Literatura en La India

Epopeya, teatro, cuento y prosa hindú. Periodo védico, brahmánico y búdico. Ramayana. Mahabharata

  • Enviado por: Joe
  • Idioma: castellano
  • País: Panamá Panamá
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

La Literatura India

La india es una gran península asiática, cuya extensión territorial se calcula en 3.500.000 kilómetros cuadrados. Se extiende desde los montes Himalaya hasta el Océano Indico y desde los montes Indo-Kush al oeste, hasta los confines de la china por el oeste.

En épocas muy antiguas, la India estuvo habitada por pueblos de origen negroide. Posteriormente fue invadida por los “dravidianos”, pueblos que poseían cierto grado de civilización, pues cultivaban la tierra, fundían el bronce y fabricaban objetos de alfarería.

En el año 2,500 a.C., pueblos de raza aria, situados entre los mares Negro y Caspio, se dispersaron. Un grupo se dirigió al occidente y el otro, el Indo, cruzo los desfiladeros del Indo-Kush, estableciéndose en las fértiles regiones habitadas por los dravidianos. Después de varias guerras derrotaron a los dravidianos, a quien sometieron. En el siglo XV a.C., los indios lograron dominar todo el territorio y en el siglo VI a.C., invadieron la isla de Ceilán.

En el año 327 a.C., con la invasión de Alejandro Magno se produce el primer contacto indo-europeo. En el siglo XIII de nuestra era llegaron los mongoles y en 1398, los tártaros. En 1613, los ingleses comenzaron a radicarse en la India.

La primitiva literatura india (s. XII a.C.) como el resto de la literatura orientales se caracteriza por ese fuerte aliento religioso. Es la primera literatura de los pueblos del Extremo Oriente, que por medio de los arios se relacionó con el mundo de occidente a través de las emigraciones. La cultura hindú apareció en la gran llanura Indogangética, cuya influencia se dejó sentir en la formación ideológica de la Indochina y, por medio del budismo, regula y transforma las culturas del Japón, China y Turquestán.

Históricamente la cultura india se puede dividir en tres periodos:

  • Periodo Védico

  • Corresponde al año 1000 a.C., en que los arios invadieron los pueblos primitivos y se establecieron en la llanura del Ganges. El nombre védico deriva de los celebres libros VEDAS, que significa “saber”. Estos libros muestran cuatro formas del saber de las canciones y el saber de los sacrificios.

    Los Vedas, libros sagrados, escritos en lengua sánscrita, son el primer modelo de la literatura india. Representan narraciones míticas de arte sagrado, donde por primera vez se sienta el principio de la trinidad: Bahama, Siva, Visnú, reminiscencia borrosa de nuestro misterio de la Santísima Trinidad.

    En el periodo védico, las formas líricas y de leyenda estaban al servicio de la oración o la exposición de los rituales, al contrario que en épicas del periodo sánscrito, como el Mahabharata y el Ramayana, en las que las formas didácticas, líricas y dramáticas se desarrollaron mucho más allá de su primitivo estado hasta otro de gran pureza literaria, estética y moral. En la literatura sánscrita, además, con las solas excepciones del Mahabharata y de los Purana, la identidad de los autores suele estar definida en mayor o menor grado, mientras que en los textos del periodo védico aparecen como autores familias de poetas o incluso escuelas enteras de poesía.

    La forma y el estilo de la literatura sánscrita clásica son, por lo general, diferentes a los de la védica. Así, mientras la literatura del periodo védico dio obras en prosa como el Yajur-Veda, los Brahmana y los Upanisad, de un alto nivel, la sánscrita clásica utilizó la prosa únicamente para textos científicos y de gramática y filosofía, además de cuentos, romances y algunas obras teatrales en los que no demostró una evolución comparable a la que tuvo en el periodo anterior, sino más bien al contrario, se fue haciendo cada vez más difícil y poblándose de largas y retorcidas construcciones retóricas. En cuanto a la poesía, en cambio, la situación fue exactamente la opuesta, pues, aunque la mayor parte del cuerpo poético del periodo sánscrito se basó para su composición en la estrofa denominada sloka, derivada directamente de la anushtubh védica, compuesta por cuatro versos octosílabos de cadencia esencialmente yámbica, así como en otros prototipos védicos, consiguió un refinamiento y una belleza artística que superó en mucho a sus modelos del periodo anterior.

