Literatura alemana

Filología alemana. Siglos XIV-XVII. Edad Media. Edad Moderna. Humanismo. Tópicos. Teatro. Poesía. Prosa. Literatura religiosa. Moral. Profana. Popular. Libros de caballerías. Autores. Erasmo. Lutero. Reforma. Guerra de los Treinta Años

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 22 páginas
publicidad
publicidad

LITERATURA ALEMANA IX

( 1350-1650 )

( 1700... ! Racionalismo )

  • Crisis de la Edad Media !HUMANISMO!consolidación de la Edad Moderna

  • Primera maduración de la lengua literaria:

  • Volksliteratur: Maere / Bîspel /Schwank !Volksmärchen

  • Pfaffe Amis / Epos ! Volk ------

  • Der Ackermann aus Böhmen

  • 1500: REFORMATION / Martin Luther:

  • Erasmus von Rotterdam (HUMANISMUS)

  • Das Narrenschiff / Jörg Wickram

  • Stadt ! Hans Sachs: Fastnachtspiele / MEISTERSANG (Lied / Norm / Regula)

  • MYSTIK: Meister Eckart !Jakob Böhme (300 años después) !poesía religiosa

[ siglo XVII en torno a la Guerra de los 30 Años : BAROCK]

  • Justus Schottel / Martin Opitz

  • LYRIK: Andreas Gryphius

Paul Fleming

Paul Gerhardt

Angelus Silesius

Quirinus Kühlmann

Catharina Regina von Greiffenberg (Mystik)

Schäferdichtung: Chistian Hofmann von Hofmannswaldau

  • THEATER: Jesuitendrama

Andreas Gryphius

  • ERZÄHLUNG / ROMAN:

Hans Jakob Christoph von Grimmelshausen

!

Schelmenroman

Höfischer Roman ! Daniel Caspar von Lohenstein: Arminius

La crisis de la Edad Media y la consolidación de la Edad Moderna

En las primeras décadas del siglo XIII algunos autores influyentes plasman en sus obras quejas sobre la depravación de la alta sociedad y del pueblo, la inseguridad en todo el país y la paulatina disminución del poder de los Staufer. Esta literatura provenía del sector conservador y, en cualquier caso, es una literatura esencialmente alejada de la realidad. En los siglos XIII y XIV la literatura sigue vinculada a los modelos heredados (que repite hasta la saciedad) y se dedica básicamente a la copia de manuscritos y a la imitación de motivos puramente medievales, ya fuera en alemán o en latín, mientras seguía viva la tendencia al anonimato artístico. Sin embargo, esta literatura ha dejado de estar en manos de los clérigos en un primer momento, y luego de los caballeros y ministeriales. En este momento ya existe un interés por el mundo clásico, pero no va a existir una oposición a la Iglesia.

Esta nueva literatura "burguesa" (aunque no desde la perspectiva moderna del término) está cargada de novedades:

  • La novela en prosa se encuentra en sus albores y poco a poco va sustituyendo a la tradicional epopeya en pareados;

  • El teatro, tanto religioso como profano, también surge en este momento;

  • La literatura especializada ofrece ahora un amplio abanico de obras, que abarcan desde la teología y la filosofía hasta las matemáticas.

Serán los escritos sobre ciencias naturales los que sentarán las bases de la nueva lengua alemana (el nuevo alto alemán), siendo las ciudades burguesas y las universidades los centros de este nuevo desarrollo, en lugar de las cortes y los monasterios. En estos centros se pretende volver a las fuentes clásicas sin dejarse mediatizar por la escolástica y la Iglesia católica. En este sentido, las zonas más ricas culturalmente hablando son el sur de Alemania, Praga y Bohemia. La primera universidad fundada en territorio alemán es la de Praga (1348), seguida más tarde por Viena (1368), Heidelberg (1385), Köln (1388) y Erfurt (1392).

En lo político, las luchas internas por el poder entre los Wittelsbach, los Habsburg y los Luxemburg inician una grave situación que irá empeorando en los siglos posteriores, desembocando finalmente en la división del estado asociado personal en numerosos principados territoriales. Al delegar el estado imperial en el sistema de feudos, los príncipes territoriales empezaron a adquirir cada vez más poder y terminaron siendo ellos quienes ordenaban la administración, los arbitrios, la legislación, etc., formando así reinos dentro del Reino. Esta dispersión geográfica y del poder llevó a la ausencia de una única Corte, con lo cual no es difícil entender la variedad y el número de los centros culturales (ciudades especialmente) del territorio alemán.

Se trata de una sociedad estamental basada en el patrimonio que posee cada uno, ya que la economía ha dejado de fundamentarse en el trueque y ha empezado a ser monetaria. El orden social medieval se transforma y adquiere mayor significado. Si en la Alta Edad Media solamente se hacían distinciones entre clérigos y laicos, ahora son varios los estamentos: clérigos, caballeros, burgueses y campesinos. Las ciudades se convirtieron en centros de integración estamental gracias a su rápido y floreciente desarrollo. Las ciudades registraron una gran afluencia de caballeros "aburguesados" y de campesinos desheredados en busca de libertad (y de poder medrar) ; esta necesidad de refuerzos por parte de las ciudades obedece a la creciente producción de los manufacturados, al nacimiento del comercio nacional e internacional (el comercio con los países mediterráneos y con las colonias orientales) y la implantación de un mercado dirigido por la ley de la oferta y la demanda. Por otro lado, esta sección de población siente la necesidad de asociarse para tener más peso social y para ello surgen los gremios (se empiezan también a fabricar objetos "de lujo", no necesarios para vivir), lo que va a permitir a sus miembros cambiar de estamento. La agricultura tradicional sustentada en el intercambio de productos o bienes naturales atraviesa una grave crisis que afecta a gran parte del campesinado y de los terratenientes, de forma que la mayoría huye hacia las ciudades. A todo esto hay que sumar las malas cosechas y las catástrofes, como la peste de 1347-1357, que diezmó la población alemana reduciéndola a la mitad y originó un grave conflicto político entre los terratenientes y los campesinos, ya que estos últimos no podían afrontar el pago de las rentas. Los primeros disturbios agrarios surgieron a finales del siglo XIV en el sur y suroeste de Alemania.

En el sur de Alemania se fundan numerosas ciudades en zonas comerciales de intercambio con productos del sur (Italia) y del este de Europa: Ulm, Augsburg, Nürnberg, ... En las ciudades son las familias patricias (en su mayor parte, comerciantes que se habían enriquecido rápidamente) las que rigen los destinos, si bien los maestros artesanos organizados en gremios consiguen pronto voz y voto en las magistratura urbana. En algunas ciudades como Köln, Frankfurt am Main, Zürich, Ulm y Augsburg hubo revueltas armadas con el propósito de alcanzar este objetivo [No hay que olvidar que los gremios presionaban a los aprendices, los inmigrantes y los criados]. La población urbana tenía aproximadamente la siguiente composición: un 10% de patricios, un 50% de menestrales y el 40% restante de individuos de clases inferiores. Mientras tanto, la iglesia seguía ejerciendo el poder espiritual en la vida diaria de la ciudad y del campo, si bien se vio afectada por numerosas crisis.

Tampoco interesa ya la ética cortesana debido a la dispersión; ahora será el mundo burgués el que quede reflejado en la literatura, ya que es el que tiene el poder económico en la ciudad. Ahora interesa más aferrarse a la tierra, ya que empieza a haber una actitud más vitalista y terrenal (se intenta dejar de lado la muerte y el más allá), predominando ahora lo humano frente a lo sobrenatural. La concepción del mundo cambia y hay una búsqueda de libertad intelectual, todo ello acompañado de muchos descubrimientos e invenciones. Aún así sigue habiendo corrientes místicas, devocionales y cristianizadoras; en este momento se veneran mucho las reliquias, hecho que la Iglesia va a potenciar por motivos económicos. Ambas tendencias coexisten en esta época de transición. Sin embargo, la muerte no se olvida del todo gracias a la peste de 1348, las guerras, una confrontación entre la vida terrenal y el más allá, la pervivencia de la idea del Juicio Final, ... Sin embargo, tiene más peso la nueva conciencia que se tiene del valor del ser humano.

Ahora empieza a existir una voluntad educativa en la literatura de talante más bien moral, pero no exenta de sentido práctico. De ahí el auge de géneros como el cuento, el drama, la aparición del Meistersang (en contraposición al Minnesang); sin embargo no hay un ansia por innovar en lo relativo a géneros y temas (la mayoría de las obras son puramente genéricas). Es en este momento cuando se produce el florecimiento de la prosa literaria que, junto con la ironía como método didáctico (las sátiras), harán que la literatura sea más accesible para el pueblo.

La literatura. Primera maduración de la lengua literaria

  • LOS TOPOI O TÓPICOS DE LA ÉPOCA.

Los topoi son esquemas fijos que proceden mayoritariamente de la literatura clásica, aplicables sobre todo a dos corrientes: la estoicista - que reflexiona sobre la brevedad de la vida y lo absurdo de pretender enriquecerse, ya que la muerte llega pronto - y la epicureísta - que reflexiona sobre la brevedad de la vida, llegando a la conclusión de que es mejor disfrutar de la vida mientras ésta dure. Los topoi más importantes son los siguientes:

  • memento mori: recuerda que vas a morir.

  • carpe diem: aprovecha el día.

  • collige virgo rosas: símbolo de la brevedad de la vida, incitación de la doncella a amar.

  • fortuna mutabile: la fortuna cambia. Típico del Renacimiento puro.

  • Ubi sunt?: ¿dónde están? Los tiempos pasados, las personas.

  • Nihil novum sub sole: nada nuevo bajo el sol

  • vanitas vanitatis: vanidad de vanidades. El hombre quiere igualar a Dios.

