Literatura Medieval

Baja Edad Media. Siglos XI-XV. Lenguas Romances. Mestizaje Cultural. Clases Sociales. Situación Lingüística de la Península. Lírica Popular. Las Jarchas

  • Enviado por: PIMPALI
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

EXAMEN DE LITERATURA

La Literatura medieval, se sitúa en el periodo conocido como “Baja Edad Media” (siglos XI - XV) .

Las lenguas romances nacidas de la descomposición del latín, van encontrando un hueco en la cultura.

Los cristianos inician una lucha para recuperar los territorios invadidos por los árabes, la rapidez con la que se realizaron estas conquistas, hizo que los reyes, no dudaran en acoger a todo tipo de gentes: mozárabes, judíos, francos.

La convivencia originada de diferentes culturas, es fundamental, para darse cuenta del desarrollo cultural de la península, y sobre todo, de la originalidad de la literatura española.

Ese mestizaje cultural continuo en los siglos posteriores, a pesar de que el reino de Granada, era el único reducto árabe desde s.XIV hasta su toma en 1492.

CLASES SOCIALES

Nobleza:

Poseía grandes patrimonios que se transmitían por herencia al primogénito (mayorazgos).

La alta nobleza, estaba vinculada al rey por un juramento de vasallaje, debía de servirle en la Guerra y asistirle en las Cortes. Pero, tenían muchos privilegios: solo podía juzgarlos la corte real, no pagaban impuestos y podían organizar sus dominios de modo autónomo, organizando sus propios ejércitos. Sus ocupaciones eran la guerra, la caza y los juegos de habilidad bélica(torneos, justas..), y a medida que se acerca el siglo XV, se va desarrollando su afición por la cultura.

El clero:

Privilegios semejantes a los de la nobleza.

Obispos y abades, poder similar o superior a el de los nobles.

Bajo clero, condiciones parecidas a las de los más necesitados.

La Iglesia se convierte en el refugio de la cultura. Propicia el nacimiento de las universidades, y esto supone un definitivo impulso para la propagación de la cultura.

Pueblo llano:

Lo formaba la mayor parte de la población. Se dedicaban a la ganadería, la agricultura y a la artesanía. La dependencia de sus señores era casi absoluta: obedecían sus ordenes, no tenían derechos políticos.

Los burgueses:

Son los habitantes de las ciudades dedicados al comercio o a la artesanía, son hombres libres.

Gran avance económico y político, luchas contra nobles y reyes, que se negaban a perder su situación privilegiada.

LA SITUACIÓN LINGÜÍSTICA DE LA PENINSULA.

Con la desembración del latín vulgar, nacen las lenguas romances.

En la península ibérica, se forman, de oeste a este, en la franja norte: Gallego, leonés, castellano, navarro-aragonés y catalán.

El castellano se extendió por un amplio territorio. El afianzamiento del reino de Portugal desgajó el portugués del gallego. Y el catalán se extendió por el este de la península y por las Islas Baleares.

El leonés y el navarro-aragonés, se vieron obligados a reducirse a núcleos locales.

En la zona dominada por los árabes, se habló el dialecto mozárabe, que desapareció junto el poder musulmán.

Los primeros textos castellanos, son las Glosas Emilianenses y las Glosas Silenses, aclaraciones hechas por monjes a textos latinos que resultaban de difícil comprensión para el lector. El castellano, comienza su proceso de implantación cultural y literaria.

LA LÍRICA POPULAR.

Las jarchas:

son breves poemas escritos en dialecto mozárabe. Es el final de una extensa composición estrófica de carácter culto y tema amoroso, la moaxaja.

Al final de cada moaxaja, se incluía la jarcha, en un dialecto mozárabe, que se iba repitiendo a modo de estribillo.

La moaxaja escrita en hebreo y árabe, la jarcha, escrita en mozárabe, pero ambas con caracteres alfabéticos árabes y hebreos.

La estructura de las jarchas es muy sencilla, poemas breves y versos paralelísticos. Versos de arte menor.

Quien habla, es una doncella enamorada, su amado se va. Y ella cuenta su dolor a su madre o hermanas lamentándose por su soledad y su desamor.

La lírica galaico_portuguesa:

Los cancioneros más famoso, son el de Ajuda, el de la Vaticana, y el de Colocci-Brancuti.

Las cantigas, son poemas de la lírica galaico-portuguesa, que eran cantados:

Cantigas de amigo:

Poemas de amor puestos en boca de una mujer que se lamentaba por la ausencia, abandono o tardanza de su amado.

Predominan el paralelismo estrófico, el uso del estribillo y el leixaprén (deja y toma), esto consiste en que una estrofa comienza con el mismo verso con el que había finalizado la anterior. Hay subgéneros como las bacarolas (escenario el mar), las albadas(despertar de los amantes al alba), y las bailadas(canciones apropiadas para la danza). Las cantigas de amigo, son populares, las cantaba el pueblo, y se transmitían de generación en generación, están relacionadas con las jarchas.

Cantigas de amor:

Poemas de carácter culto, de composición estrófica complicada.

el tema amoroso tiene como protagonista al varón y se desarrolla siguiendo los modelos de amor cortés, el hombre es vasallo de la mujer a la que ama, y le resulta inalcanzable, y así se convierte en un ideal al que el poeta entrega toda su vida.

Cantigas de escarnio y maldecir:

Poemas satíricos en los que se critica a un individuo, y por medio de él, se ironiza sobre cuestiones sociales, religiosas o políticas.

LA LÍRICA POPULAR CASTELLANA.

No se conservan textos anteriores al siglo XV, pero no cabe duda de que debieron existir canciones populares y villancicos antes de esa fecha.

Los cancioneros más importantes de la lírica popular castellana son: Cancionero musical de palacio, el de la Colombina y el de Upsala.

Los temas, son semejantes a los de las jarchas y las cantigas. El amor está presente en todas sus variedades: el gozo de poseerlo, el dolor de perderlo, las descripciones de la hermosura, etc.

relacionado con el zéjel hispano-árabe, por la estructura métrica.

Villancico

relacionado con las jarchas y cantigas de amigo por su contenido.

El villancico costa de un estribillo de dos o cuatro versos y una estrofa de seis o siete versos, los últimos de las cuales permiten el paso al estribillo.

A partir de estas relaciones se ha supuesto la existencia de unas formas líricas comunes a toda la península.

Esta lírica, influye incluso a importantes poetas de nuestros días.