Lírica española

Géneros literarios. Poesía. Poetas

  • Enviado por: Romina
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas
publicidad

GENEROS LIRICOS:

(Poemas líricos)

A travez de los siglos, la cultura ha desarrollado diversas maneras de expresar la vida interior, mediante las composiciones poéticas líricas. Lo más caracteristico de las formas líricas es la existencia de un emisor o voz poética que comunica con intensidad sus emociones.

La poesía no es una forma métrica, un modo de escribir palabras, en prosa o en verso, poeta es aquel que revela la vida, en verdad y belleza. E. Sábato.

  • Verso Libre:

Asomaba a sus ojos...

Asomaba a sus ojos una lágrima

y a mi labio una frase de perdón;

habló el orgullo y enjugó su llanto,

y la frase en mis labios expiró.

Yo voy por un camino, ella por otro;

pero al pensar en nuestro mutuo amor,

yo digo aún: "¿Por qué callé aquel día?",

y ella dirá: "¿Por qué no lloré yo?"

Gustavo Adolfo Bécquer. (Poeta sevillano. Nació en 1836. Murió en 1870.
Se le concidera una de las figuras más
importantes del romanticismo.Trabajó como
censor oficial de novelas).

Por favor no te vayas nunca

Gracias a vos he descubierto

que el amor es una bahia linda y generosa

que se ilumina y se oscurece

según venga la vida,

una bahia donde los barcos

llegan y se van,

llegan con pájaros y augurios

y se van con sirenas y nubarrones,

una bahia linda y generosa

donde lo barcos llegan y se van,

pero vos:

por favor no te vayas.

Mario Benedetti. (Poeta uruguayo. Nació en 1920.Prolífero intelectual -
aproximadamente 80 títulos publicados - que transíta la critica literaria,
el ensayo prolífico, la poesía y, por supuesto, la narrativa).

  • Rima Asonante: Consiste en la repetición de los sonidos vocálicos a partir de la última vocal acentuada de cada verso.

Caso

A un cruzado caballero,

garrido y noble garzón

en el palenque guerrero

le clavaron un acero

tan cerca del corazón,

que el físico al contemplarle,

tras verle y examinare,

dijo: "quedara sin vida

si se pretende sacarle

el venablo de la herida"

Por el dolor acongojado,

triste, débil, desangrando,

después que tanto sufrió,

con el acero clavado

el caballero murió.

Pues el físico decía

que, en dicho caso, quien

una herida tal tenía

con el venablo moría,

sin el venablo también.

¿No comprendes, asunción,

la historia que te he contado,

la del garrido garzón

con el venablo clavado

muy cerca del corazón?

Pues el caso es verdadero;

yo soy el herido, ingrata,

y tu amor es el acero;

¡Si me lo quitas, me muero;

si me lo dejas, me mata!

Rubén Darío. (Poeta, Periodista y diplomatico Nicaragüense.
Nació en 1867. Murió en 1916).

.

Rima consonante: Consiste en la repetición de todos los sonidos a partir de la última vocal acentuada de cada verso.

A unos ojos


Más dulces habéis de ser,
si me volvéis a mirar,
porque es malicia, a mi ver,
siendo fuente de placer,
causarme tanto pesar.

De seso me tiene ajeno
el que en suerte tan crüel
sea ese mirar sereno
sólo para mí veneno,
siendo para otros miel.

Si crüeles os mostráis,
porque no queréis que os quiera,
fieros por demás estáis,
pues si amándoos, me matáis,
si no os amara, muriera.

Si amando os puedo ofender,
venganza podéis tomar,
porque es fuerza os haga ver
que o no os dejo de querer,
o me acabáis de matar.

Si es la venganza medida
por mi amor, a tal rigor
el alma siento rendida,
porque es muy poco una vida
para vengar tanto amor.

Porque con él igualdad
guardar ningún otro puede;
es tanta su intensidad,
que pienso ¡ay de mí! que excede
vuestra misma crüeldad.

¡Son, por Dios, crudos azares
que me dén vuestros desdenes
ciento a ciento los pesares,
pudiendo darme a millares,
sin los pesares, los bienes!

Y me es doblado tormento
y el dolor más importuno,
el ver que mostráis contento
en ser crudos para uno,
siendo blandos para ciento.

Y es injusto por demás
que tengáis, ojos serenos,
a los que, de amor ajenos,
os aman menos, en mas,
y a mí que amo más, en menos.

Y es, a la par que mortal,
vuestro lánguido desdén
¡tan dulce... tan celestial!...
que siempre reviste el mal
con las lisonjas del bien.

¡Oh, si vuestra luz querida
para alivio de mi suerte
fuese mi bella homicida!
¡Quién no cambiara su vida
por tan dulcísima muerte!

Y sólo de angustias lleno,
me es más que todo crüel,
el que ese mirar sereno,
sea para mí veneno,
siendo para todos miel.

Ramon de Campoamor. (Poeta español. Nació en 1817. Murió en 1901).

Soneto

Fresca, lozana, pura y olorosa,
gala y adorno del pensil florido,
gallarda puesta sobre el ramo erguido,
fragancia esparce la naciente rosa.

Mas si el ardiente sol lumbre enojosa
vibra del can en llamas encendido,
el dulce aroma y el color perdido,
sus hojas lleva el aura presurosa.

Así brilló un momento mi vena
en alas del amor, y hermosa nube
fingí tal vez de gloria y de alegría.

Mas ¡ay! que el bien trocóse en amargura,
y deshojada por los aires sube
la dulce flor de la esperanza mía.

Jose de Espronceda. (Poeta revolucionario romantico español.
Nació en 1808. Murió en 1842.
Su vida integra la rebelión moral y la política, y su estilo se caracteriza
por la exaltación y el desaliento).