  • locus amoenus: lugar ameno, amable. Lugar idílico asociado a experiencias bellas (amor, amistad, etc.)

  • Beatus ille!: feliz quien huye de lo mundano y logra vivir en armonía.

  • Late anguls in herba: la serpiente late entre la hierba. El peligro acecha en todas partes.

  • homo viatio: la vida es un camino.

  • Somnis imago mortis: el sueño es una representación de la muerte.

  • captatio benevolentia: pedir la aprobación del público.

  • LA LITERATURA RELIGIOSA.

La literatura religiosa es parte esencial de la herencia medieval tardía. La vida ejemplar y la muerte de Cristo en la cruz son los grandes temas de esta literatura, cuyo objetivo principal es transmitir la seguridad de la salvación y la consecución del más allá ante el caos y la miseria de la vida terrenal. Se trata fundamentalmente de colecciones de leyendas recogidas en calendarios del año litúrgico, lecturas caseras de talante hogareño y dramas religiosos, formas literarias íntimamente vinculadas a la vida cotidiana y con un sentido eminentemente alegórico.

El drama era el género más importante de la literatura religiosa y solía consistir en autos de Pascua, Navidad y de Pasión, en elegías marianas, escenas de la vida de Jesús y de los profetas, cuadros del Paraíso, dramas de leyendas, etc. Estos dramas fueron en un primer momento escritos y escenificados por clérigos, y los actores solían ser campesinos y estudiantes. La Biblia servía siempre de trasfondo, si bien los adaptadores tenían plena libertad a la hora de crear figuras o escenas. La tendencia a ir aumentando el número de actores y el escenario hizo necesario su traslado del interior de las iglesias a las plazas, lo que trajo consigo un mayor cariz profano: ahora también intervendrían caballeros y comerciantes, además de diablos y cómicos burdos y baratos.

El drama religioso de estos siglos forma parte de un importante movimiento de fervor popular en torno a la Virgen María, símbolo de consuelo y ayuda en los peligros que acechan al hombre.

  • LA LITERATURA DIDÁCTICO-MORAL.

Sin embargo la inseguridad espiritual de la época reclama nuevos modelos de orientación pragmática, de donde se deduce la importancia que tendrá en la Baja Edad Media la literatura didáctica - moralizante sustentada por clérigos y seglares. Se trata de ofrecer al cristiano una fórmula de equilibrio en esta vida, de hallar la armonía entre Dios y el mundo, sentando así las bases de un universalismo cristiano. En el Juicio Final el rey y el mendigo son tratados por igual.

Los géneros preferidos para la expresión de estas ideas son la farsa, la fábula y el auto, a los que hay que sumar los géneros tradicionales aún en uso de la literatura bíblica, la poesía didáctico - religiosa, la literatura edificante, la sentenciosa y la crónica. Hacia finales del siglo XV esta literatura moralizante comienza a mostrar rasgos de la nueva sociedad urbana burguesa.

  • FORMAS LITERARIAS PROFANAS.

Con la farsa y el escarnio entran en la literatura alemana formas profanas con carácter puramente de divertimento. Estas piezas burlescas encuentran una muy favorable acogida entre el público, que las prefiere al drama religioso por su comicidad. Los "juegos de carnaval" no proceden de una forma literaria genuina, sino de las ansias humanas de distensión, estando así emparentados con el chiste, la sátira, la ironía, el cuento, la anécdota, la fábula, el ejemplo y la pieza humorística, por citar algunos géneros. Hay que hacer especial hincapié en que estas formas literarias, en una primera fase, tenían como destinatarias sólo a la nobleza y a la alta burguesía; no sería hasta finales del siglo XVI cuando adquirieran su carácter eminentemente popular.

La farsa de carnaval ("Fastnachtspiel") tiene un papel principal en la cultura "de la risa" que se desarrolla en esta etapa de la Edad Media. La risa y el jolgorio son los únicos remedios de que el hombre dispone para liberarse momentáneamente no sólo del pánico al más allá, a lo sagrado, a la muerte en sí, sino también de los mandatarios, los poderosos, los propietarios de las tierras y todo aquello que le esclaviza. El hombre exterioriza estos sentimientos en la plaza pública, donde se celebra la fiesta del carnaval, fundiéndose con una masa de personas extrañas de todas las edades y clases sociales. El carnaval, que comenzaba el Día de Reyes o el de la Candelaria, venía a ser el contrapunto de las semanas posteriores (la Cuaresma) de vida interior y ascética, pero, por otro lado, el carnaval coincidía también con tradiciones paganas relacionadas con las estaciones del año, fiestas de la primavera, de otoño e invierno que, aunque habían sido despojadas de su carácter mítico pagano, aún seguían celebrándose. Durante la representación de estas farsas el público interviene en el festejo llamado por los actores, que no pretenden ocupar un lugar privilegiado ni llegar a un distanciamiento acusado del público, sino que se mezclan con él en el jolgorio.

El Fastnachtspiel no reclama un escenario ni ofrece un proceso escénico: el narrador da la entrada a los recitadores y éstos a su vez le devuelven la palabra; sus intervenciones no tienen un final cerrado y se dirigen siempre a los circunstantes solicitando su participación y sus interrupciones. El objetivo de esta "comedia" era alcanzar el típico ambiente carnavalesco: alegría, diversión y risas para finalizar con una danza común entre público e intérpretes. Los actores no se andaban con remilgos ni en la dicción ni en la gestualidad: las groserías, obscenidades y expresiones vulgares eran parte consustancial de este mundo de diversión, libre de reglas de conducta y urbanidad. Los primeros testimonios de farsas de carnaval datan del año 1430, perdiendo importancia a partir del 1600. Las diferencias con la literatura religiosa son más acusadas que en la farsa normal o Schwank, por razones externas o sociales urbanas.

  • LA LITERATURA POPULAR.

  • SCHWANK.

El lugar de lo ético y lo trágico en la literatura de la Edad Media tardía va siendo ocupado poco a poco por el entretenimiento y el humor. Ahora el peso específico de la narrativa reside en los relatos breves con carácter didáctico y rasgos de Schwank (relatos breves en prosa o verso de tema divertido que concluyen con una moraleja), lo que acabará derivando en los Volksbücher, género que surge en este momento y que conoce su momento de esplendor en los siglos XIV y XV. Surge por influencia francesa (origen latino > Francia > Alemania) y por ello resalta virtudes de carácter práctico (la astucia, la malicia, la capacidad de engañar, ...) Las tramas y el estilo tienen rasgos muy marcados: son popularmente zafias y su finalidad principal es la de entretener mediante la exaltación de lo drástico y de lo obsceno. Es un género literario dirigido al pueblo y cuyas obras son anónimas en su mayoría.

Las principales características del Volksbuch son, por un lado, el hecho de poner de relieve la necedad de los burgueses y, por otro, la estructura en forma de recopilación de relatos breves salpicados de anécdotas, chistes y chascarrillos. Este tipo de obras tuvo un éxito enorme hasta el Barroco, siendo después fuertemente rechazado por Gottsched. El concepto de Volksbuch es muy moderno: se lo debemos a Joseph Görres ya en la época del Romanticismo, momento en el que se recupera el género.

Ya en el siglo XIII algunas de estas obras comenzaron a mostrar -partiendo de los antiguos motivos de los cuentos- cómo simples, pobres y valientes héroes del atormentado pueblo llano podían vencer con la ayuda de mentiras y engaños a los todopoderosos personajes políticos y eclesiásticos. Se trata denuevos personajes prototípicos, como el Pfaffe, que siempre está implicado en incidentes de los que sale airoso con una actitud burlesca, o el Eulenspiegel, un campesino astuto que a veces hasta se pone por encima de personajes superiores a él en la escala social. Este último personaje aparece con frecuencia en compilaciones de los siglos XIV y XV ; incluso se cree que el famoso Till Eulenspiegel existió en realidad. Se dice que procedía de la zona de Brünswick, que era hijo de un artesano y que emigró a la ciudad para ejercer allí su profesión (este tipo de gente trabajan como Lehrlinge de artesanos, pero no pertenecen a ningún gremio). Eulenspiegel es un espíritu libre, no está atado a nada - ni protegido por nadie - y va por la vida tomando el pelo a los demás. El juego literario está basado en los malentendidos, en los juegos de palabras, lo cual muestra una actitud crítica y chistosa dentro del contexto de lo cotidiano. La sátira y lo grotesco de esta época van a dar lugar a una tradición literaria que llega hasta nuestros días.

En este momento ya se refleja en el Schwank una cierta lucha del pueblo contra los estamentos dominantes, puesta en tono de sátira poderosamente ruda y feroz. Un buen ejemplo de ello es Der Pfaffe Amis (s, XIII, en verso y rimadas), de un autor que se llama a sí mismo Der Stricker (?-ca.1250). Se trata de una serie de Schwänke en la que el autor critica de una forma risueña la necedad del ser humano desde los golpes de ingenio de un ingenioso clérigo. También Der verklagte Bauer, de Heinrich Kaufiger, donde el villano desclasado triunfa sobre el poder eclesiástico.

