Líquenes

Comunidades liquénicas. Bioindicadores de contaminación ambiental. Vegetación. Corteza

  • Enviado por: Julio Bonet
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Electrónica Digital
Electrónica Digital
Si estas en la Universidad y tu curso de Electrónica se te hace cuesta arriba,...
Ver más información

Derivadas Parciales
Derivadas Parciales
En este curso sobre derivadas parciales estudiaremos todos los temas relacionados al calculo diferencial multivariable....
Ver más información

publicidad

VARIACIÓN DE LA COMUNIDAD LIQUÉNICA EN FUNCIÓN DE LA ORIENTACIÓN Y EL TIPO DE CORTEZA

RESUMEN

Los líquenes son excelentes bioindicadores de la contaminación ambiental; son extremadamente sensibles, rápidos y económicamente interesantes. Este hecho nos ha llevado a estudiar su sociología, dado que no existe mucha bibliografía sobre este aspecto de la biología de los líquenes. Para ello hemos medido la relación entre su abundancia y el sustrato sobre el que viven, así como la orientación que toman, en la zona que circunda la Facultad de Ciencias. Hemos medido la cobertura de líquenes crustáceos que crecían sobre una veintena de olmos y otra de álamos blancos, muestreados al azar. Los resultados obtenidos señalan una correlación positiva entre la abundancia de individuos y el grado de humedad, que se traduce en una mayor densidad de líquenes en la cara norte de los árboles, así como la aparente independencia del asentamiento de los líquenes sobre cortezas de diferente textura.

INTRODUCCIÓN

Nuestro estudio se centra en el campus universitario de Alcalá, más concretamente, en la zona conocida como El merendero y alrededores de la Facultad de Ciencias. Se trata de una zona repoblada y de uso recreativo.

Hemos considerado interesante analizar cómo influyen determinados factores en la abundancia y localización de los líquenes crustáceos en cortezas de árboles, dado su carácter bioindicador; el uso de indicadores biológicos para detectar la polución tiene una serie de ventajas: Bajo coste, resultados rápidos, y la posibilidad de poder obtener información acumulativa gracias a la capacidad de respuesta frente a las alteraciones del medio, que no pueden ser detectadas mediante mediciones físico-químicas. La desventaja que conlleva es la imposibilidad de obtener resultados cuantitativos reales1.

La vegetación liquénica alcanza el máximo vigor en los bosques montanos, en las zonas templadas donde el aire es húmedo y en las selvas nebulosas de alta montaña intertropical, así como en las tundras2. La orografía y la dirección de los vientos dominantes son factores que juegan un papel fundamental en el crecimiento liquénico1.

Nuestro objetivo ha sido averiguar si existe relación entre los factores: orientación (norte o sur) y el tipo de corteza (lisa o rugosa) y la abundancia.

En relación con la orientación, nuestra hipótesis de partida es que la cobertura va a ser mayor en la cara norte que en la cara sur de los árboles, puesto que en ella hay menor insolación y mayor grado de humedad que favorece el crecimiento de los líquenes. Respecto al tipo de corteza, creemos que la corteza rugosa favorecerá el cúmulo de agua y nutrientes, que propicia el asentamiento de los líquenes.

MATERIAL Y MÉTODOS:

La zona de muestreo está en la primera terraza del Henares. Nos centramos en la zona más cercana a la Facultad de Ciencias; una zona cuidada por los servicios de Jardinería de la Universidad e influenciada por sombras naturales y artificiales, contaminación y acción del hombre.

Elegimos las especies Populus alba y Ulmus sp., con cortezas lisa y rugosa respectivamente. En un primer momento, seleccionamos, como representante de corteza rugosa, el género Pinus, pero lo desechamos porque la descamación de su corteza no permite la proliferación de líquenes crustáceos, ya que su crecimiento es muy lento.

Material utilizado:

· Vara medidora de 1'5 m.

· Quadrats de 10 x 10 cm.

· Brújula

La elección de los árboles fue al azar. En cada árbol se muestreó regularmente la cobertura de líquenes mediante quadrats a una altura de 1'5 m. Tanto en la cara norte como en la cara sur del árbol. Para medir la cobertura, asignamos 5 clases, que se corresponden con los siguientes porcentajes:

· Clase 1 0 %

· Clase 2 1 - 25 %

· Clase 3 26 - 50 %

· Clase 4 51 - 75 %

· Clase 5 76 - 100 %

Para el análisis estadístico de los datos hicimos uso del test estadístico de la U de Mann Whitney, ya que las variables abundancia de líquenes, orientación y tipo de corteza siguen una distribución no normal.

RESULTADOS

A continuación procedemos a resumir los resultados obtenidos tras el análisis estadístico de los siguientes datos: En la TABLA nº 1 detallamos los datos recogidos en los alrededores de la Facultad de Ciencias con respecto a la cobertura de líquenes encontrada en las caras norte y sur de 20 individuos de la especie Populus alba. Como podemos comprobar en la GRÁFICA nº 1, tanto en la orientación norte como en la orientación sur los datos no se ajustan a una distribución normal. Esto condiciona la elección del test estadístico.

