríos, por los torrentes, o directamente por la lluvia. Allí los animales no los pueden resistir y mueren envenenados. También se intoxican si la tierra de los alrededores está contaminada.

Centenares de lagos en Escandinavia se encuentran sin vida a causa de la lluvia ácida que el viento ha traído del Reino Unido. Desde 1930 y 1940 la acidez de algunos lagos de Suecia se ha multiplicado por 1000.

LOS DAÑOS A LOS ÁRBOLES Y A LA TIERRA

La lluvia ácida también afecta a los bosques. En muchos países, los árboles pierden las hojas y se hacen muy delgados por la parte superior, algunos hasta mueren.

Los árboles necesitan una tierra saludable para crecer y la lluvia ácida la perjudica, altera las sustancias que la componen. Los árboles crecen menos resistentes a condiciones desfavorables como la escarcha o la sequía, los virus, los hongos o las plagas de insectos.

Esta lluvia también ataca directamente a los árboles. El dióxido de azufre obstruye unos pequeños poros de las hojas, por los cuales éstas respiran.

LA DESTRUCCIÓN DE LOS EDIFICIOS

Cuando la lluvia ácida contacta con materiales utilizados en edificios, estatuas, vidrieras, pinturas y otros objetos, los deteriora y llega a destruirlos. Lenta pero segura, la famosa lluvia los corroerá. Los materiales de construcción se erosionan, los metales se oxidan, el color de las pinturas se estropea, el cuero se debilita y en la superficie del vidrio se forma una capa dura de sustancias contaminantes.

En algunas zonas del mundo antiguo, muchos edificios se han deteriorado debido a la lluvia ácida. Estos son algunos :

  • en Londres, los trabajos de piedra de la catedral de Saint Paul se están destruyendo.

  • en Polonia, el oro del tejado de la catedral de Cracovia se está corroyendo.

  • el Taj Mahal, en la India, está amenazado por la contaminación y la lluvia ácida producida por las refinerías de petróleo.

  • en Roma, la estatua de Marco Aurelio, realizada por Miquel Ángelo se ha tenido que retirar para protegerla del aire contaminado.

Será difícil reparar todos los daños que ya se han hecho en estos monumentos.

LA NIEBLA ÁCIDA

La contaminación del aire, producida por el uso de combustibles como el carbón, puede crear un tipo de niebla baja, sucia y llena de humo, conocida con el nombre de niebla ácida. En el pasado ésta aparecía a menudo, ahora ya no tanto. El caso más habitual de niebla ácida es en la carretera, un día caluroso, cuando hay mucho tráfico.

RESPIRAMOS ÁCIDO

La lluvia, la nieve y la niebla ácida junto con las deposiciones sólidas y el ozono de superficie, ataca a los humanos y al entorno natural. La inhalación del ácido puede provocar problemas respiratorios. El ozono produce irritación de los ojos, de la nariz y de la garganta, tos y dificultad de respiración. Los asmáticos son especialmente sensibles a este tipo de contaminación.

La lluvia ácida puede contaminar de aluminio los depósitos de agua. Este es una de las causas del síndrome de Alzheimer, una enfermedad que afecta a las personas mayores y provoca pérdidas de memoria e incapacidad de concentración.

CONCLUSIÓN :¿ QUÉ PODEMOS HACER ?

Todos estos problemas tienen la mima solución, tenemos que eliminar la lluvia ácida. Tenemos que tomar medidas al respecto, entre éstas están :

  • rebajar la contaminación de las centrales energéticas.

  • eliminar la contaminación de los tubos de escape utilizando catalizadores.

  • utilizar preferentemente los transportes públicos u otras alternativas como la bicicleta.

  • reducir el consumo de energía doméstico y fomentar la investigación y la introducción de energías alternativas como la solar o la eólica.

  • aumentar las leyes que regulen la producción de contaminación e insistir en la aplicación de estas normas.

Creo que la tierra es un patrimonio de todos y algo que tenemos que tratar muy bien, igual de bien que ella nos trata a nosotros.