Las Schwanksammlungen fueron una consecuencia del estímulo humanista. En Italia junto con la Novelle se desarrolló una especie de Anekdote chistosa; ésta contaba de forma elegante un acontecimiento erótico en el que ya se vislumbraba una visión ingeniosa, juguetona y un poco frívola de la narración, visión que se correspondía plenamente con el sentimiento vital del Renacimiento. En Alemania fue Heinrich Bebel quien pusiera la primera piedra con sus Facetien, Schwänke en latín en las que se narraban las peripecias de campesinos, curas, muchachas y estudiantes de una forma artística y chistosa. No había límites: tampoco un monje como JOHANNES PAULI se arredró ante la idea de contar anécdotas groseras en Schimpf und Ernst (1522). El ejemplo de Bebel fue seguido por otros muchos autores como Jakob Frey (Gartengesellschaft, 1556), Valentin Schumann (Nachtbüchlein, 1559) y H. W. Kirchhof (Wendunmuth, 1563) entre otros, en quienes predomina el gusto por la situación cómica, la burla hacia los locos, el triunfo de las artimañas astutas y el grosero encanto de lo explícitamente erótico. En todos estos Schwänke aparecen el cura, los campesinos astutos, la esposa pendenciera, los calzonazos y un personaje como Till Eulenspiegel, Hans Klauert, Klaus Narr o una comunidad entera como la de los habitantes de Schilda a los que se toma como héroes en una situación de una comicidad inagotable. La Schwankdichtung se fue desarrollando y ampliando en parte en relación con las divertidas y morales Predigtmäre, en parte a raíz de las historias de tradición popular.

  • Narrenliteratur.

La figura del Narr (Till Eulenspiegel, por ejemplo) representa a la gente extraña, los que están al margen y que, sin embargo, tienen ciertos privilegios por ser especiales. Lo más característico del Narr era su forma de vestir. Originariamente el Narr llevaba una capa, la Narrenkappe o Tarnkappe, que no era más que la piel de un asno; también llevaban un gorro que tenía orejas de asno. Con el tiempo tanto la capa como el gorro se hicieron de otros materiales. La capa servía para que el Narr se ocultara debajo de ella al burlarse de los demás y el gorro, que llevaba cascabeles en las puntas, para hacer reír. Ambas prendas se llenaron de colores vivos. El Narr lo puede ser de nacimiento y puede hacerse (pueden ser deformes, contrahechos, locos, ..., todos aquellos que se salgan de lo normal o habitual) a través de una ceremonia esotérica de iniciación que se puede ver en el Simplicissimus. Los poderosos, al igual que tienen perros e compañía y halcones de caza, tienen también Narre particulares para que digan las verdades, ya que eran los únicos capaces de decirle las verdades a los poderosos, con lo que ellos mismos adquieren una gran parcela de poder en las Cortes. Los Narre tenían algo de demoníaco ante los ojos de los demás (no tienen la armonía física o mental divina - a imagen y semejanza). Por otro lado, también están los necios, que si bien no se mueven racionalmente sí lo hacen por interés, dejándose dominar por los vicios [a ellos también se les llama Narr].

Un buen ejemplo de esta Narrenliteratur es el Narrenschiff (Basilea, 1494), de Sebastian Brandt. Brandt estudió con los monjes y era un hombre de gran inteligencia; más tarde se especializó en derecho civil y eclesiástico en la Universidad de Basilea. Brandt tiene una intención didáctica y se preocupa mucho por la salud moral del pueblo, por lo que hace su obra asequible para éste. La obra es una denuncia de los males y vicios de la época puesto en escena por un grupo de locos que viajan juntos en barco hacia "Narragonien". Es este viaje lo único que da cohesión a la obra es el viaje; por lo demás se trata de un desfile de personajes similar a los desfiles de Carnaval (muy importantes de Basilea). Todas las capas sociales aparecen en el libro, incluso el autor en el primer capítulo; además, los personajes no son personajes individuales, sino tipos sociales. En el libro los atributos del Narr consisten en la capa, el gorro con orejas largas y cascabeles, una gaita, una clava y un cuco (en lugar de un halcón). El libro no tiene una conclusión: parece que se buscaba la comicidad para provocar al lector a corregir sus vicios, en lugar de utilizar el típico sermón medieval. El libro está escrito en octosílabos pareados (2079 yámbicos), repartidos en 112 capítulos, que empiezan con una fórmula. [Algunos motivos se repiten en varios capítulos] Las figuras retóricas también se encargan de dar cohesión a la obra: amplificación, ilustración, repetición, ... Brandt usa una retórica muy buena y presenta el tema de una forma muy culta: el vicio no es un pecado, sino una insensatez. El libro tuvo una enorme difusión y gran éxito. Das Narrenschiff no va dirigida a un público concreto y tiene aún vigencia. Fue un bestseller e influyó en otros autores como Hans Sachs, Rabelais, Gryphius, Gottsched, Jean Paul, ...

En 1470 llega la imprenta a Basilea, hecho que tuvo gran importancia. Los impresores se sentían artistas y hacían ediciones muy cuidadas, de forma que la ciudad se convirtió en un importante centro cultural. Das Narrenschiff está impreso en forma de emblemata, que se divide en tres partes: inscriptio (Überschrift), pictura (Bild) y subscriptio (Narratio); de esta forma, quien no sabe leer puede recurrir a mirar el grabado que resumía el capítulo, aunque este argumento es dudoso. Los grabados del Narrenschiff son del mismo Durero, lo que hace del libro una pequeña joya.

  • Libros de viajes y caballerías.

En este momento aparecen también los relatos de viajes de origen legendario, que cosechan mucho éxito en el siglo XV, muy unidos s un gusto por lo oriental que también se plasma en la aparición de traducciones de relatos orientales, como, por ejemplo, Buch der Beispiele de Antonius von Pforr. También hay numerosas recopilaciones de relatos histórico-legendarios, como Alexanderbuch de Hartlieb. Los traductores en este momento se dividen en función de los idiomas: de las obras en latín se encarga la Iglesia, de las traducciones del griego los intelectuales y del francés las mujeres de la nobleza.

Los relatos caballerescos (Buch der Abenteuer, compilación, Ulrich von Füeterer) y las novelas de caballerías - con mucho éxito en el siglo XV - aparecen por influencia francesa, lo que hará de las mujeres nobles su público por excelencia. Algunas de ellas escribirán también algunas novelas de este tipo, como Elisabeth von Nassau Saarbrücken con Hugschapler (1500), Herpin (1514) y Loher und Maller, y Eleonore von Österreich con Pontus und Sidonia (1483). Es un género cultivado por mujeres y escrito para mujeres, que eran las más cultivadas en aquella época. La novela caballeresca medieval se fue pasando a prosa en versiones: Tristan (1484; seguía teniendo mucho éxito, sobre todo en la Corte y entre los burgueses), Herzog Ernst (1493), Melusine (trad. del francés, 1456, de Thüring von Ringoltingen), Magelone (1527), ... También se traducen novelas italianas renacentistas como Euríalo y Lucrecia de Eneas Silvio Piccolomini (1466), Il Decameron de Boccaccio (1472) y Translatzen (textos de Petrarca, 1478).

  • LA LITERATURA ESPECIALIZADA.

El carácter popular de esta literatura supuso una aportación muy importante a la formación de la lengua alemana moderna. El proceso de madurez de Alemania como nación cultural con literatura y lectorado no se puede explicar sin la literatura especializada como elemento difusor de la cultura y los conocimientos técnicos. La literatura técnica supera cuantitativamente a la poética: las sumas teológicas, las crónicas historiográficas universales, los libros de cetrería y cirugía tenían más lectores y más repercusión que la propia literatura. Los libros de mayor difusión en la Alemania medieval fueron Schwabenspiegel, el Büchlein der ewigen Weisheit de Seuse, Rossarzneibuch (Farmacopea del caballo) , Das Leben Jesu de Heinrich von Sankt Gallen y la Praktik del maestro Bartholomeus. Esta literatura no estaba limitada a círculos de unos pocos leídos e interesados, sino que pasaba por infinidad de manos pertenecientes a todas las clases sociales.

Para poder comprender la dimensión y estructura de esta literatura hay que echar un vistazo al sistema educativo medieval, basado en la escolástica, que distinguía entre las llamadas "artes liberales" (obligatorias para todos los estudiantes), las "artes mecánicas" (que comprendían la milicia, la navegación, la geografía, el comercio, la agricultura, el hogar, el régimen forestal, la veterinaria, etc.) y las "artes prohibidas", que estaban supeditadas al veredicto de la Iglesia y las leyes: las pseudociencias de la nigromancia y la magia, la usura profesional y las prácticas engañosas de los comerciantes y los menestrales. Fueron las artes mecánicas las que, a través de los libros, se convirtieron en la estructura básica económica y cultural de la ciudad.

El progreso en algunas ciencias como la medicina, la astronomía, la urbanística, el comercio, la arquitectura y la química se documentaban por escrito en obras que fueron en buena parte traducidas a otras lenguas, del mismo modo que se tradujeron al alemán muchas obras científicas del exterior.

1500: Humanismus y Reformation. Erasmo y Lutero

  • El Humanismo.

El inicio del Renacimiento en Italia suele situarse normalmente en el siglo XIII con la caída de los Staufer, lo que provoca un vacío de poder que posibilita el nacimiento de las ciudades y de una nueva e importante cultura urbana. En el siglo XIV encontramos a Petrarca, el primer humanista auténtico, y a Boccaccio, que influye mucho sobre la literatura alemana. Es importante recordar que con la conquista de Constantinopla en el año 1453, los intelectuales que allí vivían buscan refugio en Roma y traen consigo sus amplios conocimientos del griego. Esto llega a Alemania (s. XV) a los núcleos universitarios, dando lugar a la formación de las Gelehtekreisen. Se pensaba que el Humanismo era un movimiento pagano, si bien esto no es cierto. Los pilares del Humanismo son, básicamente, los siguientes:

  • integrar la filosofía griega clásica en el mundo de las postrimerías de la Edad Media;

  • la búsqueda de la verdad y de un conocimiento más profundo de las lenguas clásicas sin dejarse mediatizar por la Iglesia, es decir, yendo a las fuentes (ad fontes). De hecho muchos empiezan a aprender hebreo para poder leer la Biblia en su lengua original;

  • la Iglesia se percibe como una institución que hasta ahora sólo se ha dedicado a engañar y que hace su agosto con la venta de indulgencias y bulas;

  • se pasa de una época teocéntrica a una antropocéntrica, atravesando primeramente una etapa de confusión;

  • la antigüedad clásica se toma como una cultura apropiada para relegar al olvido las caducas ideas de la Edad Media;

  • se intenta hacer del alemán una lengua de cultura.

