Literatura en el siglo XVIII

Literatura castellana. Teatro neoclásico. Lírica y teatro romántico. Bécquer. Espronceda. Rosalía de Castro. Don Juan Tenorio

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
  1. LA LITERATURA EN EL SIGLO XVIII: EL TEATRO NEOCLASICO
Introducción

A finales del siglo XVII el pensamiento europeo sufre una gran transformación porque hubo un movimiento cultural que género una actitud crítica contra todo lo anterior. Este movimiento se llamo Ilustración. Las ideas fundamentales de este movimiento son:

  • Se da una enorme importancia a la razón para resolver todos los problemas.
  • Experimentación: solo se va a admitir aquello que se puede demostrar.
  • Naturaleza: Todo lo que sigue un orden natural es bueno y correcto.
  • Progreso: se critica y se rechazan las ideas tradicionales, las supersticiones, las instituciones que no contribuyen al progreso de la humanidad. El hombre ilustrado considera que con estos principios se puede conseguir la felicidad.
Características de la literatura neoclásica
  • La literatura como cualquier otra manera de manifestación cultural tiene que estar regida por la razón.
  • Se persigue un fin didáctico-moral, lo que no excluye el deseo de conmover o agradar, es decir, la literatura tiene que ser útil.
  • El escritor ilustrado tiene que adoptar una actitud crítica. Esto trae consigo que determinados estamentos como la iglesia o la nobleza se vean como el blanco de las sátiras y de la crítica.
  • Los géneros literarios servían para propagar las ideas ilustradas; así como el ensayo se convertía en el género más utilizado; la poesía deja a un lado los sentimientos para hablar de temas ilustrados y universales y el teatro abandona el gusto barroco para cumplir las reglas aristotélicas que recoge Luzán en su Poética.
  • Los temas tienen que ser cotidianos y verosímiles; entendiendo por verosímil lo que es creíble y posible.
  • El estilo tiene que ser natural, claro, sencillo porque de esa manera las ideas ilustradas llegan mejor al lector, y por tanto, se consigue la educación y de la mano de la educación llega la felicidad.
Teatro neoclásico: características. Leandro Fernández de Moratín

En el teatro del siglo XVIII podemos observar tres corrientes:

  • Teatro de tradición barroca: Ocupa aproximadamente la primera mitad del siglo XVIII y sigue los gustos del teatro de Lope de Vega y Calderón. Cuenta con mucho público y con gran éxito. Es un teatro que incumple las reglas aristotélicas y peca de exceso en número de personajes, en historias que se entrecruzan, en la puesta en escena, etc.

Dos representantes de este teatro son: Antonio de Zamora y José de Cañizares.

  • Teatro neoclásico: Sus principales características son:
  • Finalidad didáctica.
  • Temas cotidianos y verosímiles para poner en escena.
  • Decoro lingüístico
  • Respeto a la ley de las tres unidades: espacio, tiempo y acción.
  • La obra tiene tres actos que corresponden con el planteamiento, el nudo y el desenlace.
  • No se puede mezclar tragedia y comedia.
  • Presencia de pocos personajes en escena.
  • No se puede mezclar verso y prosa.

Dentro del teatro neoclásico diferenciamos en:

  1. Tragedia neoclásica: Fue considerada la forma más adecuada para el teatro didáctico del siglo XVIII, sin embargo, fracaso por varios motivos como son: el sometimiento a las normas clásicas, su final triste y un público poco acostumbrado a esta fórmula teatral. Los protagonistas de estas tragedias son héroes nacionales que deben superar distintas pruebas y al final triunfa la virtud y la nobleza. Los protagonistas son de clase social alta. La obra más importante es Raquel de Vicente García de la Huerta. En esta obra se cuentan los amores del rey Alfonso VIII y la judía Raquel.
  2. Comedia neoclásica: También llamada comedia moratina porque su máximo representante es Leandro Fernández de Moratín. En sus obras plantea temas cotidianos:

*Los matrimonios concertados.

*La educación de los jóvenes basada en el autoritarismo de los padres.

*La escasa libertad de la mujer a la hora de elegir marido.

Escribe obras en verso: El Barón y El viejo y la niña.

Y otras en prosa: La comedia nueva o el café y El sí de las niñas.

El argumento de El sí de las niñas gira entorno a la futura boda desigual entre don Diego y doña Francisca. Moratín critica el egoísmo que conduce a la madre de la protagonista a negociar la boda de su hija con un hombre rico; también critica la religiosidad superficial y la obsesión por el linaje familiar.