    Los Vedas se dividen en cuatro libros:

  • Rig-Veda: Es la obra más antigua de la literatura india, como lo demuestra el estado de su lengua.

  • Sama-Veda: Saber de las Canciones.

  • Yadjur-Veda: Colección de ceremonias y ritos.

  • Attharva-Veda: Colección de conjuros contra las plagas y dolencias.

  • Periodo Brahmánico:

  • Los libros brahmánicos forman parte de los Vedas. Constituyen verdadero comentario. En ellos se explica cada versículo de los Vedas para uso de los oficiantes. En este estado o periodo, la sociedad se presenta dividida en castas: los sacerdotes, guerreros y militares, los artesanos y artistas; los criados o esclavos y, por ultimo, los parias, seres impuros cuyo contacto creían que contagiaba.

  • Periodo Búdico:

  • El periodo búdico hace referencia a la doctrina y enseñanzas de Buda, nacido hacia el siglo VI a.C.

    En el siglo VI a.C., la filosofía india sufre una profunda transformación, provocada por la influencia de las doctrinas de Buda propagadas rápidamente por toda la India y cuyo resultado se advierte en la colección de Bartihari, aparecida en el siglo VII d.C. La doctrina de Buda se inspira en el logro del nirvana o calma absoluta. Este estado se alcanza por medio de la pureza del pensamiento, de la palabra y obra, la limosna, el sufrimiento y la meditación.

    La literatura budista fue en un principio eminente gnómica y sentenciosa, esto es, expresada en máximas filosófico-morales, de las cuales pueden extraerse ejemplos educativos, semejantes a las parábolas, fábulas y apólogos de los Evangelios. La influencia de esta filosofía penetro en Occidente durante la Edad Media, dando origen a la difundida novela Barlaam y Josefat.

    La religión de Sakiamuni o Buda (príncipe) establece la igualdad de los hombres y castas ante la religión, la trasmigración de las almas, la caridad, la anulación de todo deseo, de toda pasión y hasta la propia personalidad.

    Dentro del canon budista y desde el punto de vista de los orígenes de la novelística, tiene gran interés los textos llamados Jakata, que describen las diversas transmigraciones del alma del príncipe Buda, cosa que se presta para la narración de multitud de fábulas, leyendas, anécdotas y cuentos.

    Las Grandes Epopeyas de la Literatura India

    Dos grandes poemas épicos constituyen la epopeya del pueblo indio: el Ramayana y el Mahabharata. Esta literatura se orienta hacia el hinduismo, cuyo género literario son los Puranas o cantos épicos. El hinduismo es un sincretismo religioso de los que no pudieron ser sometidos por el imperio budista de Asoka. Comprende el hinduismo una mezcla literaria y religiosa de elementos védicos, búdicos, brahmánticos.

    Es imposible determinar la antigüedad de estos dos poemas épicos. Pero se cree que ambos son anteriores a la propagación del budismo (siglo VI a.C.). El núcleo inicial primitivo de dichos poemas, transmitido por tradición oral y escrita, fue creciendo en forma cíclica, desarrollando episodios e interpolando partes nuevas de modo semejante a lo que se observará en la literatura griega. El texto actual del Ramayana se fijó en el siglo II d.C., el Mahabharata alcanzó su forma definitiva en el siglo IV.

    El Ramayana: se estima que su autor Valmiki. Esta obra narra el nacimiento y educación de Rama, su encarnación en el dios Visnú, dios de la guerra, el destierro con su fiel esposa Sita, el rapto de ésta y las aventuras de Rama para recobrarla, así como sus grandes hechos armas, que terminan con la victoria sobre sus enemigos. También se cuenta en este poema los relatos de la legendaria conquista de Lanka (Ceilán). En estas luchas interviene hombres animales, espíritus panteístas que inspira al hindú.