Surgen dos corrientes filosóficas importantes: la Naturphilosophie y la Staatphilosophie. La Naturphilosophie se sustenta en el panteísmo ancestral de los germanos, siempre respetuosos e interesados en la naturaleza (consideración de bosques y árboles como sagrados), lo que ahora se interpreta como una búsqueda de Dios a través de la naturaleza. También se desarrolla muchísimo la Heilkunde y se empieza a intentar salvar a los enfermos y a los locos de la muerte (es la época en la que aparece toda la obra de Paracelso). La Staatphilosophie está representada por Maquiavelo (Italia) y Jean Bodin (Francia), que desarrollan unas teorías de Estado que iban a llevar a Europa hasta el absolutismo - sin embargo en Alemania no había un estado centralizado, de forma que cada Corte adquiere gran importancia. Esto se refleja también en la literatura: los autores cada vez escriben más para la Corte y menos para la burguesía.

  • Frühhumanismus (1350-1480)

Este humanismo temprano se da principalmente en regiones como Bohemia, Austria y el sur de Alemania, y se caracteriza por la falta de oposición real contra la Iglesia, si bien sí existe un gran interés por la antigüedad, que queda casi equiparada al catolicismo.

La historia de la literatura alemana renacentista comienza con una obra aislada, un experimento vanguardista temprano que se anticipa a su época en casi un siglo: Der Ackermann aus Böhmen. Hacia 1400 o 1401 un escritor próximo al círculo humanista de la cancillería de Praga, el secretario Johannes von Tepl, redacta este librito en prosa en forma de réplica y contrarréplica judicial (si bien el libro no se imprimió por primera vez hasta 1460 en Bamberg). Se trata de un diálogo entre un campesino y la muerte, una porfía en la que el campesino, indignado, se defiende contra la muerte, causante de su desgracia, llevándola hasta el tribunal supremo de Dios por haberle arrebatado a su esposa. La muerte será la defensora de una cosmovisión clerical medieval y anuncia la idea del nihilismo de la vida, de la miseria de la existencia terrenal, defendiendo igualmente el principio señorial de posesión: "Creemos que un siervo será siempre siervo y un señor, señor". Frente a esto el campesino no se resigna ante la muerte y opone una nueva concepción de la vida y la felicidad humanas: "el hombre es la más grandiosa, la más libre y más artística de las obras del Creador". Según el campesino los componentes básicos de la felicidad terrena son el amor, el matrimonio y la familia. Por su valentía Dios otorga al campesino el honor; sin embargo, la vencedora es la muerte, pues nadie puede sobreponerse a las leyes de la naturaleza. En esta dualidad del Ackermann queda reflejada la controversia humanística del individuo con la antigua fe y la imagen del hombre. El lenguaje de la obra no es pomposo ni florido, como podría esperarse de un juicio, sino que refleja los sentimientos con gran perfección. El libro está formado por 33 capítulos que se reparten según los personajes alternativamente (Ackermann - Kläger / Tod - Angeklagter), hasta que aparece Dios en el capítulo 33 y dicta sentencia. La obra se cierra con una oración del Ackermann en cuya rima aparece el nombre de Johannes (esto es una novedad, ya que hasta el momento los autores no habían defendido su propiedad intelectual y no habían firmado sus obras. En este momento el hombre descubre su valor como individuo y por eso pone su nombre en la obra). Los personajes no son ni alegóricos ni estáticos, sino que van evolucionando a lo largo de la obra. Los tópicos que se manejan aquí son la vanitas, la Vergänglichkeit, la falta de valor del ser humano, ... todo ello frente a la recién descubierta dignidad del hombre (Ehre, Würde).

La mística de la Alta Edad Media alemana coincide cronológicamente con el apogeo del Renacimiento en Italia. La mística contribuyó a crear conflictos en el seno de la iglesia: la "unio mystica", la unión perfecta con Dios en el íntimo santuario del alma repercutió negativamente para el clero (al igual que el Renacimiento - Humanismo), ya que desde su punto de vista la jerarquía y los cargos eclesiásticos eran superfluos. La Iglesia, al percatarse de esto, se defendió promoviendo las persecución de los herejes y la condena del más importante de los místicos alemanes, Meister (Johannes) Eckhart (1329). Pocos años después hace su aparición en los Países Bajos la llamada "devotio moderna", un movimiento ascético-místico que floreció entre los Brüder vom gemeinsamen Leben y los canónigos regulares de San Agustín. La "devotio moderna" es contraria a la espiritualidad demasiado intelectual que imperaba en el momento, ya que pone en peligro la consecución de su objetivo fundamental: el perfeccionamiento del hombre. La alternativa que se ofrece es una espiritualidad más accesible a todos los creyentes: sus preceptos están recogidos en forma de sentencias (fáciles de memorizar) en colecciones como las Rapiaria, encaminadas a suscitar la meditación que, junto con la oración, son el medio esencial de elevar el alma hasta Dios. Esta doctrina ha quedado reflejada en obras como De imitatione Christi (1470), de Thomas von Kempen; junto con la Biblia, uno de los libros de devoción más difundidos en la cristiandad.

Hacia la mitad del siglo XV aparecen en Alemania los llamados humanistas errantes (Peter Luder, Samuel Karoch von Lichtenberg). Primero como estudiantes y luego como profesores, solían cambiar de centro todos los semestres, ya fuera para adquirir los "studia humanitatis" o para impartir sus conocimientos. Las enseñanzas humanísticas sólo pudieron implantarse en la universidades alemanas cuando consiguieron relegar a las viejas disciplinas escolásticas establecidas. Estos estudios humanistas consistían fundamentalmente en la enseñanza y aprendizaje de las lenguas clásicas (especialmente el latín), la retórica, la poética y la historia.

Otro grupo de humanistas alemanes ha sido etiquetado de traductores prehumanistas. Su actividad consistía principalmente en popularizar en alemán el acervo humanista europeo. Los más conocidos eran Niclas von Wyle (Luciano, Petrarca, Boccaccio, Eneas Silvio -futuro Pio II-, ...), Heinrich Steinhöwel (De claris mulieribus y el Decameron de Boccaccio) y Albrecht von Eyb (Plauto, principalmente). Algunos humanistas alemanes llevaron a cabo una gran labor editora. Es el caso de Konrad Celtis, quien, además de ser el primer poeta alemán coronado (por Federico III en 1487, Nürnberg), propició el descubrimiento de obras tan relevantes como la Germania de Tácito y los escritos de la primera poetisa alemana, la religiosa Roswitha von Gandersheim (s. X). Siguiendo el modelo de las academias italianas, fundó en 1490 varias sociedades científicas para el fomento de las artes y las ciencias, las "Sodalitates", con sede en Viena y Heidelberg.

  • Blütezeit (1480-1520)

En este segundo periodo se produce el florecimiento de las ideas humanistas y la rebelión frente a la Iglesia, la escolástica y las ideas medievales se patentiza. La situación se radicaliza un poco:

  • se critica a los dogmas de la Iglesia;

  • se critica a los teólogos de las universidades, que despreciaban los estudios humanísticos y no querían ver la cultura en manos de los laicos;

  • se critica a los abusos del clero, que se presenta siempre como corrupto, inmoral y despreciable;

  • se revisa la transmisión de la Biblia y se procede a depurarla de forma crítica (Erasmo y Lutero);

  • se adquiere la idea de conciencia nacional o patriotismo - patria entendida como Alemania frente a Roma -;

  • se llega a una lucha espiritual contra Roma, en parte por la hegemonía cultural de Italia, en parte porque la Iglesia se erige en intermediaria de la salvación del hombre (la "tutoría espiritual");

  • se desarrolla la literatura popular (de tono moralista y un poco pesimista, siempre cuestionando la época) y la poesía neolatina (de tono menos derrotista, ya que sus autores se sienten un poco por encima de todo).

  • JOHANNES VON REUCHLIN (1455 - 1522).

Uno de los acontecimientos del primer humanismo alemán es la llamada Reuchlin-Streit. Johannes Reuchlin era profesor de derecho en Tübingen, muy ducho en griego y hebreo. En 1509 un famoso judío converso de Colonia (cuya universidad era un bastión escolástico) comienza a extender la opinión de que hay que destruir a los judíos, empezando por sus libros. Ante las protestas de algunos profesores universitarios, que se oponen a la destrucción de la cultura, se nombra una comisión para decidir qué libros judíos debían salvarse, comisión de la que Reuchlin forma parte. Ante la negativa de éste a destruir libros el judío lo desacredita (1511, Handspiegel, la respuesta de Reuchlin es el Augenspiegel), siendo amenazado y después acusado formalmente de hereje. Los humanistas cierran filas alrededor de Reuchlin y le escriben numerosas cartas de apoyo, que él recoge y publica en Epistolae clarorum virorum (1514). Reuchlin fue un humanista excelente y muy considerado y tenía muchos conocimientos de hebreo, promoviendo mucho su estudio; en Rudimenta hebraica había ya mostrado su admiración por el judaísmo y el hebreo, y en De verbo merifico, su interés por la cábala. Esta situación condujo a una gran controversia, ya que muchos humanistas (a pesar de serlo) estaban en contra de los judíos [el propio Lutero en un primer momento apoya un poco a los judíos, pero luego llega a invitar a su persecución]. Para estas peleas verbales se utilizaban las Flugblätter, unas epístolas críticas en forma de panfleto con las que se contestaban entre ellos. Aparte de esta controversia pro-judíos Reuchlin también fue autor dramático, escribiendo obras críticas como Sergius sive capitis caput (contra el comercio de reliquias que promovía la Iglesia).

