Lirica Española desde la posguerra a los años 50

Blas de Otero. Poesía Española. Guerra Civil Española. Poesía Social

  • Enviado por: Rocío
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

TEMA 11. LA LÍRICA ESPAÑOLA DESDE LA POSGUERRA HASTA FINALES DE LOS AÑOS 50.

La Guerra Civil española, el inicio de la dictadura y el exilio de muchos escritores interrumpen la evolución natural de la cultura y literatura española. En una posguerra reducida por la falta de libertad y en una sociedad cercada por la miseria y el hambre, la literatura y la poesía emprenden un camino difícil entre 1939 y 1950. Sólo parecen posibles dos posturas: aprobar la nueva situación o reflejar la desesperanza en el presente y en el futuro, definidad por Dámaso Alonso como poesía arraigada y poesía desarraigada respactivamente.

La poesía arraigada representa en cierto modo una actitud de conformidad; se centra en temas intemporales alejados de la realidad del momento (la familia, la patria, la religión o el paisaje) y propugna una vuelta a las formas clásicas (el soneto, la décima, etc). Los autores más destacados son Luis de Rosales y José García Nieto, junto a Leopoldo Panero, Luis Felipe Vivanco, Dionisio Ridruejo.

La poesía desarraigada manifiesta la angustia ante una realidad inhóspita, incapaz de ofrecer consuelo; en estos poetas se perciben también las primeras manifestaciones de protesta que marcarán la década siguiente (poesía social). Sus poemas hablan de las miserias sociales, de la injusticia, de la hostilidad de la existencia.. Es una poesía de estilo directo y sencillo dominado por un tono angustiado. El lenguaje utilizado es desgarrado, casi violento, porque se sdirigen a Dios, pero Él no les contesta. Por ejemplo, “¡Dejadme aquí! Quiero gritar tan hondo en el dolor!”. La influencia de Miguel Hernández es enormey la obra más representativa es Hijos de la ira, de Dámaso Aonso. Autores como Celaya, Blas de Otero, Victoriano Crémer, José Hierro, Carlos Bousoño y Jose María Valverde cultivan esta poesía.

Junto a estas dos tendencias surgen en los cuarenta otras minoritarias, aunque de gran importancia. Una de ellas es el postismo, que se propone rescatar y continuar la poética surrealista mediante un lenguaje de imágenes nuevas y sorprendentes, con Eduardo Chicharro y Carlos Edmundo de Ory como representantes.

La poesía desarraigada deriva hacia una corriente de poesía social (1950 - 1964) en la que los escritores salen de su angustia interior y contemplan lo que ocurre en la calle. Su punto de vista cambia, e intentan presentar con objetividad la vida colectiva española y sus conflictos, mediante un tono enérgico de testimonio, protesta y denuncia de la situación social. Exigen una transformación en la sociedad y tienen fe en la literatura como motor de ese cambio.

Los poetas toman conciencia de su papel en la sociedad y de la importancia de la sociedad en su poesía. En realidad son los mismos (Otero, Celaya, Crémer, Nora, Hierro, etc.) que en la década anterior habían gritado contra el dolor y manifestado sus angustias y sus búsquedas. A partir de 1950 denuncian la marginación, el paro, la falta de libertad. Y exigen la justicia y la paz para España, una patria amada y rota que se convierte en protagonista de sus versos: España, pasión de vida (Nora), Canto a España (Hierro).

Palaras como compromiso y solidaridad son las que mejor expresan el sentir de estos poetas. La actividad poética se concibe como una herramienta capaz de transformar la realidad. Se emplea un lenguaje sencillo y coloquial que tiende a lo narrativo, y que en ocasiones está cerca de la prosa. Estos rasgos estilísticos derivan de una voluntad de comunicación ya que tratan de compartir sus versos con el pueblo.

Victoriano Crémer fundó con Eugenio de Nora la revista Espadaña. Gabriel Celaya comenzo a publicar antes de la guerra civil, pero su obra más conocida se desarrolla a partir de 1947. De su época social es justo recordar Cantos Íberos, que es un libro comprometido dedicado a la defensa de las capas populares y a la libertad.

Blas de Otero es el gran poeta de la posguerra y su obra resume la evolución de la poesía española desde 1939 hasta su muerte. Su primera etapa es existencialista y estremecedora por su tono desgarrado, se centra en la búsqueda angustiosa de Dios, del amor y del sentido de la existencia humana. Obras: Ángel fieramente humano y Redoble de conciencia, publicados más tarde con el título común de Ancia. Su segunda etapa significa se entrada en la poesía social. Obras: Pido la paz y la palabra. Su tercera etapa supone un cambio formal importante, casi cercano al experimentalismo. Obra: Hojas de Madrid.