    Los hindúes ven en Rama la personificación del guerrero ideal y en su esposa Sita a la mujer fiel y virtuosa.

    El Mahabharata: es un largísimo poema, escrito en igual versificación que el anterior, versos rítmicos y métricos, en forma de pareados de 16 sílabas. Se atribuye a Vyasa, palabra que, según algunos autores significa “el compilador”. Es una obra falta de unidad temática cuya principal argumento es la historia de la guerra de exterminio entre dos reyes hermanos llamados Pandu y Dritarashtra, de la tribu o pueblo Bahrata. En este poema están contenidos todos los mitos y leyendas de la India.

    La Poesía Lírica y la Dramática

    La producción lírica es abundante, especialmente en temas eróticos e imaginativos en ella figuran descripciones de la naturaleza, en que alternan el verso y la prosa.

    Los comienzos de la literatura dramática india datan del siglo VI. Como todas partes, el teatro indio nació de ceremonias religiosas y, en particular de danzas sagradas.

    La literatura del periodo sánscrito clásico estaba compuesta por poesía épica, dramática, lírica y didáctica, y por prosa didáctica, dramática y narrativa. La poesía épica puede dividirse en dos tipos. La más libre de ellas, denominada itihasa (leyenda) o purana (cuento poético), y la más artificial, denominada kavya (producto poético). El gran poema épico titulado Mahabharata (escrito entre el 300 a.C. y el 300 d.C.) es, con mucho, el más representativo de los Purana, y que se asemeja por su estilo libre a los 18 Purana que se escribieron mucho más adelante, un género artístico cuyos principios pueden rastrearse en el Ramayana (comenzado en el siglo III a.C.). Por otro lado, la forma kavya, de mayor artificiosidad, no apareció hasta alrededor del siglo V d.C., la época de Kalidasa, un poeta y autor teatral que escribió los dos poemas épicos más conocidos de la literatura sánscrita, el Kumarasambhava y el Raghuvamsa.

    La poesía lírica poseía rasgos muy característicos, el más destacable de los cuales es la refinada elaboración de las estrofas singulares, en oposición a la construcción del conjunto. Estas estrofas alcanzaron una gran variedad y perfección, como puede comprobarse en dos obras más extensas y a la vez sobresalientes, el Meghaduta (La nube mensajera) y el Ritusamhara, ambas de Kalidasa. El primer poema narra cómo una nube envía un mensaje a un yaksha o ser sobrenatural, y en él le confiesa su amor, mientras que el segundo contiene bellas descripciones de la naturaleza de los trópicos y de las emociones que despierta en el autor.

    El cuerpo más extenso de la poesía sánscrita, sin embargo, está formado por estrofas sueltas, casi poemas en miniatura, que recuerdan a la poesía didáctica que los habitantes de la India cultivaron con tanto esmero. El conjunto más famoso de estas estrofas pertenece a Bhartrihari, quizá el más destacado de los poetas indios, superado únicamente por Kalidasa, consiste en una gran cantidad de poemas líricos, eróticos y didácticos. Tras él en orden de importancia se sitúa Amaru, autor de poesía erótica, posterior quizá a Bhartrihari, y que dejó constancia de su maestría en su Amarusataka.

    Incluso en la poesía lírica resulta evidente la tendencia del carácter indio hacia la reflexión y la especulación filosóficas, que tienen un peso tan trascendental en el hinduismo. Esta tendencia no tuvo una importancia decisiva tan sólo en los terrenos de la religión y la filosofía de la India, sino que se infiltró en otro de los reductos característicos de su literatura, las brevísimas estrofas de carácter didáctico y sentencioso que pueden ser denominadas proverbios, de los que se han hallado unos 8.000, pertenecientes a distintos periodos de la historia cultural india. Los primeros aparecen en el Mahabharata y, a partir de entonces, se pueden encontrar dispersos por las más variadas obras de toda la literatura sánscrita, siguiendo siempre la misma tónica de rechazo a las vanidades humanas y en defensa de los beneficios de la renuncia a los asuntos terrenales.