En la TABLA nº 2 observamos los datos obtenidos para Ulmus sp. y comprobamos que tampoco siguen una distribución normal (GRÁFICA nº 2). Dada la distribución de los datos y la naturaleza de las variables a estudiar, hemos elegido el test estadístico U Mann- Whitney para analizar los datos.

Respecto a la relación existente entre la orientación y la cobertura de líquenes en el género Ulmus y, basándonos en los resultados obtenidos y expresados en la TABLA nº 3, podemos decir que existen diferencias significativas entre la orientación norte y la orientación sur; existe mayor cobertura de líquenes en la cara norte del olmo.

El mismo análisis en el álamo blanco (TABLA nº 3) nos hace llegar a la misma conclusión: las diferencias son significativas y, por tanto, existe mayor cobertura en la cara norte del álamo.

En la TABLA nº 4 se detallan los resultados obtenidos en el estudio de la influencia de la orientación norte o sur sobre la cobertura de líquenes, independientemente de la especie de árbol que se esté analizando. Vemos que, en este caso, y en contra de lo esperado, las diferencias no son significativas.

Por último, realizamos el mismo test estadístico para analizar si el tipo de corteza influye sobre el asentamiento de un liquen en el árbol y vemos que las diferencias tampoco son significativas; el asentamiento del liquen no está condicionado por la mayor o menor rugosidad de la corteza sobre la que vive (TABLA nº 5)

DISCUSIÓN DE LOS RESULTADOS

La temperatura y la humedad varían significativamente debajo y encima de una piedra, detrás o delante de un árbol o al lado de una valla en comparación con el otro lado. El aire de debajo de la bóveda de hojas de un árbol es más fresco y húmedo que el de un claro. El lado norte de un árbol es más oscuro y húmedo que el lado sur; a menudo alberga musgos, algas y líquenes que crecen sobre la corteza.3 .

Estas observaciones se ponen de manifiesto en nuestro estudio, puesto que hemos detectado diferencias significativas en la abundancia de vegetación liquénica en las caras norte y sur en árboles de la misma especie (tabla 3).

Estas diferencias son menores, a priori, de lo que cabría esperar. Esto puede ser debido a la posible competencia por el espacio que se establece entre los líquenes y otros organismos que también se asientan en la cara norte, como los briófitos. En esta competencia, el liquen se ve perjudicado, puesto que el musgo se expande rápidamente, mientras que los líquenes crustáceos son de crecimiento lento (0.1 - 2 mm. de radio al año)4. Esta competencia, aun siendo significativa, no resulta determinante en el establecimiento del líquen5.

Sin embargo, nuestro estudio no refleja diferencias significativas al analizar la orientación sin tener en cuenta la especie (tabla 4).

Atribuimos este resultado contradictorio a la presencia de ruido en el análisis estadístico, por establecer clases demasiado amplias (clase 1: 1-25 %) y manejar variables semicuantitativas como cuantitativas.

En relación a la influencia del tipo de corteza en el crecimiento de los líquenes, cabe decir que nuestra hipótesis inicial no coincide con los resultados obtenidos en el estudio(ver tabla 5).

En corteza lisa, los líquenes son prácticamente inexistentes6. Este fenómeno no se ve reflejado en los Populus muestreados, ya que presentan numerosas cicatrices, debidas, bien a la poda (son ornamentales) o al maltrato propiciado por los humanos. Estas cicatrices, que coinciden con la zona de muestreo, son de naturaleza rugosa, y en ellas sí se acumulan líquenes. Esto ha provocado un sesgo en nuestro estudio. El ruido introducido en el análisis estadístico puede afectar también al resultado

BIBLIOGRAFÍA

1. BARRENO, Eva.1988 Líquenes: Bioindicadores de la contaminación. Quercus, nº 32. Octubre

2. STRASBURGER.1994 Tratado de Botánica. 8ª edición. Ed. Omega.

  • MORGAN, Sally. 1995 Ecología y medio ambiente. Vol. 6 Ed. Debate.

  • 4. SCAGEL, R.F. BANDONI R.J. 1991 Plantas no vasculares. Ed. Omega.

  • GILBERT, Oliver. 2000 Lichens. Harpert Collins Publishers. London

  • Fuente: Dr. Ricardo Galán. Dpto. de Biología Vegetal. Universidad de Alcalá, Madrid.


  • TABLA Nº 3 Análisis de la influencia de las orientaciones norte y sur en la cobertura de líquenes en Ulmus y Populus


     

    Ulmus sp

    Populus alba

    Ucal

    95,5

    115,5

    Significativo al

    0,05

    0,05

    TABLA Nº 4 Análisis de la influencia de las orientaciones norte y sur en la cobertura de líquenes independientemente de la especie

    zcal

    12,13

    Significativo al

    no signif



    TABLA Nº 5 Análisis de la influencia del tipo de corteza sobre la cobertura de líquenes

    Zcal

    6,5

    Significativo al

    no signif


    1