Moratín respeta la ley de las tres unidades que marca Aristóteles y más tarde Luzan. El final de la obra acaba de manera feliz porque doña Francisca se casa con don Carlos, sobrino de don Diego, al que ella realmente quiere. El final sentimental de la obra anuncia en cierta medida el romanticismo.

  1. Teatro costumbrista: Destacan los sainetes de Ramón de la Cruz. Se trata de unas piezas breves, cómicas que se representaban en los descansos. Sus personajes pertenecen a la clase media o baja, son planos y suelen ser madrileños. El Retiro por la mañana y La pradera de San Isidro.
  • Teatro prerromántico: Cuenta con algunas características de lo que más tarde será el teatro romántico. Va a empezar a contar el mundo de los sentimientos y los llantos. El principal representante es Gaspar Melchor de Jovellanos.
El ensayo. Grandes ensayistas del siglo XVIII. Jovellanos y Cadalso

El ensayo se convierte en el género literario mas usado en el siglo XVIII porque va a ser el vehículo en él se trasmiten las ideas ilustradas. El primer escritor que cultivo este estilo fue Montaigne (siglo XVI). El ensayo es un escrito en prosa, de extensión variable, de variedad temática y de carácter crítico-reflexivo. En el siglo XVIII el ensayo adopta varias formas: libro de viajes, informes, memorias, cartas, etc.

José Cadalso destaca por sus: Cartas marruecas. En ellas aparecen dos ciudadanos de Marruecos y un español que se escriben cartas y hablan de distintos aspectos de la realidad española: de educación, de la fiesta nacional, de la nobleza hereditaria.

Jovellanos se preocupo también por la educación, por el aprendizaje de idiomas, por los problemas sociales, etc. Informes sobre la ley agraria (Reflexiona sobre la economía agraria española); Memorias sobre espectáculos y diversiones públicas (defiende el valor didáctico del teatro).

  1. LA LITERATURA ROMANTICA: LA LIRICA ROMANTICA
Introducción

El Romanticismo se da en la primera mitad del siglo XIX y surge como una reacción contra el pensamiento de la Ilustración. Presentaba unas características. Una de ellas es la defensa de la libertad, tanto moral, como política y artística.

Esta última interesa, ya que huye de las estrictas normas neoclásicas y sienta el valor de la obra en la imaginación del autor.

Se da trascendencia a la subjetividad – la expresión del “yo”-. La literatura es, la expresión del interior del artista. Los temas más frecuentes son la libertad, el poder, la justicia, el sentido de la vida; pero sobre todo el amor, como pasión, y la muerte, como respuesta a la sociedad imperfecta. Buscan el ideal de felicidad y plenitud que no se cumple por la realidad circundante, lo cual les conduce al pesimismo y a la angustia vital que les lleva a desear evadirse. En el espacio (exotismo), en el tiempo (para los románticos conservadores hacia la Edad Media y en los liberales, hacia el futuro) o como respuesta radical el ya mencionado suicidio. Otro rasgo, es su profundo nacionalismo. Se da relevancia a las tradiciones y al arte popular, a las lenguas vernáculas, la literatura medieval.

La lirica romántica

Características: La lirica romántica es un reflejo de la literatura de la época, en el sentido de que los temas que tocan son la reivindicación de la libertad, la subjetividad, la exaltación del “yo”. Desprecio de las normas.

El paisaje y la naturaleza son reflejos de la interioridad del artista. Paisajes desaforados, violentos, salvajes, misteriosos… (Cementerios nocturnos, lugares abandonados…). Con respecto a su forma cabe destacar la polimetría y su musicalidad (elementos que le dan ritmo, rimas agudas, onomatopeyas, aliteraciones, paralelismos, asíndeton, polisíndeton). En cuanto al lenguaje hay prevalencia de sustantivos procedentes de los campos semánticos del sentimiento, el dolor, la insatisfacción, la muerte, etc.; así como por los adjetivos de parecido significado. También recurren con mucha frecuencia al uso de arcaísmos.

La poesía romántica se desarrolla en dos direcciones: por un lado, la poesía narrativa y por otro, la lirica. La primera suele buscar la ambientación medieval y gusta de lo lúgubre. Se suele tratar de poemas que sientan sus bases en la épica medieval, el romancero y las leyendas de transmisión oral. La segunda se manifestó en dos momentos a lo largo del siglo XIX. José de Espronceda desarrolla los temas patrióticos y sociales. Gustavo Adolfo Bécquer y Rosalía de Castro cultivan una poesía melancólica e intimista. En ella prevalecerá el pesimismo y la concepción del amor como una fuente de dolor y desengaño.