  • ERASMUS VON ROTTERDAM (1466? - 1536).

Erasmo fue muy famoso y renombrado en su época y era amigo de personajes contemporáneos importantes como Tomás Moro. Erasmo estaba muy influenciado por la devotio moderna y se erigió en portavoz europeo del humanismo cristiano. Según Erasmo Sócrates y Cristo pueden compararse porque tienen un objetivo común: formar en la razón y en la humanidad. En él se unen la sabiduría clásica y la ética cristiana, lo que lleva a una renovación de la vida del occidente europeo. Las obras principales de Erasmo son las siguientes:

  • una edición del Antiguo Testamento.

  • Adagia (1500), un compendio de 4000 dichos y sentencias morales.

  • Enchiridion militis christiani (1502), el manual del perfecto caballero cristiano y sus virtudes morales.

  • Colloquia familiaria (1502). Es una obra llena de ironía en la que trata temas polémicos para la ignorancia generalizada de la época, como las reliquias, la superstición, el negocio de las peregrinaciones (Roma, Santiago), la amoralidad que rodeaba al monacato y a la gran curia romana, ... tiene un estilo sencillo e irónico similar al de Cicerón y está escrito en forma de diálogos (81 en total).

  • Laus stultitia (1509), también conocida como Encomium moriae. Siguiendo la tradición de Sebastian Brandt utiliza la figura del Narr como instrumento de crítica social. Erasmo es muy irónico, pero muy elegante a la vez. Aquí hace una crítica a la amoralidad del clero y al hecho de que, siendo los representantes de la cultura, estuvieran tan atrasados con respecto a la ciencia. El personaje principal, la señora Torheit, se pavonea ante sus seguidores (clero y teólogos), que especulan sobre temas estúpidos.

  • La Reforma luterana.

A finales del siglo XIV y principios del XV se empiezan a escuchar quejas y acusaciones directas contra la organización tanto de la Iglesia como de la sociedad. Erasmo acusa a los príncipes de ser ellos los que promueven las guerras para su provecho y para perjuicio del pueblo, Albrecht Dürer afirma que los gobernantes despojan a la población de lo que ha conseguido trabajando "para que sirva de alimento a los vagos", ... Por esto, en la literatura alemana de estros siglos abunda una serie de escritos de carácter crítico - social y de connotaciones programáticas reformistas, sobre todo en lo relativo a la dignidad humana. El anónimo autor de la Reformatio Segismundi (1439) afirma: "Es insólito que en la devota cristiandad haya que revelar la terrible injusticia existente entre los hombres que, aun con la mirada dirigida al Señor, se atreven a decir a un ser humano : `tú eres propiedad mía ´; por su parte, otro autor anónimo conocido como el revolucionario del Alto Rin escribe en Das Buch der hundert Kapitel und vierzig Statuten (1498-1510) algo similar: "El noble dice: `Tú eres hombre de mi propiedad´. Pero la verdad es que nosotros los alemanes somos libres, libres según el derecho de Carlomagno".

En la misma línea se encuentra el crítico más importante de la literatura alemana de finales del siglo XV: Sebastian Brant. Su obra principal, Das Narrenschiff (1494), escrita en pareados en la más pura tradición medieval, nos retrata por estamentos la sociedad de locos que viajan a "Narragonia". La sátira consiste principalmente en la queja por la pérdida de la fe y el consiguiente desmoronamiento del Imperio, aunque llevada a la época del Imperio Romano. Brant sentencia: "La libertad era tu meta / cuando regía un consejo común. / Pero cuando la altanería se impuso / y las ansias de riqueza y de poder / y el ciudadano se peleaba con su vecino / y nadie pensaba en el bien común / el poder comenzó a desmoronarse". Brant no veía remedio para su tiempo y tenía pocas esperanzas de recuperación, si bien tampoco hizo propuestas de reforma. Su poesía, aunque de rasgos conservadores, muestra pensamientos plenamente burgueses, como por ejemplo, el rechazar la nobleza de nacimiento en favor de la nobleza interior.

  • HUMANISTAS AL SERVICIO DE LA REFORMA.

Además de la libertad y la igualdad de todos los estamentos ante la ley, la cuestión religiosa continuaba siendo un punto importante por el que luchar. El Papa y la curia de Roma eran un punto de fricción, más aún si tenemos en cuenta que entonces no era común la convicción de la infalibilidad pontificia ni el primado de origen divino. Tanto los humanistas como el propio pueblo sentían una profunda antipatía por el Papado, en parte por la escasa calidad moral de los Papas de la época y por la cuestión de las bulas y la venta de indulgencias, que indignaba a muchos (Lutero entre ellos). En el ámbito político las circunstancias peculiares del Imperio alemán influenciaron mucho el conflicto. Alemania era una realidad territorial disgregada en más de trescientas noventa entidades entre ducados, principados, condados, margraviatos, obispados territoriales y ciudades libres. Todos estos Estados coinciden en su esfuerzo por arrebatar a Roma y al Emperador competencias que creen propias; la Reforma de Lutero les va a ofrecer una ocasión envidiable -que sabrán aprovechar- para hacerse con recursos materiales desamortizados y jurisdicciones de las nuevas iglesias luteranas en beneficio de los príncipes y de la oligarquía urbana.

Tampoco podemos olvidar el peso de la mentalidad popular, abismalmente separada y distinta de la de las elites humanistas, sobre todo en lo religioso. Lutero participa también de este mundo peculiar lleno de demonios, ángeles y cercanías apocalípticas; también está imbuido por el rechazo a tantas mediaciones como necesita el fervor popular y, sobre todo, está identificado con la preocupación dominante: la de asegurar la salvación, la de lograr garantías de un Dios perdonador. Lutero, ya profesor en la Universidad de Wittenberg (1512), se centra en el empeño de reformar la teología a través de su enseñanza; ya en esta época se vislumbran las ideas que luego moldearán su actitud reformadora: las críticas a la Iglesia como institución, las invectivas contra ciertas formas de piedad, los ataques contra la escolástica, el señorío indiscutible de las Escrituras como única autoridad en materia de fe (pilar fundamental de la Reforma) y las dudas acerca de la posibilidad de que el hombre sea capaz de liberarse del pecado por sus propios medios.

En un primer momento había un ansia de renovación cultural y en todos los ámbitos, postura que apoyaron todos los reformadores y que sirvió para difundir sus ideas, pero la primera reacción, la Bauernkrieg de 1524, puso de relieve la radicalización de Lutero, ante lo cual muchos humanistas se opusieron a la Reforma. Los principales humanistas que apoyaron la Reforma fueron los siguientes:

  • MELANCHTON (1497-1560). Era conocido como el praeceptor Germaniae. Fue uno de los principales apoyos de Lutero y también consejero filológico de éste (colaboró con él en la traducción alemana de la Biblia). Melanchton propone la reforma de la enseñanza superior (lo que condujo a la extensión de los Gymnasien por todo el territorio protestante), con el objetivo de educar a los jóvenes en la moral y la fe de la Reforma a través de las lenguas clásicas, y hacer de ellos modelos para la sociedad. De entre sus obras hay que destacar Lebensbeschreibung Luthers, en la que defiende tanto a Lutero como a la Reforma; De utilitate fabularum; Eine Schrift wider die Artikel der Bauernschaft.

  • ULRICH VON HUTTEN (1488-1523). Fue otro gran humanista y amigo de Lutero, además de uno de sus consejeros filológicos. Hay un espíritu combativo en la obra de Hutten, que une los temas religiosos al sentimiento patriótico: Hutten piensa que es más fácil llevar a cabo la Reforma si el territorio alemán está unificado, por lo que cree que todos deben apoyar al Emperador con este empeño. Hutten es un agitador y busca un levantamiento nacional, para lo que escribe una carta al Kurfürst von Sachsen y le propone a Franz von Sickingen que sea él quien lo dirija. Se declara firme enemigo de la Iglesia romana. Hutten escribió muchas de sus obras en latín, pero decidió traducir muchos de sus diálogos al alemán para que legaran al pueblo (esto le dio mucha popularidad).

Fue uno de los grandes héroes de la Reforma junto con Lutero; se le considera el prototipo del christlichen Ritter con las armas y las letras para defender la Reforma, dando así el paso del poeta laureatus al escritor comprometido. La función de su literatura es puramente propagandística y publicitaria en busca de la acción. Él mismo denomina a su poesía Bekenntnis Dichtung, ya que reconoce su propio fracaso. Hutten termina siendo perseguido, pero él está segura de que es ésta la voluntad de Dios; cree que no se le ha juzgado racionalmente, sino según las antiguas costumbres, y que su sacrificio personal sirve a una causa común. Debido a esto se ve obligado a huir, mientras que Erasmo y Lutero le abandonan (piensan que el fin no justifica los medios).

Sus obras más importantes son:

  • Epistolae obscurorum virorum (1515, 1517). La primera parte lo escribió en colaboración con Hermann von dem Busche, y la segunda en solitario. Se trata de unas disquisiciones absurdas escritas en latín macarrónico que fueron acogidas con gran escándalo, ya que se creyó que eran auténticas. No son más que otro apoyo a Reuchlin en contra de la incultura escolástica y a favor del humanismo.

  • Phalarismus (1517). Se trata de una serie de diálogos en los que el Herzog von Württenberg es enviado a los infiernos a aprender nuevos métodos de tortura (este duque había asesinado a toda la familia de Hutten, que era de origen noble).

  • Fortuna (1517). Fortuna contra la pobreza y el otro contra la enfermedad.

  • Vadiscus. La "trias romane" (1520). Habla de las cualidades de la corte papal asociadas a Simón, Judas y la ciudad de Gomorra. Este escrito influyó mucho en Lutero. Aquí habla de la Raubrittertum, que debería ayudar al Kaiser a defender el país.

