Llanura; Manuel Andújar

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela sobre el campo andaluz. Argumento. Personajes. Estructura

  • Enviado por: Urug
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

RESUMEN DE LA OBRA

El hecho histórico que el autor trata en esta obra es básicamente el problema que existía en España desde principios del siglo XX hasta los años previos a la Guerra Civil. La historia nos llega a través del personaje Benito, hijo de Doña Gabriela, el personaje principal de este libro.

A pesar de este estrecho parentesco, el argumento es tratado con una objetividad notable.

Doña Gabriela, hija de un administrador de condes, residía en Madrid junto a su padre y sus criadas. Pero a los veinte años, sus aspiraciones de estudio y tener una carrera, se ven truncadas, ya que su padre decide que se case un Conde de muy buena posición, tanto social como económica, Don Alejandro. Resignada, acepta las cartas del destino y tras la boda, se traslada a vivir al pueblo natal de su marido: Las Encinas.

A su llegada a este perdido pueblo de Castilla - La Mancha, a los pies de Sierra Morena, siente como su vida se va apagando poco a poco, viviendo pura y exclusivamente para su marido y la casa. Con la llegada de su primer hijo, Benito, la vida se le hace más llevadera, aunque el frío contacto con Alejandro, quien estaba casi absorbido por su actividad política en el ayuntamiento del pueblo, y sus escasas relaciones sociales, la mantienen en un continuo estado de tristeza y añoranza de su Madrid querido.

Así fueron pasando los años y llegando los hijos, Abel, Fadrique y la pequeña Luisa. Todo parecía encaminarse positivamente, cuando de pronto, le anuncian la muerte de su marido al caerse del caballo en el que galopaba. A partir de aquí, la vida de Gabriela dio un giro de ciento ochenta grados. Tuvo que hacerse más fuerte aún y sacar adelante a sus cuatro hijos y la hacienda heredada de Alejandro: su enorme casa y las huertas de Sierra Morena. Supo enfrentarse a los negocios familiares de manera soberbia, sin dejar que ese mundo machista la aplastase, por lo que no tardaron en surgirle enemigos, entre ellos el Cacique del pueblo y su comitiva. Con los enemigos llegaron los problemas, tuvo que enfrentarse a muchos ataques contra sus plantaciones de trigo, sus animales e incluso contra su propia casa, llegando al punto de tener que disparar con una escopeta a un mandado del Cacique.

Con muchas trabas su vida fue transcurriendo y sus hijos creciendo. Benito a los dieciocho años se traslada a estudiar a Madrid. Desde muy pequeño demostró gran habilidad para el estudio y mucha inteligencia, por lo que decide estudiar en la Escuela de Ingenieros. A decir verdad, él fue el ojo derecho de Doña Gabriela desde pequeño, ya que ella veíase reflejada en sus actitudes y aspiraciones. Cuando todos sus hijos son capaces ya de valerse por ellos mismos, la madre decide nombrar un sucesor para que continúe con el negocio familiar y cuide de su casa, y lógicamente, nombra a Benito, ya que, además de ser el mayor y más avispado de los hermanos, es el que mejor preparación tiene en todos los sentidos.

A su llegada al Las Encinas, Benito siente el fuerte cambio que le supone pasar de la capital de la República a una perdida mancha en la llanura manchega. Poco a poco empieza a relacionarse otra vez con cierta gente del pueblo, y se hace amigo íntimo de José.

No tarda en dejar ver la ideología liberal que absorbió en Madrid, incitando a su reducido grupo de amigos a comenzar la lucha política contra el caciquismo aplastante y descarado que Santiago dirigía, siempre apoyado por su madre.

En vista de las elecciones municipales, decide presentar su candidatura, lo que acarrea una serie de tensiones entre ambos bandos y que durará hasta el mismo día electoral. Tras realizar una reñidísima campaña y ganar un gran número de seguidores de su plan político, el cual consistía principalmente en repartir los terrenos municipales entre aquellos que no tuvieran nada, y acabar con la corrupción existente en el ayuntamiento y sus funcionarios, a la hora de la elección se vio prácticamente solo, apoyado únicamente por sus seres más allegados. Tras la fulminante derrota política, con el ánimo derrumbado y apoyado únicamente por su hermana Luisa, su madre y su gran amigo José, el cacique Santiago, obliga al Consejo Municipal a que se le expulse del pueblo sin poder regresar al mismo durante diez años.