Gustavo Adolfo Bécquer

Gustavo Adolfo Bécquer se puede considerar como el primer poeta moderno. Cabe destacar sus Rimas; setenta y nueve que se dividen en cuatro grupos: en el primero reflexionan sobre la poesía y su creación; en el segundo tratan sobre el amor, en el tercero sobre la decepción y el engaño y en el cuarto sobre la muerte y la soledad. La poesía es sentimiento que en ocasiones se personaliza en la mujer. La mayoría de las veces la experiencia amorosa acaba en fracaso y desconsuelo. Por otro lado, la soledad y la muerte.

En ocasiones se produce un dialogo entre el receptor (mujer) que se identifica con la poesía y el emisor (hombre) que lo hace con el poeta. Predominio de la asonancia y los versos endecasílabos y heptasílabos.

José de Espronceda

La obra poética se inicio con un poema épico, El Pelayo. Su consagración con Canciones y se afirmo con El estudiante de Salamanca y El diablo mundo. El poema mas conseguido es la Canción del Pirata.

El estudiante de Salamanca

Los motivos literarios tradicionales del burlador, el hombre que presencia su propio entierro y la danza de la muerte. El protagonista se caracteriza por su rebeldía ante Dios.

El diablo mundo

Un hombre, ya anciano, siente la llegada de la muerte; en sueños se le aparece una diosa que le ofrece la vida eterna. El viejo despierta rejuvenecido; era Adán, un joven inocente, que nada sabe.

Esta obra trata el sentido de la existencia en un mundo donde impera el mal, donde el individuo se enfrenta a una sociedad corrupta, cruel e indiferente.

Canto a Teresa

Fragmento lirico dedicado al gran amor de Espronceda, Teresa Mancha. El canto a Teresa constituye la elegía de un amor perdido e imposible de alcanzar.

Uno de los aspectos más destacados en la poesía de Espronceda es el uso de gran variedad de metros y de estrofas. En sus versos son frecuentes las exclamaciones e interrogaciones retoricas, los recursos rítmicos y la antítesis de elementos. La adjetivación y el léxico contribuyen a destacar lo visual, que se combina con las sensaciones auditivas.

Rosalía de Castro

Cabe destacar tres de sus obras, dos en gallego: Cantares gallegos y Follas novas y una en castellano: En las orillas del Sar. En su poesía se resaltan el dolor y la soledad, visión pesimista de la vida y que se solucionan con la muerte, y su tierra natal Galicia.

  1. EL TEATRO ROMANTICO
Introducción

A principio del siglo XIX se siguen representando obras neoclásicas, pero, tras la muerte de Fernando VII y la vuelta de los exiliados españoles irrumpe en el país la ideología romántica. Las primeras obras que encontramos son: La conjugación de Venecia de Martínez de la Rosa y Macías de Larra.

Características

Dentro del teatro encontramos las siguientes características:

  • Se cultiva el drama que supone la negación de todo el teatro neoclásico. Este subgénero teatral se justifica porque el hombre romántico considera la vida como algo desgarrado y dramático.
  • El tema básico es el amor, generalmente imposible o frustrado. No está exento de desafíos y venganza y generalmente acaba con la muerte de uno de los dos amantes. También encontramos temas históricos, legendarios, caballerescos y el tema del plazo.
  • El protagonista masculino es físicamente bello, apuesto, es rebelde, ama la libertad, no acepta normas y vive intensamente el amor. La muerte está siempre rodeándole. La heroína romántica es una mujer bella también y que muere por amor.
  • El ambiente que rodea estas obras de teatro suelen ser nocturnos, inhóspitos, en ruinas, cementerios e incluso escenas medievales y todo ello para provocar unas reacciones anímicas en el espectador.
  • El teatro romántico no busca el didactismo sino conmover al espectador.
  • Se mezclan los géneros teatrales; momentos trágicos y momentos cómicos; e incluso podemos encontrar también distintos registros lingüísticos.
  • Ahora no solo aparecen tres actos en una obra de teatro, sino que puede haber cinco y hasta siete actos.
  • No se acepta la regla de las tres unidades: espacio, tiempo y acción.
  • Se la polimetría e incluso la mezcla de prosa y verso.
  • El estilo con el que se expresan los personajes es vehemente, con muchas frases exclamativas, con hipérboles y sustantivos que tienen que ver con el campo semántico de la muerte, el dolor, etc.
  • Son importantes los monólogos porque nos ayudan a conocer el mundo interior del protagonista.
Don Juan Tenorio

Hay que decir que el drama romántico tiene mucha relación con el teatro de Lope y Calderón por algunos temas y por algunas características formales. Sin duda, una obra fundamental es Don Juan Tenorio de José Zorrilla. Plantea un tema que recoge Tirso de Molina en su obra El burlador de Sevilla. También aparece en obras de Moliere y Lord Byron. Por tanto José Zorrilla no es original.