    El Cuento: la expresión más característica del pueblo hindú es el cuento, apólogo o fábula. La génesis de esta modalidad hay que localizarla en la creencia panteísta de los indios que asimilaban al alma humana, al alma de los animales y de las plantas, considerándolos poseídos de ideas y sentimientos semejantes. El apólogo hindú tiene carácter moral y traduce siempre una enseñanza.

    El cuento indio se propago en la Europa medieval por dos caminos diferentes:

  • Por medio de las traducciones persas, hebreas, griegas y latinas.

  • Por medio de los árabes que lo llevaron a todos sus dominios.

  • Este cuento ha servido de inspiración a muchos autores occidentales de diferentes nacionalidades, entre sus imitadores tenemos en España, a Don Juan Manuel, en el Conde Lucanor; con anterioridad al judío converso Pedro Alonso, en sus Disciplinas Clericales. Alfonso X el Sabio mando a traducir al castellano vulgar el Panchatranta, la colección más importantes de este género narrativo. Al ser traducida dicha obra se le denomino Calila e Dimna. El Panchatantra, titulo que significa cinco series o libros, contiene setenta y cinco fábulas de animales, fuente directa de la mayoría de los fabulistas occidentales. El arte del relato es admirable; no hay en él la menor rigidez, sino una facilidad y unas sorpresas que suceden a una amable indolencia de la trama, un estilo aparentemente ingenuo, pero hábilmente trabajado, una inventiva verosímil y lógica, y una comicidad humana y de buen gusto.

    El Teatro: el teatro fue uno de los últimos, aunque más interesantes, productos de la literatura sánscrita. Las primeras obras datan de los siglos V y VI d.C. y, probablemente, se basan en himnos védicos muy anteriores en forma de diálogo. El nombre sánscrito para 'teatro' es nataka, y está formado por la raíz nat, nrit, que significa 'bailar', lo cual no es extraño, pues los bailes fueron el origen del teatro de la India y constituyeron una parte muy importante de numerosas ceremonias religiosas. En un periodo posterior, en los ritos de adoración de Siva y Visnú, y en especial en el de la encarnación de Visnú, el dios Krishna, iban acompañados de bailes pantomímicos. Las pantomimas, que solían llevarse a cabo con un fondo de canciones, reproducían las gestas de estos dioses, y algunas de ellas han sobrevivido hasta nuestros días en la región de Bengala. Los temas del teatro indio coinciden en su mayor parte con los de las leyendas épicas o históricas, y no se diferencian en demasía de los temas de los cuentos y los romances en prosa.

    El más destacado escritor de la India fue Kalidasa, autor de Sakuntala y maestro asimismo de la poesía tanto épica como lírica. De una época posterior a él llega Mricchakatika, una obra teatral atribuida al rey Sudraka, pero que con más probabilidad escribió en el siglo VI Dandin o algún otro poeta de la corte del rey Sudraka. Durante el siglo VII, el emperador indio Harsha escribió, al parecer, tres obras teatrales muy conocidas, mientras que Bhavabhuti, considerado, junto con Kalidasa y Dandin, como el más destacado de los autores teatrales indios, escribió sus obras en el siglo VIII.

    La Prosa: ningún otro apartado de la literatura india encierra más interés para un estudioso de literatura comparada como las fábulas y cuentos de hadas. Son muy pocos los motivos centrales de fábulas europeas que no se encuentran en muchas de las colecciones indias, aunque existen numerosas razones para pensar que este tipo de literatura se originó precisamente en la India. La más antigua e interesante de estas colecciones fue escrita en lengua pali, aproximadamente, en el siglo IV a.C. Este conjunto de fábulas, que incluye cuentos acerca de las vidas anteriores de Buda, recibió el nombre de Jataka y, al igual que las otras dos importantes colecciones de la literatura sánscrita, el Panchatantra y el Hipotadesa, se basan en fuentes budistas.