Así acaba Benito, exiliado en Madrid, comenzando su vida nuevamente, y Doña Gabriela, acabará sus días de la misma forma que los había vivido: sufriendo, esta vez por la injusticia cometida contra su hijo en las elecciones y su posterior exilio.

ANTECEDENTES Y CONSECUENTES

Antecedentes

Después del Desastre del '98, surge una corriente intelectual en España deseosa de cambiar los posibles errores del sistema, pero no así los políticos. Estos querían cambiar las cosas sin renunciar a ningún privilegio, sin dar entrada a los partidos “no dinásticos”, sin querer la denigrante situación del proletariado y del campesinado. Todo ello lleva a que, a pesar de existir nuevos líderes políticos, la situación no varíe e incluso se deteriore día a día. El resultado será un caos político, social y económico que dejará sus huellas durante mucho tiempo.

Consecuentes

Tras una dura batalla política, las fuerzas de derechas e izquierdas se miden en las urnas en 1936, triunfando estos últimos. Pero la derecha no sabe encajar la derrota, e inmediatamente comienza a preparar un golpe de Estado. Para lograr imponerse, los sublevados tendrán que generar una crueltísima guerra que va acompañada de una feroz represión. A esta guerra se la conoce como Guerra Civil española, debido al elevado número de población que muere en un conflicto interno. Tras esta guerra llegará la durísima dictadura del General Franco.

BIOGRAFÍAS

Personajes Históricos

Alfonso XIII

(1886 - 1941). Fue rey desde su nacimiento. Este hecho condicionó negativamente su persona y su actuación política, ya que toda la Corte le adulaba. Su actuación quiso ser personalista, teniendo sus ministros que recordarle que su actuación era constitucional. Él desatendió estas observaciones y lo pagó muy caro. La falta de espíritu sincero regeneracionaista acabó por crear el caos en torno al monarca. Finalmente, se ve obligado a entregar el poder al dictador Primo de Rivera. La caída de éste arrastra la del soberano, que marcha al exilio en 1931. Alfonso, El Desafortunado, muere en Roma en 1941.

Este nombre lo podemos encontrar en capítulo X: “...que le diga un chiste subido de tono a Su Majestad, y se le quite...”

Pi i Margall, Francisco

Político español, presidente de la I República (1873). Nació en Barcelona. Doctorado en Derecho en Madrid. Comenzó a ejercer el periodismo e ingresó, en 1849, en el recién creado Partido Demócrata. En 1866 se exilió en París.

Después de la revolución de 1868, regresó a España y fue elegido diputado a las Cortes Constituyentes. Instaurada la I República, ocupó el cargo de ministro de Gobernación, desde el cual disolvió las juntas locales e intentó restablecer los ayuntamientos. Asumió la presidencia de la República, en una coyuntura muy difícil. Su negativa a reprimir con el Ejército el movimiento cantonalista le llevó a la dimisión. Defendió ante las Cortes la legalización de la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT). Tras el retorno de la monarquía a finales de 1874 y el inicio de la Restauración, se retiró de la actividad política. Nuevamente resultó elegido diputado en abril de 1886, febrero de 1891 y en marzo de 1893. Su ruptura con el federalismo radical le aisló de la vida política catalana, pero desde Madrid, donde falleció en 1901, siempre defendió el nacionalismo catalán.

Este nombre lo podemos encontrar en el capítulo V: “ No anda tan equivocado Pí y Margall. Yo no...”

Nota: No se ha biografiado un tercer personaje histórico ya que el desarrollo de la obra no lo hace posible, siendo los dos anteriormente citados, los únicos a los que se hace referencia.