  • Gespächsbüchlein (1521). Basado en los coloquios de Luciano, se tratan aquí temas de actualidad en un lenguaje muy directo. Esta obra tuvo una gran difusión y fue un revulsivo social., dando lugar a las Streitschriften y Flugblätter.

  • Arminius (1529). Aquí Hutten eleva a Hermann a la categoría de héroe nacional, al igual que ya había hecho Erasmo en los Colloquia, si bien no lo enfoca de forma distanciada y elegante como Erasmo, sino que lo trata como un tema de actualidad.

  • Erst und ander Fieber (). Es una crítica a la curia romana: ésta es castigada por su comportamiento con la sífilis; la Fieber, viendo que Roma ya está suficientemente corrupta, abandona la ciudad.

  • MARTIN LUTHER (1483-1546).

Estudió Teología y fue ordenado en 1507. Lutero hizo del estudio de la Biblia (sobre todo las epístolas de San Pablo) el centro de su trabajo. Con el tiempo Lutero descubrió que sus enseñanzas divergían cada vez más de las creencias tradicionales de la Iglesia romana; el estudio le había conducido a la conclusión de que Cristo era el mediador exclusivo entre el Dios y el hombre y que el perdón de pecado y la salvación es efectuado por la gracia del Dios sólo (sola gratia) y es recibido por la fe sólo (sola fide) por parte del hombre. Este punto de vista era contrario a la teología escolástica, que había establecido la necesidad de la Iglesia para la salvación del hombre. En esto consistió la rotura entre Lutero y la iglesia medieval; él no negó el papel de la iglesia como instrumento de Dios, lo que negó era la creencia extendida de que la salvación fuera de ella era imposible. También la doctrina de indulgencias, con la mecánica de pecado - arrepentimiento, despertó su indignación. El arzobispo de Mainz, Albert de Brandenburg, patrocinó tal venta en 1517 para pagar al Papa la construcción de San Pedro de Roma. El dominico Johann Tetzel fue el elegido para predicar las indulgencias y recoger los réditos y, cuando llegó a Sajonia, Lutero fijó sus famosas 95 Tesis en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg el 31 de octubre de 1517. Las copias de las 95 Tesis se extendieron rápidamente por toda Europa y hubo una gran controversia. Durante 1518 y 1519 Lutero discutió públicamente en Leipzig con el teólogo Johann Eck, quien había condenado sus ideas. El provincial de los dominicos de Sajonia le acusó de herejía, y Lutero fue convocado para aparecer en Augsburgo ante el legado papal. Rechazando retractarse Lutero escapó a Wittenberg, buscando la protección del elector a Federico III de Sajonia, quien decidió ayudarle.

En 1520, Lutero completó tres trabajos famosos en los que él declaró sus opiniones. En An den christlichen Adel deutscher Nation (1520) invitó a los príncipes alemanes a tomar la reforma de la iglesia en sus propias manos. La bula del Papa León X, Exsurge Domine, emitida en 1520, dio a Lutero 60 días para retractarse, y en Decet Romanum Pontificem de 1521 lo excomulgó. Finalmente fue convocado para presentarse en la Dieta de Worms ante el emperador Carlos V (1521), momento en que le pidieron que se retractase. Él se negó firmemente, afirmando que para ello debía ser convencido por la Escritura y la razón clara. Condenado por el emperador, Lutero seguía apoyado por su príncipe, el elector Federico el Sabio de Sajonia, que en huida lo escondió en el castillo de Wartburg (donde comenzó la traducción del Nuevo Testamento).

Lutero se vio de nuevo en una gran controversia con la cuestión de la Bauernkrieg (1524-26): al principio los líderes de los campesinos justificaron sus exigencias con argumentos tergiversados de sus escritos, así que él declaró falsos sus argumentos teológicos (aunque apoyara muchas de sus exigencias políticas). Cuando los campesinos se volvieron violentos, él los denunció y apoyó el esfuerzo de los príncipes para restaurar el orden [El hecho de que propugnara la independencia de la supervisión eclesiástica le ganó el apoyo de muchos príncipes]. Aunque más tarde rechazara la política áspera y vengativa adoptada por la nobleza, su actitud hacia la guerra le hizo perder muchos amigos. Publicó su libro más popular Pequeño Catecismo (1529), en el que comenta brevemente en forma de pregunta y respuesta sobre los diez mandamientos, el credo de los apóstoles, el rezo del Señor, el bautismo y la Cena del Señor, explicando la teología de la Reforma evangélica de forma simple pero con una lengua aún vistosa. Su traducción del Antiguo testamento (1532) del hebreo. En la producción de Lutero tienen gran importancia las canciones religiosas (Ein feste Burg), si bien la mayoría de ellas eran versiones o traducciones de canciones ya existentes.

  • THOMAS MURNER (1475-1537).

Murner era un franciscano de Salzburgo [estas órdenes, al ser nuevas, aún no tenían monasterios, sino que viven en las ciudades, lo que les da mucha movilidad para predicar], además de un reconocido predicador y doctor en Derecho y Filosofía. Al principio es favorable a la Reforma luterana, pero luego se pone abiertamente en contra. Como franciscano que es está a favor de que se reforme lo económico (los franciscanos hacen voto de pobreza), pero se niega a la reforma y negación de los dogmas de la Iglesia. Era un escritor muy satírico y criticó y ridiculizó enormemente la Reforma recurriendo a la tradición de los Narren. Al igual que Brandt en su Narrenschiff piensa que la risa y la sátira son los únicos medios con los que mover las conciencias de sus coetáneos. Es uno de los más activos contrarreformistas (católico) y su lucha se puede ver muy bien en sus obras:

  • Narrenbeschwörung (1512) es una parodia de los vicios y necedades de su época.

  • Gäuchmatt (1512) es una sátira hacia la hipocresía de la moral burguesa, la erótica galante y los vicios de la época, al igual que en

  • Die Schelmenzunft.

  • Von dem grossen lutherischen Narren (1522) es un poema grotesco - alegórico sobre Lutero, al que pretende rebajar a toda costa.

  • EL MEISTERSANG.

No se conoce mucho de los poemas y composiciones del Meistersang, dado el carácter esotérico de sus escuelas (Sachs fue director de una de estas Meistersangschulen durante muchos años). Todos los que entraban a formar parte de estas escuelas debían ser Meister. No obstante, sí sabemos que eran composiciones creadas para ser cantadas, aunque no podían ser publicadas por su esoterismo y, debido a esto, no se han conservado. Esto les diferencia mucho de los Dichter, especialmente en lo tocante a su difusión. El concepto de arte para los Meistersänger no implicaba una creación genial ni la expresión de la individualidad del artista, sino la aspiración por un arte que correspondiera a una norma válida para todos los compañeros de profesión. Las canciones eran obra de la Schule y servían para la instrucción y el divertimento de la comunidad y de toda la población.

Las composiciones del Meistersang están totalmente regladas por la llamada Tabulatur, que era diferente en cada escuela y debía aprenderse de memoria. Si bien las escuelas perduraron hasta 1850 aproximadamente, su período de esplendor fue el siglo XVI (en le época en que Sachs era director había unas 500 escuelas).

El Meistersang es un producto de la temprana cultura urbana, de la burguesía laica asentada en la sociedad estamental. La oposición a la Iglesia como institución está presente desde el primer momento, siendo un rasgo muy característico de estas escuelas la crítica al clero (sobre todo a su codicia). Otro de los principios de estas escuelas era el de ocuparse del noble arte del canto, ya que la poesía había dejado de ser cosa de la nobleza. El contenido de las canciones era muy variado y abarcaba todos los temas posibles: desde la doctrina y la fe religiosa hasta la antigüedad, la Edad Media, la moral, cuestiones de actualidad, etc., pero siempre con un acento especial sobre la temática religiosa (Dios, Marís, la Trinidad). A partir de la publicación de las Tesis de Lutero en 1517 estas canciones tendrán un nuevo tema: la Reforma, que se va a difundir mucho a través del Meistersang.

Una de las estrofas más típicas del Meistersang es el Bar (también llamado siebente Bar o Barform). Esta estrofa , que en realidad venía del Minnesang, constaba de las siguientes partes:

a

Stollen b

Aufgesang

Stollen a

b

Bar

c

B c

Abgesang d

C e

e

d

  • HANS SACHS (1494-1576).

Sachs era Meistersinger (era maestro zapatero) en Nürnberg, hijo de un sastre de la misma ciudad. Al ser maestro tenía una situación muy acomodada, tanto económica como socialmente. Sachs era partidario de Lutero. Si bien Sachs no era humanista, es importante por su gran vocación literaria y por ser muy prolífico (se le han contabilizado unos 500000 versos). Solamente salió de su ciudad para hacer su Wanderschaft, con lo que su nombre está estrechamente ligado al de la ciudad de Nürnberg. En el ambiente en que se movía Sachs había un gran gusto por la literatura (él mismo poseía unos 100 libros, lo que suponía una fortuna, ya que los libros eran artículos de lujo), pero no había una erudición clásica: los conocimientos de griego y latín eran los justos para poder leer.

Sachs escribió unos 4 000 Meistergesänge, además de 61 tragedias, 64 comedias más de 70 Fastnachtspiele y farsas (Schwänke del tipo del Rollwagenbüchlîn). Sus Fastnachtspiele son breves, pero no utiliza el típico lenguaje obsceno de estas composiciones, sino que destaca por su corrección, ya que Sachs era un gran moralista. Sachs sigue representándose hoy día, tanto en el carnaval de Basilea como en Nürnberg, donde existe una Hans-Sachs-Woche.

  • LOS FASTNACHTSPIELE.