Argumento: La obra comienza en una tarde-noche sevillana; los protagonistas están en una taberna y allí Don Juan Tenorio y Luis Mejías. Los dos intentan saber quién ha ganado una apuesta que se propuso un año antes. Don Juan es el vencedor porque ha matado a más enemigos y ha seducido a más mujeres. A su vez Don Juan plantea otra apuesta que consiste en seducir a doña Ana, futura mujer de Don Luis y enamorar a una novicia (doña Inés). Consigue ganar a esas dos mujeres y rapta a doña Inés y se la lleva a su casa. Allí aparecen dos rivales que han sido agraviados; uno de ellos ha sido el comendador, padre de Inés y Don Luis de Mejías. Mata a los dos y se ve obligado a marcharse de España.

Cinco años después reaparece y observa que la case de su padre se ha convertido en un cementerio, allí están enterrados todos los que directa o indirectamente han muerto por él. Observa que doña Inés ha muerto y el espectro de esta se le aparece para decirle que se arrepienta para evitar su condena. Aparecen en ese momento dos amigos, el capitán Centellas y Avellaneda, después de saludarse, Don Juan les invita a cenar a su casa y se dirige al comendador para invitarle también. Una vez en su casa los amigos caen en un profundo sueño a la vez que aparece el espectro de doña Inés, quien le dice lo mismo, porque su muerte es inminente. Cuando despiertan los amigos se produce una disputa entre los tres. Don Juan aparece en el cementerio, oye unas campanas y ve un entierro. Cuando se da cuenta de que Centellas lo ha herido de muerte, doña Inés aparece y lo salva del infierno porque en el último momento se ha arrepentido.

Estructura: La obra tiene dos partes, la primera tiene cuatro actos y la segunda, tres. En la primera el tiempo va de la tarde-noche de un día de carnaval hasta la una de la madrugada. En esta primera parte vemos a Don Juan como un burlador, la segunda parte se da cinco años después y va desde la noche de un día hasta la madrugada del día siguiente y aquí vemos a Don Juan con el mundo de los muertos y con la faceta del convidado de piedra.

Personajes: El personaje central y protagonista es Don Juan que está presente en todos los actos. Es un ser malvado porque a sus espaldas lleva más de treinta muertos. Es rebelde, orgulloso, individualista y sobre todo un seductor que ha caído en la red del amor por doña Inés. En ese momento observamos a un Don Juan víctima del amor, es el burlador-burlado. Don Luís Mejías es su paralelo.

Doña Inés mujer ingenua y que es capaz de morir por amor. Los padres de los protagonistas encarnan la intransigencia. Ciutti es el gracioso de la obra y Brígida es la alcahueta. El resto de los personajes sirven para crear ambiente.

Versificaciones: Esta obra es un ejemplo de polimetría, Zorrilla utiliza distintas estrofas teniendo en cuenta la acción que se desarrolla en ese momento:

  • En los diálogos utiliza el romance
  • En los momentos más liricos la decima.
  • En los cementerios Don Juan se expresa en serventesios.

Las rimas suelen ser sonoras, fáciles y pegadizas.

Sentido de la obra: Resulta difícil de aceptar que un personaje como Don Juan sea finalmente salvado. Es que Zorrilla sabia que al público le gustaban los finales felices y en su obra lo hace posible. Por otra parte también quiso dar a entender que la misericordia de Dios y el perdón son infinitos; si Don Juan se arrepiente, su alma se salva.

Otros autores dramáticos importantes son:

*Duque de Rivas: Don Álvaro y la fuerza del sino.

*Antonio García Gutiérrez: El trovador.

*Eugenio de Hartzenbusch: Los amantes de Teruel.

El amor frustrado es el tema de todas ellas por varios motivos, o porque el padre se opone a la boda, o porque hay un rival o por problemas de dinero.

El teatro cómico viene de la mano de Manuel Bretón de los Herreros. Sus obras más importantes son: A la vejez viruelas y Muévete y veras.