Lírica Coral: Píndaro

Lírica popular y literaria

  • Enviado por: Alterego
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

4. LÍRICA CORAL: PÍNDARO.

El nombre de lírica procede de la palabra griega “lurikós” (canto acompañado con una lira). Pero posteriormente se aplicó a las composiciones poéticas que trataran temas y sentimientos subjetivos en contraposición a la narración objetiva de la épica; además también se utilizaban flautas, cítaras,…

Existe la lírica popular(improvisada en fiestas y celebraciones) y, a partir del s. VII a. C., la lírica literaria(composiciones ya escritas y cuidadas).

En la lírica importa el “yo” subjetivo dirigido a un “tú”

Lo característico de la lírica es su homogeneidad y variedad como se ve en los siguientes rasgos contrapuestos a la épica:

  • La lírica contiene poesía, música y danza (sólo puede faltar la última).

  • Variedad de metros y diversidad de estrofas (frente al hexámetro épico).

  • Variedad de intérpretes: una persona, un coro, o alternancia entre ellos.

  • Variedad lingüística: los dialectos se utilizaban dependiendo del tipo de composición que iba a ser creado (aunque no fuera el propio dialecto).

  • Variedad temática: temas en forma de plegarias, arengas militares, reflexiones sobre temas humanos, requiebros amorosos, ataques, insultos, etc.…

  • Conciencia de autoría (el poema se siente propio y no producto de las musas).

La lírica se divide en coral (cantada por un coro) y monódica (por un solista o el poeta); ésta última se divide en elegiaca, yámbica y mélica:

La lírica coral es aquella vinculada en sus orígenes a rituales que tienen al grupo o coro como protagonista del canto, y a veces de la danza. Hay diversos tipos:

-peanes: himnos entonados en honor de Apolo.

-ditirambos: cantados y danzados circularmente en honor a Dioniso.

-partenios: cantos procesionales acompañados de danza a cargo de jóvenes doncellas.

-epinicios: odas en honor de los vencedores en las competiciones atléticas.

-trenos: cantos de lamento con motivo de algún hecho luctuoso.

Esta lírica siempre cuenta con el mito como elemento base de la composición. Se asocia al Peloponeso y dialecto dorio. Las composiciones se ajustan a esquemas métricos en estrofas, a las que se oponen las antístrofas: sistema de responsión alternante que se verá en la tragedia. Los esquemas métricos son de gran complejidad.

Sus principales representantes son Simónides, Píndaro,…

Estos poemas suelen tener pequeña extensión y ser divididos en 3 partes: proemio: invocación al dios y presentación, cita al poeta y referencia al aquí y ahora); centro: contraste y reflexión, argumentación y exposición de sentimientos del poetas (también es muy frecuente el mito); y epílogo: vuelve al tema del proemio y se dirige al destinatario o dios y se pide felicidad y éxito, o también se menciona al poeta.

Dentro de su uniformidad el conjunto es armónico y libre.

PÍNDARO (522- 448 a. C.)

Nacido en Beocia, es el mayor lírico coral griego. Su producción se centra en epinicios, que en él alcanza una perfección y complejidad. Fue un poeta viajero que levantó acta de los certámenes atléticos en sus 4 sedes, que dan nombre a sus obras: Olímpicas (Olimpia), Píticas (Delfos), Ístmicas (Corinto) y Nemeas (Nemea). A ello se le unen los ditirambos, partenios y peanes, de los que sabemos muy poco. Píndaro escribe en dialecto dorio con una métrica compleja, y con una estructura que se repite: comienza con una introducción en la que se cita al triunfador; a continuación, establece relaciones entre éste con algún personaje de la mitología; por asociación más que por contraste, recrea un mito alusivo con un lenguaje farragoso teñido de imágenes no precisamente claras. Al final, el epinicio se cierra con una sentencia de validez universal, una reflexión que parece anular el libre albedrío del ser humano, que depende por entero de la divinidad. Eso no quiere decir que el atleta no deba formarse y prepararse. La riqueza, el valor, la preparación, el culto a los dioses, el amor a la familia y especialmente a la tierra natal, son valores que Píndaro ve encarnados en los héroes de la mitología; en especial, en Heracles, su personaje favorito.