Los pasos de carnaval fueron un género muy cultivado en las ciudades, que es el lugar donde se representan y, si bien fueron muchos los autores que los escribían sólo se han conservado los de Hans Sachs. El lenguaje que se refleja en ellas es procaz y escatológico, y suelen criticar a ciertos personajes como las mujeres, que son quienes deben conservar y aumentar las posesiones familiares y, a pesar de ello, son fáciles de engañar y caen en la superstición. Su apogeo se da en los siglos XV y XVI.

  • JÖRG WICKRAM (1505? - 1562).

Rollwagenbüchlein es una colección de Schwank muy conocida donde se mezcla un realismo entretenido y una enseñanza moral. Las Romane de Wickram (Der Goldfaden, 1557) hoy son apenas conocidas; sin embargo, como primeros intentos de novela, son importantes para el género por que ya reflejan las nuevas ideas burguesas.

En su novela Der Goldfaden (1554-57) el pobre hijo de un pastor, tras muchos trabajos y esfuerzos, consigue casarse con la hija de los condes. En esta novela el polifacético Wickram (Meistersinger, traductor) combina aventuras y moral social, amores caballerescos e ideas burguesas.

Siglo XVII: BAROCK. En torno a la Guerra de los Treinta Años.

Después de la alegría de vivir que había dominado el siglo XVI aparece en el XVII un sentimiento pesimista que rodea al individuo y a las manifestaciones artísticas [también se refleja este pesimismo en las formas de gobierno]. En esta nueva época se marcan las antítesis y los contrastes en el arte presentándolos con una enorme tensión, es decir, se pasa de la Weltfreude y el carpe diem a la Weltverachtung o desprecio del mundo. Esto se ha venido dando a lo largo de la historia del ser humano, pero en este momento se vuelve especialmente relevante. Debido a las guerras, a la peste y las epidemias la esperanza de vida es ahora muy corta y se produce un gran descenso demográfico. La guerra afecta a toda la población, no sólo a los soldados, ya que allá por donde pasa la guerra sólo hay sufrimiento y aniquilación; así pues, esta Vergänglichkeit o fugacidad de la vida tiene una base real. Además, en el siglo XVII hay una sucesión de cosechas muy pobres, con lo que mucha gente muere de hambre. En toda Europa la forma de gobierno es el absolutismo, que en Alemania está representado por los señores territoriales (debido a la dispersión geográfica). Por otro lado, es en este momento cuando surge el "peligro turco".

Este paso del carpe diem al tempus fugit va a ser lo que dé lugar a la poesía mística alemana, que está muy influenciada por la mística española; sin embargo, la mística española está orientada hacia Dios y la alemana hacia la naturaleza, en la que se busca a Dios (panteísmo). El contraste también se plasma en la forma de concebir la belleza, que ahora se percibe como algo perecedero y fugaz (de ahí el símbolo de la rosa). Así, por ejemplo, podemos ver descripciones de paisajes como locus amoenus con un cementerio al lado. El símbolo más significativo de todas estas tensiones es la rueda de la Fortuna: ahora se está arriba y después abajo. En el teatro del mundo el director ya no es Dios, sino la Fortuna caprichosa.

Hay un gran interés en este momento por purificar la lengua alemana, lo que llevará a la creación en este siglo de las Sprachgesellschaften o sociedades poéticas, que surgen siguiendo el modelo de la Accademia Della Crusca florentina. Se trata de liberar la lengua de la moda francesa para llegar a una personalidad nacional propia. Las principales sociedades alemanas fueron dos:

  • la Fruchtbringende Gesellschaft (Weimar, 1617), que fue fundada por el príncipe Ludwig von Anhalt. Esta sociedad llegó a publicar una gramática.

  • la Deutschgesinnte Genossenschaft (Hamburg, 1642), que intenta crear neologismos para eliminar Fremdwörter.

Los miembros de estas sociedades son Sprachreiniger cortesanos, ya que la burguesía se ve marginada. Algunos de los neologismos que creaban eran tan absurdos (el caso de "Tagleuchter" para sustituir "Fenster", que no prosperó) que se les dio el nombre de Sprachpeiniger. En estas sociedades había príncipes y nobles, pero también burgueses cultivados. Estos últimos debían pasar por un proceso de admisión, y quienes lo superaban se habían formado en universidades y poseían una vasta cultura (de hecho eran los burgueses los que trabajaban en la administración de las distintas cortes). Ahora empieza a admitirse la nobleza del Geist, y no sólo la de sangre, pero es un proceso largo y duro para los burgueses. El caso de Philipp von Zesen es muy significativo: von Zesen fue uno de los que empezaron a reivindicar el orgullo de ser poeta, de ser intelectual; sin embargo, como criticó mucho la censura que había en la época, la sociedad a la que pertenecía (la Fruchtbringende Gesellschaft) le hicieron el vacío.

  • LA POESÍA.

En este momento la lírica ha cambiado mucho y está muy relacionada con la figura de la monarquía absoluta y la Corte (el rey es como el Sol: todo gira a su alrededor). En Alemania el monarca ya no viaja tanto, ahora serán los demás los que acudan adonde él se establezca. Estas Cortes despliegan un gran lujo y ostentación, y ahora las ciudades burguesas ya no serán el centro de la cultura y la vida social, sino estas Cortes y los nobles que viven en ellas [es la idea del Príncipe de Maquiavelo]. Se produce un abandono consciente de la literatura burguesa y de la cultura popular y hay un retorno a la cultura aristocrática de la Edad Media, al mismo tiempo que aparece un rechazo del mundo y las vanidades (Eitelkeit). La muerte está presente y se siente miedo por lo que significa, al igual que la enfermedad. Hay una gran influencia de la literatura cortesana francesa.

En cuanto a los temas literarios predomina el de la finitud del hombre y la brevedad de su vida, lo que implica un sentimiento de insignificancia. En el marco del orgullo creativo y científico se procede a buscar y mejorar las formas en todos los ámbitos, desde la literatura hasta la arquitectura. Además, lo que pervive del hombre tras su muerte es su obra, de modo que todos se afanan en escribir grandes obras o construir edificios grandiosos que les inmortalicen.

Hasta los príncipes hacen sus pinitos en la escritura y se produce mucha Gelegenheitsdichtung que les inmortaliza (bodas, bautizos, cumpleaños, etc.). todos los intelectuales viajan y van aportando modelos extranjeros a la literatura. El ornato y la forma son lo más importante, de modo que ahora predominan las imágenes y el lenguaje metafórico. Las imágenes suelen ser antitéticas, lo que se corresponde con la concepción del mundo, lleno de contradicciones. No es una poesía de vivencias, sino que se trata más bien de convenciones, de juegos poéticos. Las metáforas y los juegos evolucionan tanto a partir de las convenciones que al final casi parecen parodiar por su exageración. Se toma a Petrarca como modelo de expresión lírica amorosa, con lo que entran muchas metáforas nuevas.

Se introducen también alegorías fáciles de comprender e interpretar (la vida del hombre como un barco en el mar proceloso, etc.). Se imprimen muchos emblemata llenos de lugares comunes, que aunque para nosotros son complicados para ellos eran fácilmente comprensibles. También se toman modelos métricos extranjeros como, por ejemplo, el soneto (de origen francés, que llega a través de Petrarca y que es una forma muy usada por reflejar muy bien la idea de contraste -en los cuartetos se plantea la idea y en los tercetos se busca el golpe de efecto-) y el verso alejandrino, que va a ser muy característico del XVII frente a los versos cortos del período anterior. Opitz va a difundir mucho el alejandrino, aunque no fue el pionero. El alejandrino da mucho juego, ya que permite presentar muchos conceptos, y se caracteriza por tener una cesura en medio.

También será Opitz quien empiece a hablar de versos masculinos (los que tienen el acento en la última sílaba) y femeninos (en la penúltima), fijando las diferencias entre la métrica clásica y la alemana, basada en el acento. Se cultiva mucho también los géneros del epigrama (que permite concentrar máximas morales), la oda y el madrigal (canción breve de entre 5 y 15 versos), todo lleno de repeticiones y retórica.

  • LA POESÍA MÍSTICA.

La mística alemana recibe muchas influencias de la española, que llegan a través de los Países Bajos y la familia de los Fugger. La mística alemana se había iniciado en el siglo XII con Hildegard von Bingen, y había resurgido en el XIV con Meister Eckardt, Heinrich Seuse y Johannes Tauler. La mística española entra en Alemania entre los siglos XVI y XVII (el Siglo de Oro español), aunque se diferencia de la alemana en que intenta una relación directa con Dios, mientras que la alemana lo hace a través de la naturaleza. Esta irrupción mística española llega de dos formas: por un lado, en Países Bajos se imprimen muchos libros españoles que llegan a Colonia (que es una ciudad católica), desde donde se extienden por Alemania, y, por otro lado, la familia Fugger (prestamistas judíos que financiaron las guerras de Carlos V), que posee muchos libros y también negocios editoriales, compra un lote de libros españoles (entre los que había muchas obras místicas de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz). Los Fugger mandaron traducir estos libros al alemán y los difundieron por todo el país de forma gratuita, ya que ellos eran judíos. Estas obras españolas tuvieron muchísima influencia, incluso en las zonas protestantes de Alemania.

  • POESÍA MÍSTICA PROTESTANTE.

Los principales representantes de la mística protestante fueron:

  • Jakob Böhme, que nació en Silesia y pertenecía al círculo de Opitz. Böhme era un filósofo de la naturaleza y buscaba a Dios a través de ella. Su Dios se encuentra en el mundo y por eso no lo busca más allá. Una de sus obras más importantes es Aurora, der Morgenröte im Aufgang (1612).

  • Paul Gerhardt, muy importante por sus canciones religiosas (después del propio Lutero es el más importante autor de Kirchenlieder). Frente al "uns" de Lutero Gerhardt expresa el "ich", con lo que el tono de las canciones cambia mucho y se torna más introspectivo. También se diferencia de Lutero en que intenta consolar a la gente en lugar de ser combativo. Gerhardt influyó mucho en autores posteriores: su poema "Nun ruhen alle Wälder" fue versionado por el propio Goethe y también en el siglo XX. Su obra más importante es Geistliche Andachten ().