Personajes Ficticios

Benito

Hijo de doña Gabriela y don Alejandro. Nació en pueblo manchego de Las Encinas. Primero de cuatro hijos, fue un brillante estudiante. A los diecisiete años se traslada a Madrid para ingresar en la Escuela de Ingenieros, donde no tarda en destacar, tanto por su personalidad como por su facilidad de aprendizaje e inteligencia.

Antes de acabar su carrera, tuvo que regresar a Las Encinas para hacerse cargo de las propiedades familiares, ya que a su madre comenzaban a escasearle las fuerzas. Aunque el cambio de la gran ciudad a aquel perdido pueblo de la llanura manchega fue duro, supo llevar adelante su cometido.

Al igual que en Madrid, pronto comenzó destacar en su pueblo. Siempre que tenía oportunidad dejaba ver cuan grande era su talento e inteligencia. Tuvo pocos amigos pero muy buenos. Estos siempre le apoyaron en la lucha política que estableció con el cacique del pueblo y toda su comitiva.

Tal es así, que llegó a presentarse a las elecciones del Ayuntamiento. Tras la derrota en las urnas, su ánimo comenzó a flaquear, y fue su madre quien le animó a continuar lo que ya había comenzado.

Este personaje lo encontramos a lo largo de toda la obra, como ejemplos: “Benito era alto, él chiquito de estatura...” (cap. 6); “Benito descansaba en el sillón...” (cap. 7); “Benito no lo entendió.” (cap. 9).

Doña Gabriela

Nacida en Carabanchel (Madrid), era hija de un administrador de condes. Su madre muere cuando ella contaba diecinueve años. Muy dada para los estudios y deseosa de estudiar una carrera, a los veinte años, se casa con un primo suyo, don Alejandro, que había viudado y al cual apenas conocía.

Tras la boda, se traslada a vivir al pueblo natal de su marido, Las Encinas. Sus primeros años de casada son realmente duros para ella, ya que no se encuentra a gusto en aquel lugar, por lo que pasaba todo el día encerrada en su casa, saliendo muy rara vez.

A los seis años de casada, su tedio aumentaría infinitamente al morir su marido y tener ella que sacar adelante a sus cuatro hijos (Benito, Abel, Fadrique y Luisa). Supo hacerse cargo de la hacienda, la educación de sus hijos y las huertas, de la misma manera que lo hubiera hecho su marido. Además de este esfuerzo, tuvo que luchar también contra la envidia y rabia que ciertas personas del pueblo sentían hacia ella, entre ellos el cacique.

Con el paso de los años, supo hacerse respetar e incluso temer, ya que a pesar de los ataques que recibía de sus enemigos, siempre luchó con todas sus fuerzas sin mostrar signos de flaqueza.

Una vez que sus hijos fueron mayores y supieron valerse por sí mismos, se dedicó al descanso y disfrute de las vistas que la llanura (tan odiada a su llegada) le ofrecía, esperando tranquilamente a que sus días terminaran.

Este personaje lo encontramos a lo largo de toda la obra, ejemplos de esto son: “Gabriela, algo extrañada, cruzó el pasillo...” (cap. 1); “Doña Gabriela: en dos horas más...” (cap. 2); “Gabriela esperó, súbitamente inquieta.” (cap. 3).

Nota: No se ha biografiado un tercer personaje ficticio ya que el argumento de la obra no lo permite, siendo los dos anteriormente citados, los principales y más relevantes de la misma.

EJE CRONOLÓGICO

A continuación tenemos una situación cronológica de los principales hechos históricos que se viven en España paralelamente a los hechos narrados en la obra. No se ha podido marcar en el eje ninguna experiencia vivida por los personajes ya que no se especifica en el libro ningún tipo de fecha, simplemente se nos dan pistas para que nosotros, aplicando nuestros conocimientos sobre la historia de España, deduzcamos, aproximadamente, la etapa en que se desarrolla el argumento de “Llanura”.

Llanura; Manuel Andújar

Mapa de los Hechos más Notables

A continuación tenemos un mapa donde se ubican las zonas donde los personajes desarrollan sus actividades en la obra, a saber:

1/8

Llanura; Manuel Andújar