    Una nota muy característica de los conjuntos de fábulas y cuentos de hadas sánscritos es la inclusión en ellos de numerosas historias insertadas en un mismo hilo narrativo, un estilo que fue adoptado por las literaturas de otros pueblos orientales, como se puede comprobar, por ejemplo, en los cuentos de Las mil y una noches, pues el Panchatantra se tradujo del sánscrito al árabe, al griego, al persa, al turco, al sirio, al hebreo y al alemán, y del alemán a otras lenguas europeas. Por otro lado, el Hipotadesa, atribuido a Narayana, parece estar compuesto por fragmentos del Panchatantra y de otras obras, mientras que la colección de cuentos de hadas más conocida, el extenso Kathasaritsagara, fue escrito íntegramente hacia el año 1070 por el poeta Kashmiri.

    La India tiene una rica literatura de textos de carácter científico, escritos en un aceptable sánscrito incluso en nuestros días. Los antiguos libros de leyes védicos se continúan a través de los modernos Dharmasastras y Smritis, de los cuales el Manu Smriti, o Ley de Manu, y Yajnavalkya son los ejemplos más conocidos. Por otro lado, los seis sistemas hindúes de la filosofía (Vedanta, Yoga, Mimamsa, Nyaya, Sankhya y Vaisesika), así como la abundante literatura derivada de ellos, provienen de los Upanisad. Además, la gramática, la etimología, la lexicografía, la prosodia, la retórica, la música y la arquitectura poseen una literatura también muy amplia. Las primeras obras de carácter etimológico son las glosas védicas de Yaska. Posterior (del siglo IV a.C.), y más importante, es la gramática de Panini y de sus comentaristas, Katyagana y Patanjali. Los indios cultivaron las matemáticas y la astronomía con gran dedicación desde tiempos muy primitivos, como demuestra el hecho de que los números arábigos (los que utilizamos normalmente en Occidente) proceden de la India, y fueron denominados números hindúes por los árabes. Las ciencias médicas se desarrollaron en la India bastante antes de la era cristiana, tal como ponen de manifiesto los textos del Atharva-veda, y llegaron a su punto culminante a través de las investigaciones de Caraka, médico principal del rey Kanishka, del siglo I o II d.C.

    Literatura India en los Tiempos Modernos

    La literatura india de la actualidad está representada por Rabindranah Tagore, poeta, pintor, humanista, patriota y educador. Nació en Calcuta en 1861 y murió en 1941. En 1913 se hizo acreedor al premio Nóbel de Literatura. Recibió una educación preferentemente inglesa. Ha sido llamado Shelly bengalí. En su condición de educador fundó la famosa escuela de Shantiniketan, en Polpur, Bengala, y que más tarde se llamó escuela de Visva Bhrati.

    Sus obras más importantes son: Luna nueva, poema del niño; Gitanjalí, de carácter místico; El jardinero, de carácter amoroso. Entre sus obras de teatro destacan, por su delicadeza lírica, El cartero del rey y El Rey del Salón Oscuro.

    CONCLUSIÓN

    En este trabajo hemos aprendido sobre la “Literatura India”, ya que nos intereso mucho sobre el tema y concluimos lo siguiente:

    • Cuenta con todos los géneros literarios.

    • Se halla escrito en lengua sánscrita, idioma emparentado con muchos otros.

    • Sus características son imaginación y fantasía.

    • Empleo frecuente de símbolos.

    • Es de carácter predominante religioso en la literatura Védica.

    • Son peculiares de ella el cuento y el apólogo.

    • Se pueden dividir en tres periodos: Védico, Brahmánico y Búdico.

    • Las grandes Epopeyas: Ramayana y Mahabharata.

    • El Panchatantra siglo III o IV a.C., colección de cuentos con intención didáctico moral.

    BIBLIOGRAFÍA

    • Meléndez F., Julio; Lecciones de Literatura Universal, Editorial Carvajal, paginas de la 23 a la 31.

    • Búsqueda en Enciclopedia Encarta (Programa de Computadora).

    • Búsqueda en la pagina Web: http://www.proel.org/mundo/vedico.htm