  • Paul Fleming, autor de Geistliche und weltliche Poemata (1642) cuya obra más importante se recoge en Teutschen Poemata.

  • POESÍA MÍSTICA CATÓLICA.

Los principales representantes de la mística católica fueron:

  • Friedrich von Spee, teólogo jesuita favorable a la Contrarreforma. Von Spee escribió en contra de los procesos de brujas (Cautio criminalis) y muchas églogas con elementos místicos.

  • Angelus Silesius, poseedor de un estilo muy concentrado, manifestación de un espíritu con capacidad de síntesis. Silesius escribe unos 1500 epigramas (Epigramm o Sinngedichte en alemán) que quedan recogidos en Cherubinischer Wandersmann. Silesius se llamaba Johannes Schefler y era un médico que pertenecía a la iglesia evangélica, pero da un cambio a su vida que le lleva a convertirse al catolicismo y hacerse sacerdote, momento en el que se cambia de nombre. Escribe también canciones religiosas en Helige Seelenlust. Silesius tradujo también a muchos místicos españoles (Übertragungen aus der spanischen Mystik) y tuvo mucha influencia en siglos posteriores. Su divisa era "Mensch, werde wesentlich": el hombre se hace esencial cuando abandona el mundo y en su soledad se vive a sí mismo y a lo que le rodea.

  • EL TEATRO.

En el siglo XVII hay muchos grupos de teatro que vagan de ciudad en ciudad y que acaban estableciéndose en la Corte, de forma que se escriben obras ex profeso para representar en el Hof. El teatro es muy importante en la vida cultural europea de esta época y va dirigido hacia el entretenimiento de la Corte. En el siglo XVII la Corte organiza espectáculos teatrales y las obras que se representan son visiones de la realidad; así cada espectador puede hacerse una idea del orden del mundo, si bien este orden es ideal. El teatro llega a todas las clases sociales, ya que también hay teatros burgueses y populares, y llegan muchos elementos del teatro extranjero a través de los grupos ambulantes (Shakespeare, la Commedia dell'Arte). También se siguen representando los pasos de carnaval.

  • MARTIN OPITZ (1597-1639).

Martin Opitz nació en Schlesien, combatió en la Guerra de los Treinta Años y viajó muchísimo, muriendo en la corte del rey de Polonia. Opitz fue el teórico y programático más importante de la época, sobre todo por sus concepciones sobre el teatro, aunque también fue un gran poeta.

En Das Buch von der deutschen Poeterey (1624) lo que hace es una compilación de las ideas poéticas de otros teóricos como Aristóteles, Horacio y otros autores franceses y neerlandeses, pero lo que realmente le dio valor es que distingue muy bien entre lo que es la tragedia y lo que es la comedia, influyendo en el desarrollo de la literatura hasta Gottsched y Lessing. En esta obra (con la que adquirió mucho prestigio) hace hincapié en varias cuestiones:

  • llama a la pureza lingüística para que se deseche toda la Fremdwörterei humanista, ya que el uso de expresiones latinas y francesas se había vuelto excesivo y exagerado. Aboga por el uso de un Hochdeutsch (deutsch sobre todo) en la literatura que no tenga adornos pretenciosos.

  • promueve un cambio en el uso de la métrica y el ritmo en el verso: no se trata de contar sílabas como los Meistersänger, sino de cuidar el ritmo y la musicalidad y contar los pies métricos. También es muy importante la rima.

  • para caracterizar a la tragedia Opitz se remonta a las teorías de Aristóteles, es decir, los personajes de la tragedia tienen que pertenecer a las capas altas de la sociedad, pero según Opitz el público no debe compadecerse de estos personajes, sino de su cruel destino. En la comedia debe haber personajes de capas sociales bajas (del niedriger Stand: de la burguesía hacia abajo), pero también deben ser muy risibles, lo cual encaja muy bien con el carácter cortesano que cobra la literatura del momento [aquí Opitz se deja influenciar por teóricos franceses como Ronsard y Boileau]. Hasta Lessing no van a aparecer personajes burgueses en la tragedia, con la excepción de la tragedia de Gryphius Cardenius und Celinde.

  • EL DRAMA JESUÍTA EN EL XVI.

Este tipo de drama tiene un sentido publicista en contra de la Reforma y los protestantes. La primera casa de los jesuitas se funda en Colonia (1544), que se convierte en el principal bastión de la Contrarreforma. Este teatro surge en los colegios jesuitas y tiene un carácter muy proselitista y combativo, teniendo gran repercusión en las zonas católicas de Alemania (sobre todo en Baviera) y Austria.

Sigue una estructura arquitectónica en tres niveles: en el primero está el infierno, en el segundo la tierra y en el tercero el cielo, si bien la acción principal es la que se desarrolla en la tierra. Los jesuitas hacen estudios escenográficos y son los inventores del escenario simultáneo. Los contenidos y temas más comunes son las leyendas sagradas, las vidas de santos, las historias de la Biblia, los sacramentos, ... se escriben en latín y se hace una traducción simultánea para facilitar su comprensión. Los autores más importantes de este tipo de teatro son Jakob Bidermann (Cenodoxus) y Jakob Balde.

  • LA PROSA.

En el siglo anterior se desarrolla mucho la prosa, preconizada ya por el Historia von D. Johann Fausten (1587), si bien muchos especialistas creen que el origen de la novela alemana se encuentra en los Volksbücher, los modelos españoles, franceses e italianos (nobvela de caballerías, pastoril, fantástica, herioco-galante), la novela corta y sus colecciones.

  • DER SCHELMENROMAN.

La novela picaresca es un género típicamente español, aunque se extendió por toda Europa. Llegó a Alemania a través de Austria y tuvo muchísimo éxito, ya que se tradujeron muy pronto obras como Guzmán de Alfarache, el Lazarillo de Tormes y Rinconete y CortadilloEcklein und Geschnitten en la versión alemana!) en el caso de la obrita de Cervantes la acción se desarrolla en Praga, con lo que se puede hablar de adaptación más que de traducción. Estos fueron los primeros textos literarios que se utilizaron para aprender español (sobre todo esta Gaunersprache). Sin embargo, la influencia española no se queda en el XVII, momento en que hay un gran auge de estos temas literarios de marginados (Aussenseiter), sino que llega hasta el siglo XX, ya que también se produce una situación de crisis social que es el caldo de cultivo para este tipo de novela, que se presta mucho a la crítica social.

La Schelmenroman suele estar protagonizada por personajes del niedriger Stand, preferiblemente por soldados de la Guerra de los Treinta Años. Los héroes son héroes negativos, ya que tienen que recurrir a las Gaunereien para subsistir. También es muy característico de estas novelas el humor, que siempre tiene un trasfondo trágico o pesimista. La mejor novela del XVII en Alemania va a ser sin duda Der abenteuerliche Simplicissimus.Teutsch, de Grimmelshausen.

  • HANS JAKOB CHRISTOPH VON GRIMMELSHAUSEN (1621-1676).

Grimmelshausen sufrió en persona la Guerra de los Treinta Años, que siempre está de fondo en sus obras. La ciudad donde vive Grimmelshausen es asediada cuando sólo tenía 13 años, de manera que es tomado como rehén (durante las guerra los niños eran capturados para servir como lacayos y escuderos en el ejército). Entre 1639 y 1648 trabaja como soldado y al acabar la guerra sufre una transformación religiosa. Durante todo este tiempo Grimmelshausen se había formado (autodidacta) y había leído muchísimo. Siempre se mantuvo al margen de las Sprachgesellschaften, contra las que estaba.

Aunque Grimmelshausen escribió también novelas heroico-galantes su fama se la debe a las novelas picarescas, que están plagadas de elementos autobiográficos (Der abenteuerliche Simplicissimus. Teutsch y Die landstörzerin Courasche). En sus protagonistas hay influencias del pícaro español: el protagonista se encuentra solo y tiene que recurrir a la picaresca para sobrevivir (sin embargo, Simplicissimus al principio de la novela es más ingenuo que los pícaros españoles), el empleo de la primera persona, el origen desconocido del personaje y la novela es una gran crítica social. El papel de la religión en la obra se limita a la "educación", ya que la Biblia es el único libro que posee Simplicissimus; por eso se asombra tanto de lo que es el mundo y de que, entre tanta guerra de religión, la fe y la religión misma se han perdido. El hecho de que Simplicissimus vaya sirviendo a tantos amos no responde tanto al modelo español como a la tradición de la Narrenliteratur.

En el Simplicissimus aparecen también varios elementos propios del Barroco; por ejemplo, ese "Adieu, Welt!" que le lleva a la Weltentsagung, el motivo de la rueda de la Fortuna, el "conócete a ti mismo" (las preguntas existenciales del Barroco), ... Estas novelas van a ser los antecedentes del Entwicklungsroman.

  • Hymnen / Kirchenlieder / Briefe

  • Übersetzungen: Die Bibel

Das Rollwagenbüchlein !ROMAN

Der Goldfaden

  • Galantepoesie

  • Poesía estoico-cristiana

  • Poesía religiosa

  • Galantepoesie

  • Stoizismus

Jakob Bidermann: Cenodoxus

Jakob Balde

  • historisches Drama / Geschichtsdrama: Leo Arminius

  • Komödie / Satire !Scherzspiel:

Horribilicribifax

Simplicissimus

Vogelnest

Courasche

Esta tía es un hijaputa desgraciá que no tiene ni puta idea de lo que nos cuenta. De dónde cojones la habrán sacado a la anormal esta. Hasta yo meto la pata con más gracia, joer, y sé más que ella leyéndome el Larús.